Alpha consult s. A. Conesupsa s. A


CANTERAS Y SUS RESPECTIVAS DIMENSIONES



Descargar 0.57 Mb.
Página4/5
Fecha de conversión16.09.2017
Tamaño0.57 Mb.
1   2   3   4   5


CANTERAS Y SUS RESPECTIVAS DIMENSIONES


CANTERA

PROGRESIVA

DIMENSIONES

 

UND.

CANTERA RIO
CAMANA


00+000

Área

47,914.60

m2

Perímetro

1,293.32

ml

Potencia

127,599.80

m3

 

 

 

CANTERA ALTO
CERRILLOS


00+000

Área

42,148.40

m2

Perímetro

966.75

ml

Potencia

215,237.19

m3

 

 

 

CANTERA PAMPA
GRANDE


18+320

Área

60,748.68

m2

Perímetro

990.35

ml

Potencia

215,172.17

m3

 

 

 

CANTERA ROCA 01

25+500

Área

12,641.55

m2

Perímetro

522.291

ml

Potencia

126,492.00

m3

 

 

 

CANTERA LA
TOMA


30+900

Área

36,195.60

m2

Perímetro

1,441.44

ml

Potencia

814,215.78

m3

 

 

 

CANTERA RIO
QUILCA


30+900

Área

45,665.80

m2

Perímetro

1,103.59

ml

Potencia

114,915.00

m3

 

 

 

CANTERA ROCA 02

34+020

Área

9,235.85

m2

Perímetro

465.900

ml

Potencia

55,177.65

m3

 

 

 

CANTERA ROCA 03

45+800

Área

15,372.50

m2

Perímetro

622.000

ml

Potencia

147,161.00

m3

 

 

 

CANTERA ROCA 04

55+370

Área

15,976.41

m2

Perímetro

669.270

ml

Potencia

99,752.00

m3

 

 

 

CANTERA ROCA 05

55+370

Área

15,976.41

m2

Perímetro

669.270

ml

Potencia

99,752.00

m3

 

 

 

CANTERA LA
TOMA


30+900

Área

36,195.60

m2

Perímetro

1,441.44

ml

Potencia

814,215.78

m3

 

 

 

CANTERA RIO
QUILCA


30+900

Área

45,665.80

m2

Perímetro

1,103.59

ml

Potencia

114,915.00

m3

 

 

 

CANTERA JHON

84+340

Área

16,820.40

m2

Perímetro

497.32

ml

Potencia

35,456.34

m3

 

 

 

CANTERA PEÑA
BEYATO


93+000

Área

40,019.00

m2

Perímetro

1,144.10

ml

Potencia

448,889.00

m3

 

 

 

CANTERA
MATARANI


93+850

Área

40,041.30

m2

Perímetro

1,055.97

ml

Potencia

405,471.00

m3

 

 

 

Siendo las presentes áreas las que han sido evaluadas arqueológicamente no evidenciando material cultural arqueológico, tal cual lo señala el texto único de Procedimiento Administrativo del Instituto Nacional de Cultura (INC), en donde, si el área de interés tiene una superficie superior a las 5 hectáreas, es requisito obtener previamente la aprobación del informe de evaluación arqueológica a fin de iniciar el trámite para la obtención del CIRA. En cumplimiento del requerimiento del INC, se me encarga elaborar y ejecutar el presente documento, constituyendo las presentes áreas aprobadas por el Instituto Nacional de Cultura bajo Resolución Directoral Nacional Nº 1866/INC del 27.08.2010 de oficio Nº 3740-2010-DA/DREPH/INC del 03.09.2010 y su correspondiente rectificatorio con Resolución Directoral Nacional Nº 271-DGPC-VMPCIC/MC, en el cual se rectifica del error material del Articulo 2º y ratificando los demás artículos, debiéndose otorgar el Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA) a las áreas libre de evidencia cultural arqueológica.



      1. Evaluaciones arqueológicas desarrolladas con anterioridad por la persona natural o jurídica que contrata los trabajos

Siendo el presente tramite a la fecha que el Consorcio Vial Matarani ha desarrollado en cuanto a Inspección Arqueológica de Reconocimiento dentro del área de estudio.

Siendo como objetivo dentro del Expediente Técnico, el tramitar a la brevedad posible el documento CIRA ante el INC, para lo cual ha contratado los servicios de “Especialista en Arqueología” por lo cual al final se dará las recomendaciones y medidas de mitigación necesaria necesarias.


      1. Fines y objetivos del proyecto de evaluación arqueológica




  1. Ubicación

La carretera Camaná - Dv. Quilca - Matarani - Ilo - Tacna, Tramo: Dv. Quilca - Matarani, con una longitud final de 94+336.167 km., por los trabajo de trazado de ingeniería. Según el Proyecto Base, se desarrolla en la franja costera de los departamentos de Arequipa (parte sur), con una altitud promedio desde 12 m.s.n.m llegando a 500 m.s.n.m. Teniendo como principales centros poblados a la ciudad de Matarani, siendo su región natural costera, con las características generales de desierto costero de la región natural Chala o Costa (ver plano con las coordenadas).

Pertenece a la jurisdicción del Departamento de Arequipa, parte del Tramo perteneciente a la Provincia de Camaná, Distritos de Quilca y parte Provincia Mollendo Distrito de Islay.

Con una temperatura templada de entre 10° C mínima y 28° C máxima a la sombra con una media anual de 17.1°C a 19.0°C, precipitación pluviométrica escasa con una media mensual máxima de 5.6 mm

La zona, en general, es de topografía ondulada con diversas quebradas secas y algunos valles con cursos de agua permanente de variación estacional, que han permitido el desarrollo de actividades agrícolas, cuya zona de vida va de desierto superárido templado calido (ds-tc), desierto perárido Templado calido (dp-Tc) y de matorral desértico templado calido (md-tc) y forestalmente es de Desierto costero (Dc) y presencia de Lomas (Lo).


  1. Descripción acceso

Las vías de comunicación hacia el proyecto desde la ciudad de Lima, donde radicamos, se sigue por la Panamericana Sur hasta el Km. 836 al final de la zona urbana de Camaná, de aquí al Desvío Quilca donde existe una trocha carrozable el otro lado solo existe el trazo proyectado, constituyendo la sumatoria total en un inicio de 92.1km., hoy termina en el Km. 94+336.167 km., por los trabajo de trazado de ingeniería.

El equipo de arqueólogo ha radicado tanto en Camana, Quilca y Matarani en toda la etapa de campo., utilizando como medio para la zona con trocha carrozablea como medio de soporte una camioneta proporcionado por el Consorcio, siendo para la parte con trazo proyectado el uso de alquiler tanto de caballos como bote como medio de soporte.


  1. Descripción geográfica del área

La carretera Camaná - Dv. Quilca - Matarani - Ilo - Tacna, Tramo: Dv. Quilca - Matarani, con una longitud inicial de 92.1 Km, hoy termina en el 94+336.167 km. por los trabajo de trazado de ingeniería. Según el Proyecto Base, se desarrolla en la franja costera de los departamentos de Arequipa (parte sur), con una altitud promedio desde 12 m.s.n.m llegando a 500 m.s.n.m. Teniendo como principales centros poblados a la ciudad de Matarani, siendo su región natural costera, con las características generales de desierto costero de la región natural Chala o Costa (ver plano con las coordenadas).


Siendo en su inicio una trocha carrozable de 29.9 km, que se desarrolla en terrenos ondulado/accidentados, ribereños al mar, hasta la caleta y poblado de Quilca, a partir de este punto no existe carretera, se tiene un Estudio Definitivo desarrollado en 1995, de 62.2 km. hasta Matarani, sobre topografía accidentada y en partes ondulada, que se separa del litoral para evitar los acantilados y quebradas profundas transversales. Terminaldo hoy, como se ha señalado en el 94+336.167 km.

Pertenece a la jurisdicción del Departamento de Arequipa, parte del Tramo perteneciente a la Provincia de Camaná, Distritos de Quilca y parte Provincia de Mollendo Distrito de Islay.


Con una temperatura templada de entre 10° C mínima y 28° C máxima a la sombra con una media anual de 17.1°C a 19.0°C, precipitación pluviométrica escasa con una media mensual máxima de 5.6 mm

La zona, en general, es de topografía ondulada con diversas quebradas secas y algunos valles con cursos de agua permanente de variación estacional, que han permitido el desarrollo de actividades agrícolas, cuya zona de vida va de desierto superárido templado cálido (ds-tc), desierto perárido Templado cálido (dp-Tc) y de matorral desértico templado cálido (md-tc) y forestalmente es de Desierto costero (Dc) y presencia de Lomas (Lo) (Atlas Regional del Perú, 2004).




  1. Fines y objetivos de la evaluación arqueológica




  • Ha sido un reconocimiento sistemático de la superficie dentro del de la carretera Camaná - Dv. Quilca - Matarani - Ilo - Tacna, Tramo: Dv. Quilca - Matarani, con una longitud inicial de 92.1 Km, hoy termina en el 94+336.167 km., por los trabajo de trazado de ingeniería, de área a evaluar de solo la carretera, según el Proyecto Base, se desarrolla en la franja costera del departamento de Arequipa (parte sur), en el cual el derecho de vía o servidumbre de la obra vial es 40 m (20 m a ambos lados), con un área de influencia de la Prospección Arqueológicas abarcara la distancia máxima de 100 m a cada lado del eje del trazo y de todas sus áreas auxiliares, a efectos de determinar la existencia o no de restos arqueológicos (ver planos).




  • Además de realizar un diagnóstico arqueológico del área de estudio, basado en el estudio de los antecedentes históricos e investigaciones previas y en la verificación in situ de las características y/o evidencias culturales presentes, salvaguardar todo tipo de vestigio arqueológico que pudiese ser afectado, con la finalidad de proteger la integridad de los restos arqueológicos.




  • Se ha verificado los componentes arqueológicos, planear las medidas necesarias para la protección y conservación de las zonas arqueológicas que se encuentren en el área de evaluación.




  • Se ha definido las dimensiones y delimitando digitalmente y en campo mediante hitos la zonas arqueológicas identificadas en el área de evaluación, realizándose para tal fin, limpieza en el sitio arqueológico identificado, a fin de protegerlo y salvaguardarlo.




  • Se realizo el inventario de sitio arqueológico, registrados con sus fichas técnicas respectivas para formar parte del Inventario Nacional de Sitios Arqueológicos del Perú.




  • Cumplir con las recomendaciones dadas por el INC, para que el Consorcio pueda proceder a la tramitación del Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA).

      1. Breve exposición de los antecedentes arqueológicos y problemática del área de estudio

Dentro del marco referido a los antecedentes arqueológicos y la problemática del área de estudio podemos citar lo siguiente:


Hay dos teorías sobre el origen del Arequipa conocido. De largo hace Aymara los indios fundaron en este lugar un establecimiento. En su lenguaje, " Aymara ", soportes "ARI" para la " cumbre " y "QUIPA" para " poner detrás de". De hecho, el volcán majestuoso " EL Misti " se ve fuera de Arequipa. La segunda teoría dice que el nombre viene del lenguaje del Inca, Quechua. La leyenda cuenta la historia del Inca Mayta Capac, el cuarto Inca, viajando a través del valle. Una columna de militaries, de vírgenes sagradas y de nobles escoltó el Sapa Inca. Mayta Capac vio el establecimiento que nunca estaba antes de visitado por cualquier emperador. La belleza de este lugar y de la importancia estratégica lo sorprendió como conexión entre el océano y el Cusco en el centro de los Andes. Él dijo: "Ari, quipay!" traducido como " sí, estancia! " Ésta era la respuesta en el deseo de algunas de las hojas de ruta (traveler) del compañero el settle abajo en este lugar y desarrollar el área como ciudad importante en el imperio de Inca. Arequipa era destruido totalmente en 1600 por un terremoto pesado y una erupción volcánica.
Los españoles restablecieron la ciudad el 15 de agosto 1540. Esta fecha todavía es recordada por festividades en y alrededor de Arequipa con carnavales y ferias por la tarde durante una semana. El clímax del festival está el 14 de agosto con un fuego artificial espléndido en la plaza de Armas.
La riqueza agrícola y ganadera del altiplano circumlacustre fue un pilar importante para el surgimiento de los desarrollos culturales más significativos en el área Centro Sur Andina.
A partir del planteamiento del Control Vertical (Murra 1975), se han postulado una serie de teorías orientadas a explicar el desarrollo y expansión de las sociedades altiplánicas especialmente hacia los valles occidentales.

Los contactos de las sociedades alto aldinas con los valles occidentales, se hacen especialmente notorios a partir de las fases Trapiche y Alto Ramíres (300 a.C – 300 d.C), ambas vinculadas estrechamente al desarrollo Pukara del altiplano peruano.


En el valle de Moquegua se ha comprobado que la ocupación Tiwanaku fue bastante intensiva, los sitios son numerosos y complejos; Omo y Chen Chen son los más grandes ocupando varias hectáreas de terreno. En Omo se levanta el único templo Tiwanaku de patio hundido ubicado fuera del altiplano; mientras en Chen Chen se encuentran y se han excavado antiguos depósitos de granos (maíz) (Goldstein 1990; Cardona y De la Vega 1996). Goldstein ha sugerido para Moquegua un modelo de ocupación que ha llamado "Archipiélago Administrado" (Goldstein 1990).
Recientemente Albarracín citando a Platt (1987), ha sugerido que Tiwanaku en el altiplano no tuvo un carácter centralista. Por el contrario caracteriza a la política Tiwanaku "como una hegemonía que conlleva atributos de un Estado andino segmentario, donde la centralización y la burocracia no fueron las principales características de su sistema" (Albarracín 1996).
El modelo de "archipiélago" se registró en los documentos del siglo XVI, son numerosas las referencias que señalan la existencia de poblaciones foráneas establecidas en el suelo Arequipeño, en convivencia con poblaciones locales y miqmat incaicos. Esta documentación aunque tardía ilustra etnohistóricamente el modelo de "Archipiélago"(Galdos 1985). El "Estructuralismo Socio Económico" como lo ha denominado Galdos "nos pone ante una antigua información de poblaciones serranas, relativa a los enclaves que requerían ellas para su autoabastecimiento..." (Galdos 1992).
La información arqueológica refrendada por fechados radiocarbónicos perteneciente a las fases Omo y Chen Chen (equivalentes a las fases IV y V del altiplano), están mostrando que simultáneamente convivieron dos grupos distintos de gente relacionada con Tiwanaku, por lo menos en un periodo parcial de su desarrollo (Owen y Goldstein 2000). Estos datos refuerzan la hipótesis del modelo archipiélago, cuya base histórica sería por lo menos tan antigua como el Estado altiplánico de Tiwanaku.
Tiwanaku en Arequipa, Antecedentes
Cuando nos referimos a Tiwanaku en Arequipa, debemos de aclarar que este tema tiene antecedentes que remontan a los primeros años de la presente centuria, cuyos avances en las siguientes décadas han sido lentos, notándose una creciente preocupación a partir de la década de los años 80.

La primera referencia pertenece nada menos que a Uhle, quién hacia 1905 hace referencia a un tipo de cerámica con rasgos Tiwanaku así como de otra degenerada a partir del primero. (Rowe, 1954; Linares M., 1964).


Pasaron muchas décadas hasta que Huanqui en 1974 excava en los cementerios de Kakallínca (en Kasapatac) y en el cementerio de Challapampa, pero fue Lumbreras quien hace notorias las diferencias en la forma de las cistas funerarias, morfología y decoración de la cerámica; con estos datos planteó la existencia de dos fases: Churajón Temprano (Kakallinca) y otra tardía (Challapampa). Lumbreras resaltó el hecho de que la cerámica de la fase Kakallinca, correspondía a un grupo que tenía un aspecto totalmente "Tiwanakota" (Lumbreras, 1974: 72).
Siguiendo los planteamientos de Lumbreras, López en 1998 muestra con claridad que en el sitio de Kasapatac se encuentra una secuencia cronológica que se inicia con anterioridad a la fase Kakallinca. Sus resultados le permitieron plantear la existencia de una fase que llamo Kasapatac, la misma que relaciona con la fase V del Tiwanaku Boliviano, una fase siguiente que corresponde a Kakallinca (o Churajón Temprano), seguida de una desarrollo con características muy locales (Churajón), y finalmente la fase Tres Cruces (Churajón Tardío) que es contemporánea a la ocupación incaica.
Un año después, en 1989 Linares se preocupa nuevamente de la secuencia y cronología del valle del Chili, concuerda con López (1998) en la secuencia de las fases, pero en base a los materiales excavados en la calle Fernandini del Distrito de Sachaca, opta por renombrar con este nombre a la fase Kasapatac. Linares menciona que la fase Sachaca es la fase"...más antigua de la expresión cerámica para el valle de Arequipa. Este grupo incluye rasgos estilísticos que los emparentan tanto con Tiwanaku V como Tiwanaku VI, propuestas por Goldstein (1986) para el valle de Moquegua". (Linares 1989).
En una publicación posterior De la Vera (1996), se ocupa brevemente de los sitios Tiwanaku en el valle de Arequipa. Toma como referencia los planteamientos de López (1998) y de Linares (1989). Menciona que los sitios "Sonqonata y Kasapatac" corresponden a la fase IV de Tiwanaku, hace notar que mayor es el número de sitios de la fase V correspondientes a la fase local llamada Churajón Temprano. Como observamos hay una confusión generada a partir de un error en la secuencia numérica de las fases de Tiwanaku.
Otros investigadores también hacen referencia sobre materiales de las fases Kasapatac y Kakallinca, en especial en Yumina (Cardona 1991) y Cerro Gordo en Characato, en estos sectores del valle destaca la facilidad de riego a partir de afloramientos de agua (manantiales); y también algunos fragmentos ubicados en recientes investigaciones en el sitio tipo de Churajón (Belan y Szykulski 1997).

EL VALLE DE AREQUIPA
El valle de Arequipa se encuentra ubicado en la parte media de la subregión norte de los Andes Centro Sur (De la Vera 1996). Al sur se ubica el Valle de Tambo, sector que tiene una marcada influencia Tiwanaku; y por el norte los valles formados por las cuencas de los ríos Colca-Majes, y Cotawasi, lugares donde se viene confirmando su vinculación con las tradiciones culturales del área central andina, por lo menos desde el periodo Formativo (De la Vera 1996; Neira y Cardona 2000).
Nos ocuparemos brevemente de la ocupación del valle de Arequipa durante el Periodo Temprano (Formativo). Con anterioridad a este trabajo los datos sobre el periodo eran prácticamente desconocidos. Sin embargo nuestras recientes investigaciones han permitido identificar numerosos asentamientos humanos a lo largo de la parte baja del valle de Arequipa (Cardona 1998, 1999, 2000; Neira y Cardona 2000).
El patrón de asentamiento que presentan los sitios formativos se identifica como aldeano disperso; los sitios son pequeños y por lo general muy inferiores a ¼ de hectárea, se ubican en los bordes superiores a los lechos de los ríos, e igualmente adyacentes a los afloramientos de agua (manantiales).
Las áreas agrícolas atribuidas a la Fase Socabaya son pequeñas, limitadas por lo general a los fondos de los ríos, o muy próximos a los afloramientos de agua (manantiales). No se encuentra arquitectura pública, y la arquitectura doméstica ha dejado muy pocos restos, evidencias de terrazas son raros, por lo que pensamos que se deben de haber construido principalmente sobre terrazas no muy formales, y las viviendas de materiales ligeros como la quincha. La cerámica por lo general es llama, con formas en las que destacan las ollas globulares sin cuello, o con cuello pequeño y corto. El tratamiento comúnmente corresponde a un alisado muy descuidado, que justamente representa su patrón. Son muy escasos los materiales con alguna decoración plástica, y también son escasos los materiales engobados, pintados y pulidos. El material analizado procedente de ambos extremos del valle, macroscópicamente muestra muy pocas diferencias en la pasta y en su tratamiento, por el contrario se nota una tendencia hacia la simpleza y regularidad. Estas características de sitios indiferenciados y extendidos a lo largo del valle reflejan una escasa cohesión política durante la fase.
Se ha constatado la presencia en Sonqonata III, en asociación con la cerámica de la fase Socabaya la presencia de algunos materiales relacionados con la cerámica altiplánica de Pukara Tardío; estos datos sugieren que la fase Socabaya tendría una cronología que se puede ubicar a partir de los 300 a.C., cuya duración podría ser bastante larga con posibilidades de extenderse hasta el contacto con las poblaciones de la fase Kasapatac, cosa que no debe de parecernos extraño, si tenemos en cuenta que en los valles de Siguas y Vitor se encuentra muy extendido el estilo La Ramada (Santos 19 ), cuya cronología absoluta lo ubica alrededor del año 800 d.C., y en Moquegua la fase Warakane.
LOS SITIOS TIWANAKU
Durante el trabajo de inventario llevado a cabo dentro de las actividades del CIARQ, en las temporadas 1998 a 2000, hemos registrado un total de 4 sitios que corresponden a la fase Kasapatac.
Los sitios arqueológicos se encuentran ubicados en cerros altos que permiten observan los campos agrícolas, y el paisaje en una gran área, incluyendo las montañas locales más altas e importantes (volcanes), especialmente el Misti.
Los campos agrícolas asociados -como es el caso de Sonqonata, Pillo, y Kasapatac- corresponden a terrenos propicios para la agricultura, son llanos, de origen coluvial, con poca pendiente, abundante recurso hídrico y buen drenaje. La tendencia a seleccionar este tipo de terrenos puede tener su origen en la tecnología agrícola desarrollada en el altiplano. Un patrón con similitudes se encuentra en Chen Chen (Moquegua) (Willians et al 1990).
La arquitectura presenta rasgos comunes para todos los sitios. Son populares las terrazas paralelas que siguen el nivel del cerro y que prácticamente rodean el sitio, se ha constatado en Pillo y Sonqonata, que del área total de las terrazas muchas veces no están totalmente ocupadas por unidades domésticas. Como señalamos al interior de las terrazas se distribuyen estructuras domésticas conformadas por un patio, y una o dos habitaciones pequeñas de planta más o menos cuadrangular.
Los pocos espacios abiertos, de uso público y ritual se encuentran en la parte superior y central de los sitios.

Un elemento arquitectónico muy importante corresponde a las murallas que rodean los sitios. Este elemento cuya función ha sido bastante discutida, está presente en los sitios de Sonqonata y Kasapatac, no es observable en Pillo ni en Sonqomarka. De acuerdo a algunos autores refleja la caída y desintegración del Estado Tiwanaku dando lugar al surgimiento de pequeños reinos cuya competencia es evidente.


A los pies de Sonqonata (norte) se encuentran los restos de las terrazas agrícolas abandonas, selladas por ceniza del Huaynaputina en el año de 1600. Estos campos asociados a la ocupación de la fase Kasapatac, son el único testimonio de las obras comunales de mayor envergadura desarrolladas durante esta fase en Arequipa. Se ha constatado la ausencia casi total de materiales tardíos en los campos adyacentes a Sonqonata.
Dejando libre el área descrita, se localizan varios sitios arqueológicos, los mismos que se relacionan con la agricultura, ritual, y producción de cerámica desde periodos tempranos de la conquista hispana.

Una primera clasificación de materiales cerámicos decorados, nos ha permitido distinguir ocho tipos; que son: negro - gris inciso precocción, engobado rojo, decorado de acabado medio tosco, decorado pulido, scaloped grande-llano, modelado, fibra vegetal, y vasijas llanas con puntos incisos en un aplique presente en el área inferior del cuello. Las formas de las vasijas corresponden a tazones abiertos, vasos (k´eros) que presentan la típica acanaladura medial que algunos conocen como rudón. Aunque existen paralelos entre las formas de la cerámica y decoración con la que se encuentra en el valle de Moquegua, muestra cerámica tiene rasgos locales. Por ejemplo, el tratamiento de las piezas nunca alcanza la finura de los materiales moqueguanos, se encuentran menores elementos decorativos, y engobe que en muchos casos tiene a desprenderse con la aplicación de agua. El tipo negro – gris inciso precocción corresponde a un grupo del cual se encuentran solo fragmentos pequeños. Este grupo presenta formas, acanaladuras mediales, y otros rasgos que sugieren tratarse de vasos (k´eros). Cerámica gris ha sido descrita especialmente para la fase Omo, pero, también se encuentra en Chen Chen, y por lo general corresponde en su más alto porcentaje a vasos (k´eros). También se encuentran incisiones, pero la diferencia principal corresponde a la ejecución postcocción.


La distribución de estos materiales en el valle resulta muy interesante. Los ocho tipos están presentes en Sonqonata, pero en el resto de sitios se encuentra por lo general solo uno o dos de ellos (tipos decorados pulidos y decorados de acabado medio tosco). Los scaloped y el negro-gris inciso únicamente se han ubicado en la parte central y superior de Sonqonata, lo que podría señalar que la cerámica gris tendría gran importancia en las actividades rituales.
Los sitios más grandes y con mayor concentración de material cerámico son primeramente Sonqonata, seguido de Kasapatac, Sonqomarka y finalmente Pillo; el resto de sitios presentan escasa evidencia de materiales superficiales, que en el mejor de los casos llega cantidad de ellos bordea solo 50 fragmentos.
Las excavaciones en el sitio de Sonqonata y Pillo muestran una escasa estratigrafía, aunque la erosión puede ser uno de los principales factores de alteración, es también claro que en ambos sitios no se encuentran acumulaciones de materiales que puedan haber sido desplazados por la fuerza de las aguas procedentes de las precipitaciones aluviales.

Tenemos dos alternativas sugeridas para explicar estos datos: una corta duración de la fase, o por el contrario una población no muy grande. En el primer aunque no contamos aún con fechados de C14, consideramos que la fase Kasapatac, debió suceder hacia finales de la fase V de Tiwanaku o clásica, previo o inmediatamente antes a la caída del Estado altiplánico, en este aspecto apoyaría la explicación de las murallas defensivas.

En el segundo caso tenemos el antecedente de una población formativa (fase Socabaya), y de otra más bien tardía (fase Kakallinca), que en ambos casos se encuentra distribuida en unas pocas y pequeñas aldeas.

Finalmente aunque no contemos en el valle de Arequipa con obras públicas de élite, es innegable que existe una centralización dirigida desde Sonqonata, reflejada en varios tipos de cerámica, y áreas agrícolas que reflejan una tarea organizada, planificada, con una voluntad política para desarrollar estas obras y quizás empleando antiguos sistemas de trabajo comunitario.


El área de estudio, se enmarca dentro de este contexto cultural de Arequipa que corresponde al lado sur del Perú, en el recorrido de la evaluación arqueológica se reporto una solo evidencia arqueológica la cual ha sido delimitada y señalizada con hitos y panel.


      1. Plan de los trabajos a ejecutarse en el proyecto



  1. RELACIÓN DE PERSONAL PARTICIPANTE

Para el Instituto Nacional de Cultura (INC) es necesario e indispensable que el personal propuesto como director este con su Registro Nacional de Arqueólogo (RNA), no así con el COARPE, el cual adolece de valides para el INC.


Director de proyecto: en número de Uno

  • Elabora los Proyectos e informes para el INC.

  • Establece la estrategia y metodología de la evaluación.

  • Dirige los trabajos de campo y gabinete.

  • Administro los recursos humanos y materiales.

  • Elabora el Informe Final.

  • Realiza las gestiones pertinentes ante el INC y ante el Consorcio a fin de llevar a buen término el Proyecto.

  • Ejecuta las labores inherentes al cargo.

Arqueólogo Responsable: en número de uno, Leonardo Américo De Los Santos Delgado.




  • Encargada del registro de sitios arqueológicos e Inventario, si existiese.

  • Apoya el trabajo de gabinete en la elaboración de planos.

Arqueólogo de Apoyo: en número de dos, Emilio Del Águila López y Delia Graciela Benancio Santos



  • Realiza el trabajo de campo, apoya en la delimitación y señalización en la colocación de hitos y panel.

  • Apoya al llenado de Fichas arqueológicas de Inventario de Sitios, si existiese.

  • Apoya el trabajo de gabinete en la elaboración de planos.

Topógrafo - Dibujante: en número de uno, propuesto por el Consorcio.



  • Realiza el levantamiento perimétrico de la zona arqueológica.

  • Elabora el plano –esquema del proyecto y otras actividades inherentes.

Obreros: en número de cuatro, propuesto por el Consorcio el personal de la zona.



  • Ha presta servicios de limpieza y colocación de hitos y panel en coordinación con los arqueólogos.




  1. Sustentación profesional y técnica de los trabajos




  • Cada profesional involucrado es profesional en arqueología, cuenta con una amplia experiencia en trabajo de campo y gabinete, incluyendo al Director del Proyecto como el Responsable, que cuenta con una amplia experiencia en trabajos de Evaluación Arqueológica.




  • El trabajo cuenta con Fases de Investigación y Cronogramas, el cual ha sido sustentado y aprobado por el INC, cada una de las cuales tiene el objetivo de salvaguardar todo tipo de evidencia que se pueda registrar y encontrar en el transcurrir del trabajo a realizarse, con una metodología de prospección arqueológica de reconocimiento superficial, como primera etapa, que está acorde con el presente Informe.

  • Se cuenta con recursos materiales y económicos, indispensables y necesarios para la realización de este Proyecto de Evaluación Arqueológica, proporcionado tanto por el equipo de arqueólogo y El Consorcio.




  • Como se puede ver el trabajo a realizarse es viable y ha sido usado en trabajos anteriores, por el equipo de arqueólogos, tanto para Proyecto de Evaluación Arqueológica en Minas, Líneas Eléctricas, Agua y Desagüe y por supuesto en Carreteras.




  1. Metodologia y tecnica

En el presente Informe se ha utilizado el método de Prospección Arqueológica sin recolección de material arqueológico de superficie, teniendo una primera etapa de Revisión de Bibliografía y Catastro, en su segunda etapa de reconocimiento sistemático de superficie, todo ello se ha proceso para la elaboración del presente Informe.


Para El Petroglifo El Pesquero, se coloco un cartel a la sección próxima a la carretera, dándole una proyección aproximada de 50 m. aumentando su área como medida de protección, por su misma
naturaleza no requirió excavación alguna mas se realizo algún tipo de limpieza ya que su espacio está bien definido (ver panel fotográfico y plano).
Así, en base a la sugerencia del Supervisor del Instituto Nacional de Cultura de la Dirección Regional de Cultura – Arequipa en la persona del Licenciada en Arqueología Ana Miranda Quispe, se ha procedido a realizar tales labores, de señalizar y delimitar como un “aporte” al trabajo en el presente estudio de Evaluación Arqueológica, no siendo necesarias las excavaciones por su misma naturaleza, estando bien definido su espacio.


  1. Plan de las labores efectuadas

Para el presente informe se ha realizado el Método de Prospección Arqueológica sin recolección de material arqueológico de superficie, iniciándose con una revisión bibliográfica en las principales bibliotecas especializadas, Biblioteca del Museo de Pueblo Libre, de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Biblioteca de la Universidad Nacional Mayor de San Marco, del Instituto Francés de Estudios Andinos, a su vez de visitarse el Instituto Nacional de Cultura en Lima y de Arequipa a fin de tener acceso a los catastros existentes para la respectiva área de estudio.

Se realizo además la revisión del material aerofoto gráfica y cartográfica del área involucrada. Para ello se visitará el Servicio Aerofoto gráfico Nacional con el objeto de tener acceso y poder revisar las fotografías de los diferentes vuelos existentes para la zona de nuestro estudio, también se visitará el Instituto Geográfico Nacional, para revisar el material cartográfico existente para la zona de estudio, además de los planos proporcionados por el Consorcio.
Como siguiente etapa se ha realizado el respectivo reconocimiento sistemático de superficie, realizará a pie bajo la logística de una camioneta del Consorcio y caballos y bote alquilado en la misma zona, cubriendo todos los espacios con el objeto de registrar evidencias testimoniales prehispánicas (arquitectura y elementos culturales), dentro del área.
El equipo de arqueólogos principal para el recorrido, está compuesto de dos licenciados y un personal de apoyo, mas la logística que brindará el Consorcio, el recorrido empezó cubriendo toda el área de la obra, identificando sus vértices y los kilómetros de la misma, con la ayuda del GPS (Navegador Garmin 12), y el uso de la estación total para la delimitación de las evidencias arqueológicas registradas, llevándose a su vez un adecuado registro gráfico y fotográfico.
El Petroglifo denominado El Pesquero se lo señalizo y delimitado con hitos y panel para lo cual se lo ha limpiado, no necesario excavación alguna por su misma naturaleza, siguiendo en base a la sugerencia del Supervisor del INC filial Arequipa de señalizar y delimitar como un “aporte” al trabajo en sí de Evaluación Arqueológica.
Todo ello se ha usado GPS mas estación total plasmándolo en AUTOCAD, siendo un aporte al estudio.

Presentándose el presente Informe, con las recomendaciones del Supervisor del INC Arequipa, pudiendo al final el Consorcio tramitar el respectivo Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA).




  1. Cronograma de trabajo

En el presente cronograma, lo marcado en azul y negrita es lo que se ha venido realizando.



Tareas/ Tiempo en semanas

1s

2s

3s

4s

5s

6s

7s

8s

Elaboración y presentación del Proyecto de Evaluación Arqueológica para presentar al INC.

























Trabajo de Campo: Prospección y Supervisión por parte del INC Arequipa.

























Colocación de hitos y cartel de señalización, como lo sugiere el Supervisor del INC Arequipa

























Elaboración y entrega del Informe de Evaluación Arqueológica al INC.

























Preparación y tramitación del expediente técnico para obtener el CIRA


























  1. Sustentación profesional y técnica de la viabilidad de los trabajos programados

Considerando que el personal profesional que desarrollará el Proyecto de Evaluación, es cohesionado, teniendo una larga experiencia en el trabajo de campo, de prospección sistemática de superficie, trabajos de arqueología, de investigación, etc.; al igual que el personal responsable y de apoyo, mas los objetivos presentados en este documento son viables, usándose el Método de Prospección Arqueológica sin recolección de material arqueológico de superficie, mas la Supervisión Arqueológica de Campo por parte del INC filial Arequipa.




  1. Recursos materiales y facilidades con que se cuenta para el registro, análisis y embalaje de los materiales arqueológicos

Todos los recursos y facilidades con las que cuenta nuestro proyecto, el cual han sido considerados en nuestro presupuesto, lo está asumiendo el Consorcio.



      1. Indicación de los sitios registrados

Sobre el área evaluada arqueológicamente se ha reportado una (01) evidencia arqueológica, siendo este el que siguen:



SITIO

TIPO

NOMBRE

CONCESIÓN

NIVEL DE IMPACTO

MITIGACION

01

Paisaje Cultural Arqueológico.

Petroglifo El Pesquero

a la altura del Km. 7+780

Directo 0.00 de la carretera.

En el estudio


señalizado

Delimitado.



Para la construcción

Monitoreo.
Cuadro de resumen de los monumentos, sitios, elementos y contextos, según sea el caso:
Petroglifo: Denominado El Pesquero ubicado en el Distrito Quilca, Provincia Camana en el Departamento de Arequipa, cortado en el Km. 7+780.

Conformado por cuatro piedras con figuras importantes destacando animales y personajes en aparente estado de sacrificio, sobre una capa de basura.

Estando a una altura de 77 m.s.n.m, y por su misma naturaleza es un ha sido señalizado y delimitado dando un margen de protección de 50 m.

Como resultado a futuro deberá tramitar el Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA) planteándose en conjunto con el Supervisor del INC un plan de mitigación (ver cuadro adjunto), para dar proteger a tales evidencias.





      1. Manejo y deposito de materiales arqueológicos

No se realizo ningún tipo de recolección.

Por su misma naturaleza el petroglifo ha sido delimitado y señalizado con hitos y panel a sugerencia del Supervisor del INC Filial Arequipa, siendo un espacio definido.


      1. Resultados del proyecto de evaluación arqueológica

Después de realizarse las labores correspondientes tal cual la Resolución Directoral Nacional, los resultados en este Informe son los siguientes:




  • Se debe entregar el documento CIRA a la carretera y a las áreas evaluadas.

  • En los catastros arqueológicos no se tiene reporte de sitio arqueológico dentro del área directa de la presente carretera.

  • No se realizo ningún tipo de recolección de material cultural.

  • Tan solo se lo ubico con la ayuda de los planos y el GPS, las diferentes áreas y la carretera en sí, tomaron varias vistas fotográficas, mas la estación total para el levantamiento respectivo de los planos.




  • El Petroglifo denominado El Pesquero, se lo ha señalizar y delimitado, con hitos y panel tal como fue supervisado por el INC Filial Arequipa en la persona del Licenciado en Arqueología Ana Miranda Quispe.

  • De esta manera se concluye con el presente Informe, cumpliendo con las labores encomendadas, bajo su respectiva Supervisión Arqueológica de Campo por parte del INC filial Arequipa, tomándose las sugerencias del mismo.

      1. Inventario detallado de los materiales

No se realizo ningún tipo de recolección.


      1. Plan de mitigación




  • Petroglifo denominado El Pesquero, se lo ha señalizar y delimitado, con hitos y panel tal como fue supervisado por el INC Filial Arequipa en la persona del Licenciado en Arqueología Ana Miranda Quispe.

  • Además como lo sugiere el Supervisor del INC Arequipa en la persona del Licenciado en Arqueología Ana Miranda Quispe, como medida de mitigación futura al momento de la ejecución de la obra de la carretera debe realizarse un Plan de Monitoreo Arqueológico.




      1. Planes para la conservación y protección del sitio

Debemos mencionar que las sugerencias finales deberán establecer las pautas en cuanto a la protección de bienes arqueológicos en concordancia con la legislación pertinente. También deberá incluir los planes de contingencia y las medidas a tomarse en cuenta y el plan de acciones inmediatas, para ello se realizo la Supervisión Arqueológica de Campo por parte del INC filial Arequipa, recomendando como aporte al trabajos señalizar y delimitar el Camino Petroglifo, planteándose a futuro un Plan de Monitoreo Arqueológico a la ejecución de la obra.




      1. Conclusiones y recomendaciones




  1. Recomendaciones del supervisor




  • El Petroglifo denominado El Pesquero, se lo ha señalizar y delimitado, con hitos y panel tal como fue supervisado por el INC Filial Arequipa en la persona del Licenciado en Arqueología Ana Miranda Quispe, lo cual se ha cumplido, ya que sus espacios se encuentran bien definido en el terreno.




  • Además como lo sugiere el Supervisor del INC Arequipa en la persona del Licenciado en Arqueología Ana Miranda Quispe, como medida de mitigación futura al momento de la ejecución de la obra de la carretera debe realizarse un Plan de Monitoreo Arqueológico.

  1. Conclusiones

En base a los trabajos realizados se puede concluir lo siguiente:




  • En el estudio aerofoto gráfico de las cartas nacionales de escala 1/100000, 1/50,000 y 1/25,000 revisándolo

en gabinete se ubico a la carretera, en donde no se identifico ni registro evidencia cultural arqueológica que pudieran ponerse en riesgo directamente.




  • En los catastros arqueológicos no se tiene reporte de sitio arqueológico dentro de la carretera evaluada directamente.




  • El reconocimiento arqueológico sistemático de superficie se ubico el Petroglifo denominado El Pesquero, el cual se lo ha señalizar y delimitado, tal como fue supervisado por el INC Filial Arequipa en la persona del Licenciada en Arqueología Ana Miranda Quispe, lo cual se ha cumplido, ya que sus espacios se encuentran bien definido en el terreno.




  • Se debe entregar el documento CIRA a la carretera que no tengan evidencia arqueológica y en sus áreas solicitadas




  • No se realizo ningún tipo de recolección de material cultural.

  • Se lo ubico con la ayuda de los planos y el GPS, las diferentes áreas y la carretera en sí, tomaron varias vistas fotográficas.




  • De esta manera se concluye con el presente Informe, cumpliendo con las labores encomendadas, y las sugerencias de la misma, bajo la Supervisión Arqueológica de Campo por parte del INC filial Arequipa.




  1. Recomendaciones

De lo expuesto líneas arriba, como resultado de los trabajos de investigación en el área de evaluación se recomienda:




  • Finalizada la evaluación Arqueológica, con la visita del supervisor del INC filial Arequipa, se sugiere se otorgue el Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA), en las cuales no se han registrado ni ubicado evidencia cultural arqueológica alguna, tomándose en cuenta al final las sugerencias del Supervisor.



      1. Bibliografía básica, que deberá ser ampliada durante el desarrollo del proyecto




  • Amat Olazábal, Hernán: Los Yaros, destructores del Imperio Wari, En El Hombre y la Cultura Andina, T. II, Ed. Ramiro Matos, Lima, 1977.

  • Benavides, Mario: Carácter del Estado Wari, Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, Ayacucho, 1984.

  • Bennett, Wendell C.: Excavations at Wari, Ayacucho, Perú, Yale University Publications in Anthropology, 49, New Haven, 1953.

  • Bonavia, Duccio: Perú, hombre e historia, Desde los orígenes al siglo XV, Tomo I, Ediciones EDUBANCO, Lima, 1991.

  • Bustamante; Manuel: “Apuntes tomados en Wari Waka urara. Basurales de Cerámica.”Epocas y períodos de Civilización anteriores al incanato…” Anuario del Museo Histórico Regional de Ayacucho, año I, Nº 1 pp. 5-15 y 32-35, Ayacucho, 1950.

  • Cardich, Augusto: Civilización Andina, su formación, CONCYTEC, Lima, 1988.

  • Cardich, Augusto: El origen de la civilización Andina, Revista del Museo de la Plata, Tomo IX, Nº 77, La Plata, 1996.

  • Cardich, Augusto: Algunas innovaciones en la arqueología peruana, En I encuentro internacional de peruanistas, Tomo I, Lima 1998.

  • Cook, Anita G.: Wari y Tiwanaku: entre el estilo y la imagen. Pontificia Universidad Católica del Perú” , Lima, 1994.

  • González Carre, Enrique: “El área ceremonial de la ciudad de Wari”. Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, 1982.

  • González Carre, Enrique; RIVERA PINEDA, Fermín: “Pati: el árbol sagrado de los Wari”. En: Boletín de Lima, Nº 27, pp. 43-49, Lima, 1983.

  • Isbell, William H.: Huari y los orígenes del primer Imperio andino, en Pueblos my Culturas de la Sierra Central del Perú. Cerro de Pasco Corporation pp. 52-65, Lima, 1972.

  • Isbell, William H.: El Imperio Huari: ¿Estado o Ciudad?, En Revista del Museo Nacional, Tomo XLIII, Lima, 1977.

  • Kauffmann, Federico: Manual de arqueología peruana, Ediciones PEISA, Lima 1969.

  • Kaulicke, Peter: Entre la ilusión y la realidad, cien años de arqueología en el Perú, En I encuentro internacional de peruanistas, Tomo I, Lima 1998.

  • Lumbreras, Luís Guillermo: Sobre los Chancas, Actas del II Congreso Nacional de Historia del Perú, 1, 211-242, Lima 1959.

  • Lumbreras, Luís Guillermo: 1981 Arqueología de la América Andina. Lima, Milla Batres, 1981, 278p.

  • Lumbreras, Luís Guillermo: El Imperio Wari, en Historia del Perú, Perú Antiguo, Tomo II, Editorial Juan Mejia Baca, Lima 1982.

  • Menzel Dorothy: La cultura Huari, Compañía de Seguros y Reaseguros Peruano Suiza, Lima, 1968.

  • Morales Chocano, Daniel: Compendio histórico del Perú, historia de la arqueología peruana, Tomo I, Editorial Milla Batres, Lima 1993.

  • Perez Calderon, Ismael; Rivera Pineda, Fermín: “Arte Rupestre en la ciudad de Huari”, informe Ofician de Investigaciones de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, 2002.

  • Pozzi Escot, Dense: El Imperio Wari, En Los Incas y el antiguo Perú, 3000 años de historia, Centro Cultural de Villa de Madrid, España, 1991.

  • Sosa, Jorge: Conservación y gestión del patrimonio arqueológico: Un desafió para la arqueología del noroeste argentino, en Arqueología y sociedad, Nº 12, de la U.N.M.S.M. Lima, 1998.

  • Varios: Gran historia del Perú, El Comercio, Lima, 1998.

  • Varios: atlas regional del Perú, Arequipa, Nº 3, Ediciones PEISA S.A.C., Lima 2004.


ANEXOS
PROYECTO DE EVALUACION ARQUEOLOGICA Y OOBTENCION DEL CIRA



FICHA TECNICA PARA DECLARAR COMO PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN


ANEXO Nº 01



FICHAS



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal