Análisis Ambiental para el Financiamiento Adicional



Descargar 1.28 Mb.
Página1/26
Fecha de conversión27.09.2018
Tamaño1.28 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

E2306

V1
papeleria2009.wmf

“Análisis Ambiental para el Financiamiento Adicional

al Programa de Ordenamiento de la Propiedad, PRODEP, para la Regularización Sistemática de la Propiedad

en el Departamento de León

y la conclusión de las actividades prioritarias en los departamentos de Chinandega, Estelí y Madriz”.



(Revisión Julio del 2010)

30 de Noviembre del 2009




logopc.wmf

Procuraduría General de la República

Kilometro 3 ½ Carretera Sur

Teléfonos: 22664416, 22664721.

www.pgr.gob.ni



RESUMEN EJECUTIVO

Las condiciones de inseguridad en la tenencia de la tierra afectan de forma directa e indirecta al medio ambiente, ya que se traduce en un desinterés en la conservación y en el uso sostenible de la tierra que, con las limitaciones en el acceso a crédito, no incentivan las prácticas agrícolas, pecuarias y/o forestales adecuadas, favoreciendo la corta de árboles como medio de ingreso, así como al alquiler o uso de las tierras en cultivos que contribuyen al deterioro continuo de las mismas.

Para superar esta situación y asegurar la tenencia de la tierra a través de la seguridad jurídica y solucionar los problemas de manera integral, se da la formulación y ejecución del Programa de Ordenamiento de la Propiedad, PRODEP, por el Gobierno de Nicaragua. En la primera fase, se determinó que los departamentos pilotos serían Estelí, Madriz y Chinandega y las regiones autónomas, RAAN y RAAS, considerando el componente indígena en quince territorios indígenas (Banco Mundial, 2002). Con el financiamiento de la Cuenta Reto del Milenio, en el año 2007, se incorporó al departamento de León (CRM, 2008) pero, debido a la suspensión de fondos, ha quedado interrumpida momentáneamente su implementación.

Actualmente, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, ha solicitado también al Banco Mundial la aprobación de un financiamiento adicional para un período de 3 años, a partir de mayo del 2010 que permita la regularización sistemática de la propiedad en el departamento de León y la conclusión de las actividades prioritarias en los departamentos de Chinandega, Estelí y Madriz, con un monto de diez millones de dólares, el cual es el objeto de este Análisis Ambiental. (PGR, 2009).

El análisis ambiental tiene como principal objetivo garantizar el cumplimiento de las salvaguardas del Banco Mundial y de la regulación vigente en el país, valorando el análisis ambiental de la Fase I, la situación global del proyecto, en donde se puedan inferir los impactos potenciales positivos y negativos y proponer un plan de manejo ambiental que permita prevenir, controlar o mitigar las potenciales repercusiones desfavorables y mejorar el desempeño desde el punto de vista ambiental, considerando los resultados del EMP del análisis ambiental de la Fase I.

A fin de lograr el cumplimiento de los objetivos del Análisis Ambiental al proyecto de Financiamiento Adicional al PRODEP, se realizó el procesamiento de la información existente relativa al proyecto en conjunto con la valoración del Análisis Ambiental y cumplimiento del EMP de la Fase I, las políticas de salvaguardas del Banco Mundial y la regulación ambiental nacional con incidencia en el proyecto, haciendo una interrelación con lo previsto en el cumplimiento de las acciones de la Fase de Ampliación para la formulación del EMP. Como parte del proceso de ejecución se realizaron cuatro talleres de consultas en los departamentos pilotos de Chinandega, León, Estelí y Madriz en el mes de septiembre, con la participación de instituciones involucradas, municipalidades, organizaciones de la sociedad para conocer de parte de ellos las condiciones ambientales del área de influencia del proyecto, impactos generados, lecciones aprendidas y lograr una visión más integral del proyecto. Con el fin de tener una información directa y dilucidación de ciertos aspectos, se sostuvieron a lo largo de la ejecución del análisis, reuniones de coordinación e intercambio de información técnica, discusión y comunicaciones con los especialistas ambientales de Banco Mundial, Ms. Nicole Maywah y Sr Juan Pablo Ruiz. Fueron presentados tres borradores para las debidas revisiones e incorporación de comentarios para luego solicitar formalmente la No Objeción del Banco Mundial.

El Análisis Ambiental para el financiamiento adicional del PRODEP inicia con una descripción general del problema de la tenencia de la tierra, sus consecuencias, el comportamiento del Programa de Ordenamiento de la Propiedad que inició en el año 2003 para coronar con la formulación del Proyecto de Financiamiento Adicional, FA, del PRODEP.

Análisis Ambiental Fase I:

Un aspecto importante a considerar es la revisión del Análisis Ambiental de la Fase I que es un insumo importante en esta Fase de Ampliación, obteniéndose la siguiente valoración más importante:



  • Que el proyecto tendría un impacto altamente positivo desde el punto de vista ambiental, al promover, la conservación de los bosques y otros hábitats naturales, tanto a través del fortalecimiento de las áreas protegidas existentes y el posible establecimiento de otras nuevas. A este respecto, con la intervención de Proyecto se demarcaron 11 áreas protegidas y una adicional a través de la incorporación del Monumento Nacional Cañón de Somoto en Madriz. Se consolidaron las mismas con la formulación de 8 planes de manejos de un total programado de 7 y se implementaron actividades de 5 planes de manejo (RN Cosigüina, RN Tisey – Estanzuela, RN San Cristóbal – Casita y Tepesomoto – La Pataste, Cañón de Somoto). Se encuentran 2 nuevos planes de manejo por implementar actividades antes de abril del 2010 (Padre Ramos y Tisey – Estanzuela Fase 2). Se formularon 8 estudios de relevancia ecológica y cultural, de los cuales 3 corresponden a Chinandega, 2 en Estelí y 3 en Madriz, de los cuales uno de ellos, el Cañón de Somoto se declaró como área protegida y tres se conformaron como Parques Ecológicos Municipales.

  • Que los impactos se relacionan fundamentalmente con el uso de la tierra, incluyendo la conservación, versus deforestación u otros cambios en el uso de la tierra. Al respecto, en la ejecución del proyecto no se realizó una cuantificación o valoración para traducir esta hipótesis en un indicador y determinar si hubo o no incidencia en los índices de deforestación de las áreas protegidas incluidas en el proyecto. Por tanto, se puede inferir que no existe un sustento como tal para determinar si la delimitación y demarcación de áreas protegidas sin manejo favorece u ocasiona problemas, dado que el proyecto confiere únicamente la demarcación y elaboración de los planes de manejo. No obstante, a través de la coordinación interinstitucional, equipamiento y capacitación, establecimiento de plan de comunicación ciudadana y la evaluación de daños ambientales y análisis de necesidades, se ha reducido en un 10% el número de incendios forestales, lo cual ha sido inferido con la reducción de la incidencia de los puntos de calor. (Ver Anexo No. 5)

También MARENA / PRODEP ha identificado una serie de ventajas en la delimitación y demarcación de áreas protegidas del proyecto, básicamente enfocadas al nivel institucional o estatal, que no están debidamente contabilizadas, pero sí representan aspectos positivos:

  1. Autoridades de instituciones, municipalidades y actores locales conocen con precisión el límite de las Areas Protegidas.

  2. Al estar georeferenciadas las áreas protegidas, son avaladas por el INETER, pasando así a formar parte del sistema nacional cartográfico del país. iii) Facilita la gestión, administración y manejo de las áreas protegidas que se encuentran demarcadas y delimitadas.

  3. Cada mojón posee información muy valiosa: Nombre del Área Protegida, número de registro del mojón, además de contar con flechas que indican la dirección del mojón precedente y posterior respectivamente, facilitando o ayudando a la ubicación tanto del guarda parque como del visitante mismo.

  4. A la Procuraduría General Ambiental le facilita la delimitación para tipificar con mayor propiedad el o los delitos ambientales dentro o fuera del área protegida. vi) Se reducen las incidencias negativas (incendios, caza, extracción de flora) en el área protegida.

  5. Presenta un gran potencial la delimitación y demarcación para el desarrollo sostenible del área protegida, considerando su zonificación y normas respectivas.

  6. Contribuye a fortalecer el plan de comunicación, educación y sensibilidad ambiental del área protegida.

  7. Favorece a que el usuario pueda tomar decisiones más acertadas en la planificación y desarrollo de la propiedad.

  8. Tres alcaldías municipales (Somotillo, Estelí, San Nicolás) incorporaron los planes de manejo en sus planes de inversión municipal. xi) Formación de 35 brigadas anti incendios con los comunitarios en tres áreas protegidas, habiéndose reducido en un 10% el número de incendios forestales a través de la coordinación interinstitucional, equipamiento y capacitación, establecimiento de plan de comunicación ciudadana y la evaluación de daños ambientales y análisis de necesidades.

Como parte de las acciones beneficiosas se encuentra que el MARENA ha gestionado la firma e implementación de convenios colaborativos que permiten establecer acciones de manejo y administración en 6 áreas protegidas en la zona de influencia del Proyecto y continúa su labor de consecución de fondos para la implementación de los planes de manejo.

  • El Análisis Ambiental estimó que se podría esperar que los propietarios rurales con sus titulaciones incentivaría para que hicieran inversiones a largo plazo en reforestación, manejo de bosque, u otras actividades más que en cultivos agrícolas anuales o pastizales, así como cambios de conducta. También que habría mejora en el acceso al crédito, por ende, cambios de conducta (comportamiento) y que los mismos serían monitoreados. Tales monitoreos no fueron establecidos. Para poder obtener las cifras de comparación, es necesario contar con una línea de base que permita tener la referencia para su valoración y una serie de indicadores que se puede indicar que van más allá de los alcances del Proyecto, por lo que también es bastante complejo contar con evidencias concretas de la misma Fase 1 del Programa. No obstante, el gobierno de Nicaragua ha dado muestras positivas respecto a la necesidad de conservar y proteger el medio ambiente también en relación al proceso de titulación, entregando a partir del segundo semestre de este año 2009, los Títulos de Propiedad con un Compromiso Ambiental en la cual los beneficiarios de títulos están siendo juramentados para que cumplan compromisos ambientales al adquirir sus propiedades.

  • Los estudios de tenencia en las áreas protegidas fueron realizados con fines de establecer los planes de manejo, considerando principalmente la perspectiva global ambiental y no desde la perspectiva de la titulación de la propiedad. Esto fue establecido tomando en consideración lo determinado en la legislación de áreas protegidas respecto a la no titulación y evitar la generación de expectativas en la población.

  • Otro componente fue la Formulación del Marco de Política de Tierra, que ha sido aprobado. El borrador de la política de tierras en áreas protegidas, ya se encuentra formulada a través de un proceso de amplia participación en el territorio del proyecto y está sujeto a la aprobación oficial por parte del Ejecutivo. Cabe señalar que con la aprobación de esta política de tierras en áreas protegidas es que se incidirá en el cumplimiento de la divulgación de la misma.

  • Se ha percibido la plataforma del CIP como instancia de coordinación institucional para los temas más importantes del proyecto. No obstante, a partir del 2009 resultado de la reforma al acuerdo presidencial No. 447 – 2007 realizado en diciembre del 2008, que modifica la estructura del CIP, MARENA no figura como miembro pleno del CIP.

De igual manera, el especialista socio ambiental en la Secretaría Ejecutiva no fue incluido tal y como fue establecido. Por tanto el componente ambiental en el Proyecto ha tenido un fuerte sesgo y prácticamente exclusivo hacia la delimitación y demarcación de áreas protegidas; es muy recomendable que se revise el papel institucional del MARENA dentro del Proyecto, la relevancia ambiental en la conceptualización y el cumplimiento a las salvaguardas ambientales y la incorporación del especialista socio ambiental en la Secretaría Ejecutiva

  • La campaña de información y sensibilización ambiental en el Proyecto fue implementada principalmente por el componente de áreas protegidas en su zona de influencia y comunidades colindantes, incluyendo prevención de incendios forestales, tráfico de fauna, manejo de desechos sólidos, rotulaciones. Como resumen de las actividades realizadas: 3 Talleres en cada plan de manejo; 2 talleres para cada área demarcada; difusión de 12 mapas de límites de áreas protegidas; divulgación de los 8 planes de manejo y de los 12 informes de georeferenciación de las áreas protegidas; 1,000 afiches de prevención y control de incendios forestales; 60 banners; capacitación de 30 brigadas contra incendios; 300 manuales de divulgación de prevención y combate de incendios forestales; 1,000 brochures y viñetas radiales en los tres departamentos, visita de la Dirección Superior del MARENA a las áreas de influencia de las áreas protegidas.

También fue diseñado y desarrollado el nodo informático (base de dato) del Sistema Nacional de Areas Protegidas, SINAP a través del PRODEP, el cual sistematiza y compila toda la información derivada de todas las áreas protegidas del país, teniendo una connotación nacional y un avance del 75%. La información se encuentra disponible en la plataforma virtual del SINIA, y se finalizará a fines de este año.

  • Se estableció como componente del EMP la demarcación y titulación de los territorios indígenas, que sumaron 9 territorios realizados. Dicha evaluación ha sido realizada por el consultor Lic. Milton Castrillo, responsable del análisis ambiental en la Costa Caribe en el marco de financiamiento de Holanda para el componente de demarcación de tierras indígenas.

  • Los indicadores claves de de monitoreo y principalmente los de evaluación ambiental de resultados (outcome), no fueron llevados en su totalidad, por dos principales razones: La determinación de estos mismos indicadores involucran a diversos parámetros de diversa índole que escapan realmente al alcance u objetivos del proyecto para su comprobación y aún para esta fase de ampliación. Atraso en la ejecución del proyecto por varias externalidades que resultan en esta Fase de Ampliación, determinándose con respecto a estos indicadores de resultados, no debieron haberse incluido como tales, debido a que no tenían una derivación directa del proyecto.

  • En relación al cumplimiento de las políticas de salvaguardas, el Proyecto fue clasificado en la Categoría B. En general ha habido un cumplimiento a las salvaguardas incluidas, como fueron las Evaluación Ambiental (OP.4001), Hábitats Naturales (OP 4.04) y la de Manejo de Plagas (OP 4.09). La de Pueblos Indígenas (OP 4.10), que no fue incluida en la Fase I del Análisis Ambiental. Sin embargo, una evaluación social, comisionada por el PRODEP fue conducida en octubre del 2009, por el especialista social nacional Lic. Marvin Ortega, con el propósito de identificar los retos y riesgos asociados con las actividades catastrales y de regularización en la región del Pacífico. La evaluación social establece lo siguiente: i) el marco legal e institucional aplicable a los pueblos indígenas, ii) Información de línea de base en cuanto a las características demográficas, sociales, culturales y políticas de las comunidades de los pueblos indígenas involucradas. iii) el proceso de consulta con las comunidades indígenas afectadas y iv) medidas para minimizar y mitigar cualquier efecto adverso a las comunidades indígenas.

Con el proyecto original, se formuló el Componente de Areas Protegidas, a fin de señalar las políticas de salvaguardas que fueron activadas. El Componente tenía como propósito demarcar, preparar los planes de manejo y señalar aspectos de tenencia en las 11 áreas protegidas seleccionadas, todas ellas englobando un área alrededor de 128,000 ha. Todas estas actividades se esperaban que implicaran, dependiendo de la situación, el mapeo, estudios ecológicos, de tenencia de la tierra – socioeconómicos, demarcación física, formulación de planes de manejo de forma participativa y negociaciones de acuerdos de co-manejo con actores locales. Se estimó que los potenciales impactos (positivos o negativos) del PRODEP se relacionarían principalmente al uso de la tierra, por lo que el Componente de Areas Protegidas estaba diseñado basándose en el concepto que el efectivo establecimiento, demarcación de las áreas protegidas prevendría cualquier titulación inadvertida de tierras en áreas protegidas. La georeferenciación, a través de la localización exacta de las coordenadas de las áreas protegidas en un Sistema de Información Geográfica no tiene ningún impacto físico directo. Sus impactos indirectos deben ser positivos, ya que proporcionan información precisa de la localización de las áreas protegidas para los tomadores de decisión y así evitar actividades potencialmente dañinas dentro o en los alrededores de tales áreas.

Lecciones Aprendidas

La principal lección aprendida del proyecto es que se debe transmitir más información a la población acerca de lo que el Proyecto les implicará en términos de uso del suelo y especialmente para las áreas protegidas. La experiencia sugiere que debe involucrarse a mayor población. Basado en los comentarios recibidos en los talleres de consultas realizados y otros resultados obtenidos, el AF incluirá un fuerte subcomponente de comunicaciones para informar a los residentes en el área sobre las actividades e implicaciones del Proyecto.

La segunda lección aprendida, extremadamente importante, es que el Proyecto en su conjunto (todos sus componentes) debe estar consciente de las políticas ambientales de salvaguardas, para lo cual incorporará la responsabilidad ambiental a la Secretaría Ejecutiva a través de un especialista ambiental para la implementación del EMP y para coordinar las actividades ambientales y sociales en el proyecto en su conjunto. Asimismo, dirigirá la tercera lección aprendida, que es sobre la necesidad de llevar un mejor rastreo ambiental en todos los componentes relevantes del Proyecto, al incluir un monitoreo explícito de las medidas del EMP. De igual forma, incluirá la cuarta lección aprendida, como es que el barrido demarcación y demás actividades deben incluir la sensibilidad ecológica del área y considerar su status antes de ejercer cualquier acción del Proyecto. Por ejemplo, en áreas de alta vulnerabilidad o riesgo, (inundaciones, erosión, etc.) debe haber una consideración si éstas deben ser tituladas o no, así también debe incluir información relevante en relación a riesgos asociados a aspectos geológicos, aspectos de manejo y uso del suelo. PRODEP usará esta información como una herramienta para disminuir riesgos económicos y sociales asociados con la ocupación del uso del suelo, manejo y características geológicas que en conjunto puedan inducir a desastres, tales como derrumbes. También en relación a ecosistemas naturales críticos fuera de las áreas protegidas, PRODEP podrá usar esta información para promover la conservación en la zona rural como parte de las actividades catastrales y de regularización, incluyendo consideraciones sobre la conservación de los ecosistemas en los títulos de propiedad, si es permitido por las leyes del país.
Finalmente, debido a que es un reto la aplicación de los planes de manejo al estar humanizadas las áreas protegidas, el Marco del Proceso desarrollado para el FA, señalará este aspecto al proveer una guía para el Proyecto en cómo abordar a los residentes en las Areas Protegidas sin ocasionar reasentamientos.

Diferencias del Proyecto Fase 1 y Fase de Ampliación

En vista que el FA es una continuidad de la Fase I y que el EMP no fue implementado en su totalidad, por diversas razones y que el componente ambiental ha estado sesgado a la demarcación y consolidación de áreas protegidas, en el Financiamiento Adicional se visiona el componente ambiental como eje transversal en toda la fase de la vida del proyecto y sus componentes, por tanto no existen mayores diferencias, sino más bien el reforzamiento del componente ambiental.



Sistema de Monitoreo y Evaluación de Impacto, SMEI

Se presenta el resultado de la valoración del comportamiento del SMEI en relación al componente de Areas Protegidas, en las que se logró sobre cumplimientos, se determinan las acciones desarrolladlas con respecto a las 12 áreas protegidas demarcadas, amojonadas y rotuladas y 8 planes de manejo, uno más a lo programado. Es importante resaltar y como impacto positivo que es a través del PRODEP que se inicia la demarcación y delimitación real de las áreas protegidas. Con el proyecto, el MARENA/PRODEP, ha identificado una serie de ventajas en la delimitación y demarcación de áreas protegidas del proyecto, básicamente enfocadas al nivel institucional o estatal, pero que no están debidamente contabilizadas.



Subcomponentes del FA del Proyecto:

El objetivo del proyecto es desarrollar un marco legal, institucional, técnico y participativo para la administración de los derechos de propiedad, y demostrar la viabilidad de un programa sistemático de regularización de derechos de tierra, partiendo de las áreas rurales donde reside la mayoría de los pobres. El costo total del FA es de US$10.0 millones a ser financiado 100% pro IDA e incluye 10% de financiamiento retroactivo. Se circunscribirá a la región del Pacífico y no incluirá la demarcación y titulación de territorios indígena en el Caribe. No continuará el componente de Política y Reformas Legales bajo el FA, ya que las principales actividades han sido completadas y alcanzadas. El FA iniciará el 30 de abril del 2010 y concluirá el 30 de abril del 2013.

El FA del proyecto ha sido estructurado en cuatro componentes: 1) Descentralización y fortalecimiento institucional; 2) Servicios de Regularización y Titulación; 3) Demarcación y Consolidación de Areas Protegidas y 4) Sistema de Información. En el subcomponente de demarcación, georeferenciación y consolidación de áreas protegidas, se incluyen las RN Complejo Volcánico Telica – Rota y Tepesomoto – La Pataste, las cuales no fueron concluidas en la fase anterior, contribuyendo a mejorar y conservar los recursos naturales y ambiente de tales AP. MARENA ha demarcado y delimitado las otras tres áreas protegidas en León, con financiamiento de la Cuenta Reto del Milenio, MCC.

La demarcación física de estas áreas protegidas se considera de extrema importancia, al permitir que los residentes, productores, asociaciones, instituciones, alcaldías y otros actores claves tengan el conocimiento real de los límites de las AP y puedan poner en práctica los diferentes tipos de actividades identificadas y aprobadas en los planes de manejo, para la conservación y conservación de dichas áreas protegidas El componente de Demarcación y Consolidación de Areas Protegidas incluye su respectivo presupuesto para el pago de consultores y fondos operacionales asignados a la Unidad de Coordinación del MARENA para el Proyecto, con el propósito de llevar a cabo la coordinación e implementación de este Componente. Junto con las actividades de demarcación, habrá un subcomponente social y ambiental de comunicación en las dos áreas protegidas y sus alrededores, a fin de asegurar la participación de los propietarios de tierras, residentes, entidades gubernamentales y no gubernamentales presentes en las dos áreas protegidas y sus respectivas zonas de amortiguamiento.


El Programa divulgará los beneficios de las AP, buenas prácticas de manejo de recursos naturales, leyes y regulaciones ambientales y otros tópicos pertinentes. Se espera realizar cuatro talleres relacionados a educación ambiental, dos sesiones de entrenamiento relacionadas a combate contra incendios para brigadistas vía digitalización y reproducción de dos mapas de las AP a ser demarcadas

Se apoyará el trabajo técnico y legal requerido para el levantamiento catastral de 46,791 propiedades en cinco municipios del departamento de León y tres municipios del departamento de Madriz, así como la regularización y titulación en dichos municipios y en el resto de las zonas donde fue realizado el levantamiento catastral en años anteriores en los departamentos de Chinandega, Estelí y Madriz



Área de Geográfica de Influencia del Proyecto.

El área geográfica de cobertura del proyecto de financiamiento adicional comprende, como nuevo territorio, a cinco municipios del departamento de León, incorporando las acciones de levantamiento catastral y regularización sistemática de la propiedad por parte del proyecto y en tres municipios del departamento de Madriz. También abarca las áreas rurales y los núcleos urbanos de los departamentos de Chinandega, Estelí y Madriz, cuyos trabajos fueron iniciados en la primera etapa del Proyecto para ser concluidos en esta etapa de financiamiento adicional. Para cada uno de los departamentos se hace una valoración general socio ambiental, definición de las áreas protegidas desarrolladas; también características importantes del componente de catastro y registro público.



Análisis del Marco Legal Ambiental

Se realiza una síntesis de las principales leyes, decretos y regulaciones nacionales, iniciando con la Constitución Política de Nicaragua a fin de determinar el marco legal ambiental en que se desarrolla el proyecto. En este mismo inciso, se hace también la valoración legal ambiental del PRODEP, que fue realizado por la Dra. Rosario Sáenz. Asimismo, se analizan las salvaguardas ambientales, para asegurar que las actividades del proyecto cumplan con ellas, incorporando medidas en el diseño del proyecto para evitar, minimizar y mitigar potenciales efectos adversos en el mismo proyecto.

a. Evaluación Ambiental (OP 4.01).

El Banco Mundial establece que los proyectos que sean propuestos para ser financiados, requieren realizar una evaluación ambiental preliminar, con el fin de asegurar la sostenibilidad ambiental en el área geográfica de influencia del proyecto propuesto. La definición de la categoría del Proyecto de financiamiento adicional del PRODEP y la naturaleza y magnitud de los impactos positivos y negativos que se generarán, hace que continúe en la Categoría B

La evaluación ambiental preliminar que requiere el Banco Mundial, establece los impactos ambientales positivos y potencialmente adversos que pueden generarse, producto de la implementación del Proyecto. Para poder influir en los posibles impactos adversos, se ha establecido un plan de manejo ambiental, en la cual se dictan las medidas de mitigación y acciones a ejecutar, responsabilidades y montos estimados considerando que sus posibles repercusiones ambientales en las poblaciones humanas o componentes ambientales son manejables, así como lo dispuesto en el EMP de la Primera Fase del PRODEP.

Las actividades que realizará el FA del Proyecto de Ordenamiento de la Propiedad, no requiere ser sometido al trámite nacional de un permiso ambiental para su ejecución, conforme el Decreto 76 – 2006, Sistema de Evaluación Ambiental de Nicaragua. Este mismo decreto incluye, como parte del Sistema de Evaluación Ambiental, a la evaluación ambiental estratégica para evaluar ambientalmente programas de trascendencia nacional; no obstante, a la fecha no se encuentran establecidos los criterios, metodología, requisitos y procedimientos administrativos, tal y como lo indica el artículo 14. Por tal razón, este análisis ambiental considera como instrumento a las salvaguardas ambientales del Banco Mundial.

En general se considera que el proyecto continúa representando beneficios muy positivos desde la perspectiva social y ambiental, al ir paulatinamente, a través de un proceso de apropiación por parte de los propietarios de los beneficios tangibles e intangibles de la conservación de los recursos naturales, tanto en las áreas protegidas como en sus propiedades bajo un acompañamiento de sensibilización y divulgación integral del proyecto, incluyendo al componente ambiental. También es importante contar con una estrecha supervisión y evaluación de los efectos ambientales a través de la Secretaría Ejecutiva, contando con un especialista del ambiente, que permita incidir, emitir criterios, ser parte en la toma de decisiones y coordinar las acciones, así como elaborar mecanismos de control referente a la conservación y protección de los recursos naturales, al medio ambiente en referencia con la ejecución de los distintos componentes del Proyecto y a lo largo del mismo. Es también conveniente, que haya una capacidad real de coordinación interinstitucional, que sea revisada la participación del MARENA en la CIP; de igual forma, sea reforzado el sistema de comunicación, gestión y toma de decisiones coherentes de los principios del proyecto con el componente ambiental.

De hecho es importante que cuente con los recursos logísticos y técnicos que garantice la ejecución del plan de manejo ambiental y el cumplimiento a las salvaguardas del BM y la regulación nacional.

La titulación de tierras, además de tener como principal objetivo la resolución de demandas de tenencia de la tierra, incorporará durante el barrido catastral, la identificación de áreas, por ejemplo, zonas vulnerables o de restauración forestal, en la cual categorice las mismas por limitaciones y/o riesgos, garantizando así la seguridad de las personas y una regularización sistémica. En estas identificaciones de áreas, es importante la consideración de los planes de ordenamientos territoriales municipales y a las propias municipalidades, tal y como lo mandata la Ley 40, Ley de Municipios.

Para el FA se realizará la demarcación y consolidación de dos áreas protegidas: Telica – Rota y Tepesomoto – Pataste en el primer año del proyecto. La Fase de Ampliación no pretende la implementación de planes de manejo; estos fueron realizados en la Fase I.

b. Hábitat Naturales (OP 4.04, BP 4.04, GP 4.04).

Las áreas protegidas, están reconocidas como tales a través de la Ley 217, ley General del Medio Ambiente y los Recursos Naturales que establece el Sistema Nacional de Areas Protegidas. El PRODEP ha ejercido un impacto muy positivo en este sentido, ya que ha sido a partir de su implementación que se han demarcado y amojonado las áreas protegidas dentro del área del Proyecto, haciendo falta únicamente Telica – Rota y Tepesomoto – Pataste, por lo que continuará con ese mismo impacto positivo. Se realiza un resumen de las principales características de ambas áreas protegidas en base a los planes de manejo realizados. Es muy recomendable que MARENA continúe su labor de consecución de fondos para la implementación de los planes de manejo, de manera que se garantice la permanencia de los mojones y se eviten conflictos posteriores derivados de los problemas legales de tenencia y la falta de autoridad en el área entre otros aspectos.

c. Recursos Culturales Físicos (OP 4.11).

El Proyecto no se considera que tenga efectos adversos sobre los recursos culturales físicos, ya que no implica actividades significativas de excavación, movimientos de tierra, inundación u otros cambios ambientales. En los trabajos de regularización que se continuarán realizando, se tendrá cuidado en los sitios donde se encuentren vestigios de ruinas o artesanía precolombina que sean patrimonio de la nación. Se definirá la ubicación exacta de estos sitios y procederá a informar al Instituto Nicaragüense de Cultura, para que por competencia de Ley, éste decida cuáles acciones o regulaciones se deberán de tomar para proteger el patrimonio cultural que se encuentre. No se realizará la titulación o afectación de tierras en dichos sitios identificados o cercanos mientras no se obtenga una comunicación oficial del INC, que permita reanudar las actividades de regularización propias del Proyecto.

Con el proyecto se establecerán listas de chequeos que permitan establecer procedimientos claros, conforme la regulación establecida, para el actuar en el campo para la preservación de los sitios que puedan ser localizados de relevancia cultural.

También se considera que uno de los impactos directos adversos previamente identificados incluye la posibilidad que en los límites de áreas protegidas no sea respetado si las actividades de regularización fueron programadas para realizarse antes de las actividades de demarcación, o bien que las tierras, teniendo o se sospechen en tener recursos culturalmente valiosos sean titulados a propietarios privados antes que las agencias gubernamentales hayan tenido la opción de involucrarse en la identificación y protección de tales recursos, Por tanto, por tales posibilidades de ocurrir, se activa esta salvaguarda.

d. Pueblos Indígenas (OP 4.10).

En los casos en que tierras de comunidades indígenas se traslapen con las áreas protegidas propuestas a demarcar, PRODEP respetará el derecho a propiedad de las comunidades indígenas con base en las estipulaciones de las Regulaciones de Áreas Protegidas de Nicaragua, y de otras regulaciones correspondientes. Asimismo, se establecerán campañas de sensibilización y comunicación para propiciar el diálogo y la solución de conflictos respecto a los derechos de propiedad de las comunidades.

e. Reasentamientos Involuntarios (OP 4.12).

Como política, el Proyecto de Ordenamiento de la Propiedad en los años ejecutados no se ha realizado ningún reasentamiento y por ende no propiciará ningún reasentamiento involuntario. Por el contrario, al continuar la regularización de la propiedad e incrementar la seguridad en la tenencia de la tierra, se favorecerá la inversión y por consiguiente, el arraigamiento de la familia rural.

Sin embargo, aunque a la fecha no ha ocurrido, en el caso excepcional que pudiera ocurrir alguna situación en que el reasentamiento sea una necesidad, se tomarán las medidas pertinentes para la permuta o indemnización de la propiedad y será realizada conforme los lineamientos de esta Salvaguarda a fin de que las personas desplazadas puedan restituir los anteriores niveles de vida que tenían antes del desplazamiento.

El Marco del Proceso desarrollado para el FA, proporcionará una guía para el Proyecto en cómo abordar a los residentes en las Areas Protegidas sin ocasionar reasentamientos. Cabe destacar que la política de Pueblos Indígenas (OP4.10) y de Reasentamientos Involuntarios (OP4.12) fueron activadas para el proyecto original y se mantendrán activadas para la fase de FA del Proyecto.

f. Control de Plagas (OP4.09)

La política de salvaguarda de Control de Plagas, OP 4.09, no tiene influencia en este Proyecto. No se realizarán actividades que contemplen el uso, manejo y aplicación de productos químicos para la ejecución de las actividades propias del Proyecto.

g. Bosques (OP 4.36)

El Proyecto no contempla la ejecución directa de proyectos encaminados a actividades forestales ni tiene implicancias en la conversión o degradación de áreas forestales; sin embargo, en las áreas protegidas en donde se realizan las demarcaciones generalmente poseen áreas boscosas, por lo que es política de salvaguarda es activada



Instituciones Ejecutoras

Se hace una descripción de las principales instituciones ejecutoras, las que incluye a la Procuraduría General de la República, la Intendencia de la Propiedad, el Registro de la Propiedad y la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos de la Corte Suprema de Justicia, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Forestal, y el Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal.

El componente ambiental es importante que sea reforzado en el proyecto, más allá de la demarcación de las dos áreas protegidas. A partir del mes de diciembre del 2008, con la reforma del acuerdo presidencial No. 447-2007, se reduce la participación institucional del MARENA y de otras instituciones, siendo sólo a través del llamado que realice el CIP. Es muy recomendable que se revise el papel institucional del MARENA dentro del Proyecto, no sólo sea considerado en el componente de demarcación de las áreas protegidas, de igual manera, la relevancia ambiental en la conceptualización y el cumplimiento a las salvaguardas.

En el EMP del Análisis Ambiental de la Fase I, fue establecido que sería manejado el componente a través de un especialista ambiental en la UTAP, ahora SE, para asistir al MARENA en la implementación del subcomponente de áreas protegidas y como garantía para que los aspectos ambientales recibiesen una atención apropiada en la difusión de información, monitoreo y evaluación y otras actividades relevantes del proyecto. Se plantea nuevamente para que sea implementado en el FA, Es muy importante complementarlo con mecanismos efectivos de coordinación, muy especialmente con INETER, IP, PGR, MARENA y municipalidades involucradas en el proyecto a fin de articular esfuerzos en los procesos de levantamiento de información necesaria para acciones mismas de la regularización.



Áreas Sensibles

La posición geográfica que ocupan los departamentos de León, Chinandega por su influencia de la Cordillera de los Maribios, los hace estar expuesto a fenómenos volcánicos y sísmicos; también por la friabilidad de los suelos y la influencia de la actividad humana, también son vulnerables a deslizamientos e inundaciones, como el caso del Volcán Casita, y por lo cual fue creado el Parque In Memoriam Víctimas del Huracán Mitch Volcán Casita. En las zonas también de Madriz y Estelí se encuentran zonas vulnerables derivadas principalmente de la topografía abrupta. Por tal razón, un componente importante que debe ser considerado como parte elemental en la titulación en general, es que en el mapeo para realizar el barrido catastral, INETER incorpore como parte de la información base, la vulnerabilidad y presencia de cobertura forestal existente en los territorios del Proyecto, para poder identificar y priorizar dichas áreas en el barrido, considerando además el Informe de Análisis Agroforestal en el Área de Influencia del PRODEP realizado por MARENA también como información base, (Anexo No. 3) reforzando así la seguridad de las personas y una mayor estabilidad del Programa.



Población en Áreas Protegidas

Considerando las actuaciones en la Fase I, se determina que es importante realizar una valoración de las Áreas Protegidas a través de un censo de tenencia de la tierra a ser realizado por la IP en coordinación con el MARENA para inferir la situación de la tenencia de la tierra en cada una de ellas, especialmente que se encuentran humanizadas. Esta información será de utilidad a MARENA para acciones posteriores en las implementaciones de planes de manejo. En ella deberá considerar la Política de Tierras en Areas Protegidas.



Identificación y Evaluación de Impactos

El financiamiento adicional al Programa de Ordenamiento de la Propiedad está orientado para seguir fortaleciendo la seguridad jurídica de la tenencia de la tierra a través de la regularización de propiedades urbanas y rurales en siete municipios del departamento de León y la conclusión de los procesos pendientes de levantamiento catastral y regularización en los departamentos pilotos de Chinandega, Estelí y Madriz. Todo ello continúa representando impactos positivos al contribuir a la estabilidad y justicia social especialmente de los grupos más vulnerables, como son los pequeños productores, mujeres y poblaciones indígenas. Por el lado institucional, también presenta impactos positivos con el fortalecimiento de las instituciones que brindan servicios de regularización catastral, legal y registral, agilizando los procesos y reduciendo los tiempos de transacción a los usuarios de los servicios y de seguir fortaleciendo la capacidad del MARENA.

El Proyecto tiene el firme propósito de cumplir con las regulaciones nacionales y con las políticas de salvaguardas del Banco Mundial que tienen incidencias. Durante su ejecución continuará fortaleciendo el elemento ambiental en sus diferentes componentes, al ser un eje transversal y de importancia para la misma estabilidad del proyecto.

Con el FA, el componente ambiental será reforzado en los diversos componentes, entre ellos la incorporacion de amenazas naturales en el barrido catastral, censo de tenencia en áreas protegidas, integración del componente ambiental en la campaña de sensibilización, la adición de un especialista en ambiente en la SE que garantice que los aspectos ambientales reciban la importancia en las actividades relevantes del proyecto, coadyuvará a que se fortalezca la visión ambiental institucional. Como cambio de conducta, a partir de este segundo semestre del 2009, el Gobierno está incidiendo indirectamente al haber incorporado una carta compromiso en materia ambiental, referente a acciones básicas de conservar y proteger el medio ambiente, con la entrega de los Títulos de Propiedad, estableciendo un impacto positivo, en los cuales podrán influir positivamente en cambios paulatinos de conducta, como un medio inductivo.

Para la ejecución de este proyecto, se requiere la realización de obras menores, que aunque no representan amenazas mayores al ambiente, deben considerarse medidas de control. A pesar que no representen mayores impactos negativos significativos, tales como corte de ramas, limpieza de senderos, etc. ,deberán realizarse considerando buenas prácticas de construcción, medidas de higiene y seguridad, cumplimiento a las regulaciones y normativas ambientales y técnicas, entre ellas manejo y disposición de desechos sólidos, líquidos y gases, Todas las actividades de obras menores, que podrán ser realizadas por personas naturales o jurídicas deberán estar consignadas en los contratos respectivos las obligaciones de cumplimiento, así como ser avaladas por el especialista socio ambiental de la SE y en caso necesario por las respectivas municipalidades en donde se realicen las obras. Esta gestión ante la municipalidad deberá ser realizada por el Proyecto, debiendo realizar la supervisión de cumplimiento para prevenir potenciales impactos negativos a través de listas de chequeos ambientales y de seguridad ocupacional correspondientes, que deberán ser realizadas por dicho especialista.

Para tal efecto se existe una normativa establecida por el MARENA, denominada Guía de actividades y especificaciones técnicas para la demarcación y rotulación de áreas protegidas, la cual establece las pautas y criterios a tomar en cuenta para la construcción de obras menores, a fin de prevenir y mitigar eventuales afectaciones al medio y ambiente y los recursos naturales de dichas áreas. En la sección de anexos se muestra esta guía.

La demarcación y consolidación de áreas protegidas continúa representando un impacto positivo fuerte, especialmente al acompañarse de una fuerte campaña de sensibilización, divulgación y educación desde una perspectiva integral, como está previsto realizarlo en este FA. MARENA como parte de la actividad de demarcación, establecerá dos convenios colaborativos para implementar acciones de manejo y conservación en al menos una de las dos áreas protegidas, de manera que se garantice la permanencia de los mojones, se eviten conflictos posteriores derivados de la falta de autoridad en el área; asimismo, continuará su labor de consecución de fondos para la implementación de los planes de manejo, como parte de sus responsabilidades institucionales. Como parte complementaria a realizarse en esta FA, es la realización de un censo de tenencia de la tierra a ser efectuado por la IP en coordinación con el MARENA, a fin de inferir la situación de la tenencia de la tierra en ellas. Esta información será un impacto positivo y de utilidad para el MARENA que incidirá en la determinación de de acciones posteriores en las implementaciones de planes de manejo.

Un aspecto importante a resaltar es que los potenciales impactos negativos identificados son manejables siempre y cuando se establezca una efectiva coordinación interinstitucional, socialización de los procesos y un apego al marco legal incluyendo a las salvaguardas del Banco Mundial y el convenio de crédito para la Fase de Ampliación considerando el cumplimiento del Plan de Manejo Ambiental.

Cabe destacar que si las acciones previstas a ser implementadas en el Proyecto, para los impactos identificados, serán un efecto negativo para la consecución de que el componente ambiental sea visualizado como eje transversal del proyecto, continuando el sesgo hacia áreas protegidas.

Plan de Manejo Ambiental

El plan de manejo ambiental establece las medidas que puedan ser necesarias para prevenir, mitigar, controlar, proteger o compensar los potenciales impactos ambientales que han sido identificados con la ejecución de esta fase del PRODEP. Este Plan de Manejo Ambiental, EMP, debe ser considerado como una guía para la planificación del manejo y monitoreo de las acciones del proyecto, tomando en cuenta que pueden ocurrir modificaciones en el desarrollo del Proyecto.

Un aspecto importante a resaltar es que los potenciales impactos negativos identificados son manejables siempre y cuando se establezca una efectiva coordinación interinstitucional, socialización de los procesos y un apego al marco legal incluyendo a las salvaguardas del Banco Mundial y el convenio de crédito para la Fase de Ampliación, considerando el cumplimiento del Plan de Manejo Ambiental.

a. Componente Ambiental:

Para garantizar cumplimiento, seguimiento y monitoreo de las medidas de mitigación dictadas y considerando también lo recomendado en el EMP y análisis Ambiental de la Fase I, que se consideren los dos siguientes aspectos:


  • Que el MARENA, además de la ejecución de las actividades propias de la demarcación de las áreas protegidas seleccionadas, tenga participación plena en los comités y mesas redondas del Proyecto, a fin de que pueda emitir criterios, ser parte en la toma de decisiones sobre los mecanismos de conservación y protección de los recursos en relación a la regularización, así como su incorporación entre los subcomponentes del Proyecto. De igual manera, que se reconsidere la participación plena del MARENA en el CIP y haya una real coordinación interinstitucional

  • La Incorporación de un especialista ambiental en la SE, que permita incidir, emitir criterios, ser parte en la toma de decisiones y coordinar las acciones, así como elaborar mecanismos de control referente a la conservación y protección de los recursos naturales, al medio ambiente en referencia con la ejecución de los distintos componentes del Proyecto y a lo largo del mismo. Se presentan las funciones y requisitos para su contratación.

b. Programa de Divulgación – Sensibilización

El EMP lo considera que deberá ser en todos los subcomponentes del proyecto y no solo estar circunscrito a áreas protegidas, por lo que deberá contemplar a los distintos subcomponentes y actores del Proyecto: A nivel institucional del PRODEP y a nivel de los beneficiarios.

c. Áreas Protegidas:


  • Realización de la valoración de las Áreas Protegidas a través de un censo de tenencia de la tierra a ser realizado por la IP en coordinación con el MARENA para inferir la situación de la tenencia de la tierra en cada una de ellas, especialmente que se encuentran humanizadas.

Esta información será de utilidad a MARENA para acciones posteriores en las implementaciones de planes de manejo. En ella deberá considerar la Política de Tierras en Áreas Protegidas.

  • Asegurar la implementación de la guía de buenas prácticas de construcción de obras menores de demarcación de las áreas protegidas, cuyas medidas serán incorporadas en el contrato de la Empresa seleccionada. Ver guía en Anexo 11.



  • Incidir a través del MARENA/PRODEP para que se establezca el comanejo, la administración o alguna figura similar en las áreas protegidas de manera que se garantice la permanencia de los mojones, se eviten conflictos posteriores derivados de los problemas legales de tenencia y la falta de autoridad en el área.

d. Regularización de la Propiedad:

Que en el mapeo para realizar el barrido catastral, INETER incorpore como parte de la información base, la vulnerabilidad y presencia de cobertura forestal existente en los territorios del Proyecto, en la cual categorice los mismos por limitaciones y/o riesgos, garantizando la seguridad de las personas y una regularización sistemática. En estas identificaciones de áreas, es importante considerar como información base el Informe “Análisis Agroforestal en el Área de Influencia del PRODEP” realizado por MARENA, estudios de SINAPRED, INETER, los planes de ordenamientos territoriales municipales y a las propias municipalidades, tal y como lo mandata la Ley 40, Ley de Municipios.

Indicadores de monitoreo y evaluación del Plan

Como indicadores para el monitoreo y evaluación se identificaron:



  • 2 áreas protegidas demarcadas (amojonadas y rotuladas) que propicien el manejo y regulación de las mismas.

  • 2 áreas protegidas georeferenciadas e incorporadas en el sistema nacional cartográfico de INETER.

  • 2 planes de comunicación, sensibilización y educación ambiental han sido diseñados e implementados en las AP demarcadas que coadyuven a la reducción de actividades de explotación irracional de los recursos naturales.

  • Un parque ecológico municipal ha sido declarado legalmente para mejorar los servicios ambientales de la zona de influencia del mismo

  • Dos convenios colaborativos han sido firmados para implementar acciones de manejo y conservación en al menos un área protegida.

  • 2 talleres comunitarios de sensibilización implementados para dar a conocer los beneficios de la demarcación en las dos áreas protegidas.

  • 2 talleres comunitarios de sensibilización implementados para dar a conocer los resultados de la demarcación en las dos áreas protegidas

Conclusiones y Recomendaciones

  • El FA es una continuidad de la Fase I del Proyecto en donde se incorpora a cinco municipios de León y tres municipios de Madriz, así como la conclusión de las actividades pendientes de regularización de los departamentos de Chinandega, Estelí y Madriz.

  • Los resultados esperados del FA, al continuar financiando actividades similares incluidas en la Fase I del proyecto, los impactos siguen siendo ampliamente positivos, pudiendo ocurrir, aunque con poca probabilidad, algunos impactos ambientales adversos menores e indirectos, debido a que las actividades físicas son a muy pequeña escala. De manera acorde, el proyecto continúa haciendo funcionar las políticas ambientales para esta fase FA, por lo que el Proyecto persiste en la Categoría B y continúa haciendo funcionar las políticas ambientales para esta fase FA las relacionadas a Evaluación Ambiental, Hábitats Naturales, Bosques, Recursos Culturales Físicos, Pueblos Indígenas, Reasentamientos Involuntarios.

No se activan las correspondientes a Manejo de Plagas, Seguridad de las Represas, Proyectos en Aguas Internacionales, Proyectos en Áreas Disputadas.

  • Aunque no ocurrirán reasentamientos por las actividades del FA, la política ambiental de Reasentamientos Involuntarios (OP/BP 4.12) es activada, por la posibilidad que algunos habitantes viviendo dentro o cerca de áreas protegidas sean afectados por las actividades de demarcación del FA del Proyecto. A fin de asegurar que los interesados afectados por el proyecto participen en el diseño de los componentes del proyecto, un marco del proceso de reasentamiento, RPF, ha sido preparado.

  • La valoración del análisis ambiental de la Fase I determina que el componente ambiental tuvo un sesgo hacia el componente de áreas protegidas que aunque tuvo un sobre cumplimiento de sus actividades propuestas, es importante que sea considerado en los diferentes subcomponentes del Proyecto, por tanto, en el FA se visiona el componente ambiental como eje transversal en toda el proyecto y más allá a la demarcación y consolidación de las áreas protegidas.

  • El Análisis Ambiental determina que el FA del proyecto continúa representando beneficios muy positivos desde la perspectiva social y ambiental, al ir paulatinamente, a través de un proceso de apropiación de los propietarios de los beneficios tangibles e intangibles de la conservación de los recursos naturales, tanto en las áreas protegidas como en sus propiedades.

  • El Proyecto tiene el firme propósito de cumplir con las regulaciones nacionales y con las políticas de salvaguardas del Banco Mundial que tienen incidencias. Durante su ejecución continuará fortaleciendo el elemento ambiental en sus diferentes componentes, al ser un eje transversal y de importancia para la misma estabilidad del proyecto.

  • Importantes lecciones han sido aprendidas durante la implementación del Proyecto y que se incorporan en el Plan de Manejo Ambiental; a su vez, en los documentos relevantes del proyecto, incluyendo la actualización del Manual de Operaciones. Asimismo, el staff del Proyecto posee conocimientos de la las políticas de salvaguardas del Banco, además de recibir entrenamiento durante la misión realizada por el Banco Mundial en el mes de agosto del presente año, 2009.

  • Para el FA se realizará la demarcación y consolidación de dos áreas protegidas: Telica – Rota y Tepesomoto – Pataste en el primer año del proyecto. La Fase de Ampliación no pretende la implementación de planes de manejo ya que fueron realizados en la Fase I.

  • Que el componente ambiental y el EMP sea coordinado y ejecutado a través del mismo PRODEP y por medio de la integración de un especialista ambiental en la SE. Que cuente con los recursos logísticos y técnicos que garanticen la ejecución del EMP y el cumplimiento a las salvaguardas del BM y la regulación nacional.

  • En materia social, también la Secretaría Ejecutiva incorporará la responsabilidad social a través de un especialista social para la implementación, seguimiento y monitoreo de las salvaguardas sociales. Ambos especialistas, el ambiental y el social, establecerán listas de chequeos ambientales y sociales respectivamente para todas las actividades pertinentes del proyecto y coordinación de actividades dentro de la estructura organizaciones vigentes, como es el uso de las Unidades Técnicas Operativas, UTO´s, entre otras. Serán responsables de supervisar todos componentes ambientales con actividades relevantes que puedan tener implicaciones ambientales. Asimismo, a través del EMP, el Proyecto asegurará que todos los componentes serán ejecutados en concordancia con las leyes sociales y ambientales y con las salvaguardas del Banco Mundial.

  • La titulación de tierras, además de tener como principal objetivo la resolución de demandas de tenencia de la tierra, incorporará durante el barrido catastral, la identificación de áreas, por ejemplo, zonas vulnerables o de restauración forestal, en la cual categorice las mismas por limitaciones y/o riesgos, garantizando así la seguridad de las personas y una regularización sistémica. En estas identificaciones de áreas, es importante la consideración de los planes de ordenamientos territoriales municipales y a las propias municipalidades, tal y como lo mandata la Ley 40, Ley de Municipios.

  • Es muy importante en la ejecución del FA, los mecanismos efectivos de coordinación, muy especialmente con INETER, IP, PGR, MARENA y municipalidades involucradas en el proyecto a fin de articular esfuerzos en los procesos de levantamiento de información necesaria y la incorporación del componente ambiental para acciones mismas de la regularización.

  • Considerando las actuaciones en la Fase I, se determina que es importante realizar una valoración de las Áreas Protegidas a través de un censo de tenencia de la tierra a ser realizado por la IP / PGR en coordinación con el MARENA para inferir la situación de la tenencia de la tierra en cada una de ellas, especialmente aquellas que se encuentran humanizadas. Esta información será de utilidad a MARENA para acciones posteriores en las implementaciones de planes de manejo. En ella deberá considerar la Política de Tierras en Áreas Protegidas.

  • La ejecución del proyecto requiere la realización de obras menores, que aunque no representan amenazas mayores al ambiente, deben considerarse medidas de control tales como buenas prácticas de construcción, medidas de higiene y seguridad, cumplimiento a las regulaciones y normativas ambientales y técnicas, entre ellas manejo y disposición de desechos sólidos, líquidos y gases. Todas las actividades de obras menores, que podrán ser realizadas por personas naturales o jurídicas deberán estar consignadas en los contratos respectivos las obligaciones de cumplimiento, así como ser avaladas por el especialista ambiental de la SE y en caso necesario por las respectivas municipalidades en donde se realicen las obras. Estas obras además deberán cumplir con las normas y criterios constructivos establecidos en la guía de seguridad ocupacional y mitigación de impactos ambientales adoptada por el BM.

  • La demarcación y consolidación de áreas protegidas continúa representando un impacto positivo fuerte, especialmente al acompañarse de una fuerte campaña de sensibilización, divulgación y educación desde una perspectiva integral, como está previsto realizarlo en este FA.

  • El Plan de Manejo Ambiental se ha establecido a partir del análisis ambiental y EMP efectuado al Proyecto en la Fase I, tomando como punto de partida la descripción de los componentes del proyecto, las características de las áreas, los insumos de los talleres de consulta realizados en los distintos departamento pilotos del Proyecto, así como la identificación de los posibles impactos ambientales del proyecto que se presentan.

  • El MARENA, además de la ejecución de las actividades propias de la demarcación de las áreas protegidas seleccionadas, debe tener participación plena en los comités y mesas redondas del Proyecto, a fin de que pueda emitir criterios, ser parte en la toma de decisiones sobre los mecanismos de conservación y protección de los recursos en relación a la regularización, así como su incorporación entre los subcomponentes del Proyecto. De igual manera, que se reconsidere la participación plena del MARENA en el CIP y haya una real coordinación interinstitucional

  • El programa de divulgación – sensibilización ambiental se considera que deberá ser en todos los subcomponentes del proyecto y no solo deberá estar circunscrito a áreas protegidas, por lo que deberá contemplar a los distintos subcomponentes y actores del Proyecto: A nivel institucional del PRODEP y a nivel de los beneficiarios a fin de que el componente ambiental sea parte intrínseca del Proyecto.

  • Los potenciales impactos negativos identificados son manejables siempre y cuando se establezca una efectiva coordinación interinstitucional, socialización de los procesos y un apego al marco legal incluyendo a las salvaguardas del Banco Mundial y el convenio de crédito para la segunda Fase, considerando el cumplimiento del Plan de Manejo Ambiental.



TABLA DE CONTENIDO


I.ANTECEDENTES 17

II.OBJETIVOS DEL ANALISIS AMBIENTAL 18

A.Objetivos Específicos 18



III.REVISION DEL ANALISIS AMBIENTAL DE LA FASE I DEL PRODEP 19

A.Análisis Ambiental y Comportamiento en Fase I 20

B. Sistema de Monitoreo y Evaluación de Impacto, SMEI 27

C.Lecciones Aprendidas 29



IV.DESCRIPCION DEL PROYECTO 33

A.Nombre del Proyecto: 33

B.Resumen del Financiamiento Adicional del Programa de Ordenamiento de la Propiedad 33

1. Nuevas Actividades en: 34



V.MARCO DE REFERENCIA 37

A.Metodología 37

B.Área Geográfica de Influencia del Proyecto 38

C.Análisis del Marco Legal Ambiental 38

POLÍTICA DE SALVAGUARDA 43

D.Instituciones Ejecutoras 49

E.Áreas Sensibles 53

F.Censos de Tenencia de la Tierra en Áreas Protegidas 54

G.Planes de Manejo de Áreas Protegidas 54

H.Afectaciones Contenidas en el Convenio de Crédito 58



VI.IDENTIFICACION Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS 59

A continuación se realiza el análisis de impactos por subcomponente del Programa: 60

Política de Tierras en Areas Protegidas 60

60



El marco de política de tierras ha sido aprobada. La política de tierras en áreas protegidas fue formulada a través de un proceso amplio de participación en la Fase I y el borrador está sueto a la aprobación oficial por parte del Ejecutivo. La aprobación de la política de tierras en áreas protegidas, incide en el cumplmiento de su divulgación y representa un impacto positivo fuerte y de larga duración, que permitirá contribuir a la estabilidad en zonas protegidas al orientar el actuar armónico para la proteccion, conservacion y desarrollo de las mismas. Este componente puede generar impactos con carácter de reversibilidad en el ambiente, al establecer lineamientos que conlleven a establecer sistemas de administración en tierras protegidas, ecosistemas frágiles y tenencias en zonas de amortiguamiento y fuera de ellas, así como en territorios indígenas, integrando el componente ambiental para propiciar el desarrollo sostenible, pudiendo ser a través de campañas de sensibilización y de educación tanto a nivel de los beneficiarios como de los actores del Proyecto. Con esta integración, los efectos pueden ser de larga duración. 60

A.Descentralización y Fortalecimiento Institucional 60



La descentralización y fortalecimiento de las capacidades para el manejo de los derechos de la propiedad, continúa representando un impacto positivo fuerte que va más allá de la duración del proyecto, al fortalecer las capacidades, habiendo una transferencia tecnológica, acceso a la información acompañada de una descentralización de las instituciones. Con el FA, en donde el componente ambiental será reforzado en los diversos componentes, entre ellos la incorporacion de amenazas naturales en el barrido catastral, censo de tenencia en áreas protegidas, integración del componente ambiental en la campaña de sensibilización, la adición de un especialista en ambiente en la SE que garantice que los aspectos ambientales reciban la importancia en las actividades relevantes del proyecto, coadyuvará a que se fortalezca la visión ambiental institucional. 60

B.Servicios de Regularización y Titulación 60

C.Demarcación y Consolidación de Áreas Protegidas 61

D.Sistema de Información 63

E.Evaluación del Proyecto sin Medidas 63

VII.PLAN DE MANEJO AMBIENTAL 69

A.Objetivos del Plan de Manejo 69

B.Programa de Medidas de Mitigación 69

C.Listado de Indicadores para Monitoreo y Evaluación 73

D.Arreglos Institucionales para la Implementación del EMP 73

VIII.CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 79

IX.BIBLIOGRAFIA 82

X.SIGLAS UTILIZADAS 85

XI.ANEXOS 87

2.Nombre completo del individuo: Rosario del Socorro Sáenz Ruiz 179

MARENA: GUIA SEGURIDAD OCUPACIONAL Y MITIGACIÓN DE IMPACTOS AMBIENTALES EN LA DEMARCACIÓN DE ÁREAS PROTEGIDAS 180

GUÍA PARA EL ANÁLISIS AMBIENTAL DE PEQUEÑAS OBRAS DE CONSTRUCCIÓN 192

CRITERIOS PARA EL MANEJO AMBIENTAL EN OBRAS DE CONSTRUCCIÓN 198


Anexo No. 1: Descripción General de los Departamentos Pilotos del PRODEP
Anexo No.2: Análisis del Marco Legal Ambiental para la Formulación del Financiamiento Adicional del Proyecto Ordenamiento de la Propiedad
Anexo No. 3: Análisis Agroforestal en los Departamentos Pilotos del PRODEP
Anexo No. 4: Mapeo de Zonas de Riesgos Departamentos Pilotos
Anexo No. 5: Índices de Calor en Nicaragua y Conformación de Brigadas Voluntarias Contra Incendio
Anexo No.6: Censos de poblaciones en Áreas Protegidas Reserva Natural Volcán Cosigüina y Monumento Nacional “Cañón de Somoto”,
Anexo No.7: Mapa Base Área Protegida y Zona de Amortiguamiento Reserva Natural Complejo Volcánico Telica - Rota
Anexo No.8: Mapa Base Área Protegida y Zona de Amortiguamiento Reserva Natural Serranías Tepesomoto - La Pataste
Anexo No. 9: Talleres de Consultas en Departamentos Pilotos
Anexo No. 10: Currículo Vitae
Anexo No. 11: MARENA: Guía de Seguridad Ocupacional y de Mitigación de Impactos Ambientales en la demarcación de áreas protegidas en Nicaragua
Anexo No.12: Ley de protección al patrimonio cultural de la Nación

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal