Arte Africano Contemporáneo



Descargar 456.32 Kb.
Página4/7
Fecha de conversión14.10.2017
Tamaño456.32 Kb.
1   2   3   4   5   6   7

“Bienal de Dakar 2002, microcosmos del arte contemporáneo africano”


http://www.afrol.com/es/especiales/13249

En 1992 se celebró la primera iniciativa de la bienal de arte contemporáneo Dak'Art en Dakar, Senegal. Desde entonces, Dakar se ha ido consolidando como la capital africana del arte contemporáneo, llegando a la quinta edición de la bienal en 2002 con un programa en el que se recogen los trabajos de 40 artistas contemporáneos procedentes de 13 países africanos.

La V edición de la bienal, que se ha inaugurado el 10 de mayo y tendrá un mes de duración, se considera como la edición más ambiciosa de la bienal celebrada hasta el momento. Un total de trece países se ven representados en los salones de la bienal durante este mes, hasta su clausura el próximo 10 de junio: Argelia, Benín, Burkina Faso, Camerún, Costa de Marfil, Egipto, Etiopía, Madagascar, Marruecos, Nigeria, Senegal, Sudáfrica y Túnez.

Senegal, el país anfitrión de la muestra es, evidentemente, el que cuenta con una mayor representación de sus jóvenes artistas, con un total de 12: Mansour Ciss, Soly Cissé, Félicité Codjo, Ndary Mbathoï Lo, Gabriel Kenzo Malou, Djibril Ndiaye, Ousmane Ndiaye Dago, Ibrahima Niang, Adam's O'Connor, Moussa Sakho, Mamady Seydi y Amadou Kane Sy.

Tras el país anfitrión, es Marruecos el que cuenta con una mayor representación: Fayssal Ben Kiran, Ali Chraïbi, Hicham Benohoud, Khalil El Gherib, Faouzi Laatiris, Erruas Safaa y Batoul S'Himi son los representantes elegidos del arte contemporáneo marroquí. Otros representantes del arte del norte de África son Zoulika Bouabdellah, Mohamed Ounouh, ambos de Argelia, junto con Fatma Charfi, Nabil Saoubi, de Túnez. Egipto, por su parte, también queda representado gracias a Moastas Nasr.

En lo que se refiere a los jóvenes artistas de África Occidental, además de la nutrida representación senegalesa, Costa de Marfil cuenta con cuatro representantes, Tamsir Dia, Jems-Robert Koko Bi, Justin Oussou Ngoran, Yacouba Touré, al mismo tiempo que los tres nigerianos Otobong Edet Nkanga, Evaritus Chukwuemeka Obodo, Emeka Udemba. Francis Tchiakpe y Dominique Zinkpe, de Benín, junto con Saliou Traoré, de Burkina Faso, son los encargados de ofrecer una perspectiva de las últimas tendencias plásticas en esta zona africana.

Finalmente, a un nivel menor, África Central tan sólo se ve representada con la presencia de los cameruneses Joël Mpah Dooh, Angèle Etoundi Essamba, mientras que el cuerno africano cuenta con un sólo un representante etiopí: Mulugeta Tafesse. Vonjiniaina Ratovonirina, procedente de Madagascar y los sudafricanos Lisa Brice, Rodney Place y Donovan Ward se encargan de ofrecer unas breves pinceladas de las tendencias en el sur del continente.

En total, sólo 13 de los 44 países que conforman el continente africano exponen sus tendencias en la bienal de Dakar, que según sus organizadores, tiene la intención de mostrar al mundo puramente arte africano. A pesar del reducido número de países representados, la actual edición de la muestra se considera la más ambiciosa de las celebradas hasta el momento a lo largo de estos diez años de historia de la bienal.

Según sus organizadores, la bienal de Dak'Art ha intentado mantener un concepto creativo mediante un incremento del papel en el intercambio cultural contemporáneo del continente. El marco de promoción de artistas africanos - tanto del continente como de la diáspora - se centra en aportar el intercambio de creatividad y descubrimientos "necesarios para la ubicación de los artistas y sus obras en la escena internacional".

Este año, los artistas representados ofrecen distintas modalidades en lo que se refiere a los soportes elegidos para sus obras. Es importante el incremento que se puede observar este año, por ejemplo, de obras que traspasan los clásicos soportes - pintura, escultura - pudiendo observarse, así, una gran cantidad de instalaciones y diseños de interiores.

Al mismo tiempo, la edición de la bienal de este año tiene como tema central una problemática cuestión a tratar durante la muestra. El tema concreto es la cuestión del arte africano como entidad dentro del ámbito internacional: ¿Es el arte africano contemporáneo una unidad independiente o es una mera copia de las tendencias internacionales?, es la pregunta que arrojan los organizadores del evento y que se espera que será el tema de debate en los distintos seminarios, charlas y grupos de trabajo que se mantienen durante estos días en la capital senegalesa.

De hecho, las piezas expuestas indican al mismo tiempo respuestas afirmativas y negativas ante la cuestión de que muchas obras africanas están transmitiendo una esencia africana pero no pueden estar desconectadas completamente del contexto internacional.

En relación con este debate, ya se han pronunciado algunos de los artistas que exponen en la bienal, como es el caso de unos de los representantes de Benín, el escultor Dominique Zinkpè, quien subraya la importancia de crear arte africano contemporáneo para una audiencia africana.

Aunque Zinkpé ha expuesto sus obras en Japón, Alemania, Francia y, más recientemente en la Kunsthalle de Berlín, asegura que el "reconocimiento africano es para mí mucho más importante que el reconocimiento de Occidente". Zinkpé está representado en Dak'Art 2002 con dos de sus esculturas. Pero, por otro lado, el reconocimiento siempre es bienvenido independientemente de donde venga.

Zinkpé resalta que su primera necesidad es expresarse: "Yo hago lo que yo siento. No intento satisfacer a la gente a través de roles convencionales. Las cosas bellas existen sólo en nuestros sueños. Esto es realmente lo que me interesa", concluye.

El propio Presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, junto con el Ministro de Cultura, fueron los encargados de inaugurar la bienal el día 10 de mayo. La parte oficial de la bienal cuenta con varias exposiciones: Arte africano contemporáneo, Salón de diseño africano, Exposiciones individuales, DAK'ART 10 - una retrospectiva sobre los 10 años de historia de la bienal - y, finalmente, un Homenaje dedicado al reconocimiento de Gora Mbengue.

Al mismo tiempo, y de forma simultánea a la organización oficial, se realizarán en Dak'Art también una serie de eventos paralelos dedicados fundamentalmente al arte africano contemporáneo. Entre ellos, caben destacar los encuentros e intercambios sobre el tema "Creación contemporánea y nuevas identidades", además de una mesa redonda sobre bienales internacionales de arte.

También se espera con interés el desarrollo del Foro de arte digital, junto con los Talleres sobre arte contemporáneo africano y mercado de arte, así como sobre periodismo cultural. Una Muestra de publicaciones de arte y una serie de proyecciones de cine y debate sobre la relación entre el cine y las artes visuales completan el variado programa de la bienal para este año.
5a. Bienal de Dakar (2002)

La edición de este año coincide con la celebración del 10º aniversario de la Bienal.



http://www.universes-in-universe.de/car/dakar/2002/espanol.htm
La parte oficial abarca las siguientes exposiciones:

  • Arte africano contemporáneo: (Vea la lista de artistas)

  • Salón de diseño africano

  • Exposiciones individuales. Curadores: Ery Camara, Bruno Cora, Ngoné Fall

  • Dak'Art Year 10. Retrospectiva

  • Gora Mbengue. Homenaje

Eventos paralelos: Se llevan a cabo, además, numerosos eventos dedicados al arte africano contemporáneo, entre otros:

  • Encuentros e intercambios sobre el tema "Creación contemporánea y nuevas identidades".

  • Mesa redonda sobre bienales internacionales de arte.

  • Foro de arte digital.

  • Talleres sobre arte contemporáneo africano y mercado de arte, así como sobre periodismo cultural.

  • Muestra de publicaciones de arte.

  • Proyecciones de cine y debate sobre la relación entre el cine y las artes visuales.

Equipo organizador:

Consejo científico: Presidente: Marie José Crespin. Miembros: Boubacar Barry, Victor E. Cabrita, Habib Diene, Abdoulaye Diop, Baba Diop, Sylviane Diop, Aïssatou Djonne, Iba Ndiaye Diadji, Joëlle Le Bussy, Mauro Petroni, Issa Samb, Jean Charles Tall, Ousseynou Wade

Secretariado general de la Bienal:

Sec. General: Ousseynou Wade. Asistentes: Fatou Dia Ndiaye Dieye, Mahmadou Rassouloulaye Seydi, Dany Pierre Diedhiou, Youma Fall. Administrador: Mouhamadou Dieng. Secretario: Aïssatou Ngom. Agente admin.: Abdourahmane Sy. Practicantes: Rokhaya Ndaw, Stéphanie Amiot, Mame Moussa Sy


EL TIEMPO DE ÁFRICA. Departamento de Exposiciones, Madrid. Comisario: Simon Njami

http://www.madrid.org/clas_artes/archivos_museos_bibliotecas/africa/
Organización y Producción:Centro Atlántico de Arte Moderno. Cabildo de Gran Canaria. Comunidad de Madrid. Dirección General de Archivos, Museos y Bibliotecas. Servicio de Museos y Exposiciones

Lugar: Sala Plaza de España, Plaza de España, 8

20 de abril a 31 de mayo de 2001

Patrocinio: La Caja de Canarias



Presentación

El próximo día 19 de abril, a las 20,00 h., se inaugurará la exposición "El tiempo de África", en la Sala de Exposiciones de la Comunidad de Madrid (Pza. de España, 8).

Esta exposición, comisariada por el crítico de arte Simon Njami, ha sido organizada por el Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas de Gran Canaria, en coproducción con la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid. Gracias al esfuerzo de las instituciones, -Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas de Gran Canaria y Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Archivos Museos y Bibliotecas, así como a la colaboración de los diversos museos e instituciones-, coleccionistas privados, los propios artistas, que han prestado las obras, y al patrocinio de La Caja de Canarias, ha sido posible reunir y mostrar en España una interesante selección de la creación artística africana en el transcurso del siglo XX.

Contenido

"El Tiempo de África" constituye una muestra de la producción artística contemporánea africana. A través de 52 obras (esculturas, pinturas, dibujos e instalaciones), se pretende suscitar en el espectador un debate que incite a la reflexión sobre la plástica moderna de ese continente, desde su propia esencia, desde una visión cuyo objetivo principal sea África, al margen de referencias y modelos occidentales. Por otra parte, esta exposición contribuye al reconocimiento que en la última década está teniendo el arte africano contemporáneo en el ámbito internacional. Así se refleja en las numerosas exposiciones y en la presencia cada vez más importante de artistas africanos en las grandes muestras internacionales, entre ellas la Documenta de Kassel o la Bienal de Venecia. La obra seleccionada corresponde a 13 artistas africanos: Abogundé, Kamteu, Zlan, Belachew Yimer, Lubaki, Ernest Mancoba, Nzante Spee, Chéri Samba, Pumé, Clément-Marie Biazin, Malangatana, Iba Ndiaye y Berry Bickle. Sus creaciones -cuya realización abarca desde finales del siglo XIX y principios del XX hasta el año 2000-, determinadas por el tiempo y el espacio que habitan, marcan el hilo conductor del arte africano a través de los tiempos. En palabras del comisario de la exposición, "El Tiempo de África" nace de una constante sencilla: no existe continente sin historia. Tratándose de África, la mirada occidental que ha prevalecido durante mucho tiempo, había creado el mito del continente inmóvil. Mito hipertrofiado en el ámbito del arte por los etnólogos y los antropólogos para los que las máscaras y las esculturas de este continente no podían verse sino como objetos de culto y ritual. Así, durante mucho tiempo, a pesar de la influencia sobre los cubistas y el arte moderno occidental, la creación africana ha sido relegada a un rango de accidente, de producción inconsciente porque no encaja en el concepto del arte por el arte. Para denunciar esta visión monolítica y simplista me ha parecido importante concebir una exposición que trazara una línea entre las producciones de ayer y las de hoy, línea que hará aparecer una visión, una estética y una concepción del arte propias de este continente, con el fin de salir de las definiciones etnocéntricas que niegan a ?lo otro? el derecho de expresión. El principio colonial soporta una pesada responsabilidad en esta voluntad de imponer un ?tiempo universal? único decidido por unos cuantos. El tiempo no es único. Las vivencias son diferentes según el punto del globo en el que uno se encuentra y esta diferencia no entraña ninguna verdad sobre la distinta forma de interpretar el mundo. Esta exposición pretende ser una ilustración modesta, a través de un siglo, de la historia del arte de un continente sobre el que nosotros apenas empezamos a reflexionar con una cierta serenidad.



Recorrido

El recorrido por "El Tiempo de África" ofrece al visitante una selección de la obra de trece artistas cuya producción se ha desarrollado a lo largo del siglo XX en diferentes puntos del continente africano: Camerún, Costa de Marfil, Etiopía, Mozambique, Nigeria, República Centroafricana, Senegal, Sudáfrica, Zaire y Zimbabwe.

De acuerdo a un planteamiento cronológico, con el objetivo de mostrar el tiempo y el espacio específicos del arte africano, la exposición se estructura en cinco tiempos que se desarrollan a lo largo de los once espacios en los que se compartimentan las dos plantas de la sala:


  • Tiempo I. Dioses. El tiempo de los maestros (1900-1920): Abogoundé, Kamteu, Zlan

  • Tiempo II. Modernidad. El tiempo de los artistas (1920-1940): Lubaki, Ernest Mancoba

  • Tiempo III. La ciudad/arte popular (1930 en adelante). Arte popular africano: Nzante Spee, Chéri Samba

  • Tiempo IV. Dignidad (1960 en adelante). El tiempo de la Negritud y Poscolonialismo: Malangatana, Iba Ndiaye

  • Tiempo V. Reescribir la historia (desde 1980). Los tiempos que vienen: Berry Bickle


ÁFRICA EXPLORA: ARTE AFRICANO DEL SIGLO XX. Susan Vogel (comisario)

Del 17/11/1993 al 16/1/1994 en la Fundació Antoni Tàpies, Barcelona



http://www.fundaciotapies.org/site/rubrique.php3?id_rubrique=199
Otras sedes de la muestra: The Center for African Art, Nueva York, Ludwig Forum, Aquisgrán; Espace Lyonnais d’Art Contemporain, Lyón; Tate Gallery, Liverpool, entre otros
África explora pretende ofrecer una panorámica completa y representativa del arte africano del siglo XX, desde una perspectiva autóctona, que sitúa el arte y a los artistas africanos en su contexto y les deja expresarse con voz propia. La muestra revela la vitalidad y las complejidades de un arte que condensa tradiciones antiguas y nuevas; incorpora elementos occidentales junto a otros genuinamente africanos; reúne a artistas de formación académica con otros autodidactas; relaciona formas tradicionales legadas del pasado con nuevas soluciones surgidas de las comunidades vivas. La comisaria de la muestra, Susan Vogel, define cinco categorías independientes que proponen una manera de ordenar la producción artística africana contemporánea sin encorsetarla.

Arte extinto es el nombre que recibe el glorioso legado de los pueblos africanos. Se trata de objetos de arte tradicional, del pasado, que todavía tienen una presencia significativa en el África contemporánea, perviviendo en los museos o en la memoria colectiva.

El arte tradicional se ubica en el África rural y lo practican artistas que han adquirido la técnica y los estilos tradicionales mediante el aprendizaje, y que trabajan para su propio grupo étnico. Sus obras son funcionales, creadas en gran medida para usos específicos (cultos, rituales, fiestas), si bien numerosos artistas trabajan también para el mercado turístico. El arte tradicional produce objetos autónomos unitarios (casi siempre esculturas), ornamentados con motivos humanos y animales.

El Nuevo Arte Funcional se convertirá en tradicional si las nuevas generaciones continúan adoptándolo. Comprende objetos que, mediante formas sorprendentes y agresivas, cumplen funciones tradicionales o nuevos propósitos rituales de las comunidades, como espectáculos de nueva creación o prácticas derivadas de los cultos cristiano e islámico, a menudo con una naturaleza sincrética. Los artistas suelen ser autodidactas e innovadores, y experimentan con mezclas eclécticas de materiales y motivos.

El Arte Urbano, que equivaldría a lo que hasta ahora se conocía como arte popular, corresponde a los carteles e imágenes comerciales de pequeños comercios (restaurantes, tiendas, barberías), realizados por artistas-artesanos autodidactas. Se trata de pinturas y dibujos extrovertidos e impactantes, divertidos y ornamentales. El arte urbano no sólo incluye rótulos publicitarios, sino también pinturas dirigidas a los coleccionistas urbanos y al turismo, así como carteles, fotografías y otras obras de carácter efímero. Algunas de estas obras presentan un claro contenido político-social y múltiples significados históricos.

La categoría descrita como Arte Internacional engloba la producción de artistas de formación académica que trabajan bajo los auspicios de un maestro o mecenas europeo. Estos artistas viven en las ciudades, viajan a menudo y tienen un nivel de vida superior al del resto de sus colegas. Sus obras manifiestan a menudo preocupaciones formales, con temas que pueden resultar oscuros a los no iniciados.

Esta exposición pretende suscitar algunas preguntas sobre las nociones de cultura y arte africanos elaboradas por Occidente y replantear el concepto de tradición que se ha aplicado hasta ahora. La historia del arte ha tendido a considerar que el arte africano no había cambiado mucho durante los últimos siglos. Sin embargo, África explora demuestra que este arte ha sido más susceptible al cambio de lo que parecía. Si no se ha percibido este flujo constante es porque Occidente valora el cambio y la originalidad por encima de otros criterios de calificación, mientras que los artistas africanos enfatizan la continuidad en las formas y modelos tradicionales a fin de legitimizar el presente. Occidente se ha inclinado a valorar el arte africano desde criterios eurocentristas y ha desdeñado la evolución experimentada por los africanos y por su producción artística. Los juicios y prejuicios eurocentristas afectan a la visión y al análisis del arte africano contemporáneo, y en este sentido, la muestra plantea una cuestión decisiva: ¿en qué perspectiva debemos situarnos los occidentales para observar el arte africano del siglo XX? La lección más importante que se extrae de África explora es que el arte africano no debe contemplarse ni desde posiciones neocoloniales ni tampoco desde el punto de vista del nativo, sino desde una posición intermedia, más abstracta, que no vulnere el misterio y la idiosincrasia del arte africano contemporáneo.



Acompaña a la muestra un libro-catálogo, profusamente ilustrado, que incluye textos de Susan Vogel, directora de The Museum for African Art, de Nueva York; Walter E.A. Van Beek, profesor adjunto de la Universidad de Utrecht; Bogumil Jewsiewicki, profesor de la Universidad de Laval, Quebec; Ima Ebong, historiadora del arte; Donald John Cosentino, profesor adjunto de la Universidad de Los Angeles, California (UCLA); Thomas McEvilley, historiador del arte; y V.Y. Mudimbe, profesor de la Universidad de Duke.
NOTICIAS ACERCA DE LA CULTURA AFRICANA
Sudáfrica. Artistas africanos reflexionan y debaten sobre formas innovadores de revertir el avance del SIDA. 28 de agosto del 2003. http://www.rebelion.org/otromundo/030828sida.htm
Representantes del mundo de la ciencia y el arte han participado en un taller en Johannesburgo, Sudáfrica, dedicado a la lucha contra el Sida y a combatir los efectos de la misma. De los 42 millones de personas que padecen el VIH/SIDA en el mundo, 30 millones viven en África subsahariana, y el 58 por ciento de los infectados por el virus en esta región son mujeres, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. En un taller organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) durante la segunda quincena de agosto pasada en Johannesburgo, Sudáfrica, periodistas, artistas, poetas, músicos, bailarines, compositores, cineastas, productores de documentales, escritores, anunciantes, fotógrafos y guionistas de Ghana, Botswana, Lesotho, Sudáfrica y Swazilandia, analizaron maneras innovadoras de transformar las actitudes públicas para revertir el avance del VIH/SIDA. El taller, organizado por el Grupo sobre el VIH/SIDA de la Dirección de Políticas de Desarrollo del PNUD, se valió de la experiencia de los participantes en la producción de imágenes, íconos y metáforas para influir sobre la opinión pública. Los instó a utilizar sus habilidades para fomentar el diálogo público sobre el VIH/SIDA y el tipo de comportamiento que alimenta la epidemia. Durante el taller, los expertos produjeron material escrito, visual y de audio sobre temas relativos el VIH/SIDA y se comprometieron a alentar la esperanza y la transformación para lograr resultados. Una de las principales metas fue crear imágenes positivas y poderosas sobre mujeres y hombres que padecen el VIH/SIDA. Con esta iniciativa se pretende poner en práctica enfoques multisectoriales contra la epidemia, a desarrollar el liderazgo y la capacidad para enfrentar sus retos, a planificar y ejecutar las iniciativas sobre el VIH/SIDA y a llevar a cabo actividades de fomento y comunicación para promover la toma de conciencia y modificar comportamientos. Según informa el PNUD, los participantes coincidieron en la importancia decisiva del arte y los medios para lograr cambios en todas las esferas de la sociedad, y en la necesidad de comprometerse con los valores básicos y con los principios del liderazgo transformador para ayudar a revertir el curso del VIH/SIDA en sus respectivos países
“Se inaugura en Madrid la exposición 'FotogrÁFRICA'”. afrol News, 27 de Abril de 2006
Maria Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del gobierno español, ha inaugurado hoy en Madrid la exposición 'FotogrÁFRICA', una visión del VIH/Sida en África a través de la mirada de personas afectadas por la enfermedad en cuatro países africanos: Angola, Mozambique, Namibia y Senegal. La exposición audiovisual itinerante permanecerá en la capital española hasta el próximo 11 de mayo. Cuatro fotógrafos, Lorena Ros, Javier Teniente, Xulio Villarino y Rosina Ynzenga han viajado a África para impartir sendos talleres de fotografía, vídeo y audio con colectivos de personas afectadas por el sida. Mujeres de Namibia, personas seropositivas de Senegal, personal sanitario de Mozambique y jóvenes de Angola han aprendido a utilizar medios audiovisuales para trasmitir sus vivencias en torno al VIH/sida. El trabajo desarrollado en los talleres ha sido documentado por un equipo de rodaje que ha producido un documental sobre esta experiencia. El resultado es FotogrÁFRICA. Vidas alrededor del sida, una exposición audiovisual itinerante que reúne los testimonios directos de las propias personas afectadas por el VIH/sida. Ellas son las verdaderas protagonistas, ellas nos muestran los rostros que hay más allá de las cifras y las estadísticas en un proyecto que tiene como finalidad mirar, a través de sus ojos, cómo las poblaciones subsaharianas aman, ríen, juegan, trabajan, luchan, viven a pesar de la enfermedad. Maria Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno, Teresa González Galiana, presidenta de Médicos del Mundo, y Victoria Theresia Bam, educadora de Médicos del Mundo en Namibia y activista en la lucha contra el VIH/sida, inauguraron hoy la exposición en La Casa Encendida de Madrid, donde permanecerá hasta el próximo 11 de mayo. De la Vega destacó durante el acto oficial la “dignidad” del pueblo africano pese a las pandemias y a la pobreza que le afectan, así como la importancia del papel de las mujeres africanas en el objetivo de la lucha contra la pobreza, el VIH/Sida y a favor de los derechos humanos. La Vicepresidenta señaló la situación de “África como una de las prioridades de la política exterior y dentro de la cooperación al desarrollo” y aludió al Plan África, en proceso de creación, que pretende establecer una estrategia de actuación española en África Subsahariana, y que abarcará varios ámbitos de acción entre los que se encuentra la cooperación al desarrollo. De la Vega recordó también el compromiso español de aportar un total de 50 millones de euros al Fondo Global de Lucha contra la Malaria, el VIH/Sida y la Tuberculosis, lo que significa un incremento de 15 millones sobre la cantidad prevista.
“Tenerife acoge exposición sobre Arte Contemporáneo en Marruecos”. afrol News, 26 de Abril
La Sala de Arte Contemporáneo de Santa Cruz de Tenerife ha acogido hoy la inauguración de una panorámica del arte actual marroquí firmado por mujeres bajo el titulo 'Arte Contemporáneo de Marruecos. Creación femenina y fotografía'. La exposición forma parte de las 'Jornadas Marruecos en Canarias', que el lunes presentaban en Las Palmas de Gran Canaria el ministro de Cultura marroquí, Mohamed Achaari y el consejero canario de Cultura, Isaac Godoy. Este calendario de actividades culturales dio comienzo el pasado lunes, día 24, en Las Palmas de Gran Canaria con un encuentro de escritores y periodistas, presentado por el ministro de Cultura de Marruecos, y un concierto de música árabe clásica que tuvo como escenario el Auditorio Alfredo Kraus. El programa continúa hoy en Santa Cruz de Tenerife con la inauguración de esta exposición, que en palabras de su comisario "constituye una buena oportunidad para apreciar aspectos fascinantes de la creación femenina en su preocupación estilística y su atmósfera visual". "Como no es posible -agrega- aspirar a representar todas las tendencias artísticas femeninas, hemos decidido viajar a través del universo de cinco pintoras (Najia Mehadji, Amina Benbouchta, Safae Erruas, Rita Alaoui, Mounat Cherrat) y de dos diseñadoras, Soumiya Jalal Mikou y Amina Agueznay, dos artistas que han sabido emplear, con talento, el campo del diseño añadiendo a su paso autenticidad y modernidad". Desde los comienzos del arte moderno en Marruecos, la mujer ha sabido imponer su creatividad, su sentido del color y la composición, su dominio de la luz y la materia. Año tras año, la escena artística marroquí se ve enriquecida por nuevas artistas dispuestas a ocupar un lugar preferente. Esta presencia de calidad sorprende a la crítica y a la opinión pública tanto fuera como dentro de Marruecos, imponiendo reconocimiento y respeto. Las Jornadas Culturales Marruecos en Canarias se prolongarán hasta el próximo 7 de mayo, concentrando en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife un mosaico de actividades que abarcan el cine, la música, el pensamiento, la literatura, el periodismo y el patrimonio artístico contemporáneo e histórico. Este proyecto ha sido posible gracias al convenio de colaboración suscrito entre el Gobierno canario y Marruecos, desde la intención de abrir las puertas al diálogo a través de un patrimonio rico y de múltiples expresiones que contribuyan a establecer verdaderos valores de diálogo, tolerancia y solidaridad.
“Egipto retuvo 1.700 años los secretos de Judas”. afrol News, 7 de Abril
Entre los primeros cristianos circularon varias escrituras antes de que la Iglesia los proscribiera de ser elegidos para la Biblia. Uno de ellos, el Evangelio de Judas, se considera que es uno de los textos más antiguos que describen a Jesús y sostiene que Judas no fue un traidor, sino el confidente más cercano de Jesús. Condenado por la Iglesia, los seguidores de Judas ocultaron el último ejemplar en el desierto egipcio hace 1700 años, donde fue encontrado en los años 70. Ahora, el documento ha sido restaurado para ser dado a conocer y regresar a un museo de El Cairo.

En los primeros siglos después de la muerte de Jesús, las comunidades cristianas se extendieron rápidamente alrededor del Mediterráneo, incluyendo Egipto. Con el tiempo, los cristianos consiguieron mantenerse unidos en una iglesia jerárquica y oficial durante siglo I y la Iglesia luchó para acordar qué textos incluiría en la Biblia. Ya entonces, el Evangelio de Judas había sido condenado por la iglesia establecida.

El Evangelio de Judas da una nueva visión sobre la relación entre Jesús y Judas, ofreciendo una nueva versión sobre el discípulo que según la Biblia oficial traicionó a Jesús. Al contrario que los evangelios del Nuevo Testamento de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, en los que se presenta a Judas como un traidor, este evangelio retrata a Judas como un fiel siervo que actuó siguiendo la petición de Jesús de entregarle a las autoridades.

El texto fue extensamente reconocido entre los nósticos - una popular secta del cristiano - en los primeros dos siglos después de la muerte de Jesús. Fue celebrado por el nosticismo y el misticismo y los secretos de Judas -retratado como el discípulo más cercano de Jesús- eran una lectura particularmente popular.

La fe del nosticismo fue una de las primeras minorías cristianas calificadas como heréticas por Iglesia. La primera referencia conocida al Evangelio de Judas fue un ataque contra su "herejía", alrededor del año 180 d.C. por Irenaeus, Obispo de Lyon, quien calificó al Evangelio de Judas "una historia ficticia", Irenaeus lo declaró fuera de la creencia cristiana.

Los nósticos creían que el secreto de la salvación se basaba en el conocimiento - revelado por Jesús a su círculo más cercano - que revelaba que la persona puede escapar de la cárcel del cuerpo material y regresar al reino espiritual del cual proviene. También creían que el Dios verdadero, el Padre de Jesús, está por encima del dios vengativo del Viejo Testamento que creó el universo. El autor del Evangelio de Judas creía que éste fue el único que entendió el significado verdadero de las enseñanzas de Jesús y que cumplió la voluntad de Jesús al entregarlo a las autoridades.

Se considera que el Evangelio de Judas debe haber sido escrito en el primer siglo después de la muerte de Jesús, siendo una de las más antiguas descripciones escritas de su vida. No se considera que haya sido escrita por el propio Judas, sino que se refiere a lo que Judas ha revelado de relación con Jesús. Tras varias generaciones de transmisión oral, fueron anotadas. Se cree que original podría haber sido en griego.

Distribuido ampliamente entre los nósticos, el Evangelio de Judas se convirtió en una lectura peligrosa dado que representantes de la Iglesia como Irenaeus lo habían condenado como herejía. En el siglo III, la mayoría de las copias fueron destruidas u ocultadas. El nosticismo fue suprimido sistemáticamente por la Iglesia en los siglos siguientes.

Sin embargo, al menos una copia del evangelio ha sobrevivido en Egipto. Se considera que el codex, de papiro, encuadernado en cuero y en lengua cóptica, sea de probablemente alrededor del siglo III, quedando ocultado en una cueva en el desierto cercano a El Minya, Egipto. Allí, permaneció alrededor de 1.700 años, protegido por un seco clima.

Fue encontrado en los años 1970 y después circuló entre comerciantes de antigüedades, por Egipto, Europa y Estados Unidos. Su autenticidad quedó pronto establecida y El códice será contenido en el museo cóptico en El Cairo después de que se vuelva al gobierno egipcio. Tras abandonar Egipto ilegalmente, el Evangelio de Judas languideció en una caja de seguridad en Nueva York, 16 años antes de que el anticuario Frieda Nussberger-Tchacos, basado en Zurich, lo adquiriese.

Tchacos, temiendo por el rápido deterioro del documento, lo transfirió a la Fundación Maecenas de Arte Antiguo en Basilea, Suiza, en febrero de 2001, para su conservación y traducción. El manuscrito de 66 páginas, ahora conocido como Codex Tchacos, debe ser entregado a Egipto y será conservado en el Museo Cóptico de El Cairo.

El intensivo trabajo de reconstruir el 80 % del documento histórico y sus millares de pedazos llevó cinco años. Rodolphe Kasser, el principal traductor del manuscrito, declaró que nunca había visto un manuscrito en peor estado de conservación. Faltaban páginas, algunas páginas habían sido alteradas, la mitad superior que contenía la numeración de las páginas se había perdido y había miles de fragmentos dispersados. "El manuscrito era tan frágil que se desmenuzaba con el tacto más débil", comentó el especialista.

El documento restaurado fue presentado al público el jueves en una rueda de prensa en Washington por la publicación 'National Geografic', que ha patrocinado el proceso de autentificación, conservación y traducción del codex. La publicación va ahora a exhibir páginas del códice y planea publicar "una edición completamente ilustrada, crítica del codex" el próximo año.

Algunas partes del documento ya han sido dadas a conocer por 'National Geografic'. El texto refleja temas que los eruditos consideran que son las constantes tradicionales gnósticas y comienza de esta manera: "El relato secreto de la revelación que Jesús hizo en conversaciones con Judas durante una semana antes de que celebrasen la Pascua".

El principal pasaje viene cuando Jesús dice a Judas: "Tú superarás a todos; sacrificarás al hombre que me recubre". Para ayudar a Jesús a liberarse de su carne física, Judas le ayudará a liberar su espíritu interior o divinidad. Judas es presentado en distintas ocasiones por su especial estatus. "Mantente alejado de los otros y yo le contaré los misterios del reino. Es posible que lo alcances, pero te afligirá mucho", dice Jesús.

El evangelio también sugiere que Judas sería desdeñado por los otros discípulos "otras generaciones te maldecirán", le anuncia Jesús. Judas también menciona una visión en la que otros discípulos se oponen a él: "en la visión me vi a mí mismo mientras que los doce discípulos me empedraban y perseguían".

El evangelio finaliza precipitadamente. "Ellos se acercaron a Judas y le dijeron '¿qué estás haciendo aquí? Tú eres discípulo de Jesús.' Judas les contestó que deseaban. Y recibió un poco de dinero y le entregó a ellos". No se hace ninguna mención en este evangelio a la crucifixión o resurrección de Jesús.
“Joyas de cuentas: Patrimonio africano”. Misanet / IPS
En 1970, el Patrimonio Africano abrió sus puertas creando la primera tienda panafricana de joyería y artesanía. Partiendo de unos humildes comienzos, es ahora la organización artesanal más amplia y mejor organizada de África. Patrimonio Africano fue descrito recientemente por el Banco Mundial, en su informe "África puede competir", como "un pionero, que ha transformado los típicos artículos menospreciados en objetos de arte con un reconocimiento a nivel mundial".

Una historia interesante. En 1969, Alan Donovan, uno de los últimos americanos enviados a Nigeria por el Departamento de Estado de los Estados Unidos durante la guerra de Biafra, decidió que no quería continuar con sus labores diplomáticas. Aprendió francés, compró un autobús Volkswagen y recorrió el Sahara.

Empezó a comprar joyas y artesanía, comenzando así lo que ahora se ha convertido en la mayor colección de obras originales de arte, artesanía y joyería africana. Llegando a Kenia, Donovan estuvo tres meses en el Lago Turkana, una zona poco conocida para los extranjeros. Allí empezó a hacer joyas, usando cuentas y cáscaras de huevos de avestruz, inspirándose en los pendientes de las mujeres turkana, a las que poca gente había llegado a ver hasta ese momento.

- Los pendientes eran bonitos, pero no había forma de que una mujer occidental pudiese usarlos de la misma forma que una mujer africana, explica Donovan. "Los hize más prácticos".

Un anterior Ministro de Exteriores keniano, Joseph Murumbi, llegó a intersarse por las obras de joyería de Donovan y así, los dos hombres, junto a Sheila, la esposa de Murumbi, crearon la primera tienda. La demanda empezó a hacerse grande, llegando así el momento en el que abrieron un gran número de sucursales y contrataron a cientos de artesanos que han producido más de un millón de diseños para el mercado global.

Las joyas de Patrimonio Africano han sido exhibidas en el Museo de Historia Natural de Los Ángeles, la Galería de Arte Carcoran de Washington y el Museo de Historia Natural de Nueva York. Ahora es posible verlas en Nueva York, Los Ángeles, Londres, Ciudad del Cabo, Zanzíbar y en toda Kenia. Su mayor éxito se da la Galería Patrimonio Africano, en el Restaurante Carnivore de Nairobi, inaugurado en diciembre del 2000. El edificio está inspirado en la arquitectura de barro africana, especialmente en las mezquitas de barro de Timbuktu y Djenne en Malí.

Más que una tienda, la galería contiene además un pequeño museo, “La Cuenta Africana”, que ilustra la historia africana de los últimos 12.000 años a través de las pequeñas piezas o cuentas. A través de 30 pequeños escenarios iluminados, La Cuenta Africana explica el desarrollo y la fascinación de las obras, desde la primera cuenta encontrada en África hasta los modernos diseños.

Las cuentas han sido utilizadas como decoración, insignias o símbolos de realeza, así como elementos de poder mágico o curativo y remedios ante enfermedades. Las cuentas se depositaban en las tumbas de los reyes como unas de sus más preciadas posesiones. Se utilizaban como moneda de cambio durante el comercio de esclavos y fueron incluso usadas para comprar la isla de Manhattan en Nueva York, ahora la zona de mayor valor real del mundo.

El recorrido comienza con la primera cuenta encontrada en África, aproximadamente 10.000 años a. C, elaborada con la fina capa de cáscara de huevo de avestruz y encontrada en lo que ahora es el actual desierto Kalahari. Otras cuentas similares fueron encontradas en los actuales territorios de Libia y Sudán. Durante siglos, cuentas de este tipo se realizaron normalmente utilizando como material básico las cáscaras de huevos y eran elaboradas por las mujeres turkanas en Kenia, que las utilizaban como dote. Sin embargo, ahora lo tienen prohibido por las leyes medioambientales kenianas.

La primera cuenta realizada en África fue creada a partir de una especial arcilla fina denominada "faience"., que es normalmente verde-azul. Enormes cantidades de este tipo de arcilla se utilizaron para realizar millones de cuentas para depositarlas en las tumbas de la realeza egipcia.

En el siglo IV, caravanas con cuentas de cristal y piedra procedentes de Europa, India y Oriente Próximo llegaban a Sáhara. Las cuentas se habían convertido en un símbolo de los imperios desarrollados y de su comercio.

Las conchas de cauri, valoradas por el simbolismo que conllevaban para la fertilidad femenina, habían sido usadas durante siglos. En el siglo XIX, los portugueses compraron millones de ellas, aunque las más antiguas encontradas están datadas, aproximadamente, en el año 8.000 a.C.

En el antiguo de reino de Benín las cuentas llegaron a adquirir un papel tan importante que llegó a declararse una fiesta especial, "El honor de las cuentas", celebrada durante muchos siglos. Una vez al año, el Oba (rey) montaba a caballo por la ciudad confiriendo el derecho de usar las cuentas reales a personas especialmente seleccionadas. Aparecer frente a los reyes sin esas cuentas, era un motivo para ser castigado con la pena de muerte.

Se prohibía a los plebeyos, igualmente bajo pena de muerte, utilizar las cuentas reales, de modo que se realizaron infinidad de imitaciones hasta, aproximadamente, el siglo XVII. La realeza yoruba de Benín y Nigeria utiliza aún estas piezas, las cuales, en general las más antiguas y preciadas, están realizadas en ágata y jaspe.

Todas las cuentas que se exhiben en La Cuenta Africana han sido recogidas por Alan Donovan a través de sus viajes por 20 países africanos. E inspirándose en ellas ha creado los diseños modernos. "Creo que los africanos y su patrimonio cultural están menospreciados, tanto en el propio continente africano como en el resto del mundo", dice. "Es un paso a favor de su preservación".
“Essaouira: nuevo foco turístico marroquí”. afrol News
En marzo de 2002, Essaouira pasó a formar parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El Comité del Patrimonio de la Humanidad, reunido anteriormente en Helsinki, decidió la admisión de 31 nuevos sitios en la lista, que contiene ya un total de 721 sitios de "valor universal", repartidos en 124 países.

Entre los nuevos sitios declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, se encuentra la Medina de Essaouira, convirtiéndose así en el séptimo lugar marroquí que lo consigue. Las consecuencias de ello, además del evidente prestigio que conllevan, se esperan ver traducidas en publicidad y aumento del turismo y en una atracción más, de las ya numerosas que posee Marruecos.

Hasta el momento, Marruecos contaba con el honor de ver a siete de sus numerosas joyas declaradas como piezas del Patrimonio de la Humanidad. Estas son: la Medina de Fez (admitida en 1981), la Medina de Marrakech (1985), el Ksar de Ait-Ben-Haddou (1987), la ciudad de Meknes (1996), el lugar arqueológico de Volubilis (1997) y las medinas de Tétouan (1997) y Essaouira (2002). Túnez es hasta ahora el único país africano que supera a Marruecos en número de sitios catalogados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, con un total de ocho.

1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal