Abril 26 Derogado por el art. 16, Decreto Nacional 917 de 1999



Descargar 3.05 Mb.
Página15/36
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño3.05 Mb.
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   36

Extremidad inferior

Correspondencia de deficiencias

Deficiencia Extremidad Inferior Global

Deficiencia Extremidad Inferior Global

Deficiencia Extremidad Inferior Global

0% = 0%

35 = 14%

70% = 28%

1% = 0%

36 = 14%

71% = 28%

2% = 1%

37 = 15%

72% = 29%

3% = 1%

38 = 15%

73% = 29%

4% = 2%

39 = 16%

74% = 30%

5% = 2%

40 = 16%

75% = 30%

6% = 2%

41 = 16%

76% = 30%

7% = 3%

42 = 17%

77% = 31%

8% = 3%

43 = 17%

78% = 31%

9% = 4%

44 = 18%

79% = 32%

10% = 4%

45 = 18%

80% = 32%

11% = 4%

46 = 18%

81% = 32%

12% = 5%

47 = 19%

82% = 33%

13% = 5%

48 = 19%

83% = 33%

14% = 6%

49 = 20%

84% = 34%

15% = 6%

50 = 20%

85% = 34%

16% = 6%

51 = 20%

86% = 34%

17% = 7%

52 = 21%

87% = 35%

18% = 7%

53 = 21%

88% = 35%

19% = 8%

54 = 22%

89% = 36%

20% = 8%

55 = 22%

90% = 36%

21% = 8%

56 = 22%

91% = 36%

22% = 9%

57 = 23%

92% = 37%

23% = 9%

58 = 23%

93% = 37%

24% = 10%

59 = 24%

94% = 38%

25% = 10%

60 = 24%

95% = 38%

26% = 10%

61 = 24%

96% = 38%

27% = 11%

62 = 25%

97% = 39%

28% = 11%

63 = 25%

98% = 39%

29% = 12%

64 = 26%

99% = 40%

30% = 12%

65 = 26%

100% = 40%

31% = 12%

66 = 26%

 

32% = 13%

67 = 27%

 

33% = 13%

68 = 27%

 

34% = 14%

69 = 28%

 

En los puntos siguientes se describen amputaciones que por sí solas implican una deficiencia mayor de 2/3, sin necesidad de aplicar la Tabla.

1.5.3 Amputación o deformidad anatómica:

i. Pérdida importante de la función por cambios degenerativos derivados de déficit vascular o neurológico, pérdida traumática de masas musculares o tendones, y estudio radiológico demostrativo de anquilosis ósea en ángulo desfavorable, subluxación o inestabilidad, de:

- Ambas manos; o

- Ambos pies; o

- Una mano y un pie; o

ii. Amputación de una extremidad inferior en, o sobre, el tarso debida a enfermedad vascular periférica o diabetes mellitus; o

iii. Hemipelvectomía o desarticulación de la cadera.

iv. Incapacidad para usar prótesis en forma efectiva, sin dispositivos de apoyo obligatorios debido a una de las siguientes causas:

- Enfermedad vascular; o

- Complicaciones neurológicas (por ejemplo, pérdida del sentido de posición), o

- Muñón demasiado corto o complicaciones persistentes del muñón en los últimos 12 meses desde el comienzo de su enfermedad; o

- Trastornos de una extremidad inferior contralateral que provoque restricciones motoras importantes.

CAPITULO II

Sistema nervioso periferico

2. Nervios espinales periféricos

Introducción

Estas normas establecen los criterios a utilizar para la evaluación de la deficiencia permanente derivada de la alteración de los nervios espinales periféricos. Cuando exista la presunción diagnóstica de lesión de un nervio periférico y antes de determinar el porcentaje de deficiencia permanente, es necesario establecer con la mayor certeza posible cuál nervio o grupo de nervios son los afectados. El diagnóstico médico debe sustentarse en signos y síntomas específicos, como resultado de una Historia Clínica cuidadosamente elaborada, un examen neurológico completo y el uso de ayudas diagnósticas o electrodiagnósticas apropiadas, para determinar la intensidad del dolor, disconfort o pérdida de sensibilidades ocurrida en las áreas inervadas por el nervio afectado, como también la pérdida de fuerza muscular correspondiente.

Para evaluar la deficiencia es preciso determinar el grado de disfunción por concepto de:

2.1 Dolor

El dolor es una sensación subjetiva, individual e inmensurable de agonía, disconfort y angustia, que afecta a la persona en forma variable. Es un complejo único de estímulos aferentes que puede combinarse con el estado emocional del individuo, experiencias previas y su estado mental actual. Se compone de una estimulación nerviosa y una reacción central, extremadamente variable en su tiempo e intensidad de desarrollo.

No obstante, existen algunos métodos que permiten al médico examinador juzgar si el dolor es real y si se deriva de compromiso de los plejos, raíces o nervios espinales. Para evaluar el dolor asociado con trastornos nerviosos espinales periféricos se deberá tener en cuenta:

i. Cómo el dolor interfiere con el desempeño de las labores cotidianas del individuo;

ii. Cuál es la extensión del dolor siguiendo la distribución del dermatoma comprometido;

iii. Hasta qué punto la descripción del dolor indica que es causado por una neuropatía periférica, como el hecho de que se asocie con otros síntomas o signos de la raíz o nervio comprometido.

La causalgia (mayor o menor), lesión con parálisis de músculos flexores y pronadores de intensidad variable, con atrofia muscular, lesiones tróficas cutáneas e intenso dolor, se asocia ocasionalmente con neuropatía periférica, particularmente de los nervios mediano, ciático y tibial. Cuando la causalgia persiste a pesar de un tratamiento apropiado, la pérdida de la función puede llevar a deficiencia de 100% de la extremidad afectada.

El compromiso de los nervios periféricos o raíces nerviosas puede presentarse con parálisis y debilidad muscular, como también con disestesias. En caso de debilidad, el paciente intentará suplir la deficiencia fortaleciendo otros grupos musculares para lograr los movimientos deseados.

Por tanto, el médico debe tener pleno conocimiento de los músculos involucrados en el movimiento del cuerpo y sus partes.

2.2 Pérdida de fuerza muscular

Las pruebas musculares ayudan a evaluar la lesión del nervio específico e incluyen fuerza, duración y repetición de la contracción muscular. La pérdida de fuerza no simulada, se mide de acuerdo con el rango de movilidad completo contra gravedad y resistencia, que determinará la deficiencia del órgano, de conformidad con el siguiente esquema:

Rango de movilidad Deficiencia del órgano

(%)

- Completo contra gravedad y resistencia fuerte

0 - 5.0

- Contra resistencia leve

5.0 - 15.0

- Solamente contra gravedad

15.0 - 25.0

- Con gravedad eliminada

25.0 - 40.0

- Trazas de movilidad

40.0 - 45.0

- Cero movilidad

45.0 - 50.0

En lo posible hay que diferenciar la pérdida de fuerza por dolor de la pérdida de la función por compromiso motor, y calificar por separado con las tablas correspondientes. Para ello se debe tener en cuenta lo siguiente:

2.2.1 Alteraciones sensitivas

Al evaluarlas se deberá considerar:

i. Dolor y disestesias.

ii. Alteraciones en el conocimiento de las medidas, forma y calidad de los objetos (estereognosis).

iii. Alteraciones en el sentido de la posición y en la percepción de dos puntos.

iv. Parestesias de origen cerebral.

v. Alteraciones que se pueden descubrir con otras pruebas más complejas, como los desórdenes en la imagen del cuerpo.

2.2.2 Alteraciones motoras

Estos desórdenes incluyen la hemiparesia y la hemiplejía que son limitantes. Además, se considera otra sintomatología no tan limitante, a saber:

i. Movimientos involuntarios como temblor, atetosis, corea o hemibalismo.

ii. Alteraciones en el tono y postura.

iii. Varias formas de aquinesia y disquinesia, en las cuales el movimiento puede ser gravemente afectado como en la enfermedad de Parkinson.

iv. Deficiencia de movimientos asociados y cooperativos.

v. Alteraciones complejas de la manualidad y el porte, incluyendo ataxias.

Los métodos para la evaluación de estas funciones se indican más adelante.

2.2.3 Exámenes de ayuda diagnóstica

De los exámenes que pueden ayudar a determinar el compromiso nervioso se destacan las pruebas electrodiagnósticas, que incluyen la electromiografía, el tiempo de conducción nerviosa y los potenciales evocados. Estos exámenes sólo deben realizarse en centros especializados y por profesionales de comprobada idoneidad y capacidad técnica.

2.3 Nervios espinales

El orden recomendado y descrito para determinar la deficiencia permanente causada por el daño de un nervio espinal periférico es:

i. Las raíces nerviosas espinales.

ii. Los plejos nerviosos espinales.

iii. Los nervios espinales específicos.

2.3.1 Plexos nerviosos espinales

La deficiencia por lesiones o enfermedades de los plexos nerviosos debe determinarse evaluando la pérdida de sus variadas funciones. A través de anastomosis de las raíces nerviosas se forman los troncos nerviosos principales, cuya importancia clínica reside en el hecho de que sus respectivas lesiones son fácilmente reconocibles por dar origen a síndromes precisos.

i. Plexo braquial o tronco superior.

ii. Plexo lumbo sacro o tronco medio o inferior.

2.3.1.1 Plexo braquial o tronco superior

Inerva el hombro y la extremidad superior y está formado por las divisiones anteriores de la C5 - C6 C7 y C8 de las raíces cervicales y de la primera raíz torácica.

http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/img_n/ixn14928ixnimage232.gif

Tabla No. 2.1 Deficiencia del plexo braquial unilateral



 

Alteración función por déficit sensitivo, dolor o malestar (%)

por pérdida de fuerza (%)

Deficiencias extremidad superior

 

Global (%)

*Tronco superior(C-5, C-6)

0 - 100

0 - 100

0 – 50

0 - 30

(Duchenne - Erb)

0 - 25

0 - 70

0 – 39

0 - 23.5

* Tronco medio (C-7)

0 - 5

0 - 35

0 – 19

0 - 11.5

* Tronco inferior (C-8, T-1)(Klumpke-Déjerine)

0 - 20

0 -70

0 – 38

0 - 23

Nota: Cuando subsiste verdadera causalgia producida por el mediano, ciático y tibiales, pese al tratamiento, la pérdida funcional de la extremidad afectada podría originar 50% de deficiencia de dicha extremidad.

2.3.1.2 Plexo lumbosacro

Los principales nervios de la extremidad inferior y de la pelvis nacen del plexo lumbosacro.

Las alteraciones de este plexo no sólo involucran la extremidad inferior sino también el intestino, vejiga y órganos sexuales, más la estabilidad del tronco.



http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/img_n/ixn14928ixnimage233.gif

Tabla No. 2.2 Deficiencia del plexo lumbosacro unilateral



Alteración de función debida a déficit sensorial, dolor o malestar: (%)

Alteración de función debida a déficit de fuerzas (%)

defi ciencia global de la persona: (%)

0 - 40%

0 - 50

0 - 35

Nota: Cuando subsiste verdadera causalgia del mediano, ciático y tibiales pese al tratamiento, la deficiencia de la extremidad afectada podría ser del orden del 50% de dicha extremidad.

2.4 Raíces de nervios espinales

Tabla No. 2.3 Deficiencia unilateral por raíz de nervio espinal

Raíz de nervio:

A Iteroción d función debida a déficit sensitivo: (%)

Alteración de función debida a pérdida de fuerzas: (%)

Deficiencia de la extremidad

(%)

C-5

0 - 5

0 - 30

0 - 17.0

C-6

0 - 8

0 - 35

0 - 20.0

C-7

0 - 5

0 - 35

0 - 19.0

C-8

0 - 5

0 - 45

0 - 24.0

T-1

0 - 5

0 - 20

0 - 12.0

L-3

0 - 5

0 - 20

0 - 12.0

L-4

0 - 5

0 - 34

0 - 18.5

L-5

0 - 5

0 - 37

0 - 20.0

S-1

0 - 5

0 - 20

0 - 12.0

Nota: La conversión a deficiencia global debiera hacerse solamente cuando hayan sido combinadas todas las deficiencias de la extremidad estudiada.

2.4.1 Nervios espinales nominados

2.4.1.1 Cabeza, cuellos y diafragma

Tabla No. 2.4 Deficiencia específica unilateral del nervio espinal que afecta a la cabeza y al cuello



 

Alteración de función debida a déficit sensorial dolor o molestar: (%)

Alteración de función debida a pérdida de fuerza: (%)

Deficiencia global de la persona: (%)

- Occipital mayor

0 - 5

0

0 - 2.5

- Occipital menor

0 - 3

0

0 - 1.5

- Gran auricular

0 - 3

0

0 - 1.5

Secundario accesorio (secundario espinal)

0

0 - 10

0 - 5.0

Un transtorno unilateral del nervio frénico daría lugar a una deficiencia mínima, toda vez que la persona lo compensaría y continuaría realizando sus actividades cotidianas. La deficiencia global de la persona por complicación frénica unilateral sería de 0% a 2.5%. Por otra parte, una complicación frénica bilateral daría lugar a una reducción comprobable de la función ventilatoria y tendría que ser evaluada de acuerdo con los criterios fijados en el capítulo del sistema respiratorio.

  1. Extremidad superior

Figura 3. Inervación motora extremidad superior

http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/img_n/ixn14928ixnimage234.gif

Tabla No. 2.5 Deficiencia unilateral del nervio espinal que afecta a la extremidad superior



Nervio

Alteración de función debida a déficit sensorial, dolor o parestesias

Alteración de función debida a pérdida de fuerza

Deficiencia de los dedos

Deficiencia Extremidad superior

Torácico Anterior

0

0 - 5

 

0 - 2.5

Axilar(circunflejo)

0 - 5

0 - 35

 

0 - 19.0

Escapular dorsal

0

0 - 5

 

0 - 2.5

Torácico largo

0

0 - 15

 

0 - 7.5

Cutáneo antebranquial medio

0 - 5

0

 

0 - 2.5

Cutáneo branquial medio

0 - 5

0

 

0 - 2.5

Mediano (por encima) del antebrazo medio)

0 - 40

0 - 55

 

0 - 36.5

Mediano (por debajo del antebrazo medio)

0 - 40

0 - 35

 

0 - 30.5

Rama lado radial del pulgar

0 - 4

0

0 - 5.5

0 - 2.0

Rama lado cubital del pulgar

0 - 8

0

0 - 11.5

0 - 2.5

Rama lado cubital del pulgar

0 - 8

0

0 - 11.5

0 - 4.0

Rama lado radial del índice

0 - 8

0

0 - 18.5

0 - 4.0

Rama lado cubital índice

0 - 3

0

0 - 6.5

0 - 1.5

Rama lado radial del dedo corazón o medio

0 - 7

0

0 - 21.0

0 - 3.5

Rama lado cubital del dedo corazón o medio

028

0

0 - 6.0

0 - 1.0

Rama lado radial del anular

0 - 3

0

0 - 17.0

0 - 1.5

Músculo cutáneo

0 - 5

0 - 24

 

0 - 14.5

Radial (músculo espinal) (parte superior del brazo con pérdida del tríceps), muñeca en posición funcional

0 - 5

0 - 55

 

0 - 28.5

Radial - musculoespinal en posición funcional

0 - 5

0 - 40

 

0 - 21.5

Subescapular-superiore inferior

0

0 - 5

 

0 - 2.5

Supraescapular

0 - 5

0 - 15

 

0 - 8.5

Toracicodorsal - Subescapular

0

0 - 10

 

0 - 5.0

Cubital-por encima del antebrazo medio

0 - 5

0 - 35

 

0 - 16.5

Cubital-por debajo del antebrazo medio

0 - 10

0 - 25

 

0 - 16.5

Rama lado cubital del dedo anular

0 - 2

0 - 0

0 - 12

0 - 1.0

Rama lado radial del meñique

0 - 2

0 - 0

0 - 24.5

0 - 1.0

Rama lado cubital meñique

0 - 2

0 - 0

0 - 24.5

0 - 2.0
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   36


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal