Aproximación al coste por proceso en rehabilitación y medicina física Cost approximation by process in rehabilitation and physical medicine



Descargar 155.42 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño155.42 Kb.
1   2   3

RESULTADOS

La aplicación del método anteriormente expuesto a la muestra objeto del estudio, ha dado unos resultados que, en orden cronológico y escalonado de obtención, han sido los siguientes:



1. Coste total centro de actividad

El Centro de Actividad codificado como 3.2.1 en nuestro modelo, y correspondiente al Servicio de Rehabilitación y Medicina Física del Hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva (Servicio caso o testigo del estudio), ha consumido un total de 96.894.084 ptas. durante el año objeto del estudio, es decir, 1994. Desglosando este Centro en sus dos subcentros definidos como Rehabilitación: Consulta Médica (código 3.2.1.1) y Rehabilitación: Fisioterapia (código 3.2.1.2), nos aparecen los siguientes costes referidos a cada subcentro:

* Rehabilitación: Consulta Médica (3.2.1.1) = 29.112.920 ptas.

* Rehabilitación: Fisioterapia (3.2.1.2) = 67.781.164 ptas.

Según el cálculo realizado por el Sistema de Información Económica (SIE) de la Consellería de Sanidad y Consumo Valenciana (7) con este coste total del Centro de Actividad 3.2.1, y, sin más especificaciones, resulta un coste económico por sesión de fisioterapia de 958 ptas. (en el SIE sólo se cuantifica la actividad de los Servicios de Rehabilitación en razón del número de sesiones de fisioterapia realizadas).

La cuantificación de estos costes expresados, según los distintos orígenes de coste se encuentran especificados en un anterior trabajo (6).



2. Coste de las distintas prestaciones o servicios del centro de actividad

En razón de la aplicación del sencillo sistema matemático de cálculo descrito anteriormente (6), por el que se relaciona el coste total del Centro de Actividad, con la actividad asistencial realizada y con su ponderación en razón de las diferentes (URV), se obtiene el coste específico de cada prestación, así como el coste total de cada una de esas prestaciones y el porcentaje de dicha prestación sobre el coste total del Centro de Actividad. Los resultados económicos obtenidos se especifican en un anterior trabajo (6).



3. Coste de cada uno de los procesos de la muestra

La aplicación de cada uno de los costes económicos establecidos para cada prestación de los que se han realizado en el transcurso de cada uno de los procesos tipificados y codificados, nos brinda la posibilidad de obtener el coste final de cada proceso.

Aplicando este método a todos los mismos procesos (misma codificación diagnóstica) de cada Servicio de Rehabilitación objeto del estudio, obtenemos el coste de cada proceso, el coste medio de cada proceso en cada Servicio de Rehabilitación distinto y el coste medio del proceso específico entre los diferentes Centros de la Comunidad Valenciana (Figs. 1-6).

 



Fig. 1.--Coste medio del proceso 724.2 lumbalgia (control).



Fig. 2.--Coste medio del proceso 724.2 lumbalgia (testigo).



Fig. 3.--Coste medio del proceso 342.9 hemiplejía (control).



Fig. 4.--Coste medio del proceso 342.9 hemiplejía (testigo).



Fig. 5.--Coste medio del proceso 820 fractura de cuello y cabeza de fémur (control).



Fig. 6.--Coste medio del proceso 820 fractura de cuello y cabeza de fémur (testigo).

Nota: Se presentan los tres procesos más frecuentes desarrollados en hojas de cálculo.

El resto de costes por proceso se detallan posteriormente (tabla III).

 

TABLA 1II. Costes por proceso.





Código Descripción Coste medio control Coste medio testigo

724.2 Lumbalgia 42.736 ptas. 40.142 ptas.

342.9 Hemiplejía 61.694 ptas. 54.762 ptas.

820 Fractura cuello y cabeza fémur 40.599 ptas. 35.636 ptas.

737.30 Cifosis y cifoescoliosis idiopáticas 54.621 ptas. 60.747 ptas.

723.8 Síndrome cervical 40.789 ptas. 43.073 ptas.

715.36 Osteoartrosis de pierna (incluye rodilla) 54.122 ptas. 44.356 ptas.

723.3 Cervicobraquialgia 51.677 ptas. 47.780 ptas.

812 Fractura de húmero 64.276 ptas. 48.189 ptas.

726.2 Entesopatía hombro 63.117 ptas. 72.810 ptas.

813 Fractura de radio y cúbito 53.919 ptas. 35.598 ptas.

721.0 Espondilosis cervical sin afectación medular 45.988 ptas. 35.675 ptas.

726.90 Entesopatía no especificada 46.820 ptas. 41.090 ptas.

724.1 Dorsalgia 31.745 ptas. 33.879 ptas.

722.2 Hernia ­ prolapso discal sin mielopatía 58.039 ptas. 47.432 ptas.

823 Fractura de tibia y peroné 72.378 ptas. 38.981 ptas.

717.5 Meniscopatía de rodilla 48.017 ptas. 33.578 ptas.

715.35 Osteoartrosis de pelvis y muslo 37.197 ptas. 34.472 ptas.

V57.3 Terapéutica del habla 66.136 ptas

824 Fractura de tobillo 61.201 ptas. 44.085 ptas.

715.30 Osteoartrosis de lugar no especificado 53.854 ptas. 15.236 ptas.

821 Fracturas de otras partes neom del fémur 72.125 ptas. 62.683 ptas.

719.41 Dolor articular hombro 47.944 ptas. 33.883 ptas.

721.90 Espondilosis columna vertebral 49.791 ptas. 43.714 ptas.

V43.66 Portador de prótesis articular de miembro inferior 53.308 ptas. 55.037 ptas.

V43.66 +715.35 Portador de prótesis art.miemb. inf. (Osteoart. pelvis y muslo) 43.996 ptas. 45.250 ptas.

V43.66 +715.36 Portador de prótesis art.miemb. inf. (Osteoart. incl. rodilla) 61.782 ptas. 63.738 ptas.

831 Luxación de hombro 54.059 ptas. 29.039 ptas.

845 Esguinces y distensiones de tobillo y pie 31.941 ptas. 31.829 ptas.

729.1 Fibromialgia, síndrome miofascial y síndrome de fatiga muscular crónica 59.792 ptas. 37.405 ptas.

822 Fractura de rótula 66.059 ptas. 45.193 ptas.

717.7 Condromalacia de rótula 48.512 ptas. 63.858 ptas.

844.9 Esguinces y distensiones de rodilla y pierna 62.439 ptas. 41.617 ptas.



DISCUSIÓN

El análisis de los datos obtenidos en el estudio nos orienta hacia el coste económico de los procesos más frecuentemente atendidos y dados de alta en un Servicio de Rehabilitación y Medicina Física.

Dada la estructura del sistema de información para la obtención de los diferentes servicios consumidos en cada proceso diferente, y no por cada enfermo diagnosticado de ese proceso, no es posible aplicarle un análisis estadístico.

Aparecen, pues, unos valores absolutos, resultado de la sumación de todos y cada uno de los consumos realizados en el centro testigo y el valor medio de todos los centros para ese mismo diagnóstico, por lo que también se han obtenido los costes económicos de todos y cada uno de los restantes centros de actividad para cada diagnóstico, aunque no se han especificado en el estudio por razones de espacio.

El problema surge cuando se intentan comparar estos resultados con otros estudios realizados sobre el mismo tema. Las alternativas existentes para calcular de una manera objetiva el coste económico de la actividad de un Servicio de Rehabilitación en el momento actual son:

a) Repercutir todos los costes de dicho Servicio sobre la unidad de medida establecida por el Sistema de Información Económica (7) o entidad similar en la administración sanitaria. En este caso la unidad es la sesión de fisioterapia (entendiendo sesión como procedimiento terapéutico o actividad específica fisioterápica).

b) Incluir la actividad médica en el grupo de Consulta Externa del Hospital, considerando el Centro de Actividad Rehabilitación como de tipo intermedio, que ofrece a los demás Servicios del Hospital un servicio concreto, la rehabilitación de los pacientes que recibe. Sobre cada paciente se efectúan una serie de actividades que se valoran ponderadamente según instrucciones del Sistema de Información Económica, como 0,4 la primera visita y 0,2 las revisiones sucesivas (ponderación basada en la cuantificación de las Unidades de Medida Asistencial-UMAs).

c) Considerar todas las actividades que se realizan en el Centro de Actividad Rehabilitación como una ponderación que se establecerá en función de una URV.

En el sistema de Información Económica para la Comunidad Valenciana no se clasifica totalmente al Servicio de Rehabilitación como centro de Actividad Económica y, además, como unidad de medida se recoge exclusivamente el número de sesiones de fisioterapia realizados en el Servicio, no expresando en ningún caso como especificar y, mucho menos, computar la actividad médica (7).

En el caso del Servicio de Rehabilitación testigo, y para 1994, el coste global por sesión fue de 958 ptas.

Lo mismo sucede en un estudio realizado por la empresa Andersen Consulting de la Arthur Andersen y Co. en junio de 1992 para el Ministerio de Sanidad y Consumo (11), en el que se desarrolla la implantación de un sistema de pago por proceso en hospitales (Área Ambulatoria), donde se contempla la rehabilitación desde el punto de vista fisioterápico (sesiones de rehabilitación). En dicho estudio se identifican las distintas actividades que se efectúan y el tiempo del personal de cada estamento que consume, por término medio, cada una de estas actividades.

Individualmente con cada técnica terapéutica y en conjunto, aparecen costes algo más elevados que en nuestro trabajo. Así, por ejemplo: aplicación de parafina 1.158 ptas., tracción cervical manual 784 ptas., ejercicios para fortalecimiento muscular 2.290 ptas., ejercicios para reeducación neuromuscular 4.379 ptas., etc.

En el estudio no se contempla el coste del área de consulta médica específicamente y todo revierte al tratamiento fisioterápico, cuando no es despreciable, en absoluto, el número de pacientes visitados que no entran en el circuito fisioterápico del propio Servicio.

Un aspecto interesante a considerar es la no inclusión en nuestros orígenes de costes del concepto de amortización o coste que se incorpora al producto como consecuencia del deterioro del denominado inmovilizado del hospital, por el transcurrir del tiempo, por la utilización repetida de los equipos en el proceso productivo y por el desfase sobre los equipos que el desarrollo tecnológico produce (obsolescencia).

Según el grupo SIGNO la confección del cuadro de amortización de cualquier equipo tendrá en cuenta la utilización, las pérdidas por mantenimiento y el rendimiento del aparato (horas de trabajo al año) (12).

En la Comunidad Autónoma Valenciana, y por acuerdo global, el SIE no tiene en cuenta el coste por amortización, al no considerar las inversiones económicas efectuadas (capítulo 6) como parámetro necesario para obtener resultados de actividad (7), por lo que no se ha incluido la amortización en nuestro estudio.

No obstante, recientes investigaciones (13) abogan por la generalización de medidas basadas en GRDs a partir de la casuística de cada Centro de Actividad, frente al uso de UPA, e incluso otras unidades como la Unidad Básica Asistencial (UBA), muy utilizados en gestión pero claramente superados en la actualidad, puesto que las medidas del case-mix a partir de los GRDs reflejan el producto de los hospitales de un modo más realista y certero, además de permitir la comparación entre los distintos Centros tomando las mismas bases de medida (13).

Dentro de cada Servicio o Centro Asistencial cada médico debe ser responsable de sus «líneas de producto», es decir, de los GRDs que le han sido asignados. El médico utilizará los recursos que crea más convenientes para ofrecer al enfermo una asistencia de calidad. De esta manera, pueden fijarse objetivos por Servicio o por médico, estableciéndose una sana competencia incluso entre los médicos del mismo Servicio, con lo que se establecerá una corresponsabilidad en la cogestión de los Centros Asistenciales, buscando la efectividad y eficiencia bajo el liderazgo de los médicos, principales conocedores y gestores de la asistencia sanitaria.

Otro punto importante a reseñar sería la importancia intrínseca que tiene el valor coste económico en si mismo, sin relacionarlo con otros parámetros ni integrarlo en un verdadero sistema de gestión de la calidad asistencial.

Como muy bien expone Bataller Alonso (14) los sistemas de costes tradicionales tienen una serie de limitaciones para su utilización como sistema único de control de la gestión, debido principalmente a que se centran más en la obtención de una serie de costes agregados, que en la cuantificación económica de una serie de actividades realizadas y, por otra parte, en que valoran de forma demasiado homogénea los productos obtenidos por cada centro o servicio asistencial, cuando esto no es así debido a que en dichos centros coexisten actividades muy diversas, realizadas por personal de muy distinto nivel de especialización (médicos, enfermería, celadores, etc.). Es, por tanto, fundamental analizar las actividades realizadas durante un proceso asistencial determinado, como objetivo prioritario para conocer la incidencia real sobre los costes económicos.

La utilidad práctica de la aplicación de estos estudios a la gestión sanitaria actual está claramente demostrada y avalada por diversas publicaciones científicas (15-17). La obtención real y exacta del coste económico de cada proceso asistencial claramente establecido, en razón de la utilización de recursos, tanto humanos como materiales que dicho proceso consume, es la base de la posibilidad de realizar presupuestos prospectivos, mucho más realistas y eficaces que los clásicos presupuestos anuales.

Una vez analizada la importancia de este sistema prospectivo de gestión se observa que la implementación en distintos Centros Sanitarios españoles va realizándose de manera progresiva pero en otras especialidades médicas, tanto quirúrgicas (18), como no quirúrgicas (19-21), incluso de especialidades no clínicas como Diagnóstico por la imagen (22), Hematología (23), Anatomía Patológica (24), Farmacia Hospitalaria (25).

En el área de la Rehabilitación y Medicina Física no se encuentran referencias claras sobre la aplicación de este modelo a su actividad asistencial diaria (26), es más, en algún trabajo consultado se excluye específicamente a la Rehabilitación al no generar costes relacionados con la hospitalización (27).

Es decir, el problema fundamental que se observa es la falta de hospitalización o ingreso hospitalario, pues esto definiría un proceso, con un alta y un conjunto mínimo básico de datos (CMBD) que, todo ello englobado en el sistema de clasificación correspondiente, generaría el coste final de ese proceso.

No obstante, como ya se ha referido, existen trabajos publicados de especialidades no asistenciales clínicas, que se basan en el mismo método utilizado para nuestro estudio y están plenamente aceptados por la comunidad científica.

Este mismo problema se observa al estudiar las Memorias Anuales de los Hospitales, donde, gracias al avance de estos métodos de gestión se introducen costes por proceso pero, únicamente, en cuadros que hayan generado estancias hospitalarias (28).

A nivel hospitalario se está trabajando en el tema económico dentro del campo de la Rehabilitación pero sin publicaciones científicas que permitan comparar resultados o, por lo menos, servir de base para futuros estudios. Así, en una Memoria de Actividad del Servicio de Rehabilitación del Hospital Xeral-Cies de Vigo, correspondiente al mismo año del estudio, 1994, se ofrecen unos costes por actividad asistencial, aunque con un método distinto y especificando exclusivamente el coste por consulta médica = 3.151,9 ptas. y el coste por sesión de fisioterapia = 1.176 ptas. (29).

En ese mismo Hospital se han venido realizando estudios sobre estos aspectos, presentando resultados en comunicaciones científicas (30-31) de recientes eventos relacionados con la especialidad.

El estudio que nos ocupa, está pensado y dirigido a la asistencia ambulatoria en Rehabilitación, casi en un 100%, dado que es la forma más común, hoy por hoy, de la asistencia rehabilitadora en nuestro medio (4).

El interés por los aspectos económicos de la atención sanitaria y, especialmente, en lo referido al análisis de los costes económicos de la atención rehabilitadora se da, fundamentalmente, en los Estados Unidos de Norteamérica, donde en la organización y administración de los diferentes servicios de salud se valoran toda una serie de factores y, entre ellos, el coste económico de los diferentes programas de rehabilitación que se proponen (32).

Como se reseña, son múltiples los trabajos publicados en EE.UU. que se ocupan de la importancia de estos aspectos económicos en la gestión sanitaria en general (33-44).

Pero también en otros países se ha dedicado atención a estos aspectos de la gestión sanitaria, algunos con sistemas de salud completamente diferentes al de EE.UU., con lo que se descarta la teoría de que sólo interesan los aspectos de coste y económicos en los países con servicios sanitarios dentro de una economía de libre mercado, aunque, lógicamente, a esto se debe el gran interés en el país donde la gestión privada de la sanidad es prácticamente total.

Así, encontramos trabajos publicados en países como el Reino Unido (45), Suecia (46, 47), Alemania (48-50), Holanda (51), Francia (52), Canadá (53), Australia (54, 55), Nueva Zelanda (56), e incluso, la antigua Unión Soviética (57).

En lo referente al estudio de costes económicos de procesos patológicos concretos, se han encontrado diversas publicaciones aunque es muy difícil encontrar similitudes o posibilidades de comparación con nuestro trabajo, pues, en ninguno de ellos se especifica claramente el método que se ha seguido para su estudio y, además, son solo trabajos sobre coste o aspectos económicos de un tipo de enfermedad o problemas con lo que se incluyen muchas veces aspectos sociales, de coste por bajas laborales, o aspectos médicos muy importantes pero referidos a estancias de ingreso hospitalario, con lo que no sigue el esquema metodológico de nuestro trabajo.

Otro factor importa nte a considerar es que los estudios se repiten en algunas afecciones muy concretas, algunas de las cuales a pesar de un interés indudable en rehabilitación y a los enormes gastos que generan, no son patologías que formen parte de los grupos de mayor frecuentación en cuanto a diagnósticos en la atención rehabilitadora en la Comunidad Valenciana, con lo que trasciende de nuestro estudio.

Es la hemiplejía por accidente vásculo cerebral la patología más referenciada en la bibliografía (58-69), pero no es posible unificar criterios entre ellos para definir el coste de este proceso, dada la variabilidad del uso de parámetros de medida de actividad.

El coste de la atención rehabilitadora domiciliaria, en relación con la atención hospitalaria también es motivo de diversas publicaciones consultadas (70-73), así como los programas de rehabilitación geriátrica (53, 74-76), programa de rehabilitación infantil (77-79).

Las lesiones medulares (80-83), cráneo-encefálicas (84-86), traumatológico-ortopédicas (87, 88) y más en concreto en lo referido al coste de la rehabilitación y/o tratamiento de las fracturas de cadera (89-92), artroplastias y prótesis de cadera y/o rodilla (93, 94), plastias ligamentosas de rodilla (95), amputaciones (96), reimplantes tras amputaciones de miembros (97), también ocupan importantes referencias bibliográficas. El coste económico de la prevención de los riesgos laborales en general (98) y su relación con las Compañías de Seguros (99, 100), así como el coste del enfoque rehabilitador de la lumbalgia en general (101, 102), de la aplicación de las denominadas escuelas de espalda o back school (103) e incluso del coste de la hernia discal intervenida quirúrgicamente (104, 105).

La rehabilitación respiratoria (106, 107) y cardiovascular (108-114), están muy representadas en la bibliografía consultada, aunque en nuestro medio no son muchos los Centros o Servicios de Rehabilitación donde se ofrece este tipo de asistencia, por lo que los datos son poco orientativos.

Problemas neurológicos graves como pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (115) y grandes discapacitados por problemas neuromusculares (116), así como el coste de la rehabilitación de enfermedades tan poco frecuentes como la lepra y, además, en un estudio efectuado en la India (117) nos dan una clara idea del interés que esta faceta de la atención sanitaria despierta en el mundo durante esta última década.

De todos los trabajos consultados, consideramos que algunos pueden servirnos como datos comparativos con alguno de nuestros resultados, aunque con los problemas descritos anteriormente. Así, el coste del tratamiento rehabilitador de una lumbalgia crónica mecánica en Estados Unidos de América, publicado en 1994, es de 766,70 dólares (36).

En nuestro estudio, también referido a 1994, el coste de este mismo proceso asciende a 42.736 ptas., lo que nos orienta hacia un coste bastante inferior, con lo que podemos suponer que el consumo de prestaciones para el tratamiento rehabilitador de dicho cuadro es menor en nuestro medio.

En otro trabajo muy interesante (36), también realizado en EEUU y publicado en 1993, se efectúa un estudio sobre una casuística agrupada en 11 grupos (case-mix). Se obtienen unos costes económicos para dichos procesos que oscilan entre 473$ a 2.582$, siendo la media de 847$. Si comparamos con nuestro estudio observamos como los procesos tienen un coste que oscila entre 31.745 y 72.378 ptas., siendo nuestra media de 53.329 ptas. con lo que, contando con la diferencia de nivel de vida y un año de diferencia en la obtención de datos, consideramos que los datos pueden ser superponibles aunque siempre menores en cuanto al consumo de prestaciones que en EEUU (tabla III).

Otros trabajos, son menos interesantes para comparación de resultados pues son más antiguos o de procesos que no entran en nuestro case-mix de frecuentación mayor de los Servicios de Rehabilitación. Así, en Holanda, en trabajo publicado en 1994 (51), se obtiene un coste del tratamiento rehabilitador de la espondilitis anquilosante de 531$ por año en tratamiento individual frente a 409$ por año en tratamiento en grupo. En Finlandia, un plan de rehabilitación de retraso psico-motor supone un coste de 539$, según trabajo publicado en 1992 (78).

En EE.UU., el reimplante de un dedo amputado y ocho meses de rehabilitación, supone un coste de 3.348$, según trabajo publicado en 1992 (97). También en EE.UU., y según trabajo publicado en 1991 (84), el coste del tratamiento completo de un traumatismo cráneo encefálico oscila entre los 12.489$ y los 36.177$. En Dinamarca, el coste del tratamiento completo de una fractura de cadera en ancianos, según trabajo publicado en 1991 (89), es de 43.000 SEK (coronas suecas), incluyendo cuatro meses de rehabilitación.

En Suecia se efectuó un estudio comparativo entre el coste que supone el tratamiento de una prótesis total de cadera (34.902 SEK) y el de una prótesis total de rodilla (56.200 SEK), en estudio publicado en 1991 (93). En otro trabajo publicado en 1990, en Suecia (60), se obtiene el coste del tratamiento a nivel hospitalario de la hemiplejía en una población de menos de 80 años y resulta una importante diferencia entre el sexo masculino (283.000 SEK) y el femenino (561.000 SEK).

Con respecto al método seguido es muy difícil localizar ningún trabajo que especifique claramente el tipo de procedimiento que han seguido para obtener los resultados, aunque se especifica el uso de sistemas de análisis de varianza, cálculo de medias, etc., en un trabajo publicado en 1994 (118), que puede relacionarse con el método seguido en nuestro trabajo para analizar los resultados.

Con respecto a los resultados de nuestro trabajo pueden hacerse las siguientes consideraciones: Siguiendo las directrices del informe Delphi sobre el Sistema Sanitario Español y sus estrategias, tendencias y áreas de desarrollo (119), durante la década 1993 a 2003, parece claro que los expertos consultados han llegado a una serie de estimaciones de consenso, algunas de las cuales están directamente relacionadas con el desarrollo de líneas de investigación con la del trabajo que nos ocupa, bien basados en él, bien desarrollándolos y ampliándolos progresivamente.

El consenso alcanzado por los expertos puede resumirse en:

Los principales problemas que van a exigir mayor atención son:

­ Financiación y control del gasto (39% de expertos). Para ello es imprescindible conocer el coste de todos y cada una de las prestaciones o servicios que se ofertan a nivel de la atención sanitaria, con vistas a un mejor control.

En cuanto a cobertura y financiación los escenarios más probables serán:

­ Incremento del sistema de co-financiación por parte del usuario. Para ello es premisa fundamental conocer el coste de los diferentes servicios ofertados para definir, de una manera justa, la proporción adecuada que podría aportar el paciente-usuario de las prestaciones sanitarias.

­ Es muy probable que se establezcan prioridades para la financiación de un paquete mínimo de prestaciones por parte del Sistema Nacional de Salud, para lo que lo primero es conocer exactamente cada prestación en cuanto a su eficacia y eficiencia, para, así, poder priorizarlas de una manera lógica, justa y adecuada.

En cuanto a la oferta y provisión de servicios:

­ Incremento de la contratación externa de servicios, fundamentalmente para aquellos en los que sea más eficiente esta contratación que la propia oferta, para lo que también es imprescindible conocer el coste y relación coste-beneficio de todos y cada una de las prestaciones.

En relación con la organización y estructura de los Centros Sanitarios:

­ Se establecerá sistemas de pago basados en el case-mix. Este punto entra de lleno en la utilidad del trabajo que se presenta.

Hay que reseñar que la tendencia actual es la de considerar la asistencia sanitaria integrada para cada proceso patológico, en lugar de considerar lo que cada Servicio o Centro oferta, sino que todas las prestaciones que se efectúen desde distintos Centros de Actividad y que convergen en la asistencia precisa a un proceso se valoren y cuantifiquen de una manera integral, lo cual siempre va a redundar en menores esperas y molestias para el usuario y, posiblemente, en una mayor eficacia final en el resultado del proceso (120).

Otros aspectos económicos-financieros de interés en el informa Delphi (119) serán:

­ Se potenciarán los mecanismos de evaluación económica de los servicios sanitarios.

Estos sistemas se basarán en técnicas de análisis coste-efectividad y coste-utilidad, y se convertirán en elementos habituales en la gestión y planificación de los servicios.

Un 43% de los expertos piensa que esta tendencia es bastante probable y un 35,7% que es probable.

Lógicamente, en todo este tipo de estudios y técnicas, es fundamental el arbitrar sistemas para conocer de manera exacta y objetiva el coste de cada servicio y/o proceso para poder relacionarlo con su posible utilidad y/o eficacia.

­ Se establecerá una «factura sombra». Son un 61,4% de los expertos consultados los que opinan que es bastante probable que comience a entregarse este documento a los usuarios de la sanidad pública para que, al contemplar los gastos ocasionados por ellos, tengan conciencia del coste real del servicio aunque, evidentemente, no lo hagan efectivo. Aparte de una medida informativa puede ser una medida disuasiva del consumo innecesario.

Ni que decir tiene la importancia que implica conocer el coste de las prestaciones que se oferten para poder ofrecerlos en un documento impreso para información de los gastos ocasionados y pseudo-facturados.

­ Se establecerán nuevos sistemas de pago para asignación de recursos.

Según los expertos el pago prospectivo por case-mix será el mecanismo más utilizado (60%), frente a otros sistemas como las Unidades Básicas Asistenciales (UBAs) o derivados (20%) y los presupuestos clínicos (11,4%). Ello requerirá la dotación a los hospitales de sistemas de contabilidad analítica que den soporte a los sistemas de clasificación de pacientes que se adopten.

El trabajo que se presenta está basado plenamente en la utilización de este sistema de case-mix por GRD y facilita la implementación del pago prospectivo por proceso en Rehabilitación y Medicina Física.

1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal