Asamblea General Distr general



Descargar 188.89 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño188.89 Kb.
  1   2   3   4




Naciones Unidas




A/HRC/29/24



Asamblea General




Distr. general

11 de mayo de 2015

Español

Original: inglés










Consejo de Derechos Humanos

29º período de sesiones

Tema 3 de la agenda



Promoción y protección de todos los derechos
humanos, civiles, políticos, económicos, sociales
y culturales, incluido el derecho al desarrollo



Informe de la Relatora Especial sobre cuestiones de las
minorías, Rita Izsák


Estudio exhaustivo de la situación de los derechos
humanos de los romaníes en todo el mundo, prestando
especial atención al fenómeno del antigitanismo*



Resumen

El presente informe presenta una visión general de la situación de los derechos humanos de los romaníes en todo el mundo, aplicando un enfoque basado en los derechos de las minorías a la protección y promoción de los derechos de los romaníes, incluida la protección de su existencia; la prevención de la violencia contra los romaníes; la protección y promoción de la identidad de los romaníes; la garantía de los derechos a la no discriminación y la igualdad, incluida la lucha contra el racismo, el antigitanismo y la discriminación estructural; y la garantía del derecho de los romaníes a la participación efectiva en la vida pública, especialmente en las decisiones que los afectan. Basándose en las respuestas a su cuestionario, la Relatora Especial sobre cuestiones de las minorías presenta un panorama general de las tendencias en la práctica de los Estados, destacando los avances positivos y los retos.



Índice








Párrafos

Página

  1. Introducción

1

3

  1. Panorama general de la situación de los romaníes en todo el mundo

2–16

3

    1. La población romaní en el mundo

2–11

3

    1. Antigitanismo y discriminación de los romaníes: un fenómeno global

12–16

5

  1. Elementos esenciales de un enfoque basado en los derechos de las minorías para la protección de los romaníes en todo el mundo

17–40

6

    1. Pilar 1: protección de la existencia y prevención de la violencia
      contra las minorías

19–22

7

    1. Pilar 2: protección y promoción de la identidad romaní

23–27

8

    1. Pilar 3: igualdad y no discriminación

28–36

9

    1. Pilar 4: derecho a la participación efectiva

37–40

12

  1. Acontecimientos positivos

41–62

13

    1. Pilar 1: prevención y represión de la violencia contra los romaníes

42–45

13

    1. Pilar 2: protección y promoción de la identidad de las minorías
      mediante la lucha contra los estereotipos y los prejuicios

46–51

14

    1. Pilar 3: igualdad, no discriminación y reconocimiento del
      antigitanismo

52–57

15

    1. Pilar 4: derecho a la participación efectiva

58–62

16

  1. Retos en el ámbito de las políticas y los programas sobre los derechos
    de los romaníes: enseñanzas extraídas

63–87

17

    1. Falta de datos precisos

65–68

17

    1. Falta de voluntad política, incluida la reticencia a luchar contra el antigitanismo

69–70

18

    1. Falta de un enfoque multisectorial centrado en los derechos humanos
      para la formulación de políticas

71–73

19

    1. Participación insuficiente de los romaníes

74–77

19

    1. Necesidad de un mejor acceso a mecanismos de denuncia

78–80

20

    1. Escaso reconocimiento de la historia y falta de medidas contra los prejuicios y el racismo persistentes

81–83

21

    1. Financiación insuficiente y trabas burocráticas

84–87

21

  1. Conclusiones y recomendaciones

88–109

22

Anexos







  1. Questionnaire of the Special Rapporteur on minority issues to Member States

26

  1. Member States that responded to the questionnaire

28

  1. Questionnaire of the Special Rapporteur to national human rights institutions

29

  1. National human rights institutions that responded to the questionnaire

30



I. Introducción



  1. La Relatora Especial sobre cuestiones de las minorías presenta este informe de conformidad con la resolución 26/4 del Consejo de Derechos Humanos, en la que el Consejo la invitó a preparar un estudio exhaustivo de la situación de los derechos humanos de los romaníes en todo el mundo, prestando especial atención al fenómeno del antigitanismo. A partir de un enfoque basado en consultas, trabajó con numerosas organizaciones internacionales y regionales, expertos en derechos de los romaníes y organizaciones no gubernamentales (ONG). La Relatora Especial expresa su agradecimiento a cuantos le facilitaron información, como los Estados miembros y las instituciones nacionales de derechos humanos que respondieron a su cuestionario (véanse los anexos), la Oficina Regional para Europa de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la red de las Naciones Unidas para la lucha contra la discriminación racial y la protección de las minorías.



II. Panorama general de la situación de los romaníes
en todo el mundo


A. La población romaní en el mundo



  1. El término “romaní” se refiere a grupos heterogéneos cuyos miembros viven en diversos países y en diferentes condiciones sociales, económicas, culturales y de otra índole. Así, el término “romaní” no designa a un grupo específico, sino que se refiere al polifacético universo romaní, compuesto de grupos y subgrupos superpuestos pero unidos por unas raíces históricas y unos rasgos lingüísticos comunes, así como por una misma experiencia de discriminación frente a los grupos mayoritarios. Por ello, “romaní” es un término multidimensional que se corresponde con la naturaleza múltiple y mudable de la identidad romaní.

  2. De acuerdo con los principios del derecho internacional, entre otros el artículo 27 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Declaración sobre los Derechos de las Personas Pertenecientes a Minorías Nacionales o Étnicas, Religiosas y Lingüísticas (la Declaración) y la observación general Nº 23 (1994) del Comité de Derechos Humanos, la identidad de una minoría no depende de su reconocimiento por un Estado, sino de la propia identificación de las personas. Por consiguiente, la Relatora Especial usa el término romaníes para abarcar a todos los grupos que se identifican como tales e incluye también a quienes se identifican como sintis, calés, nómadas o gitanos.

  3. Si bien las teorías sobre los motivos por los que los ancestros de los romaníes actuales emigraron de la India hace 1.000 años quedan fuera del ámbito del presente informe, conviene señalar que los romaníes están presentes en todo el mundo. Sin embargo, no se dispone de estadísticas oficiales o fiables sobre la población mundial romaní.

  4. La minoría romaní más numerosa y visible es la formada por los romaníes europeos, cuya presencia en el continente se remonta al siglo XIV. En la actualidad, hay cerca de 11 millones de romaníes europeos, de los cuales se calcula que 6 millones residen en los 27 Estados miembros de la Unión Europea.

  5. Los romaníes europeos, la minoría étnica más numerosa de la región, constituyen la población romaní más visible del mundo; la grave discriminación y marginación que siguen experimentando sus miembros se ha denunciado ampliamente1. Sin embargo, apenas hay trabajos de investigación exhaustivos sobre la situación de los romaníes fuera de Europa. Por ello, la Relatora Especial sobre cuestiones de las minorías ha aprovechado esta oportunidad para informar sobre la grave marginación socioeconómica de la que son objeto los romaníes en todo el mundo.

  1. En Turquía, los datos indican que la población romaní está constituida por entre 500.000 y 5 millones de personas2. En Ucrania, 47.600 personas se identifican como romaníes, según los datos del censo de 2001, si bien el Consejo de Europa calcula que hay entre 120.000 y 400.000 romaníes ucranianos. En Belarús, el censo de 2009 indicó una población de 7.316 romaníes, pero el Gobierno reconoce que esa cifra no refleja necesariamente la cantidad real, que puede situarse entre las 50.000 y las 60.000 personas3. En el censo de 2010 de la Federación de Rusia se calculaba que había una población de 205.007 romaníes rusos, aunque los datos del Consejo de Europa sugieren que la población es más numerosa, entre 450.000 y 1,2 millones de personas.

  2. Los grupos romaníes de América Latina llegaron a la región procedentes de Europa desde los inicios de la colonización europea, así como durante los continuos procesos migratorios. A pesar de que no existen datos del censo oficiales, un estudio de 1991 realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura calculó que la población romaní de la región ascendía a aproximadamente 1,5 millones de personas. Los últimos datos gubernamentales indican que la población romaní supera el medio millón en el Brasil4.

  3. Se acepta por regla general que en la actualidad viven en Norteamérica cerca de 1 millón de romaníes; ahora bien, esos datos están incompletos, puesto que el censo de los Estados Unidos de América no incluye la categoría romaní. Asimismo, si bien el censo del Canadá incluye “Otros orígenes europeos” – “Romaníes (gitanos)”, los datos del censo oficial, que indicaban en 2011 una población romaní de 5.255 personas, no coinciden con las estimaciones oficiosas que sitúan la población romaní por encima de las 110.000 personas.

  4. Los grupos romaníes también están presentes en países de Asia Central, donde se los conoce colectivamente como lyuli. Si bien esos grupos son distintos de los romaníes americanos y europeos, comparten la experiencia de la exclusión y la marginación por parte de las respectivas poblaciones mayoritarias locales5. Al no haber datos actualizados, no se conoce con exactitud el número de romaníes en Asia Central6.

  5. Los dom son una minoría étnica en el Oriente Medio que comparten similitudes con los romaníes y cuya presencia en la región se remonta al siglo XI. Apenas hay información oficial sobre el número de romaníes en esta región. Las estimaciones oficiosas indican que puede haber poblaciones considerables en Egipto, el Iraq, Israel, Jordania, el Líbano, la República Árabe Siria, la República Islámica del Irán y el Territorio Palestino Ocupado7.



B. Antigitanismo y discriminación de los romaníes: un fenómeno
global




  1. Si bien la Relatora Especial es consciente de que las razones que explican la marginación de los romaníes son complejas, insiste en que un factor general es la discriminación social y estructural profundamente arraigada que sufren los romaníes en todo el mundo, incluido el antigitanismo. El Consejo de Europa ha definido el antigitanismo como “una forma específica de racismo, una ideología fundada en la superioridad racial, una forma de deshumanización y racismo institucional alimentado por la discriminación histórica, que se expresa, entre otras cosas, mediante la violencia, el discurso de incitación al odio, la explotación, la estigmatización y la forma más flagrante de discriminación”8. Por lo tanto, el antigitanismo incluye fuertes prejuicios y estereotipos contra los romaníes, como los que llevan a etiquetar a las comunidades romaníes de delincuentes, agresivas o “parásitas” de los sistemas de bienestar social. La Relatora Especial celebra el reciente reconocimiento por parte de la Unión Europea de que el antigitanismo constituye un importante obstáculo para poner fin a la situación desfavorable y la marginación de los romaníes.

  2. Si bien el antigitanismo es un término de origen europeo, la discriminación que conlleva se manifiesta de múltiples maneras en las distintas regiones. En América Latina, la discriminación de los romaníes llegó con la migración europea, y en la actualidad persisten los estereotipos negativos que al parecer hacen que muchos romaníes no hablen romaní en público por miedo a sufrir discriminación o represalias. En sus observaciones finales, el Comité de Derechos Humanos y el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial han expresado su preocupación por la generalización de los delitos de discriminación de los romaníes en el Brasil, incluidos delitos racistas, y por la falta de aplicación de la correspondiente normativa legal nacional en los casos en que las víctimas son romaníes (CCPR/C/BRA/CO/2, párr. 20; CERD/C/64/CO/2, párr. 17).

  3. Los dom del Oriente Medio son uno de los pueblos más marginados del mundo árabe y son víctimas de percepciones negativas y estigmas generalizados. A menudo se les atribuye el calificativo de nawar, insulto árabe que evoca egoísmo, tacañería, suciedad y caos9.

  4. En sus observaciones finales sobre el quinto informe periódico de la Federación de Rusia, el Comité contra la Tortura expresó su preocupación por las constantes denuncias de discriminación, agresiones violentas y abusos contra los romaníes por su identidad (CAT/C/RUS/CO/5, párr. 15). Los mecanismos de seguimiento de los derechos humanos de las Naciones Unidas han señalado reiteradamente la marginación de los romaníes en Belarús10. En sus observaciones finales, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial ha observado que los romaníes son víctimas de estigma social y discriminación generalizada en Tayikistán y Uzbekistán (CERD/C/TJK/CO/6-8, párr. 13; CERD/C/UZB/CO/8-9, párr. 11).

  5. Muchos romaníes de América del Norte también son víctimas de estigmas y prejuicios que nacieron y se perpetúan por desconocimiento de la cultura o la historia romaníes o de la persecución que sufrieron los romaníes durante el régimen nazi y con posterioridad11.



III. Elementos esenciales de un enfoque basado en los
derechos de las minorías para la protección de los
romaníes en todo el mundo




  1. La Relatora Especial celebra que el presente informe le brinde la oportunidad de abordar la situación de los romaníes en todo el mundo mediante una perspectiva de los derechos de las minorías, usando los cuatro pilares de estos derechos: a) la protección de la existencia de una minoría, combatiendo la violencia contra ella y previniendo el genocidio; b) la protección y promoción de la identidad de los grupos minoritarios y su derecho a gozar de su identidad colectiva y a rechazar la asimilación forzosa; c) la garantía de los derechos a la no discriminación y a la igualdad, incluido el fin de la discriminación estructural o sistémica y la promoción de la acción afirmativa cuando sea necesaria; y d) el derecho a la participación efectiva en la vida pública y en las decisiones que los afectan.

  2. El presente informe debe ser considerado un complemento al trabajo que realizan muchos otros mecanismos de las Naciones Unidas. Ello incluye la labor previa realizada bajo el mandato de la Relatora Especial sobre cuestiones de las minorías en forma de informes temáticos, informes de países, comunicaciones y comunicados de prensa12. También incluye la labor de otros titulares de mandatos de procedimientos especiales, como el Relator Especial sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, que ha informado sobre las causas y las consecuencias del racismo contra los romaníes (véanse, por ejemplo, A/HRC/17/40, párrs. 5 a 25, y A/HRC/26/50) y que con frecuencia se ocupa de los retos a los que se enfrentan los romaníes en los informes de países (véanse, por ejemplo A/HRC/23/56/Add.2, A/HRC/20/33/Add.1 y A/HRC/7/19/Add.2); la Relatora Especial sobre el derecho humano al agua potable y el saneamiento, que formuló importantes recomendaciones sobre los romaníes en su informe sobre el estigma (A/HRC/21/42) y en informes de países relevantes (véase, por ejemplo, A/HRC/18/33/Add.2); y la Relatora Especial sobre una vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado y sobre el derecho de no discriminación a este respecto (véanse, por ejemplo, A/HRC/16/42/Add.2, párrs. 51 a 56, y A/HRC/25/54/Add.2, párrs. 69 a 71, 74 y 75), entre otros. La Relatora Especial también señala la función que han desempeñado los órganos de tratados de las Naciones Unidas al poner de relieve la discriminación de los romaníes, en particular el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial en su recomendación general Nº 27 (2000) sobre la discriminación de los romaníes. Los romaníes también ocupan un lugar destacado en el examen periódico universal de los Estados ante el Consejo de Derechos Humanos. La Relatora Especial remite a su análisis de las cuestiones de las minorías en el primer ciclo del examen periódico universal, recientemente publicado, que destacó que más del 25% de todas las recomendaciones relativas a los derechos de las minorías formuladas en el examen hacían referencia a la situación de los romaníes13. A pesar de ese importante trabajo, la Relatora Especial considera que los defensores de los derechos de los romaníes aún no usan todas las posibilidades que les ofrecen las Naciones Unidas. Debe verse a las Naciones Unidas como un asociado fundamental para los derechos de los romaníes cuya labor puede complementar la de otros mecanismos. La Relatora Especial espera que el presente informe contribuya a un planteamiento de ese tipo.



A. Pilar 1: protección de la existencia y prevención de la violencia contra las minorías



  1. La Relatora Especial sigue preocupada por que en general apenas se tenga conciencia de que los romaníes fueron perseguidos por el régimen nazi y sometidos a internamientos arbitrarios, trabajo forzoso y asesinatos colectivos. Junto con el Asesor Especial del Secretario General sobre la Prevención del Genocidio, la Relatora Especial ha exhortado a que se tomen medidas más contundentes para mantener viva la memoria del Holocausto romaní, conocido con el nombre de Porrajmos o Pharrajimos en la lengua romaní, y permitir que los supervivientes y otras personas lo puedan conmemorar con reconocimiento y dignidad14. La Relatora Especial también señala que la violencia contra los romaníes no es meramente una circunstancia histórica, sino que sigue siendo la realidad que viven muchas comunidades romaníes. Por ello, los gobiernos deben permanecer atentos y tomar las medidas necesarias contra las señales de odio y estigmatización.

  2. En 2014, Amnistía Internacional denunció que el acoso y la intimidación de las personas y las comunidades romaníes en Europa seguían siendo prácticas extendidas15. Una de las manifestaciones más trágicas del odio hacia los romaníes fue el asesinato en serie en Hungría en 2008 y 2009 de seis personas romaníes, incluido un niño de 5 años, elegidas al azar. Los romaníes corren al parecer mayor riesgo de ser víctimas de la violencia también en otras regiones. En el Iraq, los dom son presuntamente perseguidos, sus pueblos reducidos a escombros y los habitantes masacrados por militantes opuestos a sus tradiciones religiosas y culturales. También se ha denunciado que en el Iraq las mujeres romaníes se ven gravemente expuestas a la violencia sexual y corren mayor riesgo de ser explotadas16.

  3. Los romaníes también se ven expuestos a la violencia, tanto explícita como implícita, ejercida por actores estatales. A la Relatora Especial le preocupan el acoso, la intimidación y los abusos policiales. Los estudios empíricos indican que los romaníes están excesivamente representados en los sistemas judiciales penales en Europa y que a menudo son detenidos arbitrariamente por su identidad romaní17. La falta de una presencia romaní visible en las fuerzas policiales y la judicatura agrava el problema.

  4. La Relatora Especial también sigue preocupada por que las autoridades públicas no protejan a los romaníes de los ataques violentos. Ello incluye la falta de intervenciones y condenas sistemáticas por las figuras públicas cuando el discurso político y público perpetúa opiniones racistas y extremistas sobre los romaníes, y que las fuerzas del orden no protejan a los romaníes frente a los autores de los delitos perpetrados contra ellos18. Por ejemplo, la violenta intervención policial en una comunidad romaní en Eslovaquia en 2013 fue condenada por varios titulares de mandatos de los procedimientos especiales19, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos20 y la Defensora del Pueblo de ese país. En cambio, el Ministro del Interior de Eslovaquia tildó públicamente de delincuentes a las víctimas romaníes de esa intervención, y la investigación de la conducta indebida de la policía se ha caracterizado por su lentitud sin que hasta la fecha se haya presentado acusación alguna contra la policía21. Este tipo de casos en que las autoridades no protegen a los romaníes adecuadamente y se distancian de todas las manifestaciones de antigitanismo no solo promueve un clima de desconfianza, que disuade a los romaníes de denunciar ante las autoridades los delitos violentos de que son víctimas, sino que también crea una atmósfera de impunidad y puede alentar otros actos de violencia contra los romaníes.


  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal