Anti-epilépticos y Anti-convulsivantes



Descargar 56.84 Kb.
Fecha de conversión18.09.2018
Tamaño56.84 Kb.

Anti-epilépticos y Anti-convulsivantes







Sebastián Ortiz S.

John Paredes C.

Sandra Zárate E.


Nicole Zúñiga P.




22/10/2015




Índice
Introducción 3
Antiepilépticos y anticonvulsivantes 4

Mecanismos de acción 5

Farmacocinética de antiepilépticos y anticonvulsivantes 6
Descripción de fármacos antiepilépticos y anticonvulsivantes 7-9

Antiepilépticos nuevos y otros antiepilépticos 10


Conclusión 11

Introducción
La epilepsia se describe según la OMS como un "trastorno cerebral crónico de varias etiologías" caracterizadas por convulsiones recurrentes debido a una excesiva descarga del sistema nervioso central, provocando contracción muscular involuntaria de los músculos esqueléticos y faciales, puede ser localizada o generalizada, tónica, clónica o tónica-clónica.

Las convulsiones son síntomas que no necesariamente pueden estar asociados al diagnostico de epilepsia, pueden responder a múltiples patologías, no necesariamente a una situación de epilepsia, entre ellas las más recurrentes son las convulsiones febriles y las derivadas de un daño cerebral como es un TEC.

El objetivo de la farmacoterapia antiepiléptica y anticonvulsiva es suprimir la actividad neuronal lo suficiente como para prevenir la hiperactividad. Estas sustancias no modifican el curso de la enfermedad, sino que tratan los síntomas para mejorar la calidad de vida del paciente y disminuir las posibilidades de que aparezcan daños secundarios a la crisis. Al mismo tiempo se trata de conseguir que el tratamiento infiera lo menos posible en la vida diaria de las personas (efectos secundarios), de manera que ésta pueda seguir con su vida habitual de la mejor manera posible.

Anti-Epilépticos y Anti-Convulsivantes
Son fármacos utilizados en las crisis epilépticas, estas son un episodio de la actividad cerebral anómala, que puede manifestarse como alteración del estado de conciencia, trastornos de la vista o el oído, sensaciones extrañas, contracciones musculares involuntarias de los músculos esqueléticos y faciales, de forma generalizada o localizada, tónica, clónica o tónico-clónico, secundaria a una descarga neuronal excesiva. Por lo general, reducen la actividad eléctrica anormal del cerebro y aumentan la cantidad de sustancias químicas naturales (neurotransmisores)

Se pueden clasificar en:



Primera generación

Fenobarbital, Fenitoína, Etosuximida y Primidona



Segunda generación

Carbamazepina, Valproato y Benzodiazepinas



Tercera generación

Felbamato, Gabapentina, Lamotrigina, Vigabatrina



Otros

Acetazolamida, Fosfonitoína


Los fármacos de segunda generación como por ejemplo la Carbamazepina y el Valproato han ido sustituyendo a los de primera generación ya que tienen una eficacia similar, mejor tolerabilidad y mejor perfil farmacocinético. En cuanto a las Benzodiazepinas su uso crónico está limitado por sus efectos secundarios y por el desarrollo de tolerancia.

Los antiepilépticos de tercera generación se caracterizan por una buena tolerabilidad (aunque algunos dan lugar a reacciones idiosincrásicas indeseables) ya que tienen menos interacciones entre sí y con otros fármacos que los de primera generación, y algunos de ellos son eficaces frente a epilepsias resistentes a los clásicos. Se utilizan principalmente como fármacos coadyuvantes en casos resistentes.



Mecanismos de acción
Los mecanismos precisos y exactos de acción de estos fármacos no se conocen en su totalidad. Se conocen dos grandes mecanismos a través de los cuales estos medicamentos suprimen el exceso de actividad eléctrica neuronal. Es decir, estos mecanismos de acción estabilizan la membrana neuronal e impiden su excitación.
Acción sobre los neurotransmisores

I.- Potenciación de la acción del GABA: el GABA es un neurotransmisor cerebral que inhibe la acción neuronal. Está relacionado con la entrada de iones de Cl en la neurona, que impiden que ésta pueda ser estimulada. Algunos ejemplos son las benzodiacepinas, los barbitúricos o la vigabatrina

II.- Bloqueo de receptores de aminoácidos excitantes: por ejemplo la lamotrigina
Acción sobre canales iónicos

Inhibición de los canales iónicos que intervienen en la excitabilidad neuronal: la inactivación o la modulación de estos canales provoca la supresión o disminución de la actividad neuronal



I.- Bloqueo canales del Na+: carbamacepina, valproato

II.- Bloqueo canales de Ca+: etosuximida

III.- Modulación de canales del K+: mecanismo de reciente descubrimiento

Farmacocinética de Antiepilépticos
Todos estos fármacos se metabolizan por vía hepática, salvo la vigabatrina, la gabapentina y el levitracetam que se eliminan por vía renal

La vida media de la mayor parte estos fármacos es larga por lo que periten una posología sencilla (una sola toma al día). Esta particularidad facilita los tratamientos a largo plazo. Hay tres excepciones en los que la vida media es de 7 horas, por lo que son necesarias 3 tomas al día: acido valproico, gabapentina y vigabatrina

Algunos fármacos antiepilépticos son de margen terapéutico estrecho: carbamazepina, fenitoína y acido valproico. En estos casos, puede haber problemas de eficacia (aparición de crisis en paciente previamente controlado) o de tolerabilidad (aparición de efectos secundarios). Estos problemas pueden estar asociados al cambio de fármaco para utilizar un genérico o bien asociados a la variabilidad intra-individual en la respuesta al fármaco

Descripción de fármacos anticonvulsivantes y antiepilépticos
carbamazepina

La carbamazepina se utiliza como antiepiléptico, como analgésico y como antimaníaco. Es eficaz frente a las convulsiones tónico-clónicas generalizadas y crisis parciales, pero no frente a ausencias típicas, mioclonías y convulsiones febriles. En algunos pacientes puede empeorar las ausencias y las mioclonías.



Características farmacocinéticas

Su absorción oral es lenta e incompleta, especialmente a dosis altas, por lo que debe aumentarse el número de tomas o utilizar preparados de liberación sostenida para reducir la fluctuación de los niveles séricos. Se une el 75 % a la albúmina; su concentración cerebral es similar a la plasmática. Se elimina casi exclusivamente por metabolización microsómica hepática (> 95 %)



Reacciones adversas

En general es bien tolerada. Al comienzo del tratamiento puede producir algunas molestias (náuseas, cefaleas, mareo, somnolencia, diplopía e incoordinación), que son menos frecuentes cuando se instaura el tratamiento gradualmente y que suelen desaparecer con el tiempo.


Valproato

El ácido valproico o dipropilacético se halla estructuralmente relacionado con el GABA. Se utiliza habitualmente como sal sódica (valproato sódico), pero puede utilizarse también como ácido (ácido valproico).



Acciones farmacológicas

El valproato se utiliza como antiepiléptico, como analgésico y como antimaníaco.

Es igual de eficaz que el fenobarbital, fenitoína y carbamazepina frente a convulsiones tónico-clónicas generalizadas y crisis parciales, es tan eficaz como la etosuximida frente a ausencias y es el más eficaz de los antiepilépticos clásicos frente a mioclonías.

Eficaz en la profilaxis de las convulsiones febriles.



Características farmacocinéticas

Su absorción oral es rápida y completa; en los preparados con cubierta entérica, el comienzo de la absorción se retrasa 2 horas cuando se administra en ayunas y de 4 a 8 horas cuando se administra con alimentos.

Su concentración en cerebro, LCR y leche son más bajas que en plasma (10-25 %), mientras que en cordón umbilical son más altas (100-300 %).

Reacciones adversas

En general es bien tolerado.

Al comienzo del tratamiento puede producir trastornos gastrointestinales (dispepsia, náuseas, vómitos, anorexia,

diarrea y estreñimiento), por lo que es conveniente instaurarlo de forma gradual.

Otras reacciones adversas más frecuentes son el aumento de peso, alopecia, temblor, agitación y sedación.


Fenitoína

La fenitoína fue el primer antiepiléptico que, careciendo de efectos sedantes, poseía una intensa acción frente a las convulsiones provocadas por electroshock máximo que se acompañó de una intensa acción frente a convulsiones tónico-clónicas generalizadas y frente a crisis parciales.



Acciones farmacológicas

Su espectro antiepiléptico es similar al de la carbamazepina y más limitado que el del valproato: es eficaz frente a convulsiones tónico-clónicas generalizadas y frente a crisis parciales, y no lo es frente a ausencias, mioclonías, ni convulsiones febriles



Características farmacocinéticas

Su absorción oral es completa (> 95 %), pero lenta (máx. = 3-12 horas que puede llegar a 30 horas cuando se administran dosis altas). Los alimentos aumentan la absorción de la fenitoína, mientras que la nutrición enteral puede reducirlos. Se une el 90 % a la albúmina, Se elimina casi totalmente por hidroxilación en el microsoma hepático (> 95 %).



Reacciones adversas

Aunque mejor tolerado al comienzo del tratamiento que la carbamazepina o el valproato, es más frecuente que produzca efectos secundarios en tratamientos crónicos que con frecuencia pasan inadvertidos, son dosis-dependientes suelen observarse con niveles por encima de 20 mg/l y de menor a mayor intensidad son: nistagmo sin diplopía, disartria y alteraciones moderadas de la coordinación, ataxia, visión borrosa y diplopía, náuseas, vómitos, somnolencia, alteraciones mentales, imposibilidad de deambulación.


fenobarbital

Es un barbitúrico de acción prolongada utilizado en la actualidad de forma casi exclusiva por su actividad anticonvulsiva.



Acciones farmacológicas

Como barbitúrico, el fenobarbital posee actividad sedante, hipnótica y anestésica, pero con la peculiaridad de que su actividad antiepiléptica se acompaña de un grado clínicamente tolerable de sedación o de sueño, a diferencia de otros barbitúricos.

Es eficaz frente a convulsiones tónico-clónicas generalizadas y frente a crisis parciales, convulsiones febriles y en algunos casos de mioclonías, y no lo es frente a ausencias típicas.

Farmacocinética

Su absorción oral es buena.

Hay preparados intravenosos que se utilizan en el tratamiento de las convulsiones neonatales y del estado de mal convulsivo, que pueden administrarse también por vía intramuscular o rectal, pero la lentitud de su absorción (2- 3 horas) los convierte en inadecuados para casos urgentes.

Reacciones adversas

Cuando se instaura bruscamente el tratamiento, puede aparecer somnolencia inicial.

A dosis altas afecta el SNC y produce torpeza, sedación, somnolencia, incapacidad para concentrarse o para atender, que en el caso de los niños produce un pobre rendimiento escolar y en el adulto puede repercutir en su vida profesional; también puede producir hiperexcitabilidad y depresión; dosis muy altas ocasionan sedación intensa y ataxia.
Etosuximida

Acciones farmacológicas

Es eficaz frente a ausencias típicas y algunas mioclonías, pero no frente a las convulsiones tónico-clónicas generalizadas y crisis parciales. Su eficacia en ausencias atípicas es mucho menor.



Farmacocinética

Su absorción oral es rápida y completa. No se une a proteínas y su concentración en cerebro, LCR, saliva y leche es similar a la del plasma. Se elimina lentamente (t1/2 = 60 horas), principalmente por el hígado (80 %). gradualmente.

Las reacciones adversas que se observan con más frecuencia con niveles altos son las alteraciones gastrointestinales (dispepsia, anorexia, náuseas, vómitos e hipo) y la somnolencia.
Benzodiacepinas

En el estado de mal epiléptico, el más utilizado es el diazepam, pero está siendo sustituido por el lorazepam, ya que actúa con tanta rapidez como aquél, pero su acción es mucho más prolongada.

Como antiepilépticos de uso crónico, los más utilizados son el clonazepam y el clobazam.

Acciones farmacológicas.

Son eficaces frente a convulsiones tónico-clónicas generalizadas y frente a crisis parciales, y también frente a ausencias y mioclonías, pero su eficacia a largo plazo es limitada por el desarrollo de tolerancia



Reacciones adversas.

El diazepam intravenoso no suele producir depresión respiratoria, salvo cuando se ha administrado previamente fenobarbital u otros depresores del SNC. Los efectos secundarios más frecuentes de las benzodiazepinas son somnolencia, letargia y cansancio inicial que se evitan instaurando el tratamiento con dosis bajas.

La principal indicación de las benzodiazepinas es el tratamiento agudo de un estado de mal epiléptico, crisis prolongadas, epilepsia alcohólica, convulsiones neonatales y prevención de las convulsiones febriles.

En el tratamiento crónico de la epilepsia, el clonazepam y el clobazam se utilizan como coadyuvantes de otros fármacos (con frecuencia, el valproato) en el tratamiento de las epilepsias generalizadas idiopáticas con mioclonías y ausencias, el síndrome de West y el síndrome de Lennox-Gastaut



Antiepilépticos nuevos
Los antiepilépticos nuevos se han desarrollado de una forma menos empírica y basada más en el intento de modificar el tono de los neurotransmisores especialmente implicados en la epilepsia, es decir, facilitar el tono GABAérgico o reducir el tono glutamatérgico

Se caracterizan por su eficacia en las epilepsias parciales resistentes a otros tratamientos, pero algunos son eficaces en epilepsias difíciles de tratar como el síndrome de Lennox-Gastaut o el síndrome de West.

No se ha establecido su papel como primera opción de tratamiento y su principal indicación es como coadyuvantes de los antiepilépticos de segunda generación (carbamazepina y valproato) en los casos resistentes, en lugar de los antiepilépticos de primera generación (fenobarbital y fenitoína) que tienen más interacciones y son peor tolerados.
Otros antiepilépticos
Acetazolamida: Es un inhibidor de la anhidrasa carbónica que tiene efectos diuréticos. Su eficacia antiepiléptica es moderada y es frecuente que se desarrolle tolerancia, por lo que se utiliza como coadyuvante de otros tratamientos frente a mioclonías y ausencias.

Tanto la ACTH como los corticoides producen numerosos efectos secundarios, por lo que sólo debe recurrirse a ellos tras el fracaso de otras posibilidades de tratamiento y en tratamientos de corta duración.



Estiripentol: Es un etilén-alcohol que no está relacionado estructuralmente con ningún otro antiepiléptico. Su espectro parece amplio ya que incluye crisis tónico-clónicas generalizadas, parciales, ausencias y mioclonías.

Tiagabina: Es eficaz frente a crisis tónico-clónicas generalizadas y frente a crisis parciales.

Fosfenitoína: Su espectro, mecanismo de acción, características farmacocinéticas, toxicidad e interacciones corresponden a las de la fenitoína.



Oxcarbazepina: Tiene un espectro similar al de la carbamazepina.

Conclusión



Bibliografía


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal