18 El narcotráfico y cómo combatirlo. La dificultad real es el superlativo consumo de usa



Descargar 2.21 Mb.
Página6/44
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño2.21 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   44

Schopenhauer. Para él, interviene en el control de todas las manifestaciones de la personalidad: conocimiento, sentimientos y, el rumbo, que se le dé a la existencia.




  1. Jean-Paúl Sartre. Para él, el individuo es un conjunto de opciones en la vida. Y su acción es la voluntad materializada. Todo esto encaminado a darle sentido al universo y a la existencia.




  1. Platón. Para él, la mente humana se componía de tres entes:

    1. Razón

    2. Voluntad

    3. Deseo.




  1. Para Aristóteles, santo Tomás de Aquino y René Descartes. Es el alma consciente que rige los deseos brutos y las pasiones.




  1. David Hume. No le da calidad a los influjos razonados en la voluntad; ya que piensa, que son las emociones, las que dirigen a la voluntad.




  1. Herbert Spencer y John Dewey. Para el primero (evolucionista) y para el segundo (pragmático); la voluntad es un producto de la experiencia evolutiva humana. Y no algo, que tenga el hombre de por sí.




  1. Y para los Conductistas. Que es una escuela de psicología, la voluntad es parte de la conducta y, de ninguna manera, algo separado e independiente.

Sin embargo, todos estaremos de acuerdo, en que la voluntad, es una fuerza interior que nos impulsa a la constancia y a la persistencia: En no cejar, ante las dificultades y los fracasos en el objetivo de alcanzar nuestros fines.

Es por eso, que como afirmamos al principio: Si un joven carece de voluntad, de fuerza de voluntad, será más vulnerable al consumo de drogas y, lo peor, será incapaz de renunciar a ellas, si ya es un adicto.

10. Hacer lo que se pega la gana, no es lo mismo que el ejercicio de la voluntad

Gana se define como un deseo irracional y primitivo para tener algo o hacer algo, que nos es gratificante. Como son las ganas de ir al baño, de comer, de beber, de tener sexo, de dormir. Hacer lo que a uno le dé su regalada gana, es algo que afecta frecuentemente a terceros.

Voluntad viene del latín Voluntatem que significa tener la capacidad, la facultad para ejercer la autodeterminación, para actuar en un sentido o en otro. Venciendo los obstáculos que la estorben o que pretendan, o pudieran desviarla. Es una energía interior espiritual que nos da la firmeza necesaria para vencer la adversidad. Es la capacidad de discernimiento que es privativa de las personas que han alcanzado un desarrollo maduro y consciente. Es el libre albedrío de quien es reflexivo y sensato de lo que son sus genuinas necesidades y no las súper impuestas por un sistema enajenante e impositivo. Es a decir verdad, la facultad más preciosa del ser humano, producto de miles de años de evolución.

En base a los conceptos esgrimidos de que es gana y que es voluntad, es posible establecer claramente las diferencias que hay entre una y la otra. Es por eso que el verdadero ejercicio de la voluntad y de las voluntades colectivas, siempre desembocarán en acuerdos racionales comunes que nos conducirán a un orden superior, surgido de la voluntad general y popular. Orden, al que todos y todas, debemos por voluntad obedecer. Es la base de una autoridad aceptada. Donde todos somos uno y uno somos todos.


11. La fuerza de voluntad es un don, bastante distinto a la desobediencia

El ser humano ha de tener fuerza de voluntad (asunto tratado en los dos temas anteriores) para emprender la solución de los grandes retos de la vida. Lo importante aquí es señalar que a tener fuerza de voluntad se aprende desde que es uno pequeño; y cuando le evitan a un niño o niña a ejercerla, le están atrofiando su desarrollo.

Negarle la posibilidad que sea capaz de ser independiente, es lo que lo condenará a no tener capacidad de pensar con independencia y claridad. Todo porque llega a establecerse una batalla entre padre-madre e hijo, sobre quien manda en la casa.

Conocer la naturaleza de la voluntad, es objeto de estudio de pensadores, científicos y filósofos. La fuerza de voluntad es valor y no es cuestión de que aparezca de pronto, sino que su formación es evolutiva, desde que se es infante. Si no se ejercita, se atrofia, como sucede con los músculos humanos que no se usan.

Una persona, un joven sin fuerza de voluntad, no tendrá el valor suficiente para vencer los fraudes de la vida. Los retos del trabajo, le parecerán insuperables. Le faltará valor y fuerza de voluntad para levantarse temprano; le faltará valor y fuerza de voluntad para estudiar, y así, le faltará valor y fuerza de voluntad para dejar relaciones de cualquier tipo que le sean perjudiciales. Sin valor y fuerza de voluntad será presa fácil de desalmados o desalmadas de los cuales será dependiente, de gente que los usarán a su antojo. No tendrá la fuerza de voluntad para resistirse a las tentaciones del sexo prematuro e irresponsable, y tampoco la tendrá para decirle ¡no! a las drogas.

12. La falta de ideales lleva a los jóvenes a un vacío que muchas veces lo llenan con las drogas

La mayoría de la población vive con un sistema de valores tergiversado. Es un hecho que la influencia de los modos de vida norteamericanos han afectado los más genuinos valores humanistas, nacionales, patrióticos. Lo que se complementa con la tarea deformadora que cumple: la publicidad y las embestidas comerciales que alientan un consumismo desenfrenado que ha convertido a las mayorías en compradores compulsivos. La tragedia es que nos inducen a comprar pero no tenemos con que, gracias a los salarios de hambre que devengamos la mayoría.

Ante una situación así, la lucha espiritual moderna es patética, se debate en una confrontación interior diaria que causa estragos individuales y colectivos. Es la oposición permanente del placer y el displacer. Es la batalla entre Eros y Tánatos. Es decir, entre el espíritu de vida que es el amor y el espíritu del mal que es muerte. Por un lado existe la voluntad de luchar y vencer al mal y por la otra: la tentación permanente de sucumbir ante ese mal.

Vivimos atrapados en medio de la oferta cotidiana de un conjunto de placeres y de comodidades que nos inducen a traicionar los más elementales principios morales y del humanismo.

Sabemos que luchar por la verdad y la justicia nos conllevará necesariamente, a conflictuarnos con un sistema, que en su mayor parte, descansa en la mentira y en la corrupción.

Pero también sabemos, que si permanecemos en complicidad con esa mentira y esa corrupción, nuestros hijos, nietos y bisnietos, heredarán un desierto: sin agua, sin vida, sin nada.

La lucha es seria, es pues, patética, pero es necesario librarla. Por el futuro de nuestros hijos, por la sobrevivencia de: México y del… género humano.

Para emprender esa lucha, que es nuestro máximo deber como seres humanos, como amantes de la libertad y de nuestra patria; necesitamos voluntad, mucha fuerza de voluntad.

Y esa voluntad debe ser unida y no dispersa, porque podremos ser diversos individualmente, pero no podemos darnos el lujo de ser dispersos.

En efecto, con voluntad, pero sobre todo, con la fuerza de esta, se pueden cruzar las fronteras que frenan la posibilidad de llegar hasta los mismos terrenos de la utopía.

Nietzsche mantenía que todos los planes y hechos de los hombres, son influidos por la “voluntad de poder”, mas no entendido este, como el poder que se ejerce sobre otros seres humanos; sino el que se ejerce sobre uno mismo. Condición, sin la cual, no podemos superar los diques que impiden la creatividad. Esta cualidad es privativa del superhombre, la que es ostensible en su independencia. Tener la capacidad de pensar con autonomía (libertad) y con claridad, es, y debe ser la meta de los líderes del futuro.

Y unir esas voluntades es el gran reto que han tenido a través de la historia los genuinos dirigentes de los pueblos.

Por eso en el tema de la ciudad-estado citamos a Pericles cuando dice, refiriéndose a la Atenas milenaria:
______De lo que hagamos aquí, se hablará en cien años_____
Y ahí está la acrópolis la que aún hoy, impresiona al mundo, después de miles de años.

Desde hace mucho tiempo que en México, la Voluntad se ha venido atrofiando, que se ha evitado su desarrollo. México, en verdad, vive sin fuerza de voluntad, porque nuestros últimos gobernantes no han sido factor de unión, sino de desunión.

Entender que es la voluntad y la poderosa acción que ejerce en un ser humano, es demasiado complejo, frecuentemente distante de la razón y, comprenderla, está en los campos de la psicología, es decir, del estudio del espíritu. Lo que nos llevará, una vez escudriñado este terreno, al campo del conocimiento de las pasiones humanas; que son a final de cuentas, las que definen la fortaleza y el rumbo de la voluntad colectiva. De ahí se desprende que es la fe, la amalgama que le da fortaleza al espíritu y por lo tanto a la voluntad de un pueblo. ¡Sí! la fe, porque un pueblo que no cree en nada, ni en nadie, es un fracaso, está vacío, vive… hueco. Es cuerpo sin huesos y por eso se cae, se desploma y no avanza.

De ahí la necesidad de creer en alguien, que nos guíe, hacia el objetivo concreto de vencer la pobreza, la ignorancia, la inseguridad y la insalubridad prevalecientes en nuestra patria; tener fe en instituciones que nos conduzcan a la conquista de un porvenir mejor. Esto es lo que necesitamos, un movimiento con liderazgo que sepa unificar la voluntad psicológica de los mexicanos y mexicanas.

Es por eso que se nos dificulta vencer los problemas que tenemos en nuestra sociedad, como es el caso de la drogadicción.

Más no se trata de creer en personas, sino en ideas, porque los hombres fallan y los ideales no, estos en todo caso… evolucionan y revolucionan. Y en esta encrucijada de nuestra historia, el ideal que puede unificarnos es: ¡México!


La sociedad contemporánea, vive una falta de congruencia espiritual, lo que se traduce en una verdadera ansiedad moral. Esto la coloca en los marcos de la deshonestidad. Pero todo esto, es consecuencia de la inmoralidad de: empresarios, políticos, servidores públicos, etc., es decir, de la torpeza de los de arriba, que es la que consecuenta la escabrosidad de los de abajo. El estado y sus instituciones, junto con las empresas, patentizan en sus reglas, salarios y disposiciones, toda una estructura de indecencia y de robo.

13. Una Juventud desorientada que quiere todo y se le niega ese todo

La mayoría de la juventud vive un sistema de valores tergiversado, quiere dinero ante todo, lo quiere para comprar ropa, vestirse a la moda y con lo mejor, quiere andar de compras siempre; quiere gastar y gastar, quiere diversiones, ir a la discoteque, beber y comer de lo mejor, quiere un auto o una camioneta, quiere aventuras, quiere pasear, quiere ser protagonista de grandes hazañas, ser bueno para los trancazos, temido y admirado, el más cotizado por la chavas de la secundaria, de la prepa, del lugar donde estudie, trabaje o viva. El caso de las chavas es por igual, también quieren ser las número uno: las más bonitas, las más sensuales, las más aceptadas, etc.

El problema es que la realidad no es así, y los y las jóvenes, andan casi siempre sin dinero; eternamente con preocupaciones económicas; endrogadas (os), si quieren vestir bien; o simplemente andan con ropa de segunda. Sus mentes, frecuentemente, viven ocupadas en los problemas familiares. Sin lana para ir a la disco; constantemente aguantándose las ganas de una torta o de un refresco; e invariablemente a pie; deseando todo el tiempo un auto; soñando con una camioneta para apantallar. Y no la quieren para dentro de 10 años, dentro de 10 años, ya para qué, ¡la quiere ahora! Para pasear con sus amigos, para avasallar a los fresas e impresionar a la chava que le gusta. ¡A pie, y sin cacharpa! ¿Qué aventuras puede tener? ¿A dónde puede viajar? Su realidad es la plaza, la calle principal, ¡parado! nomás mirando pasar con frustración a los ricachones o a los que se la han jugado para poder lucirse con camionetas Lobo o Cherokee. O en autos Mustang o Porsche. Saben que hay dos formas de lograrlo: jugándosela en el norte o jugársela con la droga. Las profesiones no los convencen, ven a muchos doctores, abogados, profesores, etc., que viven en la mediocridad, con coches y vehículos de modelos atrasados. ¡No! Ellos quieren como las que traen los emigrados, o como las que traen los narcos. Esa es la realidad. Los salarios de miseria que les pagan a los trabajadores, lo que incluye a los profesionistas, no ilusiona a nuestra juventud, eso es muy tardado y a ellos les urge... ¡A la voz de Ya!


14. Las inquietudes juveniles deben ocupar la atención pública

Por ese motivo la problemática juvenil: sus necesidades, sus frustraciones, sus anhelos, etc., no deben ser solamente asuntos de incumbencia individual, sino que deben ser de interés público y patriótico, toda vez que la idealización en que se han colocado los lujos, las diversiones, los autos, el sexo, etc. ha hecho que les importe un bledo: el patriotismo, la moral, la ciencia, el arte, la literatura, las buenas costumbres, etc. Haciendo que muchos de ellos, se orienten hacia los falsos valores y a seguir ídolos de barro, como modelos.

Tenemos que generar un proyecto audaz, humanista, patriótico y revolucionario que logre atraer a la juventud. Sólo así lograremos alejarlos de la drogadicción y de otras prácticas, no menos nocivas, como lo es: el individualismo egoísta. Si lo logramos, tendremos como resultado familias más estables y una patria mejor.

Una familia que vive en los marcos del genuino amor, no deviene en rompimientos ni en el abandono material y espiritual de los hijos, lo que induce muchas veces a los adolescentes a las drogas. Y sí, por el contrario, es fuente y base de la estabilidad psicológica y emocional de nuestros jóvenes compatriotas.

Sin olvidar que para que ese amor se fortalezca debe de existir un mínimo de condiciones económicas que lo garantice. Recordemos algunos pensamientos y dichos que se mencionan en este legajo…

_____Cuando el hambre entra por la puerta, el amor se sale por la ventana_____


O lo que decía Santo Tomás de Aquino:
_____No se puede ejercer la virtud sin un mínimo de condiciones económicas_____
Y lo que decían los fabianos: Sydney Web y su esposa Beatriz Web, cofundadores del Partido Laborista Inglés:
_____No se puede hacer el bien, con dos peniques a la semana_____

Por esa razón, el gobierno, los partidos y las organizaciones no gubernamentales, deben crear las instancias públicas pertinentes para que nuestros jóvenes se conozcan mejor, convivan y se relacionen con fines diversos, encuadrados en el proyecto de crear una sociedad más justa y, por lo tanto, más democrática.

En esta clase de instituciones, se debe hablar con claridad a la juventud y deben de brindárseles las seguridades necesarias para construir un hogar (si así lo desean), es decir: vivienda, empleo, educación y seguridad médica.

Para esto deben de constituirse los “Centros de Orientación Social, Sexual y Psicológica”, como un medio de apoyo que sirva para disipar dudas y atender casos que lo requieran, tanto en jóvenes como en adultos.

Hasta ahora, ningún partido ha incorporado a su programa la temática de la drogadicción. Tal vez teman hacer el ridículo o ser criticados por incluir en sus planes y proyectos, la solución de esta clase de problemas. Tal vez no se ha comprendido que la falta de atención a la problemática de los estupefacientes ha afectado gravemente a la sociedad en su conjunto, ya que las conductas que provocan, llegan a conducir a la víctima a la enfermedad, a la improductividad, a varias desintegraciones familiares, y en muchos casos, a la muerte.

Muchos institutos políticos y sociales no quieren reconocer que la audacia en los planteamientos es comúnmente el punto de partida para la auténtica solución de los problemas humanos. La necesidad de que los partidos, las organizaciones civiles no gubernamentales y las instituciones del poder público, tomen cartas en el asunto; está ampliamente demostrada en los distintos temas de la problemática de la drogadicción tratados en este libro. Esperamos influir en ellas para que intervengan decididamente en su solución.



15. Los jóvenes persiguen la felicidad y al sentirse frustrados en su búsqueda, encuentran salidas como la droga

Un eslogan muy popular, es que: “Los Niños Nacieron Para Ser Felices” pues bien, si es verdad que los niños nacieron para ser felices, no vemos porque la juventud tenga que ser infeliz. Nunca olvides que tú también ¡Naciste para ser feliz, no para sufrir!

En efecto, la juventud también nació para ser feliz y esa es la tarea que tienen los jóvenes de ambos sexos. Pero debe quedar claro, que si bien es cierto, que la felicidad puede ser individual, esto sólo es verdad hasta cierto punto, es decir, hasta el punto donde comience la infelicidad colectiva. Siempre amenazada por los cuatro jinetes del Apocalipsis: el de la guerra (caballo rojo), el del conflicto civil (caballo blanco), el del hambre (caballo negro) y el de la muerte (caballo verdoso).

La mayoría piensa que la felicidad es la consecución de un bien, o que es, el estar contento y satisfecho. Más esto es muy discutible: porque hay gente llena de bienes materiales y no es feliz, hay otros que consiguen estar contentos con los vicios o, la vida sexual desenfrenada y terminan por ser los más infelices. Algunos más, consideran que comer o tener de todo y de sobra, puede dar la felicidad. Pero en realidad los hechos nos demuestran que no es así. Lo que pasa con la felicidad es que no se ha logrado entender con claridad en que consiste.

Hay quien relacione la felicidad, con el triunfo económico. Se dice mucho que triunfar en este mundo es tener mucho dinero o poder y que el pobre que no alcanzó fortuna es un fracasado. Esto no es exacto, ya que el triunfo y la felicidad, no es precisamente poseer riquezas. En realidad el legítimo éxito de la existencia es el amor.

Es común que personas con mucha plata vivan una soledad deprimente y terminen solos, sin el amor de nadie. Si los acompañan es por sacarles dinero o favores; incluso, cuando los llevan a su última morada, es muy reducido el número de los que realmente lamentan su deceso. Es frecuente que sean más, los que llegan a felicitarse por tal acontecimiento. Esto nos recuerda la muerte imaginaria de Scrooge el personaje de la novela de Charles Dickens: Un Cuento de Navidad.

En conclusión: el verdadero triunfador, vive y muere rodeado de amor y el fracasado vive y muere rodeado de… ¡Nada!
No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita

16. Pero… ¿En qué consiste la felicidad?

La felicidad sólo puede ser posible en los marcos de la libertad y la libertad es la consciencia de la necesidad, lo que no es otra cosa que el conocimiento de la verdad ¿Y que es la verdad, si no, el conocimiento de nuestras verdaderas necesidades? ¿Y que el amor no es la necesidad más grande del ser humano? “La verdad os hará libres” es una verdad milenaria y universal, por lo tanto, el amor verdadero, es un elemento fundamental que permite la genuina libertad y la verdadera felicidad.

Esa es la máxima verdad. Ese es el máximo conocimiento. Así que solo puede estar en los peldaños de la felicidad él que ama y él que es amado. Teniendo amor lo demás viene por añadidura.

El problema es que el verdadero amor sólo se encuentra en los límites de la libertad, ya que el amor y la libertad se retroalimentan, es decir, se dan vida mutuamente. Porque… ¿Para que serviría la libertad sin amor y el amor sin libertad?

La felicidad se encuentra en todo lo simple de la tierra y del universo; ya que ésta, también consiste en amar, no solo a nuestro compañero o compañera, sino a la familia, a la gente, a la naturaleza, en no destruirla y conservarla para las futuras generaciones. El que no ama toda la creación divina, está incapacitado para amar a una mujer o a un hombre. El que dice estar enamorado de su esposa y de sus hijos, pero que no es capaz de expresar su amor a los demás, es un farsante y, ese amor que dice tener nada más a lo que considera suyo, no es más que la expresión del más monstruoso de los egoísmos.

El joven debe recordar siempre, que el que busca la felicidad exclusivamente en las diversiones, es un amargado del espíritu, toda vez que la verdadera felicidad está básicamente en el servir a nuestros semejantes, a la naturaleza y a todo lo que integra la sociedad humana y su hábitat.

La felicidad sustentable sólo se encuentra en el contexto colectivo de la convivencia y en el bienestar compartido con nuestros hermanos y hermanas que somos todos. Sólo los cretinos pueden ser felices individualmente. Recuerda que nadie tiene derecho a lo superfluo, mientras haya alguien que carezca de lo estricto. No se puede disfrutar de una plena felicidad en medio de un mundo lleno de polución, miseria e injusticia. Mundo destinado a desaparecer como consecuencia del uso y abuso irresponsable de los recursos naturales, entre otra clase de abusos.

La felicidad se asemeja a la conquista de los pequeños peldaños de una escalera que conduce a los sueños. Cada peldaño escalado produce una gran felicidad, para inmediatamente disponernos al reto de conquistar el siguiente y el siguiente… y así sucesivamente hasta la utopía.

La felicidad no puede ser permanente ni puede ser absoluta. Cada día tiene su afán, se ha dicho y es verdad. Vivir con la sonrisa inmutable, eso sería vivir como idiotas, riéndonos todo el tiempo, como tontos. La vida es mitad y mitad y, a veces, poco es el tiempo que tenemos para ser felices y reír. Lo importante es que cuando tengamos frente a nosotros los motivos realmente genuinos para disfrutar la vida, lo hagamos, porque afanes siempre habrá y pocos momentos para disfrutar el amor en todas su variedades, que es la verdadera felicidad, siempre y que lo hagamos sin perjudicar a un tercero ni a nosotros mismos.
La mayoría piensa que la felicidad es la consecución de un bien, o que es, el estar contento y satisfecho. Más esto es muy discutible porque hay gente llena de bienes materiales y no es feliz, hay otros que consiguen estar contentos con los vicios o, la vida sexual desenfrenada y terminan por ser los más infelices. Algunos más, consideran que comer o tener de todo y de sobra, puede dar la felicidad. Pero en realidad los hechos nos demuestran que no es así. Lo que pasa con la felicidad es que no se ha logrado entender con claridad en que consiste.

Es vital comprender que la verdadera felicidad no se puede dar más que en los marcos de la libertad, la que no consiste en hacer lo que a uno se le pegue la gana. Eso es libertinaje. Y este, no te equivoques, suele desembocar en la prisión o en la muerte prematura.

Pero para que reflexiones, sobre lo que es la verdadera libertad, razona sobre lo que pensaban otros guías de la humanidad:
La Verdad os hará libres. Jesús de N.

Ser cultos para ser libres. José Martí.

Libertad, es la Conciencia de la Necesidad. Marx
Para entender mejor, que cosa es la libertad, tomemos por ejemplo lo que paso con los esclavos negros después de ser liberados de las plantaciones de los estados secesionistas norteamericanos, al terminar la guerra de secesión, en la que el presidente Lincoln les otorgó la libertad. La verdad fue que vivieron con más hambre e inseguridad. La esclavitud, el ser propiedad de alguien, les proporcionaba más bienestar en la práctica. Pero ninguno quería volver a ser esclavo, lo que demuestra que es preferible el hambre con libertad que la abundancia con esclavitud.

La felicidad sustentable sólo se encuentra en el contexto colectivo de la convivencia y en el bienestar compartido con nuestros semejantes. Sólo los cretinos pueden ser felices individualmente.

La felicidad se asemeja a la conquista de los pequeños peldaños de una escalera que conduce a los sueños. Cada peldaño escalado produce una gran felicidad, para inmediatamente disponernos al reto de conquistar el siguiente y el siguiente… y así sucesivamente hasta la utopía.

17. La crítica que puede hacérseles a todas las religiones, es que dan por asentado y aceptado el hecho de que la sociedad esté dividida en clases.

Parten de la concepción patriarcal que le da un papel específico a la mujer y otro al hombre. Lo que redunda en una subordinación tácita de la hembra hacia el macho. La mujer es la receptora y el hombre es el proveedor. La mujer es la costilla y su deber es obedecer. El trabajo de la mujer es cuidar a los hijos, lavar, planchar, fregotear los trastes, hacer el aseo, hacer la comida, estar siempre dispuesta y bella, etc. etc.

El problema de esta concepción del mundo, es que presupone que el universo fue edificado por Dios, dotando desde un principio a la sociedad de una estructura, donde cada quien debe asumir el papel que le corresponde. Si observamos en el viejo testamento se le otorga un papel privilegiado a ciertos herederos de la tribu de Leví, es decir, a los descendientes de Jacob y posteriormente de Aarón, a los que les corresponde la labor del sacerdocio; los cuales no deben de mover ni un dedo para producir, ya que todas la tribus de Israel están obligadas a mantenerlos.

Siguiendo los escritos bíblicos, los del Corán, los de Buda, los taoístas, los sintoístas, etc. nos encontramos que la justificación de la existencia de amos y esclavos, de señores y sirvientes es natural, porque Dios así hizo las cosas. Ir contra este orden natural es juzgado como una herejía por la mayoría de los dogmas religiosos.

Es algo curioso, todas las religiones aceptan esa división clasista de la sociedad, pero no justifican la lucha entre las clases sociales; recomendando la armonía entre estas, armonía en la que el beneficiario siempre será el poderoso y, el pobre el que sufre, simplemente tendrá el aliciente de ser recompensado algún día, si no aquí en la tierra, en el otro mundo.

Y si bien es correcto no venerar y fomentar la lucha de clases, tampoco está bien ignorarla. Pero de igual modo es grave tratar de armonizar lo que no es posible. Ya son miles de años de las distintas religiones en su intento de armonizar y los resultados son tangibles: han sido un rotundo fracaso.

No cerremos los ojos, el conflicto clasista ahí está y así es, y en todo caso lo conducente es mitigar ese odio de clases y luchar por extinguirlo. Lo que es muy distinto a abolirlo, lo cual puede ser por decreto, por violencia, por imposición, etc., lo que siempre redundará en dictadura, por eso será necesario, invariablemente, en insistir que lo correcto es: Extinguirlo. (Vendito sea nuestro idioma que tiene un término adecuado para cada cosa, no como las lenguas anglosajonas que lo confunden todo).

Para las religiones solo existe la lucha del bien contra el mal. Siendo el bien: el amor a Dios, la fe, el afecto al prójimo, la caridad, la esperanza, la justicia, etc. sin embargo, si analizamos cada uno de estos puntos, veremos que no se practican en las religiones, ni tampoco las efectúan los presuntos seguidores de estas.

Como ejemplo daremos el hecho, de que la mayoría, si no es que todos, los patrones que se reclaman observadores de algún rito religioso, el que sea, no le pagan un salario digno y suficiente a sus trabajadores; como lo indica, por ejemplo, Jesús, cuando explica mediante una fábula, como es el reino de los cielos, donde demuestra que el reino celestial es donde cada quien recibe lo que necesita para vivir, (un denario) independientemente de su posibilidad de trabajar. (Evangelio según san Mateo, Cap. XX Biblia Católica).

18. La juventud que se droga no cree en la mayoría de las religiones

Esto se debe a que ninguna de estas, toma el toro por los cuernos y enfrenta el origen del problema. La mayoría se la pasa dando buenos consejos, leyéndoles y explicándoles pasajes bíblicos. Cuando los jóvenes, lo que requieren, es una política de estado, (aparte de guía espiritual) que implique soluciones a largo plazo. Y eso, eso, requiere inversiones millonarias, que en todo caso, serán mucho menores que las que se invierten en combatir al crimen organizado de las bandas de narcotraficantes.

Ante el problema de la drogadicción y del suicidio, las religiones, los funcionarios, los psicólogos, los educadores, los terapeutas, etc. comprometidos con el sistema. No terminan de señalar como su causa la depresión, pero temen, ponerle nombre al origen de esa depresión que se llama: bajos salarios, falta de inversión en programas preventivos, como son las Clínicas de Atención Psicológica, barrial y municipal. Y la insustituible necesidad de crear los Comités Vecinales de Salud Pública, lo que implica entre sus responsabilidades, organizarse con los consumidores de estupefacientes, no para entrarle al consumo, sino para implementar programas de recuperación, desafiado los distintos problemas que tiene el drogadicto. Esto requiere amplios recursos para organizar cooperativas de producción, de servicios y albergues productivos. Estos Comités ciudadanos, también realizarán una labor indagatoria barrial para descubrir a los suicidas potenciales y conocer sus motivos, conociéndolos, se podrán atacar con los recursos institucionales y privados.

Con lo que cuestan los aviones militares sofisticados que usan para encontrar plantíos de marihuana, con lo que cuestan los cañones y tanques de guerra, sería suficiente para derrotar el consumo en la calle. Con eso, asunto arreglado. Si no hay quien la compre, no habrá quien la venda. Y los narcos se tendrán que dedicar a otro oficio. Tal vez a venderles a los gringos, pero aquí en México se les acabarán los clientes. A nosotros nos corresponde hacer nuestra tarea, a los yanquis la suya. Ya si después vemos que los “güeros” no pueden con el tercio, nosotros les diremos como.

Esa es la solución y no hay de otra. Por eso fracasa la mayor parte del proselitismo religioso, además de que muchos curas y predicadores bíblicos no hacen francamente nada por los adictos. Aunque en honor a la verdad, algunas congregaciones, sobre todo católicas, mantienen una labor que no solamente consiste en echar el rollo bíblico. Como es la asociación que fundó el Padre Chin Cha Choma, entre otras más que realizan una labor integral, consistente en enseñarles a trabajar, darles educación y convertirlos en buenos cristianos y ciudadanos. Aunque no son los únicos, destaca la labor realizada por el socialista Antón Semiónovich Makarenko en la Colonia Máximo Gorky.

Desgraciadamente su labor es muy limitada, de acuerdo a lo limitado de sus recursos. Por eso hablamos al principio de este apartado, de la necesidad de una política de estado, lo que implica, volveremos a insistir, en una inversión considerable; inversión que a final de cuentas vendrá de los impuestos que son del pueblo.

Y la propuesta de los Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria son: Los Retiros Pueblo, de los que hablamos en este volumen.

19. Las televisoras contribuyen al problema

Las religiones son una salida para algunos adictos, pero no en todos los casos, la mayoría es incrédula y no confía en las instituciones, sean religiosas o civiles. Los clérigos y predicadores dicen que la drogadicción y el suicidio están creciendo por la falta de fe, y están en lo cierto, pero no se trata de fe religiosa, la prueba está que el 50% de los cubanos no tienen religión pero han hecho de su patriotismo y amor a la humanidad, una religión sin divinidades, donde solamente se le rinde culto a la revolución. Y el resultado es que la drogadicción en Cuba no es un problema grave.

Qué se están muriendo de hambre, que las muchachas alquilan sus cuerpos por pantalones y cosméticos; sí, todo eso, tal vez tenga algo o mucho de verdad, pero en este legajo no vamos a discutirlo; aquí lo que nos ocupa es el problema de las drogas y de paso tocamos el asunto del suicidio y, en cuba, no existe de manera alarmante como en México, los E.U. y el resto de todas las llamadas “democracias” occidentales.


Los estudiantes tienen un papel más importante que jugar, echar relajo y consumir drogas, los jóvenes deben de aprender, como en la foto que aquí aparece, que la juventud norteamericana enfrentándose a la Guardia Nacional Yanqui, logró terminar con la guerra de Vietnam
Seamos honestos, no le tengamos miedo a la verdad. Hace poco el Cardenal de Guadalajara impulso una jornada contra los suicidios; está bien que se preocupe, lo malo del asunto es que invitó solamente a las autoridades de salud, psicólogos escogidos, lo mismo que a educadores y a instituciones religiosas de servicio, concretamente de una orden de Monjas. Es decir, el Cardenal sólo estaba dispuesto a escuchar opiniones que se encontraran dentro de la misma tesitura. Su interlocutora Televisa igual. La prueba está, que cuando una monjita arremetió contra la televisión ¡Arde París! Que se paran de pestañas sus defensores y que se desgarran las vestiduras defendiendo a la televisora.

Para vencer el problema de la perniciosa influencia de las televisoras se deberían municipalizar esos servicios, dejando a las juntas de vecinos el poder de decidir quién entra y quién no entra en sus hogares. Por eso es necesario democratizar y revolucionar las instituciones municipales. Creando un verdadero congreso municipal de diputadas y diputados de barrio. Así esta tarea se le encomendaría a una Comisión Municipal Popular de Televisión que se nombraría en asamblea de cabildo ampliada a toda la población.

Esta comisión organizaría los foros populares vecinales en todo el municipio para llegar a acuerdos necesarios.

Discutir soluciones de fondo no se tocó en los foros de Televisa porque va contra sus intereses, por esa razón resultan ociosas las convocatorias del cardenal, porque a final de cuentas no proponen nada que sea eficaz para combatir esos males sociales. Esto es obvio porque todo lo que realmente va contra la drogadicción y contra el suicidio, irá siempre contra la estructura e infraestructura, donde descansa el sistema que a ellos mismos les da vida: televisoras, funcionarios y…Cardenal.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   44


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal