Alza de tasa y recorte al gasto presionan el pib



Descargar 10.67 Kb.
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño10.67 Kb.
ALZA DE TASA Y RECORTE AL GASTO PRESIONAN EL PIB

Yolanda Morales

El alza de un punto porcentual en la tasa de fondeo interbancaria dirigida por el Banco de México en dos tramos durante el primer semestre y el recorte al gasto público anunciado para el año entrante son factores de presión para la actividad económica, que por su bajo desempeño histórico se mantiene como un límite para que el país aspire a una calificación mayor, admite la agencia Moody’s.

Además, estas políticas económicas podrían complicar el ajuste fiscal prometido, reconoce el analista soberano para América Latina en la firma, Jaime Reusche.

No obstante, advierte que la calificación -en “A3” con perspectiva Negativa- se mantendrá sin cambios, al menos en lo que resta del año y todavía en el 2017, incluso si no se alcanza la meta del superávit primario.

En conversación con El Economista, para referirse al comentario especial divulgado por Moody’s, explica que desde que cambiaron la perspectiva de la nota soberana, en abril, de Estable a Negativa, previeron que se trataría de una “perspectiva de largo plazo”.

Es decir, que les tomaría de 12 a 24 meses ejercer una acción de calificación que, en el caso de una perspectiva Negativa, apunta con mayor probabilidad a un recorte.

Esto porque darían tiempo a la economía mexicana y sus finanzas para evaluar la aplicación de las medidas de ajuste fiscal que darían sostenibilidad financiera al soberano. Ello, en referencia a las medidas fiscales asumidas por Pemex y la CFE.

Más tarde, frente a la volatilidad internacional provocada por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, confirmaron que tienen que evaluar por más tiempo el efecto de esta incertidumbre en el tipo de cambio y en las finanzas públicas.

Credibilidad fiscal, el reto

“Si el costo del financiamiento sube, pero tienes un plan de consolidación fiscal, te costará más alcanzarlo y es otro de los grandes retos. Es un efecto indirecto difícil de cuantificar ahora mismo”, previó.

Y precisó que incluso “si no se llega a las metas, no significa que se recortará la calificación. Lo importante es retener la credibilidad fiscal; será un factor positivo que se alcance algo de la consolidación, porque es un tema de credibilidad”.

Al prevalecer la volatilidad, explica, el apetito por los instrumentos mexicanos en moneda local disminuye como lo ha venido haciendo, incluso por los títulos de largo plazo.

Y esta reacción del mercado podría llevar a un aumento del costo de financiamiento para México.

“Aunque no vemos una salida neta de capitales, sí hay una desaceleración fuerte. De hecho, hay una pequeña salida de títulos de gobierno de moneda local y el monto de no residentes sí ha caído 10%, lo que ya está en línea con un costo de financiamiento más alto”.

El analista descarta que el fortalecimiento del dólar represente alguna presión para la deuda pública, pues la mayoría está contratada en pesos.

Pero matiza que “como los no residentes compran menos y una minoría sí está vendiendo los títulos mexicanos, el costo de financiamiento es más estrecho y sí dificulta los planes de consolidación fiscal”.

Y agregó: “la volatilidad no ayuda al crecimiento y complica el margen de maniobra a las autoridades económicas que tienen que aplicar políticas que debilitan el crecimiento y complican el ajuste fiscal prometido”.

El comentario especial divulgado por Moody’s no tiene por objeto ningún tipo de acción de calificación, finalizó.

El gobierno necesita mejorar reputación

Por otra parte, en un documento sobre la evolución de la economía mexicana, CIBanco consideró que es necesario que el gobierno federal continúe con los esfuerzos para mejorar la perspectiva de México frente a las agencias calificadoras e inversionistas extranjeros.

El banco destacó que la principal tarea es dar la señal de que existen esfuerzos robustos para aliviar la presión sobre las finanzas públicas y la situación financiera de Pemex. Asimismo, se necesitan esfuerzos para mostrar avances en la implementación de las reformas, en la percepción de inseguridad y corrupción, y en la eficiencia del gasto público.

CI Banco explicó que hoy la economía mexicana opera bajo un escenario similar al del 2015, afectada por la baja en el precio internacional del petróleo y preocupaciones sobre la situación económica en Estados Unidos, sobre todo su sector industrial.

“El motor de crecimiento sigue siendo el mercado interno, sobre todo el consumo. Sin embargo, su punto débil en estos últimos trimestres siguen siendo el sector externo y las finanzas públicas, mismos que por su importancia en la economía mantienen el riesgo de apagar el vigor de la demanda interna rápidamente”.



El banco destacó que el endeble entorno económico global eleva los riesgos de que la desaceleración continúe para los próximos trimestres, aunque confió en que la dinámica del consumo y servicios mantendrá al PIB creciendo por arriba de 2% en lo que resta del año. (Con información de Edgar Juárez)


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal