Abengoa y el desarrollo sostenible. Abengoa y el desarrollo sostenible



Descargar 19.59 Kb.
Fecha de conversión24.11.2017
Tamaño19.59 Kb.

ABENGOA Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE.

ABENGOA Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE.

Una de las actividades de mayor interés socioeconómico y tecnológico desarrolladas por ABENGOA tiene por objeto preservar el Medio Ambiente contribuyendo a asegurar un desarrollo sostenible de la industria.

Estas actividades de preservación del medio ambiente tienen a escala mundial un futuro de expansión, al intensificarse las actividades iniciadas en estos últimos años, que ya tienen una gran importancia tecnológica y económica, y al aparecer otros nuevos campos de actividad como el comercio de derechos de emisión, la gestión de sumideros de carbón, las nuevas tecnologías para obtener emisiones limpias en los procesos de fabricación, etc., cuya enorme transcendencia económica, sociopolítica y tecnológica, e incluso científica, sólo se vislumbra actualmente.
Realmente, la misma existencia de nuestras sociedades de bienestar está implicada en el desafío científico y tecnológico que demanda un desarrollo sostenible.
ABENGOA sabe que para potenciar su presencia como empresa en estas actividades necesita del conocimiento, de la comunicación y de los equipos industriales necesarios para asegurar el éxito de sus inversiones empresariales presentes y futuras. Abordar con éxito estos complejos problemas exige integrar estos factores con una eficaz gestión empresarial.
Una reingeniería de los procesos con técnicas de control más desarrollados, haciéndoles más eficaces y limpios, permite, y permitirá, dar respuestas adecuadas a las necesidades del usuario con costes más bajos. La reingeniería de procesos introduce innovaciones tecnológicas muy alejadas a veces de las producciones masivas tradicionales, convirtiéndose así en un motor del progreso científico y tecnológico.
Esta aplicación del conocimiento a la realidad industrial ha contribuido a que ABENGOA haya alcanzado excelentes resultados empresariales, dejando además un medio ambiente más limpio. Prueba de esta preocupación por el conocimiento es la constitución de la Fundación ABENGOA, cuyas actividades en apoyo de la ciencia básica son reconocidas en el CSIC.
Los grupos de negocio de ABENGOA parecen tener como denominador común las actividades relacionadas con el medio ambiente, que suministra las materias primas y que queda deteriorado por los residuos, mantener el medio ambiente es la base de un desarrollo sostenible.
Recuerdo aquí los grandes grupos de ABENGOA:


  1. BIOETANOL.

  2. MEDIOAMBIENTE.

  3. SISTEMAS DE REDES, donde se presta atención a temas de información y conocimiento.

  4. INGENIERÍA Y CONSTRUCCIÓN INDUSTRIAL. Se ocupa de la creación de infraestructuras.

Dentro del grupo MEDIOAMBIENTE se encuentra:




  • BEFESA.

  • RECICLAJE DE Al.

  • RECICLAJE DE Zn, con ASER.

  • GESTIÓN Y RECICLADO DE RESIDUOS NO METÁLICOS. A veces susceptibles de ser utilizados para obtener energía.

  • INGENIERÍA MEDIOAMBIENTAL.

La palabra RECICLADO se repite al describir estas actividades en los documentos empresariales, como actividad y como negocio.


El desarrollo sostenible hace necesaria la presencia de empresas que, como ABENGOA, aborden problemas de reciclado, inertización y destrucción de residuos, y que ganen dinero con ello. Se facilita así la adaptación de los tejidos productivos existentes a través de una reingeniería progresiva de la que el reciclado es una etapa de despegue, evitando los cambios catastróficos resultantes de una implantación brusca y repentina de nuevas tecnologías en los sistemas productivos tradicionales. El desarrollo sostenible busca una velocidad de progreso a medida del ser humano.
Los buenos resultados empresariales de ABENGOA indican que contribuir a un desarrollo sostenible es un campo de interés evidente y de importancia creciente.
Las actividades de ABENGOA con su estructura compleja, aunque funcional, son muy numerosas. A titulo de ejemplo voy a destacar las actividades de ASER de BEFESA, del grupo MEDIOAMBIENTE. ASER se dedica a la recuperación de Zn, preferentemente el Zn presente en el polvo de acería.
No se trata sólo de reciclar el Zn, sino que se asegura así el reciclado integral de la chapa de acero galvanizado cuando al final de su ciclo de vida se convierte en chatarra. Esta chatarra produce nuevo acero en los hornos eléctricos.
Muchos materiales metálicos recuerdan al mito del AVE FÉNIX, ya que el fuego los hace renacer convirtiéndose sus chatarras en nuevos materiales con las mismas propiedades que cuando sus minerales originales fueron reducidos la primera vez.
La reciclabillidad es una propiedad de los materiales metálicos de alto interés económico y tecnológico.
En la actualidad se producen más de 700 millones de toneladas de acero al año en todo el mundo. De cada 100 kilos de acero 70 proceden del reciclado de chatarra de acero. La reciclabilidad del acero, y especialmente de la chapa galvanizada, que es un compuesto de Fe y Zn, facilita que la industria siderúrgica tenga un futuro más sostenible.
La empresa ASER, integrada en el grupo de MEDIOAMBIENTE, resuelve el problema del reciclado del Zn y del Fe, todo ello dentro de unos criterios de rentabilidad económica.
Este reciclado del Zn del polvo de horno eléctrico es una tecnología que está más allá de las soluciones más tradicionales basadas en la inertización y deposición en vertedero.

La investigación realizada por ASER ha permitido aplicar conocimientos disponibles en centros públicos para resolver mejor la separación de los componentes de un residuo, el polvo de horno eléctrico, perfeccionando el proceso WAELZ y obteniendo un óxido de Zn más limpio, capaz de utilizarse en el proceso de electrometalurgia.


En definitiva, las actividades de ABENGOA son un ejemplo de las posibilidades de desarrollo tecnológico cuando se produce una explotación comercial, integrando conocimientos preexistentes generados en ensayos experimentales de laboratorio y con pruebas de demostración a escala industrial, todo ello en el seno de equipos humanos donde haya buena comunicación y se desarrolle una cooperación creativa entre los técnicos de producción y los investigadores.
La transmisión de conocimientos necesita de cauces de comunicación limpios y eficaces que aseguren la acción creadora. Por otra parte, dicha transmisión de conocimientos debe superar las barreras que, ajenas a la consecución de objetivos de rentabilidad, levantan las administraciones públicas y privadas por razones siempre bien intencionadas, pero que a veces hacen más difíciles lo que ya es difícil; el resultado económico rentable.
La comunicación y la cooperación son necesarias para afrontar los complejos problemas que debemos abordar y resolver para conseguir el desarrollo sostenible, que será el tema fundamental para mantener y extender el bienestar durante el siglo XXI.
Hay que volver a recordar que la solución de los complejos problemas tecnológicos exige la cooperación entre grupos multidisciplinares, y dicha cooperación es difícil sin cauces limpios de comunicación, que no estén contaminados por propagandas políticas y comerciales que dificulten incluso el buen funcionamiento del sistema productivo de generación de riqueza y bienestar.
Quizá en el siglo XX con unos cauces de comunicación más limpios fue más fácil establecer la cooperación necesaria para superar con relativa rapidez las consecuencias de los acontecimientos bélicos que marcaron trágicamente ese siglo XX.
Los medios tecnológicos eran muy inferiores entonces a los ahora existentes, pero la reconstrucción de una Europa en ruinas se realizó con rapidez en los años cuarenta. Hoy, en el siglo XXI, con una tecnología formidable sería mucho más difícil abordar una reconstrucción si se produjese una catástrofe generalizada, por la dificultad de establecer la cooperación necesaria entre países, sectores productivos y sectores políticos, al estar las comunicaciones interferidas por propagandas hiperdesarrollas de intereses comerciales y políticos.
Este pronóstico pesimista se justifica en que algunos problemas globales, como el aumento de CO2, la aparición de nuevas enfermedades, etc., siguen creciendo.
La solución de estos problemas exige un desarrollo sostenible como el que tuvo lugar en Europa en el periodo de reconstrucción inmediatamente posterior a la segunda guerra mundial. Dicha reconstrucción fue un buen negocio para los que participaron en ella, y además contribuyó a que durante décadas se alcanzase un nivel de bienestar sin precedentes en Europa.
La capacidad de comunicación humana no está asegurada a pesar de los formidables medios informáticos disponibles ahora. Los inmensos flujos de información que se reciben deben ser filtrados para separar los mensajes útiles que demanda la cooperación humana en una actividad concreta que se desarrolla en un tiempo y lugar definidos.
Interferir en el complejo mundo de los mecanismos productivos con sugerencias propagandísticas e ideológicas pueden perturbar su capacidad productiva, llevándolos a índices negativos de rentabilidad incompatibles con un desarrollo sostenible.
ABENGOA conoce muy bien la necesidad de integrar en un conjunto empresarial los distintos factores y actividades que dan lugar a una actividad empresarial sostenible.
ABENGOA ha contribuido a la limpieza del ambiente con sus empresas medioambientales y confiamos que seguirá contribuyendo a un desarrollo sostenible con sus empresas de tecnología punta. Todo ello es la llave para asegurar un bienestar futuro. Decididas acciones empresariales donde los nuevos conocimientos tecnológicos estén perfectamente integrados con una magnífica experiencia empresarial.
29 de noviembre de 2001.

Fernando García Carcedo.


ENTREGA DE PREMIOS EMPRESARIALES POR LA A.E.C.




Página


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal