Amartya sen teorías del desarrollo a principios del siglo XXI amartya Sen1



Descargar 167.34 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión06.05.2017
Tamaño167.34 Kb.
1   2   3
Nussbaum, Martha y Sen, Amartya, editores. 1993. The Quality of Life. Oxford: Clarendon Press.
OIT. 1976. Emplovment. Growth and Basic Needs: A One-World Problem. Ginebra.
Osmani, Siddiq R., editor. 1992. Nutrition and Poverty. Oxford: Clarendon Press.
_________ 1995. “The Entitlement Approach to Famine: An Assessment”. En Basu, Pattanaik y Suzumura.
Pant, Pitambar y otros. 1962. Perspectives of Development 1961-1976: Implications of Planning for a Minimal Level of Living. Nueva Delhi: Planning Commission of India.
Pasinetti,Luigi y Solow, Robert, editores. 1994. Economic Growth and the. Structure of Long­Term Development. Londres: Macmillan.
Peng, X. 1987. “Demographic Consequences of the Great Leap Forward in China’s Provinces”. Population and Development Review 13.
Persson, Torsten y Tabehhini, Guido. 1994. “Is Inequality Harmful for Growth?” American Economic Review 84.
Pigou, Arthur C.1952. The Economics of Welfare. Cuarta edición. Londres: Macmillan.
Platteau, Jean-Phillippe. 1995. “The Food Crisis in Africa: A Comparative Structural Analysis”. En Drèze y Sen (1990); reimpreso en Drèze, Sen y Hussain.
PNUD. 1990. Human Development Report 1990. Nueva York: PNUD.
__________ 1995. Human Development Report 1995. Nueva York: PNUD.
Przeworski, Adam y Limongi, Fernando. 1994. “Democracy and Development”. Estudio presentado en el simposio celebrado en Uppsala sobre “Democracy’s Victory and Crisis.
Ram, N. 1995. “Aix Independent Press and Anti-Hunger Strategies: The Indian Experience”. En Drèze y Sen (1990); reimpreso en Drèze, Sen y Hussain.
Ramsey, Frank. 1928. “A Mathematical Theory of Savings”. Economic Journal 38.

Ranis, Gustav. 1982. “Basic Needs, Distribution and Growth: The Beginnings of a Framework”. En Trade. Stabihitv. Technology. and Equity in Latin America. Nueva York: Academic Press.


Ravallion, Martin. 1987. Markets and Famines. Oxford: Clarendon Press.
Rawls, John. 1971. A Theorv of Justice. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.
_________ 1982. “Social Unity and Primary Goods”. En Amartya Sen y Bernard Williams, editores. Utilitarism and Beyond. Cambridge: Cambridge University Press.
Red Cross y Red Crescent Societies (International Federation of). 1994. World Disaster Report. Ginebra: Cruz Roja.
Riskin, Carl. 1995. “Feeding China: The Experience since 1949”. En Drèze y Sen (1990); reimpreso en Drèze, Sen y Hussain.
Rodrik, Dani. 1994a. “King Kong Meets Godzilla: The World Bank and The East Asian Miracle”. Center for Economic Policy Research. Discussion Paper 944 (Londres).
_________ 1994b. “Trade and Industrial Policy Reform in Developing Countries: A Review of Recent Theory and Evidence”. En Behrman y Srinivasan.
Roemer, John E. 1982. A General Theory of Exploitation and Class. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.
_________ 1996. Theories of Distributive Justice. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.
Romer, Paul M. 1987. “Growth Based on Increasing Returns due to Specialization”. American Economic Review 77.
Ross, D., editor. 1980. Aristotle: The Noicomachean Ethics. Oxford: Oxford University Press.
Sachs, I. 1990. “Growth and Poverty: Some Lessons from Brazil”. En Drèze y Sen.
Samuelson, Paul A. 1947. Foundations of Economic Analvsis. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.
Schultz, T.P. 1962. “Reflections on Investment in Man”. Journal of Political Economv 70.
_________.1963. The Economic Value of Education. Nueva York: Columbia University Press.
_________.1971. Investment in Human Capital. Nueva York: Free Press.
_________.1980. Investing in People. San Francisco: University of California Press.
_________.1981. Economies of Population. Nueva York: Addison-Wesley.
Sen, Amartya. 1960. Choice of Techniques. Oxford: Blackwell.
_________ 1961. “On Optimizing the Rate of Saving”. Economic Journal 71. (Reimpreso en Sen [1984]).
__________.1967. “Isolation, Assurance and the Social Rate of Discount”. Ouarterly Journal of Economics 81. (Reimpreso en Sen [1984]).
__________.1979. Collective Choice and Social Welfare. San Francisco: Holden-Day 1970. (Publicado en Amsterdam: North-Holland).
__________.1973. “On the Development of Basic Income Indicators to Supplement the GNP Measure”. United Nations Economic Bulletin for Asia and the Far East 24.
_________.1976. “Real National Income”. Review of Economic Studies 43.
_________.1979. “The Welfare Basis of Real Income Comparisons”. Journal of Economic Literature 17.
_________.1980. “Equality of What?” En S. McMurrin, editor, Tanner Lectures on Human Values I. Cambridge: Cambridge University Press.
_________.1981. Poverty and Famines: An Essay on Entitlement and Deprivation. Oxford: Clarendon Press.
_________.1984. Resources, Values and Development. Oxford: Blackwell. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.
__________1985a. “Well-Being, Agency and Freedom: The Dewey Lectures 1984”. Journal of Philosophy 82.
__________1985b. Commodities and Capabilities. Amsterdam: North-Holland.
__________.1990. “Gender and Cooperative Conflict”. En Irene Tinker, ed. Persistent Inegualities. Nueva York: Oxford University Press.
__________.1992. “Missing Women”. British Medical Journal 304 (marzo).
__________.1995. “Rationality and Social Choice”. American Economic Review 85.

Sen, Gita, Germain, Adrienne y Chen, Lincoln, editores. 1994. Population Policies Reconsidered: Health, Empowerment and Rights. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press.


Smith, Adam. 1978. Lectures on Jurisprudence. Escrito en 1762-63 y publicado posteriormente. R.K. Meek, D.D. Raphael y P.G. Stein, editores. Oxford: Clarendon Press.
__________.1976. An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations. Escrito en 1796 y publicado posteriormente. R.H. Campbell y A.S. Skinner, editores. Oxford: Clarendon Press.
__________.1975. The Theory of Moral Sentiments. (Edición revisada). Escrito en 1740 y publicado posteriormente. D.D. Raphael y A.L. Macfie, editores. Oxford: Clarendon Press.
Solow, Robert M. 1956. “A Contribution to the Theory of Economic Growth”. Quarterly Journal of Economics 70.
_________.1984. “Relative Deprivation?” Partisan Review 51.
Srinivasan, T.N. 1994. “Human Development: A New Paradigm or Reinvention of the Wheel?” American Economic Review 84.
Stern, Nicholas.1989. “The Economics of Development: A Survey”. Economic Journal 99.
Stewart, Frances. 1985. Basic Needs in Developing Countries. Baltimore: Johns Hopkins.
Stiglitz, Joseph. 1988. “Economic Organization, Information and Development”. En Chenery y Srinivasan.
Stiglitz, Joseph y Mathewson, F., editores. 1986. New Developments in the Analysis of Market Structure. Londres: Macmillan.
Streeten, Paul. 1981. Development Perspectives. Londres: Macmillan.
__________.1978. “Basic Needs: Some Unsettled Questions”. World Development 6.
Streeten, Paul y Javed Burki, 5. 1978. “Basic Needs: Some Issues”. World Development 6.
Streeten, Paul, Javed Burki, S., ul Haq, Mahbub, Hicks, N. y Stewart, Frances. 1981. First Things First: Meeting Basic Needs in Developing Countries. Nueva York: Oxford University Press.
Sugden, Robert. 1993. “Welfare, Resources and Capabilities: A Review of Inequality Reexamined by Amartya Sen”. Journal of Economic Literature 31.
Suzumura, Kotaro. 1983. Rational Choice. Collective Decisions and Social Welfare. Cambridge: Cambridge University Press.
_________ 1995. Competition. Commitment and Welfare. Oxford: Clarendon Press.
Svedberg, Peter. 1990. “Undernutrition in Sub-Saharan Africa: A Critical Assessment of the Evidence”. En Drèze y Sen.
Tinbergen, Jan. 1956. “The Optimum Rate of Saving”. Economic Journal 66.
_________.1958. The Design of Development, Baltimore, Maryland: Johns Hopkins Press.
Tinker, Irene, editora. 1990. Persistent Inequalities. Nueva York: Oxford University Press.
Wade, Robert. 1990. Governing the Market: Economic Theory and the Role of the Govemment in East Asian Industrialization. Princeton: Princeton University Press.



1 Catedrático universitario de Lamont y profesor de economía y filosofía de la Universidad de Harvard.

2 Algunos análisis esclarecedores acerca de estos temas pueden encontrarse en Bauer (1972, 1991).

3


 Entre los estudios de carácter general en torno a este tema, se destacan Stiglitz (1988), Stern (1989), Suzumura (1955) y Malinvaud y otros. (1996).


4 Alberto Hirschman (1958, 1981) ha puesto de relieve la complejidad característica de los procesos de desarrollo y las diversas influencias que inciden en ellos.


5 Nota del traductor: BLAST es la sigla en inglés de blood, sweat and tears (sangre, sudor y lágrimas).


6 El primer caso se encuentra en Smith (1776), I.ii (p.27), y el segundo en V.i.f (p.785). Muchos lectores devotos de Smith (a juzgar por su adhesión casi incondicional a los paradigmas del carnicero-cervecero-panadero y los beneficios del mercado) parecen negarse a pasar de la página 27 de La riqueza de las naciones. De hecho, Adam Smith resalta la importancia de la cooperación y asistencia públicas no sólo en La riqueza de las naciones (Smith 1776), sino también en Lecciones de jurisprudencia y Teoría de los sentimientos morales (Smith 1762-3, 1790).


7 Los dilemas subyacentes a este equilibrio intertemporal fueron excelentemente estudiados por Sukhamoy Chakravarty (1969). En mi tesis doctoral (Sen 1960), traté de vincular el problema de la elección intertemporal con el de la elección de técnicas, dadas las repercusiones indirectas de éstas últimas en la tasa de acumulación de capital. Aunque yo abogaba por la fórmula conciliadora que pretendía compensar las ganancias presentes y futuras, y que, en contra de la ‘estrategia de optimización del crecimiento’ (sugerida, entre otros, por Galenson y Leibenstein [1955] y Dobb [1960], ponía el acento en el bienestar presente, mi análisis conducía a la siguiente conclusión: si el ahorro se mantenía por debajo de un nivel “óptimo”, afectaría a los precios sombra del capital y el trabajo. El impacto de los precios sombra en la asignación de recursos fue tema de análisis exhaustivo por parte de Sen (1961, 1967), Marglin (1963a, 1963b, 1976), Little y Mirrlees (1969), y Dasgupta, Marglin y Sen (1972), entre otros.


8 T.W. Schultz (1962, 1963, 1971, 1980) fue uno de los primeros en llamar la atención acerca de la importancia de los recursos humanos. El estudio de Robert Solow (1956) sobre el crecimiento económico redujo el excesivo protagonismo que había detentado hasta entonces el concepto de acumulación de capital (especialmente si lo comparamos con el cambio técnico).



9 Los debates públicos en torno a la incidencia de la racionalidad en las decisiones sociales podrían encauzarse en esta dirección, contamos con el ejemplo de las democracias efectivas, que dan prioridad a la prevención del hambre (véase Sen 1984, 1995).



10 Véanse, entre otros, Bliss y Stern (1978), Bardhan (1984a), Sen (1984), Dasgupta y Ray (1987, 1988), Drèze y Sen (1989), Osmani (1992), Birdsall (1993), Dasgupta (1993) y Malinvaud y otros. (1996).


11 He tratado de debatir estos temas en Sen (1984, 1985, 1990, 1992). También véanse, entre otras aportaciones al tema, Bardhan (1984a), Drèze y Sen (1989) y Harriss (1990).


12 A este respecto, véanse Schultz (1981); Birdsall (1988); Caldwell y otros. (1989); Dasgupta (1993), Cassen (1994); Sen, Germain y Chen (1994); y Murthi, Ghio y Drèze (1995). También consulte el conjunto de trabajos elaborado por Lindahl-Riesling y Lanberg (1994).


13 En los Estados Unidos se ha estado ejerciendo cierta presión política con el objeto de acabar con el Estado de bienestar, y ya se han dado los primeros pasos en esta dirección.


14 Una interpretación de la experiencia de Asia oriental, tanto en sí misma como en términos comparativos, puede encontrarse en Banco Mundial (1993), Birdsall (1993), Birdsall y Sabot (1993a, 1993b), Fishlow y otros. (1994), Rodrik (1994a, (1994b) y McGuire (1995). Sobre otras formas activas de política estatal (pública) en Asia oriental, véanse Amsden (1989), Wade (1990) y Suzumura (1995).


15 Entre los estudios más recientes se encuentran los de Alesina y Perotti (1993), Alesina y Rodrik (1994), Persson y Tabellini (1994), Fishlow (1995), Bruno y otros. (1996), y Deininger y Squire (1996). En torno a otros temas relacionados con esta cuestión, véanse Fields (1980), Bardhan (1984a), Rakwani (1986), Stiglitz y Mathewson (1986), Drèze y Sen (1989), Stern (1989), Basu (1990), Sachs (1990) y Desai (1995).


16 En realidad, Myrdal no abogaba por la supresión de los derechos humanos, sino más bien por políticas estatales firmes, no susceptibles de ser alteradas por intereses personales. Pranab Bardhan (1984b) estudió las barreras erigidas por una serie de poderosos grupos de presión que dificultaban el crecimiento económico de la India.


17 Véanse, entre otros, los trabajos de Barro y Lee (1993), Dasgupta (1993), Bhalla (1994), Heliwell (1994), y Przeworski y Limongi (1994).


18 La cuestión no se reduce meramente a la contemplación de los derechos políticos y civiles en el sistema legal de un país, sino también al cumplimiento efectivo de los mismos; y buena parte de ello dependerá de la determinación y actuación de los grupos de oposición. De hecho, incluso en los regímenes más autoritarios los grupos de oposición han llegado a hacer notar su presencia mediante acciones políticas indudablemente arriesgadas, a veces a costa de enormes sacrificios personales. Puede decirse que la presencia de una oposición constante y osada, incluso en países como Corea del Sur y Chile, ha logrado concientizar a sus gobernantes acerca de las inquietudes populares, y en consecuencia, influenciar su política social (aunque sólo sea para minar la fuerza de la oposición). Véase Drèze y Sen (1989). Tomar buena nota de las actividades de la oposición así como del gobierno en funciones puede resultar crucial para la economía política del desarrollo.


19 Ashton y otros (1984) estima el número de muertes extraordinarias en 30 millones, mientras que Peng (1987) se aproxima a la cifra de 23 millones. Véase también Riskin (1990). El dato más sorprendente en relación con la hambruna china es que las desastrosas políticas económicas responsables de la misma no fueron revisadas a pesar de esos tres años de padecimientos y mortalidad extremos, lapso durante el cual el gobierno no vio mermados su poder o su control, una situación que hubiera sido insostenible en una democracia pluripartidista (véase al respecto el ensayo decimonoveno en Sen, 1984).


20 A este respecto, véanse Sen (1984), Drèze y Sen (1989), Ram (1990), D'Souza y otros. (1992), Human Rights Watch (1992), las organizaciones de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (1994).


21 Tal análisis parte de una premisa obvia: si el gobierno de un país pobre se propone erradicar el hambre, lo conseguirá. Todo lo cual guarda relación con nuestra comprensión acerca de la naturaleza y causas del hambre, así como de los medios para prevenirla, véanse Sen (1981), y Drèze y Sen (1989, 1990). Véanse asimismo Arrow (1982); Solow (1984); Ravallion (1987); Desai (1988, 1995); Harrison (1988); Basu (1990); Drèze (1990a, 1990b); Osmani (1990, 1995); Platteau (1990); Riskin (1990); Svedberg (1990, 1996); Drèze, Sen y Hussain (1995), y Hussain (1995).


22 La cuestión de los incentivos políticos está directamente relacionada con la información de que disponen los gobernantes, información en que se basa su toma de decisiones. Una prensa libre y un comportamiento verdaderamente democrático contribuyen enormemente a revelar información crucial (por ejemplo, información relativa a las tempranas repercusiones de sequías e inundaciones, o sobre la naturaleza y consecuencias del desempleo). Los medios de comunicación constituyen la fuente de información más elemental acerca de la amenaza potencial del hambre, sobre todo cuando existen incentivos (como los presentes dentro de un sistema democrático) para develar asuntos espinosos para el gobierno (asuntos que serían censurados en un régimen autoritario).
Efectivamente, cuando las hambrunas posteriores a la fallida Revolución Cultural China llegaban a su punto álgido, el gobierno central erraba en cien millones de toneladas al calcular las provisiones de grano de que disponía. El hecho es que el gobierno chino manejaba datos falseados por diversas localidades que se disputaban el crédito prometido por Pekín como recompensa a sus progresos. El mismo presidente Mao admitiría, una vez reconocido el fracaso (de la actuación gubernamental), el papel de la información en el sistema democrático (véase Sen, 1984, ensayo decimonoveno). En 1962, después de que las hambrunas hubieran dejado tras de sí millones de muertos, Mao hablaba de esta manera ante una asamblea de siete mil funcionarios: 'Sin democracia, no podemos saber qué está pasando allí abajo; la situación será turbia; no seremos capaces de conocer todas las opiniones existentes; no existirá nexo de comunicación entre los que están arriba y los que están por debajo; las cúpulas dirigentes dependerán de datos sesgados e imprecisos para la toma de decisiones…' (Mao, 1976, pp. 277-8).


23 Adam Smith creía decididamente en el poder de la educación y el aprendizaje. Tomando como referencia el debate actual acerca de las respectivas funciones de “naturaleza” y “educación”, Smith hubiera sido partidario incondicional de la segunda, muy de acuerdo con su confianza en las posibilidades de perfeccionamiento de las habilidades del hombre: “La diferencia entre dones naturales de las personas son más insignificantes de lo que creemos; y la aparente genialidad que distingue a unos profesionales de otros una vez alcanzada la madurez no es a menudo la causa sino el resultado de la división del trabajo. La diferencia entre los caracteres más dispares, por ejemplo entre el filósofo y el portero, no parece tanto fruto de la naturaleza como del hábito, la costumbre y la educación. Cuando nacieron y, más tarde, durante los primeros seis u ocho años de su vida, quizá fuesen muy parecidos, y tal vez ni siquiera sus padres ni sus compañeros de juego percibían diferencias notables entre ambos.” (Smith 1776, I.ii, pp. 28'9).


24 Uno de los hallazgos más determinantes de la teoría neoclásica del crecimiento fue la identificación de Roberto Solow (1956) de las muchas incógnitas que quedaban por aclarar dentro del esquema interpretativo de dicha teoría una vez tomada buena nota de la acumulación de capital y trabajo.


25 Aunque existían muchas similitudes entre el enfoque de Smith y la más reciente teoría del crecimiento, fue necesario esclarecer las conexiones entre ambas e integrarlas en modelos plenamente articulados; véanse Romer (1987), Lucas (1988), Helpman y Krugman (1990), y otras aportaciones sobre el tema. Véase también Jorgenson (1995).


26 Véase Sen (1973, 1984, 1985).


27 Acerca de este tema, véanse, entre otros, Pigou (1952), Pan y otros. (1962), Adelman y Morris (1973), Sen (1973, 1980, 1984), Bardhan (1974, 1984a) Haq (1976), Herrera y otros. (1976, OIT (1976), Ghai y otros. (1977), Grant (1978), Griffin (1978), Streeten y Burki (1978), Morris (1979), Chichilnisky (1980), Streeten (1981, 1984), Streeten y otros. (1981), Osmani (1982), Ranis (1982), Rawls (1982), Stewart (1985), Behrman y Deolalikar (1988), Drèze y Sen (1989), Anand y Ranbur (1990), Griffin y Knight (1990), Dasgupta (1993), y Lipton y van der Gaag (1993).


28 Esta vinculación se analiza en Sen (1980, 1985a), y Nussbaum y Sen (1993). Asimismo, véase Sen (1985b), Roemer (1986), Nussbaum (1988), Arneson (1989), Cohen (1990), Griffin y Knight (1990), Anand y Ravallion (1993), Arrow (1995), Atkinson (1995), y Desai (1995), entre otras contribuciones.


29 Existen algunas evidencias de que la efectividad del crecimiento económico incide en la difusión de logros tan elementales como la longevidad si esto viene acompañado de otros factores característicos de la expansión económica, tales como un aumento de los ingresos de los estratos más pobres de la población o la expansión de los servicios de salud pública; véanse Drèze y Sen (1989), y Anand y Ravallion (1993).


30 En su Informe sobre el desarrollo mundial de 1995, el Banco Mundial destacaba la importancia de “las habilidades y capacidades de los trabajadores”, lo cual es un importante componente del desarrollo, aunque prácticamente la totalidad del análisis se limita a la expansión de la producción de bienes primarios e ingresos.


31 La teoría de Robert Sudgen se concentra más bien en la forma de medir la capacidad que en rechazar de plano el enfoque, como sugería Srinivasan: ‘Queda por saber si podremos elaborar mediciones análogas para el enfoque basado en la capacidad ’ (Sudgen 1993).

32 Véanse, por ejemplo, Nordhaus y Tobin (1972).


33 Sobre los diferentes métodos de comparación de los ingresos reales, una vez corregidos por el factor “distribución”, véase Sen (1976, 1979).


34 Véanse Knight (1947), Arrow (1951), Buchanan (1954) y Sen (1970, 1995), diferentes aspectos que ponen de relieve este reconocimiento general.


1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal