Breve Explicación Necesaria



Descargar 1.41 Mb.
Página1/13
Fecha de conversión04.07.2017
Tamaño1.41 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13










Breve Explicación

Necesaria...

Si recibes este libro por internet, te preguntarás primero que nada la razón del porqué lo envío gratuitamente a gente como tú. La causa es muy sencilla. Creo que hay mucha gente que piensa que este mundo de la homosexualidad es muy diferente de lo que en realidad es y, además de educar, darte a conocer una imagen diferente en otra vida homosexual para que te des cuenta de que en algunas cosas todos hemos pasado por cosas similares.


No he publicado este libro en papel por varias razones. Tres editoriales se mostraron interesadas en hacerlo, pero cada una de ellas me pedía o los derechos de autoría o el pago de un dinero que francamente no tengo. Así que decidí regalarlo en internet, eso nos pone a mano a tí y a mí... Ni tú gastas dinero en un libro, ni yo le invierto más a este asunto.
Nadie se hace rico de escribir, a menos que tengas el capital para promoverte o una fortuna para imprimirte. El prestigio no viene de la nada. Esto, como ves, no se trata ni de una broma, ni de un virus ni de nada similar. He recibido muuuuuuy buenas críticas de esta redacción desde varias partes del mundo donde he tenido la facilidad de enviarlo gracias al bendito internet.
Si tienes alguna otra duda o comentario solo escribe a las direcciones que aparecen al final del escrito ok? Prepárate a enterarte de mi vida, la vida de alguien como tú, con aspiraciones y sueños, con debilidades y aciertos. No esperes que me haga el héroe en este relato, ya que no existe nadie que jamás haya sido rechazado (por guapo que sea) o que su perfección le haya exceptuado de cometer errores.

Ah! Por cierto, debo decirte que he recibido un par de quejas sobre esta redacción. Ellas se centraron principalmente en que cuando quien recibió esta lectura comenzó a leerla no pudo parar! Y se quedó la noche solo leyéndome... Jejejeje...


De verdad te lo digo sin tratar de ser pretencioso. Bueno, bueno, creo que ya fué bastante explicación antes del preámbulo. Me presento ante tí. Soy Noel, Lito para mis amigos... y como tú estás por convertirte en mi mejor confidente pues... seré Lito para tí, de acuerdo?

Lito
INDICE ************************



CAPITULO I

Por dónde empezar? …………………………… 5



CAPITULO II

Yo soy yo ……………………………………….. 21

Nota Aclaratoria ………………………… 31

CAPITULO III

La manzana tiene dos mordidas ……… 34



CAPITULO IV

El Amor que no se atreve a decir su nombre …… 83



CAPITULO V

La caja de Pandora ………………………. 158



CAPITULO VI

Gracias Señor Anna Frank ………. 208



CAPITULO VII

Dios Mío! ……………………………………. 215



CAPITULO VIII

Mi prisión tiene un nombre: Libertad …… 248



CAPITULO IX

La Intriga …………………………………….. 310



CAPITULO X

Yo triste ……………………………………………. 337



CAPITULO XI

La nube gris de borde dorado ……………….. 367



CAPITULO XII

Cócito, el río del infierno griego …………… 381



CAPITULO XIII

El último capítulo ………………………….…… 415

Creo quo Dios te mandó a los barrios más bajos de la mente para que luego contaras a la gente de lo que viviste, y ellos aprendieran de esta experiencia sin tener que vivirla..”

Dios no crea basura



JESS LAIR
CAPITULO I

Por donde empezar???


El tema de la homosexualidad ha sido explotado por escritores de todo lugar y tiempo, porque siempre ha sido un fenómeno que ha provocado polémica y asombro en el mundo entero. Estas discusiones literarias y verbales, en su mayoría, han sido disertaciones hechas por heterosexuales que llevan años estudiando esta particular conducta sexual.


Yo no hago especulaciones... soy homosexual y escribo acerca de lo que viví y del cómo lo hice, afirmando que en muchas ocasiones corrí con suerte y otras solo deambulé por la avenida de los sueños rotos, con mis ilusiones en duelo como espectadores…
Los heterosexuales que han disertado sobre esto han distorsionado la idea del homosexual al grado de pensar par lógica que cien homosexuales juntos en una discoteca harían más bien una orgía digna del propio Tiberio, que bailar tranquilamente como realmente ocurre.
El problema es que en su confusión nos arrastran a nosotros los homosexuales, que solo tenemos en la mente plasmada la imagen estereotipada del afeminado que se viste de mujer, usa maquillaje y solo habla de vanalidades en medio de risitas feminoides.

Y con esas ideas estereotipadas nos hacen creer a los homosexuales, cuando apenas empezamos a reconocernos a nosotros mismos, que exclusivamente ese tipo de maricas afeminados son los que existen y que aquellos que como yo, somos masculinos, solo vivimos una etapa pasajera en nuestras vidas, faceta que incluso nosotros mismos nos empeñamos en reprimir y disculpar como transitoria.


Este tipo de ideas confunde y, en algunas ocasiones, deja al final a muchos de los homosexuales masculinos, terminar frustrados y con una mujer e hijos a quienes solo hacen infelices… ya que terminan, esos homosexuales, siendo víctimas de no haber sabido hacerse felices.
No, generalmente no somos tan conflictivos como se nos hace parecer, aunque hay sus deshonrosas excepciones como en todas partes; las discotecas gay son utilizadas por los propios homosexuales como punto de reunión para bailar y divertirse... se ven ocasionalmente un par de tipos besándose ó de lesbianas acariciándose, pero el ambiente de una discoteca homosexual es bastante similar a cualquier otra.
Incluso la gran mayoría de gente que se liga en una discoteca homosexual generalmente hace una cita en cualquier café al día siguiente para conocerse mejor, como lo haría cualquier hombre con cualquier mujer que hubiese conocido en un lugar de estos. Las relaciones humanas son muy parecidas en ambos bandos; al grado de que yo supongo que habría vivido experiencias sentimentales similares con mujeres como las viví con hombres.

Aunque, debo aclarar, hay algunas discotecas que tienen un cuarto obscuro donde se tocan anónimamente entre aquellos que a él ingresan voluntariamente… pero estos cuartos ni se encuentran con frecuencia ni son la norma de existir en las discotecas. Donde he sabido que hay este tipo de cuartos obscuros es en la Capital, aunque no dudo que en Guadalajara y en esta ciudad de Monterrey aparezcan en un futuro no muy lejano.


Cierto es que se “liga” en las discotecas “gay” (anglicismo de homosexual que literalmente significa FELIZ) como ocurre en cualquier sitio social: la calle, un baño público, la playa, algún centro nocturno, la iglesia, etc.… Exactamente como lo haría cualquier pareja de heterosexuales.
Las mujeres homosexuales son punto y aparte, ellas se resignan más que nosotros a una vida heterosexual por ser más difícil para ellas frecuentar lugares de reunión con otras mujeres, tal vez porque es ya tarde cuando los abren ó tal vez porque simplemente “son la honra de las familias decentes”…
El panorama de ellas es más difícil, quizás incluso porque son más rígidas para aceptarse a sí mismas como lesbianas que nosotros los hombres, debido a la sociedad masculinista en la que vivimos, sobre todo para las lesbianas femeninas.
Y precisamente creo que estas lesbianas femeninas generalmente son más resignadas y comunmente se casan, eso sí muy honorablemente, pero ven destrozados sus anhelos homosexuales, adaptándolos a una heterosexualidad impuesta por los convencionalismos sociales.

Ellas saben que en este mundo lamentablemente vale más un hombre por muy maricón que sea, que una mujer… Precisamente es por esto que ven la necesidad de un hombre para ser “La señora de...”. A veces la sociedad es más rígida de lo que debiera, y bajo su máscara de moralidad y rectitud se disfraza una crueldad tan grande que en ocasiones difícilmente es posible describirla con palabras

Imagínate que se juzga moralmente a los individuos por lo que tienen entre las piernas, más que por sus conductas… y para muestra basta un botón! Si ves a un hombre, que no parezca maricón, digamos a eso de las tres de la madrugada, ni siquiera es tomado en cuenta; pero si es una mujer la cosa cambia de inmediato. Ah! Pero este fenómeno no ha sido merecedor de un estudio serio al respecto como lo es la homosexualidad… Rara es la conducta humana!
Hay incluso gente heterosexual tan desinformada o confundida al respecto, que se atreven a decir que el término de homosexual está incorrectamente aplicado a ellas (las lesbianas), y alegan que la palabreja “HOMOSEXUAL” deriva del latín “HOMUS, HOMINE” que literalmente significa HOMBRE... y que lo más lógico es que una mujer sea atraída por un hombre, por lo tanto es “homosexual” .
Cuanta ignorancia! Homosexual deriva del griego, no del latín, “HOMO” que significa literalmente “IGUAL, MISMO por lo tanto homosexual significa llanamente: “mismo sexo”. El término de lesbianas proviene de una mujer nacida en la isla de Lesbos, Grecia, que se llamaba Safo y cuyos versos de amor eran dirigidos nada menos que… a otra mujer!

Como mencioné antes, se ha distorsionado tanto la idea del homosexual, al grado de circunscribirlo al individuo exageradamente afeminado, que se viste de mujer, se maquilla a diario, al cual generalmente se le asocia con drogas, alcohol y carencia de la más elemental educación y valores humanos.


Soy homosexual, tango casi veintitrés años (tal vez demasiado inexperto ó joven para muchos, pero yo he visto chicos de dieciséis haciendo una de cosas!), no acostumbro beber, no me he drogado hasta hoy y no pienso hacerlo, creo en el amor y en la gente y además escribo sin faltas de ortografía.
Referente a la drogadicción y alcoholismo deseo decir, sin ser experto en la materia, que particularmente creo quo en este punto coincidimos los homosexuales con los heterosexuales, es decir, que depende de cada una de las personas decidir el llenarse de esos vicios ó no, muy independientemente de la condición sexual.
Bueno, pero volviendo al ejemplo del clásico homosexual vestido de mujer y muy obvio en sus prácticas de invertido sexual, yo considero que “En todos lados se cuecen habas” y creo quo este individuo comete el mismo exceso de conducta que el típico macho heterosexual que tiene varias mujeres, hijos con todas, les pega y luego les saca el dinero para irse a emborrachar a la cantina con sus amigotes... Es el mismo exceso de conducta… pero en direcciones contrarias! Hay un proverbio hindú que dice “Los extremos de una cuerda se tocan cuando es acomodada en forma de círculo”.
Las cosas con nosotros los homosexuales son tan iguales con nuestra contraparte heterosexual en cuestiones humanas, que a veces la única diferencia es la forma de expresión y la compañía de cama. Prueba de ello es que hay locas (así nos llamamos generalmente entre nosotros sin afán de ofendernos) que son demasiado venenosas y destructivas, pero también se da en este submundo ese sentimiento verdadero y desinteresado de la amistad.
Entre los maricas hay una regla no escrita que dice más o menos así: “Los amigos te duran toda la vida, la relación con el tío te dura sin duda menos”. Yo creo que es bueno valorar la sincera y verdadera amistad, pero con esta idea también se limita de paso la durabilidad y profundidad en una relación afectiva entre dos homosexuales.
Al respecto pienso que un tío (amante, pareja, compañero ó relación) debe ser más que un amigo, una compañía ó incluso casi uno mismo! Lamentablemente no todos piensan así y limitan este plano afectivo con el meramente sexual, en vez de combinarlos y complementar el uno con el otro. A veces los heterosexuales cometen el mismo error con las mujeres... ¡Vaya si lo sabré yo que he tenido oportunidad de deambular entre estos dos mundos!
Precisamente por conocer estos dos mundos es que me decidí a escribir este libro, para tratar de mostrar mi realidad homosexual incluso hasta para los mismos homosexuales que aún no se conocen bien a sí mismos, aquellos que suponen que son los únicos en existir en el universo siendo masculinos.
Este escrito pretende describir las costumbres de esa gran mayoría de maricas que todos se empeñan en negar, que somos casi tan normal en apariencia como cualquiera... YO MISMO soy un ejemplo de esa clase. Incluso algunos de esos maricas carecemos de esa voz feminoide que tanto nos delata como invertidos sexuales.
Así mismo este libro también pretende informar al mundo heterosexual de la realidad, mi realidad, homosexual para evitar ese odio interminable inspirado no por el rencor, sino por el miedo, por el terror de atreverse a comprender que el tema de la homosexualidad, como al león, no es como lo pintan, y que comiencen a desaparecer mitos injustos en torno del misterio de la homosexualidad.
Aclaremos que el homosexual promedio ni se pinta, ni mariconea abiertamente en un lugar público, tal vez por respetar a esa sociedad que se lo exige avalada por su mayoría en número. Es curioso, pero en este punto yo quiero decir que los heterosexuales ‘Mariconean’ mucho más abierta y despreocupadamente que el tipo de homosexual promedio que existe, por lo menos dentro de esta sociedad mexicana de clase media a la que pertenezco.
Yo tenía un compañero de la Facultad, heterosexual y macho a no dudar con el que recuerdo haber tenido la siguiente conversación…
- Francisco, ya no mariconees tanto… La verdad que no te queda…

- Mira Noel, si no mariconeo por lo menos 15 minutos diarios... a final al de año a lo mejor se me juntan todos esos cuartos de hora en un ratito y… Ay Dios!.

Pero existen, sin embargo ciertos patrones de conducta que nos señalan como homosexuales, por ejemplo el ser muy limpios, cuidar demasiado de nuestro arreglo personal, hablar con diminutivos para referirse a las personas u objetos, esto solo por mencionar los más típicos.
No obstante y aún sin hablar uno puede también delatarse como homosexual, y no me estoy refiriendo precisamente al “meneito ese” cuando se camina por la calle, ya que el homosexual promedio ni lo hace ni lo disfruta, por lo menos en público para exhibirse… me refiero a la mirada.
Con una mirada, no de deseo ni de ligue, sino tan natural como la que utilizas ahora para leer mis palabras se puede uno delatar... Que cómo? Muy simple, lo que la hace diferente es la duración de la misma. Un amigo mío que es homosexual (y del cual hablaré luego bajo el nombre de Fernando Alba), me dijo recién yo comencé en este ambiente homosexual…

- Mira Lito… - diminutivo de Noelito - … un hombre que te sostiene la mirada por más de cinco segundos completos y sin despegarla, pues… no es hombre!

Y, luego de tantas correrías, debo admitir que esto es

generalmente verdad; tal vez porque usualmente los heterosexuales del gremio masculino, no observan a otro hombre... a menos que... veladamente alguno de sus ocultos instintos lo esté traicionando inconscientemente… o a lo mejor alguno de esos instintos no sea tan oculto después de todo, sino que se trate de una franca invitación… que de sello lleva precisamente esa mirada.

Quisiera dirigir este escrito a todos aquellos que gusten del tema ya sea por curiosidad, profesión, relación personal con algún homosexual, familiar ó amigo o por simple comparación de experiencias homosexuales… Pero muy especialmente a todos aquellos que ya han descubierto sus preferencias sexuales “diferentes” y que se resignan a las ideas y convencionalismos sociales de una mayoría heterosexual, como si fuera la autoimposición de un “castigo divino” por su “retorcimiento mental”.
Cómo quisiera dirigir cada palabra a quienes sufren de incomprensión interpersonal, creyendo que esta idea de la homosexualidad recién descubierta o sospechada, no debe ser profundizada mucho, ni siquiera privadamente, porque esos sentimientos insanos son tontos y deben ser callados de alguna manera, pues ni siquiera en la intimidad de una recapacitación deben ser llamados.
Me encantaría hacer llegar este, mi libro, a aquellos que se empeñan en evadir su realidad como algo tangible y que a veces se han sorprendido a sí mismos soñando con llegar a sentir la piel de un ser del mismo sexo tan solo por una ocasión; lo que sería llegar a besar a alguien del mismo sexo que secretamente desean… pensamientos que usualmente terminan con un “si tuviera el coraje y el valor para hacerlo”
Yo creo que mi libro puede ser útil especialmente a los indecisos, porque así sabrán tres cosas que son básicas para iniciar el camino de su propia aceptación:

Primera, que a tus 8, 17, 25, 38, 44, 51 ó 69 años NO ERES EL UNICO en sentir este tipo de inclinaciones de falta de “adaptación” sexual. Especialmente si eres masculino.
Segunda, sabrás de hecho lo que puede suceder, vivir, sentir, hacer e interactuar cualquier persona entre homosexuales, por lo menos de acuerdo a cómo me tocó vivirlo a mí, en un relato hecho de primera mano, y que puedes adquirir este conocimiento sin necesidad de vivirlo en carne propia, ya que yo lo hice por ti
Tercera, que si crees que por acostarte una vez con un hombre te hace inmediatamente homosexual estás equivocado. Yo me he acostado con algunas mujeres y eso no me hace heterosexual ni bisexual. La etiqueta de un nombre no significa lo que uno es, sino cómo realmente te veas a ti mismo.
Este trabajo pretende darte a ti, curioso de la homosexualidad, una idea más clara de lo que es este complejo mundo de estar con alguien del mismo sexo… mundo al cual, por una u otra causa, coqueteas en entrar. Advirtiéndote de antemano que es mucho más fácil huir de él antes de experimentarlo personalmente que después de hacerlo.
Basta un poco de buen juicio y criterio firme en quien eres a fin de no perder tu propia personalidad en este torbellino de pasiones llamado homosexualidad… camino que te aseguro sin pecar de trágico, está plagado de penalidades, sufrimiento y soledad.

Pero también te digo sin pecar de ingenuo, se pueden saborear las mieles del éxito, de la satisfacción de la sólida amistad de alguien similar a ti y, sobre todo, de un beso sincero como expresión del más puro y estrujante amor que hayas podido experimentar…


Para ti que no eres homosexual, deseo recordarte que nosotros podremos tener un grado mayor ó menor de femineidad en nuestra conducta, podremos engañar incluso por carecer de los amaneramientos propios de esta condición sexual, podremos ser algunas veces demasiado coloridos en nuestra personalidad ó perfectamente grises… podremos ser cualquier cosa… pero generalmente NO somos cobardes.
Y no somos cobardes porque tenemos que enfrentarnos primero a nosotros mismos y esto no es cosa fácil, ya que estamos con nuestra propia compañía lo mismo a las 3 de la tarde que a las 3 de la mañana, invirténdole mucho tiempo pensando de día y de noche en este asunto de identificarnos a nosotros mismos, hasta que finalmente logramos reconocemos como homosexuales.
Luego nos enfrentamos a una familia que dice querer nuestra felicidad, pero que reniegan del sitio en que podemos encontrarla, alguien del mismo sexo. Y es precisamente esta familia la que trata por todos los medios de desalentarnos en esto con rechazos y maledicencias, que incluso a veces acaban con su propia unión, acusándonos de paso de ser los responsables de esta disgregación.
Y finalmente tenemos que encarar a una sociedad que nos hostiliza con sus comentarios por lo bajo, en voz alta ó incluso con aquellos quienes nos condonan impulsados por la misericordia ó la pena, ya que ninguno de ellos nos pueden ver como iguales sino como seres defectuosos que de alguna manera llegamos a este punto de la homosexualidad.

Por otra parte, esos homosexuales que apenas se reconocen a sí mismos como tales, pienso, no deben sentirse culpables de sus tendencias sexuales al buscar un porqué de esta situación... en ello se os va la vida y nunca encuentran una respuesta a ello... ni tampoco el calor de un beso sincero ó de la felicidad misma.


Repito que no somos cobardes porque día con día nos tenemos que enfrentar a una sociedad que se cree dueña absoluta de la verdad, amparada en su mayoría de número... pero recordemos que antes de fines del siglo XV el 98.5% de la población Europea creía que la tierra… era plana!
Y esta sociedad no quiere ver la verdad de que existimos, sin el glamour de las plumas y el colorete; se limita en su realidad a la anécdota que le ocurrió al inventor de la producción en serie del automóvil, John Ford, donde se dice que una vez que el negocio iba viento en popa, alguien tuvo la genial idea de pedirle que le hiciera un auto de diferente color, ya que invariablemente se hacía en negro, y John Ford le respondió…

- Seguro que se puede hacer de cualquier color… siempre que sea negro!

A veces se olvida uno que Dios tiene una gama infinita de colores y cuando Dios pinta… pinta bien y no se olvida de ningún color.

Yo quiero expresar que mi Dios está lleno de Amor, como es citado en el Libro Bíblico de Juan (capítulo 4, versículos 8 y 16), y que si bien el Creador de muchos es “Justiciero, lleno de Ira para los pecadores e Iracundo”, especialmente con aquellos que no cumplen el precepto bíblico de “Creced y Multiplicaos”, o de aquellos que se subyugan a contradecir eso de “No tomarás varón por mujer”, os aseguro que mi Dios está lleno de compasión, perdón y vida.


Tal vez haya quien piense que esto es muy conveniente de pensar para alguien de mi posición sexual, pero, como diría mi padre (con quien no he hablado de mi homosexualidad), la Verdad es una y no se discute, ya que todas las discusiones del mundo no la cambian en lo más mínimo. Así que con esto concluyo uno de los puntos más delicados que haya tocado en este libro.
Quién de aquellos que nos juzgan por nuestra homosexualidad no se ha masturbado, lo cual está igualmente prohibido en la Biblia, pecado al desear aunque sea mentalmente a la mujer del prójimo, destrozado con cotilleos y mentiras la vida de alguien e incluso robado lo más preciado que tiene el ser humano, la inocencia, con un comentario?
Su infierno de condenaciones es mil veces peor que mi purgatorio de homosexualidad. Los homosexuales no vamos de puerta en puerta a convencer a nadie de nuestras prácticas, y después dejamos morir a nuestros hijos en los hospitales porque “Nuestra religión prohibe las transfusiones”!
El cielo de la felicidad no es exclusivo del plano heterosexual, como el cielo divino no se obtiene instantáneamente con el pertenecer a una denominación exclusiva de creencia, por más que los sacerdotes, pastores, rabinos y predicadores se empeñen en convencerte de ello. Esto es una experiencia personal que solo tú eres capaz de lograr. Amado Nervo escribió: “Cuando planté rosales, coseché SIEMPRE rosas”.

En pocas palabras… trato de decir que si existimos es precisamente porque Dios es muy grande; no pretendo ser perito en la materia, ni iniciar una discusión teológica al respecto, pero como te dije, el Dios en quien creo está lleno de amor, piedad y bondad... en lugar de odio, inconmovibilidad ó deseo de venganza. Comodidad...? Tal vez, pero la única forma en que me puedas probar equivocado será en la otra vida.


Este libro algunas veces es de un contenido fuerte, para aquellos que esperan una crónica fría sobre homosexualidad, a veces encontrarán su narrativa demasiado descriptiva. No quiero ofender a nadie, pero el lenguaje que utilizo a veces es bastante vulgar, fruto de haber escrito con el calor del sentimiento que entonces invadía mi corazón y a pocas horas de haber ocurrido tal o cual hecho; “Cada quien habla de la feria como le fue”... Y vaya si a mí me ha ido en esta feriecita!

Finalmente, este escrito es más parecido a un diario íntimo que a un relato hecho desde afuera por algún estudioso del tema, abarca los períodos de mi formación como persona y como homosexual, está salpicado de comentarios míos y otras impresiones personales. Quise hacer atractivo este libro para todos aquellos interesados en la homosexualidad, exponiendo detalladamente mis sentimientos, experiencias personales, sexuales, ilusiones, yerros y aciertos, entrelazados en una especie de charla… En una charla para ti…


No quiero presumir de inocencia, pero yo ignoraba muchas cosas de esta realidad, no del acto sexual en sí, sino de ciertos tecnicismos y formas de convivir con los homosexuales; puedo afirmar sin equivocación que abusaron mucho de mí algunas personas por mi inexperiencia, sorprendiéndome con su malicia personal más que física.
Pero también puedo asegurar sin temor a equivocarme, que me topé con gente buena que, en algunas ocasiones a pesar de haberlos rechazado como otra cosa, me brindaron su sincera amistad… lo cual es uno de los halagos más grandes que he recibido de la vida.
Estas líneas van dirigidas así mismo a ti que eres un homosexual novato, recomendándote que seas precavido y desconfiado; los sentimientos son algo más preciado - por lo menos para mí - que la fugacidad de un encuentro sexual tan típico para nosotros los homosexuales.
Profundizando un poco en este punto, yo creo que las aventuras homosexuales generalmente no prosperan en una relación sentimental en forma duradera (que de hecho las hay, la más antigua que conozco es de trece años… aunque dicen las hay de más de veinte) o tal vez se vuelven fugaces porque entre los individuos del mismo sexo no hay hijos de por medio que, digan lo que digan las heterosexuales, terminan siendo un tipo de atadura para sus progenitores.
Yo, mitad en serio y mitad en broma, digo que los años de una relación homosexual deben ser equiparados en años de perro… así que 13 en años de perro pues nos da casi un aniversario de oro! Realmente a veces es difícil vivir como homosexuales.
Imagínate lo complicado de dos mujeres viviendo juntas en el más completo orden, tomándose vestidos y maquillaje mutuamente (a veces sin avisarle a la dueña), lo mismo que dos hombres viviendo en el peor de los desórdenes. Invierte los sexos y sabrás de lo que hablo.
No es fácil ser homosexual, el marcado egoísmo, la vanidad, el egocentrismo y la falta de ver en la gente algo más que los comentarios de “el modelito que me pondré en la noche”, “el que me vean bailar como la estrella que soy” o “que me admiren como la modelo que soy”, son obstáculos reales para que alguien madure y crezca en este mundo de la homosexualidad.
Para terminar con esta introducción deseo establecer que todo lo escrito en estas páginas es absolutamente verídico, lo avalo con mi vida. Todos los nombres son ficticios, incluso algunos de los propios protagonistas escogieron sus nombres en esta reseña; los apodos sí son los verdaderos.
Pero la esencia de este escrito no se pierde con los detalles, no hubo personajes inventados ni situaciones creadas, solo cambié algunas mínimas cosas que en nada afectan la realidad.
Estos cambios mínimos, en algunas situaciones, fueron necesarios para proteger las identidades de todos… Vivimos en una sociedad heterosexual y hay que disimular un poco. Así que si coincide algún nombre citado aquí con la vida real… es puramente eso, una coincidencia!

Monterrey, N.L. Agosto, 1987 . -



  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal