Asamblea General Distr general 4 de diciembre de 2013 Español Original: inglés Consejo de Derechos Humanos



Descargar 148.33 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión20.10.2017
Tamaño148.33 Kb.
  1   2






Naciones Unidas

A/HRC/25/10



Asamblea General

Distr. general

4 de diciembre de 2013

Español

Original: inglés


Consejo de Derechos Humanos

25º período de sesiones

Tema 6 de la agenda



Examen Periódico Universal

Informe del Grupo de Trabajo sobre el
Examen Periódico Universal*


Malasia

Índice


Párrafos Página

Introducción 1–4 3

I. Resumen de las deliberaciones del proceso de examen 5–145 3

A. Exposición del Estado examinado 5–9 3

B. Diálogo interactivo y respuestas del Estado examinado 10–145 4

II. Conclusiones y/o recomendaciones 146–147 15

Anexo

Composition of the delegation 31



Introducción

1. El Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal, establecido de conformidad con la resolución 5/1 del Consejo de Derechos Humanos, de 18 de junio de 2007, celebró su 17º período de sesiones del 21 de octubre al 1 de noviembre de 2013. El examen de Malasia se llevó a cabo en la octava sesión, el 24 de octubre de 2013. La delegación de Malasia estuvo encabezada por Dato' Ho May Yong, Vicesecretaria General del Departamento de Asuntos Multilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores. En su 17ª sesión, celebrada el 31 de octubre de 2013, el Grupo de Trabajo aprobó el informe sobre Malasia.

2. El 14 de enero de 2013, el Consejo de Derechos Humanos eligió al siguiente grupo de relatores (troika) para facilitar el examen de Malasia: Japón, Kenya y Suiza.

3. Con arreglo a lo dispuesto en el párrafo 15 del anexo de la resolución 5/1 y el párrafo 5 del anexo de la resolución 16/21 del Consejo de Derechos Humanos, para el examen de Malasia se publicaron los siguientes documentos:

a) Un informe nacional/exposición por escrito de conformidad con el párrafo 15 a) (A/HRC/WG.6/17/MYS/1);

b) Una recopilación preparada por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) de conformidad con el párrafo 15 b) (A/HRC/WG.6/17/MYS/2);

c) Un resumen preparado por el ACNUDH de conformidad con el párrafo 15 c) (A/HRC/WG.6/17/MYS/3).

4. Por conducto de la troika se transmitió a Malasia una lista de preguntas preparadas de antemano por Alemania, Bélgica, Eslovenia, los Estados Unidos de América, Noruega, los Países Bajos, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la República Checa y Suecia. Esas preguntas pueden consultarse en la extranet del examen periódico universal (EPU).



I. Resumen de las deliberaciones del proceso de examen

A. Exposición del Estado examinado

5. La delegación inició el examen reafirmando la importancia que revestía el proceso del EPU para Malasia y reiterando su agradecimiento por la oportunidad que se le brindaba de entablar un debate y un diálogo sobre la evolución de la situación de los derechos humanos en el país y sobre sus logros, problemas y mejores prácticas en el ámbito de la promoción y la protección de los derechos humanos. Durante la preparación del examen, el Gobierno había iniciado consultas inclusivas y transparentes, particularmente con la sociedad civil, que tenía la intención de proseguir.

6. Como país en desarrollo, Malasia se había comprometido a aplicar un programa nacional de desarrollo. A ese respecto, cabía mencionar el Programa de Transformación del Gobierno, una importante iniciativa de política destinada a convertir a Malasia en un país desarrollado y de altos ingresos. El Programa y sus iniciativas conexas contenían medidas que apoyaban la labor de promoción y protección de los derechos humanos que estaba realizando el Gobierno, en particular el derecho a la protección y a la seguridad, el derecho a una vivienda adecuada, el derecho a la educación y el derecho a la salud. La delegación proporcionó información detallada sobre las nuevas medidas adoptadas para erradicar la corrupción y las prácticas corruptas a todos los niveles y con todos los asociados, en particular en el seno del Gobierno.

7. La delegación señaló que habían aumentado la participación pública y el dinamismo del discurso político en Malasia. En ese contexto, la delegación examinó las elecciones generales de Malasia (GE-13), incluidas las medidas adoptadas para mejorar el desarrollo, la transparencia y el carácter inclusivo del proceso electoral, y observó que se estaban estudiando algunos problemas y preocupaciones relacionados con la celebración y los resultados de las elecciones. El Gobierno también hizo hincapié en la necesidad de trabajar en pro de la reconstrucción de la unidad nacional y del logro de la reconciliación nacional después de las elecciones.

8. En relación con la cooperación con los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas, el Gobierno afirmó que se estaba preparando para recibir al Relator Especial sobre el derecho a la alimentación en diciembre de 2013 y que cursaría una invitación al Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. La delegación explicó los avances alcanzados en la ratificación de otros instrumentos internacionales de derechos humanos por Malasia.

9. El Gobierno indicó que las cuestiones relacionadas con las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, y con los adeptos de otras escuelas de pensamiento islámico se abordarían cuidadosamente y de manera compatible con las tradiciones culturales, la doctrina religiosa, las normas sociales y las leyes y reglamentos nacionales.



B. Diálogo interactivo y respuestas del Estado examinado

10. En el diálogo interactivo formularon declaraciones 104 delegaciones. Las recomendaciones formuladas durante el diálogo figuran en la sección II del presente informe.

11. La Arabia Saudita señaló los progresos realizados en la esfera de los derechos humanos mediante la prestación de servicios de educación, atención de la salud y vivienda, la reducción de la pobreza y la reforma legislativa, incluida la derogación de la Ley de seguridad interna.

12. El Senegal encomió las modificaciones introducidas a las leyes sobre la trata y la violencia doméstica, así como los progresos realizados en el acceso de la mujer a cargos de responsabilidad en el sector público, la salud y la educación.

13. Sierra Leona puso de relieve los esfuerzos desplegados para armonizar la legislación nacional con las normas internacionales fundamentales de derechos humanos, la educación gratuita, las iniciativas de transformación socioeconómica y la ratificación de la Convención sobre los Derechos del Niño, la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

14. Singapur elogió los progresos realizados en las esferas de la atención de la salud, la vivienda, la alimentación, el empleo, la igualdad de género y la condición de la mujer, particularmente el hecho de que Malasia hubiera acogido la conferencia "Woman Deliver" en 2013.

15. Eslovaquia expresó su preocupación por la injerencia excesiva de la policía y el ejército en la libertad de expresión e invitó a Malasia a que adoptara medidas para garantizar el derecho a un juicio imparcial.

16. Eslovenia felicitó a Malasia por haber ratificado la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados y el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, así como por haber retirado sus reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, y acogió con agrado la nueva legislación sobre los derechos del niño.

17. Sudáfrica tomó nota del programa "1 Malasia" y alentó a Malasia a que siguiera esforzándose por superar los retos que obstaculizaban la promoción y la protección de los derechos humanos.

18. España expresó su preocupación por la posición de Malasia respecto de la pena de muerte, habida cuenta de que las ejecuciones continuaban a pesar de que Malasia había aceptado reducir el número de delitos punibles con la pena capital.

19. El Estado de Palestina aplaudió que Malasia hubiera derogado sus disposiciones jurídicas obsoletas en materia de derechos civiles, ratificado instrumentos internacionales y aumentado el presupuesto destinado a la educación, y solicitó datos estadísticos sobre los niños no escolarizados.

20. El Sudán celebró la cooperación de Malasia con el ACNUDH para resolver los problemas experimentados por los extranjeros en el país.

21. Suecia observó que la tasa de ejecuciones había disminuido, pero señaló que estas continuaban pese a que se había anunciado una revisión de la obligatoriedad de la pena de muerte y el establecimiento de una moratoria temporal.

22. Suiza pidió que se estableciera una moratoria sobre la pena de muerte y expresó su preocupación por las restricciones al derecho de reunión y por las dificultades para garantizar los derechos de los pueblos indígenas a la tierra.

23. Brunei Darussalam encomió las medidas adoptadas para promover y proteger los derechos de las mujeres y los niños, y puso de relieve la determinación de Malasia por mejorar la vida de la población mediante la prestación de una educación de calidad.

24. Timor-Leste elogió los esfuerzos desplegados para combatir la corrupción y el compromiso de garantizar el derecho a la educación, incluida la gratuidad de la enseñanza primaria y secundaria.

25. Túnez acogió con satisfacción que se hubieran retirado las reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y a la Convención sobre los Derechos del Niño y la aprobación de un plan de acción para promover los derechos de la mujer.

26. Turquía celebró el fortalecimiento de los derechos económicos, sociales y culturales y los logros alcanzados en el aumento de la participación de la mujer en todas las facetas de la vida.

27. Turkmenistán felicitó a Malasia por haber reforzado sus mecanismos legislativos, institucionales y de política sobre los derechos humanos y por haber armonizado su legislación interna con los tratados internacionales.

28. Ucrania preguntó qué medidas preventivas específicas figuraban en las políticas nacionales sobre la promoción de los derechos de la mujer y cuándo tenía previsto Malasia adherirse a otros instrumentos fundamentales de derechos humanos.

29. Los Emiratos Árabes Unidos encomiaron los avances logrados en la lucha y la legislación contra la trata de personas y la delincuencia transfronteriza.

30. El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte solicitó información sobre la aplicación de las nuevas disposiciones relativas a la prisión preventiva e instó a que se emprendieran nuevas reformas para asegurar la libertad de expresión.

31. La República Unida de Tanzanía observó que Malasia seguía afrontando problemas en materia de derechos humanos y valoró positivamente su compromiso de mejorar las condiciones de vida y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

32. Los Estados Unidos de América alentaron a Malasia a revisar o derogar dos leyes con el fin de mejorar las libertades de expresión y de reunión, e indicaron que les seguía preocupando que las víctimas de la trata siguieran estando privadas de libertad en centros gubernamentales.

33. El Uruguay mencionó la reciente ratificación de instrumentos internacionales de derechos humanos y la retirada de reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

34. Uzbekistán acogió con agrado que Malasia hubiera ratificado los dos Protocolos facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño y tuviera previsto adherirse al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

35. La República Bolivariana de Venezuela elogió el Programa de Transformación del Gobierno, la concesión de viviendas a los pobres y la reducción de la pobreza.

36. Tailandia celebró el compromiso de Malasia con los mecanismos de derechos humanos de la ASEAN y su adhesión a los Protocolos facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño.

37. El Yemen encomió la aprobación del Plan de Acción Nacional de la familia y señaló que Malasia estaba elaborando un Plan de Acción Nacional sobre derechos humanos y un marco de derechos humanos.

38. Zimbabwe elogió la abolición de los derechos de matrícula para la enseñanza primaria y secundaria, las mejoras introducidas a la atención de la salud y la legislación en materia de derechos civiles y políticos.

39. El Afganistán felicitó a Malasia por haber aplicado las recomendaciones anteriores y por su constante cooperación con las organizaciones internacionales respecto de los refugiados.

40. Albania acogió con satisfacción la retirada de las reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y a la Convención sobre los Derechos del Niño, e instó a Malasia a que siguiera implantando la educación gratuita y obligatoria.

41. Argelia elogió la ratificación de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y los dos Protocolos facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño.

42. La Argentina alentó a Malasia a que siguiera colaborando con organizaciones que se ocupaban de los refugiados y los solicitantes de asilo y a que trabajara en pro de la abolición de la pena de muerte.

43. Australia expresó su preocupación por la propuesta de volver a introducir la privación de libertad a largo plazo sin examen judicial y alentó a Malasia a que completara la ratificación del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

44. Austria manifestó su inquietud por las restricciones relacionadas con la religión en Malasia y señaló que se necesitaban medidas adicionales para mejorar la libertad de prensa.

45. Azerbaiyán acogió con agrado el fortalecimiento de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la abolición de los derechos de matrícula para la educación y la reducción de la pobreza.

46. Bahrein encomió el establecimiento de un sistema nacional de salud y los esfuerzos realizados para proteger a las mujeres y garantizar sus derechos.

47. Bangladesh elogió las políticas relativas al adelanto de la mujer y el acuerdo firmado con Bangladesh para promover los derechos de los trabajadores bengalíes.

48. Belarús observó los progresos realizados en la lucha contra la corrupción, en particular mediante la aplicación de las convenciones pertinentes, y encomió la labor de lucha contra la trata de personas.

49. Bélgica expresó su preocupación por los malos tratos que sufrían los defensores de los derechos humanos, particularmente los defensores de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, y por la pena de muerte.

50. Benin encomió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y elogió el Plan de Acción Nacional para el adelanto de la mujer.

51. Bhután señaló las medidas de protección de los derechos de los grupos más vulnerables y felicitó a Malasia por su adhesión a los dos Protocolos facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño.

52. El Estado Plurinacional de Bolivia elogió el cumplimiento de las recomendaciones anteriores, lo que demostraba el compromiso del país con los derechos humanos. Aplaudió la erradicación de la extrema pobreza.

53. Botswana hizo mención de los esfuerzos realizados por Malasia para adherirse a tratados internacionales y combatir la corrupción, y acogió con agrado la mejora del acceso a la educación. Expresó su preocupación por las denuncias de malos tratos.

54. El Brasil encomió la adhesión a los Protocolos facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño relativos a la participación de niños en los conflictos armados y a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, así como la reducción de la pobreza. Observó que se estaba elaborando el Plan de Acción Nacional de derechos humanos e indicó que le seguía preocupando la libertad de expresión.

55. Viet Nam señaló el buen ejemplo de tolerancia que estaba dando el país y celebró la mejora de los derechos de los grupos vulnerables. Encomió los avances realizados en el aumento del acceso a la educación.

56. Bulgaria señaló los progresos realizados en la buena gestión de los asuntos públicos, el fortalecimiento de las instituciones y las elecciones generales, así como en el desarrollo de todas las categorías de derechos humanos. Alentó a Malasia a que introdujera una moratoria sobre la aplicación de la pena de muerte.

57. Burundi elogió los esfuerzos desplegados para asegurar el acceso universal a la vivienda y combatir la corrupción para fomentar el desarrollo económico sostenible, y acogió con agrado la retirada de algunas reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

58. Camboya celebró las medidas adoptadas para aplicar los planes nacionales, fortalecer la integridad de los jueces y combatir la trata de personas, y encomió a la erradicación de la pobreza extrema.

59. El Canadá preguntó cómo estaba previsto garantizar los derechos jurídicos y humanos de las personas privadas de libertad y alentó a Malasia a que eliminara las restricciones a la libertad de expresión, reunión y religión, y pusiera fin a la discriminación gubernamental basada en la religión.

60. El Chad reconoció la prioridad otorgada a la vivienda, la educación, la erradicación de la pobreza y la mejora de las condiciones de vida, así como la aplicación de las recomendaciones anteriores, incluso las que no habían sido aceptadas.

61. Chile elogió la elaboración de planes de acción, el fortalecimiento de las instituciones y las reformas legislativas, que demostraban el compromiso con los derechos civiles y políticos.

62. China se refirió a la reducción de la pobreza, la legislación y los planes nacionales sobre los derechos de las mujeres y las personas con discapacidad y la reforma judicial.

63. Colombia aplaudió la transparencia y la colaboración con los mecanismos de derechos humanos, en particular la elaboración de un Plan de Acción Nacional sobre los derechos humanos, y se mostró dispuesta a compartir su experiencia.

64. En su respuesta a las observaciones y preguntas formuladas, el Gobierno reafirmó su compromiso de llevar a cabo un programa de transformación jurídica, entre otras cosas mediante la eliminación de los posibles obstáculos legislativos y de otro tipo al disfrute de todos los derechos humanos. En 2009 el Gobierno había iniciado un amplio examen de las leyes y reglamentos vigentes, en particular los relativos a los derechos civiles y políticos, que había conducido, entre otras cosas, a la derogación de la Ley de seguridad interna de 1960 y la promulgación de la Ley de reunión pacífica de 2012, que fomentó el ejercicio del derecho constitucional a reunirse pacíficamente y sin armas.

65. Malasia puso como ejemplo de la aplicación de la Ley de reunión pacífica dos grandes manifestaciones que la policía, plenamente adherida al espíritu de la Ley, había facilitado mediante un control de multitudes eficaz para prevenir incidentes dignos de lamentar.

66. La delegación se refirió también a la libertad de religión en Malasia, garantizada por la Constitución y sujeta a las restricciones constitucionales relativas a la difusión de otras religiones o creencias entre los musulmanes y al mantenimiento del orden público y seguridad nacional. Malasia explicó el reciente dictamen del Tribunal de Apelación, de fecha 14 de octubre de 2013, en la causa relativa al semanario católico Herald. En dicha causa, el Tribunal había resuelto claramente que la decisión del Ministro de prohibir la utilización de la palabra "Alá" en la versión en malasio del Herald era constitucional y legal, por cuanto se basaba en los motivos legítimos de la seguridad y el orden públicos, ya que dicho acto despertaba susceptibilidades religiosas en Malasia. La decisión del Ministro como medida preventiva para garantizar la seguridad y el orden públicos en Malasia era legal y se ajustaba a las leyes relativas al control y la restricción de la propagación de doctrinas o creencias religiosas entre los musulmanes.

67. Malasia explicó también sus iniciativas para examinar a fondo la cuestión de la pena de muerte. Aclaró asimismo que el proyecto de ley de armonía nacional que se había propuesto estaba siendo debatido en consulta con las organizaciones de la sociedad civil y expertos internacionales. A ese respecto, también se habían tomado en consideración la Ley de sedición, las leyes de diversas jurisdicciones y la compleja y singular posición de Malasia, incluida la posición del Rey y los dirigentes malasios, y las amenazas a la seguridad nacional y al orden público.

68. Malasia subrayó que la modernizada Ley de prevención del delito de 1959 tenía por objeto hacer frente a la delincuencia organizada y a los delitos graves. El compromiso del país de defender las normas y principios de derechos humanos se reflejaba en la inclusión de salvaguardias en esa Ley, como, por ejemplo: a) el requisito de que un ministro presentara un informe anual al Parlamento sobre todas las actividades relacionadas con las órdenes de detención; b) el requisito de que el Parlamento revisara la disposición relativa a las órdenes de detención cada cinco años; c) la posibilidad de impugnar las decisiones adoptadas por la Junta de Prevención del Delito ante el Tribunal Superior; y d) la revisión judicial de la detención de incumplirse cualquier requisito de procedimiento por la Junta de Prevención del Delito.

69. Malasia reiteró su compromiso de no volver a promulgar amplias facultades en materia de prisión preventiva y rechazó la afirmación de que las modificaciones aportadas a la Ley de prevención del delito significaban el regreso de la derogada Ley de seguridad interna de 1960.

70. La delegación explicó en detalle las medidas adoptadas para mejorar la protección de los trabajadores migrantes, incluido el lanzamiento, el 21 de octubre de 2013, de una campaña extraordinaria de registro, de tres meses de duración, destinada a tramitar las reclamaciones presentadas por aquellos trabajadores migrantes o empleadores que hubieran sido engañados por agencias de contratación irresponsables.

71. Malasia seguía prestando especial atención a la trata de personas y se había esforzado por mejorar la protección de las víctimas, en particular redoblando la colaboración con las organizaciones no gubernamentales (ONG). El Gobierno había anunciado la apertura del primer refugio gestionado por ONG y financiado por el Gobierno, que entraría en funcionamiento a mediados de noviembre de 2013.

72. Malasia mantenía su compromiso de abordar la cuestión de las muertes de personas detenidas, entre otras cosas impartiendo programas de sensibilización sobre los derechos humanos al personal policial. El establecimiento de la Comisión de Integridad de los Organismos Policiales reflejaba la determinación del Gobierno por hacer frente a las violaciones de la ética profesional y a los casos de conducta indebida por parte de las fuerzas del orden, incluida la policía.

73. Malasia subrayó que el islam y la administración de justicia islámica de conformidad con la sharia estaban muy arraigados en el país. La Constitución también consagraba la condición del islam como religión de la Federación y la libertad de practicar otras religiones distintas del islam.

74. En Malasia, las cuestiones relativas al islam, incluidas la codificación de las leyes y procedimientos de la sharia y su administración, eran competencia de los estados respectivos.

75. El Consejo Consultivo Nacional sobre las Fatwas había emitido una decisión en 1984, actualizada en 1996, que determinaba que los musulmanes de Malasia debían regirse por la escuela de pensamiento sunita. Esa decisión fue aprobada por los consejos estatales sobre las fatwas y posteriormente se publicó en el Boletín Oficial.

76. La afirmación de que el Código Islámico de la Familia en Malasia discriminaba a la mujer en cuestiones relativas al matrimonio carecía de fundamento. No obstante, el Gobierno reconoció que se podía mejorar la aplicación de la ley por los tribunales de la sharia.

77. La delegación explicó que Malasia había emprendido recientemente una política nacional de salario mínimo que beneficiaría a todos los trabajadores en todos los sectores y regiones. Además, Malasia seguía garantizando la igualdad de acceso a la justicia social para los trabajadores extranjeros.

78. Malasia mantenía su compromiso de mejorar la protección de los trabajadores, entre otras cosas mediante: a) la mejora de la protección de la maternidad; b) el requisito obligatorio del pago de los salarios en cuentas bancarias; c) el aumento de la edad mínima de jubilación a los 60 años; y d) la aplicación de acuerdos bilaterales con los países de origen de los trabajadores migrantes.

79. Costa Rica alentó a que se considerara la posibilidad de establecer una moratoria sobre la pena de muerte con miras a su abolición.

80. Croacia acogió con satisfacción la mejora de la protección contra la violencia doméstica, la ratificación de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y la retirada de algunas reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, e indicó que el principio de no discriminación debía aplicarse con carácter universal.

81. Cuba tomó nota del compromiso del país con los derechos humanos y encomió los progresos realizados en la educación, la salud, la lucha contra la pobreza y la mejora de la calidad de vida.

82. Chipre elogió la aprobación de leyes sobre los derechos humanos y alentó a Malasia a que aplicara políticas nacionales para consolidar la infraestructura de derechos humanos.

83. La República Checa señaló el uso continuado de la Ley de prensa y publicaciones, la Ley de secretos oficiales y la Ley de sedición para restringir la libertad de expresión y la labor de los medios de comunicación.

84. La República Popular Democrática de Corea reconoció el disfrute universal de los derechos, la igualdad y la armonía, el crecimiento económico, el desarrollo social y el aumento de la inversión en las esferas de la salud y la educación.

85. Dinamarca expresó su preocupación por la falta de consentimiento libre, previo e informado a la apropiación de tierras indígenas y por las restricciones a la libertad de expresión y de opinión.

86. Djibouti valoró positivamente que la institución nacional de derechos humanos hubiera alcanzado la categoría "A". Tomó nota de la ratificación de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y de las medidas adoptadas para aplicar los principios de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

87. El Ecuador aplaudió las contribuciones realizadas a los derechos de las mujeres, los niños y los trabajadores migrantes, así como a la lucha contra la trata de personas y la delincuencia organizada transnacional.

88. Egipto, observando los obstáculos que se oponían a la protección de las personas con discapacidad y la lucha contra la trata de personas, preguntó cómo tenía previsto Malasia abordar esas dos cuestiones.

89. Finlandia celebró la ratificación por Malasia de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y la retirada de algunas de sus reservas a los tratados de derechos humanos en los que era parte. Solicitó información sobre las medidas adoptadas para ratificar el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial.

90. Etiopía reconoció los avances realizados en varias esferas relativas a los derechos humanos y los progresos alcanzados en el aumento del empoderamiento y la participación de la mujer en la fuerza de trabajo y en puestos de responsabilidad clave.

91. Francia celebró la ratificación de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad y la retirada de las reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Se interesó por el calendario establecido para derogar la Ley de sedición.

92. Alemania valoró positivamente que Malasia hubiera adoptado medidas, incluida la introducción de cambios legislativos en la esfera de la violencia doméstica, para aplicar las recomendaciones que se le habían formulado durante el primer ciclo del EPU.

93. Guatemala acogió con satisfacción el programa "1 Malasia", la erradicación de la pobreza extrema y las disposiciones en vigor para conceder la ciudadanía a los hijos nacidos en el extranjero de ciudadanas malasias casadas con extranjeros.

94. Hungría expresó su preocupación por el carácter restrictivo de la Ley de prensa y publicaciones y pidió que se llevara a cabo una evaluación preliminar de las repercusiones de la Ley de protección del denunciante de irregularidades.

95. La India acogió con agrado el Plan Nacional de Educación y las medidas adoptadas para proteger los derechos humanos de los trabajadores migrantes. Encomió el programa de registro de trabajadores extranjeros.

96. Indonesia elogió la derogación de la criticadísima Ley de seguridad interna y tomó nota de diversas medidas positivas adoptadas para proteger los derechos y mejorar la seguridad y el bienestar de los trabajadores extranjeros en Malasia.

97. La República Islámica del Irán reconoció las iniciativas puestas en marcha para erradicar la pobreza y los esfuerzos realizados para mejorar el nivel de vida y combatir la trata de niños.

98. Irlanda expresó su preocupación por que el Gobierno hubiera utilizado la Ley de prensa y publicaciones para prohibir publicaciones consideradas hostiles, siguiera penando con tres años de prisión la "publicación malintencionada de noticias falsas" y obligara a los acusados a probar su inocencia.

99. Italia alentó a Malasia a que redoblara sus esfuerzos por combatir la discriminación y la violencia contra la mujer y expresó su preocupación por las restricciones impuestas a la libertad de religión o de creencias.

100. Jamaica tomó nota de los avances realizados, como la abolición de los derechos de matrícula en la enseñanza y el logro de la meta de los ODM relativa a la reducción de la pobreza, y alentó a que se ratificara el resto de instrumentos internacionales fundamentales de derechos humanos.

101. El Japón acogió con agrado varias medidas, expresó su preocupación por las restricciones impuestas a la libertad de opinión y de expresión y a la libertad de asociación y de reunión pacífica, y alentó a Malasia a que siguiera esforzándose por garantizar aún más esos derechos.

102. Kazajstán acogió con satisfacción la tendencia hacia una moratoria sobre la pena de muerte y exhortó a Malasia a que considerara la posibilidad de llevar a cabo una reforma amplia de la administración de la justicia penal, incluida la pena de muerte.

103. Kuwait expresó su agradecimiento a Malasia por su legislación y por la creación de cinco comités independientes de lucha contra la corrupción.

104. Kirguistán señaló los esfuerzos desplegados para garantizar una educación accesible y de calidad y acogió con satisfacción la abolición de los derechos de matrícula para aumentar el acceso a la educación.

105. La República Democrática Popular Lao celebró que se hubiera alcanzado la meta de los ODM relativa a la reducción de la pobreza antes del plazo previsto y alentó a Malasia a que reforzara su cooperación con las Naciones Unidas.

106. Letonia acogió con satisfacción que se hubieran retirado las reservas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y a la Convención sobre los Derechos del Niño y reconoció la función que desempeñaban los procedimientos especiales en la promoción y la protección de los derechos humanos.

107. El Líbano acogió con satisfacción el compromiso de Malasia con el mecanismo del EPU y tomó nota de las medidas adoptadas para aplicar las recomendaciones que el Gobierno había aceptado en el primer ciclo.

108. Libia celebró la importancia que se concedía a garantizar el acceso a la educación para todos y observó el logro de los ODM y la ratificación de instrumentos internacionales de derechos humanos.

109. Liechtenstein expresó su preocupación por la falta de avances respecto de la prohibición del castigo corporal de los niños, pese a que el Gobierno había indicado su intención de modificar la legislación en esa esfera.

110. Maldivas pidió encarecidamente a Malasia que investigara las denuncias de los intentos de reclasificar la mutilación genital femenina como un procedimiento médico y que aprobara una ley que prohibiera esta práctica.

111. Mauritania puso de relieve la constante cooperación de Malasia con los mecanismos de derechos humanos y celebró el establecimiento del sistema universal de atención de la salud.

112. Mauricio se refirió a la derogación de la Ley de seguridad interna, la promulgación de nuevas leyes para proteger el derecho de reunión pacífica y combatir la corrupción, y la adopción de medidas encaminadas a erradicar la pobreza.

113. México acogió con satisfacción los progresos realizados por Malasia en la esfera de los derechos del niño, en particular su adhesión a los Protocolos facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño relativos a la participación de niños en los conflictos armados y a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía.

114. Montenegro preguntó si Malasia tenía previsto adherirse a los principales instrumentos internacionales de derechos humanos y qué medidas se habían adoptado para prevenir los matrimonios de niños y los matrimonios precoces y forzados.

115. Marruecos celebró los esfuerzos realizados para garantizar la educación universal y promover la cooperación Sur-Sur en ese ámbito. También elogió el programa de modernización del Gobierno y la economía.

116. Mozambique tomó nota de los avances realizados en muchas esferas de los derechos humanos, el logro del ODM relativo a la reducción de la pobreza y la promulgación de legislación sobre la trata de personas.

117. Myanmar encomió la labor llevada a cabo para erradicar la pobreza, promover la función de la mujer en los puestos de responsabilidad y adoptar medidas legislativas para reforzar el disfrute de los derechos civiles y políticos.

118. Nepal tomó nota de los notables progresos en el logro de los ODM y elogió el Plan de Acción Nacional para el adelanto de la mujer.

119. Los Países Bajos señalaron que Malasia no era parte en algunos tratados fundamentales de derechos humanos y expresaron su preocupación por la práctica del apaleamiento y por la situación de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

120. Nueva Zelandia acogió con agrado el compromiso de asegurar los derechos de los pueblos indígenas y observó que había deficiencias en el marco institucional, en particular en lo que respectaba a la policía, y problemas en el ámbito de la migración irregular.

121. Nigeria observó que Malasia iba por buen camino para establecer un sistema nacional de salud estructurado, receptivo e incluyente, con nuevos programas e indicadores de salud mejorados.

122. Noruega alentó a Malasia a que garantizara el derecho a la educación de los niños procedentes de comunidades marginadas y desfavorecidas y fijara un calendario concreto para la ratificación de más instrumentos fundamentales de derechos humanos.

123. Omán puso de relieve la atención prestada a la erradicación de la pobreza, la provisión de viviendas adecuadas y la garantía del acceso a la educación, en particular para los grupos desfavorecidos.

124. El Pakistán elogió los progresos realizados en las reformas legislativas, la atención de la salud, la reducción de la pobreza, la vivienda, la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y gratuidad de la enseñanza primaria y secundaria.

125. Filipinas acogió con agrado la constructiva colaboración del Gobierno con el Consejo de Derechos Humanos y reconoció los progresos alcanzados en el logro de los ODM.

126. Polonia expresó su preocupación por los intentos de reforzar el control de Internet, restringir a los blogueros y limitar el número de publicaciones de varias religiones.

127. Qatar valoró positivamente las medidas adoptadas por Malasia para proteger los derechos humanos y elogió el Plan de Acción Nacional para el adelanto de la mujer.

128. La Federación de Rusia valoró positivamente los esfuerzos del Gobierno para garantizar los derechos humanos y las libertades fundamentales, y reconoció el fomento de la tolerancia entre las distintas religiones y el diálogo interétnico.

129. Sri Lanka celebró el logro de la meta de los ODM relativa a la reducción de la pobreza, la adhesión a los Protocolos facultativos de la Convención sobre los Derechos del Niño relativos a la participación de niños en los conflictos armados y a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, la prioridad acordada al empoderamiento de la mujer y el compromiso con una educación asequible y de calidad.

130. En su respuesta a las preguntas y observaciones formuladas en el diálogo interactivo anterior, la delegación reiteró que los derechos de los orang asli a la tierra, a sus creencias, a su cultura y a la no discriminación estaban claramente reconocidos en la Constitución Federal y en la Ley de los pueblos aborígenes de 1954.

131. El Gobierno aclaró que se había establecido un equipo de tareas, compuesto por altos funcionarios, a fin de revisar y formular la estrategia necesaria para abordar la cuestión de los derechos de los pueblos indígenas a la tierra, de conformidad con el estudio nacional sobre los derechos de los pueblos indígenas a la tierra en Malasia realizado por SUHAKAM.

132. El Gobierno seguía celebrando consultas con las autoridades estatales, otros organismos pertinentes y los grupos indígenas sobre cuestiones relacionadas con las tierras. También se habían registrado progresos en el proceso de determinación y registro de las tierras pertenecientes a los orang asli.

133. Actualmente el Gobierno estaba llevando a cabo, en colaboración con el PNUD y el UNICEF, un estudio y examen de la situación socioeconómica de los orang asli en la Malasia peninsular para la formulación de un plan nacional de desarrollo de esta comunidad.

134. El estado de Sarawak, cuya gran población indígena incluía a 27 grupos étnicos, llevaba casi dos siglos aplicando leyes que reconocían y protegían los derechos de los indígenas a la tierra. Los registros oficiales confirmaban que Sarawak tenía aproximadamente 1,5 millones de hectáreas de tierras que se regían por el derecho consuetudinario indígena. Se estaba llevando a cabo un estudio en el marco del Programa de Transformación del Gobierno para establecer los límites de las tierras consuetudinarias indígenas y garantizar su tenencia.

135. El programa de desarrollo en curso, que implicaba la construcción de instalaciones hidroeléctricas, requería la utilización de tierras consuetudinarias indígenas. En los casos en los que los derechos sobre las tierras consuetudinarias indígenas se veían afectados, el Gobierno estatal y su empresa de obras públicas, Sarawak Energy Berhad: a) adoptaban las mejores prácticas internacionales en colaboración y consulta con los pueblos indígenas, que se ajustaban a las normas y criterios aceptados, incluidos los principios consagrados en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas; y b) proporcionaban a las comunidades indígenas afectadas un amplio paquete de compensación, que les garantizaba una mejora inmediata y considerable de su nivel de vida, un mejor acceso a los derechos humanos básicos a la educación y la atención de la salud y mejores oportunidades económicas, al tiempo que preservaba su identidad cultural y sus tradiciones.

136. La aplicación del plan de acción y el paquete de compensación para el reasentamiento de las personas afectadas por el proyecto hidroeléctrico de Murum era una buena muestra de un proceso que reconocía los derechos y el bienestar de la población indígena.

137. El Gobierno, al tiempo que reconocía los retos que afrontaban las comunidades indígenas en Malasia, mantenía que esas comunidades debían tener la oportunidad de decidir libremente si deseaban o no integrarse en la sociedad mayoritaria.

138. Malasia seguía reconociendo que las mujeres constituían un importante capital humano. Como medida de discriminación positiva, el Décimo Plan de Malasia (2011-2015) prestaba especial atención al aumento de la participación de la mujer en la fuerza de trabajo y en puestos de responsabilidad, la prestación de apoyo en circunstancias difíciles y la eliminación de todas las formas de discriminación.

139. Entre las medidas adoptadas para aumentar la participación de la mujer en la fuerza de trabajo figuraban incentivos para el establecimiento de guarderías, la ampliación de la licencia por maternidad íntegramente remunerada, la introducción de la doble desgravación fiscal para alentar a los empleadores a formar y contratar a mujeres que habían hecho un paréntesis en su carrera y la promulgación del Reglamento sobre los trabajadores a tiempo parcial en 2010.

140. Gracias al éxito recabado por la política destinada a aumentar al 30%, como mínimo, el porcentaje de mujeres en puestos de responsabilidad en el sector público, en 2011 se había introducido una política similar para el sector empresarial. Además, se había aplicado el Programa de Mujeres Directoras y se había establecido el Registro de Mujeres Directoras.

141. Para lograr el empoderamiento económico de las mujeres, Malasia había aplicado planes de microcrédito destinados a fomentar la creación de microempresas entre las personas de bajos ingresos de las zonas rurales y urbanas.

142. La Ley de la infancia estaba siendo revisada para mejorar el bienestar de los niños. Además, se estaban estudiando modelos de justicia restitutiva en el sistema de justicia de menores y se estaban adoptando iniciativas para proteger a los niños de las amenazas de Internet.

143. Malasia puso de relieve que la Ley de personas con discapacidad no era una ley punitiva. Sin embargo, el incumplimiento de la Ley podría sancionarse aplicando la legislación pertinente, a saber, el Código Penal, el Código de Procedimiento Penal y los reglamentos uniformes de construcción. Además, la política y los planes de acción existentes para las personas con discapacidad estaban siendo revisados en consonancia con las aspiraciones de la región de Asia y el Pacífico para el decenio de las personas con discapacidad (2013-2022) y con la Estrategia de Incheon, titulada "Hagamos del derecho una realidad".

144. Estaba previsto crear un comité técnico, presidido por el Ministerio de la Mujer, la Familia y el Desarrollo de la Comunidad, para examinar todas las reservas existentes a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, así como los Protocolos facultativos de estas que no habían sido ratificados por Malasia.

145. A modo de conclusión, Malasia reiteró su compromiso con el EPU y su seguimiento, así como su confianza en este mecanismo. La delegación subrayó que Malasia había abordado el ejercicio con seriedad y que tomaría plenamente en consideración todas las observaciones y recomendaciones formuladas durante el examen.

  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal