Admiración y respeto, condiciones esenciales del verdadero amor



Descargar 21.07 Kb.
Fecha de conversión11.03.2019
Tamaño21.07 Kb.

ADMIRACIÓN Y RESPETO,

CONDICIONES ESENCIALES DEL VERDADERO AMOR





  1. El amor personal nos mueve a tomar la iniciativa para entregarnos a los demás. Esta entrega, propia del amor personal, tiene por objeto al Tú, a la persona humana que es un misterio inabarcable, único y original. Un auténtico amor se inclina con profundo respeto ante ese Tú. Esta actitud de respecto y de admiración por el Tú nos mueve a salir de nosotros mismos y hace que nuestra entrega y donación sea verdaderamente fecunda.




  1. Una persona, afirma Gabriel Marcel, no es “inventariable”. Una cosa, en cambio, es repetible, inventariable y manejable. Las cosas son pura “exterioridad”, la persona posee el misterio de la interioridad. Los hombres, a menudo, “usan” y “abusan” de las personas como si fuesen cosas. Explotación, manipulación, violencia, en una palabra, falta de respeto por la persona humana, es lo que hoy abunda. Por eso no existe verdadera comunidad.

No es difícil llegar a esta conclusión. Basta con observar el estado de la vida familiar, la relación entre los esposos y entre los hijos y los padres, basta con mirar el mundo del trabajo y de los negocios o la manera en que hoy se practica la sexualidad.




  1. Quien no aprende a respetar nunca llegará a amar verdaderamente. El amor brota precisamente de la admiración por los valores y la persona del otro, y se alimenta, mantiene y ejerce en el cuidado respetuoso porque el Tú sea lo que es y alcance a ser, con nuestra ayuda, aquello que debería llegar a ser. En el momento que se deja de mirar al Tú como persona y se le considera como cosa, desaparece el amor y comienza a reinar el egoísmo, la manipulación y el abuso del Tú. El Tú ya no es un Tú, sino una proyección del propio Yo; se introduce al Tú en la camisa de fuerza del propio Yo; la persona no lo toma tal como él es, sino que se forja una imagen a su medida y voluntad, y se siente con el derecho de conformar al Tú según el propio arbitrio. Es claro que en ese mismo momento el Tú se cierra movido por el más mínimo instinto de autodefensa y conservación de su propia identidad. La comunicación de amor se ha hecho imposible y se abre el campo a la lucha de intereses egoístas, al individualismo, al utilitarismo, a la rebelión, a las murallas entre hombre y hombre, y entre clase y clase.




  1. Profundicemos brevemente en la realidad básica del respeto. Primero nos preguntamos qué no es respeto; luego, qué es, y, por último cuál es el fundamento de la actitud de respeto.


¿QUÉ NO ES RESPETO?
4.1. Muchas veces se confunde el respeto con el temor y la distancia. Se dice que a una persona se le tiene mucho respeto, queriendo indicar con ello que uno sólo se atreve a mirarla desde la distancia, que no se tiene suficiente confianza con ella y que el otro, de alguna manera, constituye una amenaza. Así, por ejemplo, muchos niños tienen “respeto” a su padre. Es decir, ven en él un ser autoritario y lejano al cual no son capaces de acercarse con libertad.
4.2. El respeto es entonces una cierta barrera que separa las personas. Barrera generada, en general, por el temor ante la “grandeza” del otro. Respeto vendría a ser, entonces, carencia del trato y de relación personal. Una especie de respetuosa “indiferencia” ante el Tú.
4.3. Para otros respeto equivale a una cierta “diplomacia”. Hay ceremonias oficiales que se realizan en una gran atmósfera de “respeto”. Las personas se saludan muy respetuosamente, con gran delicadeza y cortesía. Pero, ello no pasa más allá de ser una pura forma y convencionalismo social de “buenas maneras”. El verdadero respeto es algo muy distinto.


  1. ¿QUÉ ES RESPETO?


El respeto es una actitud que brota de la auténtica valoración por el Tú. Y, para ello, hay que conocer y estar cercano a ese Tú. A partir de esa valoración del otro se genera en la persona una voluntad de adecuar todo nuestro actuar respecto al otro guardando el sumo cuidado de no herirlo en nada, es decir, de no dañar ni deformar, ni menoscabar en nada su propia identidad, de acomodarnos en todo a lo que él es, como persona única e intransferible, actualmente o como posibilidad futura.


  1. El respeto deja que el otro sea lo que él es y le ayuda, cuidadosamente, en la medida que éste lo desea y permite, a que llegue a ser aquello que debería llegar a ser de acuerdo a sus posibilidades y el plan de Dios.




  1. Es una cierta reverencia que se inclina ante los valores y la dignidad del otro. Por eso, mientras más íntima y cercana la relación, más profundo debe ser el respeto. Mientras más amor, más respeto, y, mientras más respeto, más fuerte y profundo el amor. Amor y respeto son en lo profundo, una sola realidad.

El respeto supera todo tipo de violencia o manipulación del Tú. Es una especie de delicadeza y tacto ante el otro que posibilita la unión de corazones más profunda. Es una delicadeza y tacto que vivifica y le da armonía a la convivencia y al trabajo común. El respeto crea una atmósfera verdaderamente mariana entre las personas, donde brota lo más hermoso y profundo, donde nace y crece fecundamente la comunidad y la obra común.




  1. ¿CUÁL ES EL FUNDAMENTO DEL RESPETO?

Podemos distinguir un fundamento del respeto de parte de la persona que es objeto del mismo, y, de parte de la persona que respeta.




  1. La actitud de respeto se fundamenta en el hecho de la dignidad de la persona humana, tanto desde el punto de vista natural como del sobrenatural.

Cada persona está investida de una dignidad incomparable, como ser libre, que trasciende lo puramente material al estar animado por un alma inmortal. La persona humana es un ser único, irrepetible, irreductible e irremplazable. Tiene un valor en sí misma y por sí misma. En su interioridad es un misterio inescrutable e inviolable, a no ser que ella misma quiera darse y participar su riqueza. Posee derechos inviolables. Dios mismo se inclina ante su libertad que Él le dio como don supremo. Por más limitaciones y miserias que pueda contar, debido al abuso de esa misma libertad, nunca perderá la dignidad última y esencial. Siempre estará dotada de una dignidad incomparable que la pone por sobre todos los valores del mundo material.




  1. Incomparablemente mayor aparece ante nuestra vista la dignidad de la persona humana si se le considera a la luz de la fe:



“Estamos sobre el universo


adentrados en la divinidad;

valemos más a tus ojos

que, sin nosotros, toda la tierra.
Las obras de todas las culturas,

son tan solo polvo insignificante,

comparadas con la grandeza

que nos concede su amor.


Tú, oh Dios, elevas nuestro ser,

te estableces en el alma como en un templo,

donde, con el Hijo y el Espíritu Santo,

te manifiestas huésped perdurable.


El cuerpo y el alma están consagrados

a la Santísima Trinidad,

que reina en nosotros como en el cielo

y nos habita con su riqueza.


Somos pobres, débiles, míseros,

más Tú nos engrandeces y dignificas,

para hacernos miembros de Cristo glorioso,

de Él, nuestra Cabeza, que nos atrae hacia Ti”.


(Credo del “Hacia el Padre”)
Por la fe vemos a la persona humana no sólo en sus valores naturales, sino en su llamado y riqueza sobrenatural. Es nada menos que un hijo de Dios, “partícipe de la naturaleza divina” (2 Ped. 1,4), “Templo del Espíritu Santo” (1 Cor. 6,19), “investido de una vocación santa “ (Col. 3,12), “miembro de Cristo y coheredero del cielo” (Rom. 8,17), si en otro tiempo fuimos tinieblas, “ahora somos luz en el Señor” (Ef. 5,8), “linaje escogido, sacerdocio real, nación consagrada, pueblo adquirido, para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz” (1 Ped. 2,9).
Nunca nos compenetraremos suficientemente de nuestra dignidad “casi infinita” como hijos de Dios y de nuestra Madre y Reina, como hijos muy amados, objetos del inconmensurable y misericordioso amor de Dios nuestro padre. Nuestro valor y dignidad personal sobrepasa todo lo imaginable, pues el Señor, a semejanza de María, “ha hecho grandes cosas” en favor nuestro.


  1. Este es el fundamento objetivo del respeto. Al estar revestidos de tal grandeza no podemos menos que inclinarnos reverencialmente ante el Tú, admirar, agradecer y comportarnos ante él de acuerdo a su dignidad intrínseca.




  1. Pero, subjetivamente, el respeto se fundamenta o está condicionado al conocimiento que se tiene del Tú. Respetar una persona sin conocerla es imposible. El respeto supone un trabajo de auténtico “descubrimiento” del Tú. Es necesaria una mirada profunda, detenerse, sobrepasar el trato superficial en el cual se desenvuelven normalmente nuestras relaciones. Es necesario aprender a admirar. A descubrir, muchas veces, más allá de la capa superficial poco atrayente, la “pepita de oro” que brilla oculta en el ser del otro.




  1. Desgraciadamente, nuestra cultura materialista, nos ha quitado el hábito de la contemplación: en el bullicio no se descubren los verdaderos valores. Esta misma cultura ha apagado también los ojos de nuestro corazón, y sólo el corazón conoce verdaderamente. Esta cultura, por último, no posee ningún sentido para el misterio sobrenatural, y es la luz sobrenatural la que nos revela la grandeza y dignidad más profunda de la persona humana.

¿Qué capacidad de admirar poseemos? ¿Hemos meditado alguna vez sobre los valores del hermano? ¿No somos muchas veces como los diarios que ponen con grandes letras las catástrofes y lados negros de la vida, pero que desconocen lo hermoso y bello que existe a nuestro alrededor? ¿Cultivamos la contemplación o nos dejamos arrastrar por la superficialidad del ambiente?









La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal