Benemérita Universidad Autónoma de Puebla Dirección de Enseñanza Media Superior Historia Contemporánea de México guía para el alumno academia General de Historia de México



Descargar 227.04 Kb.
Página2/6
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño227.04 Kb.
1   2   3   4   5   6

Tema 2: El maderismo: La guerra que buscó reformas sin cambios

El primer tema de la unidad es el Maderismo y los acontecimientos que se suceden después de la publicación del Plan de San Luis, en noviembre de 1910. A través de las diferentes actividades, se busca que los alumnos comprendan cómo y por qué el movimiento Maderista logró derrocar a la dictadura de Porfirio Díaz, que había gobernado 35 años. Este acontecimiento y los sucesos posteriores a él marcan una ruptura en la vida política y social del país. Se estudiarán los objetivos, la composición social del movimiento Maderista, así como los motivos de su triunfo y las causas de su caída. Al mismo tiempo sé buscar reflexionar sobre la forma que utilizó Madero para democratizar la vida política del país; la concertación de alianzas y los cambios que sufrió la personalidad del caudillo en el transcurso de los acontecimientos.



Objetivo

El objetivo tiene dos fines: uno es contestar y discutir sobre las siguientes preguntas: ¿Qué grupos conforman la alianza? ¿Qué reformas planteó Madero al inicio del movimiento? ¿Por qué no quiso o pudo cumplirlas?. Otro es intentar que el alumno estructure los momentos del movimiento Maderista.



Conceptos

Ruptura, alianzas, movimiento popular, democracia, dictadura.



Habilidades

Caracterizar los movimientos sociales, identificar limites de los proyectos políticos.



Valores y actitudes

Tomar una postura de este conocimiento como experiencia para no incurrir en los errores que afectaron a nuestros antepasados o para normar los actos de la propia vida. Que opine respecto a la palabra "alianza" y determine si esta es utilizada con fines de beneficio social o sólo para el beneficio de los intereses de algunos.



Ayuda didáctica para el alumno

Para realizar las actividades de aprendizaje se te presentan documentos históricos, como el Plan de San Luis, los Convenios de Ciudad Juárez y el Plan de Ayala. Su contenido es un fiel reflejo de las circunstancias de su tiempo. Cuando los leas ya analices podrás ver que en ellos están plasmados los objetivos de una lucha, las alianzas entre grupos, las reformas o cambios que se plantean contrarios a lo establecido, así como la posición social de su autor. De ahí que sean documentos políticos en virtud de su contenido, el cual representa una alternativa que contradice el sistema establecido. Pero además tienen un carácter jurídico por que su contenido plantea o propone cambios o instancias que hay que regular por medio de una nueva Ley.

14

Cronología

1909 Francisco I. Madero, publicó un libro de gran importancia: La sucesión presidencial de 1910 donde, sin romper totalmente con el régimen y sin profundizar en las cuestiones sociales criticó el alto costo que significaba la dictadura y apunta la necesidad de establecer una democracia.

1910 Junio, elecciones presidenciales. Porfirio Díaz es electo nuevamente presidente de México, mientras que el candidato opositor Francisco I. Madero estaba en prisión

Octubre, publicación del Plan de San Luis Potosí

18 de noviembre, inicio de la revolución en Puebla con los hermanos Serdán.

Noviembre levantamientos militares en Chihuahua con Francisco Villa y Pascual Orozco; en Morelos con Pablo Torres Burgos y Emiliano Zapata



1911 Ocho de mayo, toma de Ciudad Juárez

21 de mayo, firma de los Tratados de Ciudad Juárez y renuncia del dictador

9 de Julio Madero anunció que dejaba de funcionar el Partido Antirreleccionista y nombra un comité para organizar otro partido que se llamaría Constitucional Progresista

6 de Noviembre Madero asumió la presidencia constitucional

25 de Noviembre se publica el Plan de Ayala en donde se declaró la rebelión formal de los zapatistas contra el gobierno de Madero

1912 Marzo 25, se publica el Plan de la Empacadora y se desata la rebelión orozquista contra el gobierno

Julio se crea la Casa del Obrero Mundial



1913 Enero Félix Díaz se rebela sin éxito en Veracruz contra el gobierno de Madero

9 de Febrero se inicia el golpe de estado contra el presidente Madero

17 de Febrero se firma el Pacto de la ciudadela o de la Embajada

20 de Febrero Victoriano Huerta asumió la presidencia

22 de Febrero el presidente Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez son asesinados

Nociones para reflexionar

No reelección

Madero declara vigente el principio de no-reelección para presidente y vicepresidente, gobernadores, presidentes municipales, y este principio sigue vigente en nuestros días, lo cual limita el poder de quien lo detenta, así como evitar una dictadura como la ha vivido nuestro país. La tendencia a perpetuarse en los puestos públicos de elección popular, tiene profundo arraigo en México. El proceso explicativo de esa tendencia se inicia en el sufragio, cuya violación vicia en su origen la elección de los funcionarios. Si estos no deben el puesto a la voluntad popular, si desde su primera elección son el fraude y la mentira la fuente de su investidura, es natural que para transmitir el poder no estén dispuestos a acatar una apelación al pueblo.

En contra de esta tendencia la Constitución se ha levantado, ha manera de obstáculo para contener las ambiciones de los funcionarios. Los ejemplos más perentorios nos lo suministran en este respecto los generales Díaz y Obregón. Cuando Lerdo de Tejada pretendió reelegirse, Díaz se levanto en armas y lo derrocó, sosteniendo el principio de la no-reelección; Díaz estuvo en laPresidencia solamente un periodo, dentro del cual obtuvo la reforma constitucional de 1878, que lo capacito para una sola reelección, siempre que hubieran pasado cuatro años de haber cesado en el ejercicio de sus

15


funciones, lo que ocurrió inmediatamente después de la Presidencia del General Manuel González; en 1887 una nueva reforma le permitió reelegirse para el periodo inmediato y, por último, la reforma de 1890 borró de la Constitución todo impedimento para continuar en el bando. La revolución Maderista, primero, y la constitucionalista, después, sostuvieron los principios del sufragio efectivo y de la no- reelección; el articulo 83 de la Constitución de Querétaro consagró este último, en términos de que el Presidente "nunca podrá ser reelecto".

Democracia

De Demos pueblo y Kratos autoridad. Gobierno en el que el pueblo ejerce la soberanía. Doctrina política que favorece la intervención del pueblo en el gobierno. Predominio del pueblo en un gobierno político de un Estado. La democracia como forma de régimen político significa el ejercicio de la soberanía de un pueblo. Ya en Grecia funcionó este régimen, si bien con las restricciones que imponía la división de la población en ciudadanos libres y esclavos. En el siglo XIX, la mayoría de los países civilizados adoptaron constituciones democráticas. La democracia moderna se practica tanto dentro de la forma republicana como de la monarquía constitucional, pero en los últimos tiempos las democracias han perdido en algunas partes la verdadera significación de sus principios a causa de acciones dictatoriales o por otros motivos. En la democracia son esenciales los derechos y las garantías individuales, tales como la libertad de opinión, de prensa, de asociación, de reunión; la inviolabilidad del domicilio y la correspondencia, la protección contra la detención arbitraria, etc. El régimen democrático parece el más adecuado para llevar a cabo la llamada reforma social. El propio papa León XIII, en su encíclica Rérum Novarum, empleó la expresión democracia cristiana para definir la acción popular social-cristiana a favor del pueblo.



Procesos históricos a considerar:

Golpe de Estado de Victoriano Huerta al Presidente Constitucional Francisco I. Madero

La conspiración contrarrevolucionaria, que fue auspiciada abiertamente por Washington, y en particular por el embajador Wilson, comenzó el 9 de febrero con la sublevación del general Mondragón al mando de 2 000 hombres, con los cuales puso en libertad a los generales Bernardo Reyes y Félix Díaz, presos desde una sonada anterior. El general Reyes como jefe, se dirigió a tomar Palacio Nacional al frente de las tropas y fue abatido a las primeras descargas. Félix Díaz ocupó su lugar y se encerró con sus hombres en el edificio de la Ciudadela, cuartel y almacén en la zona central de la ciudad. En el ataque a Palacio Nacional también resultó herido el general Lauro Villar, jefe de las fuerzas maderistas. Madero lo sustituyó por el general Victoriano Huerta, sin saber que éste mismo, participaba en la acción contra su gobierno. La Ciudadela quedó sitiada y durante diez días escenificaron una guerra falsa que cobró buen número de vidas y horrorizó a la ciudad de México. El embajador norteamericano llevó a cabo negociaciones directas y personales con Félix Díaz y Victoriano Huerta, a quien Madero había puesto al mando del ejército. Wilson se entrevistó con Madero para amenazarlo con una intervención armada si no renunciaba y aumentó su presión al lograr el apoyo de Inglaterra, Alemania y España. El día 17, en la propia embajada estadounidense, se llevaron a cabo negociaciones con los golpistas y se prometió el apoyo de Estados Unidos a un gobierno que remplazara al maderista. El 18 de febrero. Las tropas de Huerta detuvieron a Madero al vicepresidente Pino Suárez y a Gustavo Madero


16


hermano del Presidente. Ese mismo día se firmó un acuerdo que se conoce como Pacto de la Embajada o Pacto de la Ciudadela, en él que se acordaba la destitución de Madero y el nombramiento de Victoriano Huerta como Presidente interino. El 22 de febrero fueron asesinados por sus secuestradores el Presidente Madero y el Vicepresidente José María Pino Suárez. Con el asesinato de Madero se inició una dictadura que habría de durar 17 meses.

El Zapatismo

Desde la caída de Díaz, el Zapatismo fue la expresión más concentrada de la irrupción nacional de las masas campesinas. El centro de este movimiento fue el estado de Morelos. Allí se combinaba la existencia de una buena cantidad de pueblos libres que no habían sido absorbidos por las haciendas y que defendían sus tierras o buscaban recuperarlas, con la presencia de un proletariado agrícola numeroso y concentrado en los ingenios azucareros. En esa base entremezclada de campesinos y obreros agrícolas, en una población densa, cercana a la capital, y en viejas tradiciones de lucha y organización campesina que venía desde la época de las guerras de Independencia y Reforma y que el porfiriato nunca pudo suprimir. A los pocos días de iniciada la revolución en nombre del Plan de San Luis, y luego de las primeras acciones y de algunos conflictos iniciales en la dirección, el jefe reconocido por Madero, Pablo Torres Burgos, fue sorprendido por tropas federales y fusilado en el acto. El movimiento del sur se quedó sin jefe. Uno de los grupos armados más fuertes decidió elegir a Zapata Jefe Supremo del Movimiento Revolucionario del Sur. Emiliano Zapata al llegar a los 30 años de edad tenía un firme prestigio local y la confianza de los campesinos. Junto con otros cuatro miembros del consejo comunal, habían sido elegidos en la misma asamblea, como depositario de los títulos de propiedad de las tierras comunales que venían desde la época de la colonia. Algunos de esos papeles estaban en idioma náhuatl. Así nació el Zapatismo.



BIBLIOGRA FIA DE CONSULTA:

James D., Cockcroft, Precursores intelectuales de la Revolución Mexicana, 1900-1913, Siglo XXI, México, 1985.

David G. Lafrance, “Madero y el Maderismo en Puebla”, en Puebla de la Colonia a la Revolución, en estudios de historia regional, Centro de Investigaciones Históricos y Sociales, UAP, , Puebla 1987.

Lectura 1

Plan de San Luis*

1º Se declaran nulas las elecciones para Presidente y Vicepresidente de la República, magistrados a la Suprema Corte de la Nación y diputados y senadores, celebradas en junio y julio del corriente año.

2º Se desconoce al actual gobierno del general Díaz, así como a todas las autoridades cuyo poder debe dimanar del voto popular, porque además de no haber sido electas por el pueblo, han perdido los pocos títulos que podían tener de legalidad, cometiendo y apoyando, con los elementos que el pueblo puso a su disposición para la defensa de sus intereses, el fraude electoral más escandaloso que registra la historia de México.

3º Para evitar hasta donde sea posible los trastornos inherentes a todo movimiento revolucionario, se declaran vigentes, a reserva de reformar oportunamente por los medios constitucionales aquellas que requieran reformas, todas las leyes promulgadas

17

por la actual administración y sus reglamentos respectivos, a excepción de aquellas que manifiestamente se hallen en pugna con los principios proclamados en este Plan. Igualmente se exceptúan las leyes, fallos de tribunales y decretos que hayan sancionado las cuentas y manejo de fondos de todos los funcionarios de la administración porfirista en todos los ramos; pues tan pronto como la Revolución triunfe, se iniciara la formación de comisiones de investigación para dictaminar acerca de las responsabilidades en que hayan podido incurrir los funcionarios de la Federación de los Estados y de los Municipios. En todo caso serán respetados los compromisos contraídos por la administración porfirista con gobiernos y corporaciones extranjeras antes del 20 del entrante.



Abusando de la ley de terrenos baldíos, numerosos pequeños propietarios, en su mayoría indígenas, han sido despojados de sus terrenos, por acuerdo de la Secretaría de Fomento, o por los fallos de los tribunales de la República. Siendo de toda justicia restituir a sus antiguos poseedores los terrenos de que se les despojó de un modo tan arbitrario, se declaran sujetas a revisión tales disposiciones y fallos y se les exigirá a los que adquirieron de un modo tan inmoral, o a sus herederos, que los restituyan a sus primitivos propietarios, a quienes pagarán también una indemnización por los perjuicios sufridos. Sólo en caso de que esos terrenos hayan pasado a tercera persona antes de la promulgación de este Plan, los antiguos propietarios recibirán indemnización de aquellos en cuyo beneficio se verificó el despojo.

4º Además de la Constitución y leyes vigentes, se declara Ley Suprema de la República el principio de NO REELECCIÓN del Presidente y Vicepresidente de la República, de los gobernadores de los Estados y de los presidentes municipales, mientras se hagan las reformas constitucionales respectivas.

.................................................................................................................................................

7º El día 20 de noviembre, desde las seis de la tarde en adelante, todos los ciudadanos de la República tomarán las armas para arrojar del poder a las autoridades que actualmente gobiernan. Los pueblos que estén retirados de las vías de comunicación lo harán desde la víspera.



Lectura 2

Biografía de Francisco I Madero*

Francisco I. Madero (1873-1913). Nació en Parras, Coahuila, y murió asesinado el 22 de febrero de 1913 por órdenes de Victoriano Huerta. Estudió en el Colegio Saint Mary´s, en Baltimore, Estados Unidos; después en el Liceo Hoche, en la Escuela Altos Estudios Comerciales de París y en la Universidad de Berkeley, California. Viajó por Europa. En México se hizo cargo de las propiedades de su padre. Como agricultor innovó el riego de las tierras y los cultivos. En 1906 descubrió la venalidad política de la dictadura, organizando los clubes antirreleccionistas en Coahuila. En 1908 publicó La sucesión presidencial que tuvo una insólita acogida. Un año después, en la segunda edición amplió sus argumentos que dieron bases más firmes, a la oposición. El antirreleccionismo recibió de Madero su mayor impulso. Candidato a la Presidencia de la República, recorrió el país. El fraude y la persecución lo llevaron a la prisión a Monterrey y en San Luis Potosí, donde escribió el Plan que convocara a la insurrección el 20 de noviembre de 1910.

Logró fugarse hacia los Estados Unidos donde prosiguió su empeño con Venustiano Carranza y Francisco Villa, entre otros. La toma de Ciudad de Juárez obligó al

18


gobernador a ceder en los Tratados de Ciudad Juárez, en los que Madero comprometió los fines de la Revolución. Después del breve interinato de Francisco León de la Barra, el grupo gobernante de Díaz, Madero llegó a la Presidencia con el mayor apoyo que ha recibido un gobernante mexicano.

Lectura 3

Balance del poder absoluto en México*

Para terminar este capítulo, haremos las consideraciones siguientes:

El actual gobierno se ha preocupado tan poco del pueblo, de la clase trabajadora, que tiene establecidos en los estados fuertes impuestos para los trabajadores que emigran aún a otras partes del país en busca de mejores sueldos. Los impuestos están disimulados bajo la forma de una contribución en los contratos de enganche, á razón de tanto por cabeza.

La situación del obrero mexicano es tan precaria, que á pesar de las humillaciones sufridas por ellos allende el Río Bravo, anualmente emigran para la vecina República millares de nuestros compatriotas, y la verdad es que la suerte allá es menos triste que en su tierra natal.

¡De toda la América, México es el único país cuyos nacionales emigran al extranjero!

¿De qué nos sirve nuestro portentoso progreso material, si no tenemos asegurado ni siquiera el sustento honrado á nuestras clases desvalidas?

Y los progresos aterradores de alcoholismo ¿por qué no se han evitado?

¿Por qué no emplea el General Díaz su mano de hierro para extirpar esa gangrena social? ¿Será más perjudicial el anhelo de la libertad, que el deseo de embriagarse?

El estudio que hemos hecho de la situación actual, se puede condensar en las siguientes frases:

En las esferas del gobierno predomina la corrupción administrativa, pues aunque el General Díaz y algunos de sus consejeros son honrados, no pueden por sí solos saber todo lo que pasa en la República; pero ni siquiera cerca de ellos; bien sabido que es entre las personas que los rodean se cometen grandes abusos, ya sea especulando con los secretos del Estado ó ya por medio de concesiones ventajosas para ellos.

Además, todos los funcionarios públicos se han acostumbrado á burlar la ley, gozan de una impunidad absoluta y están muy engreídos con el actual régimen de cosas.

En las esferas de los gobernadores tenemos en primera línea la clase privilegiada, la gente rica que goza de toda clase de garantías cuando sólo emplea su actividad en los negocios, cosa que no les cuesta mucho trabajo, porque la riqueza siempre ha fomentado el egoísmo. Parte de esta clase es constantemente beneficiada por el gobierno, y la inmensa mayoría, que no lo es, está también contenta con la situación actual, pues le permite dedicarse al lujo, al placer, á todas las voluptuosidades que le proporciona el dinero que y no solamente tiene libertad absoluta para ello, sino que goza de impunidad relativa.

Por último, tenemos la clase humilde, el pueblo bajo que nunca se ve obligado á ir á la escuela y encuentra en todas partes el medio de satisfacer sus instintos bestiales, sobre todo, el desenfrenado deseo del alcohol. Ese no sabe sí estará ó no contento, pues el triste estado de abyección á que está reducido, no se da cuenta de su situación ni sabe si podrá aspirar a elevarse.

Sin embargo, ese pueblo aplaude a todos los espectáculos que se le presentan a su vista; aplaude al torero, al cirquero, al cómico y también aplaude a las ceremonias

19

oficiales, que no considera sino como representaciones teatrales en gran escala, pues en el fondo, á pesar de su ignorancia, bien comprende que todo cuanto le dicen es mentira.



Por lo expuesto se verá como puede decirse que la mayoría de las República está contenta con el actual orden de cosas. Pero los únicos que no están contentos, son los intelectuales pobres que no han sufrido la corruptora influencia de la riqueza, entre los cuales se encuentran los pensadores, filósofos, escritores; los amantes de la Patria y de la libertad; la clase media que no tiene grandes distracciones, se dedica al estudio y no tiene ningún beneficio con el actual régimen de gobierno y que, en el taller, mientras pone en juego su fuerza física para el desempeño de su tarea diaria, deja vagar su inquieta imaginación por el espacioso campo del pensamiento, concibiendo brillantes ensueños de redención, de progreso e igualdad; por último, entre las clases obreras, el elemento seleccionado que aspira a mejorar y que ha llegado á formar ligas poderosas, a fin de obtener por medio de la unión la fuerza necesaria para reivindicar sus derechos y realizar sus ideales.

A pesar de lo modestos de estos elementos, la patria tiene cifradas en ellos sus esperanzas y serán los que la salven.



Lectura 4

Convenio de Ciudad Juárez*

En Ciudad Juárez, a los 21 días del mes de mayo de 1911, reunidos en el edificio de la Aduana Fronteriza los señores licenciados don Francisco S. Carbajal, representante del gobierno del general Porfirio Díaz, doctor don Francisco Vázquez Gómez, don Francisco Madero y licenciado don José m. Pino Suárez, como representantes los tres últimos de la Revolución, para tratar sobre el modo de hacer cesar las hostilidades en todo el Territorio Nacional, y considerando:



  1. 1. Que el señor general Porfirio Díaz ha manifestado su resolución de renunciar la Presidencia de la República antes que termine el mes en curso.

  2. 2. Que se tiene noticias fidedignas de que el señor Ramón Corral renunciará igualmente la Vicepresidencia de la República dentro del mismo plazo.

  3. 3. Que por ministerio de la Ley el señor licenciado don Francisco L. De la Barra, actual Secretario de Relaciones Exteriores del Gobierno del señor general Díaz, se encargará interinamente del Poder Ejecutivo de la Nación y convocará a elecciones generales dentro de los términos de la Constitución.

  4. 4. Que el nuevo gobierno estudiará las condiciones de la opinión pública en la actualidad para satisfacerlas en cada Estado dentro del orden constitucional y acordará la conducente a las indemnizaciones de los perjuicios causados directamente por la Revolución.

Las dos partes representadas en esta conferencia, por las anteriores consideraciones, han acordado formalizar el presente
CONVENIO

Único

Desde hoy cesarán en todo el territorio de la República las hostilidades que han

20

existido entre las fuerzas del gobierno del general Díaz y las de la Revolución, debiendo éstas ser licenciadas a medida que en cada Estado se vayan dando los pasos necesarios para restablecer y garantizar la tranquilidad y el orden público.



Transitorio

Se procederá desde luego a la reconstrucción o reparación de las vías telegráficas y ferrocarriles que hoy se encuentran interrumpidas.

El presente convenio se firma por duplicado.

Francisco S. Carbajal. F. Vázquez Gómez. Francisco Madero. J.M. Pino Suárez.

Lectura 5

Plan de Ayala*

Teniendo en consideración que el Presidente de la República señor don Francisco I. Madero ha hecho del Sufragio Efectivo una sangrienta burla al pueblo, ya imponiendo contra la voluntad del mismo pueblo en la Vicepresidencia de la República al licenciado José María Pino Suárez, ya gobernadores de los estados designados por él, como el llamado general Ambrosio Figueroa, verdugo y tirano del pueblo de Morelos, ya entrando en contubernio escandaloso con el Partido científico, hacendados feudales y caciques opresores, enemigos de la revolución proclamada por él, a fin de forjar nuevas cadenas y de seguir el molde de una nueva dictadura más oprobiosa y más terrible que la de Porfirio Díaz; pues ha sido claro y patente que ha ultrajado la soberanía de los estados, conculcando las leyes sin ningún respeto a vidas e intereses, como ha sucedido en el Estado de Morelos y otros, conduciéndonos a la más horrorosa anarquía que registra nuestra historia contemporánea; por estas consideraciones declaramos al susodicho Francisco I. Madero, inepto para realizar las promesas de la revolución de que fue autor, por haber traicionado los principios con los cuales burló la fe del pueblo y pudo haber escalado el poder, incapaz para gobernar por no tener ningún respeto a la ley y a la justicia de los pueblos y traidor a la Patria por estar humillando a sangre y fuego a los mexicanos que desean sus libertades, por complacer a los científicos, hacendados y caciques que nos esclavizan, y desde hoy comenzaremos a continuar la revolución principiada por él, hasta conseguir el derrocamiento de los poderes dictatoriales que existen.

2º Se desconoce como jefe de la Revolución al C. Francisco I. Madero y como Presidente de la República, por las razones que antes se expresan, procurando el derrocamiento de este funcionario.

3º Se reconoce como Jefe de la Revolución Libertadora al ilustre general Pascual Orozco, segundo del caudillo don Francisco I. Madero, y en caso de que no acepte este delicado puesto, se reconocerá como Jefe de la Revolución al C. General Emiliano Zapata.

7º En virtud de que la inmensa mayoría de los pueblos y ciudadanos mexicanos no son más dueños que del terreno que pisan, sufriendo los horrores de la miseria sin poder mejorar en nada su condición social ni poder dedicarse a la industria o a la

21


agricultura por estar monopolizadas en unas cuantas manos las tierras, montes y aguas, por esta causa se expropiarán, previa indemnización de la tercera parte de estos monopolios, a los poderosos propietarios de ellas, a fin de que los pueblos y ciudadanos de México obtengan ejidos, colonias, feudos legales para pueblos o campos de sembradura o de labor y se mejore en todo y para todo la falta de prosperidad y bienestar de los mexicanos.

8º Los hacendados, científicos o caciques que se opongan directa o indirectamente al presente Plan se nacionalizarán sus bienes, y las dos terceras partes que a ellos les corresponda se destinarán para indemnización de guerra, pensiones para las viudas y huérfanos de las víctimas que sucumban en la lucha por este Plan.

9º Para ajustar los procedimientos a los bienes antes mencionados, se aplicarán leyes de desamortización y nacionalización según convenga, pues de norma y ejemplo pueden servir las puestas en vigor por el inmortal Juárez a los bienes eclesiásticos, que escarmentaron a los déspotas y conservadores que en todo tiempo han permitido imponernos el yugo ignominioso de la opresión y del retroceso.

10º Los jefes militares insurgentes de la República que se levantaron con armas en la mano, a la voz de don Francisco I. Madero, para defender el Plan de San Luis Potosí, y que ahora se opongan con la fuerza armada al presente Plan, se juzgarán traidores a la causa que defendieron y a la Patria, puesto que en la actualidad muchos de ellos, por complacer a los tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno, están derramando la sangre de sus hermanos que reclaman el cumplimiento de las promesas que hizo a la Nación don Francisco I. Madero.


1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal