Adicción a las Drogas y Métodos de Tratamiento



Descargar 12.58 Kb.
Fecha de conversión18.09.2018
Tamaño12.58 Kb.
Adicción a las Drogas y Métodos de Tratamiento

La adicción a las drogas es un trastorno tratable. Por medio de tratamientos que son desarrollados a la medida del paciente, de acuerdo a sus necesidades, los pacientes pueden aprender a controlar su condición y tener vidas normales y productivas. Como la gente con diabetes o enfermedades del corazón, la gente bajo tratamiento para la adicción a las drogas aprende cambios en el comportamiento, y a menudo toma medicamentos como parte de su régimen de tratamiento.

Las terapias del comportamiento pueden incluir asesoramiento, psicoterapia, grupos de apoyo o terapia familiar. Los medicamentos ofrecen ayuda al suprimir el síndrome de abstinencia y la ansiedad por tomar drogas, y al bloquear los efectos de las drogas. Además, los estudios muestran que el tratamiento contra la adicción a la heroína, el cual recurre al uso de la metadona en dosis adecuadas, combinado con la terapia del comportamiento, reduce los índices de muerte y muchos problemas de la salud asociados con el abuso de la heroína.

En general, entre más tratamiento se dé, mejores resultados se obtienen. Muchos pacientes requieren otros servicios también, tales como los servicios médicos y mentales y de prevención del SIDA. Los pacientes que se hayan bajo tratamiento por más de 3 meses, usualmente tienen mejores resultados que aquellos que duran menos tiempo. Los pacientes que pasan por un periodo de ajuste asistido médicamente para minimizar el malestar, pero no reciben ningún otro tratamiento posterior, se comportan casi igual –en términos de su consumo de drogas– que aquellos que nunca recibieron tratamiento. Durante los últimos 25 años, los estudios han mostrado que el tratamiento funciona para reducir el consumo de drogas y los crímenes cometidos por la gente que depende de estas. Los investigadores también han encontrado que los drogadictos que han estado bajo tratamiento son más propensos a obtener trabajos.



Tipos de programas de tratamiento

El objetivo final de todo tratamiento contra el abuso de las drogas es permitir al paciente lograr una abstinencia duradera, pero los objetivos inmediatos son reducir el uso de las drogas, mejorar la capacidad del paciente para funcionar, y minimizar las complicaciones médicas y sociales del uso de las drogas.

Hay varios tipos de programas de tratamiento contra el abuso de las drogas. Los métodos a corto plazo duran menos de 6 meses e incluyen terapia residencial, terapia con medicamentos y terapia de pacientes externos sin el uso de medicamentos. Los tratamientos de un plazo más largo pueden incluir, por ejemplo, tratamiento de mantenimiento con metadona para pacientes externos adictos al opio, y tratamiento residencial de comunidad terapéutica.

En el tratamiento de mantenimiento para los adictos a la heroína, a la gente bajo tratamiento se le da una dosis oral de un opiato sintético, usualmente el hidroclorido de metadona o el levo-alfa-acetil-metadol (LAAM), administrados en dosis suficientes para bloquear los efectos de la heroína y generar un estado no eufórico, estable y libre de la ansiedad fisiológica por consumir opiatos. En este estado estable, el paciente es capaz de desligarse de comportamientos criminales y de búsqueda de drogas y, con el asesoramiento y los servicios sociales apropiados, volverse un miembro productivo en su comunidad.

El tratamiento para pacientes externos no incluye medicamentos y abarca una amplia variedad de programas para pacientes que visitan una clínica en intervalos regulares. Muchos de los programas incluyen asesoramiento individual o en grupo. Los pacientes que ingresan a estos programas son adictos a drogas diferentes a los opiatos, o bien, son adictos a los opiatos pero la terapia de mantenimiento no es recomendable para ellos, tales como quienes tienen vidas estables, bien integradas, y sólo un breve historial de dependencia a las drogas.

Las comunidades terapéuticas (TCs) son programas altamente estructurados en los cuales los pacientes permanecen en una residencia, típicamente de 6 a 12 meses. Los pacientes en las TCs incluyen a aquellos con historiales relativamente largos de dependencia a las drogas, involucramiento en actividades criminales serias, y un funcionamiento social gravemente dañado. El enfoque de la TC está en la resocialización del paciente hacia un estilo de vida libre de drogas y crimen.

Los programas residenciales de corto plazo, llamados comúnmente “unidades de dependencia química”, se basan con frecuencia en el “Modelo Minnesota” de tratamiento contra el alcoholismo. Estos programas incluyen una fase de 3 a 6 semanas de tratamiento al paciente interno, seguida de una terapia extendida de paciente externo, o la participación en los grupos de autoayuda de 12 pasos, tales como los Narcóticos Anónimos o los Cocainómanos Anónimos. Los programas contra el abuso de las drogas y la dependencia a los químicos surgieron en el sector privado en la mitad de los años 80, con adictos al alcohol y la cocaína como sus pacientes primarios. Ahora, conforme han declinado los beneficios de los proveedores de servicios privados, más programas están extendiendo sus servicios a pacientes ayudados por fondos públicos.

Los programas de mantenimiento con metadona son usualmente más exitosos en retener a clientes con dependencia a los opiatos que las comunidades terapéuticas, quienes, por su parte, son más exitosas que los programas para pacientes externos que proveen psicoterapia y asesoramiento. Dentro de varios programas de metadona, aquellos que proveen dosis más altas de metadona (usualmente un mínimo de 60 mg.) tienen mejores índices de retención de pacientes. También aquellos que proveen otros servicios, tales como asesoramiento, terapia y asistencia médica, junto con la metadona, generalmente obtienen mejores resultados que los programas que proveen servicios mínimos.

Los programas de tratamiento contra las drogas en las prisiones, pueden tener éxito en prevenir que los pacientes vuelvan a su comportamiento criminal, particularmente si están ligados a programas basados en la comunidad, que continúan con el tratamiento cuando el cliente deja la prisión. Algunos de los programas más exitosos han reducido el índice de rearresto desde un cuarto hasta la mitad. Por ejemplo, el “Modelo Delaware”, un estudio continuo de extenso tratamiento para convictos adictos a las drogas, muestra que el tratamiento aplicado a los convictos reduce la probabilidad del re-arresto en un 57 por ciento y reduce la probabilidad de volver al uso de las drogas en un 37 por ciento. Este tratamiento modelo incluye un escenario de comunidad terapéutica, una comunidad terapéutica enfocada al individuo y el trabajo, y cuidados posteriores también de calidad comunal.

El abuso de las drogas tiene un gran impacto económico en la sociedad; un estimado de $67 billones por año. Esta cantidad incluye los costos relacionados con el crimen, la atención médica, el tratamiento contra el abuso de las drogas, los programas de asistencia social y el tiempo perdido al no trabajar. El tratamiento contra el abuso de las drogas puede reducir estos costos. Los estudios han mostrado que de $4 a $7 dólares son ahorrados por cada dólar gastado en tratamiento. Cuesta aproximadamente $3,600 por mes dejar sin tratar a un adicto a las drogas en la comunidad, y los costos por encarcelamiento son de aproximadamente $3,300 por mes. En contraste, la terapia de mantenimiento con metadona cuesta cerca de $290 por mes.



Para obtener información sobre las líneas telefónicas o los servicios de asesoramiento, por favor llame al Servicio Nacional de Tratamiento contra las Drogas y el Alcohol, del Centro de Tratamiento contra el Abuso de Substancias, en el teléfono 1-800-662-4357. Usted puede también contactar a su Programa de Asistencia al Empleado (EAP), para obtener asistencia confidencial


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal