Azotado por las olas



Descargar 7.59 Kb.
Fecha de conversión14.10.2018
Tamaño7.59 Kb.
Prédica para Célula No. 58

AZOTADO POR LAS OLAS
San Mateo 14:22-24 “En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí sólo. Y ya la barca estaba en medio de la mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar”.



1. CUANDO TODO PARECE PERDIDO

¿Te has encontrado en una situación en dónde no sabes que hacer? Posiblemente no tengas la solución a algo difícil que se te ha presentado, creo que todos en un momento de nuestra vida hemos pasado algo así. Puede ser que en este momento creas que no hay remedio para tu situación.

Quiero contarte la historia de unos hombres que subieron a una barca y a medio mar la barca fue azotada por los vientos más sorprendentes, muchos de los que allí iban eran hombres de mar, sabían salir adelante a pesar de las tormentas, pero en esta ocasión todo parecía perdido hasta que Jesús vino andando sobre el mar, en horas de la noche. Como a las 3 de la mañana.
2. CUANDO UNO SE SIENTE ACORRALADO

Los discípulos echaron mano de los remos, posiblemente utilizaron recipientes para sacar agua, si llevaban velas las izaron. Cada uno sacó a relucir su experiencia, -no te has dado cuenta que muchas veces decimos yo saldré de esta situación, tengo experiencia y al utilizar todo lo que sabemos no vemos resultado alguno-, solo nos queda una cosa: o nos hundimos o esperamos un milagro. Pues a estos hombres les llegó la sorpresa, ya cuando habían agotado sus fuerzas, ya no había experiencia que valiera y ya cuando estaban en lo más oscuro de la noche aparece sobrenaturalmente un personaje que caminaba sobre las aguas. -Aparte de lo cansado que estaban, se asustaron-. (Mateo 14:22-26). Era Jesús el que apaciguaba la tempestad, -el que no te dejará ni te desamparará-, pero claro !Llegó en una forma nueva!, Pedro el más osado de ellos dijo, al verle, Señor si eres tú manda que yo vaya a ti y el Señor le ordena: “Ven Pedro”, Pedro da los primeros pasos y comienza a hundirse pero él clamó ¡Sálvame que perezco! Y al instante el Señor Jesús lo rescató. La enseñanza de este precioso relato es que cuando todo parecía perdido... llegó el Salvador. Confíale todo a El, y verás que te sacará a flote en la situación que vives. Dios quiere ayudarnos a todos. NO hay nada perdido con él. El te ayudará, no lo dudes.




3. JESUS ES LA SOLUCION A TU PROBLEMA.

Ahora déjame preguntarte: ¿Te ha tocado algo así? Entonces la clave está en permitir que Jesús te saque a flote, porque alguien dijo “mientras hay vida hay esperanza”, si estás viviendo cosas difíciles, problemas en el hogar, problemas en el trabajo, problemas en el matrimonio, problemas con tus padres o con tus hermanos y estás desesperado por lo que te sucede, es necesario que hoy esperemos un milagro, invitemos al autor de los milagros, al Señor Jesús que llegue a nuestra barca, todo comienza con Jesús de nuestro lado. El llegará en una forma nueva, mantente a la expectativa y cuando te haga ver su voluntad, ve, no dudes, puedes caminar, avanza, no con tu experiencia, sino dependiendo solo de El y si en el impulso sientes hundirte, si piensas que todo esta perdido pide auxilio...Señor sálvame que perezco!.


MINISTRACION:

  • Confiésale a Jesús tus temores y miedos. NO estas solo en esa situación. Dios quiere ayudarte.

  • Tal vez piensas que te vas a hundir y de esta no sales. Vamos a orar por ti, Dios quiere ayudarte.

  • Aquí está Jesús tendiéndote la mano, no te hundirás para nada. Acude ahora a El.

  • Quisieras depender de El?. Quisieras rendirte a El?. Entonces yo voy a orar por ti. Pasa adelante.

  • Desde hoy no serás la misma persona. Levanta tus manos y di conmigo esta oración: Señor......


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal