Borrador: registro de observación de actos escolares sobre 2 de abril en escuela secundaria de lujáN



Descargar 130.13 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión13.03.2017
Tamaño130.13 Kb.
  1   2   3

Villone, Yanina Ivonne. DNI: 33380343

BORRADOR: REGISTRO DE OBSERVACIÓN DE ACTOS ESCOLARES SOBRE 2 DE ABRIL EN ESCUELA SECUNDARIA DE LUJÁN.
La observación se realizó el Martes 3 de abril de 2012 en el salón de actos de la Escuela Normal Superior Florentino Ameghino de la Ciudad de Luján.
Se observaron los actos conmemorativos alusivos al 2 de abril de 1982, dirigidos a nivel secundario (turno mañana y turno vespertino).
El día del acto
Ingreso a la escuela 7.20 de la mañana. Paso la entrada de las rejas y me dirijo hacia la puerta principal verde que siempre está cerrada. Detrás de la misma, una (y a veces dos) porteras te reciben. Los primeros días me preguntaban a quién buscaba o para qué venía. Ese día, sólo me abrieron la puerta y respondieron ante mi “Buen día”.
Primeras imágenes que remiten a la conmemoración
En la entrada me “choqué” con un pizarrón verde, ubicado en línea oblicua, que decía (escrito con tizas de colores blanco y celeste) “2 de abril. Día del Veterano y los Caídos en la guerra de malvinas. 1982-2012” Debajo de la inscripción con letra imprenta “2 de abril” sombreado en blanco y celeste, con cursiva, la definición conmemorativa, destacando que estaba escrito Malvinas sin mayúscula. Además de que parecía haberse escrito la leyenda luego de haberse pegado las fotos que estaban debajo. La parte que decía “1982-2012” estaba escrito al medio en la parte inferior del pizarrón, entre las imágenes. Las fotos eran a color y estaban extraídas de páginas dobles de publicaciones que había realizado la Revista Gente durante el contexto de guerra. Al lado del pie izquiero del pizarrón habían colocado estratégicamente una planta, que días anteriores, estaba ubicada al costado de un banco de madera que debe funcionar a modo de “sala de espera en un consultorio”.

Del lado izquierdo de la puerta de entrada había otra cartelera “móvil”, un telgopor forrado en papel rosa, sujetado por un armazón de aluminio. En éste decía: “Bienvenidos a los estudiantes de los siguientes profesorados (…)” Había fotos variadas: de la fachada de la escuela, de clases, de profesores reunidos, de una sala llena de computadoras y de entrega de diplomas del profesorado.


De la puerta de entrada, continué caminando hacia la parte donde están las aberturas del edificio que dan a los patios. En una de ellas, se encontraba pegado un afiche en papel madera. El cual, ya tenía sus vértices caídos y no permitía leer bien de qué se trataba. Mantenía el mismo estilo que el de la entrada. Un título escrito en imprenta: “Historia de un conflicto” y un collage de imágenes, en blanco y negro, superpuestas que mezclaban una línea de tiempo histórica de las invasiones inglesas, con imágenes de la revista Gente de los momentos en los cuales se producía la rendición, además de un diálogo escueto con un soldado durante el transcurso de la guerra. Ninguna de estas fotos tiene epígrafe, ningún tipo de descripción. Tampoco, detalles de fuentes, ni fechas.

Otro de los afiches se encontraba pegado en una de las puertas del salón de actos. El título en imprenta decía: “Así nos informaron”. Seis imágenes (cuatro a color, dos en blanco y negro) pegadas en el afiche color madera, eran de la revista Gente también, remitían a los discursos de triunfo argentino que se propagaron durante una etapa de la contienda.


Volví hacia la entrada y caminé hacia donde se encuentra el pasillo que lleva a la biblioteca. En esta parte, antes de atravesar las puertas (una de ellas estaba abierta) que me permitían el acceso hacia ese sector, sobre la derecha hay un cuadrado de telgopor pintado color verde (para que no quede fuera de tono con el color de todos los marcos de las puertas y las ventanas), en donde se observa un póster que tiene de fondo la bandera argentina con la silueta de las islas Malvinas ubicadas en el centro de la bandera, en reemplazo del sol. En la parte superior del póster está escrito con letras amarillas: “A 30 años de aquel 2 de abril” y en la parte inferior dice: “nuestro homenaje a los hombres que izaron la celeste y blanca”. Un detalle para destacar es el de que los vértices del póster estaban cortados y eran celestes. Esto adquiere un sentido cuando vislumbro que en la parte superior-derecha del póster da detalles de su procedencia: “EGB2 Segundo Ciclo. Abril 2002”. Es decir, que el “30” que hace diez años atrás era “20” había sido reconstruido a modo de collage con los trozos de vértice color celeste que permitieron reutilizar este póster.
Me dirijo hacia el pasillo derecho, atravieso las puertas verdes y me encuentro con la cartelera de Secundaria: compuesta por cinco pizarrones amurados a las paredes de un lado del pasillo. Ya que del otro lado están los ventanales que dan a la entrada de la escuela. En el primero, un afiche color rosa retrata con letras grandes de qué se trata: “Día de la memoria”. De los cinco pizarrones, tres muestran láminas que hacen referencia al 24 de Marzo, que en la escuela de conmemoró el viernes 23 de Marzo con actividades alusivas desarrolladas en el patio y dentro de las aulas. Éstas, presentan títulos como: “Historia viva” (y el símbolo de un pañuelo de abuelas); “Nunca más”, realizados con letras que recortan de las revistas o de cartulinas, y también en imprenta con fibras más oscuras que el resto de lo escrito. Sólo uno de los tres que tratan sobre este tema, incluye imágenes y artículos de revistas. El resto, sólo posee escritura.

El espacio de estos tres pizarrones que hacen referencia al 24 de Marzo también comparte su lugar con láminas sobre el Día Internacional de la Mujer, el 8 de Marzo. El marcado contraste está presente en dos cuestiones: la primera, hay ocho afiches en relación a este tema y la segunda, predominan más las imágenes que el texto.


Contiguo a la puerta de la Sala de Profesores había un pizarrón que hacía referencia a la conmemoración del 2 de Abril de 19821. Tres elementos conformaban el sentido en conjunto. Una cartulina fondo naranja estaba ubicada en el medio del pizarrón. En el extremo izquierdo-superior había una imagen en blanco y negro, impresa por una PC que remitía a la rendición argentina: soldados caminando en fila por una calle y un soldado inglés, parado, en primer plano semi-perfil, empuñando un arma y dirigiendo su mirada hacia los combatientes argentinos. Dos carteles impresos por computadora, en imprenta: uno ubicado en la parte superior de la cartulina y el otro en el extremo izquierdo decían, respectivamente: “2 de Abril”; “Día del Veterano y de los Caídos en Malvinas”. En éste último cartel, se pueden detectar tres observaciones: la primera, todo lo que es textual está impreso, no hay escritura de puño y letra, diferencia importante con el resto de los carteles de otras temáticas. La segunda, ambas frases detalladas anteriormente, estaban escritas en imprenta. Sin embargo, tanto en la palabra “Día” como en la palabra “Caídos” se percibían las tildes no convencionales de nuestro idioma, sino las características del idioma francés. Por este motivo, estaban ilustradas así: “DÌA” y “CAÌDOS”.

Hacia el extremo derecho de la cartulina, en una hora A 4 había impresa una poesía de 1936 que era de la autoría de José Pedroni, la cual se llamaba “Las Malvinas” y sobre el fondo del texto de la prosa se vislumbraba la silueta de las islas que figura en los mapas junto a unas gaviotas que estaban impresas en los extremos de la hoja.

En ambos lados del pizarrón, tanto el izquierdo como el derecho estaban pegadas, dos láminas idénticas. Éstas provenían, por su formato y papel, de una entrega a nivel estatal o editorial-comercial. Las mismas, estaban diseñadas en color ocre, verde y amarillo. Con excepción del título en blanco: “Día del Veterano y de los Caídos en Malvinas”, todo en mayúscula y con los tildes (convencionales, esta vez) y la foto en blanco y negro: donde se aprecian los rostros de seis soldados uniformados con sus equipos y casco, dos de ellos sonrientes, eligiendo postales en un stand de lo que parecía ser un comercio. En la parte superior de estos afiches se vislumbra dos veces el símbolo del sol que posee nuestra bandera nacional. Escritos en verde dice: “2 de Abril” y “Que Malvinas no nos sea indiferente”.

En el extremo izquierdo de la lámina está encuadrado un fragmento que el maestro Julio Cao le escribió a sus alumnos de 3º B desde las islas. Y en el extremo derecho figura una reseña histórica que argumenta el porqué de la conmemoración. Ambas láminas, poseen en su extremo inferior la procedencia: “200 años Bicentenario Argentino” y “Ministerio de Educación, Presidencia de la Nación”. Además de agregar su dirección web: “www.me.gov.ar”.


Luego de pasar la puerta de la Sala de Informática, había en otro pizarrón una lámina, también proveniente del Ministerio de Educación de la Nación. Pero, esta vez, además, hace referencia a la Subsecretaria de Equidad y Calidad Educativa “Educación y Memoria”.

En esta filmina predominan los colores: celeste, azul, blanco, gris y verde. La misma, tiene como título, escrito en blanco y en imprenta: “Día del veterano y de los Caídos en Malvinas”. Y debajo, como subtítulo, dice: “Malvinas: Una causa presente en cada rincón de la patria”. El fondo está en un tono celeste más oscuro que destaca la forma del continente Sudamericano. Sobre éste, en un color celeste más claro (combinado con blanco) figura el mapa político de nuestro país. En el mismo, se marca con círculos verdes y flechas negras los lugares en cualquier punto del país que hacen referencia a Malvinas. En el extremo izquierdo del mapa se identifican con símbolos ícono-gráficos las referencias señaladas en el mismo, que localizan: escuelas, cementerios, barrios, calles, monumentos, estadios, comercios, bibliotecas, aeropuertos, universidades, plazas, localidades que se asocian, por su denominación, a las islas Malvinas.

En el pasillo izquierdo, sobre uno de sus lados, se encuentra la cartelera de Nivel Primario y Superior. Aquí, hay carteles que hacen referencia a temas administrativos, a horarios de clase, al uso y cuidado de las netbook, a la importancia de aprender (en láminas del primer grado de primaria) y dentro la diversidad de temáticas que se plasma en el pizarrón, aparece una lámina proveniente del Ministerio de Educación de la Nación, más precisamente de la Subsecretaria de Equidad y Calidad Educativa “Educación y Memoria”.

Durante observaciones anteriores2 a la fecha en la cual se conmemoró el 2 de Abril, dos de éstos afiches estaban presentados tanto en la cartelera de Primaria, como la de Secundaria3. Sin embargo, para el día de la conmemoración sólo quedaba presente uno de estos afiches en la cartelera de Primaria y Superior. Y en la de Secundaria, se reemplazó por la lámina naranja que contenía la poesía y los dos pósters provenientes del Ministerio de Educación, del año 2010 (Bicentenario Argentino).

Además de la observación de este cambio, también se notó la ausencia en el patio del material que había quedado de la actividad alusiva al 24 de Marzo4.

Esta filmina, tiene como imagen central el Monumento a los caídos en Malvinas que está situado en Puerto Madryn, Chubut5. Delante de esta ilustración se encuentran cinco dibujos6 (una maestra de grados de Primaria) y cuatro alumnos (dos de cada sexo) contemplan el monumento e interactúan entre ellos. En sus manos o entre sus pertenencias tienen (de derecha a izquierda) la Constitución de la República Argentina (la maestra), una carta de un soldado de Malvinas enviada a sus padres y un banderín de Unasur colgado de su bolso (niña 1), una frase de la canción “Sólo le pido a Dios” de León Gieco escrita en la mochila y tres prendedores que tienen la silueta de las islas y la bandera Argentina (niño 1), una primera plana de un diario sin referencia real que informa sobre el hundimiento del Crucero General Belgrano y sus sobrevivientes (niño 2) y una foto de dos abuelas en Plaza de Mayo que tienen en su mano un cartel que dice: “Las Malvinas son argentinas, los desaparecidos también” (niña 2).

Hacia el borde izquierdo del afiche se muestra la imagen de lo que parecería ser una pared donde está escrito (simulando haberse hecho con aerosol): “Patria sí, colonia no”, en imprenta y en color negro. Arriba de esto, figura también sobre una parte de la pared representada, un recuadro que dice: “A treinta años de la guerra” en color rojo y por debajo, la figura de las islas.

En la parte inferior y central del póster aparece con un formato de letra que remite a la textura de la plastilina, en color celeste y blanco (alternado): “2 de Abril” y continua en celeste con letra manuscrita: “Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas”.

Debajo de esta lámina, aparece escrito con tiza en el pizarrón esta frase, en imprenta y con un error: “Acto Día de la Memoria. Fotos: En Biblioteca (traer pendraive). Seguro que, quien lo escribió, quiso decir “pendrive”.
Preparación para el acto
Me quedo cerca de la puerta de entrada de la escuela. Todavía entraban alumnos rezagados, dos o tres. Uno de ellos dijo “Buen día” amablemente, dirigía la mirada en particular a una profesora que justo pasaba caminando. La misma, le responde ordenándole que se saque la capucha.

En Dirección, la mayoría de las veces la puerta está abierta o semi-abierta, salvo cuando están resolviendo algún conflicto particular del día, caso en el que la cierran. En ese momento, se escucha la voz de una secretaria del grupo directivo que comenta: “¿Todavía no llegó nadie de “TTP”7? Miré la hora, eran las ocho de la mañana.

Diez minutos después llega Gastón8. Está vestido de traje. Se encarga de abrir las puertas del Salón de Actos y comienza a preparar todas las cuestiones técnicas: micrófono, sonido, computadora, cañón-proyector, etc. En una de las idas y venidas hacia el lugar donde se guardan los elementos me ve y me saluda. Aprovecho para pedirle si me permite ingresar al salón con el fin de observar los preparativos. Me responde que sí, que no había problema.

Cuando me dirijo hacia el Salón de Actos, me encuentro con un hombre y una mujer que están arreglando el afiche que ya tenía los vértices despegados desde temprano. Les pregunto si eran profesores de “TTP” y me contestan que sí9. Me presento, les comento de manera resumida porqué estaba allí, qué iba a hacer ese día y que necesitaba seguir en contacto con ellos. Me pasaron sus datos y luego les consulté por quién había hecho las carteleras. Uno de ellos me responde “yo”. Él, era Alejandro10. Me explicó que se encargó de la decoración visual para el acto, porque al no haber empezado las clases de “TTP” no había tenido suficiente contacto con los alumnos como para poder elaborar esta tarea en conjunto. Además, me comentó que había encontrado el material (las imágenes en color y blanco y negro de la Revista Gente) en la Biblioteca de la E.E.M Nº 1.

Por otra parte, Laura11 fue la encargada de obtener el contacto con el excombatiente12 que asistió al Acto13. Ella, expresó que además de ser profesora, trabajaba también en el Consejo Escolar como “Administradora técnica” y conocía a Javier porque era compañero de trabajo en ese ámbito. Me confesó que estaba nerviosa porque tenía “miedo de que Javier se haya quedado dormido”. Ya que, en ese momento, lo llamaba por teléfono al celular, pero él no le atendía. “Lo que pasa que esta semana tienen charlas y actividades por todos lados, es de entender, ¡Espero que se haya despertado!”, agregó Laura.

Luego de hablar con ellos y presentarme me aparto para dejarlos continuar con su preparación. Vuelvo a dirigirme hacia la entrada de la escuela donde esperaban (algunas paradas y otras sentadas en un banco contiguo a la puerta de Dirección) las abanderadas y escoltas (de la Bandera Nacional y Bonaerense) con sus respectivas bandas. Tres, charlaban entre ellas. Dos, se acercaron al pizarrón que estaba en la intersección de pasillos y miraban las imágenes de la Revista Gente que estaban pegadas. Y una de ellas, observaba la cartelera de “Bienvenidos” de los Profesorados.


Decidí ingresar al Salón de Actos. Gastón le pidió a Alejandro si tenía el CD y éste le respondió que no, que al final no se iba a pasar14. En ese momento Laura que estaba dentro del Salón de Actos, observó que Javier estaba ingresando a la escuela y lo fue a recibir.

Mientras tanto, Aldana15 le preguntaba a los profesores (Gastón y Alejandro) como se pronunciaba “Thatcher” y “Stanley”

Laura regresó con Javier y le presentó al resto de los profesores. Luego dialogó un poco con Laura sobre el costado derecho del Salón y salió del mismo para atender el teléfono.
A las 8.45 empezaron a llegar al Salón de Actos los primeros grupos de alumnos. Las divisiones de 1º (Secundaria) comenzaron a ubicarse en la parte izquierda del Salón y los de 2º y 3º en la parte derecha. Los grupos que llegaron más temprano eran los de los primeros años de Secundaria. Un conjunto de chicas me preguntaron si se podían sentar detrás de mí. En eso, se me acercó Gastón para comentarme que debía cambiarme de lugar, porque de ese lado se iban a sentar las abanderadas y escoltas durante el Acto16.

Me moví hacia el lateral derecho del Salón. Entraron algunos varones escuchando cumbia con un celular en altavoz, otros se sentaban y no le sacaban la vista al celular último modelo que poseían. La mayoría de los chicos se sientan uno al lado del otro, en la misma fila de sillas, y detrás del grupo de chicas con las que conversan, hacen chistes y de las que intentan atraer su atención todo el tiempo. En el lateral izquierdo un grupo de chicos manipulaban una silla que intentaban terminar de romper: le pegaban patadas a las patas, tomaban el respaldo con fuerza para atrás. Todo ello, con la observación de un conjunto de chicas, que le brindaban su atención, a pesar de que para ello debían darse vuelta y darle la espalda al escenario.


El primer Acto de Secundaria
Gastón probó el micrófono y dijo: “Buen día, silencio”. Los chicos que estaban sentados adelante repitieron el pedido con una onomatopeya: “Shhh”.

La mayoría de los alumnos entraron sin el acompañamiento de los profesores/as. Dos de ellas, se ubicaron en el espacio que quedaba entre la fila de sillas del costado y la pared, del lado izquierdo del Salón. O sea, quedaron mirando de frente a un conjunto de alumnos del lateral izquierdo y, a la vez, estaban de semi-perfil al escenario. El resto de los profesores se quedaron atrás, parados, en el fondo del Salón, cerca de la puerta de entrada y salida, preparados para cuando terminara el Acto. Algunas de ellas, charlaban entre sí, otras/os miraban hacia delante algún punto fijo, mientras de fondo se escuchaba el bullicio de las conversaciones de los alumnos.

Sobre el lado derecho del Salón, dándole la espalda al escenario y de frente a los alumnos, se mantuvieron parados y estáticos (de izquierda a derecha) Javier, Laura y Aldana. No tenían el mínimo espacio para moverse y los enmarcaba un atril que sostenía un cartel con el escudo que representa a la escuela. Por lo que se vislumbraba, el Acto se iba a desarrollar debajo del escenario.

Gastón vuelve a reiterar el saludo y pedido de silencio:


Buenos días, silencio por favor…Buenos días, nuevamente. Me escuchan un poquito, por favor. Estoy esperando que se callen. Más fuerte tengo que hablar profesoras para que los alumnos me presten un poquito de atención. Hagan un poco de silencio, por favor lo pedimos, que vamos a empezar con el acto. Gracias”
Recién cuando pidió la ayuda de las profesoras el bullicio comenzó a descender los decibeles. Se escucha desde el fondo del Salón una voz femenina que dice: “Hacemos silencio chicos, por favor”.

Gastón continuó diciendo y leyendo:


Bueno, vamos a dar comienzo al acto formal:

Señora Vice-Directora de la Escuela Secundaria María de los Ángeles Provenzano, Señor Javier Balliani (Veterano de Guerra de Malvinas),

Señores Profesores,

Alumnos,

Comunidad Toda.
El día 2 de abril de 2012 se cumplieron 30 años del comienzo de una historia plagada de valentía, de arrojo, de orgullo, pero por sobre todo de mucha tristeza: el comienzo de la Guerra de Malvinas.
Damos la bienvenida a las Banderas de Ceremonia portadas por los alumnos de 6º año del Ciclo Superior”.17
Los aplausos, silbidos, el bullicio duró casi un minuto. Todos estaban parados, pero algunos decidieron sentarse cuando quisieron y todavía no se había nombrado a los abanderados.

Gastón comienza a decir, en un tono mucho más alto que el de la introducción:


Portan la Bandera Nacional
Abanderada: Fernanda Esparía
Primera Escolta: Zunino Anahí
Segunda Escolta: Carini Agustina
Bandera Provincial
Abanderada: Arguello Rocío
Primera Escolta: Hourteillan Paula
Segunda Escolta: Melano Luisina”

Las abanderadas fueron todas aplaudidas. Gastón dejaba tiempo para los aplausos a medida que las iba nombrando. Luego, Continúa:


A continuación nos ponemos todos de pié para entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino…”
En ese momento, Gastón hizo una pausa. Los alumnos seguían conversando entre ellos y el bullicio continuaba creciendo. Esperaba que Alejandro active el radiograbador con reproductor de CD que tenía el audio del Himno18. Mientras tanto, miró la hoja y continuó leyendo:
(…) que a través de su letra afirma nuestra propia historia y el deseo de respeto sobre la soberanía nacional”
Todos siguieron hablando entre ellos. Gastón dejó de mirar la hora y continuó esperando que comience el Himno. Luego de unos segundos volvió a reiterar: “En silencio”.

Para que se amplifique el sonido del Himno que provenía del radiograbador portátil, Alejandro acercó a uno de sus parlantes el micrófono.

Se logró el silencio de los alumnos con el audio del Himno, pero éstos permanecían parados con una postura forzada: se podía decir que casi no estaban erguidos, se miraban entre ellos y se reían, murmuraban, algunos cruzaban los brazos, otros miraban el piso. La mayoría entonaba las estrofas con voz extremadamente baja, algunos sólo movían los labios. Gastón miró la Bandera Nacional todo el tiempo de entonación del Himno y la única voz que se escuchaba por encima de la pista era la de Javier. Una profesora que estaba sobre el costado derecho del Salón se acercó hacia la mitad, donde comenzaba el pasillo y observó fijamente a los alumnos uno por uno, mientras éstos entonaban el himno.

Durante la parte musical anterior a la estrofa “Sean eternos los laureles que supimos conseguir” surgió un imprevisto, comenzó a “saltar” el CD lo que generó una “repetición remixada” de la parte musical que terminó en un estallido de carcajadas por parte de los alumnos. Sin necesitar la intervención de ningún adulto, dejaron de reírse y continuaron cantando las estrofas finales del Himno Nacional. Al finalizar éste, aplaudieron con bastante fervor y se dispusieron a charlar nuevamente. El grupo que estaba ubicado detrás de mí comentaba el episodio ocurrido con el audio, entre risas.



Gastón volvió a tomar el micrófono y dijo:
Vamos a continuar con el Acto, así que todo el mundo sigue sentado y callado”
El barullo siguió unos segundos más y luego comenzó a bajar otra vez. Gastón prosigue:
A continuación, la alumna Aldana Bravo de 5º E va a dirigirnos unas palabras”
Un grupo de alumnos comenzaron a aplaudir tímidamente y de manera aislada, hasta que el resto se sumó al aplauso, que estuvo acompañado por unos gritos femeninos de aliento, también.
Aldana estaba sentada del lado derecho del Salón, en primera fila. En ese momento, se paró con su hoja en la mano, tomó el micrófono que le cedió Gastón y comenzó a leer:
El 22 de noviembre de 2000, el Poder Legislativo Argentino sancionó la Ley N º 25.370, por la cual se declara el día 2 de abril como
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal