Asegurar el futuro de nuestros ciudadanos promoviendo la prosperidad humana, la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental (y al mismo tiempo fortalecer la gobernabilidad democrática y el proceso de Cumbres) Reenu Toodesh Abstract



Descargar 32.23 Kb.
Fecha de conversión06.05.2017
Tamaño32.23 Kb.
Asegurar el futuro de nuestros ciudadanos promoviendo la prosperidad humana, la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental (y al mismo tiempo fortalecer la gobernabilidad democrática y el proceso de Cumbres)

Reenu Toodesh


Abstract

El mundo enfrenta dos amenazas – una más inminente que la otra – pero la amenaza a más largo plazo del calentamiento global puede proveer la solución a la primera, la recesión global. Irónicamente, esta última también puede comenzar a sanarse. En esta ironía pueden estar las respuestas a la agenda sobre prosperidad humana, la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental de la OEA. Las repercusiones del último año han convencido firmemente a muchas naciones líderes del mundo sobre esta verdad.

Lo que surge es que soluciones al calentamiento global a través de programas económicos e innovadores tangibles deben acelerarse con investigación y la inyección de nuevas tecnologías limpias, y esto no solo es posible si no que ya está sucediendo.

Lo que puede ser necesario son nuevos planes de desarrollo ya que estos atacan directamente las fuentes de emisión de carbono para las sociedades que reconstruimos, una modificación de lo que debería convertir al antiguo modelo económico/industrial basado en combustibles fósiles en uno de energía sostenible.

Cuando los miembros de los 34 estados miembros de las Américas democráticas (OEA) arriben a Puerto España para la Quinta Cumbre de las Américas, su agenda será casi profética al declarar sobre los verdaderos temas actuales en el mundo. Se encontrará, con que el mundo, como era hace un año, incluso hace seis meses, puede haber estado en una fase previa. En las Américas y a lo ancho del mundo – la prosperidad humana, la sostenibilidad ambiental, y la seguridad energética – nunca han sido temas tan candentes. Empiezan a cobrar nuevo significado como si el siglo XXI quisiera dar comienzo recién ahora. Es de dominio público que la economía mundial que durante la última década estaba atravesando una ola de prosperidad sin precedentes, se ha contraído súbitamente. Y nadie tiene noción de lo que puede significar tocar fondo.

Las quiebras económicas que han ocurrido en Estados Unidos y Europa nos recuerdan nuestra dependencia, la mayoría en distintas etapas de desarrollo, apuntando a modelos industriales metropolitanos, más por una gran combinación de factores que por elección – nuestra historia, nuestra educación, la manera en que la economía mundial está atada a los mercados mundiales, y cualesquiera nuestro nivel de desarrollo, su motor productivo está sujeto a la disponibilidad y consumo energéticos. Es por eso que atender el calentamiento global indiscutible y ampliamente aceptado, en base a un análisis científicamente sólido, resulte un desafío tan difícil.

La ironía es que quizás el mundo deba caer de rodillas económicamente para lograr el sentido común de invertir en un futuro con menos carbono. La realidad es que no todos poseemos petróleo o gas natural. La fluctuación de los precios del petróleo durante el último año y el aumento de los precios de los alimentos a nivel mundial unido a la inflación (con el debate demoledor del maíz versus el etanol) demuestra porqué no podemos construir, desarrollar o planificar con coherencia si tenemos todos los huevos puestos en la canasta de los combustibles fósiles. No podemos depender de ellos, como sí podemos depender de la energía solar, termal, eólica e hidroeléctrica, que poseemos en abundancia. Pero para muchos estados que no poseen petróleo y que tampoco están desarrollados, esto significa vivir en un estado de vacío. Mientras tanto, vivimos del turismo.

Esto da lugar al fenómeno de la hegemonía del petróleo, y todas las alianzas tienen un precio. En los últimos 15 años o más el mundo ha visto dos o más guerras por petróleo, las que normalmente tienen lugar donde está el petróleo, aunque dirigidas desde otro lugar, y la causa de la creciente disputa, la duda y la desconfianza. Es también un fenómeno aceptado de la era del terrorismo. El mundo sabe donde están el petróleo y el gas, y donde encontrarlos, con algunas nuevas disputas en lugares lejanos, como en el Ártico, con reclamos sin resolver por parte de Canadá, Dinamarca, los Estados Unidos y Noruega. (Walker and King 2008)

En todo caso aún las evaluaciones más conservadoras de una reanimación de la economía mundial han estado contando en corto, mediano y largo plazo, pronosticando un período de recuperación no muy corto. De pronto estamos concibiendo que, si colectivamente, como socios mundiales, evaluamos las ganancias y oportunidades que derivan a largo plazo del desarrollo sostenible, podremos comenzar a luchar contra dos dragones que nos oprimen nuestras gargantas colectivas – el dragón de la recesión económica y las potenciales pesadillas ecológicas – la primera en el corto y mediano plazo y la última a largo plazo, como comienzo para evitar esos desastres.

2.

En Trinidad y Tobago hemos elegido la ruta de la utilización de las ganancias derivadas de la explotación de nuestros recursos de petróleo y gas para construir una base industrial, una base productiva, expandiendo la igualdad en educación, mientras lidiamos con necesidades de infraestructura y sociales. La visión es la de una fuerza laboral industrializada, capacitada y educada liderada por una economía basada en la energía. Es norma que cuando las ganancias son altas invertimos, tanto que otros nos han considerado un buen lugar para invertir para producir lo que el mundo necesita, la producción de esa energía finita y barata – metanol, urea, hierro y acero, gas natural para exportación, y pretendemos que próximamente, el plástico y el aluminio – algunos dicen que a un costo medioambiental demasiado elevado. Cuando las ganancias energéticas son bajas, vemos aumentar las tasas de desempleo y disminuir las de bienestar social, un incremento impositivo, y dificultades en la asignación del gasto.



Luchamos con el dilema, que está en la base del desarrollo en los países en desarrollo – la ansiedad de lograr satisfacer en el menor tiempo posible la compleja necesidad de reducir la pobreza, aumentar la igualdad educativa, crear independencia económica y proveer atención médica adecuada a vastas regiones empobrecidas y aisladas – temas centrales al corazón de la OEA: y el petróleo y el gas, para los que lo poseen, no puede escatimarse. (Los últimos 150 años de creciente industrialización son en gran medida el motivo de que la temperatura haya aumentado tanto – cuanto más hemos utilizado y seguimos utilizando los combustibles fósiles, que producen dióxido de carbono). (Walker and King 2008).

La historia se repite en el desarrollo de los gigantes emergentes – China, India, Brasil, Rusia. Y surge otra pregunta – ¿Es justo que el mundo en desarrollo le diga al mundo desarrollado: tu tiempo de exceso de emisión de combustibles fósiles pudo haber terminado, pero el nuestro recién comienza, justificado por la historia y por el carácter de la pobreza y la desigualdad que tenemos en nuestras sociedades, y por lo tanto, la enorme carga de la reducción del carbono es tuya? (Protocolo de Kyoto 1992).

¿Acaso se salvarán nuestras islas litoraleñas, de los tsunamis, la erosión costera, las inundaciones, el derretimiento de la capa de hielo, el hundimiento de ciudades costeras, el exceso de calor, el exceso de lluvia, los huecos en la capa de ozono, y de otros desastres similares, debido a nuestra historia?

Es un dilema peculiar del siglo XXI – y de los miembros de la OEA de repensar holísticamente estrategias de desarrollo en el contexto de la sostenibilidad – en el contexto de reducir y frenar el mayor desastre, las consecuencias del calentamiento global. A continuación se presentan algunos hechos importantes sobre el calentamiento mundial que contribuye a los numerosos problemas que enfrenta el mundo hoy



  1. El principal efecto del gas de invernadero responsable por el calentamiento global es el dióxido de carbono.

  2. Desde 1990, las emisiones anuales de dióxido de carbono han aumentado en 6 mil millones de toneladas métricas, un aumento de más del 20%.

  3. El dióxido de carbono demora 100 años en dispersarse en la atmósfera – aún si las emisiones se detuviesen hoy, sentiríamos los efectos durante muchos años.

  4. Durante el siglo XX, la temperatura promedio del mundo aumentó de 1.2 a 1.4°F.

  5. Los ocho años más calurosos registrados han tenido lugar dese 1998, habiendo sido el 2005 el más caluroso.

  6. La Evaluación de Impacto del Clima Ártico concluyó que en los últimos 50 años, las temperaturas promedio de Alaska, Rusia oriental y Canadá occidental ha aumentado 7°F – casi el doble que el promedio mundial.

  7. Los glaciares en el mundo entero han perdido un promedio de 5 pies de hielo en el 2006, comparado a solo 1 pie en el 2005. El derretimiento de los glaciares es un factor primordial en el aumento del nivel del mar en todo el mundo.

  8. El nivel del mar ha aumentado entre 4-8 pulgadas en el mundo durante el último siglo, y los expertos predicen que podrían aumentar tanto como 2 pies en los próximos 100 años.

  9. La Organización Mundial de la Salud atribuye al calentamiento global 150,000 muertes anuales debido a los efectos del clima extremo, sequías, olas de calor, disminución de la producción de alimentos y propagación de enfermedades como la malaria.

  10. Al menos 279 especies de plantas y animales ya han reaccionado ante el calentamiento global, migrando hacia el norte para escapar del aumento de la temperatura

  11. Los arrecifes de coral son muy sensibles a pequeños cambios en la temperatura del agua. Los científicos afirman que si continúa la tendencia de la emisión de CO2, los arrecifes de coral en el mundo podrían prácticamente destruirse para el 2050.

(http://www.dosomething.org/tipsandtools/11-facts-about-global-warming)

3.

Cuando el tren de la OEA llegue a Puerto España va a notar que hay menos turistas, irregularidades en las aerolíneas, pérdida de trabajo y que es menor la tasa de crecimiento prevista para la mayoría de las economías. Observará que los rescates financieros continúan.



Notará que Estados Unidos ha indicado un cambio, tanto para sí mismo como para el mundo, con la aprobación de ‘créditos impositivos e incentivos financieros similares para las energías renovables y la eficiencia energética – elementos para reavivar la economía…cortes impositivos para beneficiar la industria eólica y solar, el estímulo para mejorar la eficiencia energética de las viviendas y asistir a las estaciones de servicio para que puedan recuperar los gastos de instalación de bombas alternativas de energía …’ (Doggett 2009)

Observará que se conceden créditos impositivos ‘para la compra de calentadores de agua solares, pequeños equipos de energía eólica y bombas geotermales, financiamiento para instalaciones que generen electricidad eólica, con biomasa, de mínimo riego, geotermal, de energía hidroeléctrica, de biogás, de corrientes marinas e instalaciones de quema de residuos, e incentivos para reacondicionar viviendas para protegerlas del clima …’. (Doggett 2009)

Habrá oído el llamado del Secretario General de las Naciones Unidas en noviembre pasado, cuando alertó diciendo que ‘estamos en el umbral de una transformación global – la era de las economías verdes.’ (dicho recientemente por Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU a Newsweek). Estará al tanto de que la Agencia Internacional de Energía (AIE) ha declarado “de manera muy clara que es necesaria una revolución mundial en el modo de proveer y utilizar la energía” y ‘un llamado a una transformación en la manera que el mundo maneja sus automóviles, sus fábricas, y ciertamente la economía mundial.’ (Dickey and McNicoll 2008)

Este ‘Nuevo Acuerdo Verde’ es visto como un nuevo impulso económico, una industria de ‘novedoso crecimiento’, un potencial desvío del desastre, como el nuevo motor de la reanimación económica y de crecimiento para una lista impresionante de países desarrollados – Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Japón, Suecia, Noruega, Dinamarca, Holanda – muchos de los cuales ya han realizado un trabajo notable en la investigación de nuevas tecnologías y productos.

¿Cuales serán los componentes de este Nuevo Acuerdo Verde? ¿Y pueden los miembros de la OEA hacer de tripas corazón? ¿Podremos forjar nuevos modelos híbridos para el desarrollo al observar sus efectos? ¿Podremos redirigir nuestros modelos económicos? ¿De que innovaciones tenemos que estar al tanto? Ya he mencionado incentivos impositivos y financieros, y un cambio en la manera de pensar.

[http://www.oceana.org/climate/problem/pollution-sources/]



Aquí se muestra donde ha aumentado la temperatura en el mundo.



[http://www.worldviewofglobalwarming.org/pages/warmingmap.html]

La tendencia hacia mecanismos de desarrollo limpios debe propagarse a través de nuestras corporaciones y negocios a medida que observamos el aumento creciente de cambios de posición dentro de la industria con relación a las prácticas ambientales (B.P – Beyond Petroleum, Fox, Google, General Motors, Chrysler, Ford etc.), a medida que aumentan las inquietudes de la sociedad y a medida que estas impactan nuestras decisiones industriales. Esto también es parte de la respuesta de las empresas ante la opinión pública sobre la necesidad de detener el cambio climático en un esfuerzo por evitar los inminentes pronósticos de posibles consecuencias desastrosas. Algo que los grandes actores de la escena mundial deben de comenzar a hacer.

Hay innovaciones en los vehículos híbridos comercializados –más kilometraje, menos combustible, uso de combustibles alternativos, y menos costosos – en India, Japón, Brasil (debemos ser cautelosos para no convertirnos en el patio del fondo de modelos desechados). Se deben regular y hacer cumplir normas para reducir la emisión de gases de los vehículos y fábricas a través de incentivos/penalidades apropiados. El crecimiento de una sociedad de bajo carbono requerirá de una nueva infraestructura infraestructural – en las cosas que hacemos y usamos todos los días – para facilitar un menor y más efectivo uso energético mediante tecnologías nuevas e innovadoras.

También hay una justificación para el “progreso de la próxima generación de biocombustibles” (Dickey and McNicoll 2008). El trabajo realizado por Brasil en la producción de etanol en este sentido ha sido revolucionario e ingenioso. Está planteada la instalación de plantas de energía nuclear (nuestra región quizás necesite avanzar la energía del hidrógeno), granjas de recolección solar, turbinas de viento, producción de etanol, investigación y desarrollo de automóviles impulsados por electricidad o hidrógeno, y la construcción comúnmente referida como “construcción verde”, tristemente descuidada en el Caribe y Latinoamérica.

Pero aún queda mucho por hacer para institucionalizar en cada uno de nuestros países, la sostenibilidad en todos los aspectos de planificación y desarrollo. Para el 2012, cuando el Tratado de Kyoto sea revisado, la responsabilidad de reducir las emisiones de carbono será enorme. Debemos mirar la región de frente, y preguntar cuáles son sus bienes y si existe la voluntad de colaborar para la investigación y la inversión en nuevos modelos de desarrollo que están atados a nuestro doble predicamento – la recesión y la necesidad de detener la ola del calentamiento global, para reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Tiene que ser un nuevo diseño, de un esfuerzo institucionalizado para la reducción del ciclo de vida del carbón en todos los aspectos del (planeamiento, implementación, desmantelamiento) transporte, la agricultura y el uso de la tierra, construcción de viviendas, crecimiento industrial y comercial, uso y generación de energía. Debemos dar el salto transformador en investigación y desarrollo aunado a la adaptación de tecnologías nuevas y existentes para ser más “verdes”.



References

Braasch, Gary (2005), “World View of Global Warming,” http://www.worldviewofglobalwarming.org/pages/warmingmap.html

Dickey, Christopher and McNicoll Tracy (2008) “‘A Green New Deal’- Some of the world's most powerful leaders argue that this crisis is a call to speed up the creation of a new energy economy. Why they're right”. Newsweek, Nov 3rd, 2008.

Doggett,Tom (2009) “Lawmakers Okay Energy Tax Breaks In Obama Plan”, Reuters News Agency, Jan 22nd 2009.



Oceana (2008), “Protecting the World’s Oceans” http://www.oceana.org/climate/problem/pollution-sources/

Walker, Gabrielle and David King, (2008), The Hot Topic, Douglas and Mc Intyre.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal