7. que hacer en las tentaciones



Descargar 22.35 Kb.
Fecha de conversión05.07.2017
Tamaño22.35 Kb.
7. QUE HACER EN LAS TENTACIONES
1. ¿Alguna vez te han pedido o aconsejado que hagas algo malo? … ¿A lo mejor hasta te han retado a ver si te atreves a hacer algo malo? … ¿O te han dicho que sería divertido hacer tal cosa y que en realidad no es nada malo? … ¿Te ha sucedido eso?

……. Bueno. Eso se llama una tentación. A veces la tentación viene a través de alguien: un amiguito (a), un primo (a), un familiar… Pero a veces también viene de uno mismo.



2. ¿Qué hay que hacer ante una tentación, venga de uno mismo o venga de otra persona? ¿Qué creen ustedes que quiere Dios que hagamos cuando somos tentados?

Decir NO a la tentación. Orar en ese momento de tentación. Pedir la ayuda a nuestro Ángel de la Guarda. Recordemos que ésa es una de las tareas de los Ángeles: ayudarnos en las tentaciones.



3. ¿Qué sucede cuando caemos en tentación?

Cortamos nuestra amistad con Dios. Jesús se entristece cuando decimos Sí a alguna tentación, porque eso significa que hemos pecado. Caer en la tentación es cometer pecado.



Nuestro Padre Dios, Papá Dios, no quiere que pequemos. Y tenemos que tratar de no pecar, porque pecar es darle la espalda a Dios, que nos ama tanto y no merece que nos apartemos de El. Pero es que, además, nos hace mucho daño apartarnos de El también.

Al pecar, cortamos nuestra amistad (relación) con Dios. Dios no quiere que pequemos y se entristece, porque pecar es darle la espalda a Dios (rechazar a Dios).

Y Dios nos ama mucho y desea siempre nuestro bien.

Pecar nos hace daño, pues nos aleja de Dios.



4. Sin embargo, si lamentablemente caemos en la tentación. ¿Qué tenemos que hacer de inmediato?

Arrepentirnos. Y arrepentirnos porque le hemos fallado a Dios. Así es que Dios prefiere que sea nuestro arrepentimiento: por amor a El (arrepentimiento perfecto). Aunque no es lo mejor, también podemos arrepentirnos por miedo al castigo -al castigo de Dios y/o a las consecuencias de ese acto malo- (arrepentimiento imperfecto).

Y, no olvidar, de ir a la Confesión a la primera oportunidad, lo más pronto posible.

Si hemos pecado debemos ir a la Confesión cuanto antes, para recuperar la Gracia perdida por el pecado.

Hay que recordar que Dios nos ama muchísimo y que por eso mismo no desea que caigamos en tentación y pequemos. Pero nos ama tanto, tanto, que no nos deja en el pecado, sino que nos ofrece su perdón en seguida que nos arrepentimos y nos confesamos.

Así que para que Dios esté contento con nosotros y nosotros estemos en amistad con El, debemos pedirle perdón de inmediato, si por desgracia, hemos pecado.

5. ¿Quién creen ustedes que está detrás de las tentaciones que se nos presentan a cada momento?

Satanás y los Ángeles Malos. Esos son enemigos de Dios y también son enemigos nuestros. Y saben cómo engañar y cómo presentar las cosas malas como si fueran buenas. O nos presentan cosas malas como muy provocativas, para que nos cueste rechazar la tentación.



6. ¿Quién son más fuertes los demonios o nosotros?

Recuerden que Satanás es espíritu. Es un espíritu malo, pero espíritu al fin, y por eso no lo vemos en la tentación. Pero ahí está. Y el ser invisible le da una buena ventaja.

Recuerden también de que Satanás y los demonios eran Ángeles Buenos que se convirtieron en Ángeles Malos, pero siguen siendo ángeles. Eso significa que son mucho más fuertes que nosotros los humanos. Pero con Dios, nosotros somos más fuertes que el Demonio.

7. ¿Qué significa que con Dios somos más fuertes que el Demonio?

Que Dios nos da todas las gracias, es decir, toda la ayuda que necesitamos para no caer en las tentaciones del Diablo. Literalmente: para vencer al Demonio. Pero ... si le damos la espalda a Dios, por supuesto el Demonio nos gana, porque estamos de nuestra cuenta, sin la ayuda de Dios.

8. ¿En qué oración hay una frase que habla de las tentaciones?

No nos dejes caer en tentación y líbranos del Mal (del Demonio) es la última frase del Padre Nuestro.

9. ¿Y Quién nos enseñó esa oración?

Nada menos que el mismo Jesús, cuando los Apóstoles le pidieron que les enseñara a rezar. Así que cuando estemos frente a una tentación, recordemos esa frase del Padre Nuestro. Jesús vendrá El mismo enseguida a ayudarnos contra el Demonio.



10. ¿Ustedes sabían que el Demonio tuvo la osadía de tentar al mismo Dios? Una vez tentó a Jesús. ¿Cuándo fue esto?
Resumen Bíblico - Jesús es tentado en el desierto

Después del bautis­mo Jesús, guiado por el Espíritu Santo, se apartó del Jordán, dejó la abundante vegetación de su valle y se encaminó al de­sierto. Cerca de allí, al oeste de Jericó, se inician las laderas de los montes y aparece el paisaje árido y abrup­to, refugio de los que buscan el silencio y la soledad.

Aquí vino Jesús y permaneció durante cuarenta días de­dicado a la oración y al ayuno.

A lo largo de este tiempo en tres oportunidades tuvo que soportar las tentaciones del demonio. Debido al prolongado ayuno Jesús tenía hambre y acercándosele Satanás le dijo:

-Si eres Hijo de Dios haz que estas piedras se conviertan en pan, y come.

-No sólo de pan vive el hombre; también necesita de la palabra de Dios -le contestó.

En otra ocasión, el demonio tomó a Jesús y lo puso sobre las almenas del torreón más alto del templo, y le dijo:

-Si eres Hijo de Dios tírate; nada te pasará porque los ángeles te tomarán en sus palmas según escribió un profeta.

-También está escrito: No tentarás al Señor.

Por último, desde un monte muy alto, el demonio le mos­tró la grandeza y la gloria de todos los reinos:

-Te daré todas estas riquezas y el honor que supone ser dueño de todos los imperios si te postras ante mí y me adoras.

Entonces Jesús le contestó:

-¡Vete, Satanás! Porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás y a Él sólo servirás.

El demonio huyó y los ángeles le sirvieron con amor. (Ver Lc. 4, 1-13)
Enseguida que Jesús fue bautizado por San Juan Bautista, se fue de retiro 40 días al Desierto, sin comer. El Diablo que lo seguía, sin estar seguro si era Dios, lo tentó tres veces.

Y las tres veces, Jesús le dijo un NO bien claro! Así debemos ser nosotros ante las tentaciones.



11. Fíjense en la tercera tentación: ¿Qué le pide el Demonio a Jesús?

Que lo adore. ¡Adorar al Demonio! O sea someterse a El, como si el Demonio fuera el dueño de Dios. ¡Bien osado! ¿no? En la próxima clase vamos a ver qué es adorar a Dios. Adoración se le debe sólo a Dios que es nuestro Creador.

Pero el Demonio que es muy astuto y un gran engreído, pretende que nosotros también lo adoremos, en vez de que adoremos a Dios.



12. ¿Qué dice San Lucas al final de su Evangelio (Lc. 4, 13) sobre las Tentaciones de Jesús en el Desierto y qué significa eso?

“Al ver el Diablo que había agotados todas las formas de tentación, se alejó de Jesús, en espera de otra oportunidad”.

“En espera de otra oportunidad” significa que el Demonio es persistente, que no se da por vencido. Que pueda que no caigamos en una o varias tentaciones, pero eso no significa que el Demonio no va a buscar otras oportunidades y otras maneras de tentarnos.

Por eso hay que estar siempre vigilantes, con la oración, la Confesión y la Comunión.





AMBIENTACION

Adoración al Santísimo en la Capilla

(en grupo o solos durante los recreos)


ORACION ante el SANTISIMO

Jesús, mi Señor y mi Dios,

creo que estás vivo y estás presente aquí

en el Santísimo Sacramento del Altar.

Confío en Ti, Jesús.

Te amo y te necesito.

Amén.

www.buenanueva.net


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal