8 de pentecostés a patmos una introducción a los libros de hechos a apocalipsis



Descargar 2.52 Mb.
Página74/88
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño2.52 Mb.
1   ...   70   71   72   73   74   75   76   77   ...   88

APLICACIÓN


Uno podría resumir la vigente relevancia de Judas con el lema «la tolerancia tiene sus límites».32 En una era de pluralismo, en la que a veces lo único que no se tolera es la intolerancia, Judas envía señales agudamente contraculturales. Su estrategia también está fuera de la moda: no discute con razonamientos, sino emocionalmente, denunciando más el comportamiento de los falsos maestros que su teología. Pero aquí hay una clave a la hora de emplear esta pequeña carta. La teología incorrecta (la creencia acerca de Dios, Jesús, la naturaleza humana, etc.) puede ser algo imposible de demostrar en el «foro público». La libertad de religión de Estados Unidos, como el hecho de que Dios creó al hombre con libre albedrío, permite a los individuos escoger visiones del mundo que son condenatorias, que no hacen daño a nadie, salvo a ellos. Pero en el ámbito de las groseras ofensas entre personas, como la inmoralidad sexual, el liderazgo tiránico, la retórica de abuso y la manipulación materialista que caracterizaron a los oponentes de Judas, el pueblo de Dios tiene la responsabilidad de intervenir y tomar medidas firmes. Deberíamos manifestar una acérrima oposición al maltrato del islam contra las mujeres, al menosprecio del hinduismo hacia la casta de los intocables, y a la adoración a los demonios en varias formas de animismo que lleva a sus practicantes a mutilarse o a sacrificar niños a sus dioses. Pero con igual vigor deberíamos denunciar y proteger a nuestra gente de los líderes supuestamente cristianos que abusan de nuestros niños, se niegan a someterse a mecanismos razonables ante los que rendir cuentas o enseñan herejías con un espíritu duro y divisivo (contra las dos partes de Ef 4:15a).

Si queremos emular a Jesús y a Pablo, daremos a los intrusos el beneficio de la duda sobre si al menos tienen buena motivación, y trataremos de atraerlos hacia Cristo (y de ahí a la verdad cristiana) con formas de evangelización caracterizadas por la compasión y el amor. Pero, cuanto más convencidos estemos de que esos que han caído en herejía grave o viven sin ética son creyentes genuinos, más duras medidas tenemos que tomar, no simplemente para proteger a nuestra gente de su abuso, sino también para distinguir claramente entre sus acciones y creencia y las verdaderas ética y teología cristianas ante la mirada de un mundo que nos observa.


PREGUNTAS ADICIONALES PARA REVISIÓN


1. ¿Por qué tratamos juntas Judas y 2 Pedro? ¿Qué relación tienen?
2. ¿Qué puede decirse del contexto y la fecha de Judas? ¿Cuáles son algunas de las características de Judas que han hecho que los eruditos duden de una fecha temprana, o de la paternidad literaria de Judas el hermanastro de Jesús? ¿Cómo se puede contestar a estas críticas?
3. ¿Cuál es la naturaleza de la herejía que Judas está rechazando? Cite algunos ejemplos concretos de figuras notorias de la historia judía que Judas usa para denunciar a los falsos maestros.
4. El empleo de pseudoepígrafos en la carta de Judas y de influencias culturales como profetas y poetas en las cartas paulinas, ¿cómo puede justificarse? ¿Qué puede decirse acerca de la inspiración de tales documentos? ¿Cómo pueden los maestros aplicar este principio a su propia enseñanza?
5. ¿Qué sugerencias específicas da Judas para combatir estas falsas enseñanzas? ¿Cómo deberían animarse unos a otros los cristianos, y cómo deberían tratar con los herejes? ¿Cómo se aplica esto a los ministerios cristianos de la actualidad cuando encuentran su mensaje comprometido por los que no enseñan la plena verdad del evangelio?

BIBLIOGRAFÍA ESCOGIDA


Además de las obras citadas en los capítulos sobre Santiago o 1 Pedro que también hablan de Judas, véanse:

COMENTARIOS


Avanzados

Bauckham, Richard J. Jude, 2 Peter. WBC. Waco: Word, 1983.


Bigg, Charles. A Critical and Exegetical Commentary on the Epistles of St. Peter and St. Jude. ICC. Edinburgh: T & T Clark, 1901.
Mayor, Joseph B. The Epistle of S. Jude and the Second Epistle of S. Peter. London and New York: Macmillan, 1907.
Intermedios

Hillyer, Norman. 1 and 2 Peter, Jude. NIBC. Peabody: Hendrickson, 1992.


Moo, Douglas J. 2 Peter, Jude. NIVAC. Grand Rapids: Zondervan, 1997.
Neyrey, Jerome H. 2 Peter, Jude. AB. New York and London: Doubleday, 1993.
Introductorios

Green, Michael. The Second Epistle General of Peter and the General Epistle of Jude. TNTC, rev. Leicester: IVP; Grand Rapids: Eerdmans, 1987.


Knight, Jonathan. 2 Peter and Jude. NTG. Sheffield: SAP, 1995.
Kraftchick, Steven J. Jude, 2 Peter. ANTC. Nashville: Abingdon, 2002.
Lucas, Richard C., y Christopher Green. The Message of 2 Peter and Jude: The Promise of His Coming. BST. Leicester and Downers Grove: IVP, 1995.
1. Terrance Callan, «Use of the Letter of Jude by the Second Letter of Peter», Bib 85 (2004): 43.

2. Véase esp. Richard J. Bauckham, Jude, 2 Peter (Waco: Word, 1983), 3–17. Douglas J. Moo (2 Peter, Jude [Grand Rapids: Zondervan, 1996] 16–18) opta en principio por la dependencia de Judas respecto de 2 Pedro porque piensa que Judas 17–18 cita 2 Pedro 3:3. Pero la mayor parte de los eruditos cree que estos versículos se refieren a la repetida profecía apostólica acerca del surgimiento de escépticos inmorales en los postreros días y que la referencia de Judas a «los apóstoles» demuestra que no está citando precisamente ninguna fuente en concreto.

3. Encontramos una muestra representativa de perspectivas en Schreiner, 1, 2 Peter, Jude, 409, n. 31.

4. Jonathan Knight, 2 Peter and Jude (Sheffield: SAP, 1995), 32.

5. Véase el clásico de Rudolf Bultmann, Teología del Nuevo Testamento, vol. 1 (Salamanca: Sígueme, 1981), p. 170 de la edición en inglés.

6. Cf. Michel Desjardins, «The Portrayal of the Dissidents in 2 Peter and Jude: Does It Tell Us More about the “Godly” Than the “Ungodly”?» JSNT 30 (1987): 89–102.

7. Schreiner, 1, 2 Peter, Jude, 414.

8. Véase Richard Bauckham, Jude and the Relatives of Jesus in the Early Church (Edinburgh: T & T Clark, 1990), 94–106. Proporciona una traducción y un minucioso análisis del texto en cuestión.

9. James D. G. Dunn, Unity and Diversity in the New Testament (London: SCM; Philadelphia: Westminster, 1977), 341–66.

10. Jerome H. Neyrey, 2 Peter, Jude (New York and London: Doubleday, 1993), 55.

11. J. Daryl Charles, Literary Strategy in the Epistle of Jude (Scranton: University of Scranton Press; London: Associated University Presses, 1993). Donald P. Senior y Daniel J. Harrington (1 Peter, Jude and 2 Peter [Collegeville: Liturgical, 2003], 178–79) identifican Judas como «una carta con rasgos de sermón judío y de discurso grecolatino».

12. Kelly, The Epistles of Peter and of Jude, 228.

13. Bauckham, Jude, 2 Peter 3–5. Aunque Judas se refiere a incidentes claramente descritos en el Antiguo testamento, a menudo deja ver su conocimiento de tradiciones posteriores judías sobre aquellos incidentes. Véase Thomas Wolthuis, «Jude and Jewish Traditions», CTJ 22 (1987): 21–41.

14. Bauckham, Jude, 2 Peter, 5–6. Encontramos un análisis ligeramente distinto, basado en la crítica retórica, en Duane F. Watson, Invention, Arrangement, and Style: Rhetorical Criticism of Jude and 2 Peter (Atlanta: Scholars, 1988), 29–79. Para Watson, los vv. 1–3 constituyen la introducción; v. 4, el punto central; vv. 5–16, la prueba; vv. 17–23, las instrucciones resultantes; y vv. 24–25, la doxología (aunque usando los términos más exactos y técnicos latinos).

15. Cf. Bauckham, Jude, 2 Peter, 32. Mucho mejor es el método de diálogo; cf., e.g., John R. W. Stott y David L. Edwards, Evangelical Essentials: A Liberal Evangelical Dialogue (Leicester and Downers Grove: IVP, 1988); Stephen E. Robinson y Craig L. Blomberg, How Wide the Divide? A Mormon and an Evangelical in Conversation (Downers Grove: IVP, 1997). A veces, este proceso permite ver que el interlocutor es un creyente después de todo, y que uno se ha dibujado los parámetros de la propia fe demasiado estrechos; en casi todos los casos esto ayuda a clarificar en qué radican las diferencias más fundamentales entre comunidades de fe, así como dónde tienen importantes coincidencias.

16. Moo, 2 Peter, Jude, 231

17. Véase más arriba, p. 528. Esto no tiene que implicar que los ángeles literalmente copularon con mujeres humanas, aunque algunas tradiciones judías interpretaron el texto así. Tenemos un estrecho paralelismo con el atar a estos demonios en 1 Enoc 10:4–6.

18. Cf. también Bauckham, Jude, 2 Peter, 54.

19. Sobre la utilización que hace Judas de esta tradición y las de 1 Enoc, véase esp. J. Daryl Charles, «Jude’s Use of Pseudepigraphal Source–Material as Part of a Literary Strategy», NTS 37 (1991): 130–45.

20. Cf. Moo, 2 Peter, Jude, 250.

21. «El arquetipo de pecador e instructor de otros para pecar», (Bauckham, Jude, 2 Peter, 79).

22. Judas puede estar también implicando que sus adversarios eran «profetas ambulantes que hablaban por dinero» (Schreiner, 1, 2 Peter, Jude, 463).

23. Ibíd. 83.

24. Cf. Kelly, The Epistles of Peter and Jude, 270–71.

25. La cuádruple repetición de «impíos» en v. 15 [NIV inglesa] y las cuatro alusiones a los pecados de habla en el v. 16 crean una de las censuras más enfáticas posibles (Neyrey, 2 Peter, Jude, 78).

26. Cf. Schreiner, 1, 2 Peter, Jude, 471.

27. Charles (Literary Strategy in the Epistle of Jude, 165) habla de la «función ilustrativa» del pasaje.

28. Knight (2 Peter and Jude, 51) señala la gravedad de esta acusación en un entorno religioso en el cual prácticamente todos los dirigentes religiosos afirmaban tener el Espíritu de Dios o los dioses.

29. Efectivamente, el patrón que sigue Judas es alabar a sus lectores a la vez que censura a los oponentes, una estrategia retórica diseñada para persuadir a los primeros para que rechacen a estos últimos. Véase Stephan J. Joubert, «Persuasion in the Letter of Jude», JSNT 58 (1995): 75–87.

30. Acerca de la combinación reflejada aquí de la urgencia de la necesidad y la indignación contra la oposición, véase Watson, Invention, Arrangement, and Style, 46. Sobre las variaciones textuales y los diferentes modos posibles de agrupar las cláusulas de vv. 22–23, véase el reciente trabajo de Joel S. Allen, «A New Possibility for the Three–Clause Format of Jude 22–3», NTS 44 (1998): 133–43.

31. Véase además Schreiner, 1, 2 Peter, Jude, 447.

32. Cf. Carson y Moo, Una Introducción al Nuevo Testamento (Terrassa: Clie, 2009), 694 de la edición inglesa: «La atmósfera de postmodernismo en la que vive ahora la iglesia requiere que nos guardemos atentamente de la tentación de dar acogida a la herejía en nombre de la “tolerancia”».





Compartir con tus amigos:
1   ...   70   71   72   73   74   75   76   77   ...   88


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal