Adventu domini sermones sobre el Adviento



Descargar 322.1 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión05.10.2018
Tamaño322.1 Kb.
  1   2   3   4   5
 

ADVENTU DOMINI

 

Sermones sobre el Adviento

 

San Bernardo

 

 



 

SERMO  PRIMUS  /  SERMON PRIMERO

 

DE SEX CIRCUMSTANTIIS ADVENTUS

 

LOS SEIS ASPECTOS DEL ADVIENTO

 

 



Capítulo 1

 

§ 1



 

    Hodie, fratres, adventus initium celebramus, cuius utique, sicut et ceterarum sollemnitatum, nomen quidem celebre satis et notum mundo, sed ratio nominis forte non ita. Infelices enim filii Adam, omissis veris et salutaribus studiis, caduca potius et transitoria quaerunt. Quibus assimilabimus homines generationis huius, aut quibus comparabimus  illos, quos videmus a terrenis et corporalibus consolationibus avelli separarique non posse? Profecto similes sunt his, qui submersi periclitantur in aquis. Nimirum videas eos tenentes tenere; nec ulla ratione deserere quod primum occurrerit manibus, quidquid sit illud, licet tale sit aliquid, quod prodesse omnino non possit, ut sunt radices hebarum ceteraque similia. Nam et si qui ad eos forte veniant ut subveniant, nonnumquam solent apprehensos involvere secum, adeo ut iam nec sibi, nec illis auxilium ferre praevaleant. Sic pereunt in hoc mari magno et spatioso, sic pereunt miseri, dum peritura sectantes, omittunt solida, quibus apprehensis emergere et salvare possent animas suas.

 

   Hoy, hermanos, celebramos el comienzo del Adviento. Este apelativo, como el de casi todas las solemnidades, es familiar y conocido en todos los lugares. Sin embargo, no siempre se capta su sentido, pues los desgraciados hijos de Adán se despreocupan de los auténticos y saludables compromisos y van a la zaga de lo caduco y transitorio. ¿A quiénes se parecen los hombres de esta generación? ¿Con quiénes los compararemos, viendo que son incapaces de arrancarse de los consuelos terrenos y sensibles? Se parecen a los náufragos que zozobran en el mar. Fíjate cómo se agarran a lo poco que tienen. No sueltan por nada del mundo lo primero que llega a sus manos, sea lo que sea, aunque no sirva para nada. Son como raíces de grama o algo por el estilo. Si alguien se acerca a ellos para ayudarles, lo atenazan de tal modo que no pueden ni ofrecerles sus auxilios sin menoscabo de su salvación. Así se anegan en este inmenso mar; y perecen, miserables, afanándose en lo caduco y relegando los apoyos firmes, únicos remedios para salir a flote y salvarse.



 

§ 2

 

     Neque enim de vanitate, sed de veritate dicitur: cognoscetis  eam et liberabit vos. Vos ergo, fratres, quibus tamquam parvulis revelat Deus quae abscondita sunt a sapientibus et prudentibus, circa ea quae vere salutaria sunt sedula cogitatione versamini. Diligenter pensate rationem adventus huius, quaerentes nimirum quis sit qui venia, unde, quo, ad quid, quando et qua. Laudabilis sine dubio curiositas ista est et salubris: neque enim tam devote Ecclesia universa praesentem celebraret adventum, nisi lateret in eo magnum aliquod sacramentum.   Se dice a propósito de la verdad, no de la vanidad: La conoceréis y os librará. Hermanos, a vosotros, como a los niños, Dios revela lo que ha ocultado a sabios y entendidos: los auténticos caminos de la salvación. Recapacitad en ellos con suma atención. Enfrascaos en el sentido de este adviento. Y, sobre todo, fijaos quién es el que viene, de dónde viene y a dónde viene; para qué, cuándo y por dónde viene. Tal curiosidad es encomiable y sana. La Iglesia universal no celebraría con tanta devoción este Adviento si no contuviera algún gran misterio.



 

Capítulo 2

 

§ 1



 

    Primo igitur cum Apostolo stupente et admirante  intuemini  et vos, quantus sit iste qui ingreditur: ipse enim est, secundum Gabrielis testimonium, Altissimi Filius, ac perinde coaltissimus ipse. Neque enim fas est Dei Filium degenerem  suspicari; sed aequalis fateri necesse est altitudinis, et eiusdem penitus dignitatis. Nam et Principum filios Principes et filios Regum Reges esse quis nesciat? Verumtamen quid sibi vult quod e tribus Personis, quas in summa Trinitate credimus, confitemur et adoramus, non Pater, non Spiritus Sanctus advenit, sed Filius? Minime quidem ego id factum esse arbitror sine causa. Sed quis cognovit sensum Domini? Aut quis consiliarius eius fuit? Neque enim sine altissimo Trinitatis consilio factum est, ut Filius adveniret; et si consideramus exsilii nostri causam, fortassis advertere possumus, vel ex parte, quam congruum fuerit a Filio nos maxime liberari.

 

     Ante todo, fijaos con el Apóstol, estupefacto y atónito, cuán importante es este que viene. Según el testimonio de Gabriel, es el Hijo del Altísimo; y Altísimo él también. No se puede ni pensar que el Hijo de Dios sea una realidad inferior al Padre. Creemos que es idéntico a él en sublimidad y grandeza. ¿Quién ignora que los hijos de príncipes sean príncipes, y reyes los hijos de reyes? ¿A qué se debe que, de las tres personas que creemos, confesamos y adoramos en la soberana Trinidad, venga el Hijo y no el Padre ni el Espíritu Santo? Supongo que tiene que haber algún motivo. Pero ¿quién conoció el designio del Señor? ¿Quién fue su consejero? La venida del Hijo no tuvo lugar sin un previo consejo sublime de la Trinidad. Mas, si consideramos el motivo de nuestro destierro, quizá podamos intuir la conveniencia de que el Hijo nos otorgara la liberación.



 

§ 2

 

     Lucifer enim ille, qui mane oriebatur, pro eo quod Altissimi similitudinem usurpare tentavit, et rapinam arbitratus est esse se aequalem Deo -quod utique Filii est-, praecipitatus illico corruit, quoniam zelavit pro Filio Pater, et opere dixisse videtur: Mihi vindictam; ego retribuam. Continuo videbis Satanam tamquam fulgur cadentem de caelo. Quid tu superbis, terra et cinis? Si superbientibus angelis Deus non pepercit, quanto magis tibi, putredo et vermis?  Nihil ille fecit, nihil operatus est: tantum cogitavit superbiam; et in momento, in ictu oculi, irreparabiliter praecipitatus est, quia, iuxta Prophetam, in veritate non stetit.



 

  Aquel lucero, hijo de la aurora, en un intento de usurpar la categoría del Altísimo, incurrió en latrocinio por el hecho de equipararse a Dios, propiedad exclusiva del Hijo. Y al instante cayó precipitado, porque el Padre se celó del Hijo. Parece como si hubiese ejecutado esta sentencia: Mía es la venganza; yo daré lo merecido. En un momento vemos caer a Satanás de lo alto como un rayo. ¿Por qué te enalteces, polvo y ceniza? Si Dios no aguantó a los ángeles soberbios, ¿cuánto menos a ti, pobre y gusano? Aquel lucero nada hizo, nada realizó. Sólo admitió un pensamiento de soberbia. Y en un instante, en un volver de ojos, se hundió sin remedio. Porque, según el Profeta, no se mantuvo en la verdad.

 

Capítulo 3

 

§ 1



 

     Fugite superbiam, fratres mei, quaeso; multum fugite. Initium omnis peccati superbia, quae tam velociter ipsum quoque sideribus cunctis clarius micantem aeterna caligine obtenebravit  Luciferum, quae non modo angelum, sed Angelorum primum in diabolum commutavit. Unde et protinus invidens homini, quam conceperat in semetipso, in eo peperit iniquitatem, suadens ut, lignum vetitum gustans, fieret sicut Deus, sciens bonum et malum.

 

    Os ruego, hermanos míos,  que ahuyentéis la soberbia; ahuyentadla de continuo. La soberbia es la raíz de cualquier pecado. Ella ofuscó al instante, con la eterna tiniebla, al lucero más brillante que todos los astros juntos; y transformó en diablo a quien era ángel, y primero de entre los ángeles. De aquí que, ardiendo de envidia por el hombre, inyectó en él la iniquidad que había concebido en sí mismo. Le persuadió a que, cavando del árbol prohibido, se hiciese como Dios, versado en el bien y en el mal.



 

§ 2

 

     Quid enim polliceris, quid promittis, miser, cum Filius Altissimi scientiae clavem habeat, immo et ipse sit clavis, clavis David, qui claudit et nemo aperit?  In eo sunt omnes thesauri sapientiae et scientiae absconditi; tune eos, ut homini praestes, inique furaberis? Videtis quia vere iuxta Domini sententiam, mendax est iste, et pater eius.  Nam  et mendax  fuit,  dicens: Similis ero Altissimo, et mendacii pater, cum in hominem quoque venenatum suae falsitatis seminarium fudit, dicens:  Eritis sicut dii. Tu quoque, o homo, si vides furem, curris cum eo Advertistis, fratres, quod hac nocte tectum est in Isaia, dicente Domino:  Principes  tui  infideles,  vel,  ut  alia  translatio habet, inoboedientes, socii furum.



 

  ¿Qué ofreces, qué prometes, desgraciado, si el Hijo del Altísimo tiene la llave del saber? Aún más, ¿si él es la llave, llave de David, que cierra y nadie es capaz de abrir? En él se esconden todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento; y tú, ¿vas a robarlos perversamente para regalarlos al hombre? Daos cuenta  según el dicho del Señor, que éste es el mentiroso y padre de la mentira. Ya fue un mentiroso cuando recapacitó: Me igualaré al Altísimo. Se destacó como padre de la mentira cuando arrojó en el hombre la semilla de su falsedad, diciendo: Seréis romo dioses. Eso mismo eres tú si ves al ladrón y corres con él. Recordad, hermanos, lo que nos ha dicho esta noche Isaías, dirigiéndose al Señor: Tus príncipes son infieles, o desobedientes, según otra versión, y socios de ladrones.

 

Capítulo 4

 

§ 1



 

    Revera enim principes nostri Adam et Eva, principia nostrae propaginis, inoboedientes et socii furum: quod Filii Dei est, serpentis, immo diaboli per serpentem consilio surripere tentant. Nec dissimulat iniuriam   Filii Pater  -Pater enim diligit filium-, sed continuo et in ipsum hominem vindictam retribuit, et aggravat super nos manum suam. Omnes enim  in Adam peccavimus, et in eo sententiam damnationis excepimus omnes. Quid agat Filius, videns pro se zelare Patrem, et nulli penitus parcere creaturae?."Ecce", inquit, "occasione mei creaturas suas Pater amittit. Altitudinem meam primus angelus affectavit, et populum qui sibi crederet, habuit; sed continuo Patris zelus graviter vindicavit in illum, percutiens eum pariter cum omni us suis plaga incurabili, castigatione crudeli:  Scientiam  quoque,  quae  nihilominus mea est, subripere voluit homo; et ne illi quidem misertus est, nec pepercit oculus eius.

 

    Cierto, nuestros príncipes, Adán y Eva, son el germen de nuestra raza, desobedientes y socios de ladrones. Porque, mediante la persuasión de la serpiente, o del diablo a través de la serpiente, intentan robar lo que pertenece al Hijo de Dios. El Padre no aguanta el insulto ocasionado al Hijo, pues el Padre ama al Hijo, y reclama inmediatamente la venganza en el hombre mismo, haciendo pesar su mano sobre nosotros. Hemos pecado en Adán, y en él recibimos todos la sentencia de condenación. ¿Qué va a intentar el Hijo cuando ve al Padre celarse por él y que se niega a perdonar a las criaturas? "He aquí", dice, "que, por causa de mí, el Padre pierde a sus criaturas". El primer ángel buscó con ahínco mi grandeza   tuvo un círculo que confió en él. Pero inmediatamente el ce o del Padre se vengó en su persona. Le hirió a él y a todos los suyos con una herida incurable y le infringió un cruel escarmiento. También el hombre quiso arrebatar e saber que me pertenece; y tampoco tuvo compasión ni lástima de él.



 

§ 2

 

     Numquid de bobus cura est Deo? Duas tantum fecerat nobiles creaturas rationis participes, capaces beatitudinis, angelum videlicet atque hominem; sed propter me perdidit angelos multos, homines universos. Ergo, ut sciant quia et ego diligo Patrem, per me recipiat quos quodammodo propter me amisisse videtur. Si propter me tempestas haec orta est,  ait Ionas, tollite me ef mittite in mare. Omnes mihi invident. Venio, et talem  exhibeo memetipsum, ut quisquis invidere voluerit, quisquis gestierit imitari, fiat ei aemulatio ista in bonum. Novi tamen in affectum malitiae et nequitiae transisse angelos desertores, nec ex ignorantia aliqua seu infirmitate peccasse; ideoque perire necesse est paenitere nolentes. Patris amor et honor Regis iudicium diligit.  



 

    ¿Acaso Dios se cuida de los bueyes? Había creado tan sólo dos criaturas nobles, dotadas de razón y capaces de felicidad: el ángel y el hombre. Pero por mi causa perdió muchos ángeles y todos los hombres. Por tanto, para que vea que yo amo a mi Padre, haré que él reciba, a través de mí, a los que, en cierto modo, ha perdido por mi causa. Si por mi culpa sobrevino esta tormenta, dice Jonás, cogedme y arrojadme al mar. Todos me tienen envidia. Pero voy a venir y manifestarme de tal modo que quien me envidie y trata de imitarme le sea provechosa esa porfía. Me doy cuenta, sin embargo,  que los ángeles desertores han adoptado una actitud de maldad  y perversidad. No han pecado por ignorancia y debilidad. Deben perecer, ya que se negaron a hacer penitencia. El amor del Padre y el honor del rey reclaman la Justicia.



Capítulo 5

 

 



§ 1     Propter hoc enim et ipse creavit homines ab initio, ut repleantur ex his loca vacua et ruinae Ierusalem restaurentur. Sciebat enim nullam angelis patere redeundi viam. Nempe novit superbiam Moab, quid superbus est valde, et superbia eius remedium paenitentiae non admittit, ac per hoc nec veniae. At vero hominis vice nullam condidit creaturam, innuens ex hoc ipso redimendum adhuc hominem, quippe quem supplantavit aliena malitia; ideoque prodesse ei potest caritas aliena.

 

    El designio, pues, de Dios al crear a los hombres es que ocupen los lugares que han quedado vacantes y reconstruyan los muros de Jerusalén. Sabía que ya no era posible abrir un camino de retorno para los ángeles. Conocía la soberbia de Moab, un orgulloso incorregible. La soberbia nunca acepta el remedio de la penitencia ni del perdón. Pero no creó otra criatura que reemplazara al hombre caído. Esto era una señal de que iba a ser redimido. Y si una perversidad ajena a él mismo lo desmoronó, una caridad, también ajena, podría serle útil.



 

§ 2

 

     Ita, Domine, obsecro, complaceat tibi ut eruas me quoniam ego infirmus sum, quoniam de terra mea furtim sublatus sum et hic innocens in lacum missus sum. Non quidem penitus innocens, sed quantum ad eum qui me seduxit, innocens aliquatenus: Mendacium mihi persuasum est, Domine: veniat Veritas, ut possit falsitas deprehendi, et cognoscam veritatem, et veritas liberabit me, si tamen deprehensae falsitati  penitus  abrenuntiavero  et cognitae adhaesero veritati. Alioquin non humana erit tentatio, nec humanum peccatum, sed obstinatio diabolica: nempe perseverare in malo diabolicum est, et digni sunt perire cum illo quicumque in similitudinem eius permanent in peccato.



 

   Te ruego, Señor: dígnate librarme, que soy débil. Me han sacado de mi país con astucia. Sin hacer mal alguno, me han arrojado aquí, en este calabozo. Reconozco que soy inocente del todo. Pero, si me comparo con mi seductor, me siento, en cieno modo, inocente. La mentira me sobornó, Señor. Que venga la verdad y se descubra la falacia. Que conozca la verdad, y la Verdad me librará; pero de tal modo que reniegue de la mentira descubierta y me adhiera a la Verdad conocida. De lo contrario, ya no sería tentación ni pecado humano, sería obstinación diabólica, pues la perseverancia en el mal es algo diabólico. Y cualquiera que persista, como él, en el pecado, merece idéntico exterminio.

 

Capítulo 6

 

§ 1



 

     Ecce, fratres, audistis quis sit qui veniat; considerate iam unde veniat, et quo. Venit utique de corde Dei Patris in uterum virginis Matris; venit a summo caelo  in inferiores partes  terrae.  Quid  ergo?  Nonne  et nobis  in  terra est conversandum?  Est, si tamen in ea perstitit ille. Ubi enim bene erit sine illo, aut ubi male poterit esse eum illo? Quid mihi est in caelo, et a re quid volui super terram Deus cordis mei, et pars mea Deus in aeternum. Nam et si ambulavero in medio umbrae mortis, non timebo mala, si tamen tu merum es. Nunc autem, ut video, et ad terras, et ad ipsum quoque descendis infernum, non tamquam vinctus, sed tamquam inter mortuos liber, sicut lux quae in tenebris lucet, et tenebrae eam  non  comprehenderunt. 

 

     Ya sabéis, hermanos, quién es el que viene. Ahora considerad de dónde y a dónde viene. Viene del corazón del Padre al seno de la Virgen Madre. Viene desde el ápice de los cielos a las regiones más profundas de la tierra. ¿Qué ocurre? ¿Hemos de quedarnos para siempre en la tierra? No nos importaría si se quedara él también. ¿Dónde nos encontraríamos bien sin él? ¿Y dónde mal con él? ¿A quién tengo yo en el cielo?, y contigo, ¿qué me importa la tierra? Dios de mi corazón, mi lote perpetuo. Y aunque camine por las sombras de muerte, nada temo si tú estás conmigo. Ahora me doy cuenta que bajas a la tierra e incluso al mismo abismo, pero no como un vencido, sino como libre entre los muertos, como esa luz que brilla en las tinieblas, pero que las tinieblas no la han comprendido.



 

§ 2

 

     Unde  nec  relinquitur anima in  inferno,  nec  sanctum  corpus  in  terra  videt corruptionem. Christus enim qui descendit, ipse est qui et ascendit, ut adimpleret omnia, de quo scriptum est: Qui pertransiit  benefaciendo  et sanando  omnes  oppressos a diabolo, et alibi: Exsultavit ut gigas ad currendam viam: a summo caelo egressio eius, et occursus eius usque ad summum eius. Merito proinde clamat Apostolus, dicens: Quae sursum sunt quaerite, ubi Christus est in dextera Dei sedens. Incassum enim laboraret erigere corda nostra, nisi collocatum in caelis salutis nostrae doceret auctorem.



 

  Por eso, ni el alma queda en el abismo ni el cuerpo santo conocerá la corrupción en la tierra. Cristo baja y sube para dar la plenitud al universo. De él se ha escrito: Pasó haciendo el bien, curando a los oprimidos por el diablo. Y en otra parte: Salió contento como un héroe a recorrer su camino; su órbita llega de un extremo a otro del cielo. Con razón exclama el Apóstol: Buscad las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios. Sería inútil cualquier intento de levantar nuestros corazones si no nos presenta antes al autor de la salvación en los cielos.

 

§ 3



 

     Sed videamus iam quae sequuntur. Nam etsi materia quidem  copiosa invenitur et uberrima valde, sed angustiae temporis tantam sermonis longitudinem non admittunt. Considerantibus ergo quis veniat, magna omnino et ineffabilis maiestas innotuit. Suspicientibus unde veniat, grandis plane patuit via, secundum eius testimonium qui, prophetico praeventus spiritu: Ecce, inquit, nomen Domini venit de longinquo. Porro quo veniat intuentibus, apparuit inaestimabilis dignatio et penitus inexcogitabilis, quod in carceris huius horrorem tanta descendere dignata est celsitudo.

 

  Pero fijémonos en lo que sigue. Aunque la materia es abundante, por no decir excesiva, la premura del tiempo no permite largas disertaciones. A quienes consideraban "quién viene" se les dio a conocer la inmensa e inefable majestad. A los que avizoraban "de dónde viene", se les descubrió un largo camino, según aquel testimonio inspirado por el espíritu de profecía: Mirad, el Señor en persona viene de lejos. Y quienes contemplaban "a dónde" venía, se encuentran con un amor infinito e inimaginable: la sublimidad en persona quiere bajar a cárcel tan horrorosa.



 

 

Capítulo 7

 

§ 1



 

    Iam quis dubitet magnum aliquid in causa fuisse, ut maiestas tanta, de tam longinquo, in locum tam indignum descendere dignaretur? Plane magnum aliquid, quia misericordia magna, quia miseratio multa, quia caritas copiosa. Ad quid enim venisse credendus est? Hoc namque est quod, iuxta propositum ordinem, oporteat iam perscrutari. Nec sane laborandum nobis est in hac parte, cum manifeste adventus eius causam et verba ipsius, et opera clament. Ad quaerendam quippe ovem centesimam quae erraverat, de montibus properavit, et ut manifestius confiteantur Domino misericordiae eius, et mirabilia eius filiis I?ominum, pro ter nos venit. Mira quaerentis Dei dignatio, magna dignitas hominis sic quaesiti! In qua si gloriari voluerit, non erit insipiens: non quod aliquid esse videatur tamquam a se ipso, sed quod tanti eum fecerit ipse qui fecit. Omnes enim divitiae, omnis gloria mundi, et quidquid in eo concupiscitur, minus est ad hanc gloriam: immo nec est aliquid in eius comparatione. Domine, quid est homo quia magnificas eum, aut quid apponis erga eum cor tuum?

 

     ¿Podrá alguien ya dudar que este gesto implica una motivación importante? ¿Por qué tan gran majestad, y desde tan lejos, quiso bajar a lugar tan indigno? Cierto, aquí hay algo grande: una inmensa misericordia que rezuma comprensión y una caridad desbordante. Y ¿para qué ha venido? Esto es precisamente lo que ahora debemos inquirir. No es preciso engolfarnos demasiado aquí, estando tan claras las motivaciones de su venida, sus palabras y sus obras. Se lanzó a buscar por los montes a la oveja extraviada, la que hacía el número cien. Y para que libremente alaben al Señor por su misericordia y por las maravillas que hace con los hombres, vino por nosotros. Es maravilloso el amor de un Dios que busca, e incomparable la dignidad del hombre buscado. Por mucho que presuma de esto, no incurrirá en insensatez, porque no se cree señor de sí mismo. Todo su valor procede de quien lo hizo. Todas las riquezas, toda la gloria de mundo, cuanto arrastra el deseo del hombre, es inferior a este orgullo; ni siquiera se le puede comparar. Señor, ¿qué es el hombre para que lo enaltezcas, para que pongas en él tu corazón?



 

Capítulo 8

 

§ 1



 

    Attamen velim nosse, quid sibi voluerit quod ad nos venit ille, aut quare non magis ivimus nos ad illum. Nostra enim necessitas erat; sed nec est consuetudo divitum, ut pauperes veniant, nec si praestare voluerint. Ita est, fratres: nos magis ad eum venire dignum fuit; sed dii lex erat impedimentum. Nam et caligabant oculi  nostri, il e vero lucem habitat inaccessibilem, et iacentes paralytici in grabato  divinam illam non poteramus attingere celsitudinem. Propterea benignissimus Salvator ac medicus animarum et descendit ab altitudine sua, et claritatem suam infirmis oculis temperavit. Induit se laterna quadam, illo utique glorioso et ab omni labe purissimo cor ore quod suscepit. Haec est enim illa levissima plane et praefulgida nubes, supra quam ascensurum eum Propheta praedixerat, ut descenderet in Aegyptum.

 

     Con todo, quisiera saber qué motivaciones le mueven a venir hasta nosotros o por qué, más bien, no hemos ido nosotros hacia él. Nosotros éramos los necesitados. Y no es costumbre que los ricos se acerquen a los pobres ni en el caso de querer beneficiarlos. Lo más razonable, hermanos, era que nosotros fuéramos a él. Pero tropezábamos con un doble impedimento. Nuestra vista era muy débil. Y él habita en una luz inaccesible, mientras que nosotros, postrados y paralíticas en el catre, no podíamos alcanzar tanta sublimidad. Por este motivo, el Salvador, todo bondad y médico de las almas, bajó de su altura, y su claridad alivió los ojos enfermos. A ese cuerpo que tomó glorioso y purificado de toda mancha, lo vistió de cierto resplandor. Es aquella nube ligerisima y resplandeciente en la que montaría el Señor, según predicción del Profeta, para bajar a Egipto.



 

Capítulo 9

 

§ 1



 

    Tempus est iam ipsum quoque considerare tempus, quo Salvator advenit. Venit enim -quod et vos credimus non latere- non in initio, non in medio temporis, sed in fine. Nec incongrue factum est, sed vere sapienter disposuit Sapientia  ut eum magis esset necessarium, tunc primo ferret auxilium, pronos ad ingratitudinem Adae filios non ignorans. Vere enim advesperascebat et inclinata erat iam dies, recesserat paulo minus Sol iustitiae, ita exiguus nimis splendor eius aut calor esset in terris. Nam et lux divinae notitiae parva admodum erat, et, abundante iniquitate fervor refriguerat caritatis. Iam non apparebat angelus, non loquebatur propheta;  cessabant velut desperatione victi, prae nimia utique duritia hominum et obstinatione. At ego, ait Filius, tunc dixi:  Ecce venio. Sic, sic, dum medium silentium tenerent omnia et nox in suo cursu iter perageret, omnipotens Sermo tuus, Domine, a regalibus sedibus venit. Quo  et Apostolus intuens aiebat: quando venit plenitudo temporis, misit Deus Filium suum. Nimirum plenitudo et abundantia temporalium oblivionem et inopiam fecerat aeternorum. Opportune ergo tunc advenit aeternitas,  quando  magis  temporalitas praevalebat. Nam, ut cetera sileam, ipsa quoque pax temporalis illo in tempore tanta fuit, ut ad hominis unius edictum describeretur universus orbis.

 

    Ya es hora de considerar el tiempo en que llega el Salvador. Llega, sí, y creemos que no os pasa desapercibido; pero no al principio ni en el fluir del tiempo, sino al fin. Y no aconteció a la ligera. Hay que pensar que la sabiduría lo dispone todo con acierto; en las circunstancias más necesarias, nos brinda su ayuda, y sabía muy bien que somos hijos de Adán, propensos a la ingratitud. Ya atardecía y el día iba de caída; se estaba poniendo ya el sol de justicia, y su resplandor y calor se apagaban en la tierra. La luz del conocimiento divino era muy tenue; y, al crecer la maldad, se enfriaba el fervor de la caridad. Ya no se dejaba ver el ángel, ni hablaba el profeta; habían claudicado, como vencidos por la desesperación, ante la dureza y obstinación de los hombres. Pero yo, exclama el Hijo, dije entonces: "Voy". Así, así: Un silencio sereno lo envolvía todo; y, al mediar la noche su carrera, tu palabra todopoderosa, Señor, viene desde el trono real. El Apóstol lo intuyó y exclamó: Cuando llegó la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo. La plenitud y la abundancia de las cosas temporales había acarreado el olvido y la indigencia de las realidades eternas. Llegó oportuna la eternidad, precisamente cuando dominaba lo temporal. Por citar sólo un detalle, la misma paz temporal fue tan extraordinaria en aquel tiempo, que el decreto de un hombre repercutió en todo el mundo.



 

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal