Articulo de opinión: ¿Porqué es necesario no utilizar árboles naturales para unos cuantos días?



Descargar 6.04 Kb.
Fecha de conversión17.12.2017
Tamaño6.04 Kb.
Articulo de opinión: ¿Porqué es necesario no utilizar árboles naturales para unos cuantos días?
Del monte o el vivero al vertedero, pasando la Navidad en casa. La costumbre importada de colocar abetos, y otras pináceas, en los hogares en las fechas navideñas en modo alguno justifica la muerte de un árbol. Los abetos aún con cepellón, tras su estancia en una casa, tienen escasas posibilidades de supervivencia.
Llama la atención que haya viveros dedicados exclusivamente a la producción de árboles de usar y tirar (alrededor de 2.000.000 al año), en un país erosionado y con graves riesgos de deserticación. Además en cuanto a sus efectos beneficiosos por la fijación de dióxido de carbono CO2, principal responsable del cambio climático, de los árboles de Navidad de vivero, no supone realmente ningún beneficio ya que el carbono fijado vuelve al medio trás la muerte del árbol. Así mismo, su cultivo intensivo utiliza grandes cantidades de fertilizantes, pesticidas...
Es necesaria una reconversión gradual de los viveros de planta de Navidad en cultivos de planta autóctona. Actualmente, casi todos los árboles de Navidad que se cultivan son de diferentes variedades de Picea Abies, una conífera no autóctona y adaptada a condiciones más frías, mayor humedad y mejores suelos que los de nuestra península. Se deben cultivar en su lugar especies autóctonas como Abies Alba, Abies Pinsapo y otras coníferas de la Península Ibérica.
Otros adornos navideños suponen tambien otros impactos, tales como los musgos o liquenes, que crecen sobre rocas, suelos y cortezas de árboles contribuyen a la formación y conservación de los suelos. Retienen gran cantidad de agua, creando un microambiente favorable para la germinación de semillas. Aunque carecen de protección legal, ello no debe ser motivo para destruirlos para adornar el Belén o la base de los árboles de Navidad; como alternativa, utiliza hojas secas.
Si a pesar de todo, optas por un árbol natural, debes procurar:



  • Que tenga abundante cepellón y buen sistema radicular.

  • Que tenga mantillo y regarlo abundantemente cada cuatro días.

  • Que el tiesto sea grande, para permitir que las raíces tengan suficiente espacio para crecer.

  • Que no se deje más de diez días dentro de la casa.

  • Que esté alejado de zonas donde haga calor. Evita las bombillas.

  • Que posteriormente se planten en zonas ajardinadas o parques públicos, nunca en el medio natural, a fin de no introducir especies no autóctonas. Pero su uso en zonas ajardinadas también tiene inconvenientes, al necesitar estas especies abundante riego: un despilfarro en las condiciones climatológicas que solemos padecer.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal