Arctvrvs: Qui gentes omnes mariaque et terras movet, eius sum civis civitate caelitum ita sum, ut videtis, splendens stella candida, signum quod semper tempore exoritur suo hic atque in caelo: nomen Arcturo est mihi



Descargar 0.52 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño0.52 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

PLAUTO

Rudens


ARCTVRVS: Qui gentes omnes mariaque et terras movet, eius sum civis civitate caelitum. ita sum, ut videtis, splendens stella candida, signum quod semper tempore exoritur suo hic atque in caelo: nomen Arcturo est mihi. noctu sum in caelo clarus atque inter deos, inter mortalis ambulo interdius. at alia signa de caelo ad terram accidunt.

qui est imperator divom atque hominum Iuppiter, is nos per gentis alium alia disparat, qui facta hominum, mores, pietatem et fidem noscamus, ut quemque adiuvet opulentia.
qui falsas litis falsis testimoniis petunt quique in iure abiurant pecuniam, eorum referimus nomina exscripta ad Iovem; cotidie ille scit quis hic quaerat malum: qui hic litem apisci postulant periurio mali, res falsas qui impetrant apud iudicem, iterum ille eam rem iudicatam iudicat; maiore multa multat quam litem auferunt
bonos in aliis tabulis exscriptos habet. atque hoc scelesti in animum inducunt suom, Iovem se placare posse donis, hostiis: et operam et sumptum perdunt; id eo fit quia nihil ei acceptumst a periuris supplici; facilius si qui pius est a dis supplicans, quam qui scelestust, inveniet veniam sibi.

idcirco moneo vos ego haec, qui estis boni quique aetatem agitis cum pietate et cum fide: retinete porro, post factum ut laetemini. nunc, huc qua causa veni, argumentum eloquar. primumdum huic esse nomen urbi Diphilus Cyrenas voluit.

illic habitat daemones in agro atque villa proxima propter mare, senex, qui huc Athenis exul venit, hau malus; neque is adeo propter malitiam patria caret, sed dum alios servat se impedivit interim, rem bene paratam comitate perdidit.

huic filiola virgo periit parvola. eam de praedone vir mercator pessumus, is eam huc Cyrenas leno advexit virginem. adulescens quidam civis huius Atticus eam vidit ire e ludo fidicinio domum amare occepit: ad lenonem devenit, minis triginta sibi puellam destinat datque arrabonem et iure iurando alligat. is leno, ut se aequom est, flocci non fecit fidem neque quod iuratus adulescenti dixerat.

ei erat hospes par sui, Siculus senex scelestus, Agrigentinus, urbis proditor; is illius laudare infit formam virginis et aliarum itidem quae eius erant mulierculae. infit lenoni suadere, ut secum simul eat in Siciliam


PRÓLOGO

Yo soy conciudadano del que gobierna todas las naciones los mares y las tierras, en la ciudad celeste. Soy, como podéis ver, un astro de resplandeciente blancura; un astro que sale siempre puntualmente a su hora, tanto aquí como en el cielo. Mi nombre es Arcturo. De noche, soy visible en el cielo, y estoy entre los dioses; de día, camino en medio de los hombres. Pero otros astros caen desde el cielo a la tierra.

El que es gobernador de dioses y hombres, Júpiter, este mismo nos echa a todos los países para que indaguemos lo que que hacen los mortales, son sus costumbres, su piedad y su buena fe, y cómo la suerte ayuda a cada cual.
De los que buscan pleitos fraudulentos, por medio de falsos testimonios y de los niegan bajo juramente sus deudas, delante de un tribunal presentamos por escrito los nombres a Júpiter. Así, diariamente él sabe quién se está buscando su castigo. Si alguien intenta ganar un litigio mediante el perjurio ante el juez, obtienen algo que no podían obtener con justicia, Él juzga de nuevo el caso que ya había sido juzgado; impone un castigo mayor el proceso ganado.
En otras tablillas, tiene escritos los nombres de los justos. Las personas injustas que creen poder aplacar a Júpiter con donativos y con víctimas pierden su tiempo y su dinero. Sucede esto porque ninguna súplica, procedente de un perjuro, puede serle agradable.Más fácilmente el humilde de corazón que eleva su plegaria a los dioses, obtendrá gracia ante sus ojos que el de corazón malvado.

Así pues, os aconsejo a vosotros, los que sois justos y ordenáis vuestra vida con piedad y con con buena fé. Perseverad en ello, para que recibáis la alegria por lo hecho.

Ahora os explicaré el argumento, por lo que vine aquí. En primer lugar esta ciudad se llama Cirene,: así lo ha querido Dífilo.

Allí, en el campo, en aquella granja que está muy cercana a nosotros, junto al mar, vive Démones, un anciano no malvado que ha venido de Atenas, para vivir aquí, exilado. y no se ha visto privado de su patria por haber cometido algún daño, al contrario, quiso salvar a los demás y se encontró, él mismo, metido en el barullo: Perdió una fortuna bien adquirida. Tenía una hijita que se la robaron cuando era todavía muy pequeña. Un leno criminal la ha comprado a un pirata y la ha traído aquí, a Cirene. Un joven ateniense, conciudadano suyo, la ve salir un día de la escuela de música para regresar a su casa.

Se enamora de ella. Acude a casa del leno y adquiere a la joven por treinta minas; deja una cantidad como garantía al leno y éste se compromete con un juramento. Pero el leno, comoes normal en ellos, no respetó ni el trato ni lo que bajo juramento había hecho a aquel joven. Tenía como huésped en su casa un a un viejo y taimado siciliano,, un vecino de Agrigento, traidor a su propia ciudad. Este hombre comienza a alabar la belleza de la joven y también la de las otras mujeres que poseía el ltraficante; llega a persuadirle que se vaya con él a Sicilia


ibi esse homines voluptarios dicit, potesse ibi eum fieri divitem. ibi esse quaestum maximum meretricibus. persuadet. navis clanculum conducitur, quidquid erat noctu in navem comportat domo leno;adulescenti qui puellam ab eo emerat ait sese Veneri velle votum solvere (id hic est Veneris fanum) et eo ad prandium vocavit adulescentem huc. ipse hinc ilico conscendit navem, avehit meretriculas.

adulescenti alii narrant ut res gesta sit, lenonem abiisse. ad portum adulescens venit: illorum navis longe in altum abscesserat.


(Lacuna) ego quoniam video virginem asportarier, tetuli ei auxilium et lenoni exitium simul: increpui hibernum et fluctus movi maritimos. nam Arcturus signum sum omnium acerrimum: vehemens sum exoriens, cum occido vehementior.
nunc ambo in saxo, leno atque hospes, simul sedent eiecti: navis confracta est eis. illa autem virgo atque altera itidem ancillula de navi timidae desuluerunt in scapham.

nunc eas ab saxo fluctus ad terram ferunt ad villam illius, exul ubi habitat senex, cuius deturbavit ventus tectum et tegulas; et servos illic est eius, qui egreditur foras. adulescens huc iam adveniet, quem videbitis, qui illam mercatust de lenone virginem. valete, ut hostes vestri diffidant sibi


SCEPARNIO: Pro di immortales, tempestatem cuius modi Neptunus nobis nocte hac misit proxima. detexit ventus villam quid verbis opust? non ventus fuit, verum Alcumena Euripidi, ita omnis de tecto deturbavit tegulas; inlustrioris fecit fenestrasque indidit.


Le dice que hay hombres que aman el placer, y que podrá hacerse rico muy fácilmente. Que allí las mujeres dan dinero. Lo convence. Secretamente es alquilada una nave; por la noche, el traficante embarca en ella todo cuanto saca de casa.

Al joven que tenía comprada a la muchacha, le dice que quiere cumplir una promesa hecha a Venus. “este es el santuario de Venus”. Con tal pretexto, invita al joven a comer - En seguida, él se embarca y se lleva consigo a las mujeres.

otros cuentan al joven lo que ha pasado, que el leno se ha escabullido. El joven se acerca en seguida al puerto. La nave ya se había perdido en alta mar.

Yo, al ver que se llevaban a la doncella, le he traído ayuda a ellos y al mismo tiempo desgracia al leno; he desencadenado una fuerte tempestad y he agitado las olas marinas. Porque yo, Arcturo, soy el más endiablado de todos los astros; soy vehemente cuando salgo y más vehemente cuando me retiro.

Y ahora, los dos, el leno y el huésped, arrojados de la nave, permanecen sentados, el uno al lado del otro, en una roca: La nave ha quedado rota; pero, la muchacha y la sirvienta que la acompañaba han podido saltar, temblorosas, desde la nave a una barca.

Ahora el oleaje las aleja de los escollos y las conduce hacia tierra firme, hacia la casa del viejo expatriado, la casa cuyo tejado y cuyas tejas arrancó el temporal.

Y aquél es el esclavo que sale de la casa. Muy pronto veréis llegar al joven del que os he hablado, el que compró la muchacha al leno. Sed valientes, para que vuestros enemigos se desconfíen de sus fuerzas.

ACTO I ESCENA PRIMERA



SCEP: ¡Oh, dioses inmortales! ¡Qué tempestad nos ha enviado Neptuno esta noche! El viento se ha llevado el tejado de la casa. ¿Cómo lo diría? aquello no era un vendaval, era la Alcmena de Euripides. Tal ha arrancado todas las tejas del tejado; le ha abierto vanos y le ha cohecho ventanales.



PLESIDIPVS: Et vos a vestris abduxi negotiis neque id processit qua vos duxi gratia, neque quivi ad portum lenonem prehendere. sed mea desidia spem deserere nolui: eo vos, amici, detinui diutius. nunc huc ad Veneris fanum venio visere, ubi rem divinam se facturum dixerat.

Sceparnio: Si sapiam, hoc quod me mactat concinnem lutum.



PLESSIDIPUS: Prope me hic nescio quis loquitur.

DAEMONES: Heus, Sceparni o.

SCEPARNIO: Qui nominat me?

DAEMONES: Qui pro te argentum dedit. SCEPARNIO: Quasi me tuom esse servom dicas, daemones.

DAEMONES: Luto usust multo, multam terram confode. villam integundam intellego totam mihi, nam nunc perlucet ea quam cribrum crebrius.

PLESSIDIPUS: Pater salveto, amboque adeo.

DAEMONES: Salvos sis.

SCEPARNIO: Sed utrum tu masne an femina es, qui illum patrem voces?

Plessidipus: Vir sum equidem.

Sceparnio: Quaere vir porro patrem. DAEMONES: Filiolam ego unam habui, eam unam perdidi. virile sexus numquam ullum habui.

PLESSIDIPUS: At di dabunt.

SCEPARNIO: Tibi quidem hercle, quisquis es, magnum malum, qui oratione nos hic occupatos occupes.

PLESSIDIPUS: Isticine vos habitatis?

SCEPARNIO: Quid tu id quaeritas? quon furatum mox venias, vestigas loca?

PLESSIDIPUS: Peculiosum esse addecet servom et probum, quem ero praesente praetereat oratio aut qui inclementer dicat homini libero.

SCEPARNIO: Et impudicum et impudentem hominem addecet molestum ultro advenire ad alienam domum, cui debeatur nil.

DAEMONES: Tace, Sceparnio. quid opust, adulescens?

PLESSIDIPUS: Istic infortunium, qui praefestinet, ubi erus adsit, praeloqui. sed nisi molestumst, paucis percontarier volo ego ex te.

DAEMONES: Dabitur opera, atque in negotio.

SCEPARNIO: Quin tu in paludem is exicasque harundinem, qui pertegamus villam, dum sudumst?

DAEMONES: Tace. tu si quid opus est dice.

PLESSIDIPUS: Dic quod te rogo, ecquem tu hic hominem crispum, incanum videris, malum, periurum, palpatorem

DAEMONES: Plurimos, nam ego propter eius modi viros vivo miser.

ACTO I. ESCENA II



PLES: Os saqué de vuestras ocupaciones y no os he explicado por qué motivo os traído, sin haber podido echar el guante al leno, en el puerto. Pero no he querido perder toda esperanza a causa de mi negligencia; por esto, amigos, os he hecho quedar tanto rato. Ahora, acabo de dar un vistazo al templo de Venus, donde aquel hombre me había dicho que haría un sacrificio.

ESCEP: Si supiera, amasaría bien este barro que tanto me fastidia.

Ples: No sé quien habla por aquí cerca de mí.



DÉMONES:.¡Eh, Esceparnión!

ESCEP: ¿Quién me llama?

DÉMONES: El que por ti, entregó su dinero.

ESCEP: ¿Quieres decir como que soy tu esclavo., Démones?

DÉMONES: Hace falta gran cantidad de argamasa, saca mucha arcilla. Veo que tendré que recubrir toda la granja. Ahora entra la luz por más agujeros que los que tiene una criba.

PLEUSIDIPO: Padre, salud... Mejor dicho, para los dos.

DÉMONES:¡Salud!

ESCEPARNION: Dime - ¿eres hombre o mujer, que le llamas "padre"?

PLEUSIDIPO: Un hombre, desde luego

ESCEPARNION: Pues, ¡vete hombre a buscar a tu padre!



DÉMONES: Tuve una hija y a esta única hija la perdí. Varón nunca he tenido a ninguno.

PLEUSIDIPO: Pero los dioses ya te lo concederán…

ESCEPARNION: A ti, seas quien seas, te manden alguna desgracia ¡por Hércules! que vienes a entretenernos con discursos cuando estamos entretenidos.

PLEUSIDIPO: ¿Vives aqui?

ESCEPARNION: ¿Por qué lo preguntas? Quieres inspeccionar bien el lugiar para poder venir luego a robar?

PLEUSIDIPO: Hace falta que sea muy honesto y que tenga un buen peculio el esclavo que se atreve a hablar groseramente a un hombre libre, con el dueño presente.

ESCEPARNION: También hace falta que sea un sinvergüenza y desvergonzado el hombre que se atreve a venir a molestar a una casa ajena donde no lo deben nada.

DEMONES: Calla, Esceparnio. ¿Qué se te hace, muchacho?

PLEUSIDIPO: Una buena reprimenda para éste, que habla en primer lugar con su amo presente. Pero s i no te es molestia, quisiera preguntarte algo sin entretenerte.

DÉMONES: Estoy a tu disposición, aunque tengo un poco de trabajo.

ESCEPARNIÓN: ¿Por qué no te vas junto al pantano y cortas cañas para que podamos cubrir la granja, ahora que hace buen tiempo?

DÉMONES: Callate. (A Pleusidipo) Si necesitas algo, dímelo.

PLEUSIDIPO: Contesta a lo voy a preguntante: si, por casualidad, has visto un tipo de pelo rizadoy canoso; un malhechor, un perjuro, un estafador?

DÉMONES: Muchos. Por tipos de tal calaña vivo como un miserable.



PLESSIDIPUS: Hic dico, in fanum Veneris qui mulierculas duas secum adduxit, quique adornaret sibi ut rem divinam faciat, aut hodie aut heri.

DAEMONES: Non hercle, adulescens, iam hos dies complusculos quemquam istic vidi sacruficare, neque potest clam me esse si qui sacruficat: semper petunt aquam hinc aut ignem aut vascula aut cultrum aut veru aut aulam extarem, aut aliquid. quid verbis opust? Veneri paravi vasa et puteum, non mihi. nunc intervallum iam hos dies multos fuit.

PLESSIDIPUS: Vt verba praehibes, me periisse praedicas.

DAEMONES: Mea quidem hercle causa salvos sis licet.

SCEPARNIO: Heus tu, qui fana ventris causa circumis, iubere meliust prandium ornari domi.

DAEMONES: Fortasse tu huc vocatus es ad prandium, ille qui vocavit nullus venit?

PLESSIDIPUS: Admodum.

SCEPARNIO: Nullumst periclum te hinc ire inpransum domum: Cererem te meliust quam Venerem sectarier: amori haec curat; tritico curat Ceres.

PLESSIDIPUS: Deludificavit me illic homo indignis modis.

DAEMONES: Pro di immortales, quid illuc est, Sceparnio, hominum secundum litus?

SCEPARNIO: Vt mea est opinio, propter viam illi sunt vocati ad prandium.

DAEMONES: Qui?

SCEPARNIO: Quia post cenam, credo, laverunt heri.

DAEMONES: Confracta navis in mari est illis.

SCEPARNIO: Ita est. at hercle nobis villa in terra et tegulae.

DAEMONES: homunculi quanti estis. eiecti ut natant.

PLESSIDIPUS: Vbi sunt i homines, obsecro?

DAEMONES: Hac ad dexteram (viden?) secundum litus.

PLESSIDIPUS: Video. sequimini. utinam is sit quem ego quaero, vir sacerrimus. valete. SCEPARNIO: Si non moneas, nosmet meminimus. sed, o Palaemon, sancte Neptuni comes, qui Herculis socius esse diceris, quod facinus video.

DAEMONES: Quid vides?

SCEPARNIO: Mulierculas video sedentis in scapha solas duas. ut adflictantur miserae. euge euge, perbene, ab saxo avortit fluctus ad litus scapham, neque gubernator umquam potuit rectius. non vidisse undas me maioris censeo. salvae sunt, si illos fluctus devitaverint. nunc, nunc periclumst. unda eiecit alteram. at in vadost, iam facile enabit. eugepae, viden alteram illam ut fluctus eiecit foras? surrexit, horsum se capessit. salva res. desiluit haec autem altera in terram e scapha.



PLEUSIDIPO: Este individuo que digo se ha ha llevado consigo, al templo de Venus, dos mujeres y que, hoy o ayer, tenía que hacer los preparativos para el sacrificio.

DÉMONES: ¡Por Hércules, joven! Hace muchos días que no he visto a nadie que viniese a hacer un sacrificio y sii alguien ofrece un sacrificio, no me pasa desapercibido. Siempre vienen a pedirme agua, o fuego, o vasijas, o un cuchillo, o un asador, o una olla para las entrañas, o cualquier otra cosa. En una palabra, para la diosa Venus tengo yo la vajilla y el pozo, no para mí. Ahora hace muchos días que hay algo de tranuqilidad.
PLEUSIDIPO: Con lo que acabas de decir, vienes a anunciarme la muerte.

DÉMONES: Por mi parte, te deseo que tengas mucha salud

ESCEPARNIÓN: (A Pleusidipo) ¡Eh, tú que recorres todos los templos buscando comida, mejor sería que mandaras que te prepararan la comida en tu casal

DÉMONES: ¿Has sido invitado a comer y no se ha presentado el que te invitó?

PLEUSIDIPO: Así es, en efecto.

ESCEPARNIÓN: No hay ningún peligro de que vuelvas a casa sin comer. Pero más vale que dirijas tus plegarias a Ceres, no a Venus. Esta se preocupa del amor; del grano Ceres.

PLEUSIDIPO: (Aparte.) ¡Cómo se reído a mi costa aquel miserable!

DÉMONES: (Dioses inmortalesl ¿Qué es aquello? Esceparnión, ¿quiénes son aquellos hombres que están allí, junto a la playa?

ESCEPARNIÓN: En mi opinión, están invitados a una comida de despedida, por un viaje.

DÉMONES: ¿Cómo?

ESCEPARNIÓN: Que después de cenar, creo yo, tomaron un baño

DÉMONES: Su nave ha quedado destrozada, en el mar

ESCEP: Así es. Y por Hércules, en tierra a nosotros se nos ha destrozado la casa y el tejado.

DÉMONES: Minúsculos humanos, qué pocos valéis. Cómo nadan después de naufragar.

PLESUSIDIPO: Veamos. ¿dónde están esos hombres?

DÉMONES: Allí, a la derecha. Cerca de la orilla ¿No los ves?

PLEUSIDIPO: Los veo, seguidme. Ojalá esté el que busco, individuo miserable. ( A Démones y a su esclavo ) ¡Que vaya bien!

ESCEPARNIÓN: Esto no es necesario que nos lo digas, ya nos ocuparemos nosotros de que todo vaya bien. Pero, ¡oh Palemón, sagrado compañero de Neptuno!, tú que, según dicen, compartiste los trabajos de Hércules, ¿qué es lo que estoy viendo?

DÉMONES: ¿Qué ves?

ESCEPARNIÓN: Veo a - dos pobres mujeres solas sentadas en una sola harca. Cómo deben de sufrir las desdichadas. ¡Bien¡¡Muy bien! ¡Estupendo! El oleaje aleja su barca de los escollos y la conduce hacia la playa. Ni el mejor piloto lo habría hecho mejor. No recuerdo haber visto nunca unas olas tan encrespadas. Estarán a salvo si logran evitar aquellas olas. Pero ahora viene el peligro: la ola ha arrastrado a una de ellas; el agua no la cubre, podrá salvarse fácilmente. ¡Bien! ¿No estás viendo a la otra, no ves cómo una ola la ha sacado del mar? Ya se levanta; viene hacia aquí. Todo marcha muy bien. Aquélla ha logrado saltar, de, la barca al suelo.


ut prae timore in genua in undas concidit. salvast, evasit ex aqua. iam in litore est. sed dextrovorsum avorsa it in malam crucem. hem, errabit illaec hodie.


DAEMONES: Quid id refert tua?

SCEPARNIO: Si ad saxum quo capessit, ea deorsum cadit, errationis fecerit compendium

DAEMONES: Si tu de illarum cenaturus vesperi es, illis curandum censeo, Sceparnio, si apud me essurus, mihi dari operam volo

SCEPARNIO: Bonum aequomque oras.

DAEMONES: Sequere me hac ergo.

SCEPARNIO: Sequor.

El miedo le ha hecho caer de rodillas al agua. ¡Está salvada! Ya sale del agua, llega a la playa. Pero ahora se va hacia la derecha, se dirige a una muerte segura. ¡Ay, fatalmente, irá a perdersel DÉMONES: ¿Y a ti qué te importa?



ESCEPARNIÓN (Sigue mirando atentamente.) Si cae desde lo alto de la roca, hacia la cual se dirige, ya habrá dejado de ir perdida.

DÉMONES: Si de ellas depende que tú cenes esta noche, harías bien en preocuparte, Esceparnión. Pero si piensa cenar conmigo, quiero que te des prisa.
ESCEPARNIÓN: Lo que pides es bueno y justo.

DÉMONES: Sígueme, pues, allí

PLEUDISIPO: Te sigo



PALAESTRA: Nimio hominum fortunae minus miserae memorantur, experiundo iis datur acerbum. hoc deo complacitumst, me hoc ornatu ornatam in incertas regiones timidam eiectam. hancine ego ad rem natam esse me miseram memorabo?

hancine ego partem capio ob pietatem praecipuam? nam hoc mi haud laborist, laborem hunc potiri, si erga parentem aut deos me impiavi; sed id si parate curavi ut caverem, tum hoc mi indecore, inique, inmodeste datis, di; nam quid habebunt sibi signi impii posthac, si ad hunc modum est innoxiis honor apud vos? nam me si sciamin vos fecisse aut parentis sceleste, minus me miserer;

sed erile scelus me sollicitat, eius me impietas male habet. is navem atque omnia perdidit in mari: haec bonorum eius sunt reliquiae; etiam quae simul vecta mecum in scaphast, excidit. ego nunc sola sum. quae mihi si foret salva saltem, labor lenior esset hic mi eius opera. nunc quam spem aut opem aut consili quid capessam?

ita hic sola solis locis compotita sum. hic saxa sunt, hic mare sonat,neque quisquam homo mihi obviam venit. hoc quod induta sum, summae opes oppido, nec cibo nec loco tecta quo sim scio: quae mihist spes, qua me vivere velim? nec loci gnara sum, nec vidi aut hic fui.


saltem aliquem velim qui mihi ex his locis aut viam aut semitam monstret, ita nunc hac an illac eam, incerta sum consili; nec prope usquam hic quidem cultum agrum conspicor. algor, error, pavor, me omnia tenent. haec parentes mei haud scitis miseri, ü me nunc miseram esse ita uti sum. ü+libera ego prognata fui maxume, nequiquam fui. nunc qui minus servio, quam si serva forem nata? neque quicquam umquam illis profuit qui me sibi eduxerunt.

ESCENA III



PALESTRA: (sola, en medio de las rocas): Por más que se hable de la suerte de los hombres, nunca se descubren todas sus desgracias.

Su amargura sólo se nos descubre,en la experiencia. ¿Es posible que un dios se haya complacido haciéndome naufragar, que me haya dejado así, con este vestido tan pobre, en una región desconocida, en un lugar donde el miedo me atormenta? Pobre de mí! ¿Para llegar a esta triste situación tuve que venir al mundo?

¿Es éste el provecho que saco a cambio de mi gran amor filial?

No me importaría tener que soportar esta pena, si hubiese cometido algún daño contra mis padres, contra los dioses, Pero esto no lo he hecho nunca; ¡es indigno, injusto y excesivo el castigo que me dais, dioses! De ahora en adelante, ¿cómo podrán ser reconocidos los impíos, si reserváis semejante trato para los inocentes? Si supiera yo que mis padres han cometido algún crimen, no me quejaría.

Pero los crímenes que me persiguen son los crímenes de mi dueño; su impiedad han sido la causa de mis desventuras. El ha perdido en el mar su navío y todo cuanto poseía; mirad (señala a sí misma) lo que ha quedado de todos sus bienes. Incluso mi compañera, la que iba en la nave conmigo, se ha perdido en medio de las olas. Ahora me encuentro sola., Si ella se hubiese salvado, mi pena no sería tan grande. ¿Qué esperanza puedo mantener, de qué recursos dispongo? ¿Qué decisión debo tomar?

Me encuentro tan sola en medio de estos parajes desérticos adonde he venido a parar. Por un lado, rocas; por el otro, el mar embravecido, y nadie me sale al encuentro.... Solamente poseo todo cuanto llevo encima e ignoro dónde puedo encontrar alimentos, o un lugar que me sirva de cobijo. ¿Puedo tener alguna esperanza que me dé vigor para seguir viviendo? El lugar me es completamente desconocido; nunca había estado por aquí.

Quisiera que alguien me enseñase un camino o una senda para poder salir de aquí. Porque, ¿hacia dónde me dirigiré ahora: hacia aquí, o hacia allí? No sé qué camino tomar y, por otra parte, no veo ningún campo cultivado por aquí cerca. Tengo frío. Estoy perdida y el miedo me vence. ¡Ah, mis pobres padres!, vosotros no sabéis cuánto sufro en este momento. Nací tan libre como el que más y, ¿de qué me ha servido? ¿Soy menos esclava ahora que si hubiese nacido esclava? De nada les ha servido a mis padres traerme al mundo para que fuese su sostén

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal