Acotaciones a una declaración de jorge palacios



Descargar 12.11 Kb.
Fecha de conversión16.10.2018
Tamaño12.11 Kb.
ACOTACIONES A UNA DECLARACIÓN DE JORGE PALACIOS.
Estimado Sr. Róbinson Rojas:
He leído con mucha atención en su sitio web la declaración de don Jorge Palacios "¡A LOS CAMARADAS QUE ME SOBREVIVIRÁN!", en que se refiere a hechos de la historia del PCR de Chile, del cual fue uno de sus fundadores y dirigente máximo, y quisiera manifestar mi opinión al respecto, con un ánimo de aportar elementos para la historia del movimiento marxista-leninista en Chile. Yo participé como militante del PCR, desde su fundación en 1966, y me tocó conocer a don Jorge Palacios que dirigía el órgano del partido el periódico "El Pueblo", a los camaradas Velásquez y Fernández, y a otros miembros de la dirección central a través de diversas escuelas de cuadros o reuniones ampliadas.

En general, conocí la actividad del partido desde la perspectiva de mi organización de base, a través de varias etapas: antes de 1970, cuando se disputaba fuertemente en los frentes de masas con revisionistas y oportunistas de izquierda por conseguir el respaldo popular a nuestra línea proletaria m-l; después de 1970 con el ascenso del revisionismo UP al poder y finalmente tras 1973 en los terribles años de la dictadura hasta la desintegración del partido. Creo que el PCR fue una excelente escuela revolucionaria, que nos enseñó un camino honesto y estoico, basado en la verdad y los principios. Cuando los revisionistas se burlaban de nosotros porque manteníamos clandestina la organización partidaria y actuábamos compartimentados mucho antes de 1973, no sospechaban que la historia les pasaría muy pronto la cuenta por su soberbia e imprevisión oportunista. El partido recogió toda la experiencia acumulada del movimiento M-L internacional, aportada por los diversos partidos hermanos y nos enseñó un estilo nuevo en el trabajo de masas, de unirse a las mayorías, que nos permitiría en los años siguientes al golpe fascista, poder mantener el trabajo entre las masas y una organización partidaria clandestina dentro de Chile, en plena dictadura.

Comparto las apreciaciones de don Jorge acerca de la revolución china, de los albaneses, de la revolución cultural y sus novedosas opiniones acerca de una convergencia posible del sistema socialista con los postulados anarquistas de organización social, para una real y efectiva dictadura del proletariado, sin la formación de nuevas capas burguesas que traicionen la revolución.

Pero, en lo que discrepo con el compañero Palacios, desde una perspectiva fraternal y m-l, es en el enfoque acerca de la división del partido producida antes del golpe militar, entre 1972-73. Este hecho, el quiebre de la unidad del PCR, fue un tremendo golpe que viéndolo en la perspectiva de los años, nunca debió convertirse realmente en irreversible. Lamentablemente éramos muy sectarios y dogmáticos entre nosotros mismos y no aceptamos ninguna explicación o prueba de inocencia. Lo que no comparto con Palacios, es su explicación de que obedeció totalmente a un plan o complot revisionista o de la KGB, que nos tuviera totalmente infiltrados hasta la última célula de Magallanes. Es lo mismo que lo que decían los revisionistas de Corvalán, cuando acusaban a los dirigentes del PCR de ser agentes de la CIA. Pienso que la causa fue fundamentalmente otra, interna. Que fue una crisis producto a una grave falla del estilo de dirección nacional y de una rebelión general de las bases del partido, al no existir condiciones de verdadera democracia interna, ya que siempre privilegiamos el centralismo y el verticalismo por sobre la democracia. Hay que decir que desde su fundación, el partido no realizó ningún Congreso durante 7 años, a pesar de lo establecido en los estatutos. Mi opinión es que hubo excesivo personalismo entre los miembros del Secretariado del CC., tanto en Velásquez, cuadro de origen burgués y en Fernández de origen proletario. Creo que los hechos de la escisión se desencadenaron por el descontento acumulado hacia el estilo de dirección personalista e imperativo de Velásquez, que pudo haber avasallado a muchos cuadros regionales que consideraron injusto su proceder como abuso de poder y se rebelaron.

Hay que explicar que esto ocurrió luego de la participación del PCR en la elección de la directiva nacional de la CUT, donde se obtuvo una magra votación a pesar del enorme esfuerzo de agitación y movilización efectuado. Aparentemente, esta situación gatilló el choque dentro del Secretariado Nacional entre las personalidades de Fernández y Velásquez, y el rompimiento entre ellos significó la división entre una mayoría del partido encabezada por Fernández y una minoría de Velásquez. En tal circunstancia, yo permanecí con la mayoría, ya que todos los cuadros que conocía en mi región estaban con Fernández y también yo lo tenía en alta estima. Además, producida la escisión, la mayoría procedió a convocar una Conferencia Nacional, la primera que se realizaba desde 1966 en todos los niveles del partido, que realmente fue una especie de Congreso general, donde se eligieron democráticamente nuevas directivas en casi todos los niveles, desde las células hasta el CC., y se establecieron resoluciones tácticas para la situación que se vivía en los inicios de 1973. En realidad esa Conferencia fue un movimiento democratizador interno, que hacía mucha falta, y que no pudo ser obra de ningún complot revisionista. Por lo demás, el partido, los cuadros que había, incluidos Velásquez y Palacios, ya habían detectado y superado, antes de 1971, varios intentos de algunos provocadores que habían comenzado a crear fracciones y a dividir al PCR, terminando expulsados. Uno de estos provocadores ultraizquierdistas, había efectuado en 1969 un complot tras regresar de un viaje a China y fue rechazado por el conjunto del partido. Posteriormente este personaje ingresó al MIR y reapareció después del 73, como miembro del CNI en el interrogatorio de un compañero, que lo reconoció. Así que la teoría del complot de Palacios, no me es creíble, porque no podría haber crecido tan largo tiempo sin ser detectado con la fuerte vigilancia existente. También creo que esa división, en que la mayoría prácticamente expulsó a Velásquez y su gente, no debió haberse producido. Fue demasiado drástico y nada fraternal. Se debió haber llegado a un acuerdo o compromiso para mantener la unidad, dada la situación que se vivía previo al golpe. Pero en ese tiempo la conciliación era signo de debilidad y desviación.

Lamentablemente en el país había una odiosidad muy acentuada, producto de la agudización de la lucha de clases, lo que repercutía también dentro del partido y no hubo lugar al respeto de la minoría. Después vino el golpe militar y ambas fracciones del PCR, siguieron vidas independientes. Palacios expresa que los compañeros dirigentes de su sector debieron exiliarse, quedando aislados en el extranjero de todo lo que pasaba en Chile. El sector mayoritario ( que no podía ser en totalidad revisionista) permaneció en el país, pero aislado de toda ayuda proveniente del extranjero. Tuvimos que sobrevivir, eludiendo la represión desatada y con los pocos recursos materiales disponibles, ya que con Velásquez se fueron todos los fondos del partido. Además se perdieron los contactos con el movimiento mundial M-L y el grupo de Velásquez asumió en el extranjero la representación del partido. Paulatinamente muchos militantes debieron salir al exilio, pero las bases siguieron funcionando en la clandestinidad por lo menos hasta 1980. Incluso hasta se hizo una segunda Conferencia Nacional y siguieron editándose periódicos. Realmente la época de la dictadura fue una gran oportunidad para haber restaurado la unidad del PCR dentro de Chile y en el exilio, pero lo dirigentes sucesores de Velásquez y Fernández, al parecer no tuvieron la suficiente generosidad o no quisieron hacer sacrificios para lograr esa unidad.



Tal vez la actitud de Albania y su ataque contra Mao y el maoísmo, tuvo mucho que ver en mantener esas divergencias. En Chile surgieron sectores pro albaneses, que a lo mejor por congraciarse con ellos y lograr su apoyo, acentuaron las posiciones stalinistas y sacrificaron el resurgimiento unitario del PCR en los 80, ya que este siempre se había identificado con el maoísmo, lo cual había sido ratificado a nivel mundial por las actuaciones de Palacios y compañeros dentro del movimiento ML, que culminaron con su rompimiento público, tanto con los albaneses como con los revisionistas chinos tras la muerte de Mao .


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal