AÑo liturgico c lee con San Agustín el capítulo 13 de la Carta a los Romanos, versículos del 11 al 14, para despertar de tu sueño



Descargar 425.79 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión09.02.2017
Tamaño425.79 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
AÑO LITURGICO C

d:\documentos\trabajo don miguel\imagenes\pantocrator maiestas domini.jpg

Lee con San Agustín el capítulo 13 de la Carta a los Romanos, versículos del 11 al 14, para despertar de tu sueño, vivir el pleno día de la luz y representar tu papel en el gran teatro del mundo para identificarte con Cristo en la oración y en tu actuación cristiana. Este sencillo libro puede ayudarte, siguiendo el año litúrgico

ÍNDICE

I.- CICLO DE NAVIDAD

Adviento

Domingo 1. Llega el Señor con poder y gloria………..1

Domingo 2. Juan Bautista en el Jordán………………….5

Domingo 3. Qué hacer para estar alegres……………..9

Domingo 4. El camino que llega a Belén………………12

Inmaculada……………………………………………………….238

Tiempo de Navidad

Misa de media noche. Ha nacido nuestro Salvador……………………………………………………….…….……….17

Misa de la Aurora. A Belén pastores……………………21

Misa del día. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros………………………………..…………………………….24

Sagrada Familia. Familia que reza unida permanece unida……………………………………………………….………….27

Maternidad Divina. Dios envía a su Hijo nacido de una mujer………………………………………………….………..31

Domingo II de Navidad. Vino a los suyos y los suyos no lo reconocieron………………………………………...…….35

Epifanía

Fiesta de los Reyes Magos. Fiesta de la universalidad del cristianismo………………………………..…..………38

Bautismo de Jesús. El que crea y se bautice se salvará……………………………………………………………..……..43
II.- CICLO DE PASCUA

Cuaresma

Domingo I. Convertíos y creed el Evangelio…….…..47

Domingo II. Este es mi Hijo, ¡escuchadlo!..............51

Domingo III. Si quieres ser feliz cumple los mandamientos……………………………………………………….…….55

Domingo IV. Dios amó al mundo hasta dar su vida………………………………………………………………………59

Domingo V. El miserere, retrato de un Dios misericordioso……………………………………………………………..63

Fiesta de San José…………………………….…….…………243

Semana Santa y Triduo Pascual

Domingo de Ramos. Hosanna. Bendito el que viene en el nombre del Señor………………………………………..69

Jueves Santo. Día de la Eucaristía y del amor fraterno…………………………………………………………………..73

Viernes Santo. Por la Cruz a la luz……………………….77

Vigilia Pascual……………………………………………………..81
Tiempo Pascual

Resurrección. Cristo ha muerto y ha resucitado. Convertíos……………………………………………….…..…..…89

Domingo II. Misericordia……………………….…………...93

Domingo III. Perdón de los pecados…….………………96

Domingo IV. Dad gracias al Señor……………………….99

Domingo V. Alegoría de la vid……………………………103

Domingo VI. Concilio de Jerusalén y Vaticano II…107

Ascensión. No nos quedemos mirando solo al cielo…………………………………………………………………..…111

III.- TIEMPO ORDINARIO Y SOLEMNIDADES

Tiempo ordinario

Domingo II. Cumplid la voluntad de Dios…………..115

Domingo III. Conversión…………………………………...119

Domingo IV. Escuchad la voz del Señor……………..122

Domingo V. La evangelización: DNI del cristiano.126

Domingo VI. Podemos cansarnos de pecar, pero Dios nunca se cansará de perdonar……………………130

Domingo VII. Creer es comprometerse………………134

Domingo VIII. Ecclesia Semper reformanda…….…139

Domingo IX. El domingo día del Señor……………….143

Domingo X. Pecado contra el Espíritu Santo………147

Domingo XI. De una Iglesia de cristiandad a una Iglesia misionera……………………………………………….150

Domingo XII. ¡Sálvanos, Señor, que perecemos!..153

Domingo XIII. La oración, debilidad de Dios y omnipotencia del hombre……………………….………………...156

Domingo XIV. Pastoral de alejados…………………...160

Domingo XV. Experiencia misionera de los 12……164

Domingo XVI. Salmo 22 y sacramentos de iniciación cristiana…………………………………….………………………168

Domingo XVII. Con los pobres y en contra de la pobreza………………………………………………………………….....173

Domingo XVIII. Hambre de Eucaristía…………….…177

Domingo XIX. Eficacia y necesidad de la comunión…………………………………………………………………..180

Domingo XX. Tomad y comed que esto es mi cuerpo…………………………………………………….……………….184

Domingo XXI. El Padre Pío y sus grupos de oración………………………………………….……………………….187

Domingo XXII. Interrogantes sobre la vida pastoral………………………………………………………………..…..190

Domingo XXIII. Sordo quien no oye la Palabra y mudo quien no la divulga……………………………………….195

Domingo XXIV. Enséñame tu fe sin obras y yo te probaré mi fe por las obras…………………………….….198

Domingo XXV. La paz, fruto de la justicia……….…201

Domingo XXVI. ¡Ojalá que todo el Pueblo de Dios fuera profeta!.......................................................205

Domingo XXVII. La parábola del sembrador aplicada a la familia…………………………………………….…….210

Domingo XXVIII. Medios para ganar la vida eterna…………………………………………………………….………215

Domingo XXIX. Servir es mejor que ser servido….220

Domingo XXX. Temo que Jesús pase de largo…...223

Domingo XXXI. Ama a Dios y al prójimo con toda tu alma…………………………………………….…………………..226

Domingo XXXII. Ama y haz lo que quieras…….…..230

Domingo XXXIII. En nuestra sociedad no progresa el bienestar sino la injusticia………………………….………234
Solemnidades

Inmaculada. Tota pulchra es María…………………..238

San José. Abogado de la buena muerte y protector de la vida vocacional………………………………………...243



Pentecostés. Ven, Espíritu Santo……………………….245

Santísima Trinidad. Dios Uno y Trino…………………249

Corpus Christi. Este es mi cuerpo…Esta es mi sangre…………………………………………………………………….253

Sagrado Corazón de Jesús. He aquí el corazón que tanto ama a los hombres…………………………………..256

San Pedro y San Pablo. El primer Papa y el apóstol de los gentiles……………………………………………………258

Santiago. Camino de encuentro con lo divino y lo humano………………………………………………………………..261

Asunción. Comienza el tiempo de la Iglesia……….264

Todos los Santos. Vocación a la santidad……….…267

Fieles difuntos. Nacemos para morir y morimos para vivir………………………………………………………………270

Cristo Rey. El militante de Cristo, o vence o muere pero no claudica……………………………………………………..274
I.- CICLO DE NAVIDAD

A) Adviento
Domingo 1 Adviento

Textos bíblicos



Jeremías 33.14-16

Llegarán días en que se cumplan las promesas hechas a Israel y a Judá. Un vástago de David hará justicia y se llamará “El Señor es nuestra justicia”.

Salmo 24

El salmista se enfrenta con un conflicto social de injusticias, retratando el rostro de Dios justo. Podríamos aplicarle la leyenda del Padre que premió al hijo menor por perdonar a su enemigo, mientras los otros presentan como hazaña el matar a los que sembraban pánico en el territorio.

1 Tesalonicenses 3, 12-42

El Señor colma de amor a los que viven santamente, por su vida de servicio al hermano.

Lucas 21, 25-26. 34-36

Cuando veáis que el sol y los astros siembran angustia y miedo, veréis como llega el Hijo del Hombre con gran poder y gloria; se acerca vuestra liberación; no os dejéis llevar del vicio y estad dispuestos a manteneos limpios.

Sugerencias



Muéstranos, Señor, tus caminos como timón de nuestras vidas, que nos libere de los falsos dioses como dinero, poder, sexo, consumismo, etc., para que siguiendo la pedagogía del Adviento tomemos la antorcha olímpica de la Navidad y Pascua.

El Cardenal Mercier aconsejó a un joven interesado por la mejor obra de Jesucristo. Le respondió que el mejor libro escrito sobre Jesús se llama Evangelio de San Lucas, médico converso al cristianismo que en Antioquía escribió esta obra: en el prólogo pone la confesión de la maternidad divina y la bienaventuranza de la fe en labios de Isabel, y continúa con el contenido de su homilía programática en Nazaret, deleintándonos con las parábolas de la misericordia: “Hijo Pródigo” y “Buen Samaritano”, preparándonos a participar en el Vía-Crucis de la historia y enseñándonos a cantar el “Aleluya” a los que fuimos bautizados y vivimos según el regalo de la fe.

Con el salmo 24 respondemos a la primera lectura con la realidad del triunfo de la misericordia sobre todo pecado que completa Jeremías con la defensa de la justicia. San Pablo recuerda a los Tesalonicenses que pasa muy cerca de nosotros el Rey, presente en el Sagrario y que por la confesión nos limpia de todo pecado. ¡Que desgraciado soy! Hoy sería el más rico del mundo si hubiera descubierto que por los sacramentos Dios nos hace felices.

Reflexión personal

¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Domingo 2 Adviento

Textos bíblicos



Baruc 5,1-9

Jerusalén, despierta de tu luto y viste tus galas de gloria, justicia y paz. Contempla a tus hijos gozosos porque Dios te baña de misericordia.

Salmo 125

El desierto se convierte en un oasis como cantan junto al río Québar los desterrados. Oímos a la madre Ángela preguntando al obrero que todas las mañanas entraba en la Iglesia para decirle al Señor: “Jesús, aquí está Juan”, hasta el día que murió de accidente y se oye: “Juan aquí está Jesús”.

Nunca olvidemos al Padre Llorente, apóstol de Alaska que cambió el país de las nieves y despertó la vocación misionera en miles de jóvenes gracias a sus crónicas. Que real es el epitafio de su tumba: “En vida y en muerte con aquellos que amo”.

Filipenses 1, 4-6. 8-11

Siempre rezo por vosotros con gran alegría, porque habéis sido colaboradores en mi acción misionera, y ésta es mi oración: “Que nuestra comunidad siga creciendo más y más en amor a Cristo para que os presentéis ante él cargados de frutos de justicia”.

Lucas 3, 1-6

En el año XV del reinado de Tiberio, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, Herodes virrey de Galilea y Anás y Caifás sumos sacerdotes, vino la palabra de Dios sobre Juan Bautista, predicando y bautizando en el Jordán para que todos pudieran ver a Dios.

Sugerencias

Una simple relectura de los textos litúrgicos nos servirá para encontrar la paz que buscamos; el salmista canta el gozo de la salvación, el profeta nos descubrirá nuestro retorno a la vida por los senderos de la misericordia y justicia, San Pablo nos insistirá como a los Filipenses que crezcamos más y más en el amor como signo de nuestro radical cambio, y San Lucas nos dará como consigna para encontrarnos con Cristo “la vigilancia y la oración “

Lucas presenta al Bautista como profeta que interpreta la historia desde la perspectiva de Dios, rompiendo con los Esenios de Qumrán, retirándose al desierto para prepararse con el ayuno y oración, para ayudar su pueblo a encontrarse con Dios. Parece que está haciendo una catequesis del capítulo 40 de la profecía del segundo Isaías.

A la pregunta sincera de sus oyentes ¿qué tenemos que hacer? Se deja de teorías y va a lo esencial: “caridad y justicia”, aplicadas a cada persona y a cada grupo social: quien tenga dos túnicas que dé una y que el soldado no abuse de su autoridad. El grano de trigo tiene que morir para dar fruto. El creyente ha venido a este mundo no para que le sirvan sino para servir, porque el que te creó sin ti, no te salvará a ti sin ti.

Venzamos rutinas y potenciemos lo bueno que Dios ha puesto en nuestro camino, aprendiendo de tantas “Asia-Bibis” condenada a muerte por ser cristiana.

Reflexión personal

¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Domingo 3 Adviento

Textos bíblicos



Sofonías 3,14-18 a

Regocíjate, hija de Sión, alégrate Jerusalén, que el Señor, tu Dios, te salva y se complace en ti.

Salmo: Isaías 12

¿Tienes sed de Dios? No deposites el agua en cisternas agrietadas; acércate a la fuente de aguas limpias, Cristo, que por los profetas, apóstoles y evangelistas llega hasta nosotros.

Filipenses 4, 4-7

Estad siempre alegres en el Señor, que con su paz custodia nuestros corazones.

Lucas 3, 10-18

La gente preguntaba al Bautista: ¿Qué tenemos que hacer? Quien tenga dos túnicas que dé una; vosotros publicanos no exijáis más que lo justo, y vosotros militares no os aprovechéis del pueblo.... Yo no soy el Mesías, solo bautizo con agua y no merezco desatar las correas de las sandalias del Salvador.

Sugerencias

¿Tenéis sed de Dios? Sacad agua de los manantiales de la salvación, Iglesia y Sacramentos. Bebed de esos siete caños.

Con el salmo 22 sabemos que por el Bautismo nacemos a la vida divina, que nos hace partícipes del sacerdocio de Cristo, de su profetismo y realeza... La Confirmación nos fortalece para superar las dificultades de nuestra existencia cristiana..., en la Eucaristía nos sentamos en la mesa de la Palabra y después participamos en el banquete que nos hace tomar conciencia de que no somos nosotros los que vivimos, sino que es Cristo quien vive en nosotros... Si hemos roto con el Señor a causa de nuestro pecado ahí en esa clínica del perdón nos espera el mejor cirujano que extinguirá el cáncer a través del sacramento de la Penitencia y Unción de Enfermos, que nos preparan para ver a Dios cara a cara, y para que el mundo responda al proyecto de Dios, a unos de sus miembros los llama a la vida matrimonial y a otros a la vida ministerial, consagrando sus vidas al servicio de Cristo, sacerdote, profeta y rey.

Me imagino como creyente que por la esperanza y caridad he iniciado un viaje hacia la eternidad. ¡No te salgas del carril ni te abandones en el arcén! Te has puesto en marcha en el bautismo, has cambiado tu marcha para superar las dificultades en la confirmación, reparas los fallos del motor con la Penitencia y Unción de enfermos repostando combustible en la Eucaristía y ante la bifurcación de dos caminos, matrimonio y orden sacerdotal, elige el que Dios te indica para vivir tu vocación cristiana.

Reflexión personal



¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Domingo 4 Adviento

Textos bíblicos



Miqueas 5, 1-14

De ti Belén saldrá el Jefe de Israel que pastoreará con la fuerza del Señor.

Salmo 79

La relectura del Salmo nos hace pensar en la Iglesia como rebaño que entra en su redil por la puerta que es Cristo, y como vid que para dar fruto tiene que estar unida al tronco, Cristo.

Como réplica a la propaganda antidiabólica nos presenta su currículum en sus miles de hospitales esparcidos por todo el mundo, sus centros de formación… ¿Quieres liberarte de la realidad agnóstica? Vuelve a meditar la película de Rossellini sobre los Hechos de los Apóstoles, que siempre que la proyectaba en Roma, las calles quedaban solitarias. Que el arco iris cristiano nos deleite con el juego de todas las razas y culturas; lee el libro Asia Bibi, condenada a muerte por ser cristiana, y actualiza el testimonio del niño chino que dio una gran lección a los soldados: Niño, ¿de dónde vienes? Vengo de la catequesis, vengo de la misión,…, ya no hay catequesis ni misión,…, entonces vengo de la Iglesia ¿Que no hay Iglesia? Donde hay un cristiano ahí está la Iglesia. Vengo, pues, de la Iglesia.

Hebreos 10, 5-10

Cristo, tú no quieres ni ofrendas ni sacrificios, pero aquí estoy yo para hacer tu voluntad.

Lucas 1, 39-45

Encuentro de María con su prima Isabel que nos regala la verdad dogmática de la maternidad divina y la bienaventuranza de la fe como colofón de la primera procesión del Corpus de Nazaret a Ain-Karín.

Sugerencias

Próxima la Navidad cantamos con fervor el Rorate Coeli y abrimos las puertas al Enmanuel.

Miqueas 8 siglos antes nos lleva a Belén donde nacerá nuestro Salvador, al tiempo que condena a los falsos profetas.

Anchas y hermosas son las autovías que llevan a Jerusalén donde se multiplican las injusticias; con cierto miedo observamos que el mundo religioso se aleja de Dios, mientras el tercer mundo nos edifica como en el caso de Asia Bibi condenada a muerte por no renunciar a su vida cristiana. Aprendamos a vivir el fiat de María que para los mejicanos es la Virgen de Guadalupe y para los europeos es la Virgen de Lourdes, gran hospital del mundo donde podemos conseguir que la Navidad sea la Fiesta de Dios y de los hombres.

El mejor introito de la misa lo entona el autor de la Carta a los Hebreos: “Aquí estoy para hacer tu voluntad”. El salmista en línea con las tres lecturas cierra nuestra oración suplicando que el Señor pastor y viñador nos guíe y cuide de su rebaño y viña.

Reflexión personal

¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Fiesta de Inmaculada Concepción


d:\descargas\maria_virgen_asuncion-01lg.jpg

B) Tiempo de Navidad

Misa de Medianoche
Textos bíblicos

Isaías 9, 13. 5-6

En el pueblo que caminaba en tinieblas, brilló con una luz grande, porque un niño le ha nacido, un hijo se le ha dado, Príncipe y Padre de la paz.

Salmo 95

Poema compuesto por David y Zorobabel, lleno de riqueza y verdadero tratado de teología. Por prestar atención a la libertad con base en la verdad no podemos creer en el fraude y la mentira. Jesús hizo de la libertad oración por antonomasia como pregonero de Dios.


Tito 2, 11-14

La gracia de nuestro Señor trae la salvación a los que viven sobria, honrada y religiosamente, aguardando la aparición de nuestro Salvador.

Lucas 2, 1-14

El emperador Augusto mandó hacer un censo. José y

María salen de Nazaret a Belén, pues José era de la familia de David. María estaba encinta y le llegó la hora del parto, siendo un pesebre la cuna del niño Dios, mientras la coral angélica cantaba el primer villancico, y un Ángel lo anunciaba a los pastores, primeros misioneros de la era cristiana.

Sugerencias

Lee y relee los textos bíblicos a modo de pregón navideño, para crear en ti un clima festivo y así librar la navidad del secuestro consumista. Isaías nos deleita con su lirismo poético, presentándonos el núcleo del misterio enmarcado en tres momentos críticos: “Antes del destierro, en el destierro y después del destierro”. En el primero, en distintos escenarios, denuncia las infidelidades a Dios al tiempo que el Enmanuel será nuestra respuesta; en el segundo pinta a su pueblo caminando por el desierto convertido en un oasis fértil; y en el tercero, aunque nosotros obremos como víboras, la misericordia divina nos libera de la cultura sin Dios, convirtiendo la Navidad en la fiesta del Enmanuel que nos llama a la conversión.

Lucas nos narra escuetamente el nacimiento de Jesús: su lugar, su pobreza y sus momentos históricos. Un Ángel hace de pregonero, la coral angélica entona el gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad. Otros ángeles con palabras celestiales anuncian este grandioso acontecimiento, y los pastores pregoneros de la primera Navidad se convierten en los primeros misioneros de la era cristiana.

Con un simple pliego de retos sobre la injusticia y pobreza nos acercamos a Lucas, evangelista de los pobres, para luchar contra este mal endémico de parados, de pobres sin hogar ni comida, que nos obliga a estar con los pobres y a luchar contra la causa de la pobreza.

Pablo nos exhorta como lo hizo Tito a vivir con piedad, sobriedad y justicia, estando con hechos al lado de los pobres y luchando contra todo tipo de pobreza. Y por último el autor de la carta a los Hebreos nos hace un compendio de la historia de la salvación en sus dos grandes etapas: “Antiguamente Dios habló por los profetas y hoy nos ha hablado por su Hijo”.

¿Quieres conocer a Dios y su programa de felicidad? Tu libro es Cristo. Convirtamos, pues, los salmos 95, 96 y 97 de estas fiestas en villancicos familiares, síntesis de vida cristiana.

Reflexión personal



¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Misa de la Aurora
Textos bíblicos

Isaías 62,11-13

Decid a la hija de Sión: el Salvador llega a la ciudad abandonada.

Salmo 96

Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor, tanto que las canciones populares las hacemos villancicos: “Tu reino es vida y verdad ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!”, para no convertir el salmo en culto a los ídolos del siglo XXI, sino que Dios sea el centro de nuestra alegría y paz.

Tito 3, 4-7

Ha aparecido la bondad de Dios y el amor al hombre por medio de Jesucristo. Así justificado por su gracia somos esperanza y herederos de la vida eterna.
Lucas 2, 15-20

Los pastores corren a Belén donde encuentran a María, a José y al Niño en el pesebre. Todos se admiraban de lo que decían los pastores y María lo conservaba todo en su corazón.

Sugerencias pastorales

El Niño Dios desde una cueva de pastores y en un pesebre comienza a fijar la línea de nuestra felicidad, que a sus 30 años durante su vida pública lo explicará con su palabra y hechos. Presentará el Reino de Dios como ideal de una sociedad fraterna alternativa a los sistemas injustos con sus consecuencias intrahistóricas y metahistóricas, que no es fruto de la violencia (celotes) ni del legalismo (fariseos) ni de la misma práctica religiosa (saduceos), sino de la presencia de Dios en el mundo en la persona de Jesús, que nos exige un cambio radical.

Y admitiendo el “ya, pero todavía no” con Jesús se ha hecho presente el reinado de Dios que nos induce a preguntarnos ¿Donde reina Dios? Y si Dios es justicia, verdad, vida y amor allí donde se lucha por la justicia, se busca la verdad, se defiende la vida y se trabaja por la civilización del amor, allí es donde reina Dios ¡venga a nosotros tu reino, Señor!

Reflexión personal

¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué te dice a ti y a qué te compromete?

Misa del día

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal