Cabras en la sierra de tramuntana mallorquina


Simposio : Antropología ambiental. Estado de la cuestión y retos de futuro



Descargar 91.98 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño91.98 Kb.
1   2   3

Simposio : Antropología ambiental. Estado de la cuestión y retos de futuro.

Dentro XIII Congreso de Antropología

Periferias, fronteras y diálogos

Tarragona, 2 al 5/09/2014


  1. Después de presentar este trabajo en el Congreso, Toni Colom miembro de l’Associació de caçadors amb cans i llaç, me comunicó oralmente que en Andratx también se habían cazado cabras al estilo tradicional, concretamente en la finca andritxola de “Suqueria”.


Bibliografía

Alcover J., Pérez-Obiol R., Yll E. y Bover P. 1999. The diet of Myotragus balearicus Bate, 1909 (Artiodactyla: Caprinae), an extinct bovid from the Balearic Islands: evidence from coprolites. Biological Journal of the Linnean Society, 66: 57-74.

Altaba B. 2000. La cabra salvatge de Mallorca: un patrimoni que cal gestionar. Bioma,

2: 38-40.

Barceló, A. (2009) La caça a Mallorca. Història, societat, economia, territori i mediambient. Palma de Mallorca: Edición del Govern de les Illes Balears, Conselleria de Medi ambient.

Boissevain, J.(1996) Copping with Tourists: European Reactions to Mass Tourism, Oxford;Berghanhn Books

Boissevain J y Theuma, N. (2000) Un espacio discutido : planificadores , turistas, promotores y ecologistas en Malta. En Roque, M.A. (ed.) Nueva antropología de las sociedades mediterráneas. Barcelona, Icaria Editorial.

Bowen, L. y Van Vuren, D. (1997) “Insular endemic plants lack defenses against herbivores”, Conservation Biology, 1, pp. 1249-1254.

Comunicado de la Conselleria de Medi Ambient, Direcció General de Caça, Protecció

d’Espècies i Educació Ambiental, Palma de Mallorca.

García Dory, M.A. (1990) La utilización de las razas autóctonas en los ecosistemas regionales, como factor de ahorro energético en la ganadería española” http://www.magrama.gob.es/ministerio/pags/biblioteca/revistas/pdf_

Hermitte, M.A. (1991) “Le droit et la vision biologique du monde”. En Roger, A. y Guery, F. (1991) Maîtres et protecteurs de la nature. Seyssel : Editions Champ Vallon.

Ingold, T. (1996) “Hunting and gathering as ways of perceiving the environnement.” En Ellen, R.F y Fukui, K. (ed) Redefining nature: ecology, culture and domestication. Oxford: Berg.

Jacorzynski, W. (2007) Entre sueños de la razón: filosofía y antropología de las relaciones entre hombre y ambiente. México: CESAS, Universidad Autónoma Metropolitana.

Milton, K. (2010) Ecología, cultura y entorno, www.universidadur.edu.uy/antropolgia.

Articulo traducido del ingles.

Mormont, M. (2009) « Globalisations et écologisations des campagnes », Études rurales, janvier-juin, pp.143-160.

Nogués Pedregal, A. M. (2009) “Genealogía de la difícil relación entre antropología social y turismo”, PASOS. Revista de Turismo y Patrimonio Cultural, pp.43-56

Payeres, Ll. y Pons, P.A (1991) Cabra Mallorquina. Races autòctones mallorquines. Palma de Mallorca: Edició Grupo Serra.

Roger, A. y Guery, F. (1991) Maîtres et protecteurs de la nature. Seyssel : Editions Champ Vallon.

Roque, M.À,

Sánchez Garrido, R. (2009) “Percepción medioambiental y actividad cinegética”, Gaceta de Antropología, 25 (1).

Santamarina, B. (2008) “Antropología y medio ambiente. Revisión de una tradición y nuevas perspectivas de análisis de la problemática ecológica”, AIBR, Revista de Antropologia Iberoamericana, 3, 2, mayo-agosto, pp.144-184.

Santana Talavera, A. (2002) “Desarrollos y conflictos en torno al turismo rural: claves y dilemas desde la antropología social”. En Actas IIIº Congresso Internacional sobre turismo rural e desenvolvimento sustentable, Universidade de Santa Cruz do Sul.

Seguí, B. y Payeras, L. The mallorcam wild goad-Balearean Boc. Opúsculo Serra de Tramuntana paisatge cultural. Palma de Mallorca: Consell de Mallorca.

VV.AA (2005) Los animales, del mito al rito. Salamanca: Centro de Cultural Ángel Carril, Diputación de Salamanca.

Vives, J.A y Baraza, E. (2010) “La cabra doméstica asilvestrada (Capra hicus) en Mallorca. ¿Una especie a erradicar?”, Galemys, 22, pp.193-205.

Vourch, A. y Pelosse, V. (1988) Chasser en Cévannes, un jeu avec l’animal. Aix en Provence: Edisud/Editions CNRS.




http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Myotragus_balearicus.jpg

Los restos fósiles y subfósiles de Myotragus balearicus indican con total seguridad que este animal era un ramoneador, como las cabras actuales. Se alimentaba de toda clase de vegetación arbustiva y ramas bajas de los árboles típicos del clima mediterráneo, si bien sentía una especial predilección por el boj balear. Los yacimientos de Mallorca, Menorca,Cabrera y Sa Dragonera así como la ausencia de animales pastadores, parecen indicar que las primitivas Baleares estaban cubiertas totalmente por bosques antes del poblamiento humano y que no existían praderas herbáceas de tamaño apreciable. En este ambiente, los Myotragus se moverían de forma preferentemente solitaria o en pequeños grupos.

Los análisis de ADN y los fósiles más antiguos (Plioceno inferior, 5,7 millones de años atrás) de la isla de Mallorca (Myotragus pepgonellae) indican que Myotragus balearicus, a pesar de ser un animal ramoneador, descendía originalmente de pastadores. Los géneros más cercanos a Myotragus son ovinos como el extintoNesogoral del Plio-Pleistoceno de Cerdeña, el antiguo Gallogoral de Francia (posible ancestro continental de Myotragus y Nesogoral), Ovis (ovejas y muflonesactuales) y el Budorcas de las montañas de Asia Central. El último ancestro común de Myotragus y Nesogoral debió llegar a Mallorca y Cerdeña hace unos 6 millones de años, época en que el Estrecho de Gibraltar se cerró y el Mar Mediterráneo se secó hasta reducirse a unos cuantos lagos salados. Posteriormente, la reapertura del estrecho y la entrada masiva de agua salada aisló a las poblaciones de diversos animales en las nuevas islas mediterráneas. De forma paralela, un cambio climático sustituyó la vegetación de tipo subtropical por la actual de tipo mediterráneo, forzando al Myotragus a desarrollar drásticos cambios en su alimentación y dentadura.



1 Una de las primeras especies introducidas por los humanos en las Illes Balears es la cabra, artiodáctilo originario del oeste de Asia. Los animales importados en la época pretalaiótica derivaban de la cabra bezoar (Capra aegagrus), siendo la cabra de Creta (Capra aegagrus cretensis) una forma intermedia entre el ancestro continental y la forma asilvestrada en Mallorca, la cual se adaptó rápidamente a los ecosistemas insulares, al igual que ha sucedido con otros ovinos y caprinos actualmente salvajes en otras islas mediterráneas como los muflones o el agrimi.


2 Las razas actuales domesticas proceden del Bezoar (capre hircus aegagrus) que vive en estado salvaje en las montañas del suroeste. En la actualidad viven en España completamente adaptadas en sus enclaves montañosos esteparios. La más conocida por su especialización en la producción de leche se la murciana-granadina. El resto, aunque ligeramente inferiores, se explotan fundamentalmente por su carne, aunque en mayor o menor medida se ordeñan (García Dory, www.magrama.gob.es/ministerio, p.150).


3 La Dirección General de Caza, Protección de Especies y Educación Ambiental, puede otorgar dos categorías distintas de Certificados: una Primera categoría de cotos con una óptima gestión poblacional y con una proporción de individuos puros, reconocidos fenotípicamente, mayor del 90%, y densidad y estructura poblacional óptimas; y una Segunda Categoría de cotos que se encuentren en un proceso de mejora y con el porcentaje de cabras puras entre el 70 y el 90%. También cotos que acrediten una gestión completa, con el 70% de puros pero no superando del 90%, en casos en que no sea posible controlar debidamente la intromisión de animales externos. El Certificado de Calidad de Caza Mayor es un requisito imprescindible para la caza de la Cabra Salvaje Mallorquina y homologación de trofeos, repoblaciones y captura de animales vivos destinados a repoblaciones en otros cotos y comercialización de la caza mayor en todas sus vertientes. Una vez que se tenga el CCCM, se expedirá una autorización de caza de ejemplares puros, con el número y referencia de los precintos otorgados en cuatro categorías: macho medallable, macho selectivo, hembra selectiva y cabrito. Cada ejemplar de Cabra Salvaje Mallorquina abatido tendrá que ser identificado con su correspondiente precinto, en el momento subsiguiente a la captura, colocado en forma de “8” en los cuernos de los machos, y en el pie de una pierna posterior en el caso de hembras y cabritos. Se tendrá que cortar inmediatamente el margen, indicando la fecha de captura con muescas en forma de triángulo, tanto en el cuerpo principal como en la solapa del precinto. La solapa tendrá que librarse a la Administración competente, juntamente con los datos Por otro lado, el Decreto permite que se puedan hacer uniones de cotos de caza mayor. Se trata de agrupaciones de cotos para obtener el CCCM. Juntos tienen que sumar un mínimo de 300 ha. Cada coto integrante sigue manteniendo la identidad administrativa e independencia en lo que respeta a la caza menor, pero aplican conjuntamente un Anexo de Caza Mayor al Plan Técnico que permite cazar y gestionar la Cabra Salvaje Mallorquina de una forma que los pequeños cotos no pueden hacer.







Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal