Apocalipse now



Descargar 240.07 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión05.12.2017
Tamaño240.07 Kb.
  1   2   3
APOCALIPSE NOW


FICHA TÉCNICA




Titulo Original

Apocalypse Now






Música

Carmine Coppola
Francis Ford Coppola
Mickey Hart






Dirección

Francis Ford Coppola






Fotografía

Vittorio Storaro






Producción

John Ashley (I), Francis Ford Coppola, Gray Frederickson, Eddie Romero, Fred Roos, Mona Skager, Tom Sternberg






Género

Acción/ Drama/ Guerra






Guión

Joseph Conrad
Francis Ford Coppola






Pais

Estados Unidos






Duración

153 min.






 



Reparto

Marlon Brando (Coronel Walter E. Kurtz), Robert Dubai (Teniente Coronel Kilgore), Martín Sheen (Capitán Benjamín L. Willard), Frederic Forrest (Chef (Hicks), Albert Hall (I) (Jefe Phillips), Sam Bottoms (Lance Johnson), Laurence Fishburne (Mr. Clean (Miller)), Dennis Hopper (El Fotógrafo), G.D. Spradlin (General Corman), Harrison Ford (Coronel Lucas)





Sinopsis:   El Capitán Willard (Martin Sheen) lleva una semana de permiso en Saigon, y el estar sin hacer nada poco a poco le está volviendo loco. Un día los altos mandos del ejército americano le convocan para mandarle a una misión muy especial. Deberá ir a la jungla, remontar el río Nung rumbo a Camboya, con unos cuantos soldados para asesinar al Coronel Kurtz, quien se ha vuelto loco y está organizando su propio ejército, con el cual comete atrocidades contra el pueblo vietnamita. A medida que se va acercando a su objetivo, la locura de la guerra va haciendo que Willard se parezca más y más al hombre que debe matar.
El guión final es el resultado de un guión de John Millius, de 'El corazón de las tinieblas' de Joseph Conrad y de Francis Ford Coppola que siguió escribiendo durante el rodaje e incorporaba sus propias experiencias. En los textos que lee Martin Sheen a lo largo del río intervino Michael Herr -corresponsal de guerra en Vietnam-. Es significativo señalar como la escena en que los nativos del ejército de Kurtz matan con un machete un búfalo, está inspirada en una ceremonia que celebró la tribu que contrató F.F. Coppola para el rodaje de esa parte. Algunas escenas del guión original desaparecieron y otras cambiaron su sentido. Finalmente recoge perfectamente el espíritu de la novela de Conrad trasladada del periodo colonial a la guerra del Vietnam.
Sabías que.. APOCALIPSE NOW

  • El título de la película proviene de unas chapas hippies muy populares en los 70, época en la que se rodó el film, en las que se podía leer: "Nirvana Now".

  • La película se rodó en Filipinas, y los helicópteros eran del ejército filipino. Coppola tuvo que cancelar un día de rodaje porque en medio del mismo, los helicópteros tuvieron que abandonarlo para atacar, con fuego real, a una facción disidente del presidente Ferdinand Marcos.

  • Francis Ford Coppola aparece en la película: es el cámara que rueda el desembarco de los soldados.

  • En una pared de la guarida-templo del coronel Kurtz hay escrito un graffiti con el nombre de la película.

  • Harvey Keitel iba a ser la definitiva elección para protagonizar la película, pero fue despedido por Coppola en pleno proceso de preproducción.

  • Marlon Brando dio innumerables dolores de cabeza al director durante toda la película.Tras llegar a un acuerdo con él para interpretar al coronel Kurtz, este se negó a viajar a Filipinas, habiendo cobrado ya un adelanto. Tras convencerle Coppola de que fuese al rodaje, este se presento exageradamente gordo (40 Kg. de más) y con la cabeza rasurada, por lo que obligó a rodar sus escenas en medio de tinieblas.

  • Martin Sheen sufrió un infarto a mitad de rodaje, se llego a circular el rumor entre el equipo de la película de que había muerto, e incluso un sacerdote llego a aplicarle la extrema unción.

  • La breve aparicion de Harrison Ford al principio del film dista mucho de ser un cameo, ya que cuando firmó para intervenir aun no se habia estrenado "La Guerra de Las Galaxias", por lo que aun era un actor desconocido para todos.

  • La escena inicial en la que Martin Sheen sale bailando frente a un espejo, la rodó bajo estado de embriagez, hasta el punto de que realmente se cortó la mano al pegarle un puñetazo al espejo.

  • Las dificultades que atravesó Coppola para encontrar un protagonista superan las de cualquier pelicula conocida: desde Al Pacino, Robert Redford, pasando por Steve Mcqueen y Jack Nicholson, todos se negaron a participar en tan demencial rodaje. al final se tuvieron que conformar con el desconocido Martin Sheen.

  • Muchas asociaciones de defensa de los derechos de los animales pusieron el grito en el cielo al ver la escena del descuartizamiento de la vaca en el templo del Coronel Kutz. Les costo trabajo a los productores demostrar que lo que estaban destrozando a machetazos era un muñeco.



Francis Ford Coppola (1939)
Antes de Apocalipsis now había realizado filmes tan importantes como las dos primeras partes de El Padrino en 1972 y 1974 respectivamente. Y La conversación también en 1974. Quizás eso permita entender como fue capaz de reunir la energía necesaria para abordar un proyecto tan complejo como Apocalipsis now, en el que pronto demasiadas personas se empeñaban en decir que era inviable, se referian a ella como una tarea imposible. Una película que para sobrevivir necesitaba de un esfuerzo descomunal y de una entrega incondicional por parte del equipo. En una de sus intervenciones en 'Hearts of Darkness: A Filmmakers Apocalypse' desvela alguna de las claves del estado por el que pasaba durante la filmación:

"Ser director de cine es uno de los pocos puestos verdaderamente dictatoriales que quedan en este mundo, que se va haciendo cada vez más democrático. Eso, sumado al hecho de que estaba en un lejano país oriental, de que era mi dinero y de que estaba haciendo la película en la cresta de popularidad que me habían dado las dos películas de El Padrino contribuyó a que llegara a un estado mental similar al de Kurtz."


Ya en esa época tenía el proyecto de los estudios Zoetrope y con Apocalipsis now había conseguido hacerlo realidad, un sueño que se hundió con un filme incomprendido Corazonada pero eso no le impidió sobreponerse y filmar una obra tan intensa como La ley de la calle con un presupuesto reducido. Cotton Club en 1984, la tercera parte de El Padrino en 1990 y su versión de Drácula también conviene recordarlas. Y aunque cabe preguntarse como hubiera influido en su filmografía no tener hipotecado el futuro por el fracaso de Corazonada sigue siendo uno de los cineastas imprescindibles para entender la evolución del cine en este último cuarto de siglo.



Martin Sheen
La escena que abre el filme en una habitación de hotel se rodó el día de su cumpleaños, el 3 de agosto. No solía beber alcohol y en ese momento estaba borracho, la cámara rodaba mientras el actor improvisaba y se introducía en un estado mental alterado, el episodio en que rompe el espejo es real y se fracturó un dedo por accidente. La escena en el filme, aun sin saber en que condiciones se hizo, es de las más brillantes y crea una sensación opresiva, e indaga en el lado oscuro de un hombre que luego debe matar a un compatriota: el Coronel Kurtz a quien sus superiores acusan de asesinato. En un diálogo del filme dice:

"Había que suponer que no me importaba nada pero sí me importaba, ¡mierda!, acusar a un hombre de asesinato en este sitio era como poner multas por exceso de velocidad en la carrera de Indianapolis."

Su interpretación de la transformación que sufre Willard cuando remonta el río nos hace comprender los sentimientos de ese hombre. El que haya sufrido un infarto en el transcurso del rodaje demuestra hasta que punto se introdujo en el personaje.

Marlon Brando (1924)
Pocos actores tienen una presencia física tan imponente, refrendada por un aspecto en pantalla que transmite la impresión de un hombre presa de grandes tensiones internas, conteniendo emociones 'tormentosas' que a veces estallan en explosiones de violencia como en el final de La jauría humana (The chase) de Arthur Penn. Desde una perspectiva actual es difícil imaginar otro actor para interpretar a Kurtz. En Apocalypse now, F.F.Coppola y él trabajaron sobre improvisaciones de diálogo para encontrar el tono apropiado para el final. Otros filmes en los que trabajó: ¡Viva Zapata! (1952) de Elia Kazan, Julio Cesár (1953) y Ellos y Ellas (1955) de Joseph L. Mankiewicz, El Padrino (1972) de F.F. Coppola, El último tango en Paris (1972) de Bernardo Bertolucci.

Vittorio Storaro (Director de Fotografía)
A raíz de la lectura del libro de Joseph Conrad comenzó a trabajar sobre la idea del enfrentamiento entre dos culturas en la que una intenta imponerse a otra, esto desembocó en el concepto de un conflicto entre la energía natural y la energía artificial. Su filmografía incluye una fructifera colaboración con Bernardo Bertolucci en: La estrategia de la araña, El conformista, El último tango en Paris, Novecento, El último emperador. También dirigió la fotografía de otros filmes de Coppola como Corazonada o Tucker entre otros.

Joseph Conrad (1857 - 1924)
Escribió entre otras novelas: 'Lord Jim' (1900), 'El corazón de las tinieblas' (Heart of darkness, 1902), 'Nostromo' (1904), 'El agente secreto' (1907). 'El corazón de las tinieblas' se desarrolla durante la época colonial en el Africa negra, en la novela el personaje que se adentra en el río se llama Charlie Marlow, y el agente colonial que vive con los nativos tiene el mismo nombre Kurtz.



Algunas películas relacionadas con conflictos bélicos:
Vietnam: La chaqueta metálica (1987) de Stanley Kubrick, El cazador (1978) de Michael Cimino, El regreso (1978) de Hal Ashby.
II Guerra Mundial: El submarino (1981) de Wolfgang Petersen, Objetivo Birmania (1945) de Raoul Walsh.
Corea: MASH (1970) de Robert Altman.
Guerra Civil Española: Tierra y Libertad (1995) de Ken Loach.

Michael Herr en su obra 'Despachos de Guerra'

"Sigo pensando en todos los chavales machacados por diecisiete años de películas de guerra antes de ir a Vietnam a que les machacasen. No sabes lo que es un forofo de los medios de información hasta que has visto a unos cuantos soldados de aquellos correr de un lado a otro en pleno combate cuando sabían que había cerca un equipo de televisión; estaban haciendo en realidad películas de guerra mentales, pequeños zapateados de valor y gloria bajo el fuego enemigo, quitándose el acné a tiros para las cámaras. Estaban locos, pero era la locura de la guerra. La mayoría de los soldados que estaban en el frente dejaban de pensar en la guerra como aventura después de las primeras escaramuzas, pero había siempre quien no podía dejarlo, los que seguían haciendo números para las cámaras. Y había bastantes corresponsales que no eran mucho mejores en este aspecto. Todos habíamos visto demasiadas películas, habíamos residido demasiado tiempo en Televisiónlandia, tantos años tragando mensajes de los medios de información habían hecho que resultasen difíciles ciertas conexiones. Las primeras veces que dispararon sobre mí o que vi muertos en combate, no pasó en realidad nada, todas las reacciones quedaron encerradas dentro de la cabeza. Era la misma violencia familiar, sólo que trasladada a otro medio, una especie de película en la selva, con helicópteros gigantes y fantásticos efectos especiales, actores tendidos en bolsas de lona esperando que acabase la escena para poder levantarse y largarse. Pero había escenas (lo descubrías) sin cortes ni montajes.


Tenías que desaprender muchas cosas para poder aprender algo, y ni siquiera cuando espabilabas, podías evitar que se mezclasen las cosas como se mezclaban, la guerra misma con aquellas características idénticas a las de las películas..."

Crítica de: "Apocalypse Now Redux" (2001)

de Ramón Ayala

Crítica: Existían secuencias enteras en Apocalypse Now, la obra maestra de Coppola, que se quedaron en la sala de montaje por distintos motivos. Algunos puramente comerciales, porque no cabían en el metraje normal de una película ya de por si excesiva, otras porque no se acabaron de rodar y finalmente, una que Coppola llama cuchillas. Estas últimas se refieren a unos artículos de la revista Time que el coronel Kurtz ( Marlon Brando ) en las que se dan informes positivos de una guerra dejando la mentira del Gobierno norteamericanos a sus compatriotas al desnudo. Lo que ocurrió en realidad fue muy distinto. Esta escena se puede ver ahora en el nuevo montaje que hace un año presentó Coppola en el Festival de Cannes y se estrena ahora en nuestras pantallas. Las nuevas escenas añaden toques de humor, sexo y política. Los protagonistas de las escenas son el surfero Kilgore ( Robert Duvall ) y su unidad de helicópteros, las playmates perdidas en Vietnam y un puñado de franceses afincados en una plantación que se niegan a abandonar. Todas las novedades le añaden un carácter literario al onírico filme que era. Pone al descubierto el armazón narrativo de la película, su origen novelístico. Se palpa la estructura que propuso el Quijote en su día y han seguido, nunca mejor dicho, todas las novelas río. Se nota como cuenta el propio Coppola que se iba dirigiendo con el libro en el bolsillo. El resultado es un monstruo soñado al que le salen más cabezas con la que atacar el subconsciente. Incluso se podría decir que más y más escenas para el viaje por el río no perjudicarían al resultado final. El dolor que permanece tras el visionado, la fascinación malsana por la moral que propone Kurtz para ganar esta y todas las guerras, el fantasma de Nietzsche merendando con él en el interior de un templo que huele a muerte. Tras dejar una vez más el lado oscuro del alma humana al descubierto con más o menos metraje Apocalypse Now sigue siendo la película de guerra. Pero también un poema de muerte que sigue fresco gracias a una locura y un punto de tensión creativa que a día de hoy es difícil que se produzca.







CRITICA

En el marco de la guerra de Vietnam la inteligencia norteamericana encomienda al capitán Willard (Martin Sheen) una misión: buscar y asesinar al coronel Kurtz (Marlon Brando), brillante oficial yanquí que se apartó de las fuerzas y se convirtió en líder de la tribu Montagnard de Camboya, dominado por la demencia y usando métodos considerados brutales. Willard había matado varias veces, pero nunca a un connacional. Este hecho lo lleva a olvidarse por un momento de en qué bando está, comienza a pensar en las raíces mismas de la guerra y terminará replanteándose temas como la lucha entre el Bien y el Mal. Primer dato que nos delinea la ética de la guerra de la que habla la película.


A medida que Willard y los tripulantes del barco patrulla que lo escoltan se alejan río arriba, van perdiendo las nociones de realidad y de verdad, y aquella supuesta demencia de Kurtz se apodera de cada uno a su modo. Como espectadores nos van invadiendo las sensaciones de lo que era Vietnam. En las palabras del propio director, Francis Ford Coppola: "la urgencia, la demencia, el regocijo, el horror, la sensualidad y el dilema moral de la guerra más surrealista y catastrófica de América".
Apocalipse Now Redux es, al igual que la versión original, el manifiesto de una ética de la guerra. Esta ética consiste para Coppola en desmantelar las mentiras que perpetúan la guerra justificando cualquier barbaridad. No lo fue en su momento, y menos aun debe ser una película fácil de digerir por el stablishment estadounidense. Lejos de mostrar al "héroe americano" expone el derrumbamiento de este ideal: sus flancos débiles, sus pobrezas, sus hipocresías, sus miserias.

Esta ética de guerra se nos irá revelando a través del emblemático personaje de Kurtz, quien llama la atención sobre el hecho de que su accionar no es peor que el del Ejército norteamericano. Es únicamente más "primitivo", si se quiere. Su mundo –llevado a su máxima expresión en un final sumamente dionisíaco– sólo pone al rojo vivo la esencia de lo que lleva a estas guerras, y por eso mismo se muestra a los ojos de Willard, si no más justo, al menos merecedor de mayor respeto. Kurtz critica como una gran mentira la inmoralidad escondida en el americano medio: "enseñan a los chicos a disparar a la gente, pero no les dejan escribir la palabra fuck en sus aviones". A su vez, mata sin apelar a las justificaciones típicas de los militares y gobernantes de su país (el ser nacional, el american way of life, la seguridad global, etc), porque las considera falsas. Aniquila simplemente para mantener su poder, y de esta forma poder seguir expresando su denuncia.

Cerca del final podemos ver una escena esclarecedora sobre el punto de la mentira. Se trata de un fragmento de las conversaciones de Kurtz y Willard que no estaba en la versión original, y que muestra meridianamente lo que Kurtz-Coppola piensa acerca de cómo se miente sobre lo que está sucediendo en la guerra, del verdadero horror que se oculta.

Apocalipse Now Redux mantiene la esencia de la primer versión y la profundiza. Presiones sobre todo económicas habían llevado a Coppola y su equipo a reducir una versión original de 4 horas a la mitad, quitando todo lo que sobraba en lo que debía ser lo más parecido posible a una película del género "guerra". De esta forma se garantizaban un cierto éxito... en el que ni siquiera ellos confiaban demasiado. Sin embargo, la primera versión, ya muy audaz y personal, lejos estaba de responder única y exclusivamente a los cánones de este género. El aporte de las nuevas escenas que no pudimos ver 22 años antes solamente enriquece una película que parecía insuperable, aproximándola aun más a lo que fue la idea original del director.

Una de las nuevas secuencias más significativas es la segunda aparición de las conejitas de Playboy. Para los soldados es una especie de oasis, un sueño en medio de tanta desolación. Pero se trata de un erotismo difícil de consumar entre la sangre, donde hasta los fluidos de la pasión se confunden con los de la muerte. Esos cuerpos desnudos que muestran fragilidad, la inocencia, o al menos la inocencia perdida, se encuentran con estos jóvenes cegados y ensordecidos por la guerra, por el horror. Ellas también están mutiladas, carentes de identidad o de sentido. Esta escena resume la soledad de estos jóvenes, hombres y mujeres-instrumentos, payasos de un circo en el que ni siquiera se reconocen.

Tras la niebla, como en un sueño, surge otra escena, la de la plantación francesa. Tan cerca del encuentro con Kurtz, del caos, de la muerte, Willard encuentra calma y sensualidad junto a una viuda francesa. Como si fuera un remanso necesario para poder enfrentarse a lo que le espera más allá, demasiado pronto. Ella le recuerda que tiene dos partes, una que odia y otra que ama. Quizá sea la parte que ama la que le impide quedarse con el imperio creado por Kurtz en ese desenlace tan onírico como escalofriante.

En el encuentro con el Coronel Kilgore, se agrega un episodio muy gracioso con la tabla de surf. Este pasaje, la segunda aparición de las conejitas Playboy y otras pequeñas situaciones dentro del barco de la Marina le dan otra dimensión a la relación que se va creando entre Willard y los tripulantes, por consiguiente más estrecha en esta segunda versión, y esto hace que cuando suceden los hechos de la última hora de film, afecten de otra manera al espectador.

"Nunca debes abandonar el bote", dice Willard en los comienzos de la película. Esta idea de abandonar el bote sin duda tiene que ver con abandonar lo propio, y dentro de lo propio la cultura: ideas, prejuicios… Obliga a observar las cosas desde otro punto de vista. Kurtz abandonó el bote y se transformó. Más tarde también lo hará Willard. "Sólo debes abandonarlo si estás dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias." Abandonar el bote es lo que le permitió a Kurtz mirar de enfrente a ese "circo de payasos" y así decidirse a crear su propio orden.

Apocalipse Now Redux invita a salir del bote. Y todo acompañado por la intrigante mirada de Willard, que funciona como espectador y observador de lo que pasa, sobre todo en la primera mitad de la película. Casi no habla, pero podemos acercarnos a lo que piensa y a las transformaciones que ejerce sobre él lo que ve, a través de una extraordinaria voz en off (redactada por John Milius). En la segunda mitad, pasará a la acción.

Las actuaciones son todas excelentes y no han perdido vigencia. Menos aun el tema: la guerra; el poder y la mentira que esta pone en juego, deberían ser tema de constante reflexión en los tiempos que corren. Esto, junto a una impactante fotografía de Vittorio Storaro –sin la casi obligatoria presencia de efectos especiales de - las películas de guerra actuales– conforman una película de visión imprescindible, nuevamente o por primera vez.



Notas de Producción: 22 años después de su estreno, una de las obras cumbres de la historia del cine ha sido reeditada con nuevas escenas que en su momento se quedaron en el suelo de la sala de montaje. Casi una hora más de metraje ha sido añadida, además de nuevas piezas de la banda sonora que fueron descartadas para la primera versión. Esta nueva visión de la bajada a los infiernos durante la guerra de Vietnam fue presentada fuera de concurso en el Festival de Cannes del 2001, algo que ilusionó enormemente a Francis Ford Coppola. "La película es ahora más divertida, sexy, más romántica, más política y más salvaje, con perspectiva histórica" declaró recientemente el director. Además, está la nostalgia de poder regresar al festival que le premió con la Palma de Oro por su magnífico trabajo. Como adelanto para los fans que no puedan esperar a ver esta nueva edición, les explicamos que los tres cambios más importantes son tres escenas concretas que dan una visión más amplia e incluso divertida de la contienda. Pocos rodajes han resultado tan duros, largos y difíciles como el de "Apocalypse Now". El 15 de agosto de 1979 llegaba a los cines americanos esta obra maestra del cine bélico de todos los tiempos, después de haber sufrido una terrible y dolorosa gestación de casi año y medio. Durante este tiempo, Francis Ford Coppola sufrió lo indecible para poder cumplir su sueño de llevar a la gran pantalla el libro de Joseph Conrad "El Corazón de las Tinieblas", y es que todas las personas que trabajaron en el rodaje hablan incluso de una especie de maldición caida sobre la película. Harvey Keitel, quien tenía que hacer el papel de capitán Willard, abandonó al cabo de dos semanas y tuvo que ser sustituido por Martin Sheen, quien a su vez tuvo un ataque al corazón que no le permitió asistir al rodaje durante un tiempo. Laurence Fishburne, quien contaba sólo 14 años entoces, mintió y dijo que ya había cumplido la mayoría de edad, lo cual podría haberles traido muchos problemas legales de haberse sabido. Pero lo peor llegó con Brando. Decidió hacerlo tras algunas vacilaciones, pero llegó al rodaje borracho, con 40 kilos más de peso y sin haberse leido ni siquiera el libro de Conrad. Después de echar un vistazo al guión, dijo que no pensaba decir ni una sola de las lineas que en él estaban escritas, así que no quedó más remedio que reescribir del todo su papel.

'Apocalipsis now' es una de esas películas 'especiales' que durante el rodaje generan un estado anímico en el equipo que permite que situaciones adversas, dificultades y un conjunto de contratiempos que en otras circunstancias impedirían que lograra filmarse, se superan con el entusiasmo y la entrega de todos. Es una obra colectiva conducida por un hombre con una voluntad inamovible: terminar un filme que le genera enormes dudas pero va creciendo, en un principio sin saberse con certeza hacia donde.



Eleanor Coppola, la esposa de F.F. Coppola en un documento que servía de diario de rodaje dice:

"Todos los que han venido a Filipinas parecen estar experimentando algo que les afecta profundamente, cambiando su perspectiva sobre el mundo o sobre ellos mismos, lo mismo le ocurre a Willard en el transcurso de la película, desde luego a mi me está pasando algo y a Francis también."


Otro elemento revelador de la filosofía del filme es la declaración de F.F. Coppola en el documental de 1991 'Hearts of Darkness: A Filmmakers Apocalypse':

"Hacer una película no es solo, al menos para mí, una cuestión de escribir un guión y rodarlo tal cual, tu vida y tus experiencias durante el rodaje se convierten en elementos muy importantes, digamos que el director trabaja con algo más que el guión, el equipo técnico y loa actores. Las condiciones y el estado de ánimo de todo el equipo en general y las emociones que vive cada uno a nivel personal pasan a ser elementos primarios de la película."

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal