Asamblea General Distr general



Descargar 161.81 Kb.
Página2/4
Fecha de conversión11.04.2017
Tamaño161.81 Kb.
1   2   3   4

3. Migración

40. La migración tiene efectos significativos en la vulnerabilidad de los niños a la venta y la explotación. Cuando los niños y las familias migran hacia lugares nuevos, a menudo pierden el apoyo social, los mecanismos de supervivencia y el entorno protector propios de su contexto comunitario y familiar. Los niños que migran solos son presa fácil de los traficantes. Si bien conlleva muchos aspectos positivos, la migración también es un importante componente de la movilidad internacional que facilita la venta y la explotación sexual de niños.

41. En los últimos años el número total de migrantes en el mundo ha aumentado rápidamente y ha ascendido a casi 1.000 millones de personas —esto es, uno de cada siete seres humanos. El número de migrantes internacionales, que según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales era de 214 millones en 2010, prácticamente podría duplicarse para 2050; por su parte, los migrantes internos eran 740 millones en 2009, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo21. De manera análoga, el número de personas desplazadas por los conflictos o las persecuciones ha alcanzado el nivel más alto de los últimos dieciocho años22.

42. Los niños y los jóvenes constituyen una proporción importante de la población migrante. Se estima que hay unos 33 millones de migrantes internacionales de menos de 20 años de edad, lo cual representa el 16% de la población migrante internacional y más del 20% de los migrantes africanos y asiáticos. Un tercio de ellos son adolescentes, mientras que el 39% son menores de 10 años23. No se dispone de datos sobre las migraciones internas ni sobre los niños que quedan sin cuidado parental a consecuencia de ella. Sin embargo, a juzgar por las tendencias mundiales, este seguirá siendo un problema importante en los próximos años.



4. Conflictos y violencia24

43. La desintegración de las familias, las comunidades y las estructuras sociales e institucionales durante los conflictos y después de ellos deja a los niños expuestos al riesgo de ser objeto de venta, trata y explotación sexual. Según estimaciones que figuran en el Informe sobre el desarrollo mundial 2011, del Banco Mundial, cerca de 1.500 millones de personas viven en países afectados por ciclos recurrentes de violencia política y delictiva25. El carácter de los conflictos actuales, en su mayoría guerras civiles libradas por grupos armados más que por el ejército, afecta en forma desproporcionada a los civiles. Los niños pagan un precio elevado. La probabilidad de que un niño que vive en un país en desarrollo afectado por un conflicto o un país en desarrollo frágil deje de ir a la escuela es casi tres veces mayor que en el caso de un niño que vive en un país en desarrollo que no está afectado por esos factores. La violencia sexual y de género es un problema grave, tanto durante los conflictos como después de ellos. Las mujeres y los niños representan cerca del 80% de los refugiados y los desplazados internos. Mientras más países caigan en situaciones de conflicto y sufran un alto nivel de violencia política y delictiva, con una serie cada vez más compleja de protagonistas y esquemas cada vez más violentos, los niños seguirán expuestos a mayores riesgos.



5. Cambio climático y catástrofes naturales26

44. El calentamiento del planeta y las catástrofes naturales han seguido afectando a los niños en todo el mundo. Según el UNICEF, "los peligros relacionados con el clima están aumentando, y representan el 70% de todos los desastres actuales, en comparación con el 50% hace dos décadas, y se cree que este tipo de crisis relacionadas con el clima afectarán a cientos de millones de personas anualmente en una fecha tan cercana como 2015"27.

45. Las sequías, los terremotos y las inundaciones dejan a los niños en situación de riesgo porque afectan directamente su entorno cotidiano ya que inciden en la seguridad alimentaria, las fuentes de agua y la situación sanitaria, entre otras cosas28. Esos fenómenos plantean nuevas dificultades para las familias, las hacen más vulnerables y pueden incentivarlas a emigrar. Debilitan los sistemas de gobernanza, perturban la prestación de servicios y desintegran a las familias. Las catástrofes naturales aumentan las probabilidades de que los niños se encuentren sin identificación y sean acogidos, adoptados o colocados por mucho tiempo en instituciones asistenciales de forma precipitada. Algunos individuos aprovechan esa atmósfera de caos para cometer actos delictivos, como la venta de niños para la adopción ilegal, el trabajo forzoso o la explotación sexual. La información de que se dispone indica que los fenómenos climatológicos extremos tienen efectos concretos en la venta y la explotación sexual de niños29.

46. El cambio climático y los desastres naturales seguramente seguirán siendo motivos de profunda preocupación en los años venideros. Según datos de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, desde 1980 han aumentado las inundaciones y tormentas, tendencia que se ha acentuado a partir de 2006, aunque se observan grandes variaciones de un año a otro30. En un informe de 2013 el Banco Mundial destacó los efectos devastadores del calentamiento del planeta, aunque la temperatura solo aumente levemente, con consecuencias considerables para las comunidades y los niños de Asia y África31.



6. Evolución de las normas sociales

47. Las normas sociales son un elemento crítico del entorno de protección de los niños. Pueden agravar la vulnerabilidad de estos, especialmente cuando son fuente de discriminación, prejuicios sexistas, prácticas nocivas y dan lugar a la aceptación social y a que no se denuncien muchas vulneraciones de sus derechos. A la inversa, las normas sociales que promueven comportamientos protectores pueden contribuir en gran medida a reducir el riesgo y aumentar la capacidad de recuperación. También influyen en el funcionamiento de las instituciones oficiales y en la buena gobernanza, incluida la rendición de cuentas de las autoridades públicas32.

48. Las investigaciones han demostrado que la forma en que evoluciona el contexto más amplio modifica el grado de aceptación social de la violencia33. La Relatora Especial ha observado en los últimos años que las comunidades hacen frente a determinadas dificultades aumentando la tolerancia social hacia la explotación sexual de niños, lo cual hace que el delito se normalice y se vuelva permisible. Por ejemplo, las comunidades se muestran cada vez más tolerantes frente a la aparición de la prostitución infantil derivada del rápido crecimiento del turismo en algunas zonas, pues consideran que es el precio inevitable y aceptable del desarrollo económico.

49. De igual manera, la expansión de Internet y las redes sociales han incidido en las normas sociales relativas a los niños. La exposición de los niños a la pornografía infantil inspira e influye en sus prácticas sexuales e incide en su comportamiento. Las normas imperantes y la presión de los compañeros llevan a los adolescentes a compartir imágenes sexualizadas de sí mismos, lo cual los hace vulnerables a los abusos y puede llegar a redefinir algunos de los límites sociales de la aceptabilidad de la pornografía infantil.



7. Aumento de la demanda mundial

50. La demanda de relaciones sexuales con niños es persistente y está en aumento, sustentada por un entorno de tolerancia social, complicidad e impunidad. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, esa demanda no proviene solo de pedófilos, sino que se deriva de la demanda general de relaciones sexuales y por lo general se presenta en respuesta a las "oportunidades" que surgen en ese contexto. Las personas que someten a niños a explotación sexual son de toda edad, pueden ser hombres o mujeres y provenir de contextos socioeconómicos y profesionales muy diversos.

51. Además, la explotación sexual de niños es una actividad muy lucrativa que al parecer reporta ganancias de miles de millones de dólares.

8. Difusión mundial de Internet34

52. El crecimiento de Internet y el perfeccionamiento y la evolución de las tecnologías en el último decenio, en todo el mundo, es un fenómeno de gran importancia que ha tenido considerables repercusiones en el contexto mundial de la venta y la explotación sexual de niños, tendencia que se mantendrá en los próximos años. En 2004 el 14% de la población mundial utilizaba Internet, porcentaje que era del 7% en el mundo en desarrollo35. En 2012, casi el 39% de la población mundial, y el 31% de la población del mundo en desarrollo, estaba conectada a Internet36.

53. Internet ofrece enormes oportunidades positivas, en particular para los niños y los jóvenes. Si bien la red no es en sí un factor determinante de la venta y la explotación sexual de niños, constituye un instrumento para los delincuentes, pues multiplica las posibilidades de obtener, distribuir y vender material con representaciones de abusos a niños y facilita el acceso a niños de todo el mundo, lo cual fomenta el crecimiento de este fenómeno.

9. Globalización y transacciones financieras

54. Si bien ciertos aspectos de la globalización conllevan ventajas, la mayor integración de un país en la economía mundial también puede facilitar la delincuencia organizada transnacional. El Fondo Monetario Internacional ha subrayado el hecho de que las corrientes financieras mundiales han aumentado continuamente desde 2000, lo cual ha intensificado la integración de los países37. Las redes de la delincuencia transnacional utilizan las herramientas que ofrece la globalización para fines de registro y transacciones financieras y para desarrollar actividades lucrativas relacionadas con la industria del sexo, creando de este modo nuevos riesgos de explotación sexual de los niños. Conforme sigue ahondándose la integración mundial y se desarrollan nuevos instrumentos de pago, la utilización por delincuentes de las posibilidades que ofrece la globalización, entre otras cosas para la venta y la explotación sexual de niños, seguirá siendo un motivo central de preocupación.

55. En resumen, desde 2008 han cambiado mucho la naturaleza, el alcance y las causas fundamentales de la venta y la explotación sexual de niños. Si bien se han logrado avances en algunas esferas, se ha observado un crecimiento general y preocupante del fenómeno, a juzgar por los datos disponibles —aunque estos sean por lo general escasos. Esta evolución se debe a cambios de orden mundial que han exacerbado los factores de riesgo y que seguramente seguirán produciéndose en los años venideros, lo cual suscita profunda preocupación con respecto a las perspectivas futuras. Por este motivo, es importante que las respuestas se adapten constantemente a un entorno cambiante y cada vez más complejo.

D. Prevenir y combatir la venta y la explotación sexual de los niños: evolución de las respuestas

56. En el marco de su mandato y en particular durante sus visitas a países, la Relatora Especial ha tenido la oportunidad de interactuar con numerosos interesados y tomar conocimiento de muchas iniciativas destinadas a prevenir y combatir la venta y la explotación sexual de niños. La Relatora Especial ha destacado en sus informes diversos planteamientos prometedores que pueden constituir orientaciones positivas para las políticas y las prácticas.

57. Como ha subrayado repetidas veces la Relatora Especial, las respuestas a la venta y la explotación sexual de niños deben tener en cuenta la complejidad y el carácter multidimensional del fenómeno.

58. Para que las estrategias sean eficaces es preciso adoptar un enfoque sistémico y prever el fortalecimiento coordinado de los aspectos de protección y mitigación de los factores de riesgo. A lo largo de su mandato la Relatora Especial ha insistido constantemente en la necesidad de adoptar planteamientos integrales que contribuyan a la construcción de un sistema que garantice una legislación adecuada, un marco institucional sólido, políticas eficaces, la prestación de servicios de calidad y la promoción de normas sociales de protección. De ese modo, se crean sinergias entre las respuestas, las cuales se refuerzan mutuamente cuando están debidamente coordinadas.



1. Estrategias de protección de la infancia

59. Aunque se han elaborado numerosos planes de acción y estrategias, es muy frecuente que en algunos países solo se ejecuten de forma parcial o incompleta, debido a los siguientes motivos:



  • La insuficiente capacidad de las instituciones encargadas de la elaboración, ejecución y vigilancia de los planes de acción y las estrategias;

  • La insuficiente asignación presupuestaria y la falta de recursos humanos cualificados;

  • La multiplicidad de planes de acción sectoriales y la insuficiente coordinación entre los agentes, lo cual da lugar a la duplicación de tareas y una utilización ineficaz de los recursos;

  • La escasez o inexistencia de mecanismos de vigilancia y evaluación para medir los efectos de las medidas adoptadas.

60. Para superar esos obstáculos, es indispensable contar con un sólido sistema de protección de la infancia38. El UNICEF promueve y apoya activamente el establecimiento de tales sistemas; con aportaciones de la sociedad civil, ayudó a elaborar el Código del Niño de 2012 en Kirguistán, el cual prevé el establecimiento de un sistema integral de protección del niño.

61. En sus informes temáticos y sus informes sobre sus visitas a países la Relatora Especial ha hecho especial hincapié en la importancia de adoptar un enfoque sistémico y ha centrado sus recomendaciones en los diversos elementos de un sistema de protección del niño.



2. Legislación adecuada

62. A pesar del creciente número de ratificaciones de instrumentos sobre los derechos del niño, aún no se ha logrado la ratificación universal de la Convención sobre los Derechos del Niño y sus dos protocolos facultativos.

63. Las leyes y los reglamentos son de primordial importancia para el funcionamiento de los sistemas de protección de la infancia. Esos instrumentos normativos establecen la prohibición de ciertos actos y son la expresión del reconocimiento público de que ciertas violaciones de las normas no son aceptables. La tipificación de los delitos también es un requisito para que los delincuentes sean castigados y que las víctimas puedan recibir reparación. Además, las leyes definen el mandato de las diferentes instituciones que participan en la protección de los niños contra la explotación.

64. La Relatora Especial ha observado que la eficacia de la legislación de protección de la infancia a menudo se ve menoscabada por la utilización de definiciones imprecisas, lo cual impide proteger debidamente a los niños contra la violación de sus derechos. En muchos casos, la legislación interna no se ajusta a los instrumentos internacionales pertinentes. A menudo no se reconoce a los niños la condición de víctimas de ciertas formas de explotación sexual. En lugar de ello, se los considera delincuentes o se los castiga.

65. Si bien es preciso que cada país apruebe una legislación que esté en consonancia con su tradición y su sistema jurídico, las normas internacionales constituyen orientaciones importantes en cuanto a las medidas legislativas que se han de adoptar para luchar contra la venta y la explotación de niños. Entre estas figuran una serie de disposiciones sobre la edad de la víctima, los derechos de las víctimas a recibir asistencia, reparación e indemnización, el enjuiciamiento de los delincuentes y la jurisdicción extraterritorial39.

66. En todas las regiones, las leyes se revisan y enmiendan constantemente para que se ajusten mejor a las normas internacionales. El Protection Project de la Universidad Johns Hopkins y el International Centre for Missing and Exploited Children han elaborado una ley modelo para la protección de la infancia sobre la base de las mejores prácticas seguidas por países de todo el mundo. La ley modelo contiene disposiciones tipo, conformes a las normas internacionales, y ejemplos de legislación vigente procedentes de 68 países. Un capítulo esta dedicado a diversos aspectos de la protección de los niños contra la explotación sexual40.



3. Justicia adaptada a los niños

67. Una justicia adaptada a los niños es un elemento central de todo sistema de protección de la infancia. La promoción de la justicia para los niños exige la adopción de enfoques integrales para que los niños estén mejor atendidos y protegidos por los sistemas judiciales. Para ello, es necesario considerar la justicia para los niños en el marco más amplio del estado de derecho y al mismo tiempo garantizar intervenciones especializadas centradas en las interacciones entre la seguridad, la justicia y los sectores sociales41.

68. Las Naciones Unidas han aprobado las Directrices sobre la justicia en asuntos concernientes a los niños víctimas y testigos de delitos42. La Relatora Especial ha observado con preocupación que en muchos de los lugares que ha visitado, es necesario realizar esfuerzos considerables para que el sistema de justicia respete los derechos de los niños víctimas o testigos de delitos relacionados con la venta y la explotación sexual de niños. También es importante que los niños delincuentes sean tratados de conformidad con lo dispuesto en los instrumentos internacionales pertinentes y reciban la protección especial que merecen los menores de edad43.

4. Luchar contra la impunidad

69. Luchar contra la impunidad de los responsables de la venta y explotación sexual de niños es un desafío de grandes proporciones. Cuando las leyes, en caso de que existan, no se aplican, hay probabilidades de que prospere la delincuencia organizada y aumente la tolerancia social a la explotación. La impunidad se debe a que la comisión de esos delitos rara vez se denuncia debido a una falta de confianza en el sistema y a la naturaleza del delito, que puede considerarse una vergüenza y un estigma para las víctimas en el seno de su comunidad.

70. La impunidad es el resultado de una insuficiente aplicación de la ley, debida a deficiencias de capacidad o a la corrupción. También se debe a la complejidad de las redes criminales, los instrumentos que utilizan y su carácter transnacional.

71. La Relatora Especial ha manifestado en varias oportunidades su preocupación ante la cultura de impunidad que reina en muchos contextos. Para luchar contra la impunidad, incluidas las normas tácitas que obstaculizan la adopción de medidas contra los delincuentes, es preciso fortalecer los sistemas de gobernanza. Últimamente se ha prestado mayor atención a la relación entre los sistemas de gobernanza y el desarrollo, en particular en el contexto de la formulación de una agenda de desarrollo para después de 2015.



5. Mecanismos de denuncia y notificación adaptados a los niños

72. En un informe conjunto la Relatora Especial y la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños destacaron las numerosas iniciativas emprendidas a nivel nacional para promover mecanismos accesibles y adaptados a los niños de orientación y de denuncia y notificación de las violaciones de sus derechos, incluidos el abuso sexual y la explotación44.

73. En el último decenio, las líneas telefónicas de atención para niños se han desarrollado considerablemente. Se trata de números de teléfono a los que pueden llamar gratuitamente las víctimas u otras personas para recabar ayuda e información. Los integrantes de la Child Helpline International, la federación de líneas telefónicas de ayuda a los niños de todo el mundo, han pasado de 49 miembros en 46 países en el año de su creación, 2003, a 173 miembros en 142 países en octubre de 201245. Los datos de Child Helpline International muestran que en 2005, en Europa solo el 8% de los contactos con las líneas de asistencia incluyeron una visita a su sitio web, mientras que en 2012 el porcentaje era del 52%46.

74. Las instituciones independientes de derechos humanos dedicadas a los niños cumplen una función importante en la protección de los niños contra la venta y la explotación sexual. En su mayoría, están facultadas para examinar denuncias individuales, realizar investigaciones y formular recomendaciones individuales o de política con respecto a cuestiones pertinentes. Esas instituciones se han desarrollado en todas las regiones desde 1989, proceso que se ha acelerado a partir de mediados de la década del 2000, según datos del UNICEF que indican que, en 2012, más de 200 instituciones independientes operaban en más de 70 países47.

75. En sus visitas a países, la Relatora Especial pudo tomar conocimiento de buenas prácticas en esta esfera. Por ejemplo, en Guatemala, las Juntas Municipales de Protección a la Niñez y Adolescencia, que dependen de la Procuraduría de los Derechos Humanos, reciben y registran quejas sobre violaciones de los derechos del niño, derivan dichas quejas a las autoridades competentes y organizan actividades de sensibilización acerca de los derechos del niño, entre otras cosas. Las juntas, integradas por personal voluntario capacitado, tienen por objeto subsanar la ausencia o la debilidad del poder judicial en algunos municipios y resolver conflictos que no requieren intervención judicial.

76. En Mauricio, la Relatora Especial tomó nota de la labor de la Oficina del Defensor del Niño, cuyas atribuciones consisten, entre otras cosas, en formular propuestas sobre las leyes y políticas, asesorar al Gobierno y a las autoridades pertinentes en materia de atención a los niños y recibir e investigar denuncias de violaciones de los derechos del niño. La Oficina promueve enérgicamente un enfoque multidisciplinario y multisectorial.

77. En Senegal la Relatora Especial tomó conocimiento de la impresionante labor de consulta realizada por el Comité Técnico de Seguimiento de Mbour y el planteamiento adoptado por sus integrantes con respecto a los derechos del niño. El Comité se reúne cada mes para examinar casos de trata de niños, trabajo infantil, abusos y explotación sexual y adopta las medidas necesarias. En caso de necesidad, puede ayudar a encontrar un abogado que defienda a niños en conflicto con la ley.

78. Pese a todo, en su mayoría, los mecanismos de presentación de quejas todavía no brindan la protección adecuada a los niños. Con frecuencia no están disponibles o es difícil acceder a ellos, en particular para los niños vulnerables. Cuando existen, sus recursos suelen ser insuficientes y su personal no tiene los conocimientos necesarios para brindar a los niños una protección adecuada.

79. También puede ocurrir que los niños no tengan información sobre la existencia de dichos mecanismos y la forma de acceder a ellos. Puede ser que no confíen en los mecanismos y tengan miedo a la estigmatización, la exposición pública y las represalias. Tal vez teman no ser escuchados ni creídos. Estas cuestiones son especialmente problemáticas en los casos de explotación sexual, con respecto a los cuales existe un arraigado tabú y muchas veces corresponden a actos cometidos por personas del entorno inmediato de los niños.

6. Coordinación intersectorial

80. El carácter multidimensional de la venta y la explotación sexual de niños obliga a realizar una considerable labor de coordinación entre las partes interesadas. Los órganos de coordinación son un instrumento importante para garantizar la coherencia y la sostenibilidad de esta labor. Se debe incluir a diversas entidades públicas pertinentes encargadas de prevenir y hacer frente a esos delitos. También deben participar interlocutores pertinentes de la sociedad civil y el sector privado.

81. En el marco de su visita oficial a Honduras, por ejemplo, la Relatora Especial celebró el establecimiento de la Comisión Interinstitucional Contra la Explotación Sexual Comercial de Niños y Adolescentes, que se encarga de velar por que se apliquen medidas jurídicas y administrativas destinadas a luchar contra la explotación sexual comercial y la trata de personas.

1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal