Algunas consideraciones acerca del petróleo en el Medio Oriente Clara Lucía Calvo introduccióN



Descargar 110.79 Kb.
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño110.79 Kb.
Algunas consideraciones acerca del petróleo en el Medio Oriente

Clara Lucía Calvo

INTRODUCCIÓN
Desde aproximadamente la década de los años 1960 existe una creciente dependencia de los países desarrollados del petróleo que se extrae en el mundo, especialmente del proveniente de los países del Medio Oriente. La dependencia energética sigue siendo vital para el funcionamiento de sus economías.

El petróleo suministra la energía necesaria para el transporte, tanto de mercancías como de personas, calefacciona las viviendas y es la materia prima del plástico, de los productos químicos y de los fertilizantes, entre algunos de sus principales usos. También provee el 40 por ciento de la energía primaria del mundo y a 30 años del primer shock del precio del petróleo en 1973-1974, éste sigue teniendo una importancia crítica tanto para consumidores, como para los productores de un recurso que marcha inexorablemente al agotamiento.

A pesar de la búsqueda exhaustiva de hidrocarburo en todo el mundo, en las últimas décadas, más de la mitad de las reservas de petróleo se encuentran en 5 países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que se localizan en la región del Medio Oriente: Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos (E:A:U.), Irán e Irak.

Desde esta perspectiva, el petróleo constituye un factor clave en la política interna y externa de la región, con efectos colaterales a toda el área circundante, próxima a la misma, y a la política económica internacional que se ve afectada por el impacto del inestable y fluctuante precio del petróleo.

La explotación de este valioso recurso ha suministrado enormes riquezas a los gobernantes, gracias a los miles de millones de dólares de renta que el petróleo genera. Asimismo el petróleo les significó a los principales países productores del Medio Oriente estar en el cruce de encontrados y antagónicos intereses ligados no sólo a los propios interese del poder político local, sino también a las principales potencias del mundo, especialmente los Estados Unidos de Norteamérica, y a las Empresas Transnacionales.

Las diferentes coyunturas políticas-económicas-culturales que tuvieron lugar en la región en las últimas décadas, tuvieron un impacto directo en las sociedades de los diferentes países. Una sucesión de acontecimientos como guerras, conflictos internos, invasiones, embargos económicos desencadenaron un proceso de empobrecimiento de la población, destrucción de la infraestructura existente, retroceso en los ámbitos de la educación y la salud, especialmente en Irak e Irán, entre algunas de las principales consecuencias, tal como lo reflejan la información y las estadísticas que suministran diferentes Organismos Internacionales.

En este contexto es propósito de este trabajo analizar algunos aspectos vinculados a la incidencia que tendría en la región la gran disponibilidad de petróleo y las enormes rentas derivadas de él, como así también el comportamiento de algunos indicadores demográficos, muy sensibles, que reflejan de manera más exacta los avances y retrocesos de la población en relación a la calidad de vida, salud, y educación. Entre ellos se destaca la Esperanza de Vida al nacer (EV), la Tasa de Mortalidad Infantil (TMI), la Tasa de Mortalidad en Menores de 5 Años (TMM5), la Tasa de Mortalidad Materna (TMM) entre otros, también los indicadores que dan cuenta de la consecución del acceso universal a la enseñanza, y la equiparación de géneros, y la evolución del comportamiento del proceso de urbanización en la región.

El petróleo ha provocado profundas transformaciones en las sociedades de los países del Medio Oriente, generando cambios no sólo cuantitativos, vinculado a un notable incremento de la renta per cápita, sino también cambios cualitativos relacionados a un mejoramiento o a un retroceso en las condiciones de vida de sus habitantes.

En el actual contexto de la globalización económica y financiera la localización y concentración del petróleo en la región del Medio Oriente, repercute en las políticas de los Estados necesitados y de los Estados que disponen de este bien apetecible. No cabe duda que la disponibilidad de petróleo aumenta el interés político y económico del área afectada, incrementando el valor de su posición estratégica.

Incorporación y Ascenso del Medio Oriente al escenario Internacional

De acuerdo a The Oil & Gas Journal, una de las mejores fuentes de información pública sobre el mundo del petróleo, cerca de la cuarta parte del consumo mundial de petróleo en el año 2003, estimado en 25 mil millones de barriles, provino de 5 países del Medio Oriente: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unido, Kuwait, Irak e Irán. Además ellos concentran más del 60 por ciento de las reservas conocidas del planeta (gráfico 1)


(gráfico 1)RESERVAS MUNDIALES DE PETRÓLEO (en porcentaje)

(fines de 1999)




Fuente: Datos de World Energy Council y The Petroleum Economist 2001

Antes de 1940 la principal fuente de abastecimiento mundial de petróleo provenía de América Latina y de los Estados Unidos de Norteamérica, los países del Medio Oriente que habían comenzado sus actividades petroleras en 1908 en el actual territorio iraní, y en 1927 en Irak, sólo alcanzaban una modesta producción, y antes de la Segunda Guerra Mundial la región aportaba el 6 por ciento de la producción mundial.

Finalizada la contienda comenzó una etapa de exploración y explotación intensa, que, a través de los años fue incrementándose paulatinamente. Puede decirse que el comienzo de este proceso se da a partir del descubrimiento de uno de los yacimientos más grandes del mundo, Ghawar, en Arabia Saudita, en 1948. Este yacimiento es de gran importancia en la actual producción y ejerce una importante influencia sobre la futura producción total de la región.

Según The Oil & Gas Journal se calcula que ha producido alrededor de 62 mil millones de barriles, lo que representa el 43 por ciento del petróleo in situ y de acuerdo a proyecciones para el año 2010 habrá producido alrededor de 80 mil millones de barriles.

Kuwait es otro de los grandes productores de la región, donde se destaca su mayor yacimiento, Burgan, hallado en 1938, para el cual las compañías privadas, antes de la nacionalización, estimaron que contenía alrededor de 60 mil millones de barriles.

El crecimiento exponencial de su producción determinó que al comienzo de la década de los años 70, el Medio Oriente pasará a gravitar como una región clave para los intereses de los países importadores. Todo lo que allí sucedía repercutía en la producción y en el precio del crudo, manejado por la OPEP. El mejor ejemplo de ello fue la forma en que se superó, luego de finalizado el conflicto Árabe-Israelí del Yon Kippur, el primer gran shock del precio del petróleo en 1973, cuando el barril de crudo pasó a costar de 3 a 27 dólares.

Para la década de los años 80 el Medio Oriente pasó a ser la región más dinámica y prometedora y la que concentraba la atención de los países desarrollados, a pesar de las tensiones y conflictos políticos internos.

Con los ingresos del petróleo, los países exportadores de la región dieron un salto cuantitativo. En el transcurso de una década pasaron a experimentar importantes cambios, dado que sus índices de crecimiento económico eran excepcionales y sus posiciones relativas en el mundo en el contexto del Sistema Bipolar imperante, mejoraron notablemente. Alrededor de 1980 el producto nacional bruto per cápita de Kuwait era igual o más alto que algunos países de la Europa Occidental.

El Medio Oriente se había convertido en un importante mercado de bienes y servicios, la región disponía de recursos naturales vitales y económicos, para ser una parte significativamente importante de la comunidad mundial.

El impacto de las rentas derivadas del petróleo

A partir de los años 1960 los países de Medio Oriente comenzaron a experimentar un paulatino incremento de las rentas que generaba el comercio internacional de petróleo, pero no fue sino después de 1973 cuando verdaderamente dieron un salto cuantitativo, ya que los cinco principales países productores vieron triplicar o cuadruplicar sus rentas en menos de cinco años (cuadro Nº 1).

(cuadro 1) EVOLUCIÓN DE LAS RENTAS DEL PETRÓLEO

(en millones)

País/Años

1960

1970

1973

1975

1978

1980

1985

1987

Arabia Saudita

310

1.200

7.200

27.000

34.000

108.174

26.000

21.600

Irán

247

1.093

5.600

20.000

20.900

13.500

15.600

19.300

Kuwait

425

895

2.800

7.500

8.000

17.700

9.800

7.300

Irak

210

521

1.900

8.000

9.600

16.300

11.400

11.300

Fuente: W.B.Fisher, 1978 y Petroleum Economist-Comité Profesionel du Pétrole. De 1980 tomado de Naciones Unidas

La impresión general era que la riqueza del petróleo estaba razonablemente bien administrada y que los países exportadores de la región estaban realizando una transición hacia formas de economías modernas. Pero una de las mayores flaquezas de estas economías es que están sujetas a la variabilidad del precio del crudo en el mercado internacional. Hacia fines de los años 1990, Medio Oriente se había quedado atrás, aunque los precios altos del petróleo del 2000 y del 2001 proveyeron provisoriamente ingresos altos.(Noreng, O.)

La necesidad de crear fuentes de trabajo es prioritaria en estos países. El porcentaje de desempleo es alto entre la mano de obra joven, y actualmente se está planteando la necesidad de reemplazar trabajadores extranjeros por trabajadores locales, como es el caso de Arabia Saudita, lo cual plantea cuestiones referidas a la productividad laboral y a la distribución de ingresos. En este aspecto Irak había sido la excepción, como un Estado de bienestar con condiciones sociales relativamente buenas. Pero este ya no es el caso debido al régimen de Saddam Hussein, la guerra contra Irán, la Guerra del Golfo y el embargo subsiguiente.

El ingreso de los países del Golfo es alto en Kuwait y en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita tiene un nivel de ingreso promedio similar al de los países más pobres de la Comunidad Europea, como Grecia y Portugal. En Irán e Irak, los niveles de ingresos promedios son mucho más bajo

En 1970, los principales países del Golfo, incluido Qatar, tenía una población total de 45 millones de habitantes. En 2000 se habían duplicado y eran aproximadamente 110 millones. En el mismo período, su producción total de petróleo se elevó aproximadamente la mitad, de cerca de 13 millones de barriles por día en 1970 a alrededor de 20 millones de barriles diarios en 2000, de manera que la producción promedio per cápita se redujo a la mitad en los 5 países analizados más Qatar, de 0,34 barriles diarios por persona en 1970 a 0,18 barriles en 2000. Por lo tanto el valor de la producción promedio per cápita, medido en precios constante de 2000, fue de 653 dólares en 1970. En 1985 se había triplicado a 2075 dólares, pero en 2000 había vuelto a caer a 1593 dólares. (Noreng, O.)

Lo cierto es que existe una relación entre población y petróleo en el Medio Oriente, ya que a medida que crece la población y la política incierta de los precios del petróleo, es mucho más probable que los ingresos derivados de él decaigan, a que se incrementen.

Esta situación, la caída del precio del petróleo, determina un impacto negativo en las condiciones sociales de la población. En la medida en que los ingresos por petróleo crecen con menos rapidez que la población y dado que la región sigue siendo un espacio con una base económica monoproductora, ya que los países no han experimentado grandes procesos de diversificación económica, en algún momento, los países petroleros del Medio Oriente, se deberán enfrentar a la disyuntiva de que hacer ante el agotamiento de las reservas o se encaminaran al derrumbe de sus economías.

Por ahora, de acuerdo a diferentes estimaciones el petróleo alcanzaría el punto medio de agotamiento entre el 2015 y el 2020 y con un consumo similar al actual (1) a partir del año 2025 empezaría el agotamiento terminal.

En la década de los años 1970 y 1980 se da el comienzo de la exacerbación de los fundamentalismos, como en Irán, y es el comienzo también de un proceso de militarización de la región. En efecto las importantes rentas derivas del petróleo se destinaron principalmente para la compra de armas y gastos de defensa, subsidiar conflictos, como el que enfrentó a Irak-Irán por 10 años, entre otros.

También parte del capital se destinó a inversiones productivas o suntuarias, fenómeno que fue acompañado con un fuerte proceso de urbanización. Un ejemplo lo constituye la ciudad de Ryad, capital de Arabia Saudita, que cuenta con cuatro millones de habitantes, y de acuerdo a proyecciones en el año 2007 serán seis millones. Una ciudad moderna que cuenta con servicios e infraestructura similar a cualquier ciudad del mundo desarrollado.

Hace treinta años una cuarta parte de los habitantes de Arabia Saudita vivía en las ciudades, para el año 2000 esa proporción era superior al ochenta y cinco por ciento y se estima que para el año 2015 se incrementará a valores superiores al 90 por ciento, el mismo fenómeno se espera para el resto de la región “la mundialización golpea con toda su fuerza a nuestras puertas, en los campos científico y técnico. Debemos trabajar intensamente para modernizar nuestro sistema económico y social….(Príncipe heredero Abdallah de Arabia Saudita).Pero agrega “…no tenemos que abandonar nuestro verdadero carácter de sociedad conservadora” (cuadro 2)
(cuadro 2)POBLACIÓN URBANA

Porcentaje del total


País / Años

1975

2000

2015

Kuwait

83,8

96,0

96,9

E. A.U.

65,4

86,7

91,6

Arabia Saudita

58,4

86,2

91,0

Irán

45,8

64,0

73,2

Irak*

61,4

75,5

81,6

Fuente: Elaboración propia en base a datos Informe Sobre Desarrollo Humano 2002, PNUD. *Informe Sobre Desarrollo Humano 1999, PNUD.
En 1970 había en la región sólo dos ciudades con más de un millón de habitantes, y en el año 2000 totalizaban quince. Para el mismo año más del 80 por ciento de la población

(1) 25 mil millones de barriles en 2003, Oil &Gas Journal, o 30 mil millones para la Agencia para la Información de la Energía (Energy Information Agency o EIA en inglés) dependiente del Departamento de la Energía de Estados Unidos de Norteamérica

de los países analizados vivía en centros urbanos (cuadro 2), y las proyecciones indican que para el año 2015 ese porcentaje será superior al 90 por ciento, salvo Irak e Irán países donde se sucedieron mayores conflictos y que aparentemente afectaron el rápido proceso de urbanización que sufrieron comparativamente el resto de los países de la región.

Los capitales entrantes sirvieron también, para subsidiar grandes obras de infraestructura que sirvieron de base para el desarrollo nacional, entre ellas, la vinculada a una de las mayores debilidades que presenta la región desde el punto de vista natural: la escasez de agua. El agua es un recurso crítico para los países de la región. Esta situación impulsó a los países del golfo a destinar millones de dólares en la instalación de plantas de desalinización para obtener agua potable en grandes cantidades.

Así por ejemplo Kuwait cubre el 100 por ciento de sus necesidades por esta vía. Arabia Saudita, que posee un rosario de plantas a lo largo del mar Rojo, y que cuenta con un sistema de acueductos que conecta a las principales ciudades, y los Emiratos Árabes Unidos, son los que poseen el mayor desarrollo y capacidad de desalinización en metros cúbicos por día. También se realizaron una importante cantidad de obras sobre el sistema hidrográfico del Tigres-Eufrates, el más importante de la región, muchas de las cuales fueron destruidas durante los ataques aéreos norteamericanos sobre Irak en 1991 y en el 2003-2004.

Las inversiones estatales se orientaron también a fortalecer la principal actividad económica de los países analizados: la explotación de petróleo. Ampliación de oleoductos, puertos terminales de carga y toda infraestructura básica que esta actividad requiere. Entre las más importantes está la construcción de grandes refinerías lo cual le permitió a los países de la región aumentar su capacidad de refinamiento que pasó del 4,7 por ciento del total mundial en 1967, al 6,8 por ciento en 1987 y al 8,2 por ciento en el año 2000. Cifra en realidad insuficiente en relación a la capacidad que posee el resto del mundo, especialmente el desarrollado. (gráfico 2)



Fuente: Organización Latinoamericana de Energía, OLADE. Sistema de Información Económica Energética, SIEE, 2001.

Los conflictos desarrollados en la región influyeron negativamente en este aspecto, ya que por ejemplo la guerra entre Irán e Irak en la década de los años 1970 1980, que duró 10 años, entre los principales blancos de ataque figuraban los centros neurálgicos para la economías de los países como ser los centros productores de petróleo, así fue como ocurrió la destrucción parcial de Abadan (Irán), una de las mayores refinerías de la región y del mundo. También durante la Guerra de Golfo, Irak en su retirada de Kuwait destruyó e incendió numerosos pozos de petróleo.
Situación Demográfica
El Medio Oriente es un espacio subdesarrollado, que ha experimentado notables cambios en relación al comportamiento y evolución de sus principales indicadores socio-demográficos. Las enormes ganancias que deja el petróleo parecería que repercutieron favorablemente en ellos, en comparación con los datos del resto de los países de la región que no poseen petróleo. Pero los ingresos en sí mismos no reflejan totalmente la situación real de un país, es necesario incorporar otras variables de análisis que se aproximen más a la verdadera realidad por la que atraviesan las sociedades.

Los 5 países del Gofo conforman un grupo demográfico de aproximadamente 133 millones de habitantes para el año 2002, y que de acuerdo a proyecciones serán más de 242 millones de habitantes para el año 2050. Irán es el que posee el mayor peso demográfico y el que posee la tasa de crecimiento demográfico más baja. El segundo más poblado es Irak que cuenta con una elevada tasa de crecimiento demográfico.

En general son países con un gran dinamismo demográfico, Arabia Saudita habrá triplicado su población para el año 2050. La mayoría de ellos han pasado en pocos años de la primera a la segunda etapa de la transición demográfica, demostrado en una reducción de las tasas de mortalidad pero todavía con elevadas tasas de fecundidad, especialmente en Arabia Saudita, que registra 5,54 hijos por cada mujer en edad de procrear, superando a la media de toda la región. (cuadro 3)

(cuadro 3 )TENDENCIAS DEMOGRÁFICAS






País


Población Total (millones)

2002

Población Proyección

(millones)

2050

Tasa Media Crec. Dem

2000-2005

%

Tasa de Fec Total

2000-2005


Arabia Saudita

21,7

59,7

3,1

5,54

Kuwait

2,0

4,0

2,6

2,66

E.A.U.

2,7

3,7

1,7

2,86

Irak

24,2

53,6

2,7

4,77

Irán

72,4

121,4

1,4

2,76

Otros países de la región (media)







2,1

3,57

Fuente: Elaboración propia, en base a datos Fondo de Población de Naciones Unidas, 2002
De acuerdo al Informe de Desarrollo Humano 2002, que anualmente prepara el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD), estableciendo el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de los países del mundo a partir de la combinación de 3 variables: ingreso per cápita, Esperanza de Vida (EV)y una tasa combinada de educación primaria, secundaria y terciaria y el porcentaje de alfabetización en adultos, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos pertenecen al grupo de países con IDH alto, y Arabia Saudita, Irán e Irak al grupo de países con IDH medio, ocupando diferentes posiciones de un total de 174 países clasificados para el año mencionado.

De acuerdo al Informe 2002 Kuwait y E.A.U. están en las posiciones 45 y 46 respectivamente. Arabia Saudita está ocupando el lugar 71, Irán el 98 e Irak el 125 (1) ya que la EV es menor y los porcentaje de alfabetización en adultos también es más bajo. (cuadro 4)

De los 5 países analizados es Irak el que ha experimentado un retroceso en sus indicadores, ya que comparando el Informe Sobre Desarrollo Humano 1999 con el Informe Sobre Desarrollo Humano 2002, la EV bajó de 62 años 58,7 años, la Tasa de alfabetización en adultos del 58 % bajo al 55,9 %, lo que estaría evidenciando un proceso de recrudecimiento de una crisis socio-sanitaria derivada de los graves conflictos internos por los que está atravesando Irak desde hace unos años.

Si el IDH no logra tampoco caracterizar el verdadero estado de la población, existen otros indicadores que profundizan aún más en algunos aspectos socio-demográficos y sanitarios.


(cuadro 4) INDICE DE DESARROLLO HUMANO

(Informe sobre Desarrollo Humano 2002)


Esperanza de vida al nacer (años) 2000

Tasa de alfab. de adultos (% de 15 años de edad y mayores) 2000

T.bruta combinada de matriculación P, S, T

% 1999

PBI p/cápita (PPA Dólares USA) 2000




DESARROLLO

HUMANO

ALTO







45 Kuwait

76,2

82

59

15.799

46 E.A.U.

75,0

76.3

68

17.935

DESARROLLO

HUMANO

MEDIO







71 A. Saudita

71,6

76,3

61

11.367

98 Irán

68,9

76,3

73

5.884

125* Irak

58,7(a)

55,9(a)

49(a)

3.797(b)

Fuente: Informe Sobre Desarrollo Humano 2002, Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, PNUD.

* Lugar para el Informe sobre Desarrollo Humano 1999 . (a) Datos correspondientes al IDH 2002. (b) Dato del IDH 1997


Teniendo en cuenta los objetivos aprobados por la mayoría de los países del mundo participante de la Conferencia Internacional Sobre Población y Desarrollo (CIPD) llevada a cabo en la ciudad del Cairo en 1994, entre las metas que conducirían a reducir la pobreza figuran: mejorar la salud reproductiva, la educación universal y la igualdad de género.

De acuerdo a esto hay 2 tipos de indicadores, los de mortalidad y los de educación. Dentro de los indicadores de mortalidad está considerada la de lactantes (menores de 1

(1) El PNUD no clasificó a Irak entre los 174 países clasificados para el Informe 2002. La posición que se consigna, puesto 125, pertenece al IDH 1999.

año), la EV, que es considerada uno de los mejores parámetros para medir el éxito o el fracaso de las políticas implementadas por los Estados; el índice de mortalidad debida a la maternidad, que refleja el número de defunciones por cada 100.000 nacidos vivos, resultantes de trastornos relativos al embarazo, el parto y las complicaciones conexas. En los indicadores de educación se consigna la matriculación primaria y secundaria y el porcentaje de analfabetismo en mayores de 15 años, discriminados en masculino y femenino.

De acuerdo al cuadro 5, Kuwait, Arabia Saudita y los E:A.U. son los países que en mejores condiciones sanitarias se encuentran, con respecto a Irán e Irak. Estos dos últimos países presentan las estadísticas más apremiantes, con los mayores riesgos de muerte de las mujeres por maternidad, en especial en Irak. Esta tasa indica una mayor disparidad de los ingresos que cualquier otro indicador de salud pública comúnmente utilizado. La mortalidad derivada de la maternidad es función del acceso a los recursos y a los servicios, que de acuerdo a los datos reflejan la mayor dificultad de la población de Irán y más aún de Irak, para el acceso a los recursos y a los servicios básicos de salud.

Con respecto a los indicadores de educación utilizados, que mide también la desigualdad de género en la sociedad con respecto a los años de educación entre hombres y mujeres adultas, todos los países de la región muestran mayores diferencias porcentuales de instrucción a favor de la población masculina con respecto a la femenina. La participación activa de la mujer en las sociedades de estos países, en general, todavía está limitada en algunos aspectos, ya que por ejemplo en los países con monarquía del Golfo la mujer no tiene derecho aún al voto,.

La lucha contra la pobreza y la reducción de las desigualdades socio-económicas está en la agenda de todos Estados y de los Organismos Gubernamentales Mundiales. La “brecha” que separa a los países ricos de los países pobres es cada vez más grande. Arabia Saudita, Kuwait, E.A.U., Irán e Irak son países que poseen enormes y estratégicas riquezas del subsuelo, pero están en el área de los países pobres del mundo. De acuerdo al Banco Mundial ésta región ha experimentado una reducción de la pobreza, por ejemplo para el año 1987 había un 4,3 por ciento de la población de la región –incluida la del norte del África- que vivía con menos de 1 dólar por día, y para el año 1998 ese porcentaje era del 1,9 por ciento.

Entre los indicadores más decisivos para advertir los avances o retroceso en cuanto a calidad de vida de la población, y en general al éxito o fracaso de las políticas sociales implementadas, está la Esperanza de Vida, la Tasa de Mortalidad de lactante y la Tasa de Mortalidad en Menores de 5 años (TMM5). En general todos los países petroleros del Golfo han experimentado un avance notable con respecto a estos indicadores si se compara el comportamiento de los mismos en el período 1970-2000.

La esperanza de vida se elevó a más de 10 años y en algunos casos a 20 años, en un período de 30 años. La mortalidad de lactante y la mortalidad de menores de 5 años se contrajeron notablemente, especialmente en Kuwait, E.A.U. y en Arabia Saudita con valores cercanos a los países desarrollados de Europa centro-occidental.

En el caso de Irán si bien es notable la disminución de la tasa de mortalidad en menores de 1 año, todavía la TMM5 y la tasa de mortalidad debida a la maternidad continúa en valores muy altos comparados con los países monárquicos del Golfo.


(cuadro 5) PROGRESO EN CUANTO A SUPERVIVENCIA



(Vigilancia de las Metas de la CIPD - 2002)
Indicadores de Mortalidad



País

Esperanza de Vida al nacer

(años)

1970 2000 (1)

T.Mortalidad de lactante

(por mil nacidos vivos)
1970 2000 (1)

TMM5

(por mil nacidos vivos)

1970 2000 (1)

T. Mortalidad Materna

(por cien mil nacidos vivos)
1990 2000 (1)

Kuwait

65,9 76,9

49 11

59 10

29 25

E.A.U.

60,7 74,8

61 9

83 9

26 30

A. Saudita

51,8 72,4

118 21

185 29

130 23

Irán

54,5 69,8

133 36

208 44

120 130

Irak

54,9 65

90 105

127 130

310 370


Indicadores de Educación

País

Matriculación Primaria (bruta)

M F

Matriculación Secundaria (bruta)

M F

% de Analfabetismo (> 15 años)

M F

Kuwait

79 77

63 64

15 19

E.A.U.

96 92

75 80

24 19

A. Saudita

73 70

70 62

16 13

Irán

- -

95 89

15 28

Irak

96 80

25 14

44 76

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Informe Sobre Desarrollo Humano, PNUD 1999. (1) En base a datos del Fondo de Población de Naciones Unidas, 2002


En lo que respecta a Irak la situación se trasforma en crítica, ya que de acuerdo a las estadísticas, el aumento de las tasas de mortalidad en menores de 5 años y en la derivada de la maternidad, pone en evidencia la falta de contención social y sanitaria de la población, especialmente en mujeres y niños. Estos, pasan a ser el sector más vulnerable de una sociedad en crisis fruto de los graves conflictos internos y externos que parecen no tener fin.

Las estadísticas alarmantes de Irak demuestran que la gran disponibilidad de petróleo no le significó al país generar un proceso de crecimiento y desarrollo económico, sino muy por el contrario, sólo le sirvió, especialmente en los últimos 14 años, para verse envuelta en guerras, embargos, invasiones, destrucción de infraestructuras y pérdidas de vidas humanas.

La Guerra del Golfo de 1990-1991 fue el primer conflicto post guerra fría, y para ello Irak movilizó a 1 millón de hombres En este país quedó demostrado los fuertes intereses que anima a las grandes potencias, especialmente los Estados Unidos de Norteamérica, y a las Empresas transnacionales con relación al petróleo de la región, a tales efectos Brent Scawcroft, que fue consejero nacional de seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica, recuerda que durante la crisis de 1990-1991, la acción de Washintong fue dictada por un imperativo “que ninguna potencia hostil pudiese secuestrar la mayoría de los aprovisionamiento de petróleo”

De esta manera el petróleo pasó a ser una “maldición” para una sociedad que viene padeciendo un proceso de empobrecimiento y retroceso en los niveles de supervivencia y de bienestar en general de su población.



CONCLUSIONES

El petróleo del Medio Oriente seguirá siendo un recurso de gran importancia, por lo menos durante los próximos 80 años, para el mundo, en especial, para los países desarrollados que dependen vitalmente de él.

La gran concentración de las reservas conocidas del planeta, han determinado que esta región sea el escenario durante la Guerra Fría de la competencia entre los Estados Unidos de Norteamérica y la ex URSS, luego la hegemonía de los Estados Unidos con una clara política para toda la región: asegurarse el control de la producción de petróleo, a partir de las Empresas Transnacionales que asumen un rol protagónico.

En este contexto cabe preguntarse ¿qué ganaron y qué perdieron los principales países productores de petróleo de la región? Sin duda después de la primera gran crisis del petróleo de 1973, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Irán e Irak lograron un gran triunfo, dentro del marco de la OPEP, ya que lograron el control del precio del petróleo, utilizado como un arma política, durante el conflicto árabe-israelí.

Esta situación les significó un punto de inflexión para estos países que vieron a partir de entonces la llegada de miles de millones de dólares que tuvieron diferentes destinos y representaron la base de un proceso de cambio social y económico. Aunque todavía no lograron generar una diversificación de sus estructuras productivas, que den una respuesta alternativa a una economía sin una base centrada en el petróleo.

Las importantes rentas derivadas del petróleo le permitió a los países del Medio Oriente, en general, acelerar el proceso de urbanización, transformando ciudades en centros urbanos ultra modernos con una múltiple disponibilidad de servicios, similar a la de cualquier ciudad del mundo desarrollado. También se llevaron a cabo diferentes obras de infraestructura como rutas, puertos, refinerías y todo lo vinculado a la explotación de petróleo en general. Aumentaron su disponibilidad de agua potable gracias a la multiplicación de plantas de desalinización, lo que les permite en parte, solucionar la gran deficiencia hídrica que posee la región.

Los flujos de capitales sirvieron también para que los Estados, especialmente las monarquías del Medio Oriente, no sólo vieran incrementar las rentas per cápita, sino también mejorar la supervivencia y la calidad de vida de sus habitantes. El aumento de la esperanza de vida al nacer en un promedio de 15 a 20 años en un período de 30 años, la reducción notable de las tasas de mortalidad infantil y la de la derivada de la maternidad dan cuenta de la implementación de políticas sociales y sanitarias que contienen a una dinámica población desde el punto de vista demográfico.

Los indicadores de educación reflejan también los intentos por alcanzar una educación básica universal, respondiendo a metas consensuadas mundialmente por los Estados y Organismos Gubernamentales. Lo que todavía está pendiente es la superación de las diferencias con respecto al género, en este aspecto las mayores tasas de alfabetización en los diferentes niveles de instrucción a favor de los varones da cuenta de esta situación.

Pero fundamentalmente el petróleo les posibilitó a los países del Golfo adquirir una gran cantidad de armamentos y solventar gastos de defensa que, acompañado de una persistente inestabilidad política de la región, convirtieron a esta porción del mundo en un espacio militarizado, con una fuerte presencia estadounidense-británica, que no hacen sino responder a la defensa de una política centrada en el “control del petróleo”.

En Irak, el petróleo es la respuesta clave de todos los conflictos que se han desarrollado y que se desarrollan actualmente. Las guerras han paralizado el país destruyendo el capital físico, humano y social, especialmente entre mujeres y niños, cuenta de ello lo dan el desmejoramiento de diferentes indicadores socio-económico en los últimos años.

A Occidente –y en particular a los Estados Unidos- le interesa que el Medio Oriente siga siendo una región proveedora de petróleo, que la oferta del mismo esté garantizada reduciendo al mínimo riesgos políticos y terroristas. Por ello las potencias extranjeras han ejercido y todavía ejercen una fuerte influencia en este espacio, sin dejar de reconocer que la región tiene un potencial de inestabilidad sin interferencia externa alguna.

Un Medio Oriente más pacífico permitiría un desarme general y los países disponer de mayores recursos para mejorar propósitos. Condiciones más pacíficas incrementarían el comercio regional y la cooperación económica. En cuanto a las reservas de petróleo todavía no está comprobado que otra región del mundo desplace al Medio Oriente, en especial a Arabia Saudita, por lo que Occidente seguirá dependiendo del petróleo de esta región.






BIBLIOGRAFÍA

. Banco Mundial, “INFORME SOBRE EL DESARROLLO MUNDIAL 2000/2001. LUCHA CONTRA LA POBREZA”. Ediciones Mundi-Prensa, Madrid 2000.

. PNUD, “INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO 1999”. Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, 1999.

. PNUD, “INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO 2002”. Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, 2002.

. Noreng, Oystein, “EL PODER DEL PETROLEO. LA POLÍTICA Y EL MERCADO DEL CRUDO”. Editorial El Ateneo, Buenos Aires 2003.

. Méndez, R. y Molinero, F., “ESPACIOS Y SOCIEDADES. INTRODUCCIÓN A LA GEOGRAFÍA REGIONAL DEL MUNDO”. Editorial Ariel, Barcelona 1998.

UNFPA-Fondo de Población de Naciones Unidas, ESTADO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL 2002.POBLACIÓN, POBREZA Y OPORTUNIDADES”.

. Le Monde Diplomatique, “GEOPOLÍTICA DEL CAOS”, Edición Española, Madrid 1999.






La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal