18 El narcotráfico y cómo combatirlo. La dificultad real es el superlativo consumo de usa



Descargar 2.21 Mb.
Página14/44
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño2.21 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   44

El deficiente papel del DIF

La chaviza intuye, se da cuenta que los planes integracionistas y moralizantes de los distintos grupos religiosos; lo que incluye al DIF y a otros organismos; no sirven para nada. Por eso la mayoría se mofa de ellos. De allí que la influencia de estas asociaciones, sea casi, por no decir que es absolutamente nula. La prueba está, que hay millones de embarazos no deseados y ellos ni se dan por aludidos.

Muchos y muchas jóvenes los utilizan pero la mayoría reincide en conductas de relajación sexual y frecuentemente en el uso de las distintas drogas.


2. Los Rebeldes sin Causa y los rebeldes sin Casa

Los mal llamados rebeldes sin causa lo que realmente son, es Rebeldes Sin Casa, refiriéndonos a que no tienen hogares verdaderamente acogedores y gratos. Los jóvenes llegan ser rebeldes sin causa, según la visión de irresponsables políticos, algo falso, ya que toda rebeldía tiene una causa, aunque los rebeldes no se den cuenta de ello. Toda rebeldía juvenil tiene un origen y objetivos, aunque el chavo o chaval rebelde, no sepan explicar el porqué de su actitud y tampoco puedan expresar que buscan ó que quieren de manera clara y programática.

Pero sin duda que su rebeldía contiene necesidades objetivas insatisfechas. Los jóvenes por naturaleza son rebeldes y son fieles a sus propios códigos morales y no aceptan por lo general, la moral de los rucos, porque según su visión, suelen pasarse de lanzas. En realidad el sistema dominado por rucos de espíritu, ha hecho a muchos jóvenes… viejos antes de tiempo.

La conducta rebelde de la juventud es histórica y deriva de su valor y seguridad. Y, el conservadurismo de la “momisa” viene del miedo y de la inseguridad.

Las actitudes de la chaviza que anda por las calles echando relajo, haciendo travesuras y, a veces, verdaderas tropelías (teléfonos rotos por ahí, vidrios rotos allá, asaltos a vinatas y torterías acullá, etc.), sin que aparentemente tengan explicación sus hechos, guardan profundas raíces de insatisfacción.

No podemos ser tan ligeros e irresponsables como Dóriga, Misha, Alatorre o las magdalenas arrepentidas: Brozo y Marín (que antes eran del Partido Comunista) los que ahora sin más empacho llaman vándalos, a cualquier grupo juvenil que expresa con violencia su frustración.

A los jóvenes les encanta, sobre todo, atacar lo que consideran que es propiedad de las grandes empresas y del gobierno, ya que intuitivamente los considera socios y culpables de que exista un sistema que no los deja ser.

Los jóvenes manifiestan su rebeldía y repudio a lo que rechazan, con una conducta indolente y lenta, hacia los deberes que los mayores pretenden imponer y, con solidaridad y presteza hacia el que ven que necesita auténticamente de su apoyo y ayuda.

El mal llamado rebelde sin causa, por lo regular es humanitario con el débil y prepotente, violento e insolente con el fuerte, lo mismo con quien representa autoridad y represión. Gente que bajo sus propias vivencias, identifica frecuentemente con el padre abandonador, con la madre tirana, con el padrastro golpeador o con la abuela o el abuelo egoísta, etc. al estado represor y al capital.

Los rebeldes sin causa proliferaron más después de la II guerra mundial, porque los jóvenes se encontraron de pronto ante la incertidumbre total, después de haber vivido la experiencia de la carnicería más espantosa que haya existido; de sus ciudades destruidas y de su propio sacrificio en una guerra que no querían ni provocaron; por lo cual, encontraron refugio en filosofías existencialistas, las que pronto tuvieron eco en México, bajo una dimensión distinta que terminó por enfrentar la juventud al estado, a pesar de los esfuerzos enajenantes de las porras universitarias, de los concursos de belleza estudiantiles, de los juegos de garra entre Poli y UNAM y, de organismos mediatizadores como la FENET (Federación Nacional de Estudiantes Técnicos).

Posteriormente el estado y la derecha con su MURO, en vez de responder con dialogo y soluciones, recurrieron a la política del garrote y de la metralla.

La rebeldía entre los jóvenes mexicanos, no fue la misma que la frívola, reflejada en películas como la de Elia Kazan, con un james Dean y un Marlon Brando: indolentes y despreocupados.

Por el contrario, la rebeldía de nuestra juventud, seguido llegó a desembocar en franca oposición al gobierno, el cual opto por la represión.

Algunos rebeldes “sin causa”, son muchachitos bien, pero que en su conducta reflejan toda la descomposición de la moral de su medio y su rechazo consecuente. La razón de su proceder, radica con frecuencia en la inconformidad que sienten estos jovenzuelos, frente a sus mismos padres, los que son sumisos, simuladores y cobardes ante el poder y el dinero; y crueles y despiadados con el que está debajo de ellos.

Muchos de estos jóvenes llegan a ver con desprecio la tolerancia e indiferencia de los mayores, ante un mundo indolente y perverso. Viendo con asombro como sus padres permanecen inamovibles ante esas tragedias. Lo que viene siendo una franca complicidad con la corrupción generalizada.

Estos júniors contemplan impotentes también una serie de injusticias y mentiras. Llegando finalmente a sentir asco y vergüenza, toda vez que se dan cuenta que sus padres lo hacen, según estos, para darles una posición desahogada.

Pero también es el caso que muchos, tal vez la mayoría, terminan por sucumbir ante esos “valores” convirtiéndose en cómplices de ese sistema que antes repudiaban.

Varios jóvenes, en razón de lo anterior y de la consecuente confusión de valores derivada de todo lo que ven, terminan por proceder con rebeldía, a veces inexplicable contra todo lo establecido, empezando contra sus propios progenitores, extendiendo esa actitud de resentimiento hacia todo lo que respalde aquello que rechazan.

Los jóvenes se mofan con justa razón de los distintos analistas, toda vez que no entienden realmente el sentir y las motivaciones de los jóvenes rebeldes.

Estos analistas, sociólogos, políticos y educadores que pretenden conducir a la juventud problema, es francamente sospechosa de cobardía y complicidad (además de que confunden a los jóvenes), desde el momento que intentan hacerlo, divorciando su problemática de los problemas sociales, económicos y políticos.



Para enfrentar la problemática de estos jóvenes quisquillosos, esbozamos, aparte de los puntos anteriores, los siguientes:


  1. Es necesario canalizar esa rebeldía juvenil hacia posiciones de lucha consciente y a la edificación de una nueva y mejor sociedad. .

  2. Tenemos un plan para terminar con los pleitos y los enfrentamientos entre pandillas, se trata de unirlos como hermanos contra su verdadero enemigo que es el sistema, ya que a final de cuentas se enfrentan por rencillas que tienen su origen en su propia condición de clase engendrada precisamente por ese sistema.

  3. No estamos de acuerdo en el papel que desempeñan diversas “terapias”, ya que su práctica es ridícula e ineficaz al pretender integrar a los jóvenes rebeldes a una sociedad enferma y patética.

  4. Para resolver los conflictos juveniles planteamos que es necesario encausarlos bien y, eso significa, comprometerse con la juventud a resolverlos y enfrentarlos juntos. No decir, instruir, dar línea, irse a casa y cobrar un sueldo. No, de lo que se trata es de cerrar filas adultos y jóvenes para luchar contra el origen de los problemas en torno a un programa conjunto que involucre a toda la sociedad. Entrándole todos y, no proceder con la cobardía característica de quien vive a gusto con el sistema.

  5. Para entender la rebeldía juvenil consideramos que es preciso hacerlo desde una posición humanista, revolucionaria y patriótica, ya que sólo así podremos entenderlos y, encausar su coraje en beneficio de ellos, de la patria y de la humanidad.

  6. Es necesario apoyar las modernas expresiones artísticas en el baile y la música, dándoles un enfoque de expresión humanística y patriótica.

  7. Proponemos que exista en cada municipio la Escuela Municipal de Música Moderna de baile, de Pintura, de deportes extremos, de grafiti y de otras expresiones artísticas actuales que entusiasman a los jóvenes.

  8. Junto con la juventud, debemos organizar en los barrios convivios y otro tipo de convites con el fin reunir fondos para quien esté enfermo o realmente necesitado (viudas, mamás solas, ancianas, etc.), además de otras distracciones, como teatro, ajedrez, ping-pong, títeres; entre otros sanos recreos que sirvan como apoyo para mitigar la pobreza de algunos vecinos, alejar la delincuencia, la droga y el alcoholismo, lo que además nos permitirá una mayor unión vecinal y, desde luego, para conseguir una juventud más participativa.


3. Existen varias expresiones de rebeldía juvenil en el mundo. Las que se organizan en bandas. Vamos a mencionar solamente algunas manifestaciones de estas:


  1. Los Pachucos fueron una expresión de la dignidad mexicana, frente al imperio anglosajón que enviaba a nuestros jóvenes, como ahora lo hace en Irak, a una muerte segura y sin honor. Tan así lo veían los soldados del Army, que seguido se registraban psicosis de guerra (cobardía extrema, esa sí, exagerada) entre los gringos que fueron enviados contra su voluntad, al frente europeo a combatir contra los Nazis. Sin embargo entre los alemanes, entre los franceses, entre los rusos, no se registraron esas crisis, porque peleaban por su patria y no por los intereses de un puñado de banqueros de Wall Street.

  2. Los Cholos han sido la expresión, como en el caso de todas las bandas, de mantener no sólo su identidad, sino el de protegerse y para sobrevivir en un medio adverso que no les da las mismas oportunidades que a los yanquis.

  3. Los Mara Salva trucha es la consecuencia de los miles de niños y niñas que involucraron en la guerra, los terratenientes y sus socios de las empresas norteamericanas, en la beligerancia del Salvador. Estos jóvenes son los residuos de miles de huérfanos (y otros que no lo son tal vez) que tenían hambre, en un país desolado por la violencia y el desprecio a la vida. Ellos tenían que comer, se los imponía el espíritu de sobrevivencia y se organizaron para hacerlo. Después crecieron con esa experiencia y muchos se mantuvieron unidos, en bandas, pandillas, en… Mara Salva trucha. En estos momentos en la frontera con México existen 5,000 Maras, listos para actuar a quien les ofrezca alguna ventaja. Se sabe que por ahí andan merodeado los terroristas de Al-Qaeda, buscando nuevos reclutas. Lo mismo que las bandas de los Kaibiles, los Zetas y también agentes de la CIA. La verdad es que están bien cotizados por su coraje y falta de miedo a la muerte.

  4. Los Skin Heads o Cabezas Rapadas son jóvenes alemanes que no están de acuerdo con los resultados de la guerra. Saben de las masacres realizadas por los aliados en Colonia, en Dresde, en Berlín, etc. Saben de las proezas militares realizadas por su ejército. Saben de los triunfos de sus submarinos en la guerra del mar, Saben de las glorias de la Luftwaffe. Saben de cómo su patria fue desmantelada por los aliados. Se dan cuenta de cómo en Nuremberg mataron a muchos inocentes y de cómo el banquero de Hitler: Hjalmar Schat fue perdonado, junto con uno de sus filósofos: Martín Heidegger que después renegó de su nazismo. Son muchas muertes, son muchas razones que no se pueden explicar y responden con actos de xenofobia.

  5. Algunos jóvenes alter mundistas. Son chavas y chavos que se oponen a que el mundo sea liquidado por una banda de industriales, financieros y comerciantes, que no respetan los Protocolos de Kyoto y que respaldan propuestas (que tal vez no comprendan muy bien) que tienden a salvar nuestro planeta.

  6. Darks, Punks, etc. muchachos y muchachas de negro que viendo, según su punto de vista, el fracaso de las instituciones y los preceptos morales religiosos. Vuelven sus ojos hacia el demonio, viéndolo como un salvador de la humanidad, concepto ampliamente expuesto por el Anarquista Miguel Bakunin en su obra: Dios y el Estado.



4. La mayoría de estos grupos son conspicuos consumidores de estupefacientes

Es claro que muchos jóvenes se integran a diversos tipos de bandas y grupos, sin compartir ni comprender plenamente algunas de sus ideas, pero lo que si es cierto, es que comprenden que deben de unirse, si desean mantener la vida un poco más llevadera. Es posible que no sepan lo que quieren, pero de una cosa, si podemos estar seguros… si saben lo que no quieren.


Los niños huérfanos que generó la guerra del Salvador, ahora son los jóvenes y los adultos que componen la Banda Mara Salva Trucha; integrada por miles de hombres y mujeres adictos a las drogas y a la violencia.

El conflicto salvadoreño fue engendrado por Ronald Reagan que entrenó a su ejército y apoyó a la dictadura de derecha, la misma que asesinó al Arzobispo de San Salvador: Oscar Arnulfo Romero, cuando impartía la comunión, en 1980.

Osama Bin Laden fue engendro de Bush y de Reagan, lo mismo que Noriega, el narcotraficante de Panamá.

¿De qué se admiran ahora?
Uno de los problemas que viven los grupos y bandas, es que llegan a crear su propio mundo y lo divorcian del que existe en realidad, lo que los lleva a una actitud separatista, sectaria y desconfiada de actuar en conjunto con los demás, para resolver los verdaderos problemas de México y de la humanidad.

Los jóvenes se integran a estos grupos por necesidad, como lo exponemos con los Maras, Cholos, Pachucos, Darks, etc. ya en grupo son alguien, son respetados y alientan un futuro: tienen esperanza e ideales, equivocados tal vez, pero ahora los tienen.

El problema es que algunas veces estos grupos llevan a la muerte, lo que llega suceder debido a los excesos de la droga, el alcohol y el sexo.

Muchos de estos chavos y chavas quieren sexo y drogas, porque los mayores no hemos organizado una sociedad que pueda sustituir las necesidades enajenantes que producen los estupefacientes; ni tampoco, hemos sabido orientarlos hacia una sexualidad responsable porque nosotros mismos, los mayores, la practicamos irresponsablemente.

Como vamos a combatir la orientación sexual precoz, si no somos capaces de eliminar a los mercaderes del glamour sexual en la publicidad. Vivimos en una sociedad injusta pero es tarea de todos hacerla justa o cuando menos irla mejorando.

Muchos jóvenes pertenecientes a este tipo de bandas roban ¡Y no se vale robar! pero así mismo, no es justo que nos roben banqueros, grandes comerciantes e industriales. Indudablemente que los jóvenes que pertenecen a esta clase grupos, tienen muy buenas razones para hacerlo. Los entendemos, los justificamos ¡pero no estamos de acuerdo con ellos!

La tarea que tenemos adultos y jóvenes en estos momentos, es integrarnos para conocer nuestras mutuas inquietudes, averiguar y entender recíprocamente nuestra manera de pensar y definir que esperamos unos de los otros.

Podemos ser diversos a en varias cosas, simplemente por la edad, pero debemos entender que en razón de las necesidades comunes que tenemos, necesitamos estar unidos en torno a proyectos humanistas de avanzada histórica y revolucionaria. Lo que presupone, en las actuales condiciones de México, crear un Plan Patriótico de acción, para vencer: el Hambre, la Ignorancia, la insalubridad, la injusticia, la contaminación y la inseguridad en el futuro.

Algo que nos beneficiará mutuamente, tanto a la juventud como a los adultos, a los infantes, a los miembros de la tercera edad y a la naturaleza misma.

5. Lo que comparten los Punks, los Darks, etc.

El problema de esta gente, es el de muchos jóvenes que se encuentran en las filas del: satanismo, draculismo, punkismo, hemos, góticos, etc. Son jóvenes con demasiadas confusiones, las que pueden tener muchos orígenes: su ignorancia, su propia edad, miedo a una vida de responsabilidad, etc. Tienen especial rechazo a las prohibiciones, a las obligaciones coercitivas, le huyen a la dependencia y a la subordinación y, también, a la presión que identifican como opresión. (Todos estos temores frecuentemente proceden del ejemplo que vivieron al ver tantos fracasos familiares a su alrededor).


Podría decirse con toda precisión que estos muchachos saben lo que “no” quieren: responsabilidades, amor que comprometa, rutinas enfadosas, obligaciones molestas, riesgos que los pongan en peligro, rehúyen al honor que es un valor burgués y también al sacrificio heroico, etc. Pero del mismo modo es un hecho, que no saben en realidad lo que “si” quieren.

En general las creencias de los Rastas, Punketos, Darketos, Góticos, Hemos, etc. son bastante endebles y no tienen una sistematización congruente de soluciones contra el sistema capitalista y/o babilónico (al que acusan frecuentemente), ni les interesa realmente debido a su profundo hedonismo: quieren vivir, dejar vivir y que los dejen hacer lo que ellos consideran que es libertad.

La verdad tal parece, como ya se ha dejado ver en lo esgrimido anteriormente, quieren un mundo sin obligaciones, sin broncas, pasársela a todo dar, que nadie los moleste, ni ellos molestar: “vive y deja vivir” ese tal vez sería el lema que les quedaría al pelo.

6. Estos chavos son hedonistas por excelencia

Si penetramos un poco en sus ondas, veremos que quieren sexo, mucho sexo, como todo joven normal, procurando una sexualidad sin riesgo, y es muy posible que la practiquen con cierta regularidad, mediante: condones, espermicidas, coitus saxonicus o coitus interruptus.

El problema es que de allí (si algo falla), es de donde precisamente salen los niños y, estos comen y se enferman, y no sería justo que por esa manera de pensar abandonen a un hijo o, bien, a una muchacha embarazada.

Estos jóvenes a través de diversos medios predican el amor y la paz, igual que sus antecesores hippies. Lo hacen mediante la música, manifestaciones, festivales, arte, drogas, el amor libre, etc. Todo esto les sirve como un medio de denuncia de los peligros que amenazan a la humanidad, lo que incluye el sistemático daño que se le está haciendo a la naturaleza con el uso irresponsable de una industrialización depredadora. Son pues, ecologistas por excelencia.

Son también enemigos de la enajenación que genera la tecnologización, que es para ellos, una depredadora del espíritu humano. Estos muchachos y muchachas, visten de manera muy peculiar y para muchos su lema sigue siendo: Peace & Love.

Se oponen con toda energía a la guerra, y son (esa es mi mayor preocupación) dispendiosos consumidores de drogas. Sobre todo de las llamadas psiquedélicas; llamadas así por generar cambios en la percepción o en el humor (ampliadoras de consciencia dicen). La cosa es andar in y no out. Ser positivo ese y no negativo ese.

Es importante aclarar que los Rastas, rechazan el alcohol, el cual consideran más dañino que la marihuana. Lo cual es cierto y que está comprobado social y científicamente. En este sentido, la mayoría de chavos miembros de estas tribus urbanas, comparten su rechazo al alcohol. Lo cual es muy bueno, sin duda alguna.

7. Muchos adultos circulan por la calle y no se enteran de los mensajes impresos en las playeras negras de la juventud

Es una tristeza darnos cuenta, que la mayoría de los adultos ni nos damos por enterados, de la proliferación de ritos satánicos entre la juventud. Estamos tan inmersos en nuestras vidas y nuestros problemas cotidianos, que ni siquiera nos detenemos a reflexionar en este fenómeno.

Esta es una más de las manifestaciones del egoísmo de la mayoría, que siente que estando bien ellos y su familia lo demás que ruede. Actitud inconsciente, irresponsable y cobarde, toda vez que lo que está pasando en el mundo, terminará, si lo dejamos crecer, por acabar con el género humano, y entonces, qué sentido tuvo tanto sacrificio realizado por hacer dinero, una casa o bienes que nadie va a disfrutar.

En efecto, es frecuente ver en las calles a jóvenes vestidos de negro y llevar playeras con palabras que portan mensajes como este:


No Dios

No Estado
Otras dicen:

No queremos Dios

No queremos Paz

Queremos Victoria
Este mensaje especialmente, nos recuerda el pensamiento Nietzscheano que recomienda que debe apreciarse más la guerra que la paz, y que los tiempos de paz deben ser estimados solamente, porque son el período para prepararse nuevamente para la guerra.
Otras playeras más, aparte de traer una cruz al revés estampada, dicen:
Bad religion
Son varios rótulos con distintos mensajes, que llevan por ese estilo, en sus juveniles pechos. Algunos se cuelgan la cruz cristiana al revés, celebran misas negras, etc. Esto, entre otras prácticas, que imitan en sentido inverso, las costumbres católicas y los sacramentos cristianos en general. Se trata de adolescentes que profesan el satanismo.

Acostumbran vestir de negro reclamándose a sí mismos como Darks; se les llega a ver reunidos con los Punks, con Rastas, Piercing, etc.

Si se camina por la ciudad y por los mercados, encontraremos docenas de tiendas diseminadas a lo largo y ancho de las modernas metrópolis mexicanas, establecimientos que venden toda clase de artículos para estos chavos y chavas.

Platicando con ellos y penetrando un poco a sus vidas y prácticas, veremos que la mayoría de ellos se drogan.

Esto no debería ser motivo de preocupación, si no pasara de una simple puntada juvenil. El problema es que cada día las drogas cobran más vidas y ponen, con más frecuencia, en peligro la salud de los consumidores; lo que repercute en la sociedad en general; creando más incertidumbre, inseguridad e inestabilidad; ya que es muy socorrido que el adicto realice actos antisociales y antifamiliares para conseguir su veneno.

A primera vista lo que se ve es que los muchachos y muchachas que andan en esas “Nuevas Ondas”, en realidad no tienen conocimientos sólidos, sobre lo que dicen defender y sostener.

La verdad es que muchos jóvenes al vivir en un mundo que reprime sus impulsos y sus necesidades, hacen que estos busquen salidas a esa represión. Se puede considerar que no tienen justificación pero recordemos lo que señalamos anteriormente en este mismo libro, y que es, que no toda la gente es igual y no todos reaccionamos de la misma manera ante los problemas de la vida.

Pero para entender que es lo que les está pasando a nuestros jóvenes, debemos primero indagar un poco sobre los “Nuevos Valores” que los atraen. Y por qué rechazan los valores tradicionales. Empezaremos, pues, por el:



8. El Satanismo entre ciertos jóvenes, una forma de vengarse de lo que llaman el fracaso de las religiones

Los jóvenes que se sienten atraídos por los cultos satánicos lo hacen debido a que su filosofía sostiene que Dios y todos los dogmas de origen hebreo han fracasado en su cometido de construir un mundo mejor. Argumentan que ya son más de 2000 años de promesas del cristianismo y…nada.

Nada de justicia divina, ni nada de la venida del nuevo sistema de cosas, ni nada de un nuevo orden divino. Siendo que las cosas empeoran en vez de mejorar.

Estos muchachos y muchachas que visten de negro, se pintan de negro, y consumen drogas, consideran que las fuerzas del bien han demostrado su incapacidad para crear mejores condiciones de existencia y de felicidad.

El joven que sigue estas ideas, está convencido, que las fuerzas del mal son las únicas que pueden poner las cosas en su lugar; ya que las fuerzas del bien para nada han servido, en la tarea de darles felicidad y dicha en el vivir.

9. El satanismo de algunos de los chavos de negro

Algunos de ellos cargan su cruz volteada hacia abajo y, celebran misas negras que es la más notable ceremonia del satanismo junto con los aquelarres. Se trata de la celebración de la ofrenda católica pero en sentido completamente contrario, en esta bacanal se rinde homenaje y culto a Belcebú.

Se trata de una franca burla a los sacramentos eclesiásticos. Los participantes en la misa negra portan una cruz al revés (la que también está en un lugar visible y al centro). Recitan todas las letanías tradicionales de la celebración religiosa, a las que se les da, una interpretación ofensiva a los valores cristianos.




Aquelarre, con el macho cabrío como celebrador. Pintura de Francisco de Goya

Él que dirige la ceremonia está cubierto con una vestidura (casulla) parecida a la que usan los curas que ofician el culto, pero en la que suele estar dibujado Satanás.

En el rito, en vez de agua vendita usan agua con suciedad y en la plataforma del altar yace una mujer desnuda con la que se llegan a practicar actos sexuales perversos. Se sacrifican animales y se riega la sangre entre los presentes. La magia está también presente en dichos rituales. En estas ceremonias además circula la droga en vez de las hostias. Estas prácticas ubican su nacimiento durante la edad media.

Aunque hay quien dice que esto no es verdad y que es producto de mentiras, calumnias e imaginación, existen personas que dicen lo contrario y afirmen que aún en la actualidad se hacen.

Fernando Isaís, un Anarquista que es mi amigo y que estuvo en las Islas Marías por haber asaltado varios bancos y que repartía lo que robaba entre los pobres. Dice que él ha asistido en Guadalajara, a este tipo de celebraciones invitado por los Darks y los Punks que se autodenominan también anarquistas y, que ha visto, todo lo que aquí describo.
En la Perla tapatía, en el D.F. en Acapulco (por el rumbo de la Quebrada se celebraban misas negras), etc. hay muchos testigos de estos hechos, afirmando que lo que aquí se dice, se queda corto ante la verdadera realidad que ellos vieron.
10. La tragedia de Guyana y Waco, Texas

En los estados unidos, particularmente, el problema de la fe se ha convertido en una seria dificultad; ya que cada quien puede interpretar la Biblia como se le venga en gana, lo cual es, un derecho personal en todo caso. El problema es que de ahí, se han valido muchos vívales para crear (a diestra y siniestra) multitud de religiones que se demandan cristianas.

A mediados del siglo XX, ya existían más de 100 en el territorio yanqui, en la actualidad seguramente rebasan 150, si no es que más. En México no cantamos mal las rancheras, pero comparado el asunto con los E.U., somos unos niños inocentes.

Existen algunas que pecan de severidad tradicional, siendo francamente fundamentalistas. En realidad, existe una curiosa escala de diferentes niveles de devoción, las que van de mayor ortodoxia a menor reverencia. Lo que es obvio, dado que muchas de estas corrientes cristianas, se adaptan, a las distintas necesidades de su clientela espiritual: económicas, sociales, morales, culturales y políticas.

1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   44


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal