Acuerdo por el que se da a conocer el Plan de Manejo Pesquero de camarón siete barbas



Descargar 0.61 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño0.61 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

DOF: 31/03/2014

ACUERDO por el que se da a conocer el Plan de Manejo Pesquero de camarón siete barbas (Xiphopenaeus kroyeri) en las costas de los estados de Campeche y Tabasco.

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

ENRIQUE MARTÍNEZ Y MARTÍNEZ, Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, con fundamento en los artículos 12, 14, 26 y 35 fracciones XXI y XXII de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 4 de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, 8, fracción II, 20 fracción XI, 29 fracción XV, 36 y 39, de la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables; 1, 3, 5 fracción XXII y 48 del Reglamento Interior de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; Primero, Segundo y Tercero del Decreto por el que se establece la organización y funcionamiento del Organismo Descentralizado denominado Instituto Nacional de Pesca; y 1, 4 y 5 del Estatuto Orgánico delInstituto Nacional de Pesca, y



CONSIDERANDO

Que la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables confiere a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, por conducto del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), la facultad para la elaboración y actualización de los Planes de Manejo Pesquero.

Que los Planes de Manejo tienen por objeto dar a conocer el conjunto de acciones encaminadas al desarrollo de la actividad pesquera de forma equilibrada, integral y sustentable; basadas en el conocimiento actualizado de los aspectos biológicos, ecológicos, pesqueros, ambientales, económicos, culturales y sociales que se tengan de ella, que en su conjunto son el anexo del presente instrumento.

Que para la elaboración de los Planes de Manejo, el INAPESCA atiende a lo requerido por el Consejo Nacional de Pesca y los Consejos Estatales de Pesca y Acuacultura a que corresponda, por lo que he tenido a bien expedir el siguiente:



ACUERDO POR EL QUE SE DA A CONOCER EL PLAN DE MANEJO PESQUERO DE CAMARÓN SIETE
BARBAS 
(Xiphopenaeus kroyeri) EN LAS COSTAS DE LOS ESTADOS DE CAMPECHE Y TABASCO

ARTÍCULO ÚNICO.- El presente Acuerdo tiene por objeto dar a conocer el Plan de Manejo Pesquero de Camarón siete barbas (Xiphopenaeus kroyeri) en las costas de los Estados de Campeche y Tabasco.

TRANSITORIO

ÚNICO.- El presente Acuerdo entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

México, D.F., a 4 de marzo de 2014.- El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación,Enrique Martínez y Martínez.- Rúbrica.



PLAN DE MANEJO PESQUERO DE CAMARÓN SIETE BARBAS (XIPHOPENAEUS KROYERI) EN LAS
COSTAS DE LOS ESTADOS DE CAMPECHE Y TABASCO


ÍNDICE:

1.     Resumen ejecutivo

2.     Marco jurídico

3.     Ámbitos de aplicación del Plan de Manejo

3.1.  Ámbito biológico

3.2.  Ámbito geográfico

3.3.  Ámbito ecológico

3.4.  Ámbito socioeconómico

4.     Diagnóstico de la pesquería

4.1.  Importancia

4.2.  Especie objetivo

4.3.  Captura incidental y descartes

 

4.4.  Tendencias históricas



4.5.  Disponibilidad del recurso

4.6.  Unidad de pesca

4.7.  Infraestructura de desembarco

4.8.  Proceso e industrialización

4.9.  Comercialización

4.10.Indicadores socioeconómicos

4.11.Demanda pesquera

4.12.Grupos de interés

4.13.Estado actual de la pesquería

4.14.Medidas de manejo existentes

5.     Propuesta de manejo de la pesquería

5.1.  Imagen objetivo al año 2022

5.2.  Fines

5.3.  Propósito

5.4.  Componentes

5.5.  Líneas de acción

5.6.  Acciones

6.     Implementación del Plan de Manejo

7.     Revisión, seguimiento y actualización del Plan de Manejo

8.     Programa de investigación

9.     Programa de inspección y vigilancia

10.   Programa de capacitación

11.   Costos y financiamiento del Plan de Manejo

12.   Glosario

13.   Referencias

1. Resumen ejecutivo

Desde su reconocimiento como actividad legal en 1997, la pesca ribereña del camarón siete barbas, Xiphopenaeus kroyeri, ha sido una de las actividades productivas de mayor importancia para Campeche, por lo que su declinación en la última década entraña problemas reales y potenciales no sólo de tipo económico sino también social para el estado. El hábitat del camarón siete barbas está en riesgo de deterioro, el recurso está explotado al máximo y han disminuido sus rendimientos de pesca, la ganancia económica y la calidad de vida de los pescadores. El presente Plan de Manejo Pesquero se formuló para tratar de alcanzar la sustentabilidad de la pesquería y se construyó con las aportaciones del conocimiento de los interesados en el recurso, canalizados a través de dos talleres de planeación participativa en los que primero se establecieron los principales ejes de la problemática, luego se jerarquizaron y se analizaron por medio del método de marcológico. El resultado son cuatro componentes que se refieren a que el recurso sea saludable, la actividad pesquera rentable, las condiciones de vida sean mejoradas y el hábitat saludable. Dentro de estos cuatro componentes se proponen 16 líneas de acción que engloban 81 acciones para diagnosticar y monitorear la calidad de los hábitats costeros, identificar los elementos de impacto por actividades humanas y establecer medidas de prevención, mitigación, recuperación y control, disminuir los efectos ambientales negativos de las actividades de exploración y explotación petrolera, controlar la presencia de especies invasoras, disminuir los efectos potenciales del cambio climático, promover el cumplimiento de la normatividad ambiental, disminuir los efectos negativos de la pesca de arrastre y controlar la descarga de contaminantes al ambiente; también, evaluar y monitorear la población de siete barbas y su pesca y asegurar el cumplimiento de la normatividad,establecer un programa para incrementar los ingresos económicos de los pescadores y mejoras en la relación laboral, promover programas gubernamentales de buena salud integral para los pescadores y generar intercambio generacional con capacitación; finalmente, mejorar la calidad sanitaria del producto, fomentar el desarrollo de alternativas tecnológicas para agregarle valor y mejorar los canales de comercialización. En todos los casos las acciones tienen estipuladas las metas y los plazos y las instituciones responsables de ejecutarlas, de participar y de darles seguimiento. Se espera que la implementación del Plan de Manejo Pesquero ocasione que el rendimiento de pesca, el ingreso económico y la calidad de vida del pescador de camarón siete barbas aumenten y que el recurso pesquero se mantenga sano.



2. Marco jurídico

Este Plan de Manejo Pesquero se apega al Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, por lo que corresponde a ésta el dominio directo de todos los recursos naturales de la plataforma continental y los zócalos submarinos, de igual manera son considerados propiedad de la misma las aguas de los mares territoriales en la extensión y términos que fije el derecho internacional; las aguas marinas interiores, las de las lagunas y esteros que se comuniquen permanentemente o intermitentemente con el mar; las de los lagos interiores de formación natural que estén ligados directamente a corrientes constantes; así como las de los ríos y sus afluentes directos o indirectos, el SectorPesquero es estratégico y prioritario para el desarrollo del país porque, además de ofrecer los alimentos que consumen las familias mexicanas y proveer materias primas para las industrias manufacturera y de transformación, se ha convertido en un importante generador de divisas al mantener un gran dinamismo exportador. Esta riqueza biológica de los mares mexicanos puede traducirse en riqueza pesquera y generadora de empleos, siendo oportuno que su potencial sea explotado atendiendo los principios de sustentabilidad y respeto al medio ambiente. Además de la pesca, la acuacultura y la maricultura sonactividades que también demandan de un impulso ante su desarrollo aún incipiente, por lo que los Planes de Manejo Pesquero se encuentran apegados a lo establecido en nuestra Carta Magna, a la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables en los artículos 4 fracción XXXVI, 36 fracción II y 39, al Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y a la Carta Nacional Pesquera 2012.

La Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables (LGPAS), reconoce a la pesca y la acuacultura como actividades que fortalecen la soberanía alimenticia y territorial de México, considerándolas de importancia para la seguridad nacional y prioritaria para el desarrollo del país. Estableciendo los principios de ordenamiento, fomento y regulación del manejo integral y el aprovechamiento sustentable de la pesca y la acuacultura, considerando los aspectos sociales, tecnológicos, productivos, biológicos y ambientales.

Definiendo las bases para la ordenación, conservación, la protección, la repoblación y el aprovechamiento sustentable de los recursos pesqueros y acuícolas, así como la protección y rehabilitación de los ecosistemas en que se encuentran dichos recursos. Indicando los principios para ordenar, fomentar y regular el manejo integral. Promueve el mejoramiento de la calidad de vida de los pescadores y acuicultores del país a través de los programas que se instrumenten para el sector pesquero y acuícola. Procura el derecho al acceso, uso y disfrute preferente de los recursos pesqueros y acuícolas de las comunidades y propone mecanismos para garantizar que la pesca y la acuacultura se orienten a la producción de alimentos. Además es un Plan de Manejo con enfoque precautorio, acorde con el Código de Conducta para la Pesca Responsable, del cual México es promotor y signatario, y es congruente con los ejes estratégicos definidos por el Presidente de la República para la presente administración, que serán el soporte para el nuevo Plan Nacional de Desarrollo.

Adicionalmente a la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables, otras leyes concurrentes son: a) Ley Federal sobre Metrología y Normalización, concerniente a la emisión de Normas reglamentarias de las pesquerías; b) Ley General de Sociedades Cooperativas que rige la organización y funcionamiento de las sociedades de producción pesquera, y c) Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), relativa a la preservación y restauración del equilibrio ecológico y protección al ambiente y acervo biológico del País.

Dentro de los instrumentos creados para apoyar la Política Nacional Pesquera se encuentran los Planes de Manejo Pesquero (PMP) definidos como el conjunto de acciones encaminadas al desarrollo de la actividad pesquera de forma equilibrada, integral y sustentable; basadas en el conocimiento actualizado de los aspectos biológicos, pesqueros, ambientales, económicos, culturales y sociales que se tengan de ella. En este caso la LGPAS señala que el Instituto Nacional de Pesca es el encargado de elaborar dichos planes.

La pesquería de camarón siete barbas se rige con base en la NOM-002-PESC-1993 (DOF, 1993 y sus modificaciones de 1997 y 2006), que señala con las regulaciones generales de la pesca de camarón; la NOM-009-PESC-1993 (DOF, 1994) que se refiere a la veda temporal variable mediante acuerdos en el DOF según al procedimiento establecido; y la NOM-061-PESC-2006, sobre los excluidores de tortugas marinas, publicada en el DOF en 2007.

3. Ámbitos de aplicación del Plan de Manejo

3.1. Ámbito biológico.

De acuerdo con Fisher (1978), el camarón siete barbas (Xiphopenaeus kroyeri, CHeller, 1862) pertenece al grupo de los crustáceos y su clasificación taxonómica es la siguiente:

Phyllum: Arthropoda

Clase: Crustácea

Subclase: Malacostraca

Serie: Eumalacostraca

Superorden: Eucarida

Orden: Decapoda

Suborden: Dendrobranchiata

Superfamilia: Penaeoidea

Familia: Penaeidae

Género: Xiphopenaeus

Especie: X. kroyeri (C. Heller, 1862)

Nombre común: camarón siete barbas

El camarón siete barbas tiene el cuerpo completamente liso con el rostrum tan largo o más largo que el cefalotórax, con una cresta basal alta y armado usualmente con cinco dientes dorsales y largos, estiliforme, con la punta dirigida hacia arriba. El margen ventral del rostrum no tiene dientes. El cefalotórax tiene un diente muy pequeño detrás de la serie de dientes rostrales y está marcado con suturas longitudinales (ausentes en los adultos). Los dos últimos pares de pereiópodos son largos y delgados con tenazas elongadas, delgadas y divididas en varias articulaciones (Fig. 1). El petasma que presentan los machos tiene ángulos distolaterales que se pronuncian de tal manera que forman una estructura similar a un cuerno. El télico que presentan las hembras tiene una placa ancha, rugosa y elíptica sobre el esternito XIV precedido por un labio que termina en una pequeña proyección medial (Fischer, 1978). Los organismos de camarón siete barbas son de color blancuzco con la parte ventral amarillenta o amarilla intensa, ocasionalmente grisácea. Las puntas del rostrum y los flagelos son rojizas, los pereiópodos presentan un color rosa o amarillo-naranja; sus pleópodos y urópodos amarillentos en la base y rosados en la porción distal; el telson y el último segmento abdominal algunas veces rosado (Fischer, 1978).

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_0.png

Figura 1.      Camarón siete barbas Xiphopenaeus kroyeri (Heller, 1862). Fuente: Fischer (1978).

El ciclo de vida de los camarones peneidos consta de varios estadios sucesivos, nauplio, protozoea y mysis, pasando de uno a otro por medio de una muda. La última mysis sufre una muda que la transforma en postlarva teniendo la apariencia general del adulto sólo que en pocos milímetros y la forma del rostro incompleta; la postlarva pasa por diversos estadios caracterizados cada uno por la forma del rostro hasta llegar a la etapa subadulta donde su formación ya es completa y posteriormente a la adulta, la cual se alcanza cuando el camarón es capaz de reproducirse (García y Le Reste, 1987). El ciclo de migración inicia con el desove en el mar, las postlarvas se aproximan a la costa, pueden penetrar en los estuarios y lagunas y el ciclo migratorio termina en el mar, donde maduran y se reproducen los adultos (Cook y Lindner, 1970). Sinembargo, X. kroyeri es más bien de hábitos marinos, los adultos están confinados en una estrecha banda costera marinas de baja profundidad (1 a 6 brazas) y los juveniles no penetran muy profundamente en los estuarios: Smith (1984) señala que X. kroyeri entra en la Laguna de Términos sólo cuando la salinidad del agua es mayor de 200/00.



Las épocas de reproducción, definidas como aquellos meses con los mayores porcentajes de hembras maduras listas para el desove y talla igual o mayor que la media de primera madurez, se determinaron mediante observación de las características macroscópicas de los órganos reproductores de las hembras para el período de 1995 a 1997 (Núñez y Wakida, 1997). Se encontró reproducción durante todo el año, pero con dos períodos principales, uno alrededor de marzo y el otro entre junio y septiembre. Por el porcentaje de hembras maduras se determinó que el segundo período fue el más importante (Fig. 2). El monitoreo de la reproducción entre mayo y octubre de 1998 a 2002 mostró máximos en julio, agosto y septiembre, y valores altos en mayo y en octubre (Wakida et al., 2003). El análisis histológico de las fases de madurez y susfrecuencias durante los años de 2003 y 2004 (Del Río Rodríguez et al., 2005), confirmaron la posibilidad de reproducción durante todo el año y la existencia de dos períodos principales, que en esos años se presentaron entre abril y junio con un pico en mayo (secas) y el segundo y más importante entre julio y noviembre con un pico en agosto que tendió a mantenerse en septiembre (Fig. 3). El periodo de mayor importancia coincidió con el reportado por Núñez y Wakida (1997) y por Wakida et al. (2003), que después fue corroborado también por Flores Hernández et al. (2007).

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_18985.png

Figura 2.      Porcentajes mensuales de hembras maduras de 1995 a 1997. Fuente: Núñez y Wakida (1997).

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_32466.png

Figura 3.      Porcentaje por fase de maduración en 2003 y 2004. Fase I (previtelogenia), fase II (vitelogénesis) fase III (maduración ovocitaria), fase IV (desove). Fuente: Del Río Rodríguez et al. (2005).

X. kroyeri se distribuye geográficamente en áreas arrecifales del Golfo de México y Mar Caribe incluyendo las Antillas y a lo largo de la costa Atlántica de Sudamérica, extendiéndose hasta Punta de Zimbros (Brasil), habitando aguas costeras hasta profundidades de 70 m; se relaciona a fondos lodosos y arenosos (Fischer, 1978; Lins Oliveira, 1991; Hendrickx (1995) y Pérez-Farfante y Kensley, 1997). Se considera que su distribución, presencia y abundancia al interior de las lagunas y estuarios está relacionada con los incrementos en la salinidad (Smith 1984, Vendeville y L'homme, 1997). Posiblemente debido a esto fue que en algunos años se le encontró poco representado en el interior de la Laguna de Términos y ubicado casi exclusivamente en la boca de Atasta y boca del Carmen (Zarur, 1961; Román Contreras, 1988). Por otra parte, se ha señalado que la distribución de la especie en la Laguna de Términos sigue un régimen fluvial, concentrándose al Sur y Sureste, áreas con la mayor influencia dulceacuícola (Signoret, 1974; Aguilar Sierra, 1985; Mex Gasca, 2002). Para determinar los patrones espaciales y temporales de la distribución y concentración del camarón siete barbas en la zona costera, Núñez y Wakida (1997) realizaron 28 muestreos mensuales en una red de estaciones ubicada entre dos y 10 brazas de profundidad, entre las localidades de Playa Bahamitas en Isla del Carmen, Campeche, y la desembocadura del Río Grijalva, en Tabasco, de mayo de 1994 a noviembre de 1996. Los valores de concentración mensual (densidad) de camarón siete barbas fluctuaron entre cero y 475.8 kilogramos por kilómetro cuadrado. En ninguno de los muestreos se encontró siete barbas a 10 brazas de profundidad. Las concentraciones en la zona de seis brazas fluctuaron entre cero y 46.2 kilogramos por km2, mientras que a profundidades menores, que son las preferidas para la operación de la flota de lanchas, fueron desde 28.3 hasta 387.05 kilogramos por km2 en promedio (Fig. 4). Las concentraciones más altas se observaron a finales de abril y en noviembre de 1995, mientras que en los otros años hubo incrementos hacia julio y octubre de 1994, febrero, junio y octubre de 1996.

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_62736.png

Figura 4.      Concentraciones (kilogramos por km2) mensuales de camarón siete barbas por estrato de profundidad. Fuente: Núñez y Wakida (1997).

El análisis de las concentraciones en profundidades de dos y cuatro brazas por mes y por transecto de muestreo permitió la agrupación de resultados en tres subzonas (Fig. 5): la denominada "Carmen" es el área principal de operación de prácticamente toda la flota de lanchas de pesca comercial y abarca desde Isla del Carmen hasta la localidad de Los Tubos, en la península de Atasta; la subzona denominada "Colonia" está centrada en la zona costera frente a la colonia Emiliano Zapata; y la subzona "Ríos" se ubica entre las desembocaduras de los ríos San Pedro y Grijalva.



http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_81497.png

Figura 5.      Subzonas de concentración diferencial mensual de camarón siete barbas entre dos y cuatro brazas de profundidad. Fuente: Núñez y Wakida (1997).

Los resultados de meses cuando pudo efectuarse muestreo completo en toda el área de estudio indicaron que, en general, entre junio y octubre las concentraciones mayores de siete barbas se presentaron en la subzona de Colonia, mientras que en la subzona de los ríos las concentraciones principales ocurrieron particularmente de marzo a mayo de 1995 y en la subzona Carmen en agosto y diciembre de 1994, y en mayo de 1996 (Núñez y Wakida, 1997). En estudios posteriores se encontró que el camarón siete barbas apareció concentrado en mayo y en agosto en Punta Disciplinas y hacia la subzona de Colonia, mientras que en junio y julio fue más abundante entre las desembocaduras de los ríos (Núñez y Wakida, 2002; Wakida-Kusunoki et al., 2000; Ramos Miranda et al., 2005; Wakida-Kusunoki et al., 2006 a y b). Estudios en 2003-2004 y 2005-2006 señalan que esta especie fue más abundante en el litoral de Campeche en la región conocida como Punta Disciplinas (Flores Hernández et al., 2003; Ramos Miranda, 2005; Flores Hernández et al., 2006 y Flores Ramos, 2008).

Núñez (2009) trató de establecer movimientos o migraciones de los grupos que conforman la población reproductora principal del camarón siete barbas, mediante el análisis de las composiciones promedio mensuales por tamaños de las hembras por región, desde Isla del Carmen hasta Chiltepec, de mayo de 2002 a abril de 2003; caracterizó cada región-mes según las particularidades de los grupos de camarón presentes, los cuales se relacionaron con los de otras regiones y otros meses mediante dos métodos gráficos. Se encontró que de mayo del 2002 a abril del 2003 la estructura por cohortes del camarón siete barbas fue compleja, con muchos grupos distintos de tallas, múltiples cohortes y polos de abundancia dentro de una misma cohorte. Se observaron cambios en la distribución espacial al transcurso de los meses, tanto en época de veda como en época de pesca. De entre los más relevantes, durante la veda del 2002 se observó un desplazamiento progresivo de las concentraciones de las hembras de la cohorte principal desde las regiones del Este hacia las del Oeste. La reproducción progresó según las concentraciones de hembras aumentaban hacia el Oeste y culminó en la región de la desembocadura del río San Pedro en agosto-septiembre, lejos de las regiones del Este donde opera la mayor flota pesquera con puerto base en Ciudad del Carmen, donde sólo en julio de 2002 se observó una concentración elevada de hembras adultas en reproducción. Al repetir el análisis con los datos de otras vedas, se encontró que estos cambios de la población en reproducción no serepitió en todos los años restantes analizados, y en algunos de ellos fue totalmente lo contrario, con las concentraciones en reproducción tendiendo a aumentar hacia las áreas del Este durante las vedas del 2000 y del 2001.

El camarón siete barbas es una especie de crecimiento rápido, madurez gonádica temprana y longevidad baja. Núñez y Wakida (1997) ajustaron varios modelos de crecimiento individual y encontraron que el de von Bertalanffy que incluye oscilaciones estacionales representó adecuadamente los patrones de cambio en las tallas medias del camarón siete barbas de Campeche y Tabasco. El modelo predijo crecimiento rápido en los meses de mayo a noviembre, que es la época más cálida en esta región, y crecimiento lento en la época menos cálida de diciembre a abril. Los valores de los parámetros del modelo ajustado fueron (sexos combinados) L¥=137 mm LT y K=2.3 (por año), con los valores de C=0.9 y WP=0.15 para los parámetros que determinan el comportamiento oscilatorio estacional de la curva de crecimiento. Los estudios de crecimientorealizados por Flores Hernández et al. (2006) señalaron la presencia de una cohorte en mayo con parámetros de crecimiento: L¥ =133.3mm, K=1.0/año y t0=-0.023/año, obtenidos para valores de estacionalidad de C=0.5 y WP=0.92 con Rn=0.052 por el modelo de von Bertalanffy (Fig. 6). Determinaciones de crecimiento también fueron realizadas por sexo debido al crecimiento diferencial que presenta la especie (hembras más grandes que machos). Los valores fueron los siguientes: para las hembras, L¥=133.9mm, K=1.0/año y t0= -0.003/año (ecuación inversa de von Bertalanffy), C=0.55 y WP=0.9; Rn=0.059. Para los machos los valores fueron: L¥=123.4, K=1.1/año, t0=-0.017/año, C=0.5 y WP=0.85; Rn=0.133.



http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_97461.png

Figura 6.      Curva de crecimiento de X. kroyeri (ambos sexos), realizada en ELEFAN I. Fuente: Flores Hernández et al. (2006).

La talla de primera madurez es la talla promedio en la que 50% de las hembras están maduras sexualmente, es decir hembras en fases III y IV listas para reproducirse. Para el periodo de enero de 1994 a julio de 1996, en la zona entre Isla del Carmen y la desembocadura del Río Grijalva en profundidades de dos a seis brazas, Núñez y Wakida (1997) encontraron hembras maduras (estadío de madurez IV) dentro del intervalo de longitudes de 47 a 126 mm LT; y estimaron una talla de primera madurez de 88.5 mm LT (8.8 cm). Re Regis Ramos y Miranda (2000) calcularon 8.7cm. En ambos casos se trató de determinaciones de madurez realizadas con base en observación de las características macroscópicas de las gónadas.Histológicamente, Del Río Rodríguez et al. (2005) encontraron hembras de X. kroyeri tan pequeñas como 4.6 cm (46 mm) sexualmente maduras. Para la especie homóloga de Brasil se ha reportado una talla de 31-33 mm (Mota Alves y Rodríguez, 1977). Estos autores encontraron ejemplares incluso más pequeños, en los cuales no se encontró evidencia de diferenciación ovocitaria. Lo anterior indica que hembras tan pequeñas como de 46 mm pueden entrar la población reproductora de las poblaciones. Sin embargo, son las hembras de mayor talla a partir de 61 mm- las que contribuyen significativamente a la producción de progenie.

La proporción de sexos por clase de talla y de manera mensual durante 2005-2006 fue determinada por Flores Hernándezet al. (2006). A nivel talla la relación general obtenida fue de 1.1:1. Entre las clases de talla de 2.0 a 3.0 cm los machos se encontraron en mayor proporción; entre 3.5-8.5 cm tendió a ser de 1:1 y las hembras predominaron entre las clases de 9.0 cm a 12.5 cm. Los machos tendieron a disminuir presentándose con baja frecuencia después de los 10.0 cm llegando a desaparecer después de los 11.5 cm (Fig. 7a). La proporción de sexos mensual durante el mismo período fue de 1:1, aunque en marzo se observó un incremento de hembras (0,71) con una relación 2.47:1. En el resto del año se observó un incremento de machos en abril 0.59 con una relación 1:1.42 (Fig. 7b). Existió diferencia significativa entre el número de individuos por sexo en las estaciones de muestreo a favor de hembras. Esto muestra que esta especie al igual que muchos camarones presenta un comportamiento gregario por sexos (Penn, 1984). La distribución y densidad por tallas en los sitios de muestreo reflejaría también focos de poblaciones más maduras o sitios de mayor intensidad en encuentros reproductivos denominados "zonas reproductivas" por Penn, 1984.

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_123379.png

Figura 7.      Proporción de sexo por clase de talla de X. kroyeri (a). Proporción de sexo por mes (b).

La mortalidad del camarón siete barbas puede ser alta. Para el período de 1994 a 1996, Núñez y Wakida (1997) estimaron coeficientes de mortalidad total de Z = 2.28, mortalidad natural de M = 0.9 y mortalidad por pesca de F = 1.38, en todos los casos por mes para organismos de ambos sexos. En general, estos valores implican que las cohortes de siete barbas presentaron una sobrevivencia de entre 10 y 41 por ciento por mes después del reclutamiento y que, dependiendo de la fuerza de la cohorte, sobrevivieron con números apreciables aproximadamente de dos a cinco meses después del reclutamiento. Mediante el mismo método pero con datos de un periodo posterior, Flores Hernández et al. (2006) calcularon valores mucho más altos para ambos sexos (Z=4.74, M=2.213 y F= 2.527, respectivamente). Para las hembras, el valor de M fue de 2.21, F=2.23 y Z= 4.44; y finalmente para los machos M=2.41, F=3.24 y Z=5.65.

En el estrato de dos a cuatro brazas de profundidad frente a Campeche y Tabasco en el periodo de 1994 a 1996, Núñez y Wakida (1997) determinaron reclutamiento de cohortes en febrero y junio de 1996, durante septiembre de 1995 y 1996, en octubre de 1994 y 1996 y en noviembre de 1995. Las cohortes que se reclutó en febrero de 1996 habría nacido en septiembre-octubre del año anterior; y aquella que se reclutó en junio de 1996 habría nacido entre noviembre de 1995 y enero de 1996; ambas serían de camarones de crecimiento lento. Las cohortes que se reclutaron en octubre fueron generadas en agosto-septiembre, los reclutas de septiembre nacieron en junio-julio y los reclutas de noviembre de 1995 nacieron en agosto-septiembre de 1995: los camarones de estas cohortes serían de crecimiento rápido. Las cohortes que se reclutaron enoctubre presentaron números similares (67 y 63 millones de animales); los reclutas de septiembre se presentaron con números que fueron aproximadamente la mitad de los anteriores (38 y 39 millones); la cohorte recluta de noviembre de 1995 fue la más numerosa con 93 millones de animales. Para la cohorte de febrero de 1996 se estimaron aproximadamente 64 millones de animales, mientras que la de junio de 1996 reclutó 47 millones de animales. Flores Hernández et al., (2006) señalan que existen dos épocas de reclutamiento en la misma zona; la primera entre marzo-abril y la segunda en agosto-septiembre, el cual sería la época más importante para el reclutamiento de la especie (Fig. 8).

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_156844.png

Figura 8.      Patrón de reclutamiento de X. kroyeri (Ambos sexos), elaborado en ELEFAN I. Fuente: Flores Hernández et al., (2006).

El camarón siete barbas es una especie objetivo en la pesquería ribereña de camarón de la región de Isla del Carmen, pero la flota de lanchas de pesca comercial también capturan incidentalmente muchas otras especies. Núñez y Wakida (1997) estudiaron esta incidencia de noviembre de 1996 a abril de 1997. En ese período, las capturas estuvieron constituidas por un máximo de 55% de camarón siete barbas, el cual se obtuvo en enero (Fig. 9).



http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_168842.png

Figura 9.      Porcentaje en peso de camarón siete barbas con respecto a la captura de fauna de acompañamiento de noviembre de 1996 a abril de 1997. Fuente: Núñez y Wakida (1997).

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_175842.png

Figura 10.    Porcentaje en peso de camarones comerciales con respecto a la captura de siete barbas y fauna de acompañamiento de noviembre de 1996 a abril de 1997. Fuente: Núñez y Wakida (1997).

En los meses siguientes la especie objetivo fue disminuyendo paulatinamente su contribución porcentual a las capturas hasta alcanzar su mínimo absoluto en abril, con sólo 28% del peso de la captura promedio por viaje. Las proporciones de fauna de acompañamiento - camarón siete barbas fueron de 1:1.81 a 3.54:1. Dentro de la fauna de acompañamiento los camarones blanco, rosado y café presentaron una tendencia inversa a la del siete barbas (Fig. 10), con máximos en noviembre (4.6%) y abril (3.06%), es decir que según el camarón siete barbas fue disminuyendo su contribución a las capturas fue aumentando la presencia de otros camarones de importancia comercial. Las mayores capturas reportadas de camarón blanco fueron en noviembre y diciembre.



El resto de la fauna de acompañamiento estuvo dominada principalmente por cinco especies: la jaiba Callinectes similis, la gurrubata Stellifer sp.el lenguado "lengüita" Symphurus sp.la curvina blanca Cynoscion arenarius y la cinta Trichiurus lepturus, aunque solamente las dos primeras fueron dominantes durante toda la temporada de pesca. Además de éstas se presentaron especies que sólo fueron dominantes durante dos meses, como fueron los casos del bagre bandera Bagre marinus, el bagre Ariopsis felis y otras durante un mes, como el camarón blanco Litopenaeus setiferus y el calamar Loligo sp. Los porcentajes de estas especies fueron variables a lo largo del periodo de estudio, posiblemente debido a los cambios en las zonas de pesca escogidas por los pescadores de siete barbas. Las principales especies de peces comerciales que aparecieron dentro de la fauna de acompañamiento fueron la corvina blanca Cynoscion arenarius, la cinta Trichiurus lepturus y las especies de bagre marinos como el bandera Bagre marinus y Ariopsis felis. La mayoría de los especímenes que se encontraron de estas especies se presentaban en estado juvenil; esto mismo se presentó para las otras especies de peces, pero también se encontraron ejemplares adultos de especies que se caracterizan por presentar movimientos lentos, comoSphoeroides sp., que los hacen susceptibles al arte de pesca. En cuanto al camarón blanco Litopenaeus setiferus sus tallas variaron de 67 a 210 mm (Fig. 11) durante el período de estudio. En noviembre, mayo y abril sus promedios fueron más altos(Tabla 1), esto debido a la cercanía de las temporadas de reproducción de esta especie.}

http://www.dof.gob.mx/imagenes_diarios/2014/03/31/mat/sagarpa3a11_cimg_182111.png

Figura 11.    Distribución de tallas de Litopenaeus setiferus durante la temporada 1996-1997. Fuente: Núñez y Wakida (1997).

Tabla 1.       Tallas (mm) del camarón blanco, Litopenaeus setiferus, encontradas durante el período de muestreo. Fuente: Núñez y Wakida (1997).

Mes

Longitud mínima (mm)

Máxima (mm)

Promedio (mm)

Noviembre

105

210

164.1

Diciembre

77

182

111.5

Enero

50

203

135.5

Febrero

80

194

137.9

Marzo

67

194

151.1

Abril

68

184

150.27
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal