Aborto: una nueva guerra civil



Descargar 7.54 Kb.
Fecha de conversión10.01.2018
Tamaño7.54 Kb.
Aborto: una nueva guerra civil

El 3 de marzo el Estado ha declarado una guerra civil en España; una guerra de los nacidos contra los no-nacidos, de los poderosos contra los débiles. Como antaño en la lucha de clases, la nueva lucha de este tiempo es contra los niños en gestación. Pero curiosamente, los agresores son los mismos que antaño se decían agredidos. El partido de los proletarios, antaño víctimas de la opresión, ahora se han convertido en opresores de otros más débiles que ellos. La ideología que les lanzó a la lucha contra su opresión se ha convertido ahora en la opresora de los más pobres e indefensos: el socialismo1. Y ¿cómo ha ocurrido eso? Tal vez porque su móvil no era la Justicia sino la Rebeldía. Tal vez porque su objetivo real no era sino “dar la vuelta a la tortilla”.


Todo empezó en la Revolución Francesa, cuando el Orden Real fue sustituido por el orden popular, y la voluntad del pueblo se hizo ley; cuando lo sagrado y quienes lo representaban fue eliminado por lo profano y sus acólitos, y la voluntad de la plebe sustituyó a la Voluntad de Dios. A partir de ahí sólo había que controlar a esa plebe para erigirse en dios. En la Revolución Francesa nació el Nuevo Orden Mundial… que de nuevo no tiene nada, porque existe desde el Jardín del Edén. Desde entonces siente el hombre la pulsión de erigirse en dios y convertir en Ley su propia voluntad.
A partir de esa primera Revolución, cuyo fruto fue la guillotina y la eliminación de los no-deseados por el nuevo Poder, nacieron las reivindicaciones populares formuladas como Derechos Humanos…derechos que aún emanaban del Antiguo Régimen Natural. Pero sólo era cuestión de tiempo que mostraran su verdadero ser. Han tardado unos siglos, pero ya se han desnudado: los “Derechos Humanos” no eran sino una coartada para el establecimiento de los “derechos de los poderosos”… el derecho de los poderosos a hacer su “santa” voluntad. Tras ese disfraz altruista de DDHH se escondía la justificación para todas las posteriores rebeliones: el marxismo, el socialismo, el populismo, etc. etc. La lucha de la voluntad del hombre contra el Orden Natural tomó la forma de lucha de clases, como primer fruto de la nueva mentalidad de rebeldía. Pero tras ese fruto vinieron muchos más: la lucha por la independencia de las colonias, la lucha por la autodeterminación de los pueblos (que dio lugar a los nacionalismos y terrorismos), la lucha de partidos políticos, la lucha de sexos.... para pasar en la actualidad a nuevas formas de lucha: la lucha contra la propia naturaleza y contra la propia descendencia: la ideología de género y el aborto. El Nuevo Orden Mundial nacido de la Revolución Francesa y la Masonería se cifraba en convertir la vida en lucha de unos contra otros: en rivalidad, competencia, discordia, exclusión y eliminación de sus oponentes, con el resultado de la sociedad capitalista de consumo y las dictaduras comunistas. “A río revuelto, ganancia de pescadores” es la estrategia que han seguido desde entonces. Y en ese totum revolutum, los “pescadores” han “pescado” (y ahora más que nunca, por medio de “su” crisis”) medios de comunicación, partidos políticos, empresas, bancos, países, y más valioso que nada: vidas humanas… ¡y almas! De eso se trata, en última instancia, para El Rebelde por antonomasia, inspirador del Nuevo Orden Mundial.
De ese Novus Ordo Seculorum forman parte todas las revoluciones, especialmente las que nos ocupan ahora: la marxista y la sexual. La primera gestó la Guerra Civil española; la segunda, el aborto. Pues el aborto es obra de quienes ponen su voluntad por encima de la ley natural, la ley sobrenatural y la ley en general. El aborto es obra de quienes no tienen más ley que su propio deseo. El aborto es obra de quienes se creen con derecho a condenar a muerte y eliminar a los que consideran indeseables y estorban a sus planes. Así fue en España del 34 al 39 y así es hoy en la guerra del aborto.

Pilar Gutiérrez Vallejo



www.unidosporlavida.org

1 El término “socialista” hace referencia al movimiento surgido de la Internacional Socialista, pero agrupa a lo que se autodenomina “progresía”, “rojos” e “izquierda”: socialistas, comunistas, nacionalistas, feministas, ecologistas, etc.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal