Borrador de la comisión de educación y deportes el lunes 30 de junio de 2014



Descargar 257.83 Kb.
Página5/9
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño257.83 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9


No voy a renunciar –me lo ha señalado en varias ocasiones− a la paternidad de esta idea. No lo considero un ataque al deporte. Para mí no aporta nada que a usted le hayan ido a decir unas federaciones españolas que están en contra, yo le podría decir que también han venido algunas federaciones autonómicas, y algunas de Cataluña, a decirme que están a favor. Creo que entraríamos en una dinámica en que ambos podemos sostener esto, pero no es una norma al servicio de un proyecto político global. Nosotros, con el debido respeto a las opiniones contrarias, sí entendemos que encuentra una ubicación adecuada en esta norma porque la licencia deportiva es como cualquier otra licencia administrativa, por eso las federaciones ejercen, como nos recordaba alguno de los portavoces, funciones públicas por delegación. Todos saben que si se presenta un recurso es de naturaleza administrativa, que la jurisdicción competente es la jurisdicción contencioso-administrativa y que se trata de una norma que no es la única licencia administrativa que se plantea. Pero, más allá de las muchas consideraciones que se pueden hacer y que se deben hacer −les agradezco sinceramente todas y cada una de las cuestiones que han señalado al respecto, entenderán que mi postura es coincidente prácticamente con la indicada por la portavoz del grupo parlamentario en el Senado-, y teniendo en cuenta la filosofía a la que me he referido, me gustaría recordar aquí, si me lo permiten sus señorías, que desde el proyecto inicial −que está publicado en el Boletín Oficial de las Cortes Generales− al texto que llega al Senado se han incorporado muchas modificaciones, y esas modificaciones son fruto del diálogo que hemos mantenido durante este tiempo con diversas instituciones, con afectados, con las federaciones españolas, por supuesto, también con las federaciones autonómicas, así como con los grupos parlamentarios y especialmente con el que comenzamos pactando una enmienda transaccional en el Congreso ante una proposición no de ley que había presentado el Grupo Parlamentario Vasco en el Congreso. Pero ese es un buen índice de la actitud con la que el Consejo Superior de Deportes, el Gobierno, ha acudido para tratar sobre esta materia. Por favor, comparen los dos textos. Considero –lo digo aquí sin ambages, sin ningún rubor− que esas críticas que hemos recibido, como las que hoy se han formulado aquí, nos han ayudado a mejorar el texto. No tengo la más mínima duda de que el texto que se va a someter a la consideración de sus señorías, con las enmiendas que estimen conveniente aprobar, va a ser un texto mucho mejor que el que habíamos elaborado nosotros en el Consejo Superior de Deportes. En esa ronda de contactos que tuvimos, entre otros, por ejemplo, me reuní con la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña, después de esas cartas, a las que ha hecho referencia, y hemos tenido un diálogo sincero, franco y muy constructivo con la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña, que han entendido, como no podía ser de otra manera, que viviendo como vivimos en un país tan plural y con tantas sensibilidades distintas, había que buscar puntos de encuentro entre lo que ellos planteaban, lo que proponíamos nosotros o lo que presentara cualquiera de los grupos parlamentarios en esta Cámara ya que iba a ser diferente. No tengo la menor duda –me va a permitir que se lo diga así− que su percepción del proceso de diálogo y de negociación que hemos llevado a cabo con ellos no queda fielmente reflejado en la imagen que su señoría ha empleado. Su señoría tiene esa opinión, pero −permítame también que se lo diga− el tono de las muchas horas dedicadas a trabajar con ellos, como con tantas otras entidades, no queda reflejado en esa postura.

Asimismo –si me lo permite−, creo que nadie tiene derecho a considerarse o a erigirse en portavoz o en interlocutor único y exclusivo de la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña. Esto se lo digo porque nosotros ya alcanzamos un acuerdo con ellos en el Congreso, pero finalmente ese acuerdo que ellos creían que se iba a instrumentar a través de una enmienda presentada por su grupo parlamentario, no se llevó a efecto. Ahora mismo nos encontramos exactamente en la misma situación.

Señalaba usted, señoría, que le parece que la licencia única responde a un proyecto político global de recentralización. No lo creo así. Yo, que soy el promotor de la iniciativa, si quiere, en términos del Código Civil, el intérprete auténtico de dicha iniciativa –después lo serán las Cámaras cuando se apruebe la ley−, le aseguro que no tiene esta finalidad, este interés. Puede uno discrepar, es legítimo, con razones muy justificadas de si esto es lo mejor, lo peor o si, como señalaba algún otro portavoz, crea un problema donde no lo había. Podríamos hablar de eso, pero decir que se trata de un proyecto político global de recentralización –recojo su invitación y se la devuelvo−, yo, que he elaborado el proyecto de ley, le aseguro que no lo es, aunque se trata de una consideración interesante la que usted me traslada. Si fuera un proyecto político global habríamos sometido el interés deportivo y el mundo del deporte a un proyecto político ajeno a él. Le aseguro que no ha sido así. Nos encontramos hoy en una situación en la que yo quiero invitar expresamente al Grupo Parlamentario Catalán en el Senado Convergència i Unió a que no haga eso. Su señoría sabe que hemos acordado con la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña un texto que a ellos les gusta y que les ayudará a entender que sus intereses están mejor salvaguardados y que las inquietudes y temores que tuvieron inicialmente no se van a producir. Soy yo el que invito ahora a su señoría a que recoja esa sensibilidad de las federaciones deportivas de Cataluña y no las someta a un proyecto político global que sea óbice o valladar para que los intereses, aspiraciones y deseos de las federaciones catalanas puedan llevarse a cabo.

Hoy en el Ayuntamiento de Barcelona se va a rendir un justo homenaje − al que me quiero adherir desde aquí si sus señorías me lo permiten− a David Moner, que durante muchos años ha sido presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña. En muchas ocasiones he coincidido con el señor Moner y en muchas ocasiones he discrepado del señor Moner, pero si un gran mérito le puedo reconocer hoy –entre otros muchos, pues ha realizado una extraordinaria labor haciendo crecer las federaciones deportivas de Cataluña y, con ellas, el deporte catalán, que se ha hecho mucho más fuerte de lo que lo fue durante el tiempo precedente a su mandato en la UFEC− es que siendo clara y no ocultando su posición ideológica, nunca ha supeditado su defensa del deporte catalán a las posturas o pretensiones de lo que era su grupo ideológico más cercano, lo cual, insisto, es un gran valor. En muchas ocasiones le hemos visto defender valientemente lo que él consideraba bueno para el deporte catalán. No obstante, hoy tenemos un punto de encuentro que no es el querido por las federaciones catalanas, como tampoco el querido por el Consejo Superior de Deportes sobre la licencia única.

Su señoría, el portavoz del Grupo Parlamentario Catalán en el Senado Convergència i Unió –como el señor Moner-, el señor Maldonado, tiene una acreditadísima y amplia trayectoria de servicio al deporte, desde las más altas responsabilidades y desde los lugares más desconocidos en organizaciones no gubernamentales. Siempre he oído hablar muy bien de su señoría a pequeñas entidades cada vez que he visitado Cataluña. Sé de su defensa de esas entidades y del deporte catalán. Por eso hoy le invito a que haga valer lo que el deporte catalán y las federaciones deportivas catalanas entienden como lo oportuno en este punto.

Por último, entre las cuestiones que me señalaba en su intervención, en cuanto al centro de alto rendimiento y la subvención del año 2011, para contextualizar este fenómeno me gustaría, pues creo que es justo hacerlo, recordar la importante –utilizaría otro calificativo- cantidad de millones de euros que el Gobierno de la nación, el Gobierno central ha invertido en esa infraestructura; la mejor de las que existe ahora en España, financiada en buena medida, al menos en un 50%, con el dinero que año a año ha ido depositando el Gobierno. Por eso, quien quiera valorar en su justa medida la trayectoria del CAR y su relación con el Gobierno de la nación considerará que ha sido seguramente la institución privilegiada, la niña de los ojos del Consejo Superior de Deportes. No se trata de una valoración sino de datos que se pueden acreditar con cifras, con muchos millones de euros.

Accedí a la responsabilidad de presidente del Consejo Superior de Deportes en enero de 2012 y usted me preguntaba por la subvención de 2011. Lo que sí le puedo señalar es que el tiempo que llevo en el Consejo Superior de Deportes ha sido una etapa complicada porque, como es conocido, el Gobierno de la Generalitat ha incumplido reiteradamente las normas de estabilidad presupuestaria, lo cual dificultada las transferencias, y me he referido a la Generalitat, pero hubo un momento en que creo que todos los gobiernos de comunidades autónomas o todas las comunidades autónomas, más que los gobiernos, se encontraban en esa situación. En este sentido, el trabajo que he realizado ha sido para que siempre llegaran los recursos disponibles que han estado en mi mano al centro de alto rendimiento, pues creo que desarrolla un trabajo excelente allí, porque considero que se trata de un instrumento básico para la preparación de nuestros deportistas y porque creo que se lo ha ganado. Este año celebrábamos los 25 años del CAR y se le entregaba la placa de la Real Orden del Mérito Deportivo. Creo que el CAR tiene derecho a esos recursos pues ha acreditado realizar un magnífico trabajo y una excelencia en la utilización de todos los recursos que se han puesto a su disposición. Con ese mismo ánimo, y no hablo de propósitos sino de hechos contrastados, seguiré trabajando.

En cuanto al resto de materias planteadas por los portavoces de otros grupos, el de la licencia única ha centrado la intervención de la portavoz del Grupo Parlamentario Vasco en el Senado. Agradezco la generosidad de su grupo en el Congreso y nos gustaría seguir trabajando en este asunto. Sabemos que esta fórmula no es la que deseaba su grupo, pero con la lógica de la negociación y la misma franqueza seguiremos trabajando para mejorar todos los aspectos. Nos han hecho llegar algunas posibles mejoras del texto y, junto con el Grupo Parlamentario Popular en el Senado, seguiremos esforzándonos por intentar incorporar cuantas más mejor. Somos los principales interesados en que este sistema funcione.

En cuanto al Eibar, tema en el que se centró parte de la intervención del Grupo Parlamentario Vasco durante mi última comparecencia en el Congreso, quiero decir que en estos momentos se han suscrito ya el 92,69% de las acciones necesarias para la ampliación de capital. Quedan 24 días para el cierre, periodo que se ha acortado porque, en principio, era más largo. En este caso, señoría, al igual que ocurría con las inspecciones de Trabajo, quiero decirle, como le decía al portavoz de su grupo en el Congreso, que estamos de acuerdo en el 99%. Ambos estábamos de acuerdo en que el Eibar no debía tener ningún problema en cubrir el capital social de esta ampliación. Si hemos mantenido esta exigencia –y lo decía allí- es porque lo consideramos bueno para el deporte profesional. La lección que nos va a dar el Eibar –que nos ha dado muchas a lo largo de su historia− es la de que los políticos no tenemos que asustarnos cuando se produzcan asuntos relativos al deporte profesional sino mantener que las normas que hemos aprobado deben cumplirse. Yo le decía a la portavoz en el Congreso, a la diputada señora Robles, que el 1% de la discrepancia estaba en la capacidad que tenía el Eibar para cubrir esa ampliación de capital. Los hechos han demostrado que en ese 1% tenía razón. Pero le elogiaba y le elogio también en su intervención la importancia de defender a estas entidades pequeñas, con las que hay que tener, como me ha requerido, la misma consideración que con las grandes.

Posteriormente haré mención a la cuestión porque así me lo ha requerido el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, pero la parte desdeñable y la no desdeñable de los males de que adolece nuestro fútbol profesional derivan de que en un determinado momento los responsables políticos, en el año 1995, ante una situación complicada no tuvieron el valor, el arrojo de aplicar las normas y las cambiaron, porque debían descender a dos equipos. Si cada vez que un equipo de deporte profesional tiene un problema le cambiamos la norma, los equipos del deporte profesional van a saber –y esa es la composición de lugar que se hicieron- que daba igual las normas que aprobáramos pues cuando llegara el momento de aplicarlas iba a ser como el cuento del lobo, que el lobo no venía. Y si el lobo no venía, en enero de 2012, cuando llegué al Consejo Superior de Deportes, me encontré con una deuda, en el fútbol profesional superior a 4000 millones de euros, y eso no podía pasar. En todo caso -señalaba en el Congreso y lo reitero aquí-, tenía la convicción, la absoluta seguridad de que el Eibar no iba a perder la categoría por no poder cubrir esta ampliación, y que si eso fuera a ocurrir era causa para haber cambiado la norma, pero que eso no iba a ocurrir. Hoy, los hechos, felizmente, y creo que felizmente para todos, apuntan a que esa predicción que hice se va a cumplir en muy poco tiempo. Y porque creo que esa defensa del Eibar sociedad anónima era una causa justa que había que sostener y era un ejemplo que había que poner en valor y que tenía sitio y debía tenerlo en esta Cámara, le felicito y le agradezco su interés, y le reitero la invitación que en una situación más comprometida le dirigí a su colega, la portavoz del Grupo Parlamentario Vasco en el Congreso; entonces, cuando ella dudaba seriamente de que ese 1% fuera a caer de mi lado y no del suyo y que entendía que el Eibar iba a tener problemas para estar el año que viene en el fútbol profesional, me comprometí a acudir al primer partido del Eibar en primera división, en Ipurua, en la próxima temporada, y sería un placer y una satisfacción, creo que también tiene derecho a ello, que nos acompañara su señoría en esa fecha de agosto o de septiembre, que pronto sabremos cuando se realice el sorteo.

Señoría, creo haber contestado a las inquietudes que ha planteado en su intervención y aprovecho la ocasión para volver a agradecérselo.

En cuanto a las preguntas del Grupo Parlamentario Socialista en esta Cámara que pudieran quedar pendientes, la que tiene que ver con la ley de deporte profesional le doy la razón en que mi intención –esa intención la había manifestado- es que este proyecto de ley hubiera llegado antes a las Cámaras. No ha podido ser por circunstancias que cada uno considerará si son justificadas o no y respecto a los diversos trabajos parlamentarios que hemos ido realizando cuando ha acabado una norma hemos empezado por otra y nos parecía que no teníamos fuerzas -nunca ha ocurrido- en el Consejo Superior de Deportes para sostener al mismo tiempo dos proyectos parlamentarios de calado, como han sido la ley de dopaje y actualmente ese artículo, en el que tenemos mucha fe, sobre las oportunidades que va a generar para la mejora del sistema deportivo español, al que ya se ha aludido aquí. En todo caso, sepa usted, y téngalo claro, señoría, se lo aseguro, que no es por desprecio al trabajo que haya realizado la subcomisión; al contrario, esos trabajos los hemos tenido en cuenta. Piense que no es algo sencillo. La subcomisión acabó sus trabajos bastante tiempo antes de que finalizara la legislatura y pese a que tuvieran en caliente esos trabajos, tampoco el Gobierno de entonces, el Gobierno del Partido Socialista, fue capaz de traer un proyecto de ley sobre deporte profesional a las Cámaras. (El señor Álvarez Villazán: Se adelantó la legislatura.) Me dice que se adelantó la legislatura, yo no le quiero discutir su opinión, pero le invito a que mire el tiempo transcurrido entre el final del trabajo de la subcomisión y la convocatoria electoral, pese al adelanto electoral, y verá que transcurrió tiempo, en mi opinión, más que suficiente para haber traído un proyecto de ley y haberlo tramitado.

Sí le invitaría -creo que es oportuno, lo hemos hecho desde el principio y no me cansaré de hacerlo con el mismo ánimo- a su señoría y a todos los grupos aquí presentes a que el trabajo que se está realizando con el deporte profesional no lo consideren un trabajo exclusivo del Gobierno. Me encantaría que el resto de grupos –lo he hecho también en el Congreso y he recibido iniciativas interesantes- lo quisieran considerar también como suyo.

No se trata de decir aquí que cuando el Gobierno del Partido Socialista se fue tras las elecciones, el fútbol profesional debía 4100 millones y aumentaba su deuda en varios cientos de millones cada año y aumentaba todos los años la deuda con la Agencia Tributaria y aumentaba todos los años la deuda con el resto de entidades, pese a que más de la mitad de los equipos del fútbol profesional atravesaron procesos concursales, y que ahora hemos llevado a cabo estas actuaciones, hemos aprobado unos reglamentos de control financiero, hemos cambiado el rumbo, hemos cambiado la cultura del fútbol pese a la crisis económica; todos los años desciende la deuda; hemos aportado transparencia; una información de la que antes carecían los grupos parlamentarios y los ciudadanos la hemos puesto a disposición de ellos, la actualizamos cada año. Yo no quiero que esto sea un mérito del Grupo Parlamentario Popular. Yo le invito a que consideren ustedes que esto puede ser suyo también, que se unan a ello, que esto lo deberíamos hacer entre todos y nadie quiere capitalizarlo. En lo que –me parece- no puedo convenir con ustedes es en que no se ha producido un cambio muy profundo no solo en la actitud del Gobierno hacia este problema, no solo en la actitud del propio fútbol profesional, sino también en los resultados económicos que están a la vista de todos.

Como usted señalaba, en las auditorías que hemos publicado, las del año 2012-2013, a 30 de junio, por tanto, con un año y medio del Gobierno del Partido Popular, ya se ha dado por primera vez en la historia una reducción de cientos de millones de euros en el pasivo de los equipos de fútbol sin que hayan influido, como ha pasado en los años anteriores, las quitas de los procedimientos concursales de una manera significativa; se ha reducido la deuda con Hacienda. A usted le parece poco. Creo que no es sencillo frenar un barco en marcha y que cambie de dirección. Es una respuesta del Ministerio de Hacienda de junio de 2013, y ya se ha producido una reducción muy significativa como no se había dado nunca, señoría.

Únanse, dennos ideas, vayamos a hacerlo todos juntos. Lo que no entiendo es que lo consideren prácticamente un demérito. La percepción que me trasladan de la opinión pública y de las propias entidades deportivas es bastante favorable sobre los resultados que se han obtenido, insisto, a nivel internacional también. Me apena que lo que nos están reconociendo fuera de aquí, lo que nos está reconociendo la UEFA, que lo ven como un proceso asombroso de cambio de tendencia en el fútbol español, sin embargo, aquí parezca que no ha ocurrido. Y está manifestándose cada día, hace apenas tres o cuatro se anunciaba la venta de un equipo de baloncesto a un grupo de inversión extranjero. Ya son varios los equipos de fútbol que han sido objeto de eso mismo, y en estos días lo estamos viendo en los medios de comunicación. Eso no ocurría antes, nadie se interesaba antes por invertir en el deporte profesional español porque lo consideraban un negocio ruinoso, sin transparencia, sin reglas claras y que era imposible rentabilizar. Ahora estamos consiguiendo esa buena reputación.

Yo lo he señalado en varias ocasiones, en mis primeros 18 meses en el Consejo Superior de Deportes no recibí la visita de un solo inversor extranjero prácticamente, y ahora son constantes las personas que vienen aquí; como ocurría en Inglaterra, como ocurría en Alemania, como ocurría en Italia, ahora pasa aquí también. Vamos a alegrarnos y le invito a trabajarlo todos juntos -es una invitación que le hago-. Nosotros, desde luego, vamos a continuar en este camino de transparencia, de poner los datos a disposición de los grupos, de los ciudadanos para que nos los exijan. Es la primera ocasión en la historia en que, desde el año noventa cuando dispone el consejo de las auditorías de las sociedades anónimas deportivas, hemos puesto a disposición de la gente el informe que realizamos y nos hemos comprometido a actualizarlo cada año y resulta paradójico que se nos reclame que no estamos siendo transparentes. Hemos hecho un avance muy significativo en este sentido, y las demandas que puedan existir de mayor transparencia las iremos cumpliendo.

No tengo las informaciones a las que usted alude sobre posible lavado de dinero, lo que sí le digo es que si las conoce, lo denuncie porque es un delito muy grave, y si quiere recabar el auxilio del Consejo Superior de Deportes, por supuesto, lo tendrá; le ayudaremos en todo lo que podamos, porque de ninguna manera queremos que esto ocurra; de hecho, le recuerdo que cuando este año han aparecido grupos inversores para comprar equipos, entidades deportivas, sociedades anónimas, el Consejo Superior de Deportes ha denegado su autorización. En el pasado, esa autorización se dio para casos de los que hoy, señoría, todos nos abochornamos, por ejemplo el Racing de Santander, comprado por un inversor que ha generado problemas institucionales muy graves. Todavía colea el enorme daño que ha causado a una institución tan importante, como es el Racing de Santander, y otros casos que podríamos citar aquí, que no es cuestión de recordar ahora a sus señorías. Nosotros, con la misma presión que entonces seguramente llevó a aprobar esas ventas, este año nos hemos negado a que se produjeran ventas que no cumplían los requisitos y los requerimientos de la normativa aplicable.

Por supuesto que estamos concernidos y preocupados por las disminuciones presupuestarias que puedan experimentarse en los presupuestos de comunidades autónomas o entidades locales a las que usted ha aludido. Nosotros estamos trabajando por paliar ese fenómeno, por que llegue más dinero del sector privado también al deporte, y creo que en los últimos meses hemos tenido muy buenas noticias en este sentido, y todos las hemos visto en los medios de comunicación: grandes empresas que apuestan por el deporte, programas de patrocinio nuevos, etcétera. Pensamos que tras esa etapa tan difícil que hemos atravesado, hoy día podemos hablar ya de realidades importantes –y me remito a la hemeroteca− de muchas empresas que están fijando sus ojos en el deporte como medio para difundirse, pero que eso es lo que hace también que los deportistas dispongan de los recursos y no solo el deporte de alto nivel. En el Consejo Superior de Deportes, y también en actos en empresas, he asistido en los últimos meses a muchas presentaciones de patrocinios. Eso es lo que queremos: ayudar a nuestras entidades deportivas a que transformen su excelencia deportiva en una oportunidad de generación de recursos, y, afortunadamente, está ocurriendo.

En cuanto a la noticia de prensa relativa a la práctica deportiva, le diré que es cierto que el porcentaje, la recurrencia de la práctica deportiva en nuestro país es inferior a la de otros países con los que nos gustaría compararnos. El dato principal que yo tendría en cuenta cuando aparecen estas informaciones es que nuestra práctica deportiva ha crecido en los últimos años. Nos estamos tratando de acercar a esos paradigmas. Le agradezco que nos recuerde el camino que tenemos por recorrer, que lo tenemos que contemplar con satisfacción por los pasos que vamos dando, ver cómo los podemos dar más rápidos, y cuáles han sido las fortalezas que nos han permitido darlos. El decreto de estructura del Consejo Superior de Deportes estará listo en un plazo de tiempo muy breve, quizá sea objeto de atención en algún Consejo de Ministros antes o después de las vacaciones. Al menos, esa es la programación que tenemos prevista.

1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal