Alza tus ojos



Descargar 1.52 Mb.
Página1/43
Fecha de conversión31.01.2018
Tamaño1.52 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   43
ALZA TUS OJOS
DATOS BIOGRÁFICOS DE LA AUTORA Elena G. de White, 1827-1915

Los Primeros Años, 1827-1860

Elena Harmon nació un día de fines del otoño (en el hemisferio norte), en una casa de campo cerca de Gorham, Maine. Pasó su infancia y su juventud en la vecina ciudad de Portland. Se casó con Jaime White en 1846, y la joven pareja vivió en diferentes localidades de Nueva Inglaterra mientras procuraba alentar e instruir a sus hermanos creyentes en el advenimiento por medio de sus predicaciones, visitas y publicaciones. Después de once números publicados irregularmente de The Present Truth (La verdad presente), lanzaron la Second Advent Review and Sabbath Herald* (Revista del segundo advenimiento y heraldo del sábado) en París, Maine, en 1850. De allí en adelante siguieron un rumbo constante hacia el oeste -a Saratoga Springs, Nueva York, y luego a Rochester, Nueva York, a principios de la década de 1850, y finalmente en 1855 a Battle Creek, Michigan, donde residieron los siguientes veinte años.

1827, 26 de noviembre Nació en Gorham, Maine.

1836 (aprox.) Traumatismo y tortura de la nariz en Portland, Maine.

1840, marzo Escuchó por primera vez a Guillermo Miller en la

presentación del mensaje adventista.

1842, 26 de junio Fue bautizada y aceptada en la iglesia Metodista.

1844, 22 de octubre Sufrió el "Gran Chasco" cuando Cristo no vino.

1844, diciembre Primera visión.

1845, Primavera Viajó al este de Maine para visitar a los creyentes:

(en hemisf. norte; marzo-junio) conoció a Jaime White.

1846, 30 de agosto Contrajo Matrimonio con Jaime White.

1846, Otoño (en hemisf. Aceptó guardar el séptimo día.

norte; septiembre-diciembre)

1847-1848 Estableció su hogar en Topsham, Maine.

1847, 26 de agosto Nacimiento de su primer hijo, Henry Nichols.

1848, 20-24 de abril Asistió al primer de los adventistas observadores del

sábado en Rocky Hill. Connecticut.

1848, 18 de noviembre Visión para comenzar la obra de publicación "Streams

of Light", (Rayos de luz).

1849, julio Primero de los once números de The Present Truth

(La verdad presente), editada como resultado de la

visión de noviembre de 1848.

1849, 28 de julio Nacimiento de James Edson, segundo hijo.

1849-1852 Se trasladó de lugar en lugar con su esposo y editor.

1851, julio Publica su primer libro, A Sketch of Experience and

Views (Bosquejo de experiencia y visiones).

1852-1855 En Rochester, Nueva York, donde su esposo publicó

Review and Herald y Youth's Instructor (El instructor

de la juventud).

1854, 29 de agosto Nacimiento de su tercer hijo, William Clarence.

1855, noviembre Se mudaron con la planta impresora a Battle Creek,

Michigan.

1855, diciembre Se publicó Testimony for the Church (Testimonio para

la Iglesia), número 1, un folleto de 16 páginas.

1856, primavera (en hemisf. Se mudaron a su propia casita en Wood Street.

norte; marzo-junio)

1858, 14 de marzo Visión sobre "El gran conflicto", en Lovett's Grove,

Ohio.


1860, 20 de septiembre Nacimiento del cuarto hijo, John Herbert.

1860, 14 de diciembre Muerte de John Herbert a los tres meses de edad.

Años de Desarrollo de la Iglesia, 1860-1868

La década de 1860 sorprendió a Elena de White y su esposo a la vanguardia de la lucha para organizar la Iglesia Adventista como una institución estable. Esta década también fue crucial en cuanto abarca los comienzos del énfasis adventista en el mensaje de la salud. Respondiendo al llamado de la Sra. de White, la iglesia como cuerpo empezó a ver la importancia de una vida cristiana saludable. En respuesta a su visión de la Navidad de 1865, se inauguró en 1866 nuestra primera institución pro-salud, el Instituto Occidental de Reforma Pro-salud. Posteriormente éste llegó a ser el Sanatorio de Battle Creek.

1860, 29 de septiembre Elección del nombre Adventista del Séptimo Día.

1861, 8 de octubre Organización de la Asociación de Michigan.

1863, mayo Organización de la Asociación General de los

Adventistas del Séptimo Día.

1863, 6 de junio Visión acerca de la reforma pro-salud en Otsego,

Michigan.

1863, 8 de diciembre Muerte del hijo mayor, Henry Nichols, en Topsham,

Maine.


1864, verano (en el hemisf. Publicación del cuarto tomo de Spiritual Gifts (Dones

norte; junio-septiembre) espirituales), con un artículo de treinta páginas

sobre la salud.

1864, agosto - septiembre En camino a Boston, Massachusetts, visitó

la institución médica del Dr. Jaime C. Jackson,

"Nuestro Hogar en la Colina", en Dansville, Nueva York.

1865 Publicación de seis folletos, Health: or How to Live

(Salud o cómo vivir).

1865, 16 de agosto Jaime White sufrió un ataque de parálisis.

1865, 25 de diciembre Visión en la que se invitaba a crear una

institución médica.

1865, diciembre La Sra. de White llevó a Jaime White al norte de

Michigan para ayudarlo en su recuperación.

1866, 5 de septiembre Inauguración del Instituto Occidental de Reforma

Pro-salud predecesor del Sanatorio de Battle Creek.

1867 Adquirió una granja en Greenville, Michigan. Construyó

una casa y se dedicó a tareas agrícolas y a escribir.

Años de Congresos Anuales (Camp meetings), 1868-1881

Durante su residencia en Greenville y Battle Creek, Michigan, respectivamente, hasta fines de 1872 y luego durante el tiempo que dividió entre Michigan y California, Elena de White pasó sus inviernos escribiendo y publicando. Durante el verano asistió a congresos anuales, hasta a veintiocho de ellos en algunos años. En esos años se publicaron los números 14-30 de Testimonies (Testimonios) que ahora se encuentran en los volúmenes 2 al 4 de Testimonies.

1868, del 1º al 7 de diciembre. Asistió al primer congreso anual adventista,

celebrado en el bosque de arces del

hermano Root en Wright, Michigan.

1870, 28 de julio Se casó su segundo hijo, Jaime Edson

en el día de su 21º cumpleaños.

1870 Se publicó The Spirit of Prophecy

(El Espíritu de Profecía), tomo 1; predecesor

de Patriarcas y Profetas.

1872, julio-septiembre En los Montes Rocallosos se

dedicó a descansar y escribir, camino a California.

1873-1874 Dividió su tiempo entre Battle

Creek y California, y asistió a los congresos anuales.

En 1873 pasó algunos meses

en Colorado, descansando y escribiendo.

1874, 10 de abril Abarcante visión del avance de la causa

en California, Oregon y en el exterior.

1874, junio Con Jaime White en Oakland,

California, mientras él fundaba la Pacific Press Publishing

Association y Sings of the

Times (Señales de los tiempos).

1875, 3 de enero En Battle Creek. para la dedicación

del Colegio Battle Creek. Visión

acerca de editoriales en otros países.

1876, 11 de febrero William Clarence, tercer hijo y

administrador de la Pacific Press, contrajo matrimonio

a la edad de 21 años.

1876, agosto Habló a 20.000 personas en el

congreso anual de Groveland, Massachusetts.

1877 Se publicó The Spirit of Prophecy

(El espíritu de profecía), tomo 2, precursor de El Deseado

de Todas las Gentes.

1877, 1º de julio Habló a 5.000 personas en Battle

Creek sobre temperancia.

1878 Se publicó The Spirit of Prophecy

(El espíritu de profecía), tomo 3, predecesor

de la última parte de El Deseado de Todas

las Gentes y Los Hechos de los Apóstoles.

1878, noviembre Pasó el invierno en Texas.

1879, abril Dejó Texas para ocuparse de los

congresos anuales del verano.

1881, 1º de agosto Con su esposo enfermo en Battle Creek.

1881, 6 de agosto Muerte de Jaime White.

1881, 13 de agosto Habló durante diez minutos en el funeral

de Jaime White en Battle en Battle Creek.

La Década de 1881-1891.

Luego de la muerte de Jaime White en agosto de 1881, Elena de White residió en California, a veces en Healdsburg y otras veces en Oakland. Allí trabajó duramente escribiendo y predicando hasta que partió rumbo a Europa en agosto de 1885, en respuesta al llamado de la Asociación General. Durante los dos años en ese continente vivió en Basilea, Suiza, excepto durante tres prolongadas visitas que realizó a los países escandinavos, Inglaterra e Italia. Al regresar a los Estados Unidos en agosto de 1887, se dirigió prontamente al oeste a su hogar en Healdsburg. Asistió al Congreso de la Asociación General de 1888 en Minneapolis en octubre y noviembre; después de éste, mientras residía en Battle Creek, trabajó entre las iglesias en el medio-oeste y en el este de los Estados Unidos. Luego de un año en el este volvió a California, pero fue llamada nuevamente para asistir a la sesión de la Asociación General en Battle Creek en octubre de 1889. Permaneció en los alrededores de Battle Creek hasta que partió para Australia en septiembre de 1891.

1881, noviembre Asistió al congreso anual de California en

Sacramento y participó en la planificación de un colegio

en el oeste, que abrió sus puertas en 1882, en Healdsburg.

1882 Se publicó Primeros Escritos, incorporando

tres de sus libros anteriores.

1884 Ultima visión pública registrada, en el congreso

anual realizado en Portland, Oregon.

1884 Se publicó The Spirit of Prophecy (El

espíritu de profecía), tomo 4; predecesor de El Conflicto

de los Siglos.

1885, Verano (en hemisf. Partió de California rumbo a Europa.

norte; junio-septiembre)

1887, verano (en hemisf. El Conflicto de los Siglos.

norte; junio-septiembre)

1888, octubre-noviembre Asistió a la sesión de la Asociación

General en Minneapolis.

1889 Se publicó Testimonies (Testimonios), tomo 5,

incluyendo Testimonies, (Testimonios) números 31-33

(746 páginas).

1890 Se publicó Patriarcas y Profetas.

1892, 12 de septiembre Zarpó hacia Australia vía Honolulu.

Los Años en Australia, 1891-1900

En respuesta a la petición de la Asociación General de visitar Australia para colaborar en el establecimiento de la obra educativa, Elena de White arribó a Sydney el 8 de diciembre de 1891. Aceptó la invitación un tanto a desgano puesto que hubiera deseado continuar escribiendo un libro más extenso sobre la vida de Cristo. Poco después de su llegada fue afectada por reumatismo inflamatorio, lo que la obligó a guardar cama por unos ocho meses. Aunque sufría intensamente, insistió en escribir. A principios de 1893 se dirigió a Nueva Zelandia, donde trabajó hasta fines de ese año. Al regresar a Australia en las últimas semanas de diciembre, asistió al primer congreso anual australiano. En él se presentaron planes para una escuela rural que culminó en la fundación de lo que llegó a ser el Colegio Avondale en Cooranbong, a unos 150 km al norte de Sydney. Elena de White adquirió un terreno en los alrededores donde construyó su hogar, Sunnyside, a fines de 1895. Allí residió, concentrado su atención en sus escritos y viajando por las iglesias hasta que regresó a los Estados Unidos en a de 1900.

1892, junio Habló en ocasión de la inauguración de la

Escuela Bíblica Australiana en dos edificios

alquilados en Melbourne.

1892 Se publicaron El Camino a Cristo y

Obreros Evangélicos.

1894, enero Ayudó en la planificación de un colegio

permanente en Australia.

1894, 23 de mayo Visitó la zona de Cooranbong.

1895, diciembre Se trasladó a su hogar Sunnyside en

Cooranbong, donde escribió gran parte de El Deseado de

Todas las Gentes.

1896 Se publicó El Discurso Maestro de Jesucristo.

1898 Se publicó El Deseado de Todas las Gente.

1899-1900 Estimuló la creación del Sanatorio de Sydney.

1900 Se publicó Palabras de Vida del Gran Maestro.

1900, agosto Dejó Australia para regresar a los Estados Unidos.

Los Años en Elmshaven, 1900-1915

Cuando Elena de White se radicó en Elmshaven, su nuevo hogar cerca de Santa Helena, al norte de California, pensó dedicar la mayor parte de su tiempo a escribir sus libros. Tenía 72 años y aún poseía una cantidad de volúmenes que deseaba completar. Poco se imaginó cuántos viajes, consejos y conferencias se le pediría también que diera. La crisis originada por las controversias en Battle Creek también exigiría mucho de su tiempo y de sus fuerzas. Aun así, escribiendo por la mañana temprano, pudo elaborar nueve libros durante sus años en Elmshaven.

1900, octubre Se estableció en Elmshaven.

1901, abril Asistió al Congreso de la Asociación General

en Battle Creek.

1902, 18 de febrero Incendio del Sanatorio de Battle Creek.

1902, 30 de diciembre Incendio de la Review and Herald.

1903, octubre Enfrentó la crisis panteísta.

1904, abril-septiembre Viajó al este para prestar ayuda en la iniciación de la

obra en Washington, D. C., para visitar a su hijo

Edson en Nashville y para asistir a importantes

asambleas.

1904, noviembre-diciembre Se comprometió en la búsqueda del lugar y el

establecimiento del Sanatorio de Paradise Valley.

1905, mayo Asistió a la sesión de la Asociación General en

Washington, D. C.

1905 Se publicó El Ministerio de Curación.

1905, junio-diciembre Se comprometió en la ubicación y el comienzo del

Sanatorio de Loma Linda.

1906-1908 Permaneció ocupada en Elmshaven con su producción

literaria.

1909, abril-septiembre A la edad de 81 años viajó a Washington, D. C. para

asistir al congreso de la Asociación General. Este fue

su último viaje al este.

1910, enero Tuvo un papel prominente en la fundación del Colegio

de Médicos Evangelistas en Loma Linda (predecesor

de la Universidad de Loma Linda).

1910 Concentró su atención en la finalización de Los

Hechos de los Apóstoles y la nueva edición de El

Conflicto de los Siglos, obra que se extendió hasta 1911 inclusive.

1911-1915 A edad avanzada, realizó sólo unos pocos viajes al sur

de California. En Elmshaven se dedicó al trabajo

literario, concluyendo Profetas y Reyes y Consejos

para Padres y Maestros.

1915, 13 de febrero Se cayó en su casa en Elmshaven y se quebró la

cadera.


1915, 16 de julio Su vida fructífera terminó a la edad de 87 años. Sus

últimas palabras fueron: "Sé en quién he creído".

También se publicaron los tomos 6 al 9 de

Testimonies (Testimonios). 13

1º de enero MIREN HACIA EL CIELO*

Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. Heb. 11: 16.

Les deseo un feliz año nuevo. El año viejo con su carga de registros, ya pasó a la eternidad. Que cada pensamiento, cada sentimiento, se dedique ahora a recordar el amor de Dios. Rememoremos una a una sus bendiciones. . .

Las evidencias que tenemos del cuidado y del amor de Dios por nosotros se expresan en las lecciones que Cristo dio a sus discípulos acerca de las cosas de la naturaleza... No debe concentrarse la atención sobre lo deforme, sobre la maldición, sino en las riquezas de la gracia de Cristo que han sido provistas tan abundantemente, de tal manera que podamos vivir en este mundo y realizar nuestra parte en favor de la humanidad y, sin embargo, no ser del mundo. Como peregrinos, como extranjeros que anhelamos las cosas brillantes de Dios, el gozo que está por delante, que buscamos una ciudad cuyo artífice y hacedor es Dios, que contemplamos las provisiones hechas en nuestro favor, las mansiones que Jesús ha ido a preparar para nosotros, y que hablamos de ese bendito hogar, nos olvidamos de las molestias y de los incómodos cuidados de esta vida. Nos parece estar respirando la misma atmósfera de ese país mejor, celestial. Nos sentimos aliviados, consolados; pero aun más, nos sentimos gozosos en Dios.

No podríamos conocer los propósitos llenos de gracia de Dios hacia nosotros si no fuera por las promesas, porque solamente a través de ellas podemos saber qué es lo que El ha preparado para aquellos que le aman. Como las flores en el sabio plan de Dios, que están constantemente extrayendo las propiedades de la tierra y del aire para desarrollarlas en los puros y hermosos capullos que exhalan su fragancia para deleitar nuestros sentidos, así debiera ser también con nosotros.

Extraemos de las promesas de Dios toda esa paz, ese consuelo, esa esperanza que desarrollará en nosotros los frutos de la paz, del gozo y de la fe. Y al incorporar estas promesas en nuestra propia vida las introducimos también en las vidas de otros. Por lo tanto, apropiémonos de estas promesas. . . Ellas son como las preciosas flores del jardín de Dios. Deben despertar nuestra esperanza y expectativa, y conducimos a una firme fe y confianza en Dios. Deben fortalecernos en la tribulación y enseñamos las preciosas lecciones de la confianza en Dios. En estas preciosas promesas El retrocede a la eternidad y de allí nos da un resplandor de ese mucho más abundante y eterno peso de gloria. Estemos, entonces, quedos en Dios. Confiemos calmadamente en Él y alabémosle porque nos ha mostrado tales revelaciones de su voluntad y propósitos para que no fundamentemos nuestras esperanzas en esta vida sino que mantengamos la mirada hacia arriba, a la herencia de luz, a fin de ver y percibir el asombroso amor de Jesús (Carta 27, del 1º de enero de 1886, dirigida al Dr. J. H. Kellogg y Sra.). 14

2 de enero LA NECESIDAD DE UNA REFORMA*

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Rom. 6: 22, 23.

Pablo sintió que los requisitos del Señor deben ser obedecidos y sus juicios evitados. Como él, debemos esforzarnos al máximo para tener la corona de la vida, que dará eterno honor a cada vencedor. No debemos contentarnos con vivir vidas inútiles.

¿Qué es la humildad? Es ese sentimiento de pecaminosidad e indignidad que nos conduce al arrepentimiento. Necesitamos estar convencidos de la malignidad de una enfermedad antes de sentir la necesidad de ser curados. Aquellos que no captan la pecaminosidad del pecado no están en condiciones de apreciar el valor de la expiación y la necesidad de ser limpiados de todo pecado. El pecador se mide a sí mismo por sí mismo y por aquellos que, como él, son pecadores. No contempla la pureza y la santidad de Cristo. Pero, cuando la ley de Dios impone convicción a su corazón, dice con Pablo: "Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí" (Rom. 7: 9). . .

Dios creó al hombre para su gloria. No soportará, no puede soportar la presencia del pecado en su dominio. Si en la iglesia hay individuos que están pecando voluntariamente contra Dios, hay que echar mano de todo medio posible para llevarlos al arrepentimiento. Si no se hace esto se deshonra el nombre de Dios. El es demasiado puro para aprobar la iniquidad...

El pecado de Adán podría ser considerado por las iglesias de hoy como un simple error, que debería ser perdonado inmediatamente y no pensarse más en él. Pero la norma de Dios es elevada y su Palabra inmutable, y por eso todas las prácticas egoístas y codiciosas son una abominación ante su vista. Los corazones de los creyentes necesitan ser purificados, santificados, refinados, ennoblecidos. . .

Miren hacia arriba, mis hermanos. ¿Ha perdido el Evangelio su poder para impresionar los corazones? ¿Es debido a que la influencia regeneradora del Espíritu de Cristo ha muerto, que los corazones no son purificados, santificados y preparados por el Espíritu Santo? No, la espada del Espíritu, la Palabra del Dios viviente, está todavía con nosotros; pero debe ser esgrimida con ahínco. Usémosla como lo hicieron antaño los santos de Dios. Mediante su poder viviente y vivificante se abrirá camino a los corazones. . .

El Señor nos invita a realizar una reforma en nuestras vidas... Cuando la iglesia despierte se harán cambios decididos. Los hombres y las mujeres se convertirán y estarán de tal manera llenos del Espíritu de Dios que irán de país en país, de ciudad en ciudad, proclamando el mensaje de verdad. Con los corazones rebosando de ferviente amor por las almas abrirán sus Biblias y presentarán la Palabra, el "escrito está". Dondequiera vayan suscitarán un pueblo que pueda estar en pie en el día del Señor. La sencillez de estos humildes obreros será su fortaleza, porque los ángeles de Dios obran con los que son humildes y obedientes (Manuscrito 2, del 2 de enero de 1900, "La necesidad de una reforma"). 15

3 de enero VENCEDORES MEDIANTE CRISTO*

Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo: y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 1 Juan 5: 4.

Necesitamos acercarnos a nuestro Ayudador, quien es la sabiduría infinita. El es nuestro Pastor y nuestro gran Médico misionero, y conoce las estrecheces por las que tendrán que pasar sus creyentes sobre esta tierra. . . Fue tentado en todas las cosas como nosotros también lo somos. No nos olvidemos que Cristo debió enfrentar al tentador y que cuando lo hizo, nuestro Salvador llevaba sobre sí la semejanza de la humanidad. El es nuestro Restaurador, el Perfeccionador de su Pacto con instrumentos humanos que dependen de El como su Príncipe y su Redentor.

Cristo venció como Hombre impecable, no caído, perfecto. Como Mesías obtuvo la victoria sobre las tentaciones del enemigo, haciendo posible que nosotros venzamos como El venció. Debemos triunfar en cada encuentro que tengamos con el enemigo. Seremos vencedores al participar de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que está en el mundo por la concupiscencia. Cada victoria que El obtuvo en su humanidad hace posible que nosotros, recibiéndole y creyendo en El, ganemos la victoria. "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1: 12). Cada victoria que El obtuvo en su humanidad nos garantiza que sus frutos serán genuinos. Cada asalto en el que Satanás es vencido marca una victoria para la humanidad. . .

La liberación del pueblo de Dios y sus misericordias para con él en las pruebas pasadas deben ser recordadas como una seguridad de lo que hará por nosotros en nuestras emergencias presentes y futuras si confiamos en El. Cualesquiera hayan sido sus experiencias, si se entregan a Dios de todo corazón, con humildad y contrición, El los recibirá. A todos los que por la fe reciben a Cristo como su Salvador personal, les dará poder para llegar a ser hijos e hijas de Dios victoriosos. Llegan a ser participantes de la naturaleza divina, y captan plenamente su misericordia y la gracia de su Santo Espíritu. . .

Que nuestras oraciones asciendan a Dios con toda humildad. Que confesemos y abandonemos nuestros pecados con corazones humildes y contritos por medio de la gracia que Cristo vino a impartir al mundo. El Señor comprende, porque, todas las cosas secretas le son conocidas. Ninguna mala acción puede sin que Dios comprenda cada fase de la tentación. . .

En los evangelios Cristo hizo frecuente referencia al gran conflicto que había tenido con Satanás al comienzo de su ministerio. Constantemente hace referencia al reino de Satanás en oposición al reino de Dios. Asegurémonos de estar del lado del Señor (Carta 14, del 3 de enero de 1906 dirigida al Dr. D. H. Kress y Sra.) 16

4 de enero EN BUSCA DE LA VERDAD *

Pero el fundamento de Dios, está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. 2 Tim. 2: 19.

Oren por el otorgamiento del Espíritu Santo y crean que es para Uds. . . Escudriñen sus corazones y preparen el vaso para la recepción del Espíritu Santo. No se sientan satisfechos con su experiencia presente. Caven en forma más profunda y aún más, en la mina de la verdad. El Salvador está dispuesto a enseñar a todos aquellos que estén deseosos de aprender de El. . .

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   43


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal