Apo: administracion por objetivos



Descargar 8.88 Kb.
Fecha de conversión22.02.2019
Tamaño8.88 Kb.

APO: ADMINISTRACION POR OBJETIVOS

Administración por objetivos (APO) o dirección por objetivos o por resultados, data de la década de los setenta a partir de definiciones del autor Peter Drucker. Consiste en dirigir o gerenciar con orientación a logro de los resultados.


La administración por objetivos presenta las siguientes características:


  1. Establecimiento conjunto de objetivos entre el ejecutivo y su superior.

  2. Establecimiento de objetivos para departamentos o posiciones.

  3. Interrelación entre los objetivos departamentales.

  4. Elaboración de planes tácticos y de planes operaciones con énfasis en la medición y control.

  5. Continua evaluación, revisión y reciclaje de los planes.

  6. Participación activa de la dirección.

  7. Apoyo intensivo del staff durante las primeras etapas.

Los beneficios son:



Para el subordinado los beneficios son:




  • Mayor libertad de acción.

  • Los logros quedan registrados de manera objetiva.

  • Se demuestra objetivamente porque no se lograron los objetivos

  • Permite concentrarse en áreas concretas.

  • Todo jefe inferior tiene constantemente una idea de cuál es su situación frente al trabajo o ante la empresa.

  • Lo anterior permite convencerse de la justicia de las promociones o ascensos.

  • Permite a todo jefe dar sus puntos de vista en contra de las metas que se pretenden alcanzar, pero no después de que no se lograron, ni bajo la presión de la discusión o del conflicto.

  • Se sabe siempre lo que se espera de él.

  • Se sabe como ha logrado mejorar o superar sus deficiencias.

  • Las metas no se le van a imponer, sino que quizás el va a escogar el área en que se han de lograr mejoras.

Para el jefe que la aplica:




  • La calificación de los subordinados es objetiva e indiscutible.

  • Concentra la supervisión en pocas áreas pero que son las principales.

  • Le quita la necesidad de que se discuta el grado de realización.

  • El jefe recibe ideas sobre mejoramientos que en ocasiones a él no se le habrían ocurrido.

  • Hace que se cumpla el principio de la organización: La responsabilidad no se delega; se comparte.

  • Exige mayor comunicación con los subordinados.

  • Obliga a cada jefe a cumplir su función vital: hacer que los subordinados logren resultados .

Para la eficiencia de la empresa:




  • Facilita una mayor delegación.

  • Fija responsabilidades personales.

  • Permite pagar sueldos y salarios por eficiencia, eliminando o reduciendo las discusiones a la hora del pago.

  • Facilita y estimula la formación de grupos de trabajo.

  • Es una base para el desarrollo de funcionarios.

Limitaciones:




  • Coerción sobre los subordinados.

  • Aprobación de objetivos incompatibles.

  • Exceso de papelería.

  • Focalización en resultados más fácilmente medibles por sobre los más importantes.

  • Seguimiento rígido de objetivos que podrían ser abandonados.

  • Necesariamente exigirá dedicarle al principio un tiempo mayor del que ordinariamente ocupaban los jefes.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal