Asociacion amigos del archivo general de la provincia



Descargar 164.31 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño164.31 Kb.
  1   2   3



Argentino Raúl Lavena, Profesor de Historia.


Pequeñas grandes historias de inmigrantes, pilotos y aviones.


ASOCIACION AMIGOS DEL ARCHIVO GENERAL DE LA PROVINCIA

ESPERANZA - SANTA FE – REPUBLICA ARGENTINA
2005

DE AUBENAS A SAN JERÓNIMO SUD.

Pequeñas grandes historias de inmigrantes, pilotos y aviones.

Argentino Raúl Lavena, Profesor de Historia.


Dedicado a la memoria de los Srs. Aviadores Pablo Delaygue y Augusto Delaygue y a su sobrino nieto Sr. Teniente de Corbeta Aviador Naval Dn. Miguel Ángel Delaygue.

INTRODUCCIÓN


La presente es una historia de inmigrantes, como tantos miles de arribados a la Argentina en la 19ª centuria, se afincaron, conformaron una familia, procrearon y, producto de la conjunción del trabajo con la tierra, enriquecieron no solo sus arcas, sino al país. Hasta ahí la similitud con otros tantos extranjeros que se aventuraron a cruzar el Atlántico. Y debido a que la historia se nutre no de los grandes hechos coyunturales, sino de los actos y decisiones producidas por los individuos, en este trabajo se entremezclan la memoria oral y las fuentes históricas destinadas a destacar la relevante existencia de la familia Delaygue.

La investigación sobre estos actores sociales comienza en Francia casi al finalizar la primera mitad del Siglo XIX, época del nacimiento de Augusto Florentino Delaygue, iniciador junto a su esposa y compañera de las sucesivas generaciones de "Delaygues" de esta parte del Sur de América, quienes no solo continuaron apostando al trabajo, sino que además se destacaron en el campo de la aviación, ya que dos hijos de ellos, Pablo y Augusto, fueron los primeros argentinos en proyectar construir y volar un avión en nuestro país, razón por la cual la localidad de San Jerónimo Sud iniciará en un futuro mediato las gestiones para que se declare sitio histórico nacional a esta comunidad edificada por la inmigración de suizos y franceses en su mayoría, vascos e italianos en menor medida.

Es interesante destacar que el nexo con “ los más pesados que el aire” no finalizó con estos dos hermanos, el hijo de Augusto, Rolando Delaygue, continuó la tradición y se convirtió en Piloto Civil, un sobrino nieto, el Teniente de Corbeta Miguel Ángel Delaygue se graduó de Piloto Aviador Naval y ofrendó su vida en aras de la pasión por volar, actualmente dos sobrinos de este último, Adrián y Leonardo Delaygue, hermanos entre si, cursan en la Escuela Naval Militar y es su firme intención de graduarse en la Escuela de Aviación Naval, con lo cual se estaría cumpliendo un siglo de “Delaygues alados ”.

UN INMIGRANTE LLAMADO AUGUSTO FLORENTINO DELAYGUE


Gracias a su ubicación estratégica, la Villa de Aubenas, domina el Valle de Ardeche, en Francia, tal vez fue por eso que el sitio fue elegido en el año 1084 por la familia Montlaur para afincarse, siendo ellos los que iniciaron la construcción del Castillo de Aubenas, considerado el más bello exponente de la arquitectura ardecheana, los sucesivos propietarios realizaron reformas según los estilos arquitectónicos 1 , los cuales adaptaban su estructura de acuerdo a las modas acaecidas con el paso de los siglos; en 1943, promediando la Segunda Guerra Mundial, fue declarado monumento histórico.

De la unión de Juan Santiago Delaygue y María Margarita Benoit, nació cuando transcurría el año 1847, Augusto Florentino, su niñez en esta villa de origen medieval, tuvo como trasfondo histórico, las convulsiones sociales que agitaban Francia, en las cuales durante la revolución de 1848, Luis Felipe de Orleáns, era derrotado por la coalición de borbones y bonapartistas, quienes le dieron el cetro imperial a Luis Napoleón, actor principal de los conflictos que involucraron al IIº Imperio en los conflictos contra Austria; la cruenta Guerra de Crimea (famosa por la Carga de la Brigada Ligera) y el postrer enfrentamiento con los prusianos que ocasionaron su caída y la proclamación de una república en Francia.

No obstante, el pacífico Valle de Ardeche con sus tierras aptas para el cultivo de la vid, mantuvo alejado al joven Augusto Florentino de los conflictos bélicos, ya que su joven vida transcurría realizando tareas agrícolas. En 1867, a pesar de contar solo con 20 años, su espíritu aventurero lo lleva a tomar la decisión de dejar Aubenas y trasladarse a Egipto, país en donde se estaba construyendo el Canal de Suez, un emprendimiento que ya llevaba ocho años de intenso trabajo, colosal obra de ingeniería que trataba de demostrar a los contemporáneos del mundo europeo el poder imperial de Luis Napoleón.

Una vez cruzado el mediterráneo, las tierras del Egipto milenario lo recibieron, pasando a formar parte de los miles de trabajadores que ya estaban involucrados en la construcción del magno emprendimiento, destinado a comunicar Port Said con Suez. El duro trabajo en el País del Nilo, lo mantuvo ocupado hasta la finalización del canal, ocurrida el 16 de agosto de 1869, durante los diez años que duró el emprendimiento se habían excavado 164 kilómetros lineales con un ancho que oscilaba entre 80 y 150 metros. La inauguración se celebró en noviembre de dicho año, embarcados en el yate “Aigle”, la Emperatriz Eugenia y el Vizconde Ferdinand Lesseps, artífice de la monumental obra, fueron acompañados por el Jedive de Egipto; el Emperador de Austria Francisco José, y los herederos de Prusia y los Países Bajos, inauguraron una nueva ruta comercial entre Occidente y Oriente



Como resultas de la sinopsis histórica, producto de la concatenación de los hechos humanos, los hombres toman decisiones que marcan caminos a las generaciones futuras. En lo que respecta a Augusto Florentino Delaygue, se combinaron tres hechos coyunturales, el 1º con la finalización de los trabajos en Suez, se vio obligado a tomar otros rumbos; en 2º lugar la situación internacional imperante en Europa, producto del ascendente papel como potencia de primer orden del estado prusiano2, convirtióse virtualmente en el principal poder militar continental, situación que hasta entonces le correspondía a Francia, la cual desde los lejanos días de Napoleón Bonaparte que desarticuló el estado germano, trató por todos los medios de impedir el resurgimiento del mismo. Entre 1870 y 1871 tuvo efecto la Guerra Franco-Prusiana, comenzada pocos meses después de la inauguración del canal, hasta ese entonces la más formidable contienda de todos los tiempos, un millón de alemanes enfrentados a 1,5 millones de soldados franceses se vieron comprometidos en la lucha, luego de 23 batallas y 50 acciones de importancia, los germanos hicieron capitular París que se rindió dejando 400 000 prisioneros del ejército galo en manos de los Generales Alemanes, por lo cual el regreso a un país desvastado por los combates no debió de ser muy atractivo y en 3º lugar en la lejana Argentina hacía quince años que se había fundado la Colonia agrícola de Esperanza en la provincia de Santa Fe, iniciando una apertura a la inmigración masiva, la recientemente constituida nación del continente sudamericano era un tentador destino para escapar de las continuas guerras europeas. Es probable que ante estas perspectivas, Augusto Florentino Delaygue desistiera de regresar a su patria ocupada por los victoriosos prusianos, tampoco hay datos fidedignos que confirmen su regreso o no a la Villa de Aubenas, lo cierto es que como tantos otros, se embarcó para cruzar el inmenso Atlántico acompañado de su hermano Ferdinando para desembarcar en San Lorenzo, Provincia de Santa Fe3. A diferencia de muchos inmigrantes, sus primeros pasos no lo condujeron a las extensas llanuras pampeanas, por el contrario lo llevaron hacia el noroeste argentino, su destino en Argentina fue inicialmente la provincia de Tucumán, según la memoria oral de sus descendientes4, con sus conocimientos de mecánica estuvo trabajando en los ingenios azucareros, pero por temor al paludismo decidió regresar a San Lorenzo, en dónde se radicó temporariamente instalando al parecer un taller en dónde probablemente ejerció el oficio de herrero, su trabajo lo hizo relacionarse con el ferrocarril por lo que seguramente se enteró de la posibilidad de comprar campos que ofrecía la Compañía de Tierras del Ferrocarril Central Argentino, en cercanías de la por entonces denominada Colonia Bernstad, un asentamiento de suizos-alemanes que luego se dividió para conformar las actuales localidades de San Jerónimo Sud y Roldán, es tradición oral entre la familia Delaygue que las tierras en donde se afincó definitivamente, eran consideradas por él “ como las mejores del mundo”, tal vez esa fue la más importante razón para comprar toda la extensión de tierras hasta la demarcación denominada La Legua al sur del trazado de las vías férreas, llegando a poseer unas 1000 hectáreas, extensión que representa un 10% de la superficie del distrito actual de San Jerónimo Sud, los habitantes de la zona denominaban a su propiedad con el mote de “la estancia”, dedicándose principalmente a la cría de ganado vacuno, ovino, porcino y aves de corral, junto a tareas de agricultura, en las cercanías de la casa principal existía una plantación de manzanos, perales, durazneros y ciruelos de casi cuatro hectáreas. Con sus trabajos en Suez pudo atesorar una pequeña fortuna consistente en Napoleones Oro, moneda de gran poder adquisitivo que le permitió realizar la transacción por la compra de tierras sin inconvenientes, para ello abonó a la firma del boleto el 10% en efectivo y el saldo en cuatro anualidades del 15% la primera y las tres restantes del 25%, otra posibilidad -descartada en el caso de Florentino5- para tomar posesión de la tan ansiada tierra, era el procedimiento de arrendarla a razón de un peso fuerte la cuadra, pagando el alquiler con lo producido en las cosechas, si más adelante deseaba adquirirla, las condiciones eran iguales a las antes enunciadas, el costo de cada cuadra fue tasado en 20 $ fuertes, y es de destacar que las operaciones de venta no estaban gravadas por intereses, la Compañía de Tierras del Central Argentino era la encargada de las transacciones y a todo nuevo colono se lo proveía una vez realizado el contrato con una casa de madera de dos habitaciones 4 x 4 la cual tenía solo una ventana y una puerta, carente de pisos, se debía previamente desmalezarlos de pastos y biznagas para poder habitarlas, su techo era de tejas de madera, junto a la vivienda se entregaban dos bueyes, un arado, un juego de rastra y semillas, al no haber estación, debían llevar lo cosechado en improvisados trineos a la estación de la colonia Bernstad. De las ocho leguas entregadas a la colonización, Florentino Delaygue y su hermano, optaron por los lotes 14 y 24 de la legua Nº 8, tres años después, es decir en 1874, habiendo terminado la guerra, Ferdinando Delaygue regresa a Francia, es probable que ante este hecho se decidiera por mandar a buscar a quién sería su compañera por el resto de su vida: Josefina, hija de Jorge Fraix y de Juana Francisca Balli, no hay datos fidedignos de la procedencia de esta compatriota suya, la memoria oral cuenta que vino de Francia6, lo cierto es que el 2 de julio de 1875, ante la carencia de un templo católico apostólico romano en las cercanías de San Jerónimo, eligen para casarse el antiguo templo construido por el estadounidense Timoteo Guillón7; Florentino contaba con veintiocho años en tanto que la novia solo tenía dieciséis, la ceremonia fue oficiada por el sacerdote Santos María Otero y fueron testigos de la misma Fermín Monlin y María Monlin, quedando asentado dicho casamiento en el libro ocho de matrimonios, folio 93.

Con el pasar del tiempo, Florentino junto a Josefina, esposa, compañera y amiga suya, fueron padres de once hijos a saber: Emilia, Enrique, María, Adolfo, Alfredo, Pablo, Augusto, Jorge, Felipe, Juan y José. Sorteando las dificultades inmensas que representaba labrar la tierra con los medios de esa época, la familia se dedicó con ahínco a las tareas agricolaganaderas, logrando a los pocos años una holgada posición económica, tanto es así que existe un recibo manuscrito en donde se lee la siguiente inscripción: “Recevide Del Snor. Florentino Delaygue la cantida De Saicientos peso boliviano por el importo Des trabago Des papas y, Des Mais el 13 Des Julio Des 1882 San Gerónimo, 600$ Santiago Catelan”8 la cantidad desembolsada, importante para la época, da una idea del progreso alcanzado por esta familia.

El 26 de marzo de 1898, Enrique, el mayor de los hijos varones, se inicia en la vida pública al asistir a una reunión de notables tiradores, en la misma se trató la idea de constituir una entidad destinada a canalizar la práctica de tiro al blanco, deporte que comúnmente se lo asocia con la idiosincrasia de los suizos, quienes en la colonia eran amplia mayoría con respecto a la colectividad francesa, no obstante este descendiente de galos, hizo su aporte para el nacimiento del Tiro Suizo de San Gerónimo9, institución decana en esta localidad del sur santafesino. La intervención de Enrique “en la cosa pública” no finalizó allí, el 30 de noviembre de 1913, establecida la Ley Sáenz Peña y en consonancia con el artículo 70 de la Ley 1780, son llamados a reunirse los 25 Mayores Contribuyentes del pueblo, en representación de la familia, Enrique y Pablo asisten para sortear los titulares y suplentes de las dos mesas electorales, las cuales tenían como sede al local de la Comisión de Fomento y al Colegio Fiscal.

Con motivo de otro acto eleccionario, el 8 de agosto de 1915, Enrique vuelve a estar dentro de la Junta de los 25 Mayores Contribuyentes, a resultas de esta reunión es elegido como Jurado de Tachas su hermano Jorge10, como dato anecdótico, Enrique y Jorge concurrieron a esa reunión acompañados por José, pero su nombramiento de mayor contribuyente fue invalidado por las siguientes razones: “ …quedando sin efecto el nombramiento de mayor contribuyente Señor José Delaygue por ser menor de edad…”11 a la sazón el menor de los hermanos solo contaba con 15 años de edad.

Otra nueva reunión de los 25 Mayores Contribuyentes tuvo lugar el 6 de octubre de 1915, para designar nuevos titulares de mesas inscriptoras de votos según el artículo 45 de la ley 1780, por lo que las firmas de Enrique y Jorge nuevamente volvieron a rubricar el acta en cuestión, el 11 de noviembre se realizan los escrutinios parciales de acuerdo al artículo 98 de la referida ley, en ella Enrique obtiene el cargo de suplente de la Comisión de Fomento, reuniendo 215 votos, las firmas de ambos hermanos suscriben el acta respectiva.

Por la prolongada inasistencia del titular Antonio Cabrera, le tocó asumir como Vicepresidente del distrito comunal, a tales efectos se lo cita el 19 de abril de 1917, no obstante deberá pasar poco más de un mes para que comience a cumplir funciones: “...reunidos los miembros de esta Comisión Señores Juan Weber, Otto Kunz y Enrique Delaygue, se resuelve: No habiendo el Señor Antonio Cabrera, en su cargo de Vice-Presidente concurrido a sesiones durante un término mayor de cuatro meses consecutivos (desde el día doce de Enero ppdo.), sin haber obtenido permiso fundado en causas justificadas, declarar cesante al referido Señor Cabrera, en cumplimiento del artículo 14 de la ley 1780. Nombrar en reemplazo y para el cargo de Vice-Presidente, al Señor Enrique Delaygue, quien acepta en este mismo acto.”12. Por lo que se puede apreciar, su asistencia a las reuniones de la Comisión de Fomento no tuvieron regularidad ya que varias actas de sesiones solo ostentan las firmas y nombres de sus compañeros Juan Weber, Otto Kunz y del Secretario Enrique Morbiz.

De acuerdo a fuentes fotográficas, la primera vivienda construida por Florentino, al poco tiempo de establecerse, a pesar de sus dimensiones quedó chica a consecuencia de los sucesivos nacimientos ocurridos entre 1875 y 1900, por lo que comienza la construcción de una segunda casa acorde a las necesidades de espacio requeridas por tantos moradores, en 1903 finaliza la nueva morada lindera con la que ofició de primer hogar; ambas todavía no han sufrido la impiadosa piqueta, siendo actualmente propiedad en condominio con una de sus hermanas de su nieto Héctor Delaygue, hijo de José. El 4 de noviembre de 1907, a los 60 años de edad, fallece este combatiente de la vida que se llamó Augusto Florentino Delaygue, su compañera lo sobrevivió para ver a dos de sus hijos emprender y hacer realidad la quijotesca empresa de volar, esta madre de pioneros de la aviación deja las cosas materiales de este mundo el 17 de junio de 1936.

LOS DELAYGUE ARGENTINOS, ÉMULOS DE LOS WRIGH.

Durante la primera década del siglo XX, la aviación deja su estadío teórico, para pasar a la práctica de vuelo controlado, las comunicaciones interoceánicas envían mensajes con los titulares de los grandes diarios y revistas especializados; es la aparición de nombres tales como Wright, Farman, Bleriot, Breguet, Lathan, Morane, Dumont y tantos otros, no hay récord ni marcas que no sean batidas día tras día, el avance de los aviones corría a la par del desarrollo de los motores, merced a estas fabulosas hazañas aéreas, es que dos de los hijos de Florentino Delaygue, Pablo y Augusto13, afrontan la ciclópea tarea de construir una máquina voladora, como casi todos los nacidos en estas inmensas llanuras de la pampa argentina pronto, desde pequeños, se hicieron consumados jinetes y, al igual que los Wright se iniciaron en la mecánica gracias a la bicicleta, de allí pronto pasaron al armado de automóviles y motocicletas, siendo autodidactas de gran habilidad en estos menesteres. Ambos se complementaban de acuerdo a sus inclinaciones, Pablo volcado al diseño, intervenía en detalles y soluciones, Augusto con un don natural por las actividades mecánicas, ponía en juego todas sus habilidades para concretar en la práctica las ideas de su hermano; dejadas de lado sus investigaciones aéreas, siguió siendo el mecánico de la sociedad Delaygue Hermanos arreglando tractores y maquinaria agrícola14, por otra parte se hizo experto en soldadura por fusión entre distintos metales15, en cuanto a Pablo es de destacar su pasión por las motos, medio con el cual se desplazaba en las recorridas por el campo y en sus desplazamientos por otras localidades, si se tiene en cuenta que los caminos de la época eran todos de tierra, transitados en su mayoría por carruajes de tracción a sangre, estos viajes no dejaban de estar exentos de ciertos riesgos.

A partir de 1908, inician su primera construcción aeronáutica, actividad que los tendrá ocupados hasta 1914, casi un septenio haciendo historia en forma silenciosa, el pragmatismo fue su mejor educador, ya que aprendían de la corrección de errores y de la puesta en valor de sus jóvenes y fecundas ideas. Siguiendo con el paralelismo con Wilbur y Orville Wright, el primer modelo de Pablo y Augusto, también fue un planeador, eligiéndose la fórmula monoplano al igual que todos los modelos que desarrollaron. Tomando las experiencias de Otto Lilienthal, quien afirmaba que para iniciar las actividades se debía probar la estabilidad realizando planeos que sumados a la práctica posibilitarían familiarizarse con los desplazamientos en un medio tan desconocido como lo era el aire a principios del siglo XX.

El modelo resultante de los cálculos y diseños comenzados en noviembre de 1908, dejaba al piloto con las alas encima suyo y poco más arriba del eje de las ruedas del tren de aterrizaje, el cual utilizaba para el rodaje ruedas de bicicleta. La envergadura era de 6 metros con una cuerda alar de 1,30 mts., el timón de profundidad era un plano horizontal ubicado delante de estas, el empenaje de forma cruciforme, tenía un estabilizador fijo horizontal, en tanto que un plano vertical móvil oficiaba de timón de dirección. Durante los calurosos meses del verano y los más templados del otoño, un intenso trabajo los tuvo ocupados, es de suponer que sus hermanos no estaban ajenos a estas actividades por lo que probablemente intervendrían junto a los dos pioneros en tareas relacionadas con las labores agrícola ganaderas y constructivas del aeroplano. El 14 de julio de 1909, aniversario de la Toma de la Bastilla, casi como homenajeando la patria de su padre, producen el magno acontecimiento de lanzar con todo éxito el planeador en los cielos de San Jerónimo Sud, para ello se valieron de la tracción animal, pues un caballo ofició de remolque, mediante una larga soga que arrastraba al ingenio alado lastrado con un peso muerto de 50 kilogramos en reemplazo del piloto. Colocado contra el viento el equino arrastró su carga, la que se elevó manteniendo el vuelo horizontal durante 300 metros a una altura que oscilaba entre los 5 y 6 metros.

Otras experiencias se sumaron a esta primera prueba, probándolo en condiciones climatológicas y atmosféricas variables y reemplazando el peso muerto por José Delaygue... ¡Su hermano menor!, que a la sazón no contaba más que con 9 años de edad, no obstante, siendo el primer niño piloto de planeador del país, no sufrió accidentes de importancia, ya que en forma previsora, Augusto y Pablo para un mejor control alar asistían a su intrépido hermanito anudando sogas en la puntera de alas, con lo cual tenían que correr maratónicos tramos a la misma velocidad que el equino, la tradición familiar recuerda que Josefina Fraix madre de los hermanos al ver al menor ellos elevarse en ese poco mas que barrilete, se tomaba de la cabeza exclamando ¡Mon Dieu, mon Dieu!. Durante las últimas pruebas con este modelo se lograron alturas de 15 metros, con lo cual podían atisbar los techos del caserío que conformaba el pequeño poblado de San Gerónimo, distante a unos tres kilómetros del campo de pruebas.

El “Delaygue” II16 fue otro planeador, pero en esta oportunidad el tren de aterrizaje eran los pies del piloto, mas, debido al peso del aparato y a que estos nuevos ensayos comportaban mayor complejidad, fueron Augusto y Pablo los que se alternaban para tripular el planeador. A diferencia de Lilienthal que se ayudaba por declives del terreno, la llanura del campo obligaba a que el animal fuera auxiliado, corriendo y sosteniendo el peso del ingenio volador hasta que este se elevaba, durante estas experiencias se presentaban dos inconvenientes, uno como ya se ha señalado el terreno llano que permitía el lanzamiento solo si era “ayudado” con algún tipo de remolque y el otro debido a la baja velocidad desarrollada por el equino, por estas causas, se requería de vientos contrarios para lograr una ascensión exitosa, una vez en el aire el piloto se servía tanto de un travesaño de apoyo como de un apoya pie para un tener una posición más confortable.

En tanto que con el primer planeador se vislumbraba la viabilidad del proyecto con este segundo tipo de aparato sumaron experiencia personal en el aire, era tiempo de iniciar una nueva etapa la cual transcurriría durante el año del Centenario de la Revolución de Mayo, el propósito de la misma fue encarar el desafío mayor de motorizar la máquina voladora. Francia, por esas épocas era una de las naciones más adelantadas en la construcción de aviones, por lo que no es de extrañar que muchos de los elementos integrantes del “Delaygue” III (y de modelos subsiguientes) fueran importados del país que era la patria natal de sus padres; la estación de trenes de San Gerónimo (así es como reza el nombre de la estación del ex Ferrocarril Central Argentino), era el final de un largo recorrido que comenzaba al otro lado del Atlántico, tela de lino para recubrimiento, cables de acero, cuerdas de piano para tensores, cintas y tubos de acero, amortiguadores llamados “sandows”, que se sumaron a un par de hélices “Integrale” Chauviere, eran parte de un sinnúmero de vituallas que se convertirían en partes constitutivas del fuselaje y los planos.

De acuerdo a la memoria oral de la familia, los hijos de Augusto Florentino y de María Josefina dominaban la lengua de sus padres, por lo que no tenían problemas en leer el material gráfico que les llegaba proveniente de Francia, no es arriesgado decir que el motor haya sido elegido a partir del conocimiento de la hazaña de Louis Bleriot en 1909 al cruzar el Canal de la Mancha con su modelo XI mejorado, avión que llevaba como planta propulsora un motor desarrollado por el italiano Anzani, cuyo primer modelo tenía tres cilindros dispuestos en “ abanico”, posteriormente apareció el Anzani de tres cilindros en “Y”17, que equipó a muchos Bleriot de uso civil y a todos los aeroplanos Delaygue motorizados, estos motores eran de los llamados “fijos” a diferencia de los Gnòme en estrella “rotativos” que también equiparon a los monoplanos Bleriot, avión reputado como una de las máquinas más eficaces de su época, el primer modelo aparecido en 1908, era seguro y dotado de excelentes cualidades de vuelo, si se lo compara con sus competidores, volviendo a la planta motriz, la misma entregaba una potencia de 35 HP y estaba refrigerado por aletas, otro tanto ocurría con las prestaciones y posterior elección de la hélice.

En líneas generales los "Delaygue"18 seguían el diseño del primer planeador, que combinaba soluciones mecánicas de los Wright y de los Bleriot, compuesto de una célula monoplana, el asiento del piloto, apenas una lona unida al armazón, se situaba inmediatamente delante y por debajo de los planos principales, con lo cual se lograba un bajo control de gravedad para ayudar a la estabilidad del aparato, hacia el frente de dicho asiento se hallaba un plano horizontal (similar al avión de los estadounidenses) que era complementado con otro colocado en la sección de cola, a continuación de un plano fijo estabilizador, completando los planos de maniobra y control, el empenaje poseía un timón de dirección vertical, otro detalle tomado del Flyer de los Wright es la ubicación del motor Anzani de 35 HP inmediatamente detrás del borde posterior del ala, que accionaba la hélice Chauviere puesta en posición tractora, una solución muy común en los biplanos contemporáneos a este modelo, aunque algo discutible si se piensa que este era un monoplano, a excepción de los planos y timón de dirección que estaban recubiertos en tela de lino barnizada, todo el aparato mostraba su estructura desnuda.

A modo de referencia cronológica, téngase en cuenta que en el país solo se estaba incursionando con ascensos en globos aerostáticos y que recién el 30 de enero de 1910, Ricardo Ponzelli, un italiano invitado por la Sociedad Sportiva Argentina hizo un fracasado intento de volar en Campo de Mayo, el primer vuelo controlado sería llevado a cabo durante el 6 de febrero, cuando el francés Henry Bregí desde el Hipódromo de Longchamps, se elevaba con un biplano celular Voisin equipado con el motor rotativo Gnòme de 50 HP al que había bautizado "Octavie III".

Pasados los festejos navideños, el 26 de diciembre de 1910, marca el comienzo de las evaluaciones usando un potrero en el campo del cual eran propietarios, tenía una orientación norte-sur para aprovechar los vientos imperantes en esta zona del sur de Santa Fe, al mismo se le habían quitado todo tipo de obstáculos y malezas, emparejando las sinuosidades que pudiera tener en una extensión de 50 hectáreas, con lo cual se puede decir que por pocos meses no fue el primer aeródromo del país construido de exprofeso para ese fin, ya que el de Villa Lugano en Buenos Aires tiene ese privilegio; posteriormente el sitio era mantenido libre de yuyales mediante el expeditivo y simple recurso de poner a pastar ovejas en el predio, el cual durante todo el tiempo que duraron las pruebas de los aviones “Delaygue” no tuvo otro tipo de uso.

Con la meticulosidad que caracterizaba a los dos hermanos, se probaron a fondo todas las variables que hacen a la mecánica de vuelo, un día el “Delaygue” III se elevó unos pocos metros, pacientemente fueron alargando esos saltos hasta que empezaron a comprender como controlar el aeroplano mediante las superficies móviles. Hay que pensar que todo lo hacían llevados por su intuición y las deducciones sacadas de las publicaciones francesas que habían leído sobre el tema, haciendo escuela no solo en el control de vuelo sino también en lo referente al diseño de aeronaves. Durante siete extenuantes meses se sucedieron las pruebas intercaladas con las tareas agroganaderas, hasta que el 5 de octubre de 1911 los dos hermanos, venciendo todas las dificultades, lograron completar 5 minutos de vuelo controlado cada uno, prueba que se realizó a unos diez metros de altura maniobrando en todas direcciones.



Teniendo en cuenta algunas características que compartían con el Bleriot, los posteriores modelos “Delaygue”, como por ejemplo: configuración de monoplano, idéntica planta motriz, igual hélice propulsora, trenes de aterrizaje con ruedas de bicicleta, tensores superiores, etc., se puede afirmar casi con seguridad que el constructor francés inspiro en gran parte los aeroplanos “Delaygue”, ya que el diseño base del avión III una vez cumplida su finalidad primaria, fue abandonado en pos de proyectos mejorados, partiendo de las experiencias ganadas con esa máquina voladora. De los siguientes dos modelos continuadores de la producción no existen datos a excepción de fotografías, las cuales supuestamente corresponden a uno de los dos modelos siguientes, por lo que tanto pueden ser imágenes del Delaygue IV o el V, en líneas generales y tomándose como base dicho material fotográfico, se deduce que en el avión representado se había eliminado el plano horizontal delantero que oficiaba de timón de profundidad, emplazando en su lugar el grupo propulsor, en este caso asemejándose en algunos aspectos a los diseños del Bleriot, Morane o Deperdussin, o lo que es igual a la configuración de monoplano de ala fina encastrada en el fuselaje, pero a diferencia del Bleriot que tenía sección cuadrangular, estaba constituido por una viga ligeramente ahusada de sección triangular con tres largueros longitudinales unidos por parantes normales utilizando para tal fin pino spruce o fresno y caños sin costura, aseguraban la rigidez de esta estructura cables de acero dispuestos en diagonal; la construcción de las alas se realizaba colocando dos largueros centrales sobre los que se apoyaban sendas costillas, todo construido en pino spruce, para hacer más rígido el armazón y evitar las deformaciones se reforzaba el mismo con las consabidas cuerdas de piano, todo el conjunto de los planos alares se recubría con tela de lino barnizada; la fijación a la viga central que oficiaba de fuselaje se lograba mediante el alojamiento del extremo de los largueros en herrajes ad hoc, esta unión se reforzaba mediante cables de acero sujetos al chasis de aterrizaje y desde el caballete superior sendos cables contraviento aseguraban toda la superficie alar al conjunto. Este caballete que soportaba el tren de aterrizaje, además de llevar el tanque de combustible, también oficiaba como bastidor para bancada del motor, el timón de dirección tenía forma de trapecio isósceles, en tanto que el timón de profundidad estaba a la altura de los dos largueros superiores que constituían el fuselaje, el cual no poseía recubrimiento alguno. Como novedad, para mejorar la estabilidad lateral, en el borde de fuga y antes de llegar a la puntera de ala redondeada se ubicaban sendos alerones flotantes en cada uno de los planos principales; para el tren de aterrizaje habían adoptado una fórmula mixta conformada por montantes de sección rectangular un tren triciclo destinado a evitar el capotaje de la máquina cuando descendía en un ángulo muy pronunciado y por ende a eliminar la rotura de las costosas hélices, se complementaba con una muleta necesaria para el apoyo en tierra de la cola.

El Delaygue VI fue el más elaborado de los diseños, apareció en 1912 y reunía el fruto de todas las experiencias acumuladas en los anteriores modelos, se le cambió la ubicación del tanque de combustible, un recubrimiento carenaba el fuselaje, los alerones dejaron de ser flotantes para pasar a ser compensados, se le adosaron al tren de aterrizaje para aumentar la robustez del conjunto y oficiar de frenos, un par de patines paralelos al grupo de ruedas duales, quedando el puesto de pilotaje en línea con el borde posterior de las alas. Afortunadamente Pablo, dejó un manuscrito19 en el cual se dan los detalles técnicos, lamentablemente se ha perdido el esquema para asociar las letras que detallan la ubicación de los distintos componentes del avión, el mismo es transcripto a continuación para complementar la imagen de este modelo:

“Descripción de un aparato monoplano, invención de los Señores Pablo y Augusto Delaygue, denominado “Delaygue Nº VI.”

El Chasis está constituido en un todo de madera de fresno y tubos de acero sin costuras, la forma de los montantes es ovalado, para evitar la compresión del aire, dicho chasis está montado sobre dos ruedas neumáticas marcadas con la letra -A- en los planos respectivos, los cuales sirven para la salida y aterrizaje, dichas ruedas están armadas sobre un mismo eje y a un mismo nivel, dicho eje, esta sujetado a los cojinetes, letra -B- los cuales tienen dos anillos de goma, letra -C- que sirven de elasticidad del aparato. Los anillos de goma al aterrar el aparato sufren una tensión que en combinación de los patines colocados en la parte inferior del mismo sirven de freno.

En la proa del chasis, o sea la letra -E-, viene colocada otra rueda de igual clase que las otras pero de medida más grande, esta sirve para la salida y evitar las caídas de proa del aparato y al mismo tiempo para proteger la hélice.

Las letras -F- indican el sitio donde se conectan las alas, letra -G- depósito de nafta y aceite, esto viene sujetado por medio de dos anillos de fierro al mástil del chasis, letra -H- este depósito lleva dos tubos, uno sirve para la alimentación del motor y otro para la lubrificación del mismo. Letra -Y- lugar destinado al motor y tendrá de saliente de la..... (fin de la primera página).

Terminación de los travesaños de proa mts. 0,35 este viene montado sobre otros soportes de hierro letra -J-, letra -K- indica el lugar destinado para colocar el aparato de maniobras y su descripción figuras en lo sucesivo. En las letras -L- se colocarán los mosquetones para sujetar por medio de tirantes de acero la oscilación de las alas.

Las alas marcadas con las letras -LL- están construidas con maderas de pino de primera clase y están repartidas en diez secciones denominadas nervios, estas están ajustadas por medio de tornillos a tres vigas letras -F- y por la parte delantera de dichos nervios están unidos entre sí por un alambre de acero y sus extremidades terminan en rosca en las cuales se colocarán un niple en cada lado para que estén bien tirantes, a más de estos en cada ala lleva dos tirantes en forma diagonal que sirven para la estabilidad de la misma en la terminación de cada ala marcada con la letra -N- sufre una pequeña suma hacia la parte superior, esta para la estabilidad mecánica estas están hechas de un marco de acero de la forma de media caña, las alas están forradas en ambos lados con tela especial encauchutada para evitar la dilatación por causa de la humedad.

En las letras -N- se colocarán los tirantes de acero en número de doce estos están repartidos en la forma siguiente: en la parte inferior de cada ala se encuentran los primeros seis estas están repartidos tres a la derecha y tres a la izquierda. (fin de la segunda página).

En la misma forma en la parte superior estos en las extremidades inferiores vienen en forma de pata de gallo y sujetados por medio de los mosquetones indicados con las letras -L-. Por medio de estos mosquetones se desarman las alas en un tiempo muy reducido o para trasladar el aparato de un punto a otro. Los antedichos eran colocados cuatro en la parte baja y cuatro en el mástil.

En la parte posterior de las alas se colocarán un alerón en cada una letra -O- estos de igual construcción que las alas y sirven para la estabilización lateral funcionan en combinación con el timón de dirección por medio de tirantes de acero; letra -P- son los resortes de los alerones y sirven para que los mismos guarden el nivel de las alas.

El fuselage está construido con igual clase de material que el chasis y su forma es triangular, compuesto de dos travesaños arriba y uno abajo, los travesaños verticales son de caños de acero sin costuras, dicho fuselage está ajustado por medio de tensores y tirantes de acero, en el sitio marcado con la letra -R- lleva un par de patines de caños de acero. Esto sirve de asiento a la parte posterior del aparato este fuselaje está forrado de tela fuertísima en ambos lados igualmente en la parte superior.

En la parte posterior del fuselage en la parte superior se encuentra una cola estabilizadora hecha con bastidor... (fin de tercera página)

De pino y forrada de ambos lados con tela igual a la de las alas y sirve para mantener la estabilización longitudinal, sobre este en sentido vertical está colocado un timón letra -S- fijo de estabilización para que el aparato conserve siempre su dirección. Las letras -T- son dos timones de profundidad estos sirven para subir o bajar el aparato a gusto del piloto, estos manejan directamente con el aparato de maniobras

Entre los dos timones de profundidad está colocado el timón de dirección letra -U- estos tres están construidos de igual forma que la cola estabilizadora. Letra -V- lugar adaptado para el piloto, este lleva un asiento hecho todo de lona muy resistente y con una correa de ajuste para evitar caídas.

Características principales del aparato Delaygue VI.

Envergadura mts 10 Longitud total 8,45

Estabilidad alerones portantes. Motor Anzani 35 H.P.20

Hélice Chauviere diámetro mts 2,10 paso 1.0021

Superficie sustentadora

Peso total del aparato sin piloto 215 k.



Descripción del aparato de maniobras.
Esta compuesto de un tubo de acero letra -A- que sirve de eje y está sostenido por los dos cojinetes de acero letra -B- estos mismos están bulonados sobre los travesaños letra -C-. En la parte posterior de dicho eje se encuentra un volante (fin de la página cuarta)

Letra -D- que sirve al piloto para maniobrar, en la parte delantera del eje respectivo hay colocado un piñón de doce dientes con una cadena letra -E- la cual sirve para manejar en un mismo tiempo el timón de dirección letra -U- y los alerones letra -O-. En la parte superior de dicho eje hay una canaleta letra -F- que sirve para el avance y el retroceso del aparato de maniobra sin que el piñón sufra movimiento alguno, cuando hay que maniobrar los timones de profundidad letra -Z-.

En el lugar marcado con la letra -G- son las palancas de fierro que están en comunicación de tres sectores de madera letra -H- montados sobre un mismo eje letra -I- este es de caño de acero, sostenido por dos soportes letra -Y- que dan movimiento a los timones de profundidad letra -T-.

Letra -K- son los tirantes de acero para poner en movimiento al timón de dirección y los alerones.

Letra -L- son para los timones de profundidad.

Este aparato bien colocado en el chasis al lugar designado con la letra -K-.

San Jerónimo, Agosto de 1912”

Con los modelos IV, V y VI se realizaron vuelos con distintos resultados, aunque al decir de Antonio Biedma R., los mismos no estuvieron exentos de accidentes, los cuales dejaron sus marcas en el físico de ambos hermanos. Cronológicamente hacia 1912 se encontraban terminados los modelos V y VI, sin poder apreciar si se usó la célula del modelo III, IV o se los desechó canibalizando sus partes, pero era notorio que las prestaciones del Anzani eran muy pobres, por lo que su desempeño en altura dejaba mucho que desear, ya que todos los vuelos se realizaban con un plafón inferior a los 20 metros. Esto originó un pedido de información, para evaluar la compra de motores más potentes, para ello recibieron (muy probablemente a fines de 1911 o a principios de 1912) folletos ilustrativos de la Anzani, Nouvelle Usine Modèle, 112 Bd. De Courbevoie detallando las siguientes plantas propulsoras: los ya conocidos 3 cilindros en Y modelo 1911, mejorados pero otorgando casi la misma potencia que sus predecesores y el 5 cilindros de 50 HP22. Ya sea por curiosidad, comparación de precios o por no estar conformes con la cantidad de caballos de fuerza de los Anzani, se deciden a solicitar a otra empresa francesa el envío de catálogos explicativos, de esa forma por vía postal se reciben dos folletos impresos en agosto y octubre de 1912 sobre las prestaciones de los motores fabricados por la " Societé des Moteurs Gnome, 3, Rue La Boétic, París, el primero con el listado de precios de las partes constitutivas y el segundo detallando los siguientes motores en estrella23: Omega de 50 HP; Gamma de 70 HP; Lambda de 80 HP; Doble Omega de 100 HP; Doble Gamma de 140 HP y Doble Lambda de 160 HP. Tomando en cuenta el tiempo que demoraba el correo y la fecha de publicación es probable que dicha documentación fuera recibida a partir de mediados de 1913.

Los dos hermanos toman la decisión de optar por uno de los motores Gnome, hecha efectiva la orden de compra y antes de la llegada de la planta propulsora a la Argentina, comienzan la construcción de un tercer aeroplano24 el cual tenía mayores dimensiones. A mediados de 1914, la célula del “Delaygue” VII estaba terminada y en espera del motor francés. Entre fines de julio y principios de agosto se desencadenan los sucesos que dan comienzo a la Primera Guerra Mundial, el Gnome había sido despachado por vía marítima desde la planta francesa de Petit Gennevilliers, Gare Argentuil, se encontraba embalado en las bodegas de un buque carguero amarrado en el Puerto de Dakar, solo faltaba el cruce del Atlántico para llegar al gran país del Plata, pero el gobierno francés suspendió la venta por considerar al mismo como material estratégico, esto fue el final para las investigaciones, proyectos y desarrollos aeronáuticos de Pablo y Augusto Delaygue.

Como datos curiosos, en la Estadística Nacional de Comercio de 1916, apartado destinado a los comercios e industrias de San Gerónimo figura “... Aeroplanos, fábricas de Brigiler Luis...”25 pero nadie en la actualidad se acuerda de dicho apellido, tampoco hay lápidas en el cementerio que atestigüen personas que lo hayan portado ¿Alguien que quiso tomar prestada la gloria de los dos hermanos? ¿ O llevado por el entusiasmo generado por Pablo y Augusto decidió imitarlos? ¿Error tipográfico poniendo otro nombre en lugar del correspondiente a los Delaygue? En realidad el misterio fue resuelto por el investigador aeronáutico Biedma Recalde quien afirma que dicho personaje vivía en la localidad de San Jerónimo Norte, Provincia de Santa Fe26, estas dos localidades siempre fueron un trastorno para los empleados de correos y para este tipo de publicaciones hasta que se decidió agregarle la palabra Sud, con lo cual correspondencia dejó de extraviarse.

Pero las incursiones por el medio aéreo en esos años pioneros no se agotan con estos precursores, de recordada trayectoria en San Jerónimo, también dejó su impronta construyendo un monoplano, un suizo con el título de Ingeniero llamado Friedrich Gottfried (Federico Godofredo) Weihmüller quién procedente de Suiza arribó a las pampas santafesinas junto a su padre, madre y hermanos en los años fundacionales de la Colonia de San Jerónimo, según cuenta la memoria oral, como no se animaba a pilotear, contrató a un italiano, quién se encargó de realizar un corto vuelo de aproximadamente sesenta metros, el cual tuvo un abrupto final al estrellarse contra un alambrado, el ingenio volador, de similares dimensiones al “Delaygue” usaba el mismo motor Anzani de tres cilindros y la ya probada hélice Integrale Chauviere27.

Durante 1953 el reconocido escritor Antonio M. Biedma Recalde, saca a la luz la ciclópea tarea de estos precursores de la aviación28, muchos de los registros cronológicos de la presente investigación han sido tomados de su trabajo, los cuales han sido ratificados por las fuentes orales y escritas consultadas. Hacia 1959 el Técnico Aeronáutico Atilio Sale, enterado de los sucesos acaecidos a principios de ese siglo solicita información a los efectos de publicitar la historia de la aeronáutica privada. Poco tiempo después, el 15 de marzo de 1960, la Dirección General del Personal de la Secretaría de Aeronáutica, por intermedio del Presidente de la comisión de Estudios Brigadier (R.A.) Antonio Parodi envía una carta a los hermanos Delaygue “Con el objeto de reunir información destinada a establecer la actuación que cupo a quienes desarrollaron actividades aeronáuticas en la época comprendida entre los años 1907 y 1919...”29; estos primeros estudios se concretaron en la ley 17002 sobre Otorgamiento de Título de Propulsor de la Aeronáutica Argentina a personal militar y civil, artículo 3º, cuya sanción y promulgación tuvo lugar el 31 de octubre de 1966 bajo el mandato del Presidente de facto Juan Carlos Onganía, si bien este reconocimiento hizo justicia en lo que respecta a Pablo y Augusto30, tiene un grave error cronológico al poner fechas tardías relacionadas con la construcción de los aeroplanos “Delaygue”, pues afirman lo siguiente: “D. Augusto Delaygue y D. Pablo Delaygue. Constructores de planeadores desde 1909 a 1911 y de aviones desde 1914 a 1917. Pilotos sin títulos.” Lo cual de acuerdo a lo anteriormente expuesto es inexacto. El mismo error se vuelve a manifestar con la promulgación de la ley 18559 “Institución del Título de “Precursor de la Aeronáutica Argentina”. Otorgamiento a diverso personal- Derogación de las leyes 17002 y 1722131 con la ratificación de esa datación errónea. Una de las finalidades de la presente investigación es la de rectificar dichos errores y rescatar el hecho puntual de que en San Jerónimo Sud, se proyectó, construyó y voló el primer avión diseñado por argentinos para orgullo de nuestra provincia y el país.

Si estos hechos se hubiesen desarrollado en una gran ciudad como Buenos Aires o incluso Rosario, no tendrían el cuasi anonimato que los envuelve hasta la actualidad, por otra parte el vivir en un centro urbano de importancia los habría acercado no solo a mayor cantidad de fuentes de consulta sino que también los hubiera puesto en condiciones de observar los primeros aeroplanos que surcaban los aires de Argentina, y orientarlos sin pasar por el aprendizaje desde cero basado en la experiencias propias. Una decisión fortuita tomada en 1940, hizo que salga al conocimiento público este proyecto pionero de la Aviación Nacional, ya que Pablo y Augusto decidieron la donación -a pedido del precursor rosarino Ignacio J. Lardizábal- del “Delaygue” V al Círculo de Aviación Rosario, quién lo mostró ese año junto a otras aeronaves en la Exposición de Comercio e Industria de la Sociedad Rural de Rosario.

Este ejemplar32, “Delaygue” estuvo guardado en uno de los hangares del Aeródromo de Paganini (Granadero Baigorria); hasta que fue arrojado a las aguas del Río Paraná por la desidia de alguien que no entendía demasiado lo mucho que representaba para los argentinos. Si se toma en cuenta el peso que tenía este avión, se puede afirmar que perteneció a la categoría actual de los ultralivianos, sin tener noticias de estos sucesos, la villa de Aubenas cuenta hoy con una pista balizada de 1425 metros de extensión, está provista de radio-baliza, pista para ultralivianos, plataforma para actividades múltiples, aeroclub con escuela de pilotaje, un emprendimiento para trabajos aéreos, escuela de paracaidismo, club de aeromodelismo y, lo que es más importante, casi como homenajeando sin saberlo a estos dos hijos de un nacido en esas tierras: Augusto Florentino Delaygue; en 1988 se establece Air Creation en la Villa de Aubenas, empresa fundada en 1982 por Gilles Bru y Jean Yves Le Bihan , dedicada a la producción de ultralivianos, hasta la fecha han fabricado más de 4000 alas y 2500 triciclos, que se han vendido a más de 50 países, la planta cubre una superficie de 1900 metros cuadrados, comparte una pista de vuelos con el Club ULM “Safari” de 20 x 300 mts. Durante el 2001 la compañía daba trabajo a 27 personas y realizaba un volumen de negocio cercano a los 15 millones de francos franceses, de los cuales el 60% provenían de la exportación, lo cual la hace la compañía líder en esa actividad, un digno colofón a los creadores del primer avión diseñado por Argentinos.



LA VIDA DE LOS AVIADORES DELAYGUE CON POSTERIORIDAD A SUS EXPERIENCIAS AERONÁUTICAS

Como ya se ha comentado en 1913 Pablo junto a su hermano Enrique, habían obtenido su nombramiento dentro de la Junta de los 25 Mayores contribuyentes, ya dejados de lado sus sueños como constructores de aviones, ambos hermanos siguen siendo partícipes de eventos relacionados con los actos eleccionarios, ante una nueva reunión de esa junta el 6 de octubre de 1915, la familia Delaygue está representada por ambos aviadores en compañía de Jorge y Juan, de las deliberaciones y sorteos realizados en el local comunal, salen como titular de la mesa inscriptora de votos Jorge, en tanto que Enrique ( el cual estaba por finalizar su mandato en la Vicepresidencia comunal y que había faltado a dicha reunión justificadamente) será el Jurado de Tachas Titular, Juan lo secundará como suplente en dicho puesto.

En 1916 la localidad sufrió una intensa sequía que bajó drásticamente las actividades agroganaderas en toda la región y por ende cundió la desocupación entre los que se empleaban como peones rurales, ollas populares nos hablan de hambruna entre los vecinos de San Jerónimo, por lo que la caída de la economía también fue motivo para tomar la decisión de no continuar desarrollando el modelo y por ende también influyo para que se produjera el ocaso de las actividades de vuelo. Durante una de las visitas de Pablo a sus tíos maternos Santiago, Matilde y Luisa, conoció a Emilia, el padre de esta, Luis Zuliani, era un inmigrante italiano del Friuli, dueño de tierras distantes a solo 1000 metros de los campos de los Fraix, en el distrito de la localidad de Villada, Provincia de Santa Fe. Durante su noviazgo empieza la construcción de su vivienda la cual es finalizada en 1917, este nuevo suceso en la vida del aviador fue otro eslabón de la cadena de hechos que contribuyó en la finalización de las investigaciones aeronáuticas, ya que tomó la determinación del cese de las actividades aéreas para ahorrarle disgustos a su compañera. No obstante su afición por la aviación siempre ocupó sus pensamientos, prueba de ello es el emblema adoptado como blasón: una hélice junto al año de construcción y sus iniciales en el frente de su casa. Durante el 1º de octubre se produce una nueva reunión de los 25 Mayores Contribuyentes, Enrique, Augusto, Jorge y Juan concurren a la misma, dando una muestra de civismo firman el acta que determina la imposición de multas en efectivo a su hermano Pablo y a sus vecinos Alberto Weihmüller, Otto Kunz, José Faveri, Juan Tiscornia y Carlos Widmer “…por no considerarse de suficiente valor á (sic) los motivos de su ausencia…”33. Durante ese año, otros de los hermanos Delaygue, Juan y José, se deciden a comprar animales vacunos para iniciarse en las labores pecuarias, pronto Pablo y Augusto se suman a la iniciativa desarrendando el terreno que utilizaban en sus experimentos aviatorios, en 191834. El 29 de diciembre se produce el nacimiento del primer hijo de Pablo y Emilia, al cual deciden que llevará por nombre Raúl, su padre opta por anotarlo el 1º de enero de 1919 para así postergar en un año el llamado a las filas del servicio militar.

Es notable como a pesar de ser una familia económicamente bien constituida, todos los integrantes de la sociedad se autoabastecían de alimentos producidos en su establecimiento como carnear cerdos que proveían de los embutidos, carne y grasa para las frituras, elaborando conservas o dulces, en este último menester Augusto seguía manifestando sus habilidades mecánicas ya sea operando máquinas para pelar duraznos o en la obturación por soldadura de las latas de conserva. Por otra parte Pablo cumplía la función de realizar las compras en Rosario, principalmente de yerba, azúcar y harina, para ello concurría al desaparecido almacén de Campodónico, que se ubicaba en la calle Sarmiento Nº 1202 de esa ciudad. El 4 de abril de 1923, también es Pablo, en representación de la firma Delaygue Hnos., quién concurre a entrevistarse con José Fiori y Gaspar Irazola, integrantes de la Comisión de Fomento, en la reunión manifiesta que en la casa paterna, hospedan a Eugenio Bause y a Benjamín Luscombe, dos franceses amigos de su extinto padre, a los cuales “... sostienen como hobra (sic) de caridad...”35, debido a que ambos son octogenarios y a la especial relación de estos con Florentino, no quieren llevarlos al hospital, pero por los problemas de salud que padecen y a la época invernal próxima a establecerse, toman la decisión de avisar al Presidente de la comisión para la eventualidad de que pudiera ocurrir el deceso de alguno de ellos y así poder tomar los recaudos necesarios con anticipación. En cuanto a Pablo nunca se olvidó de los “servicios” prestados por el menor de sus hermanos al pilotear el primer planeador; ya casado vacacionaba en sus viajes a Córdoba (lugar preferido por generaciones de sanjeronimenses), llevándolo como invitado junto a su esposa e hijo, el cariño especial que sentía por su hermano se vio reflejado en que salió padrino de la boda de José y Blanca Yörg-Blanc quienes se convirtieron en los padres de Blanca, Héctor y Nora Delaygue. El 21 de diciembre de 1924 nace Sara la hermana de Raúl. En el interín, la sociedad Delaygue Hermanos, produce animales de excelencia, prueba de ello es que durante la Exposición Nacional de Ganadería de Rosario, realizada en agosto de 1927, consiguen en el rubro porcinos los siguientes premios: “Criadores”, “Conjunto” y “Asociación Argentina de Criadores de Cerdos”.

El entrelazamiento entre las familias Delaygue-Zuliani no paró allí, Augusto eligió a mediados de los años 20 a su compañera, prima de Emilia su cuñada, la cual se llama Matilde y es la única sobreviviente de esta historia36, este matrimonio tuvo dificultades para procrear por lo que la llegada al mundo de su primogénito se demoró hasta 1934, año de nacimiento de Rolando, quién continuando la “dinastía” de aviadores, se encargará de seguir la tradición que empezó su padre y su tío, recibido de piloto civil hacia mediados de los años 60, sabía hacer vuelos que lo llevaban hasta el campo propiedad de los padres de Ana Mardarás con la intención de llamarle la atención, lo que al parecer dio resultado ya que la joven se convirtió en su esposa. La pasión por los aviones lo llevó a adquirir primero un Piper Pa-11 y luego un Cessna 172, a raíz de lo cual pudo en un acto de homenaje, llevar a volar a su padre, quien no fue su único pasajero sino que por el contrario en ocasiones invitaba a volar a su primo hermano Héctor Delaygue el cual risueñamente recuerda que producto de los pozos de aire y no acostumbrado a esos avatares del vuelo, el avión quedaba todo enchastrado por la flojedad de su estómago que lo hacía devolver. A pesar de que pilotar un avión le daba grandes satisfacciones, tuvo que suspender las actividades aéreas a pedido de su madre, Matilde Zuliani, que consideraba esta actividad como de extremo riesgo para su hijo. Rolando y Ana tuvieron una hija llamada Silvia quien se casó con Fabián Zanfino, matrimonio que procreó tres niños.

En cuanto a las actividades recreativas practicadas por estos hermanos aviadores es de hacer notar que si bien Enrique era uno de los iniciadores del Tiro Federal Argentino, Pablo fue el que se destacó en ese deporte, formando equipo de competición junto a otros dos eximios tiradores de la localidad: Alejandro Schudel y Alejandro Schibli. En lo referente a Augusto, aparte de sus habilidades mecánicas, tenía un excelente desempeño cuando jugaba a los bolos (popularmente conocido en la actualidad con el anglicismo de bowling) en la desaparecida Chopería Suiza de Macheret sita en la esquina noroeste de Bartolomé Mitre y Boulevard José de San Martín. En consonancia con las actividades publicas de la familia Delaygue es de destacar la participación que le cupo a Emilia Zuliani, esposa de Pablo, quién criada en un hogar católico fue una de las impulsoras para la construcción del templo parroquial de la Iglesia Católica Apostólica Romana, la cual carecía de un lugar específico para celebrar su liturgia, es así que el 3 de julio de 1924, en casa de Lucas Schibli queda conformada la Comisión de Damas Pro Templo de San Jerónimo Sud, siendo electa como Vicepresidenta en mérito a sus actividades. Como resultado de las gestiones de las diversas comisiones de damas, en 1934 se dio comienza a la construcción de la capilla, que tuvo como diseñadores a los Arquitectos Marcenave y Caselia, teniendo a cargo la obra el Constructor Antonio Devito, el edificio fue librado al culto católico durante el año 1935.


  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal