8 de pentecostés a patmos una introducción a los libros de hechos a apocalipsis


a JUAN: LOS SEPARATISTAS ATACAN DESDE EL EXTERIOR



Descargar 2.52 Mb.
Página80/88
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño2.52 Mb.
1   ...   76   77   78   79   80   81   82   83   ...   88

2a JUAN: LOS SEPARATISTAS ATACAN DESDE EL EXTERIOR

INTRODUCCIÓN


A primera vista, esta carta parece estar dirigida a una mujer cristiana y a su familia para decirles que no ofrezcan hospitalidad a los falsos maestros. Pero si profundizamos un poco, se puede decir que Juan tiene en mente a una iglesia que se reunía en una casa, y así es como se ha entendido a lo largo de la historia de la iglesia: (1) en las Escrituras, las referencias a Israel y la iglesia suelen estar en género femenino. (2) El hecho de que esta «señora» cuenta con el amor de «todos los que han conocido la verdad» (v. 1) tiene más sentido si se trata de una iglesia en lugar de una persona. (3) Los saludos de «los hijos de tu hermana, la elegida» (v. 13) también tienen más sentido si se refieren a los saludos de una iglesia «hermana». ¿Por qué iban a enviar saludos los hijos biológicos de la hermana, sin enviar también saludos de parte de su madre? (4) Los cambios que Juan va haciendo a lo largo de la carta de plural a singular y de singular a plural no tienen mucho sentido si el apóstol se está dirigiendo a una mujer y a sus hijos, pero sí lo tienen si la «señora» se refiere a la iglesia, y «los hijos» (expresión característica de Juan para dirigirse a los creyentes), a sus miembros. Existen otras dos sugerencias que no cuentan con evidencias de peso: (a) Electa («la elegida») o Kyria («señora») es un nombre propio; y (b) la mujer es una pastora. Las evidencias externas sobre 2a Juan son más escasas que las existentes sobre 1a Juan, pero algunas provienen de los mismos autores: Ireneo, Clemente de Alejandría, Eusebio y Jerónimo.54

La similitud de los contenidos y los problemas que se tratan en 2a Juan apuntan a que se escribió en una fecha muy cercana a 1a Juan, y que esta dirigida a la misma comunidad. Quiza 1a Juan era una carta circular que pasó por todos los grupos que se reunían en casas en Éfeso y alrededores, mientras que 2a Juan estaba dirigida exclusivamente a uno de dichos grupos.55 Algunos han dicho que 2a Juan es anterior a 1a Juan porque al parecer en la segunda epístola los falsos maestros aún tienen contacto con la iglesia (v. 10), mientras que en 1a Juan ya han salido de entre ellos (2:18-19; cf. 4:1).56 Pero 2a Juan 7 también parece apuntar a que «han salido» y ya no están entre ellos. Así, es más probable que 2a Juan sea posterior a 1a Juan, puesto que el problema que llevó a la división se produjo dentro de la iglesia, y en 2a Juan 10 los falsos maestros están atacando desde fuera de la iglesia, intentando volver y hacer más daño.57

En cuanto al género, es difícil concretar demasiado, y la mayoría define 2a Juan simplemente como una carta exhortativa o parenética.58 Tiene la extensión y la forma de la típica epístola personal, pero la cuestión es que toma un carácter público, ya que está dirigida a un grupo de personas. Aunque existen distintos análisis retóricos de esta carta, creemos que lo más apropiado es un esquema tan sencillo como el siguiente:

I. Saludos (vv. 1-3)

II. Cuerpo de la carta (vv. 4-11)

III. Cierre (vv. 12-13)

COMENTARIO


SALUDOS (vv. 1-3)

Ya hemos hablado de la mayor parte del contenido de estos versículos en la Introducción. Si estamos ante un escrito de Juan, el hijo de Zebedeo, el uso que hace del término «anciano» encaja tanto con su cargo como con su edad, y le da un aire más tierno del que le daría la formalidad del título «apóstol». Como era querido y respetado por todos, no le hace falta afirmar su autoridad apostólica de una forma explícita. «La verdad» hace referencia al mensaje del evangelio (también podría hacer referencia a Dios mismo en su Espíritu). Llama la atención la combinación de «verdad» y «amor» que encontramos en estos versículos introductorios, y nos recuerda a Efesios 4:15. En ocasiones, la unidad no se puede preservar cuando en una comunidad cristiana hay quieres niegan una verdad fundamental, como ocurría en Éfeso. Pero la confrontación y la disciplina se deben ejercer en un espíritu de amor, tanto como sea posible. La actitud adecuada es la de la «Regla de Oro» (Mt 7:12) (cf. también Gá 6:1-2).



CUERPO DE LA CARTA (vv. 4-11)

Los versículos 4-6 no son una oración de acción de gracias ni una petición, pero nos recuerdan a la segunda sección de las cartas helenas (incluidas las paulinas) porque recogen el gozo del apóstol por la fidelidad de «algunos» de los cristianos de esa congregación. Los comentaristas se preguntan si eso significa que «algunos» no se han mantenido fieles, pero sabemos que eso es así cuando llegamos a la segunda parte del cuerpo de la carta. En estos versículos vuelven a aparecer dos de las tres evidencias de la vida nueva: el amor y la obediencia a los mandamientos. Como en 1a Juan 2:7-8, estos mandamientos del amor son tanto antiguos (ley mosaica) como nuevos (claramente cristianos). Aquí tenemos la base doctrinal de las exhortaciones que aparecerán a continuación.59

Los versículos 7-11 entran de lleno en el problema, y ofrecen una severa advertencia. Y tenemos aquí la tercera evidencia de vida: una cristología correcta. Juan anima a la congregación a cuidarse de los que no reconocen a Cristo (v. 7). Los cristianos que se dejan engañar por esos falsos maestros pueden perder la recompensa de ver el fruto del trabajo que Juan y sus colaboradores han hecho para edificar la iglesia (v. 8). Los que se unen a los falsos maestros demuestran de hecho que no son cristianos verdaderos. El verbo que traducimos por «descarriarse» en el versículo 9 significa literalmente «adelantarse», y algunos gnósticos lo usaban para referirse a su madurez. Juan sostiene que los que así se «adelantan» se apartan por completo del evangelio.60 Los versículos 10-11, si están dirigidos a una iglesia, dejan claro que los cristianos no deben permitir que los falsos maestros utilicen sus cultos de adoración comunitaria como plataforma para propagar sus enseñanzas. Normalmente, «recibir» significaba ofrecer ayuda económica a los misioneros itinerantes, y Juan dice que ese es un tipo de ayuda que tampoco deben darles. Pero este texto no dice que los cristianos no deberían abrir la puerta a personas de otras religiones que llaman para compartir su fe. Si siempre actuáramos así, ¿cómo iban a escuchar (o ver el efecto) del evangelio del amor de Cristo?61

CIERRE (vv. 12-13)

La extensión de esta carta, como la de 3a Juan, se aproxima a lo que cabría en un papiro normal. Juan no escribe más porque espera seguir su conversación la próxima vez que les visite para adorar a Dios junto a ellos. El final del versículo 12 nos recuerda a 1a Juan 1:4. En cuanto al versículo 13, ver la Introducción a 2a Juan (p. 568).





Compartir con tus amigos:
1   ...   76   77   78   79   80   81   82   83   ...   88


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal