Aguas andinas s. A



Descargar 142.03 Kb.
Fecha de conversión31.01.2018
Tamaño142.03 Kb.
PROYECTO “ESTANQUES DE REGULACIÓN SALIDA COMPLEJO LAS VIZCACHAS”

COMUNA DE PUENTE ALTO, REGIÓN METROPOLITANA.

INFORME

ESTUDIO DE FLORA Y VEGETACIÓN

Elaborado por:



Sebastián Teillier

Para


AGUAS ANDINAS S. A.

Junio, 2012


INTRODUCCIÓN


Flora

La biota de Chile central, entre los ríos Choapa y Bío Bío, corresponde a una ecorregión de tipo mediterráneo. Las ecorregiones caracterizadas como mediterráneas reúnen a cerca de un 20% de la flora vascular mundial, en un área que equivale al 5 % de ella por lo que se las considera como de alta diversidad. En particular, la ecorregión mediterránea chilena, ha sido calificada como un hot spot de la biodiversidad del mundo (Arroyo & Cavieres 1997; Arroyo et al, 1999 ). Las razones para esto son:

-Se trata de una región con una alta diversidad -unas 2.500 especies de plantas vasculares- y, al mismo tiempo, un alto grado de endemismo, que llega a 23,4% a nivel regional y a 47 % a nivel nacional;

-Corresponde a la zona del país que soporta la mayor cantidad de población y actividad antrópica lo que se refleja, entre otras cosas, en que un 30% de la flora vascular de la cuenca de Santiago - formada por 980 especies de plantas vasculares- sea introducida, proveniente desde Asia y Europa (Navas, 1973-1979). Éstas, mejor adaptadas que las nativas a las perturbaciones asociadas al hombre, han aprovechado la intensa destrucción y sustitución de los ecosistemas naturales para expandirse en los ambientes cercanos a las actividades humanas.



Vegetación

En relación con la vegetación, Gajardo (1994), incluye al área de estudio en su Región fitogeográfica del Bosque y del Matorral Esclerofilos, Sub-Región del Bosque Esclerofilo. De acuerdo con la cartografía que presenta el autor, la Formación Vegetal que correspondería al área de estudio sería la del Bosque Esclerofilo de la Pre-Cordillera Andina, con las siguientes asociaciones:


-Quillaja saponaria (quillay)-Lithrea caustica (litre): comunidad con estructura heterogénea, desde bosque a matorral, pero con baja densidad de árboles; se sitúa preferentemente en situaciones de media ladera, con exposición sur. Las especies más representativas, aparte de las nombradas, serían Maytenus boaria (maitén), Pasithea coerulea (azulillo), Baccharis rhomboidalis (vautro), Nasella chilensis (coironcillo).

-Quillaja saponaria (quillay)-Colliguaja odorifera (colliguay): Comunidad ubicada en laderas rocosas y valles altos. La fisonomía corresponde a un bosque o matorral alto, muy abierto. Las especies características serían Adesmia confusa (A. arborea) (palhuén), Alonsoa meridionalis (ajicillo), Helenium aromaticum (poquil), Trevoa (Talguenea) quinquinervia (tralhuén) y Proustia cuneifolia (huañil).


De acuerdo con la propuesta de Luebert y Pliscoff (2006) el área se encuentra en el rango de distribución del piso del Bosque Esclerofilo Mediterráneo Andino de Quillaja saponaria y Lithrea caustica; un tipo de bosque esclerofilo donde además de las especies señaladas crecen como características Kageneckia oblonga (bollén) y Cryptocarya alba (peumo); encontrándose, además, arbustos como Escallonia pulverulenta, Proustia cuneifolia (huañil) y Teucrium bicolor, entre otros. Los autores afirman que este tipo de comunidad ha sufrido una intensa y extensa alteración antrópica, degradándose a diversos tipos de matorral, con presencia de especies como Baccharis linearifolia (romerillo) y Muehlenbeckia hastulata (quilo), los que en teoría deberían facilitar la resiliencia de esas comunidades, en caso que las perturbaciones cesaran y no hubiesen adquirido un carácter irreversible.

La consecuencia lógica del alto nivel de endemismo de las especies de Chile mediterráneo es que los tipos de vegetación son también endémicos, de modo que ellos no se registran más que en Chile, entre los 32 y los 38 ° S (Teillier, 2003, Luebert & Pliscoff, 2006).




MÉTODOS


Área de estudio

El sitio analizado corresponde al área del proyecto de Aguas Andina que consiste en la construcción de estanques de agua en la zona de Las Vizcachas, ubicada en el margen del área urbana de la comuna de Puente Alto, Región Metropolitana. El trabajo de terreno se llevó a cabo el 5 de junio de 2012.



Flora

Para registrar la lista de las especies de flora vascular, se efectuó un recorrido que abarcó el área del proyecto, colectándose aquellas que presentaban dificultades para su identificación in situ para completar su determinación en gabinete.

La nomenclatura de las especies sigue a Marticorena y Quezada (1985) y a literatura taxonómica más reciente como el catálogo de la flora vascular del cono sur (Zuloaga et al. 2009). Los nombres vulgares se obtuvieron de Baeza (1930), Navas (1973-1979), Hoffmann (1979), Gajardo (1994) y Matthei (1995).

Para el análisis de las formas de crecimiento se consideraron los siguientes tipos:

Árboles: Especies leñosas con uno o pocos ejes principales, gruesos.

Arbustos: Especies leñosas, muy ramificadas desde la base todos más o menos del mismo grosor.

Hierbas perennes: Especies cuyos individuos poseen órganos de resistencia subterráneos y rebrotan en primavera.

Hierbas anuales: Especies que sobreviven al invierno sólo mediante sus semillas.

La asignación de origen geográfico incluye las siguientes categorías:

Nativas: aquellas especies de plantas que ya se encontraban en Chile a la llegada de los españoles. Se distinguen las nativas endémicas, aquellas que solo crecen en Chile y las nativas no endémicas, nativas que crecen también en otros países en forma silvestre.

Introducidas: las alóctonas asilvestradas son aquellas que llegaron desde otros continentes y se asilvestraron en el país.

Cultivadas: son especies alóctonas que son objeto de cultivo, que no se reproducen en forma espontánea.

La asignación de categorías de conservación de las especies se realizó de acuerdo con CONAF (1989) y CONAMA-SEGPRES en sus procesos de 2005 a 2012. Las categorías utilizadas son en peligro crítico, en peligro, vulnerable, casi amenazada y preocupación menor. A las plantas leñosas, las suculentas y los helechos que han sido clasificados al nivel nacional y no presentan amenazas se les asignó la categoría de conservación “sin amenaza actual”; las especies herbáceas no clasificadas se consideran como “no evaluadas”; las introducidas y cultivadas, como “no aplica”.

Vegetación

Dado el alto nivel de impacto antrópico en el área, y la escasa presencia de asociaciones de vegetación naturales, se presenta una cartografía que caracteriza el sitio de estudio principalmente de acuerdo con el tipo de uso (forestal (plantación de eucaliptus), recreacional (cancha de futbol) y un estacionamiento de autos). La cartografía fue levantada sobre una foto de Google Earth.



RESULTADOS

Flora

La riqueza de especies de plantas vasculares en el área de estudio alcanzó a 44 especies; la lista de ellas indicando, nombre científico, familia, nombre vulgar, forma de crecimiento, origen geográfico y estado de conservación se muestra en la Tabla 1.



En cuanto al origen geográfico de las especies se encontró que 18 (41%) son nativas, de las que sólo 4 son endémicas de Chile y las restantes 14, nativas, no endémicas. Las introducidas alcanzaron a 26 (59%) incluyendo a Eucalyptus globulus, que es introducido, pero no silvestre (Figuras 1 y 2).

Tabla 1
















Flora: lista de las especies de plantas vasculares.




























Especie

Familia

Nombre

Forma de

Origen

Categoría de

 

 

vulgar

crecimiento

geográfico

conservación

 

 

 

 

 

 

Maytenus boaria

Celastraceae

Maitén

Arbol

Nativa

Sin amenaza actual

Anthemis cotula

Compositae

Manzanillón

Hierba anual

Introducida

No aplica

Baccharis paniculata

Compositae

Romerillo

Arbusto

Endémica

Sin amenaza actual

Baccharis pingraea

Compositae

Chilquilla

Arbusto

Nativa

Sin amenaza actual

Baccharis salicifolia

Compositae

Chilca

Arbusto

Nativa

Sin amenaza actual

Carduus pycnocephalus

Compositae

Cardito

Hierba anual

Introducida

No aplica

Centaurea melitensis

Compositae

Abrepuño

Hierba anual

Introducida

No aplica

Cirsium vulgare

Compositae

Cardo negro

Hierba perenne

Introducida

No aplica

Conyza sp.

Compositae

 

Hierba anual

Nativa

No evaluada

Madia sativa

Compositae

Melosa

Hierba anual

Nativa

No evaluada

Picris echioides

Compositae

Lengua de gato

Hierba anual

Introducida

No aplica

Silybum marianum

Compositae

Cardo mariano

Hierba anual

Introducida

No aplica

Dichondra sericea

Convolvulaceae

 

Hierba perenne

Nativa

No evaluada

Capsella bursa-pastoris

Cruciferae

Bolsa del pastor

Hierba anual

Introducida

No aplica

Hirschfeldia incana

Cruciferae

Mostacilla

Hierba anual

Introducida

No aplica

Galega officinalis

Fabaceae

Galega

Hierba perenne

Introducida

No aplica

Erodium cicutarium

Geraniaceae

Alfilerillo

Hierba anual

Introducida

No aplica

Erodium moschatum

Geraniaceae

Alfilerillo

Hierba anual

Introducida

No aplica

Geranium core-core

Geraniaceae

Core-core

Hierba perenne

Nativa

No evaluada

Bromus berterianus

Gramineae

Tuca

Hierba anual

Nativa

No evaluada

Bromus catharticus

Gramineae

Lanco

Hierba perenne

Nativa

No evaluada

Bromus hordeaceus

Gramineae

 

Hierba anual

Introducida

No aplica

Cynodon dactylon

Gramineae

Chépica

Hierba perenne

Introducida

No aplica

Hordeum murinum

Gramineae

Cebada de ratón

Hierba anual

Introducida

No aplica

Nasella chilensis

Gramineae

Coironcillo

Hierba perenne

Nativa

No evaluada

Rostraria cristata

Gramineae

 

Hierba anual

Introducida

No aplica

Stipa caudata

Gramineae

Coirón

Hierba perenne

Nativa

No evaluada

Vulpia bromoides

Gramineae

Pasto sedilla

Hierba anual

Introducida

No aplica

Vulpia myurus

Gramineae

Pasto sedilla

Hierba anual

Introducida

No aplica

Marrubium vulgare

Labiatae

Toronjil cuyano

Hierba perenne

Introducida

No aplica

Malva sp.

Malvaceae

Malvilla

Hierba anual

Introducida

No aplica

Acacia caven

Mimosaceae

Espino

Arbol

Nativa

Sin amenaza actual

Eucalyptus globulus

Myrtaceae

Eucaliptus

Arbol

Introducida

No aplica

Clarkia tenella

Onagraceae

Huasita

Hierba anual

Endémica

No evaluada

Retanilla trinervis

Rhamnaceae

Tebo

Arbusto

Endémica

Sin amenaza actual

Crataegus monogyna

Rosaceae

Peumo alemán

Arbol

Introducida

No aplica

Quillaja saponaria

Rosaceae

Quillay

Arbol

Endémica

Sin amenaza actual

Rubus ulmifolius

Rosaceae

Zarzamora

Arbusto

Introducida

No aplica

Veronica persica

Scrophulariaceae

 

Hierba anual

Introducida

No aplica

Cestrum parqui

Solanaceae

Palqui

Arbusto

Nativa

Sin amenaza actual

Nicotiana glauca

Solanaceae

Palqui inglés

Arbusto

Introducida

No aplica

Solanum ligustrinum

Solanaceae

Tomatillo

Arbusto

Nativa

Sin amenaza actual

Solanum nigrum

Solanaceae

 

Arbusto

Introducida

No aplica

Anthriscus caucalis

Umbelliferae

 

Hierba anual

Introducida

No aplica



En relación con las formas de crecimiento de las especies, se encontró que predominan en número de especies las hierbas anuales, con 21 especies (48 %); seguidas por los arbustos y las hierbas perennes con 9 especies cada uno (20 %) y los árboles con 5 (11%) (Figura 3-Foto 1).



Foto 1: Ejemplar remanente de Quillaja saponaria (quillay).



Si se relacionan origen geográfico y forma de crecimiento se tienen los datos que se muestran en la Tabla 2. Entre las plantas leñosas, árboles y arbustos,predominan las especies nativas; entre las hierbas, para el caso de las perennes, hay un ligero predominio de nativas, en tanto que, entre las anuales, hay un absoluto predominio de las especies introducidas.



Tabla 2. Proyecto tanques de agua-Vizcachas: relación origen geográfico y formas de crecimiento de las especies.













 

Nativas

Introducidas

Total

Árbol

3

2

5

Arbusto

6

3

9

Hierba anual

4

17

21

Hierba perenne

5

4

9

Especies en categorías de conservación

No se registran especies en categorías de conservación.



Vegetación

En relación con la vegetación se observó que no existe prácticamente una comunidad vegetal natural. En el área se observaron tres situaciones que se muestran en la Figura 4 (cartografía).



I. Plantación forestal de Eucalyptus globulus: es la formación vegetal dominante en el sector. Corresponde a una plantación densa de eucaliptus, añosos, que han sido cosechados al menos una vez (Fotos 1 y 2). Entre ellos, en las zonas periféricas, se encuentran remanentes de especies nativas, alguna leñosas como Quillaja saponaria (quillay), Solanum ligustrinum (tomatillo), Cestrum parqui (palqui) y Retanilla trinervis (tebo) en el piso se registra una cobertura vegetal donde aparecen hierbas principalmente anuales nativas como Bromus berterianus (tuca) e introducidas , Erodium spp, Hordeum murinum (cebada de ratón) , entre otras. En los bordes de la plantación que dan hacia el canal San Carlos, se encuentran poblaciones de dos gramíneas nativas; Nasella chilensis (coironcillo) y Stipa caudata (coirón).



Foto 2. Plantación de Eucalyptus globulus.



Foto 3. Plantación de Eucalyptus globulus.

II. Zonas antropizadas

II. 1.Corrales de caballos.

II. 2. Sector clareado para estacionamientos: Corresponde a un área casi desprovista de vegetación, que se encuentra, además, parcialmente cubierta por escombros y basura.

Foto 4. Sector clareado para estacionamiento.

II.3. Sector habitado.

II.4. Cancha de futbol: Corresponde a un área plantada con Cynodon dactylon (chépica) (Foto 4). En la periferia se encuentran algunas matas de Stipa caudata (coirón) (foto 5) y varias especies anuales.



Foto 5. Cancha de futbol.



Foto 6. Stipa caudata, coirón, especie nativa que forma pequeños manchones en la periferia del bosque de eucaliptus y de la cancha de futbol.



CONCLUSIONES

Los datos registrados de flora indican que el área del proyecto corresponde a comunidades muy alteradas por el uso humano, con una mayoría de especies introducidas, situación esperable para un ambiente con alto impacto humano en la zona central de Chile (Teillier et al, 2010).

En relación con las formas de crecimiento, el mayor porcentaje de especies de hierbas anuales, da cuenta de un sitio altamente alterado, lo que es reforzado además por la alta presencia de especies introducidas entre ellas (17 de 21). En relación con las especies nativas, se observaron algunos árboles como Quillaja saponaria y Maytenus boaria, este último asociado al canal San Carlos que actualmente se encuentra entubado. La mayor parte de los arbustos son frecuentes en ambientes de bosque esclerofilo degradado, generando matorrales secundarios, los que aquí no alcanzan a desarrollarse por la presencia de la plantación de eucaliptus; entre ellas se observó a Cestrum parqui (palqui), Retanilla trinervis (tebo) y Solanum ligustrinum (tomatillo).

En el área no se encuentran especies en categoría de conservación.

Respecto de la vegetación, por la ubicación y las características ambientales del sector, es posible que estuviera ocupado antes de las sucesivas intervenciones antrópicas, por una asociación de Quillaja saponaria (quillay)-Lithrea caustica (litre).

Actualmente la mayor parte del área del estudio esta plantada con eucaliptus; una especie introducida. Existen pequeños parches con matorral esclerófilo secundario muy ralo con arbustos como palqui y tebo creciendo dentro o en el margen de la plantación; y otros parches con hierbas perennes nativas como Nasella chilensis y Stipa caudata, que crecen fuera de ella.


RECOMENDACIONES


A manera de conservar parte de la flora nativa, se recomienda preservar los quillayes antiguos que van quedando en el área; también, utilizar quillay y las hierbas perennes Stipa caudata y Nasella chilensis, en el paisajismo que se haga como parte de las obras.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


ARROYO, M. & L. CAVIERES 1997. The mediterranean type-climate flora of central Chile- GAT do we know and how can assure its protection? En Timmerman & Montenegro Eds. Taller Internacional: Aspectos ambientales éticos, ideológicos y políticos en el debate sobre la bioprospección y uso de recursos genéticos en Chile.

ARROYO, M. T. K., R. ROZZI, R.; J. SIMONETTI; P. MARQUET; M. SALABERRY 1999. Central Chile. In: Mittermeier, R. A., Myers, N., Gil, P. R., Mittermeier, C. G.

(Eds.). Hotspots: Earth’s biologically richest and most endangered terrestrial ecoregions Cemex, Conservation International and Agrupación Sierra Madre, Monterrey, México.

BAEZA V.M. 1930. Los nombres vulgares de las plantas silvestres y sus concordancias con los nombres científicos. Imprenta El Globo, Santiago de Chile.

CONAMA-Ministerio Secretaría General de la Presidencia. Procesos 1°-7°. Años 2005-2012.

CORPORACIÓN NACIONAL FORESTAL. 1989. Libro rojo de la flora terrestre de Chile. I. L. Benoit Ed. Santiago de Chile. 157 pp.

ETIENNE, M. & C. PRADO. 1982. Descripción de la vegetación mediante la cartografía de la ocupación de tierras. Conceptos y manual de uso práctico. Rev. Cs. Agrícolas, 10. Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agrarias, Veterinarias y Forestales. 120 pp.

GAJARDO, R. 1994. La vegetación natural de Chile. Editorial Universitaria. Santiago de Chile. 165 pp.

HOFFMANN, A. J. 1979. Flora silvestre de Chile. Zona Central. Ediciones. Fundación Claudio Gay. Santiago de Chile. 253 pp.

Luebert, F. & P. PLiscoff. 2006. Sinopsis bioclimática y vegetacional de Chile. Editorial Universitaria. 316 pp.

MARTICORENA, C & M. QUEZADA. 1985. Catálogo de la flora vascular de Chile. Gayana Botánica 42 (1-2): 1-157.

MATTHEI, O. 1995. Manual de las malezas que crecen en Chile. Alfabeta Impresores, Santiago, Chile. 545 pp.

NAVAS L.E 1973-79. Flora de la Cuenca de Santiago de Chile. Santiago (3 vols.).



TEILLIER, S. 2003. Mediterranean forests in Chile: limits, communities and dynamics. En: Mediterranean World, Environment and History. Fouache E. Ed. Pp215-232. Elsevier. France.

TEILLIER, S, J. A. FIGUEROA & S. CASTRO. 2010. Especies exóticas de la vertiente occidental de la cordillera de la Costa, provincia de Valparaíso, Chile Central.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal