Abraham y el invitado



Descargar 4.1 Kb.
Fecha de conversión23.01.2018
Tamaño4.1 Kb.
ABRAHAM Y EL INVITADO
Una noche, un hombre anciano llegó tarde a la carpa/tienda de Abraham. El hombre estaba cansado, hambriento y débil. Abraham pidió que le sirvieran un plato de comida caliente. No bien le pusieron la comida en la mesa, el hombre hambriento se lanzó a comer. Sin embargo, la dura voz de Abraham lo detuvo.

“¡Hombre, usted no reza antes de comer!”, lo reprendió Abraham. “Ni siquiera hizo una reverencia al Señor”.

“No, no hago reverencias ni rezo”, respondió el invitado. Frente a esta respuesta Abraham dijo enojado: “entonces esta comida no es para ti, ni tampoco puedes quedarte en este lugar”.

El anciano se incorporó y abandonó el lugar tan rápido como había llegado. Esa noche, inesperadamente, mientras Abraham dormía hubo un relámpago y un fuerte trueno. Una presencia apareció ante Abraham y le preguntó: “¿Dónde está el anciano?”, Abraham respondió: “Señor, lo eché porque no te rindió culto a Ti".



La Presencia dijo: “He cargado con él durante todos estos años. ¿Acaso no podías cargar con él una sola noche?”.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal