“Breve reseña sobre el neoliberalismo”



Descargar 120.77 Kb.
Página6/6
Fecha de conversión15.12.2017
Tamaño120.77 Kb.
1   2   3   4   5   6

7. Algunas de las consecuencias de las políticas neoliberales


Una de las consecuencias que generaron estas políticas fue que “en los países ricos del capitalismo tenían sistemas de bienestar en los que apoyarse, aun cuando quienes dependían permanentemente de estos sistemas debían afrontar el resentimiento y el desprecio de quienes se veían a sí mismos como gentes que se ganaban la vida con su trabajo. En los países pobres entraban a formar parte de la amplia y oscura economía ‘informal’ o ‘paralela’, en la cual hombres, mujeres y niños vivían, nadie sabe cómo, gracias a una combinación de trabajos ocasionales, servicios, chapuzas, compra, venta y hurto”24.

Al respecto, James Petras señala que: “las grandes transformaciones de la estructura de la clase, iniciada por los neoliberales, todavía retumban: la sustitución de capitalistas industriales nacionales por financieros internacionales y especuladores inmobiliarios, de ingenieros por consejeros de inversión, de obreros industriales fijos, bien pagados y sindicados, por obreros de servicios eventuales, mal pagados y por cuenta propia”25.

Otras de las consecuencias de las políticas neoliberales se expresa en quienes perdieron peso político y los que ganaron espacios. Entre los primeros están los partidos socialdemócratas o laboralistas en Europa de base obrera que se fueron adaptando a las premisas neoliberales; y entre los segundos hay nuevas fuerzas políticas “que cubrían un amplio espectro, que abarcaba desde los grupos xenófobos y racistas de derechas a través de diversos partidos secesionistas (especialmente, aunque no sólo, los étnico-nacionalistas) hasta los diversos partidos ‘verdes’ y otros ‘nuevos movimientos sociales’ que reclamaban un lugar en la izquierda. Algunos lograron una presencia significativa en la política de sus países, a veces un predominio regional”26.

8. La profundización del experimento neoliberal en América Latina: los ‘90


Las premisas del pensamiento económico neoliberal “muestran un parecido con los programas de ajuste estructural recomendados por los organismos internacionales e implementados en gran parte de América Latina. Cuestiones como la desregulación de los mercados, el incremento del ahorro interno (mediante la caída de salarios) y del externo (por intermedio de una balanza comercial favorable en el intercambio con el exterior), el libre movimiento de capitales y la neutralidad de la política comercial (al interior y con el exterior), la caída del gasto público, el superávit fiscal y la focalización de la acción estatal en programas asistenciales a los sectores marginados por los resultados del ajuste, son una parte ineludible de este tipo de esquema”27.

Estas propuestas fueron sintetizadas por John Williamson en el denominado “Consenso de Washington” de 1989. Las diez medidas programáticas que se proponen son:



Restablecimiento de la Disciplina fiscal: el déficit presupuestario –que debería incluir a gobiernos provinciales, empresas del Estado y el banco central– debería ser lo suficiente reducido como para financiarlo sin recurrir al impuesto inflacionario. Ello implica contar con un superávit primario (esto es, previo a la suma de la deuda y los gastos) de varios puntos porcentuales del PIB, así como un déficit operativo (que vendría a ser el déficit sin contar aquellos intereses que simplemente compensan la inflación) de no más del 2 por ciento del PIB.

Prioridades del gasto público: El gasto debería desviarse de aquellas áreas políticamente sensibles –áreas que reciben tradicionalmente recursos desproporcionados en relación con los beneficios económicos que producen, tales como la administración, defensa, subsidios indiscriminados y “elefantes blancos”– hacia otras áreas marginadas pero capaces de generar altos rendimientos económicos y de mejorar la distribución de los ingresos, tales como la atención primaria de la salud, la enseñanza primaria y la infraestructura.

La reforma tributaria: Esta reforma incluiría la ampliación de la base tributaria y el recorte de tasas impositivas marginales. El objetivo es aumentar los incentivos y promover la equidad horizontal sin rebajar la progresividad existente. El mejoramiento de la administración tributaria (incluyendo la tributación sobre los ingresos e intereses derivados de bienes invertidos en el exterior y fugas de capital) es un factor determinante en la ampliación de la base tributaria en el contexto latinoamericano.

La liberalización financiera: El objetivo final de la liberalización financiera son tasas de interés determinadas por el mercado, aunque la experiencia ha demostrado que en períodos de crisis de confianza crónica las tasas de interés pueden ser tan altas que llegan a amenazar la solvencia financiera de las empresas productivas y del propio gobierno. En semejantes condiciones, un objetivo temporal sensato sería la eliminación de tasas de interés preferenciales para prestamistas privilegiados y, asimismo, la consecución de moderadas tasas de interés reales positivas.

Tipos de cambios competitivos: Todos los países requieren, por lo menos en lo que a transacciones comerciales se refiere, tipos de cambio unificados y lo suficientemente competitivos como para que estimulen el crecimiento acelerado de exportaciones no tradicionales y garanticen a los exportadores el mantenimiento de tal competitividad en el futuro.

La liberalización del comercio: Deben sustituirse las restricciones cuantitativas al comercio por aranceles que a su vez fueran reduciéndose progresivamente hasta alcanzar un nivel mínimo uniforme que oscilase entre el 10 y el 20 por ciento. Existen, empero discrepancias en torno al ritmo al que deberían reducirse dichos aranceles (para algunos esta reducción debería concretarse en alrededor de tres años, para otros en torno a los diez) y asimismo no existe unanimidad sobre la conveniencia de ralentizar el proceso de liberalización comercial si las condiciones macroeconómicas son adversas (recesión y déficit en la balanza de pagos).

Una economía competitiva propiciando la inversión extranjera directa: Se recomienda la supresión de barreras que impidan la entrada de empresas extranjeras; las empresas nacionales y foráneas deberían competir en igualdad de condiciones.

Privatizaciones y desreglamentaciones estatales: Se aboga por la privatización de las empresas estatales. Los gobiernos deben eliminar las regulaciones que impidan la participación de nuevas empresas o que restrinjan de alguna manera la competencia, a la vez que garantizan el mantenimiento de regulaciones que justifican como la seguridad, la protección ambiental o la supervisión de las normas de prudencia de las instituciones financieras.

Garantías de los derechos de propiedad: El sistema legal debe garantizar derechos de propiedad a bajo costo y accesibles al sector informal y a mayor cantidad de población.28

Si bien, estas propuestas no se realizaron de modo literal sirvieron como una “guía para la acción” de los distintos gobiernos que se inspiraron en el ideario neoliberal. El neoliberalismo latinoamericano, abarca desde los años 70 a países como Chile, Argentina, Uruguay y Bolivia, y desde fines de los años 80, a naciones como Brasil, Perú, Panamá, Ecuador, México, entre otros, con diversos matices. En general pude señalarse que en mayor o menor medida se correlacionan con las políticas desarrolladas por el thatcherismo y el reaganismo, que salvando las distancias y las formas de implementación, poseen características similares. Por ejemplo, se adoptaron políticas de privatización, se implementaron reformas del Estado tendientes a reducir la participación del estado como productor de bienes y servicios estratégicos, y lograr una mayor inserción en el mercado internacional.

Atilio Boron señala que la adopción de estas políticas en América Latina generó un: “radical debilitamiento del Estado, cada vez más sometido a los intereses de las clases dominantes y resignando grados importantes de soberanía nacional ante la superpotencia imperial, la gran burguesía transnacionalizada y sus “instituciones” guardianas: el FMI, el Banco Mundial y el régimen económico que gira en torno a la supremacía del dólar”29.

A partir de la asunción del gobierno constitucional del radical Raúl Alfonsín se conforma un sistema partidario con rasgos bipartidistas. La tendencia ideológica de los dos partidos mayoritarios –Unión Cívica Radical (UCR) y Partido Justicialista (PJ)– va girando hacia las posturas neoliberales dejando de lado sus tradicionales políticas de corte redistribucionista, llegando a su máxima expresión cuando en 1989 asume el justicialista Carlos Saúl Menem, adoptando las propuestas difundidas por el gran capital, cuando se llevan a cabo la reforma del Estado que incluyó las privatizaciones de las empresas públicas, la desregulación, la flexibilización laboral y la descentralización, en el marco del Plan de Convertibilidad que establecía una paridad entre el peso argentino y el dólar estadounidense de 1 a 1.

Uno de los aspectos que atraviesan a las políticas neoliberales en América Latina son las reformas estatales que se extienden en toda la región y están ligados a los planes de ajuste ortodoxos del Fondo Monetario Internacional (FMI) tras la crisis del modelo económico de industrialización por sustitución de importaciones (ISI), “de la caída de los precios internacionales de las materias primas, incluido el petróleo, de la globalización de las economías, del peso de las deudas externas, etc. Estos hechos producen un desuso de los mecanismos de regulación económica de los Estados, del patrón económico direccionalizador del Estado y del crecimiento vía subsidios estatales, déficit fiscal, inflación y créditos a tasas de interés negativas”30.

En forma similar a lo que había pasado en Europa, gobiernos de fuerte tradición populista, es decir partidos o movimientos políticos identificados históricamente con políticas distributivas a favor de los sectores populares a través de un rol protagónico del Estado aplicaron políticas monetaristas y privatizadoras.

En el caso argentino, se estructuró la dominación de fracciones muy oligopolizadas, concentradas y transnacionalizada de la burguesía que privilegia la producción para el mercado externo en detrimento del interno. Este proyecto genera modelos de exclusión económica y social de los sectores medios y populares a partir de un esquema de desarrollo basado en la distribución regresiva del ingreso y el desempleo estructural. De este modo, se generó una “sociedad escindida (con perspectivas de profundización de la brecha y de las desigualdades estructurales): a pesar de las declamaciones del credo neoliberal, desde 1976 el producto por habitante disminuyó, la tasa de inversión descendió, la productividad de la sociedad argentina viene cayendo, los salarios también (y mucho) y desde 1976 vienen aumentando (y mucho) la población con problemas ocupacionales (desocupación y subocupación) y la pobreza (junto a la concentración –casi escandalosa– de la riqueza.) Indicadores, éstos últimos, que han ‘estallado’ en los 90”31.

A modo de síntesis, podemos subrayar que las políticas neoliberales aplicadas en el continente latinoamericano, adoptaran las siguientes formas:



  • Imponer una política antiinflacionaria de cuño monetarista con metas de control de emisión de moneda, elevación de las tasas de interés y restricción del consumo por medio de ajustes salariales. Con ello se obligaba también a un férreo control de los gastos públicos y de estímulo a los impuestos que no afectasen el ahorro. Hasta aquí, las medidas coinciden con las aplicaciones en Estados Unidos.

  • Presionar para poner en práctica una política de devaluación de monedas nacionales a partir de devaluaciones cambiarias permanentes. Esta medida alentó la generación de superávit comerciales de estos países, el cual se utilizó para el pago de intereses de la deuda externa. Esta estrategia se opone a la ejecutada en Estados Unidos donde se practicó una política de fortalecimiento de la moneda nacional que dio como resultado un enorme y creciente déficit comercial.

  • El crecimiento del volumen del pago de intereses y la estatización de la deuda en los países del Tercer Mundo generaron un pozo sin fondo de endeudamiento público, sin que por ello se generaran nuevos gastos públicos. Por el contrario, al mismo tiempo que se elevaba el débito aumentaron los recortes del gasto público. Esta contradicción no fue vivida por los países centrales, en particular por Estados Unidos, que aumentó tranquilamente su gasto público hasta por lo menos 1987, cuando el pago de intereses de su deuda comenzó a considerarse como un gasto exagerado que había que controlar debido a su elevado monto, tanto en el interior como en el exterior32.

Bibliografía general


Anderson, Perry: “El despliegue del neoliberalismo y sus lecciones para la izquierda” en Ramón Vega. C. (Editor) Neoliberalismo: mito y realidad, Ediciones Pensamiento Crítico. Colección Mundo sin fronteras, Bogotá, 1999.

Anderson, Perry: Conferencia dictada en la Facultad de Ciencias Sociales en 1994.

Compiladores: Emir Sader y Pablo Gentili: “La trama del neoliberalismo: Mercado, crisis y exclusión social”, Buenos Aires, Oficina de Publicaciones del CBC, Universidad de Buenos Aires, 1997.

AAVV: “La derecha argentina: nacionalistas, neoliberales, militares y clericales”, Buenos Aires, Javier Vergara Editor, 2001

Azpiazu, Daniel- Khavisse, Miguel- Basualdo, Eduardo: “El nuevo poder económico”, Buenos Aires, Hyspamérica.

Blutman, Gustavo (Compilador), Investigaciones sobre Estado, Políticas y Administración Pública, Oficina de Publicaciones del CBC, U.B.A., Buenos Aires, 1997.

Blutman, Gustavo: “Aproximaciones a la reforma del Estado en la Argentina”, Oficina de Publicaciones del CBC, UBA, 1995.

Boron, Atilio, Estado: “Capitalismo y Democracia en América Latina”, Ediciones Imago Mundi, Buenos Aires, 1992.

Campione, Daniel- Muñoz, Irene: “El Estado y la sociedad: De Alfonsín a Menem”, Buenos Aires, Ediciones Letra Buena, 1994.

Cassin, Esteban: “Comentarios sobre la sociedad argentina en los ’90: neoliberalismo y después” en Blutman, Gustavo: Aproximaciones a la reforma del Estado en la Argentina, Oficina de Publicaciones del CBC, UBA, 1995

Friedman, Milton y Friedman, Rose: “Libertad de elegir: Hacia un nuevo liberalismo económico”, Barcelona, Planeta-Agostini, 1993

Gambina, Julio: “Crisis del neoliberalismo. Sus alcances, proyecciones y consecuencias”, en Periferias Nº 2, Año 2, Primer Semestre de 1997.

García Delgado, Daniel R.: “Estado y sociedad: La nueva relación a partir del cambio estructural.”, Tesis Norma, Buenos Aires, 1994.

George, Susan: “Breve historia del neoliberalismo”: veinte años de economía de elite y las oportunidades emergentes para un cambio estructural. (conferencia) En: http://www.rcci.net/globalizacion/llega/fg099.htm

Harvey, David: “Breve historia del neoliberalismo”. Versión de internet.

Hobsbawm, Eric: “Historia del Siglo XX”, Barcelona, Crítica, 1995.

Holloway, John: “Se abre el abismo. Surgimiento y caída del keynesianismo” en Holloway, John: “Marxismo, Estado y Capital: La crisis como expresión del poder del trabajo”, Fichas Técnicas de Cuadernos del Sur, 1994

Kaye, Harvey: Uso y abuso del pasado: la nueva derecha y la crisis de la historia” en Ralph Miliband, Leo Panitich y John Saville: ”El Neoconservadurismo en Gran Bretaña y Estados Unidos”, Valencia, Edicions Alfons El Magnànim, 1992.

Laclau, Ernesto y Mouffe, Chantal: “Hegemonía y estrategia socialista”, México, Siglo XXI, 1989.

Laredo, Iris y Angeleone, Juan Pablo: “El neoliberalismo como sustento teórico del proceso de integración en el MERCOSUR”, Cuaderno del Gran Rosario, Año 1, Octubre, Noviembre y Diciembre de 1996.

Meiksin Wood, Ellen: "¿Modernidad, posmodernidad o capitalismo?, en: Revista Cuadernos del Sur, Nro. 30, Buenos Aires, julio de 2000.

Miliband, Ralph- Panitch, Leo- Saville, John: ”El Neoconservadurismo en Gran Bretaña y Estados Unidos”, Valencia, Edicions Alfons El Magnànim, 1992.

Mishra, Ramesh: “El Estado de Bienestar en crisis: Pensamiento y cambio social”, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Madrid,1984.

Petras, James: “El neoliberalismo y la marginalidad: Ausencia de futuro”, Página 12, Bs. As., 16 de abril de 1991.

Pipitone, Ugo: “El capitalismo que cambia: Industria, trabajo y Estado en medio de la crisis”, México, Era, 1989.

Polanyi, Karl: “La gran transformación: Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo”, México, Fondo de Cultura Económica (FCE), 1992.

Recio Albert, André: “La crisis del neoliberalismo” http://www.rebelion.org/docs/85139.pdf Extraído de Revista de Economía Crítica, nº7, primer semestre, 2009:96-117. ISSN : (en trámite).

Van der Wee, Herman: “Prosperidad y crisis: Reconstrucción, crecimiento y cambio, 1945-1980, Barcelona, Editorial Crítica, 1986.

Williamson, John: “Revisión del Consenso de Washington" en L. Emmerij, J Núñez del Arco (comp.). El desarrollo Económico y Social en los umbrales del siglo XXI, BID, Washington DC, 1998.

Zibechi, Raúl: “La mirada horizontal: Movimientos sociales y emancipación”, Nordan Comunidad, Montevideo, 1999




1 Citado por Harvey, David: “Breve historia del neoliberalismo” (extraída del sitio web: http://wwwmontpelerin.org/aboutmps.html). Versión de internet. Págs. 25 y 26.

2 Harvey, David: Op. Cit. Págs. 8 y 9.

3 Recio Albert, André: “La crisis del neoliberalismo” http://www.rebelion.org/docs/85139.pdf Extraído de Revista de Economía Crítica, nº7, primer semestre, 2009:96-117. ISSN : (en trámite) Pág.98

4 Friedman, Milton y Friedman, Rose: “Libertad de elegir: Hacia un nuevo liberalismo económico”, Barcelona, Planeta-Agostini, 1993, Pág. 61.

5 Hayek, Friederich: Los fundamentos de la libertad, Ediciones Folio, Barcelona, 1997, Tomo 2, Págs. 334 y 335.

6 Ludwig von Mises La acción humana, Tratado de Economía. Editorial Sopec, Madrid, 1968, Pág. 803.

7 Anderson, Perry: “Neoliberalismo: un balance provisorio” en Compiladores: Emir Sader y Pablo Gentili “La trama del neoliberalismo: Mercado, crisis y exclusión social”, Buenos Aires, Oficina de Publicaciones del CBC, Universidad de Buenos Aires, 1997, Pág. 24.

8 Gambina, Julio: “Crisis del neoliberalismo. Sus alcances, proyecciones y consecuencias”, en Periferias Nº 2, Año 2, Primer Semestre de 1997, Pág. 26

9 George, Susan: “Breve historia del neoliberalismo”: veinte años de economía de elite y las oportunidades emergentes para un cambio estructural. (conferencia) Pág. 5. En: http://www.rcci.net/globalizacion/llega/fg099.htm Dicha conferencia se realizó en el simposio Soberanía Económica en un Mundo Globalizado. Bangkok (24 al 26 de marzo de 1999 (Página web: http://www.millennium-round.org/


10 Harvey, David: Op. Cit. Pág. 88.

11 Mazzeo, Miguel: Dioses fracasados: Apuntes sobre los procesos de la globalización neoliberal, Ediciones Macchi, 2003, Pág. 118.

12 Holloway, John: Se abre el abismo. Surgimiento y caída del keynesianismo” en Holloway, John: Marxismo, Estado y Capital: La crisis como expresión del poder del trabajo, Fichas Técnicas de Cuadernos del Sur, 1994, Pág. 70.

13 Holloway, John: “Se abre el abismo. Surgimiento y caída del keynesianismo” en Holloway, John: Marxismo, Estado y Capital: La crisis como expresión del poder del trabajo, Fichas Técnicas de Cuadernos del Sur, 1994, Págs. 117 y 118.

14 Recio Albert, André: Op. Cit. Pág.97.

15 Harvey, David: Op. Cit. Págs. 14 y 15

16 Foxley, Alejandro: Experimentos neoliberales en América Latina, Colecciones Ediciones CIEIPLAN, Nº 7, Chile, julio de 1981, Pág. 92.

17 Anderson, Perry: Conferencia dictada en la Facultad de Ciencias Sociales en 1994.

18 Conferencia de George, Susan: Op. Cit. Pág.5.

19 Conferencia de George, Susan: Idem. Anterior.

20 Anderson, Perry: ibid.

21 Conferencia de George, Susan: Idem. Anterior. Págs. 8 y 9.

22 Harvey, David: Op. Cit. Pág. 161.

23 Harvey, David: Op. Cit. Pág. 144.

24 Hobsbawm, Eric: “Historia del Siglo XX”, Barcelona, Crítica, 1995, Págs. 414 y 415.

25 Petras, James: “El neoliberalismo y la marginalidad: ausencia de futuro”, en Diario Página 12, del 16 de abril de 1991.

26 Hobsbawm, Eric: “Historia del Siglo XX”, Barcelona, Crítica, 1995, Pág. 416.

27 Lo Vuolo, Rubén: “Economía política del Estado de Bienestar: mitología neoliberal y keynesianismo populista”, en “El Estado Benefactor. Un paradigma en crisis”, Buenos Aires, Miño y Dávila, 1991, Págs. 45 y 46.

28 Williamson, John: “Revisión del Consenso de Washington" en L. Emmerij, J Núñez del Arco (comp.). El desarrollo Económico y Social en los umbrales del siglo XXI, BID, Washington DC, 1998, Págs. 64 y 65.

29 Borón, Atilio: “La sociedad civil después del diluvio neoliberal” en Compiladores: Emir Sader y Pablo Gentili. “La trama del neoliberalismo: Mercado, crisis y exclusión social”, Buenos Aires, Oficina de Publicaciones del CBC, Universidad de Buenos Aires, 1997, Pág. 55.

30 García Delgado, Daniel R.: “Estado y sociedad: La nueva relación a partir del cambio estructural.”, Tesis Norma, Buenos Aires, 1994, Pág. 78.

31 Cassin, Esteban: “Comentarios sobre la sociedad argentina en los ’90: neoliberalismo y después” en Blutman, Gustavo: Aproximaciones a la reforma del Estado en la Argentina, Oficina de Publicaciones del CBC, UBA, 1995, Pág. 26.

32 Ver Dos Santos, Theotonio: Neoliberalismo: doctrina y política, en Comercio Exterior, Volumen 49, Número 6, México, Junio de 1999, Pág. 517.

1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal