Autor: Federico Álvarez Gandolfi. Dirección electrónica



Descargar 62.85 Kb.
Fecha de conversión01.04.2018
Tamaño62.85 Kb.
Título: Fanatismos, posmodernidad y cultura de masas. Consumos, prácticas e identidades de jóvenes fans de las historietas y series animadas japonesas en Argentina

Autor: Federico Álvarez Gandolfi.

Dirección electrónica: federicoalvarezg@gmail.com

Formación de grado y/o posgrado en curso: Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Profesor de Enseñanza Media y Superior en Ciencias de la Comunicación Social (FSOC/UBA). Maestrando en Comunicación y Cultura (2014-2015, FSOC/UBA).

Tema de la tesis en preparación: estudio comunicacional y socioantropológico sobre las identidades fan que las y los jóvenes argentinos pueden construir a partir de sus prácticas de consumo de historietas y series animadas japonesas.

Director de la beca y/o de la tesis: Dra. Libertad Borda, Adjunta del Seminario de Cultura Popular y Cultura Masiva, Carrera de Ciencias de la Comunicación, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires.

Denominación del programa o proyecto en cuyo marco se inscribe la beca y/o la tesis y director del mismo: Proyecto UBACyT (2014-2017) “Textos Populares y Prácticas Plebeyas. Cultura de masas, género y fanatismo en la Argentina contemporánea”, dirigido por el Dr. Pablo Alabarces y co-dirigido por la Dra. Libertad Borda. Instituto de Investigaciones Gino Germani (IIGG, FSOC/UBA).
FANATISMOS, POSMODERNIDAD Y CULTURA DE MASAS. CONSUMOS, PRÁCTICAS E IDENTIDADES DE JÓVENES FANS DE LAS HISTORIETAS Y SERIES ANIMADAS JAPONESAS EN ARGENTINA
Esta ponencia se propone presentar los avances en la elaboración de mi proyecto de tesis de maestría en Comunicación y Cultura1. A partir de un enfoque comunicacional y socioantropológico, pretendo analizar los mecanismos de construcción identitaria puestos en juego por jóvenes argentinos que se reconocen a sí mismos como “otakus” o “fans” de las historietas y series animadas japonesas [manga y anime]. Para ello contemplaré los sentidos que estos sujetos dan a las prácticas socioculturales que realizan en torno de sus consumos, las cuales implican instancias de socialización “cara a cara” y “virtuales”.

En lo que hace a este trabajo en particular, contextualizaré mis propias inquietudes y objetivos dentro del estado de la cuestión en el que se insertan, en función de algunas posibles preguntas de investigación e hipótesis. En este sentido, trataré de sintetizar y problematizar los dispersos estudios sobre la temática en la academia latinoamericana, y pondré a dialogar sus planteos con los trabajos –también dispersos– que se realizaron sobre los otakus en la academia anglosajona.

Dicha articulación se desarrollará en torno de los siguientes ejes: el cruce entre lo que se conoce como “estudios sobre fans” [fan studies] y los estudios culturales británicos; la caracterización del actual contexto de convergencia entre las Industrias Culturales e Internet; las discusiones sobre las culturas juveniles en América Latina; los conceptos de subcultura, posmodernidad, identidad, generación y clase; y la necesidad de complementar una etnografía “clásica” con una “virtual”.

Definición del problema
En mi tesis de maestría en Comunicación y Cultura me propongo investigar, desde un enfoque socioantropológico y comunicacional, el consumo juvenil en la Argentina de manga y anime, es decir, historietas y series animadas provenientes de Japón. Cabe destacar que dicho consumo no se limita a la mera lectura o visionado de esos objetos de la cultura de masas japonesa como fuente de entretenimiento, sino que las y los jóvenes2 que se reconocen como “fans” de estos productos, autodenominándose otakus, desarrollan distintas prácticas socioculturales sobre su base, entre las cuales pretendo analizar:
* La organización y/o asistencia a “eventos” o “convenciones”, es decir, encuentros cara a cara o presenciales que son, como mínimo, mensuales y que tienen lugar los fines de semana en una sala alquilada, desde las 11 hasta las 19;

* La realización de cosplay, que implica interpretaciones de personajes junto con la confección y/o utilización tanto de vestimentas como de accesorios;

* La interacción por Internet en distintos sitios web de anime y redes sociales como grupos de Facebook y canales de YouTube. Sitios web y redes sociales desde las cuales, a su vez, se consumen y comparten series animadas japonesas, distintos AMV –obras audiovisuales que consisten en la yuxtaposición de escenas de anime y diferentes músicas–, openings y endings –canciones introductorias y conclusivas de las series–, y fan art o dibujos realizados a partir de las animaciones y del manga.
A partir de sus prácticas de significación y socialización, desarrolladas sobre la base del consumo de manga y anime, estos fans configuran un universo simbólico. Podría pensarse que una de las principales razones por las cuales ello permite abordar un problema de investigación interesante, en torno del estudio de ese universo, radica en que los jóvenes otakus pueden ser pensados como un caso emergente y paradigmático del nuevo tipo de procesos interculturales de identificación, que son posibles dentro de los actuales contextos de creciente convergencia mediática (Jenkins, 2008). En efecto, los entrecruzamientos entre medios tradicionales, como la Televisión, y medios digitales, como los que surgen en Internet, habilitan la construcción de identidades que responden a un “cosmopolitismo pop”, en virtud del cual pueden enfrentarse las tendencias homogeneizadoras de cada sociedad en particular (Jenkins, op. cit.: 194-195), mediante el acceso a un grupo comunitario alternativo de consumos culturales diversos vía la comunicación en red.

En lo que hace a la delimitación del objeto de estudio y el recorte particular del corpus que pretendo abordar en mi tesis, su construcción implica dos niveles: uno que se circunscribe a mujeres y varones de entre 15 y 30 años, que se autodefinan como jóvenes y fans de las historietas y series animadas japonesas, y que vivan en el Gran Buenos Aires (GBA) –donde suelen tener lugar la mayoría de los eventos temáticos organizados por y para ellos3–; y otro que abarca tanto Fan Pages y grupos de Facebook –administrados por Jigoku Producciones, Yamato Argentina y Tokyo3, las empresas más importantes relacionadas con el fanatismo por el manga y el anime en el GBA– como los sitios web y redes sociales ya mencionadas, donde estos sujetos comparten sus interpretaciones y producciones propias.

Las preguntas iniciales que guiarán las reflexiones sobre este fenómeno son las siguientes: ¿por qué en ciertos sujetos jóvenes que viven en Argentina aparece el interés por el consumo de objetos de la cultura de masas producida en Japón? ¿Cómo llega este consumo a convertirse en fanatismo y dar lugar a distintas prácticas fan? ¿Qué sentidos otorgan los otakus a estos consumos y prácticas? Asimismo, se indagarán cuáles son los géneros de manga y anime preferidos por la mayoría, de qué modos los fans acceden a estos productos, en qué momento de su trayectoria biográfica toman contacto con ellos, con qué otros consumos mediáticos y culturales se relacionan y de cuáles se distinguen.

En un nivel analítico, se tratará de dilucidar cuáles son los procesos secuenciales de identificación como “fans” u “otakus” que se dan a partir del gusto inicial por el consumo de manga y anime; cómo estos jóvenes ponen en juego distintos tipos de mecanismos de diferenciación extragrupal e intragrupal sobre la base de sus consumos compartidos y de las prácticas socioculturales comunes que desarrollan en torno de ellos; y cuál es el papel que juega su clivaje etario-generacional y de clase en sus identificaciones y diferenciaciones.

La hipótesis que sustenta estas preguntas parte de los planteos de Libertad Borda (2012), consistentes en pensar al fanatismo contemporáneo en general como un fondo de recursos. En efecto, sobre la base de los objetos de la cultura de masas y la pasión que les generan o los vínculos afectivos que entablan con y a partir de ellos, los fans pueden configurar culturas y construir identidades personales y comunitarias diferenciales. En el caso de los jóvenes otakus, se distinguen de la generación “adulta” y de aquellos que consumen productos estadounidenses y argentinos provenientes de los medios comerciales occidentales dominantes en el contexto nacional. Pero la hipótesis particular sobre la cual se sostendrá mi investigación en un principio radica en que, dentro del propio fandom otaku o grupo de fans del manga y el anime, también hay diferenciaciones internas que, en especial, se estructuran alrededor de una pertenencia generacional y de clase.

Entonces, junto con las diferenciaciones de los otakus tanto respecto del mundo adulto como respecto de otros fanatismos, me propongo estudiar las consecuencias de la expansión contemporánea del consumo de los objetos de la cultura de masas japonesa entre los sectores populares argentinos, desde aproximadamente 2005 y hasta la actualidad, expansión que podría pensarse como potenciada por el contexto de convergencia referido anteriormente. Cabe señalar que 2005 es el año en el cual la mayoría de los fans del manga y el anime manifiesta haber comenzado a advertir la presencia de jóvenes de dichos sectores dentro de su fandom.

Asimismo, podría pensarse que ello se corresponde con una coyuntura en la cual las clases populares argentinas empezaron a adquirir una mayor capacidad y posibilidad de consumo de bienes materiales y simbólicos, dadas las políticas públicas diseñadas para favorecerlo y la aparición de plataformas digitales como Facebook –en 2004– y YouTube, o tecnologías a las cuales los jóvenes de sectores populares pueden acceder cada vez más en una mayor proporción (Benítez Larghi et al., 2014).

A partir de dicha expansión, puede advertirse que una parte de los jóvenes otakus de sectores medios reproducen en un nivel intragrupal las relaciones desiguales de poder más amplias –en las cuales se encuentran insertos– que, desde una perspectiva analítica materialista, dividen a las sociedades en posiciones dominantes-hegemónicas y dominadas-subalternas, lo que suele ser olvidado desde cierta postura cercana al “recepcionismo” (Alabarces, 2014). En este sentido, tiende a rechazarse el consumo de manga y anime por parte de los sectores populares –a quienes no suelen reconocérselos como iguales–, ejerciéndose así una discriminación y un racismo de clase4. Por ejemplo, esos últimos son calificados como “negros”, “wachiotakus” o “boliotakus” y asociados de modo lineal con prácticas como el consumo musical de cumbia o reggaetón, comportamientos “violentos” y “delictivos”, y hasta con un “olor” que algunos dicen considerar “desagradable”. Por lo tanto, en el desarrollo de mi tesis de maestría pretendo reconstruir y problematizar las tensiones entre los horizontes de sentido de los jóvenes otakus de sectores medios y populares.



Estado de la cuestión
La elaboración de mi proyecto de tesis de maestría se inscribe dentro del marco de las investigaciones sobre las culturas fan, abordajes que pueden considerarse parte de los estudios de audiencias pero que, a la vez, los exceden (Staiger, 2005). En relación con los trabajos académicos específicos sobre los otakus cabe señalar que, hasta el momento, las investigaciones desarrolladas resultan escasas y dispersas, sobre todo si se tiene en cuenta la creciente visibilidad de dichos sujetos dados los procesos actuales de digitalización.

Dentro de los estudios latinoamericanos, pueden encontrarse abordajes centrados en un análisis textual de las series animadas japonesas (Papalini, 2006; Arciniegas Gómez y Mora León, 2010; Vidal Pérez, 2010; Goldenstein y Meo, 2011), e investigaciones con una perspectiva más cercana a la de los estudios de la cultura, que tratan de describir los vínculos entre la producción y el consumo de productos mediáticos (Balderrama Gastelú y Pérez Hernáiz, 2009; Correia Lourenço, 2009; Perillán, 2009; Salcedo, 2010; López Moraga, 2011).

Las investigaciones socioantropológicas del segundo tipo presentan un trabajo de campo etnográfico en diferentes eventos o convenciones de fans del manga y el anime, y abordan el modo en que construyen una identidad otaku, sintiéndose parte de un “nosotros” –con consumos y prácticas compartidas– y diferenciándose de un “otro”, sea “adulto” o miembro de un fandom distinto. Sin embargo, en estos estudios se tiende a no abordar las interacciones que estos jóvenes también mantienen en el ciberespacio –más allá del cara a cara– y se tiende a autonomizar el universo simbólico que los otakus producen, por lo que no se indagan en profundidad las relaciones más amplias de dominación en las que los propios sujetos se inscriben.

Ello podría considerarse una limitación si se tienen en cuenta tanto las nuevas vías de socialización habilitadas por la comunicación vía Internet como el estrecho vínculo que se establece en el siglo XXI entre los procesos de digitalización, la configuración de ciberculturas juveniles (Urresti, 2008) y las nuevas formas de identidad y sociabilidad adolescentes e infantiles a partir de consumos culturales mediados por múltiples pantallas (Duek, 2014; Morduchowicz, 2013).

Por otro lado, con respecto a la necesidad de contemplar las relaciones de poder dentro del propio “nosotros”, cabe destacar que, aunque puede encontrarse una referencia a estas en los planteos de distintos autores japoneses compilados por Mizuko Ito et al. (2012), están focalizados en jerarquías internas según la acumulación de saberes esotéricos y el rechazo de objetos de la cultura comercial dominante, por lo que no se preguntan por los condicionamientos propios de la posición económica y simbólica que ocupan los agentes en el espacio social (Bourdieu, 2012 [1979]). Incluso sugieren que tales jerarquías quedarían anuladas por el peso “igualador” de un “aprendizaje recíproco” entre pares, que comparten sus conocimientos de modo colectivo apoyándose en “valores humanitarios”.

Por lo tanto, si bien la mediación de la clase como dimensión de subalternidad ha sido trabajada en algunos estudios sobre audiencias en general (Martín-Barbero y Muñoz, 1992; Morley, 1996; Vassallo de Lopes et al., 2002), aún no está problematizada en el campo específico de los estudios sobre fans. Como se señaló, esto podría constituir una zona de vacancia, pues el clivaje de clase también actuaría dentro de las comunidades de fans como uno de los filtros mediadores que condiciona la legitimidad intracomunitaria de las diferentes prácticas socioculturales posibles en torno del consumo común de objetos de la cultura de masas. En especial si se consideran las experiencias subjetivas que lo subyacen (Thompson, 2012 [1963]), los juicios de valor que conlleva (Furbank, 2005 [1985]) y los límites que implica en relación con las posibilidades de agencia (Sautu, 2011).


Enfoque conceptual
Como ya ha sido señalado dentro del campo de estudios sobre juventudes (Reguillo Cruz, 2000; Saintout, 2006; Chaves, 2010), las y los jóvenes comparten una situación generacional básica de subalternidad o subordinación simbólica en relación con la cultura hegemónica adultocéntrica. Dicha situación, a su vez, podría ser una de las causas del trato displicente que suelen recibir en los medios informativos los otakus, mediante el cual se le niega cualquier tipo de racionalidad a sus modos de ser en la medida en que se los estigmatiza como “locos” o “ridículos” (Borda y Álvarez Gandolfi, 2014). Categorizaciones que son coincidentes con los modos en que son percibidos por los miembros de su familia y sus compañeros de escuela o trabajo, según lo advierten los propios jóvenes otakus (Álvarez Gandolfi, 2014). Es en el sentido de esta subalternización y deslegitimación que, a su vez, desde la academia suele pensarse a estos fans en tanto que miembros de una subcultura (Hebdige, 2004 [1979]; Gelder, 2007).

Las representaciones mediáticas y sociales prejuiciosas mediante las que se concibe a las y los otakus podrían responder también a su vinculación con referencias identitarias no tradicionales ni cercanas a los valores dominantes adultocéntricos. En efecto, una de las características de la época contemporánea, cuya condición podríamos entender como posmoderna (Lyotard, 1987 [1979]), consiste en el hecho de que los mecanismos de representación tradicionales como la familia, la escuela y el trabajo ya perdieron su fuerza como referentes aglutinadores de identificación y fuentes de significado, especialmente en lo que hace a la configuración de culturas juveniles (Reguillo Cruz, op. cit.).

Este panorama histórico de “desencanto” podría ser concebido como constitutivo de la “situación generacional” básica (Mannheim, 1928, citado en Urresti, 2002: 93) a la que están expuestos en la época contemporánea los jóvenes en general, más allá de la posibilidad de existencia de distintas grupalidades juveniles plurales con sus propios procesos de configuración identitaria. Frente a esta situación, las culturas juveniles pueden aplicar estrategias de autoafirmación y distinción apoyándose en las industrias culturales. Por ello puede pensarse que, dentro de este contexto, se genera un entorno propicio para la construcción de identidades fan a partir de la cultura de masas, en busca de nuevas estabilidades simbólicas. De aquí la necesidad de comprender las lógicas de las prácticas de uso, consumo o apropiación (Martín-Barbero, 1983; García Canclini, 1995; de Certeau, 1996 [1980]) que comparten y desarrollan los otakus en torno del manga y el anime.

Una de dichas lógicas sobre la cual debe reflexionarse consiste en el establecimiento de tramas simbólicas compartidas de diferenciación (Grimson, 2011), a partir de las cuales construyen identidades culturales produciendo efectos de frontera (Hall, 2011 [1996]).

Si se extrapolan las ideas desarrolladas por Jesús Martín-Barbero (op. cit.) y Néstor García Canclini (2001 [1990]), podría pensarse que estos fans seleccionan al manga y al anime como referentes identitarios, por sobre otros productos dentro de su propia cultura local, pues se identifican con sus narrativas e imágenes, ampliamente compartidas debido a sus flujos globales intensificados dentro de los nuevos escenarios digitales.

En este último sentido, se entiende que la cultura de masas no solamente retoma y moldea las sensibilidades propias de la cultura cotidiana de sus públicos (Martín-Barbero, 1991 [1987]), sino que también da lugar a la emergencia de nuevas culturas que se configuran sobre su base, como por ejemplo las culturas juveniles de fans.

Los significados que ponen en circulación los objetos de la cultura de masas son, a su vez, generadoras de prácticas –como mínimo interpretativas– que pueden entrar en tensión con ellas potenciando la producción de nuevos sentidos. Esta influencia recíproca entre representaciones y prácticas puede localizarse incluso en la propia concepción de cultura propuesta desde los estudios culturales británicos.

Para Raymond Williams (1994 [1981]), por ejemplo, la cultura es un modo complejo y ordenado de vida que diferencia a un grupo social específico y expresa determinados significados y valores, no solamente en el desarrollo de actividades intelectuales y artísticas, sino también en las instituciones y todas las prácticas cotidianas.

Cabe recordar que entre dichas representaciones y prácticas se establecen relaciones de poder –algunas se erigen como hegemónicas y otras quedan relegadas a la subalternidad, en sentido gramsciano–, las cuales para Thompson (op. cit.) son propias de la formación histórica de las clases sociales. Y es en esas relaciones, inter e intragrupales, donde pretendo situarme para interpretar el fanatismo juvenil por el manga y el anime.
Objetivo general
– Indagar las distintas posibilidades de construir identidades personales y comunitarias dentro de las culturas juveniles en la Argentina contemporánea, a partir de las prácticas fan que se desarrollan sobre la base del consumo de productos mediáticos transnacionales, en un contexto de convergencia cultural.

Objetivos específicos
– Dilucidar los significados que los propios otakus asignan a sus prácticas socioculturales de consumo de manga y anime, según sus posiciones socioeconómicas, diferenciaciones externas y tensiones internas.

– Interpretar cómo dichas prácticas socioculturales inciden en la construcción de las identidades fan de estas y estos jóvenes.

– Mapear los consumos culturales con los que el fanatismo por el manga y el anime hace sistema.

– Analizar de modo comparativo las continuidades y discontinuidades que puedan advertirse en función de las diferentes trayectorias biográficas de los sujetos involucrados.

– Describir las relaciones de poder que entablan en el interior de su fandom o grupo particular de pares.


Estrategias metodológicas

Si se parte del entendimiento de la comunicación como un proceso histórico de producción social de significaciones en estrecha relación con la cultura, su abordaje demanda un enfoque analítico transdisciplinario (Ford, 1994). En lo que hace al desarrollo de la tesis cuyo proyecto ha sido aquí presentado, el corpus de análisis se construirá mediante un relevamiento sistemático de datos a partir de la realización de un trabajo de campo tanto “territorial” como “virtual”, consistentes en un acercamiento de tipo etnográfico a los espacios de vinculación social de los sujetos en cuestión, que se constituyen en sus campos de acción (Guber, 2009 [1991]).

Para ello se desarrollarán observaciones participantes tanto en los lugares donde los otakus entablan encuentros cara a cara como en sus interacciones cotidianas online que tienen lugar en sitios web, Fan Pages, grupos de Facebook y canales de YouTube, a los cuales se accederá en función de la promoción que les den los propios otakus, haciendo un seguimiento estratégico de los enlaces hipertextuales que ellas y ellos mismos usen y promuevan en línea.

Además se llevarán adelante entrevistas cualitativas abiertas y en profundidad que tendrán lugar tanto en persona como en los chats privados de Facebook y seguirán el modelo de una conversación flexible (Taylor y Bogdan, 1992). Estas entrevistas se focalizaran en las identificaciones y prácticas de los jóvenes otakus, y en su desarrollo tratará de no imponerse un orden de respuestas y acceder a los sentidos que adjudican a sus consumos, estando atento a la asociación libre que realizan los propios entrevistados en sus discursos para poder formular en el momento nuevos interrogantes sobre la base de sus expresiones.

En la medida en que a través de la aplicación de estas técnicas en la “virtualidad” se tomará contacto con discursos no estructurados e informales a mitad de camino entre la oralidad y la escritura, también se utilizarán herramientas de la sociosemiótica para efectuar un análisis de sus dimensiones retóricas, temáticas y enunciativas (Steimberg, 1993), teniendo en cuenta que en la web suelen publicarse mensajes escritos que siguen las pautas lingüísticas de la conversación oral offline. A su vez, dichas herramientas también se aplicaran a las representaciones que los otakus ponen en escena sobre sí mismos a partir de videos que producen y hacen circular por la web, contemplando la confrontación y el dialogismo que son propios de lo social y lo dóxico (Robin y Angenot, 1991).

De este modo, se apostará por una articulación complementaria entre el desarrollo de una etnografía “clásica” in situ, para desentrañar mediante un “método biográfico” (Sautu, 1999) las historias de vida temáticas y experiencias subjetivas de los jóvenes otaku en tanto fans que se apropian diferencialmente del manga y el anime según sus posiciones socioeconómicas, y el desarrollo de una “etnografía virtual” en el ciberespacio (Hine, 2004) –que sea fluida, dinámica y móvil y que, sobre la base de un incesante flujo de información, trate a Internet como un conglomerado de sitios interconectados–, para dar cuenta de sus lógicas de sociabilidad cotidianas y hacer un seguimiento multisituado de sus prácticas online y offline.

Finalmente, se realizará una categorización diferida de los datos relevados y se desarrollará de un análisis interpretativo que tendrá en cuenta el contexto sociohistórico específico en el que los jóvenes otaku producen sentidos y sus propios horizontes de referencia, los cuales serán contrastados con el punto de vista académico asumido en esta investigación, de modo de establecer un mecanismo de control sobre la relación entre empiria y teoría que lleve a una complejización de las preguntas e hipótesis iniciales.

Para establecer dicho control se retomará la propuesta de alternancia elaborada por Claude Grignon y Jean-Claude Passeron (1991), es decir, se tratará de lograr un equilibrio articulatorio entre el legitimismo, que sostiene que los grupos subalternos deben estudiarse en tanto culturas dominadas, y el relativismo, que plantea que tienen capacidad de producción simbólica propia. De este modo, pueden evitarse los riesgos de caer tanto en un miserabilismo como en un populismo.


Referencias bibliográficas
ALABARCES, Pablo (2014): “Transculturas pospopulares. Las culturas populares, las hibridaciones y lo nacional-popular”, en Oficios Terrestres, N° 30. La Plata: UNLP, pp. 131-150.

ÁLVAREZ GANDOLFI, Federico (2014): Subcultura otaku. Representaciones, prácticas e identidades juveniles de los fans del manga y el anime en Argentina. Buenos Aires: Tesina de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación (FSOC-UBA).

ARCINIEGAS GÓMEZ, Santiago Andrea y MORA LEÓN, Sergio Felipe (2010): Fuck Yeah Anime! Estudio del diseño del anime japonés como generador de prácticas placenteras. Trabajo de Grado de la Escuela de Comunicación Social y Periodismo. Bogotá: Universidad Sergio Arboleda.

BALDERRAMA GASTELÚ, Lucía y PÉREZ HERNÁIZ, Carmen Corina (2009): La elaboración del ser otaku desde sus prácticas culturales, la interacción con el otro y su entorno. Caracas: Tesis de Licenciatura en Sociología, Universidad Católica Andrés Bello.

BENÍTEZ LARGHI, Sebastián, LEMUS, Magdalena, MOGUILLANSKY, Marina y WELSCHINGER LASCANO, Nicolás (2014): “Más allá del tecnologicismo, más acá del miserabilismo digital”, en Ensambles, N° 1, pp. 57-81.

BORDA, Libertad y ÁLVAREZ GANDOLFI, Federico (2014): “El silencio de los otakus. Estereotipos mediáticos y contra-estrategias de representación”, en Papeles de Trabajo, 8 (14). San Martín: UNSAM, pp. 50-76.

BORDA, Libertad (2012): Bettymaníacos, luzmarianas y mompirris: El fanatismo en los foros de telenovelas latinoamericanas. Buenos Aires: Tesis de Doctorado en Ciencias Sociales (FSOC-UBA).

BOURDIEU, Pierre (1990 [1984]): “La ‘juventud’ no es más que una palabra”, en Sociología y Cultura. México D. F.: Grijalbo.

BOURDIEU, Pierre (2012 [1979]): La distinción. Buenos Aires: Taurus.

CHAVES, Mariana (2010): Jóvenes, territorios y complicidades. Una antropología de la juventud urbana. Buenos Aires: Espacio Editorial.

CORREIA LOURENÇO, André Luiz (2009): Otakus. Construção e representação de si entre aficionados de cultura pop nipônica. Río de Janeiro: Tesis de Doctorado en Antropología Social, UFRJ.

DE CERTEAU, Michel (1996 [1980]): La invención de lo cotidiano. México D. F.: UIA.

DUEK, Carolina (2014): Juegos, juguetes y nuevas tecnologías. Buenos Aires: Capital Intelectual.

FORD, Aníbal (1994): Navegaciones. Buenos Aires: Amorrortu.

FURBANK, Philip Nicholas (2005 [1985]): Un placer inconfesable o la idea de clase social. Buenos Aires: Paidós.

GARCÍA CANCLINI, Néstor (1995): Consumidores y ciudadanos. México D. F.: Grijalbo.

GARCÍA CANCLINI, Néstor (2001 [1990]): Culturas híbridas. México D. F.: Grijalbo.

GELDER, Ken (2007): Subcultures. Cultural histories and social practice. Londres y Nueva York: Routledge.

GOLDENSTEIN, Bárbara y MEO, Analía (2011): Construcción del mito en la animación japonesa. Buenos Aires: Tesina de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación (FSOC-UBA).

GRIGNON, Claude y PASSERON, Jean-Claude (1991): Lo culto y lo popular. Miserabilismo y populismo en sociología y en literatura. Buenos Aires: Nueva Visión.

GRIMSON, Alejandro (2011): Los límites de la cultura. Buenos Aires: SXXI.

GUBER, Rosana (2009 [1991]): El salvaje metropolitano. Buenos Aires: Paidós.

HALL, Stuart (2011 [1996]): “Introducción: ¿quién necesita ‘identidad’?”, en HALL, Stuart y DU GAY, Paul (comps.) Cuestiones de identidad cultural. Buenos Aires: Amorrortu.

HEBDIGE, Dick (2004 [1979]): Subcultura. El significado del estilo. Barcelona: Paidós.

HINE, Christine (2004): Etnografía virtual. Catalunya: Editorial UOC.

ITO, Mizuko, OKABE, Daisuke y TSUJI, Izumi (eds.) (2012): Fandom Unbound: Otaku Culture in a Connected World. New Haven: Yale University Press.

JENKINS, Henry (2008): Convergence Culture. Barcelona: Paidós.

LÓPEZ MORAGA, María José (2011): Los fans de la animación japonesa en el gran Santiago. Santiago de Chile: Tesis de Licenciatura en Sociología, Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

LYOTARD, Jean-François (1987 [1979]): La condición postmoderna. Madrid: Cátedra.

MARGULIS, Mario (1998): “La ‘racialización’ de las relaciones de clase”, en La segregación negada. Buenos Aires: Biblos.

MARTÍN-BARBERO, Jesús y MUÑOZ, Sonia (coords.) (1992): Televisión y melodrama. Bogotá: Tercer Mundo Editores.

MARTÍN-BARBERO, Jesús (1991 [1987]): De los medios a las mediaciones. México D. F.: Gustavo Gili.

MARTÍN-BARBERO, Jesús (1983): “Memoria narrativa e industria cultural”, en Comunicación y Cultura en América Latina, Vol. 10, N° 10. México D. F.: UAM, agosto, pp. 59-73.

MORDUCHOWICZ, Roxana (2013): Los adolescentes del siglo XXI. Los consumos culturales en un mundo de pantallas. Buenos Aires: FCE.

MORLEY, David (1996): Televisión, audiencias y estudios culturales. Buenos Aires: Amorrortu.

PAPALINI, Vanina (2006): Anime. Mundos tecnológicos, animación japonesa e imaginario social. Buenos Aires: La Crujía.

PERILLÁN, Luis (2009): Otakus en Chile. Tesis de Licenciatura en Antropología. Santiago de Chile: Universidad de Chile.

REGUILLO CRUZ, Rossana (2000): Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del desencanto. Bogotá: Norma.

ROBIN, Régine y ANGENOT, Marc (1991): “La inscripción del discurso social en el texto literario”, en MALCUZYNSKI, Marie-Pierrette (ed.) Sociocríticas. Prácticas textuales. Cultura de fronteras. Amsterdam: Rodopi.

SAINTOUT, Florencia (2006): Jóvenes: el futuro llegó hace rato. La Plata: Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP.

SALCEDO, Nahuel Matías (2010): Otakus. Subjetividad e identidad en jóvenes que asisten a eventos de anime. La Plata: Tesis de Licenciatura en Comunicación Social (FPCS-UNLP).

SAUTU, Ruth (2011): El análisis de las clases sociales: teorías y metodologías. Buenos Aires: Ediciones Luxemburg.

SAUTU, Ruth (1999): El método biográfico. Buenos Aires: UB.

STAIGER, Janet (2005): Media Reception Studies. Nueva York: NYU.

STEIMBERG, Oscar (1993): Semiótica de los medios masivos. Buenos Aires: Atuel.

TAYLOR, y BOGDAN, (1992): Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Barcelona: Paidós.

THOMPSON, Edward Palmer (2012 [1963]): La formación de la clase obrera en Inglaterra. Madrid: Capitán Swing.

URRESTI, Marcelo (ed.) (2008): Ciberculturas juveniles. Buenos Aires: La Crujía.

URRESTI, Marcelo (2002): “Generaciones”, en ALTAMIRANO, Carlos (dir.): Términos críticos de sociología de la cultura. Buenos Aires: Paidós.

VASALLO DE LOPES, Maria Immacolata, SIMÕES BORELLI, Silvia Helena y ROCHA RESENDE, Vera da (2002): Vivendo com a telenovela. Mediações, recepção, teleficcionalidade. San Pablo: Summus Editorial.

VIDAL PÉREZ, Luis Antonio (2010): El Anime como elemento de Transculturación. Lima: Tesis de Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, Universidad César Vallejo.

WILLIAMS, Raymond (1994 [1981]): Sociología de la cultura. Barcelona: Paidós.



1 Agradezco a la Dra. Libertad Borda, al Dr. Pablo Alabarces, a la Dra. Mercedes Moglia y a la Dra. Cecilia Vázquez por sus invaluables sugerencias y aportes.

2 Aquí se toma la noción de juventud en relación con la experiencia de vida de los sujetos y no solamente referida a la edad biológica (Bourdieu, 1990 [1984]).

3 Por ejemplo, las convenciones tienen lugar en el centro y sur de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Vicente López, General San Martín, San Isidro, Malvinas Argentinas, La Matanza, Avellaneda, Quilmes, Almirante Brown y Florencio Varela.

4 Este concepto se retoma de las ideas de Mario Margulis (1998).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal