Borrador de la comisión de educación y deportes el lunes 30 de junio de 2014



Descargar 257.83 Kb.
Página3/9
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño257.83 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Esto es todo, gracias.


La señora PRESIDENTA: Muchísimas gracias, senadora Sequera.

A continuación, por el Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el senador don Emilio Álvarez Villazán.

El señor ÁLVAREZ VILLAZÁN: Gracias, señora presidenta.

En primer lugar, me sumo a la bienvenida al presidente del Consejo Superior de Deportes. Me gustaría comenzar diciendo que coincido con los reproches que le han hecho otros portavoces sobre su tardanza en comparecer. Como decía el señor Maldonado, quizá en el Congreso no haya sido así, pero, al leer los Diarios de Sesiones de su última comparecencia en dicha Cámara, observo que los portavoces en el Congreso creo que todos, excepto el del Grupo Popular, como es lógico se quejaban de la tardanza con que usted había acudido a dar información. Y la verdad es que es una pena porque, como hoy mismo hemos visto aquí, se ha tenido que retirar una pregunta porque ya no procedía su respuesta, creo que era relativa a las subvenciones para los deportistas de las islas, y otras preguntas, ya sea por los medios de comunicación o por su comparecencia en el Congreso, también se han resuelto. Por esta razón le pido que procure comparecer con más frecuencia en lo que queda de legislatura en esta Cámara, que es la que a nosotros nos afecta. A estas alturas de la legislatura, no creo que nadie tenga ninguna duda de que el Gobierno considera al Senado una cámara de segunda lectura, y la prueba la tenemos también en la propia Ley de sucesión pues ni tan siquiera se dignó a intervenir ningún miembro del Gobierno para defenderla, como hizo en el Congreso. Por tanto, es algo que no nos extraña.

A pesar de las críticas que hayamos hecho todos los portavoces, las pocas veces que hemos podido, siempre hemos manifestado todo nuestro apoyo a la labor que está realizando en el deporte, porque es verdad que hay distintos tipos de hacer política deportiva pero hay muy poco margen, sobre todo en época de restricciones económicas, para llevarla a cabo. Hemos demostrado nuestra buena fe apoyándole en aquello en lo que creíamos que usted estaba trabajando.

En el poco tiempo de que dispongo, me gustaría enumerar algunos de los aspectos que usted ha señalado. Voy a empezar por el orden en el que usted ha intervenido. En cuanto a las inspecciones de trabajo de la Seguridad Social a los clubes y asociaciones, es evidente que hay que buscar soluciones. Usted ha dicho que se va a publicar un informe en el mes de julio en el que vamos a dar unas pautas sobre cómo se puede solucionar este asunto. De acuerdo, bienvenidas sean. Pero, ¿no cree que quizá se están retrasando demasiado estas soluciones? Hasta la propia Comisión de Deporte y Juventud de la Federación de Municipios y Provincias hace poco aprobaba una propuesta supongo que se la han remitido a usted ya en la que manifestaban su profunda preocupación por este sistema. Nadie pone en duda que estamos hablando de un tema, en principio, exclusivamente del ámbito de la administración de la Seguridad Social, pero, conociendo la realidad del deporte en nuestro país, sabemos la importancia que tienen estos voluntarios, sobre todo en pequeños municipios, que son los que hacen posible que se mantenga la actividad deportiva con una mínima calidad y que cobran cantidades irrisorias. Antes se ha hablado de cuidar el campo, pero también de entrenar a los chavales, es decir, ellos hacen de todo con unas cantidades simbólicas, que no voy a repetir, porque sé que usted las conoce perfectamente y usted sabe que esto es injusto. Sin poner en duda que la inspección de la Seguridad Social tiene que hacer lo que tiene que hacer, es urgentísimo dar una solución a esta cuestión.

Por tanto, mi grupo espera que en este informe que nos ha anunciado que se publicará en julio se aclare la situación de estas personas que forman parte de este importantísimo grupo de voluntariado deportivo y que se pueda articular una propuesta que haga compatible que se compense a estos voluntarios que hacen tanto por el deporte, sin que la inspección de la Seguridad Social tenga que actuar en contra de los clubes, porque salimos perdiendo todos: los clubes, el deporte, y los afectados, particularmente.

En segundo lugar, ha hablado también de la Agencia Antidopaje, y usted sabe que aprobamos la ley por unanimidad. Estamos totalmente de acuerdo con el funcionamiento de la nueva agencia, y lo apoyamos, ya que nos parece un avance fundamental para el control del dopaje en nuestro país, pero las cosas a veces se hacen, no diré que con cierta calma o con desidia porque probablemente no sea así, pero no como deberían hacerse. Y pondré un ejemplo. El cambio de los tres directores generales en tan poco tiempo es una mala imagen, y conste que no voy a poner en duda la valía de ninguno de ellos. Incluso el último, el señor Gómez Bastida, estoy convencido de que será un excelente director de la agencia puesto que tiene sobrada experiencia y acreditado su empeño en la lucha contra el dopaje. Nos habría gustado que hoy hubiera venido aquí; estábamos esperanzados en que, de no venir el señor Quintanar, al menos viniera él para habernos ofrecido estos datos, aunque no dudo en absoluto de los que usted pueda darnos, no quiero que me malentienda, pero repito que nos habría gustado que hubiese sido don Enrique Gómez Bastida quien hubiera estado hoy aquí dándonos estos datos de la agencia.

Y déjeme que le diga que hay también otros detalles y otras actitudes y esto afecta al grupo político que le mantiene a usted como, por ejemplo, la de nuestra compañera, la senadora Marta Domínguez, quien ha presentado una demanda ante la Audiencia de Palencia para poner en duda la validez del pasaporte biológico, a favor del cual ella votó aquí. Son detalles que no creo que favorezcan la buena imagen que hemos de dar respecto de la agencia, que, como digo, no pongo en absoluto en duda.

Nos gustaría que nos dijese si es cierto –y creo que fue el propio director quien lo anunció que probablemente la agencia intervendría en relación con el dopaje en el fútbol. No sabemos si esto se va a hacer; no sé si me habré distraído, pero no le he oído decir nada en este sentido. Me gustaría que nos garantizase que los controles se están haciendo adecuadamente y ya no tenemos que recordar las declaraciones de la primera directora, que a finales de 2012 hablaba de que los controles no se hacían adecuadamente. Quisiera saber si eso se ha evitado definitivamente.

Quiero manifestarle nuestra preocupación por la Ley del deporte profesional, a la que usted se ha referido. En una de sus primeras comparecencias aquí, en la que yo pude intervenir, ya le dije que me parecía una pena que hubiera habido una subcomisión del deporte profesional trabajando en la anterior legislatura en el Senado durante dos años, con infinidad de comparecientes, y que luego ese trabajo pudiera tirarse por la borda porque quizá no se fiaban ustedes, cuando en realidad la subcomisión aprobó todas las conclusiones por unanimidad de los grupos parlamentarios, incluido el Grupo Popular. Dice usted que se sigue trabajando en ello, pero permítame que le diga que con demasiada lentitud. Supongo que habrá razones para ello, pero dada la necesidad de un marco legal que sirva para afrontar todos los problemas que hay en nuestro deporte profesional, cuanto más se retrase, supondrá un perjuicio enorme para todos.

Nos preocupa, por supuesto, todo lo que se conoce como juego limpio financiero. Sabe usted que nuestro portavoz en el Congreso siempre le insiste en esta cuestión, quizá con más vehemencia que yo ya que él tiene más datos y está más al día en todos estos aspectos, pero he de decirle que en función de los últimos datos que usted le ha manifestado, yo sigo ratificándome en la preocupación que él le ha manifestado en el Congreso. Si es verdad que se han reducido 200 millones de deuda nos parece bien, pero nos parece poco de cara a lo que se podría esperar teniendo en cuenta que ya han pasado dos años largos desde que usted se hizo cargo del Consejo Superior de Deportes. Además, en una situación de crisis como la actual resulta muy poco comprensible que tengamos que hacer todos una serie de ajustes, en la educación, en la sanidad y en la dependencia, y que los clubes sigan debiendo más de 600 millones de euros a la Seguridad Social más unos 3600 millones de deudas totales de los clubes. Sería bueno que nos facilitasen todos los datos con total claridad, como le hemos pedido en el Congreso. Estamos seguros de que se están haciendo cosas intentando reducir la deuda, es decir, sabemos que la mayoría de los clubes están haciendo su trabajo, pero nos gustaría conocer con toda claridad qué clubes en concreto lo están haciendo, cuáles no y en qué plazo se prevé que pueda haber una mayor reducción de la deuda. Y ya le digo que entendemos que no se puede pasar de deber toda esa cantidad a decir que a partir de un año no se va a deber nada, porque estaríamos poniendo en peligro la pervivencia de los clubes.

Sin abusar de su paciencia, señora presidenta, me gustaría referirme al racismo, a la xenofobia y a la intolerancia en el deporte, en la que se incluye la homofobia. En cuanto al racismo, he oído y leído críticas que se le hacen a usted, y que quizá comparto, en cuanto a que no se ha reaccionado con suficiente rapidez y contundencia en un tema tan grave como el del racismo. Hay quien piensa que ha habido cierta tibieza del Consejo Superior de Deportes ante estos hechos. Me gustaría que usted nos ratificase que no; que en ningún caso, ni de racismo, ni de xenofobia ni de homofobia, se va a permitir una actitud tibia, porque me parecen temas muy graves.

En relación con la licencia única deportiva los portavoces ya han hablado de ello y no me voy a extender puesto que comparto todo lo que se ha dicho. No tiene sentido alguno embarcarse en un proyecto que está rechazado por la mayoría de las federaciones, tanto por las estatales como por las autonómicas. Por tanto, el que se haya incluido el proyecto en la ley de la que hemos hablado, como es una práctica habitual del Gobierno, no nos ha sorprendido. Esperemos que se haga algo razonable, y ya que se ha iniciado este proceso, esperamos que acabe de la manera mejor posible para las federaciones, es decir, que no se detraiga dinero a las federaciones autonómicas, por supuesto, y que no se perjudique ni su funcionamiento ni el de las estatales.

Quiero plantearle otro tema que nos preocupa y del que quizá debería usted haber hablado al referirse al juego limpio financiero. Estoy hablando de las apuestas deportivas. Las últimas informaciones que nos han llegado dicen que son preocupantes las apuestas deportivas que se están utilizando incluso para lavar dinero negro. Se dice que hay gente de otros países, pero parece que en la liga europea se están utilizando las apuestas en este sentido. Si el Consejo Superior de Deportes tiene constancia de esto, desearíamos que interviniera de la forma más contundente posible.

También nos preocupa que los ayuntamientos estén disminuyendo el presupuesto para el deporte base, que es del que ellos se ocupan. Creo que se hablaba de un −4% en este último año. Desearíamos que el Consejo Superior de Deportes intercediera en este sentido, aunque las competencias estén delegadas en las comunidades autónomas, para que se mantengan los presupuestos del deporte.

Queremos asimismo que se preste atención a la actividad deportiva orientada a la salud. Se publicaron recientemente unos datos en lo que se señalaba que el 54% de la población española no hacía deporte, lo cual, teniendo en cuenta que eso crea problemas de salud y que solucionarlos resulta mucho más caro que invertir en deporte, nos lleva a pedirles que tengan ustedes esto presente.

Habla usted de la adaptación del organigrama del Consejo Superior de Deportes. Quisiera saber si es definitiva esta reorganización o si habrá alguna más adaptándola a las nuevas necesidades.

Por supuesto, estamos totalmente de acuerdo en que se siga manteniendo el apoyo al deporte femenino; nos parece fundamental, pues cada vez necesita de mayor apoyo.

Nos satisface saber que el Consejo Superior de Deportes está siguiendo y apoyando proyectos importantes, como el mundial de vela, el ciclismo de Ponferrada, el tiro olímpico, el patinaje. Me gustaría preguntarle si los Juegos Mediterráneos del 2017 cuentan con la financiación necesaria para que puedan celebrarse con éxito y si en el Consejo Superior de Deportes ya se ha acometido alguna actuación de cara a Rio 2016.

Con esto creo que es suficiente, de hecho he excedido mi tiempo. Muchas gracias, señora presidenta, y gracias también al señor compareciente por venir aquí a comparecer.
La señora PRESIDENTA: Muchas gracias a usted, senador Álvarez Villazán.

Por último, por el Grupo Parlamentario Popular en el Senado, tiene la palabra la senadora doña Marta Domínguez Azpeleta.


La señora DOMÍNGUEZ AZPELETA: Buenos días. Bienvenido a esta Cámara, señor Cardenal.

Nuestro grupo quiere agradecerle que hoy esté con nosotros y que nos haya explicado con todo tipo de detalle los temas pendientes.

Quiero ceñirme a tres temas que considero centrales en estas comparecencias y sobre los que muchos de los portavoces que me han precedido en el uso de la palabra han hecho hincapié.

El primero de ellos se refiere a los próximos proyectos y retos del deporte español. En este punto me gustaría hablar de la licencia única. Nos hemos reunido con el Consejo Superior de Deportes y con los clubes de muchísimas partes de España, y hemos transmitido nuestra inquietud al Gobierno y al propio Consejo Superior de Deportes. Por otro lado, sabemos que el consejo y las distintas direcciones o secretarías generales para el deporte de las distintas comunidades autónomas han hablado, y en su mayoría han entendido, que la licencia única es el inicio de un camino en el que se busca la simplicidad y que los deportistas, en el nivel que sea, encuentren más facilidad para participar en los eventos que quieran dentro del territorio nacional, algo que hasta ahora no ocurría.

El objetivo principal que se busca es siempre el bien de los deportistas, por las duplicidades que existen y por la cantidad de irregularidades que hay en los procesos electorales. Se va a hacer una norma y se trata de ver qué problemas pueden surgir. Vamos a intentar buscar soluciones a este problema, porque lo que no queremos es que se encarezca la licencia, ni que las federaciones españolas recauden más dinero a costa de las autonómicas; lo que queremos es que sea por servicios prestados. Vamos a dejar de preocuparnos del dinero que recauda una federación y velar más por el deportista. Lo que a mí me importa es el deportista, que no se le encarezca la licencia, que pueda competir donde quiera y que al final nadie salga perjudicado con este cambio. Eso es lo que pretende nuestro grupo, y por eso se ha reunido con todas las partes, para poder escuchar a todo el mundo y buscar las mejores soluciones posibles. De hecho, estamos tratando de transaccionar un texto con CiU y PNV, pero lamentablemente están anteponiéndose las pretensiones partidistas y políticas a los intereses de los propios deportistas.

En segundo lugar, quiero referirme brevemente a las políticas antidopaje, que indudablemente han recibido un gran impulso en los últimos años. La reciente aprobación y puesta en marcha de la Ley Orgánica 3/2013, de 20 de junio, de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje en la actividad deportiva, ha supuesto un hito fundamental en la historia de la lucha contra el dopaje en nuestro ordenamiento jurídico. Sin embargo, se necesita profundizar en su eficacia, en su solvencia y en su investigación en cuanto a la salud del deportista. Es preciso encontrar fórmulas y esquemas más rigurosos. La lucha contra el dopaje es muy importante en términos de credibilidad de los sistemas, pero no puede eclipsar la referencia del modelo deportivo y lo que es preciso hacer en los próximos años para construirlo. La eficacia, la seriedad, el rigor y el compromiso deben ser los ejes fundamentales sobre los que debe girar la lucha contra el dopaje en el deporte español.

En tercer y último lugar, voy a referirme a otro tema aquí tratado, a las actuaciones de los inspectores de Hacienda e inspectores de Trabajo y Seguridad y Social del Estado en las entidades deportivas. El 27 de abril de 2012 el Consejo de Ministros puso en marcha un plan de choque contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social y, debido a los trabajadores que denunciaron a los clubes en Cataluña, se analizó por toda España la situación irregular que había en los clubes de todo el territorio nacional.

En concreto, en la Ley 14/2013, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, se incluyó en la disposición adicional decimosexta la creación de un grupo de trabajo para estudiar este fenómeno. Estas actuaciones derivan del Plan de lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social y tienen como objetivo cursar el alta en la Seguridad Social de aquellos trabajadores que prestan servicios retribuidos para estas entidades, como ocurre con el resto de empresas de cualquier otro sector o actividad. Está dirigido a que se reconozcan los derechos de los trabajadores que desarrollan su actividad sin que se les haya dado de alta en la Seguridad Social, quedando excluidos, por tanto, de todo tipo de derechos, tanto laborales como de protección social. Además, este se ha desarrollado en todo el territorio nacional, con lo que se evitará que muchos de los jóvenes que prestan sus servicios como monitores, ayudantes, masajistas o entrenadores se vean excluidos.

De ahí, señorías, que me sorprendan enormemente sus argumentos y pretensiones insostenibles, ya que carece de objeto y significado pedir a la Cámara Alta licitud para que no estén dados de alta los trabajadores que prestan servicio de forma irregular o regular en clubes, que en este caso son empresas. Creo que no tiene ningún sentido.

No quiero acabar mi intervención sin agradecer al Consejo Superior de Deportes el esfuerzo que está haciendo con el Plan de viabilidad para sanear las federaciones, el fomento y la consolidación del deporte femenino, que tan buenos resultados nos está dando, y la revisión de los programas ADO y ADOP, que dan estabilidad y seguridad al deportista a la hora de preparar sus objetivos.

Acabo mi intervención agradeciendo nuevamente su presencia en esta Cámara y mi confianza plena en que seguirá trabajando en beneficio del deporte español.
La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, senadora Domínguez.

Finalizado el turno de intervención de los portavoces, damos paso al turno de respuesta por parte del presidente del Consejo Superior de Deportes, don Miguel Cardenal Carro, que tiene la palabra.


El señor PRESIDENTE DEL CONSEJO SUPERIOR DE DEPORTES (Cardenal Carro): Muchas gracias, señora presidenta.

Si me lo permiten, me gustaría comenzar agradeciendo a los portavoces de los distintos grupos parlamentarios sus intervenciones. No sé si vengo mucho o poco por aquí, todo depende de los parámetros de comparación que uno utilice. Por ejemplo, si sumo las comparecencias que he realizado en las dos Cámaras, pasada ya la mitad de legislatura, compruebo que en ninguna otra legislatura un presidente del Consejo Superior de Deportes ha comparecido tantas veces entre el Congreso y el Senado. En todo caso, más allá de ese particular, estoy convencido de que me vendría bien venir más por aquí, porque en las diversas intervenciones de los portavoces he encontrado una gran sensibilidad era de esperar, pero es bueno experimentarlo en persona hacia los temas del deporte, así como múltiples ideas, que sin duda resultan útiles para el trabajo que desarrollamos en el consejo. Por consiguiente, en la medida en que sigan solicitando mi comparecencia y tengan interés en que venga procuraré invitar –pero, como saben, al final la decisión no es mía− a la Mesa de la Cámara para que pueda venir con más asiduidad siempre que tengan un hueco u ocasión en su actividad parlamentaria.

También me gustaría aclararles que yo no vengo aquí voluntariamente, dicho entre comillas. Yo no he pedido ni tengo ningún interés en suplir al ya exdirector de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, ha sido una decisión de la Mesa, pero cuando quieran pueden solicitar la comparecencia del actual director, pues estoy convencido de que muy gustosamente atenderá la solicitud de sus señorías. Quería que supieran que no ha sido ese el problema.

Aclarado este particular, me van a permitir que vaya contestándoles, no de manera ordenada, sino por temas. En primer lugar, me gustaría decirle al portavoz del Grupo Parlamentario Socialista que yo no veo con ninguna preocupación esta sucesión de responsables en la agencia antidopaje. Hablo con frecuencia con los responsables de la Agencia Mundial Antidopaje y puede estar usted convencido de que no ha causado ningún daño de imagen a la lucha antidopaje española, al contrario. Hay que tener en cuenta que la primera responsable de la agencia ha sido promocionada a un cargo de mayor relevancia precisamente porque estaba haciendo su trabajo con plena satisfacción y había un amplio consenso sobre su eficacia. Y creo que es bueno que las personas que hacen las cosas bien sean promocionadas a responsabilidades de mayor relevancia. Debería ser lo normal y, desde luego, así lo entiendo yo: que, cuando hay que elegir a una persona para un cargo, se busque a alguien que haya acreditado ya su competencia.

La segunda persona, que apenas estuvo tiempo en la agencia, también fue promocionada y llamada a desempeñar una responsabilidad importante. Y quien está ahora lleva mucho tiempo trabajando en la agencia; se ha relacionado con las agencias de otros países y cuando les comunicamos su nombramiento –y tuve oportunidad de hablar con los responsables de la agencia mundial, y de agencias antidopaje de otros países−, todos la acogieron con satisfacción, porque es una persona que conocían, con una amplia trayectoria en la lucha contra el dopaje y a la que consideran plenamente capacitada para dar respuesta a los retos que tiene ante sí la agencia. Por eso les digo que lo he hecho en el ánimo que me ha sido comunicado desde la Mesa de la Cámara, en cuanto a que diera curso también a esta comparecencia, pero, si su señoría o los grupos tienen interés en que el actual responsable de la agencia comparezca –insisto−, estoy convencido de que lo hará muy gustosamente. Lo que no tenía sentido es que una persona que ya no está al frente de la responsabilidad de la agencia antidopaje viniera a dar cuenta de su trabajo, porque ya no está, lo abandonó. Y lo que no queríamos era dejar esa comparecencia huérfana por ese motivo. Si la Mesa de la Cámara hubiera considerado que otra persona estuviera mejor capacitada o era más oportuno que hiciera frente a esa petición, lo hubiera hecho; yo no la he solicitado.

En cuanto a lo que tiene que ver con las inspecciones de trabajo, es muy sencillo el tema. Podemos darle las vueltas que queramos, pero creo que básicamente estamos de acuerdo en los planteamientos que se realizan; al menos, esa es mi impresión y ojalá ustedes la compartan. ¿Quién duda de la transcendencia vital que tiene el voluntariado deportivo? Incluso, yendo más allá del aspecto deportivo, que ya es importante, siendo una forma de participación de los ciudadanos en la sociedad, una manera de insertar a quienes nos visitan, una manera de promocionar a la gente que tiene menos posibilidades económicas, en fin, una forma de inclusión muy relacionada con la educación, con la transmisión de los mejores valores de la ciudadanía, ¿quién duda de eso? No creo que sobre este particular haya el más mínimo disenso, como tampoco creo que nadie duda en esta Cámara, y así se han manifestado sus señorías mayoritariamente en sus intervenciones, como he visto claramente en las expresiones que han utilizado las portavoces tanto del Grupo Parlamentario Vasco como de Entesa sobre la pertinencia de salvaguardar los derechos de los trabajadores y trabajadoras, que es lo que pretende la inspección.

Por eso, me parece que es sencillo ponernos de acuerdo –y así también se lo propongo− en qué ha ocurrido y –ojalá también− acerca de qué es lo que viene después de este trayecto. La Inspección de Trabajo, igual que la Inspección de Hacienda, elabora planes de duración normalmente plurianual, en los que se centra en determinados sectores de la actividad social para encaminar de una manera prioritaria sus inspecciones -un año puede ser el mundo de los bares y del comercio, distintos sectores sociales que seguramente no había tocado en mucho tiempo−, y decidió que convenía también acercarse al mundo del deporte, para comprobar en qué medida se estaba llevando a cabo de una manera razonable el cumplimiento de las normas de protección social de los trabajadores, quizás expoliados porque se habían producido muchas denuncias y quizá también –y en esto sí le puedo dar la razón al portavoz del Grupo de Convergència i Unió, el senador Maldonado− porque muchas de esas denuncias habían ocurrido en el ámbito de Cataluña, que tiene un importante tejido asociativo, en el que hay muchos trabajadores. Estos son dos principios que no se contraponen, sino que son perfectamente compatibles: el respeto a los derechos de los trabajadores y trabajadoras de esas entidades deportivas, y el fomento y protección de ese fenómeno asociativo y lo que comporta a quien trabaja ahí de una manera voluntaria.

1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal