Agentes destructivos de la Seguridad Humana Introducción



Descargar 70.06 Kb.
Fecha de conversión05.04.2018
Tamaño70.06 Kb.




Agentes destructivos de la Seguridad Humana
Introducción

Con el fin de los conflictos mundiales y a partir de la guerra fría, las principales amenazas tienen relación con el peligro nuclear que proviene de varios Estados, con los conflictos religiosos, étnicos o regionales, con el fracaso de la democracia, por cuestiones económicas, etc. Al disminuir las tensiones que existían en el plano global (bipolaridad por EEUU y Rusia), han surgido una serie de conflictos regionales, los que son difíciles de controlar.

Debe tenerse en cuenta, que los problemas hoy en día no son solo entre Estados sino también entre Estados y comunidades políticamente organizadas (por ejemplo las que pertenecen al crimen organizado). Los Estados deben enfrentarse hoy a amenazas cada vez más inciertas, entre las más destacadas: terrorismo, violencia étnica y religiosa y tráfico ilícito de armas, entre otras.

En el marco de la ONU, y el Grupo de Alto Nivel, se consideraría terrorismo a: “Cualquier acto, destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o a un no combatiente, cuando el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo”. Si bien el terrorismo existe desde hace ya muchos años, el mundo se conmovió con los actos acontecidos el 11 de Septiembre de 2001 cuando dos aviones secuestrados se estrellaron contra las torres gemelas y causaron la muerte de miles de personas, este hecho es el que dio lugar a que la lucha contra los grupos terroristas se incremente.

En cuanto a los problemas por cuestiones étnicas y religiosas, se define a grupo étnico: como una colectividad que se identifica a sí misma y que es identificada por los demás conforme a criterios étnicos, es decir en función de ciertos elementos comunes, tales como el idioma, la religión, la nacionalidad o la raza o una combinación de estos elementos y que comparten un sentimiento de identidad con otros miembros del grupo. Es el sentimiento que tiene un ser humano por el grupo humano y/o medio al que se siente ligado por unos determinados valores, cultura, historia y afectos. Es el equivalente al orgullo que siente una persona por pertenecer a una familia, cofradía o patria. Y cualquier diferencia puede servir de base a la persecución: religión, etnias o ideologías políticas. Los grupos son activamente hostiles los unos con los otros.

Respecto del tráfico de armas: las armas ligeras incluyen pequeñas armas de infantería, tales como armas de fuego que pueden ser llevadas por un soldado. Por lo general el término se aplica a revólveres, pistolas, subfusiles, escopetas, carabinas, fusil de asalto, rifles, ametralladoras ligeras, ametralladoras de uso general, ametralladoras medianas, y granadas de mano.

Todos estos problemas existen hace mucho tiempo, pero es en la actualidad que tienen mayor atención por parte de los Estados y la Comunidad Internacional en general, principalmente a finales del siglo XX y lo que va del siglo XXI. Al estar tan diversificados y no identificar con certeza quienes son los que cometen estos diferentes actos que amenazan a la seguridad del hombre, se requiere de la colaboración y actuación de todos los sectores de la sociedad y el gobierno para poder combatirlos y disminuir su aplicación.


Medidas para eliminar el terrorismo internacional:
Breve reseña histórica

El terrorismo internacional no es un fenómeno nuevo, pero su evolución paralela a la globalización ha transformado su carácter, sus dimensiones, su capacidad letal y, con todo ello, la forma de percibirlo. El terrorismo florece frente a la desesperanza, la humillación, la pobreza, la opresión política, el extremismo y las violaciones de los derechos humanos, así como en el contexto de conflictos regionales o en los supuestos de ocupación extranjera, aprovechándose de la capacidad insuficiente de algunos Estados para mantener en esas circunstancias el orden público.

Su evolución a lo largo del tiempo no es uniforme ni constante, tiene carácter cíclico,. En un primer momento los actos terroristas se realizaban en el país al que pertenecía el grupo terrorista pero con el tiempo los mismos fueron extendiendo su ámbito de actuación más allá de sus fronteras. Los actos de terrorismo estaban dirigidos a figuras políticas relevantes pero luego la población civil se convirtió en el blanco. Los medios empleados en los ataques fueron cambiando, desde coche-bomba hasta bomba en edificios y aviones, etc. Hay una superioridad de los actos que provocan un alto grado de destrucción y víctimas pero que entrañan un escaso insumo de recursos humanos para los propios terroristas, ya que actúan en células.



El 11-S marcó un hito en este salto cualitativo y cuantitativo, con un balance de 2.792 víctimas, al cual EE UU respondió con la legítima defensa. Estos fueron atentados sencillos en su ejecución y, por tanto, muy complejos en su planificación y preparación; produjeron un elevado número víctimas mortales; fueron los primeros atentados televisados de forma directa y a escala mundial y, finalmente, provocaron un extraordinario impacto aterrorizante tanto en la población norteamericana como en el resto del mundo; además del novedoso uso de los aviones como armas al momento del acto de impartir terror. Desde entonces, el terrorismo ha dejado de ser percibido exclusivamente como una amenaza interna a los Estados y ha pasado a ser la cuestión dominante dentro de la agenda de seguridad internacional.

La cuestión que fue debate es que un ataque masivo desestabilizó el sistema de relaciones internacionales que imperó hasta finales del siglo XX, donde los Estados soberanos eran los que monopolizaban el uso de la violencia. A partir del 11-S la lucha contra el terrorismo se ha centrado en las percepciones de seguridad de Occidente. Los países del Sur (principalmente los árabes), están en el punto de mira al considerarlos como lugares conflictivos, donde nace este nuevo tipo de violencia. Las estrategias realizadas por Occidente se han traducido en el incremento de intervenciones directas (guerra en Irak, Afganistán), presiones diplomáticas y nuevas alianzas con gobiernos que luchan en contra del terrorismo.

Al Qaeda es el grupo terrorista más reconocido a nivel mundial por ser el grupo al que se le atribuyeron los atentados del 11-S. En los últimos años, más que una organización, se ha convertido en una franquicia ideológica con capacidad de dar apoyo financiero y operacional. Mary Kaldor (relacionista internacional) apunta a que también es una idea que conecta a una red de grupos autoorganizados dispersos por todo el mundo. Jean Luc Marret, investigador de la Fondation pour la Recherche Stratégique (FRS), afirma que Al Qaeda permite simplificar la realidad para globalizar al adversario y movilizar a los ciudadanos, como una estructura informal de oportunidades.

La lucha contra el terrorismo internacional requiere políticas e instrumentos globales que sólo pueden ser operativos si cuenta con la cooperación efectiva de los Estados del Sur.



Para conseguir sus fondos, estas organizaciones utilizan vías ocultas (las donaciones voluntarias y las transferencias informales denominadas Hawalat). Los estados que respaldan el terrorismo están en el centro de las preocupaciones estratégicas de EE UU. La UE ha asumido plenamente esta visión al analizar las causas del terrorismo: Javier Solana ha hecho particular hincapié en la necesidad de fortalecer los estados frágiles (donde las crisis sociales están constantemente presentes) y reconstruir aquellos en los que se asientan redes terroristas. La percepción de los estados frágiles como una amenaza indirecta para Occidente tiene una clara dimensión estratégica, ya que permite legitimar una nueva agenda de intervención para la construcción de la paz. “Las naciones cuyas estructuras de gobierno han fracasado y donde la sociedad civil carece de medios de acción son particularmente vulnerables y pueden, sin saberlo, acoger actividades criminales y convertirse en terrenos de entrenamiento para los grupos terroristas. La comunidad internacional tiene el deber de adoptar estrategias dirigidas a los países expuestos a riesgos de conflicto, incluso con aquellos en los que es difícil establecer una relación de asociación con los donantes”.
Tratamiento en ONU

En el marco del sistema de las Naciones Unidas se han elaborado 18 instrumentos internacionales (catorce instrumentos y cuatro enmiendas) contra el terrorismo internacional, y referidos a actividades terroristas específicas. A través de la Asamblea General, los Estados Miembros han ido coordinando cada vez más sus actividades de lucha contra el terrorismo y continúan elaborando normas jurídicas. El Consejo de Seguridad también ha desempeñado un papel activo en la lucha contra el terrorismo mediante sus resoluciones y el establecimiento de varios órganos subsidiarios. Por otra parte, algunos programas, oficinas y organismos del sistema de las Naciones Unidas han participado en actividades concretas contra el terrorismo y además han prestado asistencia a los Estados Miembros en sus esfuerzos. Éstos instrumentos están abiertos a la participación de todos los Estados miembros.

El Grupo de alto nivel sobre las amenazas, los desafíos y el cambio propuso por primera vez la necesidad de reunir en un marco común las distintas actividades contra el terrorismo que despliega el sistema de las Naciones Unidas y de elaborar una amplia estrategia mundial contra el terrorismo.

La Estrategia global de las Naciones Unidas contra el terrorismo fue aprobada por los Estados Miembros el 8 de septiembre de 2006. La Estrategia, en forma de una resolución y un Plan de Acción anexo (A/RES/60/288), es un instrumento mundial sin precedentes que reforzará las acciones nacionales, regionales e internacionales para combatir el terrorismo. Ésta es la primera vez que todos los Estados Miembros han acordado un enfoque estratégico común para combatir el terrorismo, no solamente enviando un claro mensaje de que el terrorismo es inaceptable en todas sus formas y manifestaciones, sino además resolviendo adoptar, individual y colectivamente, medidas prácticas para prevenirlo y combatirlo.

La resolución 1.566 de la ONU adoptada por el Consejo de Seguridad reafirma que el terrorismo es una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacionales. La resolución 1.368 (2001) calificó la situación de “amenaza a la paz y a la seguridad internacional”. En la resolución 1.377 del 12 de noviembre de 2001 se declaraba que los actos de terrorismo internacional son una de las amenazas más graves a la paz y la seguridad internacional en el siglo XXI. Legalmente, la resolución 1.373 del 28 de septiembre de 2001 plantea reglas generales de lucha contra el terrorismo internacional que se imponen, en virtud del artículo 25 de la Carta. Existen diversos convenios entre los que se cuentan: Convenio sobre las infracciones y ciertos otros actos cometidos a bordo de aeronaves (Convenio de Tokio); Convenio para la represión del apoderamiento ilícito de aeronaves (Convenio de la Haya); etc. El Comité contra el Terrorismo, basándose en lo dispuesto en las resoluciones 1373 (2001) y 1624 (2005) del Consejo de Seguridad, trabaja para fortalecer las capacidades de los Estados Miembros de las Naciones Unidas para combatir las actividades terroristas dentro de sus fronteras y en todas las regiones. Sé se creó tras los ataques terroristas perpetrados el 11-S. La resolución 1373 (2001), aprobada de manera unánime el 28 de septiembre de 2001, insta a los Estados Miembros a adoptar una serie de medidas destinadas a reforzar su capacidad jurídica e institucional para combatir las actividades terroristas, entre las que figuran las siguientes:



  • Tipificar como delito la financiación del terrorismo

  • Congelar sin dilación los fondos de las personas que participen en la comisión de actos de terrorismo

  • Denegar cualquier tipo de apoyo financiero a grupos terroristas

  • Prohibir la provisión de refugio o de cualquier tipo de asistencia o apoyo a terroristas

  • Intercambiar información con otros gobiernos en relación con cualquier grupo que cometa o se proponga cometer actos de terrorismo

  • Cooperar con otros gobiernos a fin de investigar, detectar, arrestar, extraditar y enjuiciar a personas que participen en la comisión de dichos actos; y

  • Tipificar como delito en la legislación nacional el suministro de apoyo activo o pasivo a quienes cometan actos de terrorismo y enjuiciar a las personas culpables de ese delito.

Situación Actual

Desde el 11-S la mayoría de los atentados han tenido lugar en el contexto de conflictos locales de larga duración (Uganda, Israel, Palestina, Chechenia, Argelia, Colombia, etc.), además de los que se están produciendo en los países árabes por la primavera árabe en el contexto de la denominada ‘primavera árabe’.

Sin embargo, aún persiste el continuo intento por realizar atentados en países occidentales. Claro ejemplo es el más reciente: el atentado en la maratón de Boston, que dejó al menos 3 muertos y más de 140 heridos. A pesar de los esfuerzos dispensados, se dan numerosos atentados terroristas a lo largo de todo el mundo. Por eso, las medidas adoptadas por los diferentes gobiernos cada vez son más intensas.

Luego de los atentados de Boston, EEUU refuerza sus medidas de seguridad para poder combatir el terrorismo. Este tema es debatible ya que los medios para la lucha contra esta amenaza traspasan los límites de la intimidad y el anonimato de las personas en Internet. A pesar de ello, gracias a los servicios de inteligencia de los diferentes países, se lograron evitar la realización de varios atentados contra la población civil (por ejemplo en Francia y Canadá).


Lucha contra las distintas formas de violencia étnica y religiosa:

Breve reseña histórica

La discriminación racial y étnica ocurre a diario a la vez que impide el progreso de millones de personas en todo el mundo. El racismo y la intolerancia destruyen vidas y comunidades por medio de sus diversas manifestaciones, desde privar a las personas de los principios fundamentales de igualdad y no discriminación, hasta propiciar el odio étnico que puede conducir al genocidio. La lucha contra el racismo es una prioridad para la comunidad internacional y es parte esencial de la labor de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Afirman que si este sentimiento no existiese, se podrían evitar muchos de los actuales problemas de convivencia social, como: la integración forzada, el secuestro de las mujeres y niños, el asesinato, la xenofobia, el racismo, el genocidio y las guerras. Suele ir acompañado de la destrucción o el expolio de sus bienes: casas, tiendas, centros religiosos, etcétera. Se concreta en actos de violencia indiscriminada, sean espontáneos o premeditados.



La Intolerancia religiosa es la motivada por las propias creencias religiosas de uno, generalmente en contra de las de otro. Intolerancia religiosa y persecución han aparecido frecuentemente en la historia del mundo, cuando se produce el contacto entre culturas diferentes, y la mayoría de las creencias han sufrido por ella.

La persecución religiosa, que constituye un caso extremo de intolerancia, consiste en el maltrato persistente de una o más personas hacia un individuo o grupo debido a su afiliación religiosa. Usualmente, la persecución de esta naturaleza florece por la ausencia de tolerancia religiosa, libertad de religión y pluralismo religioso. Persecución, en este contexto, puede referirse a prisiones ilegales, agresiones, apedreamientos, torturas, ejecución injustificada, negación de beneficios y de derechos y libertades civiles. Puede también implicar confiscación de bienes, destrucción de propiedades o incitamiento al odio, entre otras cosas.



El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condena los episodios de intolerancia, prejuicios, discriminación y violencia religiosos. El órgano de Naciones Unidas hizo en diferentes ocasiones alusión a casos de profanación o destrucción de libros sagrados y santuarios, o de equiparación de una religión con el terrorismo, uso de la violencia, etc.

Sostuvo que la comunidad internacional debe unirse contra toda forma de intolerancia religiosa y tomar medidas para ponerle fin, expresó apoyo a todo esfuerzo conjunto para fomentar el entendimiento mutuo y promover el diálogo. Esos esfuerzos, deben ser hechos para proteger a individuos de todas las religiones y ciencias.

En cuanto a la lucha sobre la violencia étnica, las Naciones Unidas se ha ocupado de este problema desde su fundación y la prohibición de la discriminación racial está consagrada en todos los instrumentos principales de derechos humanos. La prohibición de la discriminación racial establece obligaciones para los Estados y les encomienda la tarea de erradicar la discriminación del ámbito público y privado. Asimismo, el principio de la igualdad también exige a los Estados adoptar medidas especiales para eliminar las condiciones que causan la discriminación racial o que contribuyen a perpetuarla.

En 2001, La Conferencia Mundial contra el Racismo elaboró el programa más integral y con más autoridad para combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia. Se trata de la Declaración y Programa de Acción de Durban. En abril de 2009, la Conferencia de Examen de Durban examinó el progreso mundial alcanzado para superar el racismo y llegó a la conclusión de que aún queda mucho por hacer. No cabe duda de que el logro más importante de la conferencia fue la renovación del compromiso internacional con el programa de trabajo contra el racismo.

Actividades de la oficina de Derechos Humanos de la ONU


  • Apoya las actividades del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CEDR).  El Comité supervisa la aplicación de la Convención internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial.

  • Apoya al Relator Especial sobre las Formas Contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia. El Relator Especial, quien es un experto independiente, publica informes anuales sobre racismo, transmite denuncias urgentes y comunicaciones a los Estados sobre casos de racismo, discriminación racial, xenofobia y las formas conexas de intolerancia, y realiza visitas de estudio a los países. 

  • Colabora con el Experto Independiente en cuestiones de las minorías. Considerando que las minorías de todas las regiones del mundo continúan siendo víctimas de graves actos de discriminación y racismo, el experto independiente trabaja con otros órganos y mecanismos de la ONU, como el Foro sobre Cuestiones de las Minorías para tratar los casos de violaciones de derechos humanos que sufren las minorías. 

  • Apoya al Grupo de Trabajo de Expertos sobre las Personas de Ascendencia Africana, el cual elabora propuestas de corto, mediano y largo plazo para eliminar la discriminación racial contra las personas afrodescendientes.

  • Por medio de la Unidad Anti-Discriminación, la oficina apoya la lucha contra el racismo y la intolerancia.  Asimismo, la Unidad fortalece la capacidad nacional para eliminar el racismo por medio de la prestación de servicios de asesoría, la realización de estudios e  investigaciones sobre el racismo,  y asiste a los mecanismos intergubernamentales y de expertos que se ocupan de la situación de grupos de víctimas, y participa con la sociedad en general para establecer asociaciones, crear conciencia y movilizar en favor de medidas antidiscriminatorias, como las leyes, las políticas y los programas.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU también condena los episodios de intolerancia, prejuicios, discriminación y violencia religiosos.

El órgano de Naciones Unidas hizo en diferentes ocasiones alusión a casos de profanación o destrucción de libros sagrados y santuarios, o de equiparación de una religión con el terrorismo, uso de la violencia, etc. Sostuvo que la comunidad internacional debe unirse contra toda forma de intolerancia religiosa y tomar medidas para ponerle fin, expresó apoyo a todo esfuerzo conjunto para fomentar el entendimiento mutuo y promover el diálogo. Esos esfuerzos, deben ser hechos para proteger a individuos de todas las religiones y ciencias.



SITUACIÓN ACTUAL:

En la actualidad estas situaciones de violencia étnica y religiosa persisten, por lo que se requiere de la amplia participación de todos los sectores de la sociedad, además de ONU para la lucha en contra de estas.

Entre los conflictos entre comunidades religiosas podemos nombrar:

Cristianos y otras religiones



  • Conflicto entre católicos y protestantes en Irlanda del Norte.

  • Discriminación por parte de cristianos ortodoxos en Grecia hacia minorías religiosas como los neopaganos (neohelenismo).

  • Conflicto entre serbios ortodoxos y croatas católicos en la ex Yugoslavia.

Musulmanes y otras religiones:
  • Luchas entre hindúes y musulmanes en India y Pakistán, principalmente por Cachemira

  • Conflictos entre musulmanes y cristianos se han dado: en Líbano por la guerra civil entre los cristianos apoyados por Israel y los musulmanes apoyados por Siria y los refugiados palestinos.

  • Conflictos entre judíos y musulmanes: gira alrededor del conflicto árabe-israelí.


Hinduismo y otras religiones: Aparte los enfrentamientos ya mencionados entre hindúes y musulmanes, se cuentan estos:

  • Conflicto entre hindúes y budistas en Sri Lanka.

  • Conflicto entre hindúes y sijs en India.

Budismo y otras religiones

  • Conflicto entre budistas e hindúes en Sri Lanka.

  • Invasión de China a Tíbet y persecución del budismo tibetano.

  • Pogromos contra chinos (muchos de ellos budistas) por parte de musulmanes en Indonesia.

Algunos casos tratados por ONU en los últimos años, en cuanto a cuestiones de depuración étnica, y conflictos religiosos

2011-2012: Sudán y Sudán del Sur


Desde que se produjo la independencia de Sudán del Sur en julio de 2011, el Gobierno del Sudán se ha embarcado en una campaña militar en las zonas de transición que considera aliadas de Sudán del Sur. El Gobierno disolvió la administración civil en Abyei y el Nilo Azul y colocó esas zonas bajo control militar. Los combates librados entre las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) y el Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés-Norte (SPLA-Norte) en Abyei, Kordofán del Sur y el Nilo Azul han provocado la muerte y el desplazamiento forzado de civiles. Según la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, las FAS han atacado deliberadamente a la población civil de Kordofán del Sur y del Nilo Azul, cometiendo graves violaciones de los derechos humanos que podrían considerarse crímenes de lesa humanidad y actos de depuración étnica.

2010: Violencia entre grupos en Guinea

En marzo de 2010 el Asesor Especial Francis Deng realizó una misión en el África Occidental, en el transcurso de la cual visitó Guinea por invitación del Gobierno de Transición. Las tensiones interétnicas habían venido aumentando en ese país desde el violento ataque perpetrado el 28 de septiembre de 2009 contra una concentración del grupo opositor Forces Vives. La Oficina investigó en qué medida esas tensiones podían constituir una amenaza para la paz y la estabilidad en Guinea y cuál era el riesgo de violencia genocida, especialmente durante el proceso electoral de 2010 y en el período postelectoral.

El 3 de noviembre de 2010, antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales convocada para el 7 de noviembre, el Secretario General advirtió a los dirigentes políticos de los peligros de intentar aprovechar con fines políticos las diferencias étnicas o religiosas u otros factores de división, y reiteró que quienes fomentaran la violencia o cometieran violaciones de los derechos humanos tendrían que rendir cuentas de sus actos. Recordó asimismo al Gobierno de Transición de Guinea su responsabilidad de proteger a todos los guineanos y de garantizar su seguridad, independientemente de su origen étnico, su religión o su afiliación política.

La Oficina y los asociados de las Naciones Unidas están colaborando estrechamente con miras a prestar asistencia al Gobierno con el fin de mejorar las relaciones entre los grupos y fortalecer la cohesión nacional del país.



2008: Situación en Kivu del Norte

Observaciones, que las causas fundamentales del conflicto en la región oriental de la República Democrática del Congo no eran identitarias, sino fundamentalmente políticas y económicas. No obstante, el conflicto había ido acompañado de extrema polarización étnica y sentimientos de odio, por lo que el riesgo de agresiones por motivos étnicos en Kivu del Norte era ya considerable a finales de 2008. En particular, muchos grupos se referían a supuestos genocidios que se habían cometido o que se estaban cometiendo para predecir genocidios futuros en la región, en particular contra los tutsis, considerados a nivel popular los principales autores de atrocidades masivas. Se considera probable que se produzcan matanzas por motivos étnicos a manos de grupos armados y una escalada de histeria genocida entre las poblaciones civiles, lo que es altamente peligroso y tendría graves consecuencias en la región.

Tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras:

Breve reseña histórica

Unos de los principales problemas vinculados a las armas pequeñas y ligeras es la facilidad con que se consiguen en muchas regiones del mundo. Son las "armas preferidas" en los conflictos actuales, predominantemente internos, ya que son relativamente baratas, mortíferas, portátiles, fáciles de ocultar, resistentes y tan fáciles de manejar que las han utilizado en los combates niños de tan sólo 10 años. Se comercia ilícitamente con ellas, a cambio de divisas fuertes y bienes como diamantes y otras piedras preciosas, drogas y otros artículos de contrabando. Hay bandas armadas, delincuentes, mercenarios y grupos terroristas que trafican ilícitamente con esas armas y las emplean.

La acumulación de armas pequeñas y ligeras no causa por sí misma los conflictos en que se utilizan. No obstante, su disponibilidad contribuye a agravar los conflictos, pues aumenta el número de muertos y la duración de la violencia, alienta la búsqueda de soluciones violentas y no pacíficas para las diferencias, y genera un círculo vicioso de inseguridad que, a su vez, se traduce en una demanda y una utilización aún mayores de esas armas.

A diferencia de lo que sucede con las armas nucleares, químicas y biológicas, no hay normas ni reglamentos internacionales convenidos que se ocupen directamente de las armas pequeñas y ligeras. Al mismo tiempo, muchos de los 100 Estados que no exportan esas armas las utilizan para sus necesidades legítimas de seguridad interna y de defensa nacional o colectiva. Los Estados defienden su derecho a la legítima defensa, individual o colectiva, reconocido en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, y los intereses legítimos en materia de seguridad que hacen valer todos los países. También se reconoce en general que el comercio mundial de armas pequeñas también satisface necesidades legítimas de seguridad y comerciales.

Por consiguiente, sería difícil, cuando no imposible prohibir las armas pequeñas y ligeras. Es necesario adoptar otras medidas mundiales para poner coto a la acumulación excesiva y desestabilizadora de las armas pequeñas y ligeras. Este es uno de los motivos por los que, en diciembre de 1999, la Asamblea General decidió convocar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Tráfico Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en todos sus aspectos que se celebraría en junio o julio de 2001. La Asamblea creó un Comité Preparatorio y le pidió que recomendara a la Conferencia un proyecto de documento final, en el que figurara un programa de acción.
Actuación de la ONU:

Prácticamente todo el sistema de las Naciones Unidas se ocupa de las consecuencias directas e indirectas de conflictos armados recientes que se libran principalmente con esas armas. Las armas pequeñas y ligeras se utilizan cada vez más como instrumentos primordiales de violencia en los conflictos internos de que se ocupan las Naciones Unidas, ocasionan un gran número de muertes y desplazamientos de ciudadanos en todo el mundo y consumen una gran cantidad de recursos de las Naciones Unidas. Muchos de esos conflictos han causado un gran número de bajas en las poblaciones afectadas, en su mayoría civiles y principalmente mujeres y niños.

La acumulación y transferencia excesiva y desestabilizadora de armas pequeñas y ligeras guarda estrecha relación con la incidencia cada vez mayor de conflictos internos y los altos niveles de delincuencia y violencia. Por consiguiente, constituye un motivo de legítima preocupación para la comunidad internacional. Si bien algunas regiones del mundo se han visto más afectadas que otras, el fenómeno es realmente de carácter mundial, por lo que causa preocupación a las Naciones Unidas, en su calidad de órgano mundial de mayor representatividad.

Por lo que respecta a la propia Organización mundial, la facilidad con que se consiguen armas pequeñas y ligeras ha hecho que sean blancos de ellas el personal de mantenimiento de la paz y el personal humanitario de las Naciones Unidas, así como sus colaboradores gubernamentales sobre el terreno. Los "Cascos Azules" no pueden desarmar completamente a las facciones en lucha porque a veces esos grupos ocultan sus mejores armas o, a manera de "seguro" por si se reanudarán las hostilidades, sólo entregan las armas viejas e inutilizables. Los proyectos de desarrollo de las Naciones Unidas y de diversos países donantes resultan perjudicados, cuando no destruidos, cuando grupos equipados con esas armas saquean ciudades y pueblos. Los mediadores y negociadores de las Naciones Unidas en los procesos de paz se ven obligados a volver a la mesa de negociaciones cuando una o más facciones deciden que pueden conseguir más en el campo de batalla que en la mesa de negociaciones. Ocurre también que grupos armados trasladen y controlen a refugiados bajo la protección de las Naciones Unidas; los niños pasan a ser víctimas y esclavos de las facciones beligerantes, que los obligan a transformarse en combatientes o porteadores. Con frecuencia, bandas armadas requisan o controlan la ayuda humanitaria proporcionada por las Naciones Unidas. Cada vez se producen más violaciones de los embargos de armas impuestos por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debido al tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras.

Desde mediados del decenio de 1990 las Naciones Unidas han logrado que la cuestión de las armas pequeñas y ligeras figure de forma prominente en el programa político internacional. La Organización ha fomentado una toma de conciencia de los problemas que plantean esas armas. A esos efectos, ha creado varios grupos de expertos, en especial el Grupo de Expertos Gubernamentales sobre armas pequeñas, el Grupo de Expertos Gubernamentales de las Naciones Unidas sobre armas pequeñas y el Grupo de Expertos sobre el problema de las municiones y los explosivos, todos ellos para estudiar la naturaleza y las causas de la acumulación y la transferencia de armas pequeñas y ligeras y recomendar medios y arbitrios para prevenirlas y reducirlas. Los Estados, las organizaciones regionales y los grupos no gubernamentales recurren en gran medida a los informes de estos grupos.

Las Naciones Unidas también han abordado la cuestión de las armas pequeñas en el contexto de otras cuestiones, como la protección de los civiles en los conflictos armados, el papel del Consejo de Seguridad en la prevención de los conflictos armados, los niños y los conflictos armados y el desarme, la desmovilización y la reinserción de excombatientes en un entorno de mantenimiento de la paz.

En el terreno, las Naciones Unidas han recogido y destruido armas en varias de sus operaciones de mantenimiento de la paz. También han llevado a cabo, en Albania, un proyecto piloto de "armas por desarrollo", en que se han recogido armas en poder de la sociedad civil a cambio de incentivos de desarrollo para las comunidades, como carreteras y puentes.

El Secretario General de las Naciones Unidas se ha interesado personalmente en la cuestión de las armas pequeñas. En su informe sobre el milenio, el Secretario General observó que el control de la proliferación de las armas ilícitas era la primera medida necesaria para lograr la no proliferación de las armas pequeñas. Sostuvo que las armas pequeñas y ligeras debían ser controladas por los Estados, los cuales debían responder de su transferencia. En los momentos en que la comunidad internacional se prepara para la conferencia de 2001, que será un hito en la historia de las Naciones Unidas y la primera conferencia importante de las Naciones Unidas sobre el desarme desde 1987, el Secretario General ha instado a los Estados Miembros a que aprovechen esa Conferencia "para comenzar a adoptar medidas serias que limiten el tráfico ilícito de las armas pequeñas".

La conferencia de 2001 como lo indica su título, la Conferencia se centrará en "el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos". En el informe del Grupo de Expertos Gubernamentales de las Naciones Unidas sobre armas pequeñas, publicado en agosto de 1999, se incluye información más detallada acerca de las cuestiones que podrían debatirse en la Conferencia. El Grupo de Expertos recomendó que "el principal objeto de atención sean las armas pequeñas y ligeras fabricadas de acuerdo con especificaciones militares. No obstante, quizá deban considerarse también otros tipos de armas de fuego al tratar los problemas en las zonas más afectadas del mundo. En este contexto general también deberán considerarse las municiones".

En el informe del Grupo de Expertos Gubernamentales sobre armas pequeñas se recomendó que el objetivo de la Conferencia fuera ampliar y fortalecer los esfuerzos internacionales por evitar, combatir y erradicar el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos. A tal fin, el Grupo recomendó que los fines de la Conferencia fueran los siguientes:

- Fortalecer o elaborar normas de rango mundial, regional y nacional que refuercen y mejoren la coordinación de los esfuerzos para evitar y combatir el comercio lícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos;

- Elaborar medidas internacionales convenidas para evitar y combatir el tráfico y la fabricación ilícitos de armas pequeñas y ligeras y para reducir la acumulación y las transferencias excesivas y desestabilizadora de tales armas en todo el mundo, prestando especial atención a las regiones en que están finalizando conflictos y donde es urgente encontrar soluciones para problemas graves de proliferación de armas pequeñas y ligeras;

- Generar en toda la comunidad internacional la voluntad política de evitar y combatir las transferencias y la fabricación ilícitas de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos y crear conciencia acerca de la naturaleza y la gravedad de los problemas interconexos derivados del tráfico y la fabricación ilícitos de armas pequeñas y ligeras y la proliferación y difusión excesivas y desestabilizadoras de estas armas;

- Promover el sentido de la responsabilidad de los Estados con respecto a la exportación, importación, tránsito y reexpedición de armas pequeñas y ligeras.

En resumen, ha quedado claro que el objetivo de la Conferencia es la limitación de las armas y el fomento del desarme.
Situación actual:

En febrero de 2013 se aprobó un proyecto de resolución “el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos”. Recordando todas sus resoluciones anteriores tituladas “El comercio ilícito de armas pequeñas y armas ligeras en todos sus aspectos”, incluida la resolución del 24 de diciembre de 2001. Poniendo de relieve la importancia de que se siga ejecutando plenamente el Programa de Acción para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos, como principal marco para la adopción de medidas en esta materia.

Reconociendo la necesidad de que los Estados intensifiquen sus esfuerzos dirigidos a fomentar la capacidad nacional para ejecutar eficazmente el Programa de Acción y el Instrumento internacional de localización.

Reiterando que la intermediación ilícita en el comercio de armas pequeñas y armas ligeras es un problema grave y creciente del que la comunidad internacional debe ocuparse con carácter urgente.



Reconociendo las iniciativas emprendidas por las organizaciones no gubernamentales para ayudar a los Estados a ejecutar el Programa de Acción.
ANEXOS, BIBLIOGRAFIA Y PÁGINAS WEB:

  • http://www.ohchr.org/SP/AboutUs/Pages/RacialDiscrimination.aspx

  • http://www.un.org/es/preventgenocide/adviser/country_situations.shtml

  • http://www2.ohchr.org/english/bodies/cerd/index.htm

  • http://biblioteca.hegoa.ehu.es/system/ebooks/15197/original/El_Terrorismo_Internacional._Causas_e_Implicaciones_Estrategicas.pdf

  • http://www.un.org/spanish/terrorism/index.shtml

  • http://actualidad.rt.com/themes/view/91971-terrorismo-reto-siglo-xxi

© 1995-2013 Organización Argentina de Jóvenes para las Naciones Unidas (OAJNU). Derechos

reservados, queda prohibida sin autorización escrita de OAJNU, la reproducción parcial o total de

esta obra por cualquier medio o procedimiento. Bajo los apercibimientos de ley






La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal