Breve descripcióN



Descargar 24.97 Kb.
Fecha de conversión05.10.2018
Tamaño24.97 Kb.
NOMBRE: Calidad del suelo


BREVE DESCRIPCIÓN

Los suelos varían grandemente en el tiempo y en el espacio. Considerando las escalas de tiempo relevantes para los geoindicadores, los suelos tienen tanto características estables (como, por ejemplo: composición mineralógica y proporciones relativas de arena, limo y arcilla) como otras que responden rápidamente a las cambiantes condiciones ambientales (por ejemplo, el congelamiento de suelos). Estas últimas incluyen la humedad y la microbiota del suelo (como nematodos y microbios), que son Investigaciones recientes muestran que la tundra de Alaska no sólo ya no funciona como un receptor de carbono, sino que ha comenzado a liberar cantidades significativas de este elemento.

Muchos suelos resisten cambios climáticos a corto plazo, pero algunos parecen experimentar cambios irreversibles, como endurecimiento y densificación laterítica, podsolización o erosión a gran escala. Las propiedades del suelo y las variables climáticas, tales como la precipitación y la temperatura media anual, pueden ser relacionadas mediante funciones matemáticas denominadas climofunciones.

La degradación química se produce por el agotamiento de los elementos solubles al ser lixiviados por el agua de lluvia, el cultivo excesivo y el sobrepastoreo, o por la acumulación de sales precipitadas debida el ascenso del agua subterránea o por las obras de irrigación. Esta degradación también puede ser causada por las aguas residuales que contienen metales tóxicos, por precipitación de ácidos y otros contaminantes transportados por el aire, así como por el uso persistente de fertilizantes y pesticidas. Un problema muy extendido es la retención de metales potencialmente tóxicos y radionucleidos (como: Cu, Hg, Pb, Zn, 226Ra, 238U) en la materia orgánica y en los minerales arcillosos del suelo. Estos y otros componentes químicos pueden ser catastróficamente liberados por lo que son comúnmente conocidos como “bombas de tiempo químicas”, donde el pH del suelo disminuye por acidificación o donde intervienen otras alteraciones ambientales (como la erosión, sequías, cambio de uso del suelo). Los suelos también actúan como una barrera primaria contra la migración de contaminantes orgánicos hacia las aguas subterráneas. Los indicadores claves son el pH, el contenido de materia orgánica, la tasa de absorción de sodio, la capacidad de intercambio de cationes y la saturación catiónica.

La degradación física es resultado del desmonte, la erosión y la compactación por uso de maquinarias. La estructura del suelo puede ser alterada de tal modo que disminuyen la capacidad de infiltración y la porosidad, incrementándose la densidad volumétrica y la resistencia a la penetración de raíces. Estos suelos impiden el drenaje y son rápidamente saturados con lo que la escorrentía resultante puede provocar una acelerada erosión y transporte de contaminantes tales como pesticidas [ver: Erosión de suelos y sedimentos]. Los indicadores claves para los suelos son la textura (especialmente el contenido de arcillas), la densidad volumétrica, la estabilidad de los agregados, la distribución granulométrica y la capacidad de retención de agua.

SIGNIFICADO

Como uno de los ecosistemas terrestres más vitales, el suelo es esencial para la continuidad de la vida en el planeta. Como fuentes, depósitos y transformadores de nutrientes de las plantas, los suelos poseen una influencia primordial sobre los ecosistemas terrestres. Los suelos reciclan continuamente restos de plantas y animales y son los mayores sistemas de soporte de la vida humana, determinando la capacidad de producción agrícola de las tierras. Los suelos pueden amortiguar y filtrar contaminantes, almacenar humedad y nutrientes, siendo también importantes fuentes y receptores de CO2, metano y óxidos nitrosos. Son un sistema clave para el ciclo hidrológico [ver: Química de las aguas subterráneas en la zona no saturada] y también constituyen un archivo de información acerca de las condiciones climáticas pasadas y de las influencias humanas.


CAUSA HUMANA O NATURAL

Los suelos pueden ser degradados o desarrollados tanto por procesos naturales como por actividades humanas. Estas últimas influyen sobre las propiedades de los suelos, al inducir el incremento de su densidad volumétrica mediante la labranza agrícola y operaciones viales, por la acidificación proveniente del uso de fertilizantes inorgánicos y por lluvias ácidas. La degradación de los suelos es una de las mayores amenazas para la sustentabilidad ambiental: sólo en la mitad del siglo pasado se redujo significativamente la productividad de más de 1200 millones de hectáreas de tierra (un área tan grande como China e India juntas). Se ha estimado que aproximadamente el 15% de los suelos localizados entre las latitudes 72°N y 57°S han sido degradados por actividades humanas: 7% a través de la pérdida de nutrientes edáficos y/o materia orgánica (principalmente en África y Sudamérica), 4% por salinización (principalmente en Asia), alrededor del 3% por deterioro físico (compactación, sellado y encostrado) y 1% por contaminación del suelo; estos dos últimos casos principalmente en Europa.



AMBIENTE DONDE ES APLICABLE

Cualquier superficie de terreno, especialmente áreas agrícolas y sin bosques.



SITIOS DE MONITOREO

Tierras no perturbadas, tales como pastizales no cultivados y bosques, pueden actuar como sitios de referencia para su comparación con suelos sujetos a cambios provocados por las actividades humanas relacionadas a la silvicultura, la agricultura y la urbanización.



ESCALA ESPACIAL

De parcela a paisajes / regional.


MÉTODOS DE MEDICIÓN

Rutinarias descripciones físicas, químicas y morfológicas. La degradación química también puede ser monitoreada mediante el análisis de las aguas subterráneas [ver: Calidad del agua subterránea].




FRECUENCIA DE MEDICIÓN

Cada 1 a 10 años.



LIMITACIONES DE LOS DATOS Y DEL MONITOREO

Las propiedades físicas, químicas y biológicas de los suelos pueden variar considerablemente tanto verticalmente, a través del perfil del suelo, como horizontalmente, por lo que es difícil seleccionar sitios representativos para el monitoreo.


APLICACIONES AL PASADO Y AL FUTURO

La morfología y la química de los suelos, tal como aparecen en los perfiles, pueden registrar cambios pasados ocurridos en el ambiente, como, por ejemplo, óxidos de hierro acumulados por inundaciones de áreas bajas, restos de carbón vegetal producto de incendios forestales, o fragmentos de alfarería realizada por los primitivos humanos. Las propiedades de los suelos antiguos (paleosuelos), soterrados o no, son indicadores de climas pasados y pueden ser usados para predecir los impactos de futuros cambios climáticos. Los períodos de fuertes lluvias, que causan meteorización y lixiviación, están indicadas por el contenido y la mineralogía de las arcillas, los revestimientos de arcilla y la relación sílice/sesquióxidos. Las estructuras de los suelos granulares pueden ser el resultado de actividades biológicas asociadas con ecosistemas de pastizales o de la acción de las heladas.




POSIBLES UMBRALES

Los umbrales de la degradación química y física varían en función al uso de los suelos (agricultura, silvicultura, disposición de residuos y otros usos).




REFERENCIAS CLAVES



Acton, D. F. & L. J. Gregorich (eds.), 1995. The health of our soils - toward sustainable agriculture in Canada . Centre for Land and Biological Resources Research, Ottawa: Agriculture and Agri-Food Canada.

Batjes, N. H. & E. M. Bridges, 1992. A review of soil factors and processes that control fluxes of heat, moisture and greenhouse gases. Technical paper 23, Wageningen: International Soil Reference and Information Center.

Klute, A. (ed), 1986. Physical and mineralogical methods. Methods of soil analysis: Part 1 . American Soil Science Society Agronomy Monograph 9.

Page, A. L., R. H. Miller & D. R. Keeney, 1986. Chemical and microbiological properties. Methods of soil analysis: Part 2 . American Soil Science Society Agronomy Monograph 9.

Peirce, F. J. & W. E. Larson, 1996. Quantifying indicators for soil quality. In Berger, A.R. & W.J.Iams (eds). Geoindicators: Assessing rapid environmental changes in earth systems :309-321. Rotterdam: A.A. Balkema.

Ringrose-Voase, A. J. & G.S. Humphrey (eds), 1994. Soil micromorphology: studies in management and genesis . Amsterdam: Elsevier.


OTRAS FUENTES DE INFORMACIÓN

El ISRIC mantiene una base de datos de los suelos del mundo. Ministerios/departamentos de agricultura, servicios geológicos, AIPEA (R. Schoonheydt, Secretario General de la Asociación Internacional para el Estudio de las Arcillas, COK Katholieke Universiteit Leuven, Kardinaal Mercierlaan 92, B-3001 Heverlee, Belgium), FAO, ISSS.


ASPECTOS AMBIENTALES Y GEOLÓGICOS RELACIONADOS

La rápida contaminación de las aguas subterráneas puede ocurrir si se excede la capacidad de los suelos a la absorción de productos químicos potencialmente tóxicos debido a niveles elevados de actividad humana. Existe un amplio conocimiento en relación a los cambios físicos y químicos en los suelos cultivados.


EVALUACIÓN GENERAL

La calidad del suelo es un indicador sensible de las perturbaciones ambientales naturales e inducidas por el hombre. Los cambios pueden afectar la calidad del agua superficial y subterránea. El monitoreo de los cambios en las propiedades del suelo puede ayudar en la predicción del valor futuro de los suelos destinados a la agricultura, la silvicultura y otros propósitos.



- -



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal