Andres molina enriquez



Descargar 270.36 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión29.01.2017
Tamaño270.36 Kb.
  1   2   3   4   5
CURSO DE FORMACIÓN CONTINUA
TRAYECTO: EXPLORACION Y COMPRENSION DEL MUNDO NATURAL Y SOCIAL

CURSO: SEP220104 LA FORMACIÓN DE VALORES EN LAS ESCUELAS DE EDUCACIÓN BÁSICA II. TRABAJEMOS LOS VALORES.

CONDUCTORA: PROFRA. MARGARITA MIRANDA CERÓN


SEDE: JILOTEPEC
ESC. SEC. OFIC. No. 122 “ANDRES MOLINA ENRIQUEZ”

PARTICIPANTE: FLAVIO BACA PÉREZ

JULIO 2013

PRODUCTO No. 01

Individual.

AUTOBIOGRAFÍA DE VALORES
Mi nombre es Flavio Baca Pérez, nací el 15 de junio de 1970, en la localidad de San Jerónimo Zacapexco, Villa del Carbón, Estado de México. Provengo de una familia humilde y sencilla en donde desde muy pequeño mis Padres me fomentaron los valores humanos más importantes, el hecho de ser miembro de una familia numerosa, once Hermanos, permite vivir de una manera muy marcada por prácticas de convivencia, en donde imperan actitudes que ponen de manifiesto los valores que se van aprendiendo.

Actualmente, casado con dos hijas, entiendo que en su forma de ser de ellas, están presentes muchas actitudes y comportamientos míos, independientemente de los valores que puedan aprender en la escuela o de la misma sociedad; lo cual me hace pensar de manera preocupante, de la gran importancia que tiene el que, primeramente, nosotros como Padres, tenemos la responsabilidad de educar a nuestros hijos con base en los valores universales.

En el trabajo, aunque se pretende que se pueda crear un ambiente colaborativo, siempre hay personas que se niegan a esta forma de trabajo. En lo personal siempre trato de trabajar en armonía con la mayoría de mis compañeros y si en mis manos está el poder ayudar a alguien lo hago con mucho gusto y agrado.

En cuanto al tiempo libre, trato de compartirlo con mi familia, realizando diversas actividades, en donde todos nos divertimos, compartiendo y conviviendo, aunque en ocasiones se presentan inconvenientes tratamos de ser tolerantes y llegar a acuerdos donde todos ganamos y nadie pierde.

Deseo que en todos los contextos en los que me desenvuelva, imperen siempre los valores universales, los cuales he tratado de cultivar a lo largo de mi existencia, y sobre todo que éstos sean imitados por quienes me rodea, más por convicción que por condición.

PRODUCTO No. 02

Grupal.

CONCEPTO DE VALORES
Conjunto de creencias, decisiones y convicciones que se adquieren por medio de la socialización en distintos contextos que conforman nuestro carácter y personalidad.
http://icxitec.com/media/img_grales/valores.png

PRODUCTO No. 03

Individual.
JERARQUÍA DE VALORES

Formar en valores ha de establecer una jerarquía de éstos, esto no es fácil, dependerá de la inspiración fundamental de la institución, lo más difícil, es el tema de la jerarquización, el autor sugiere la bibliografía llamada “Método en Teología”, verdad de imagen, en donde se distinguen los valores en un orden ascendente, de la siguiente manera: vitales, sociales, culturales, personales y religiosos.



Valores:

Vitales: la salud y la fuerza, la gracia y equipo, sirven de fundamento a la vida humana.

Sociales: se refieren al bien común.

Culturales: dan significación a los valores vitalicia los valores sociales.

Personales: son inspiración e invitación a los otros para actuar de manera semejante.

Religiosos: Valor de la vida humana y del mundo del hombre.
DETERMINAR LOS VALORES FUNDAMENTALES QUE DESEA PROMOVER.

El proyecto pedagógico debe concebir la forma de combinar y articular de manera armónica y jerárquica los valores que quiere promover y la forma concreta de traducirlos en las prácticas de docencia, investigación, servicio y actividad interdisciplinaria.



FRAGMENTO DE LA LECTURAS: LA ÉTICA, LOS VALORES Y LA MORAL.

Clasificación de valores y jerarquías.

Los valores han sido clasificados y ordenarlos de muy diversas maneras, no sólo quienes los estudian elaborar jerarquías o clasifican los mismos. La gente común, jerarquiza sus valores o los clasifica según la prioridad que tiene para ellos.

Siempre ponemos nuestras prioridades en función de nuestros valores y los ordenamos según nuestra estimación; a esas ordenación se les suele llamar jerarquías de valores.

La jerarquía de los valores nos plantea un asunto, es la discusión sobre si los valores pueden cambiar o no; en cuyo caso las jerarquías y taxonomía podrían o no sufrir cambios análogos a los de los valores.

Los valores si pueden sufrir ciertos cambios, pero dichos cambios estarían más relacionados con los objetos que valoran, con los modos de hacerlo, que con las ideas o abstracciones. Los valores conllevan un elemento subjetivo que, junto a otro objetivo, forman parte de una relación y dicha relación no podría concebirse solamente desde uno solo de los dos extremos de la misma.

Los valores como relación, pueden cambiar según cambia el medio sociocultural, éstos no presentan un carácter absolutamente objetivo, más de ahí no se sigue que todo. El subjetivismo axiológico implica una apreciación de los valores estrictamente personal e íntima. Ir contra los valores de una institución, por ejemplo, puede conducir al menos, a dos situaciones: o uno termina separándose voluntariamente de la misma o se convierte uno en foco de problemas, sobre todo cuando se quiere subvertir los valores que les son propios a tal conjunto.

Las clasificaciones y las jerarquías pueden variar dependiendo de la importancia que se les da a determinados valores como guías para el desarrollo moral, espiritual, profesional, humanos, etcétera.
CONCLUSIONES PERSONALES
Aunque las categorías son difíciles de establecer más lo son el hecho de jerarquizarlos, resulta complicado el poder generalizar una sola y única jerarquización, ya que ésta se determinará de acuerdo al entorno en el cual se desenvuelve el ser humano, lo que lo guía es lo que el grupo social ha adoptado como norma ante el conjunto.

PRODUCTO No. 04

Individual.
La educación en valores: Avatares del currículum formal, oculto y los temas transversales. (ideas importantes de la lectura)

Díaz Barriga, A. (2006).



Revista Electrónica de Investigación Educativa, 8 (1).

La formación en valores constituye uno de los temas que ha llamado la atención en las últimas décadas en el debate educativo. Y de los mismos responsables de la política educativa de una crisis de valores en el seno de la sociedad por los procesos de globalización. Esa ruptura es el resultado de la invasión de las tecnologías de la comunicación y de las nuevas tecnologías de la información, los programas de televisión, los nuevos centros de reunión en particular de los jóvenes –los antros–, que pregonan un pragmatismo exacerbado, un estado de ―placer‖ o ―satisfacción‖ inmediato y una visión de lo útil.

Un acercamiento a tres autores, que han desempeñado un papel fundamental en la estructuración de la disciplina educativa: Comenio, Herbart y Dewey, permite afirmar que el proyecto educativo siempre estuvo enlazado a un tema de valores. Esto es, en todos los casos se negaron a que se considerase la educación como instrucción.

Los valores en la historia del pensamiento educativo y el reto actual para la educación

Comenio, doctor en Teología y pastor protestante elabora una propuesta para la didáctica.23 Con ella se inaugura la era escolar que conocemos, centrada en la exposición ante un auditorio, el trabajo con el libro de texto24 y el uso del material didáctico; que además plantea un conjunto de recomendaciones explícitas sobre el tema de los valores.

Dos siglos después, ya en el marco de la filosofía moderna, Herbart (1983) replantea el tema desde una perspectiva de la formación integral. En 1806 formula dos preguntas fundamentales para discutir esta cuestión. La primera es ― ¿de qué le sirve a un estudiante aprender matemáticas, si al mismo tiempo pierde la posibilidad del placer estético?‖ (Herbart, p. 156). Este planteamiento indudablemente se encuentra en la perspectiva de la formación humanista, al tiempo que se vincula con un plano ético subyacente a toda estrategia educativa.

Un siglo después, en los albores de la sociedad industrial, dos autores: Durkheim, en Francia, y Dewey, en Estados Unidos, enfatizan los valores de una educación centrada en los procesos de ciudadanía, desarrollo industrial y progreso.

De cara a estos sistemas educativos Durkheim y Dewey asignaron a la escuela el papel de formar al ciudadano para la democracia y para el progreso.

Esta confianza en la democracia tiene como elemento asociado a la educación para la libertad y para el progreso. Así ciudadanía tiene sentido a través de estos tres aspectos intrínsecos a la educación: democracia, libertad y progreso (individual y social).

Durkheim enfatiza el papel de la educación en la socialización. Uno de los primeros cursos que dio en París fue el de Educación Moral, en el cual establecía que así como en la fisiología existen límites, también las ―sociedades requieren de un límite que regule y ordene la actividad del hombre.

El autor reconoce, como muchos otros, que la educación responde a cada época; así, expresa que en el medioevo no podían realizar un libre examen de las ideas, porque no se podía ir más allá de lo que la sociedad permitía: "No existe ningún hombre que pueda hacer que una sociedad tenga en un momento dado un sistema de educación diferente de aquel que su estructura supone" (Durkheim, 1979, p. 103).

la crisis social tiene expresiones cada vez más radicales en el conjunto de la sociedad: los aviones que derribaron las torres gemelas y el nuevo esquema que impuso Estados Unidos al mundo bajo su concepto de ―guerra preventiva‖ (guerra de Irak), los actos terroristas en la terminal madrileña de Atocha. Todo ello es una cara de la magnitud de la crisis social que enfrenta la humanidad al inicio del nuevo milenio, así como una expresión de los grandes problemas que encara la sociedad para promover un conjunto de valores: respeto a la vida, respeto a la diferencia, respeto a la persona, entre otros.

La crisis de valores también atraviesa la escuela. La Comisión de los Derechos Humanos (2004) en México ha presentado recientemente un informe sobre las agresiones de los docentes hacia los estudiantes.

No podemos desconocer que en el modelo de la didáctica clásica (la llamada escuela tradicional), el docente es concebido como un modelo valoral para el estudiante. Esto se observa en particular en América Latina, ante la proletarización de la profesión docente, ya que nos encontramos con profesores cuyo vocabulario y presencia física dejan mucho que desear. Al mismo tiempo, los docentes en todos los países de la región han tomado la calle para protestar por sus condiciones de vida.

Cuando se rompen las normas de convivencia social se crea un conflicto profesional y ético que no es fácil de resolver. En primer lugar, porque el docente asume la identidad de un empleado y de un obrero, abandonado la identidad profesional que buscaba conquistar.


Formación de valores, dinámica de los afectos

Distintas perspectivas psicológicas permiten establecer que en la adquisición de los valores acontece una dinámica similar a la existente en el desarrollo de los afectos. Los valores al formar parte de la persona se integran a su personalidad.

Por ello, una falta o violación a un valor puede provocar comportamientos de irritabilidad. Entonces están formulados en otro código, un ―lenguaje primario‖ en el sentido psicoanalítico. Cuando se traducen al plano racional –quizá la ética sea una expresión muy clara de ello– se convierten en el lenguaje lógico, que no necesariamente se encuentran integrado al sujeto.

El alumno puede descubrir que la escuela exige de él un discurso, el cual puede estar lejano de aquello que verdaderamente integra su personalidad. Percibe con toda claridad en el mundo adulto lo que en psicología se denominan dobles mensajes: uno sobre cómo se debe actuar y otro sobre una actuación (de padres de familia, docentes y diversos actores sociales: comediantes, locutores, actores, políticos) que camina exactamente en sentido contrario a lo afirmado. Entonces el valor es un enunciado y no un elemento constitutivo de su personalidad.

Esta discusión finalmente regresa a la problemática del movimiento de escuela tradicional, en el que se reivindica el papel de los modelos. El estudiante necesita estar frente a éstos.

Un planteamiento estratégico ante esta situación implica distinguir que la formación en valores es un problema que emana de la política educativa, sus objetivos, metas e intereses; así como del proyecto escolar, en particular de la participación que tengan los docentes para su establecimiento.



El currículum oculto permite reconocer que en la práctica escolar se generan un conjunto de aprendizajes, de los cuáles no hay necesariamente conciencia. Este es el reto de la política educativa e institucional. Es el reto de la sociedad y la escuela, de las autoridades educativas, los docentes y los estudiantes. La complejidad del mismo reclama una atención delicada.
CONCLUSIÓN PERSONAL

El tema de los valores, como centro de atención en la actual política educativa, supone, primeramente, una educación de calidad, al mencionar esta palabra se aborda de manera implícita una formación basada en lo valoral, sin embargo, hablar de este tema pone en tela de juicio a la actuación que los docentes demostramos en nuestro diario acontecer, ya que esta tiene que ser, cien por ciento, empapada de valores, pero desde el sentido más estricto de la palabra, es decir, demostrando con hechos, ejemplos y actitudes sobre el cómo debemos de comportarnos y conducirnos por la vida, para que esto sea un ejemplo real y fidedigno de cómo reaccionar ante cierta situación en donde medien, por la naturaleza de los hechos, nuestros valores.

Llegar a este ideal implicaría el retomar la posición social del docente frente a la sociedad, y rescatar de esa forma la imagen tan deteriorada en los últimos años, gracias a la serie de acontecimientos ocurridos en diferentes geografías del país.

Habrá que retomar nueva perspectiva de cuál es la auténtica vocación del docente, que a mi juicio personal es el transformar conciencias útiles a las exigencias del mundo globalizado, el cual reclama una nueva visión por parte de todos los actores de la sociedad, y ahí es donde entra la función del docente como transformador de las conciencias de las nuevas y futuras generaciones que moverán a nuestra sociedad en un futuro a mediano y largo plazo, tarea difícil para nosotros, pero finalmente necesaria para la sociedad.

PRODUCTO 5

EQUIPO

INTEGRANTES

FLAVIO BACA PEREZ, IRENE FLORES LOPEZ

LAURA BEATRIZ MARTINEZ RAMIREZ

JENNIFER YADIRA SANCHEZ MUNGUIA
CUADRO ANALITICO DE TEORIAS DE APRENDIZAJE SOCIAL LA COGNITIVO-EVOLUTICA Y PSICOANALITICA”


APRENDIZAJE SOCIAL

COGNITIVO-EVOLUTIVA

PSICOANALITICA

Según Locke y conductismo de Watson y Skinner:

  • Control internalizado de conducta un efecto social en la construcción de la experiencia individual.




  • Modos de aprender la moralidad: Enseñanza directa que realizan los adultos (enseña lo correcta y sanciona la infracción), Imitación y el modelaje de conductas.




  • La conducta moral es la que el grupo social define como correcta o buena y cuenta con sanciones.




  • La familia y la escuela son instituciones responsables primarias de desarrollarla.



Según aportaciones de Piaget, Kohlberg, Damon, Mosher y Perry:

  • El desarrollo de la moralidad es visto como un proceso de toma de decisiones

  • Supuestos comunes:

El desarrollo moral tiene un juicio moral, la motivación de la moral está basada en la aceptación, competencia, amor propio o realización personal.

  • Los princípiales aspectos del desarrollo moral son universales.

  • Las normas y principios básicos son estructuras que tienen su raíz en la experiencia social.

  • Las influencias del medio en el desarrollo moral están definidas por la extensión y calidad de los estímulos cognitivos y sociales más que por experiencias específicas.

  • Kohlberg apoyado en los trabajos de Piaget muestra estadios en tres niveles de razonamiento moral que se sustentan en seis postulados: Secuencia, de la universalidad, estructuración, toma de roles, del requisito cognitivo y autonomía.

  • Niveles y estadios: pre convencional o premoral (definido por una perspectiva egocéntrica), convencional (dominado por una perspectiva socio céntrica), pos convencional o moralidad de principios (los principios éticos son vistos como universales, como propios de la dignidad de los seres humanos o de contrato social).

  • El desarrollo moral se da a través de estadios secuenciales de razonamiento moral que va de la heteronomía a la autonomía.

Según aportaciones de Bruno Bettelheim y Erik Erikson:

  • Pone atención en el desarrollo de la conciencia.




  • El supe rego y su impacto en la conducta.




  • La moralización es vista como un proceso de interiorización de normas culturales, la naturaleza irracional del ser humano debe ser encauzada para desarrollar tanto el bien del bien del individuo como el de la sociedad.




  • El psicoanálisis tiene una ventaja su comprensión del desarrollo moral está basada en una visión total de la personalidad.

PRODUCTO No. 06

INDIVIDUAL
ESCRITO CON LAS IDEAS PRINCIPALES DEL TEXTO:

DESARROLLO COGNITIVO MORAL: KOHLBERG” Y UBICACIÓN DE ESTOS ELEMENTOS EN LOS PROGRAMAS DE ESTUDIO QUE ATIENDE

1.- Definición de moralidad
Existen dos posturas: a) Normativa de carácter sociológico para lo cual la moralidad seria la asimilación de valores o normas, b) filosófica considera la moralidad como la adquisición de principios morales autónomos.
2.- Postulados de las teorías estructuralistas


  • Se centran en marcos interpretativos del sujeto que forman sistemas de pensamientos unificados y globales, no en la asimilación de normas externas, el niño percibe las situaciones sociales y organiza los juicios sobre lo que debe o no debe hacer.

  • No se rige por las reglas sino por esquemas de comprensión social desarrollados en interacción personal.

  • La clave para el desarrollo moral es el concepto de justicia.

  • Admite transformaciones sucesivas en los principios básicos organizadores

de los esquemas de razonamiento moral.

  • Los principales aspectos del desarrollo moral son universales porque surgen de la interacción social y todas las culturas tiene las mismas fuentes, los mismos conflictos sociales, la misma capacidad de asumir roles.

  • . La motivación básica no es satisfacer necesidades o reducir la ansiedad sino que está basada en la aceptación por los otros, la realización personal, la competencia, el amor propio.

  • La influencia del medio está definida por la calidad de estímulos cognitivos y sociales a lo largo del desarrollo.

2.1 El desarrollo moral depende de:

a) Estímulos cognitivos puros, considerados como base necesaria para el desarrollo moral, pero no la engendra directamente.

b) Oportunidad de adopción de roles. Más importantes que los factores relacionados con el estímulo cognitivo son los factores de la experiencia y el estímulo social.

- La "adopción de roles" según Mead subraya el aspecto cognitivo como el afectivo, porque implica una relación estructural organizada entre el sujeto y los otros.

- El nivel de la adopción de roles es un puente entre el nivel lógico o cognitivo y el nivel moral: es el nivel de cognición social del sujeto.

3.- Idea Central de la teoría de Kohlberg

“Admite la existencia de estadios en la edad adulta, considerándolos no como un resultado de maduración biológica, sino como resultado de la interacción experiencial.”



3. 1 conceptos fundamentales

Juicio moral: proceso cognitivo que nos permite reflexionar sobre nuestros propios valores y ordenarlos en una jerarquía lógica.

La raíz del juicio moral es el "Role-Taking" o habilidad de ver las cosas en la perspectiva del otro, siendo considerado por el autor -junto con el desarrollo cognitivo- como condición necesaria para el desarrollo moral y como intermediario entre las capacidades cognitivas y el nivel alcanzado en este desarrollo moral.

Sentido de justicia: Lo trabaja mediante cuentos interpretados por los niños, en cuyo análisis no le interesa la respuesta, sino el razonamiento del niño subyacente a esa respuesta.

Deduce que la moralidad no la enseña nadie sino que el niño construye sus propios valores morales, y que el ejercicio de la conducta moral no se limita a raros momentos de la vida, sino que es integrante al proceso del pensamiento y que empleamos para extraer sentido de los conflictos morales que surgen de la vida diaria.

La obra de Kohlberg), es una descripción del juicio moral, desde un enfoque socio-cognitivo. Respecto a Piaget, admite la existencia de estadios en la edad adulta, no como un resultado de maduración biológica, sino como resultado de la interacción experiencial; defendiendo la universalidad de las etapas; la reflexión moral toma conciencia progresiva de la actividad moral; Kohlberg define el significado moral de la acción realizada en la que intervienen factores personales y situacionales.

Como conceptos fundamentales de esta teoría resaltamos los siguientes:

Juicio moral: proceso cognitivo que nos permite reflexionar sobre nuestros propios valores y ordenarlos en una jerarquía lógica. La raíz del juicio moral es el "Role-Taking" o habilidad de ver las cosas en la perspectiva del otro. Nace en todas las interacciones sociales: familiares, escolares y sociales.

Sentido de justicia: le interesa la comprensión del sentido de justicia y centra la moralidad, considerando que cambia y se desarrolla con el tiempo a medida que se interrelaciona con el entorno. Deduce que la moralidad no la enseña nadie sino que el niño construye sus propios valores morales, y que el ejercicio de la conducta moral no se limita a raros momentos de la vida. Turiel comprueba (1983) la importancia de la interacción social y los efectos de la educación en el desarrollo moral.

Descripción de los estadios

Para determinar el estadio de desarrollo moral de una persona, utiliza los dilemas hipotéticos que ayuda a ver las etapas más reales. Como características más significativas, señalamos que cada etapa consta de únicos comportamientos, que cada etapa da lugar a un cambio en la forma de respuesta social que puede ser egocéntrica, social o moral.

Cada etapa es irreversible, situando a cada persona en un nivel de enfoque de los problemas morales: Pre-convencional, Convencional y Post-convencional; Cada etapa es jerárquica, y está marcada por el desarrollo cognitivo y la capacidad de asumir roles. En los primeros juegos los niños sientan las bases del desarrollo de la cooperación y el respeto mutuo que todos aportan al grupo y que recibe de él, el niño pasa del realismo, al relativismo moral, basado en la cooperación y el respeto por los demás, la madurez moral no la logra el niño si no es en relación con los otros.

Las teorías intelectualistas a diferencia de las teorías psicoanalítica y del aprendizaje social, no reconocen los factores de educación e influencias paternas. Piaget subraya el papel que juegan los compañeros en el plano de igualdad, y Kohlberg, el papel de las interacciones sociales y la posibilidad de asunción de roles en el desarrollo moral.

Se ha demostrado que los chicos que participan más en actividades sociales son más populares entre sus compañeros y profesores. Kohlberg, insiste en el papel de los compañeros en el desarrollo moral, no concediendo a los padres y educadores un papel crucial en este desarrollo; la racionalización de la disciplina en las relaciones sociales potencia el autocontrol del niño y convierte a éste, en un transmisor de las normas de los adultos, la aprobación de los compañeros es más importante para la mayoría de los niños, a medida que avanzan en edad, que la del propio maestro. Al explicar el desarrollo cognitivo, afirmó que el egocentrismo del niño suele reducirse por medio del proceso social que le permite y anima a ver las situaciones desde el punto de vista de otras personas.

Todo fomento de desarrollo moral tiene que basarse en prácticas de socialización e interacción tempranas, siendo las primeras fuentes de moralidad, los compañeros y amigos, la interacción en una clase exige que sus alumnos vayan más allá de un mero compartir la información, es necesaria una atmósfera de confianza y aceptación. Hersh destaca la importancia de una atmósfera de confianza en la clase, la identificación y clarificación del conflicto moral cognitivo; además de conocer las características de desarrollo de sus alumnos, los profesores, deben captar lo que fomenta su crecimiento para superar su actual estado de desarrollo, la investigación ha probado que el profesor es importante en la creación de condiciones que promuevan el desarrollo moral, en función de crear conflicto, que facilite el crecimiento de los modelos de pensamiento de sus alumnos; afirmando que existen cuatro tipos de interacción que pueden estimular el conflicto cognitivo: el diálogo del alumno consigo mismo, el diálogo del alumno con otros alumnos, el diálogo del alumno con el profesor y el diálogo del profesor consigo mismo.

Es función del profesor promover intercambios sociales que abran a los alumnos a estadios de razonamiento moral superior al suyo, y animarlos a ir más allá de sus modos de razonamientos actuales, el profesor debe aumentar la conciencia moral de sus alumnos, es decir, debe ayudarles a explorar las dimensiones sociales de su interacción, y el contenido de sus estudios, esta tarea no es fácil si no existe un clima de confianza y respeto mutuo que facilite cualquier técnica de interacción.

Para crear un clima facilitador del desarrollo moral sería necesario la disposición del aula para facilitar el debate entre los alumnos y la comunicación con el profesor, distribución de los grupos, proponer modelos de aceptación, técnicas de escucha y comunicación y animar a la interacción entre los alumnos. Confrontando y estimulando mutuamente su pensamiento.

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal