Cantar para estrechar lazos afectivos



Descargar 28.55 Kb.
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño28.55 Kb.
Cantar para estrechar lazos afectivos

Una madre, no importa su cultura o su nivel social, arrulla a su bebé y le canta o tararea desde que nace, o incluso antes, ya que se trata de un instinto natural. Los estudios han demostrado que un bebé responde a los sonidos externos desde las 28 semanas del embarazo aproximadamente y un recién nacido reconoce desde el primer momento la voz de su madre. Por eso cuando le hablas a tu bebé, y más aún cuando le cantas una canción de cuna, tu bebé vuelve a experimentar la misma sensación de seguridad y bienestar que cuando estaba en el útero. Aunque los bebés no comprenden las palabras, sí entienden el mensaje de la entonación.

Eliana Tardío, escritora de origen boliviano y encargada de la relación entre madres y la institución Healthy Start Coalition en Florida (dedicada a proveer servicios médicos a bajo costo o gratuitos a madres con riesgo de tener bebés prematuros o con problemas genéticos) dice que “la canción de cuna es la musicalización de la ternura de una madre”.

Añade Tardío que el canto de cuna contribuye al desarrollo de la localización auditiva (la capacidad de reconocer y localizar de dónde procede un ruido, es decir, una fuente sonora), además de al desarrollo cerebral y el refuerzo de las emociones. “La música también aporta la armonía espiritual, la intimidad y la calma que ambos, mamá y bebé, necesitan para conocerse y entenderse”, explica. La canción que más canta Tardío a sus propios hijos, es “Arru-rú mi bebé”, porque su madre se la cantaba y ahora ella adapta la letra a su manera.

Las canciones de cuna y las canciones infantiles en español a menudo tienen su raíz en un determinado país, pero la mayoría ha traspasado fronteras, y en algunos casos la letra tiene variantes distintas dependiendo del lugar donde se canten. Ninguna es mejor que otra, y cada mamá puede cantar la versión que más le guste o que mejor se adapte a su cultura de origen.

Además, las canciones populares son un modo de transmitir al niño una importante parte de las raíces maternas o paternas desde la más temprana edad. Y si tu entorno familiar es bilingüe, el escuchar letras de canciones en español desde que es un bebé ayudará a tu hijo a reforzar el aprendizaje de ambos idiomas. Es importante que relacione su idioma materno con sensaciones placenteras, y así estará más abierto a seguir aprendiendo el español, incluso cuando el resto de su entorno hable otro idioma, como el inglés.



Aprender cantando

Enrique González Gómez, en su prólogo al libro Cancionero popular infantil, explica que el niño “toma las palabras como un juguete y descubre la magia de que unas palabras excitan a los que las oyen y otras los dejan tranquilos”. Por tanto, para los niños la canción es un medio de aprender jugando y también de calmarse. Observa a tu pequeño cuando tiene sueño, y mira cómo agita los brazos o golpea un objeto contra otro para hacer ruido cuando quiere jugar. Procura reforzar esos momentos, participando activamente en ellos. Son los mejores para introducir canciones infantiles y rimas.

Los pequeños aprenden mediante el juego y la música y las rimas de las canciones populares les ayudan a reforzar el recuerdo y el aprendizaje. Por eso en muchos países los niños recitan la tabla de multiplicar convirtiéndola en una canción. Por otro lado, la música es capaz de afectar el humor tanto del niño como de la mamá.

Las canciones de cuna, por su cadencia, calman a quien las canta y al pequeño que las escucha, sobre todo cuando al mismo tiempo hay contacto físico con la madre. En cambio, por la mañana y a lo largo del día, las canciones con ritmo ayudan a estimular al pequeño, que se divierte trotando sobre las rodillas de la mamá o el papá al ritmo de: “arre burro arre” o aprendiendo a mover la manita escuchando a su madre cantar “cinco lobitos” mientras mueve la mano delante de sus ojos curiosos.

Además de cantar las canciones a tu bebé, también puedes comprar CDs de música infantil y escuchar con él diferentes versiones de melodías infantiles.


http://espanol.babycenter.com/a8200069/la-importancia-de-las-canciones-infantiles-#ixzz2ccAhKWAa
Cantar a tu bebé es una forma única de comunicarte con él, relajarlo (y relajarte tú también al cantar). Te ofrecemos canciones tradicionales en español para que se las cantes a tu pequeñín.

Muchas de las canciones de cuna de origen latino tienen motivos religiosos y sobre todo católicos. Puedes elegir las que se adapten a tu entorno y a tus valores, pero recuerda que los bebés sólo escuchan la música y no comprenden lo que dice la letra. Al año o dos de edad es cuando ya empiezan a imitar lo que cantas e incluso cantan contigo.



A la nanita, nana

Escucha A la nanita, nana aquí

A la nanita nana nanita ella, nanita ella


Mi niño tiene sueño bendito sea, bendito sea
(repetir)

Fuentecita que corre clara y sonora


Ruiseñor que en la selva cantando llora
Calla mientras la cuna se balancea
A la nanita nana, nanita ella

A la nanita nana nanita ella, nanita ella


Mi niño tiene sueño bendito sea, bendito sea

Fuentecita que corre clara y sonora


Ruiseñor que en la selva cantando llora
Calla mientras la cuna se balancea
A la nanita nana, nanita ella

Esta canción la ha popularizado el popular grupo juvenil Cheetah Girls, y se puede encontrar en versión moderna en CDs y cancioneros infantiles actuales. Es una canción melódica y suave que ayudará al pequeño a tranquilizarse. Algunas mamás, además de cantar a sus pequeños, también usan grabaciones de las nanas para calmar a su bebé.



Din dan don

Escucha Din dan don aquí

Din dan, din don dan,


campanitas sonarán.

Din dan, din don dan,


que a los niños dormirán

Dindilín dandalán dandalán dan,


las estrellas brillarán.

Cierra los ojos y duérmete ya,


porque la noche muy pronto vendrá.
Dan, dan, dan.

Se trata de una popular canción de cuna mexicana de letra sencilla. Si aprendes dos o tres canciones de cuna de memoria, podrás cantarlas a tu pequeño noche tras noche. A los bebés les gusta la repetición porque les confiere una sensación de seguridad y de familiaridad. No temas aburrir a tu hijo. Lo peor que le puede pasar, es ¡que se duerma!



Duerme, duerme negrito

Escucha Duerme, duerme negrito aquí

Duerme, duerme, negrito,


que tu mama está en el campo,
negrito.

Te va a traer codornices para ti,


te va a traer mucha cosa para ti,
te va a traer carne de cerdo para ti,
te va a traer mucha cosa para ti.
Y si negro no se duerme
viene diablo blanco y ¡zas!
le come la patita.

Duerme, duerme, negrito,


que tu mama está en el campo, negrito.

Trabajando, trabajando duramente,


trabajando sí,
trabajando y no le pagan,
trabajando sí,
trabajando y va tosiendo,
trabajando sí,
trabajando y va de luto,
trabajando sí,
pa'l negrito chiquitito,
trabajando sí,
no le pagan sí, duramente sí,
va tosiendo sí, va de luto sí.

Duerme, duerme, negrito,


que tu mama está en el campo, negrito

Hay versiones modernas de esta canción, por Víctor Jara y Mercedes Sosa. Es una melódica canción de cuna que sirve para que el niño se calme antes de dormir. Cuando son bebés, la letra no es tan relevante como la música, sobre todo porque la letra de la mayoría de las nanas o canciones de cuna tienen su origen en el folclore de la gente del campo. Esto no se ajusta a la realidad cotidiana de muchas mamás modernas, pero sirve para comunicar a los pequeños su legado cultural familiar.



Arrorró mi niño

Arrorró mi niño,


arrorró mi sol,
arrorró pedazo,
de mi corazón.

Este niño lindo


ya quiere dormir;
háganle la cuna
de rosa y jazmín.

Háganle la cama


en el toronjil,
y en la cabecera
pónganle un jazmín
que con su fragancia
me lo haga dormir.

Arrorró mi niño,


arrorró mi sol,
arrorró pedazo,
de mi corazón.

Esta leche linda


que le traigo aquí,
es para este niño
que se va a dormir.

Arrorró mi niño,


arrorró mi sol,
arrorró pedazo,
de mi corazón.

Este lindo niño


se quiere dormir...
cierra los ojitos
y los vuelve a abrir.

Arrorró mi niño,


arrorró mi sol,
duérmase pedazo,
de mi corazón

Existen muchas variantes de esta canción, e incluso canciones diferentes con el mismo o parecido título. Algunas comparten melodía y otras no. Lo importante es que cuando cantes a tu bebé, lo hagas en tono suave, y arrullándolo. También puedes cantar a tu bebé cuando está en su cuna, para que se acostumbre a escuchar tu voz y se sienta tranquilo incluso cuando no tienes contacto físico con él. Así aprenderá a dormirse por su cuenta.



Duérmete niño

Duérmete niño,


duérmete ya,
que si no vendrá el coco
y te comerá.

Se trata de una de las canciones de cuna más populares de todos los tiempos. Hoy día en algunos foros se cuestiona la mención del “coco” en la letra, porque podría asustar al pequeño. En realidad, estas canciones se suelen cantar al bebé cuando es demasiado chiquito como para comprender lo que significa. Casi todo el mundo conoce la melodía, y también se puede tararear. Su equivalente en inglés, Rock-a-bye-baby, es muy popular también.



Otra versión moderna del Duérmete niño:

Duérmete, niñito,


que tengo que hacer;
lavar tus pañales,
ponerme a coser
una camisa
que te vas a poner
el día de tu santo,
Señor San Miguel

Se canta al mismo son que la versión anterior, y posiblemente tenga mejor acogida entre los papás y mamás de hoy.



Canción del niño que se acuesta

Levanta, José,


y enciende la vela
y mira quién anda
por la cabecera.

Los ángeles son


que van en carrera
y encuentran un niño
vestido de seda.

¿De quién es este niño?


De María es.

¿Dónde está María?


Hablando con San Juan.

¿Dónde está San Juan?


Hablando con San Pedro

¿Dónde está San Pedro?


Abriendo y cerrando
las puertas del cielo


http://espanol.babycenter.com/a8200072/canciones-de-cuna#ixzz2ccB7Cq8Q
Cantar canciones con tu pequeño fomenta las siguientes habilidades: escuchar, reconocer, imitar y reproducir. Observa a tu hijo cuando le cantes y verás que desde muy temprana edad responde a tu voz con expresiones de alegría y más adelante, bailando o balanceándose.
Arroz con leche

Arroz con leche me quiero casar


con una señorita de la capital,
que sepa coser,
que sepa contar,
que sepa abrir la puerta
para ir a jugar.

Yo soy la viudita, del barrio del rey,


Me quiero casar y no encuentro con quién:
con éste sí, con éste no;
contigo, mi vida, me casaré yo.

Cinco lobitos

Cinco lobitos tiene la loba


blancos y negros detrás de una escoba.
Cinco tenía y cinco criaba
y a todos los cinco tetita les daba.

Otra variante:

Cinco lobitos


tiene la loba,
cinco lobitos
detrás de la escoba

Cinco lavó,


cinco peinó,
y a todos los cinco
a la escuela mandó

Esta popular canción se suele cantar a los bebés, moviendo la mano con los dedos separados, para que los bebés se fijen en el movimiento. Al año de edad, o incluso antes, pueden imitar a la madre. Ayuda a los bebés en su aprendizaje psicomotriz, es decir, a asociar estímulos mentales con movimientos corporales. Cuando son más grandes se puede utilizar para enseñar los números



Los Elefantes

Escucha Los Elefantes aquí

Un elefante se columpiaba


sobre la tela de una araña.
y como vio que resistía
fue a llamar otro elefante.

Dos elefantes se columpiaban


sobre la tela de una araña
y como vieron que resistía
fueron a llamar otro elefante.

Tres elefantes...


Cuatro elefantes...
Cinco elefantes...

El Toro toronjil

Escucha El Toro toronjil aquí

Vamos a la vuelta


del toro torojil
a ver a la rana
comiendo perejil

La rana no esta aquí


estara en su vergel
cortando una rosa
sembrando un clavel.
¿Como amanecio la ranita?
¡Engusanada!

Palmas, palmitas

Escucha Palmas, palmitas aquí

Palmas, palmitas,
higos y castañitas,
azúcar y turrón
para mi niño/a son.

Otra variante:
Palmas palmitas
que viene papá

palmas palmitas


que en casa ya está

tortitas al niño, tortitas traerá

palmas palmitas
que viene papá

Esta canción tiene la clara intención de animar al pequeño a que junte las manitas para dar palmadas, es decir, estimula la coordinación manos-ojos. La puedes cantar cuando sea un bebé también para que se fije en el movimiento de tus manos.



Los Pollitos

Escucha Los Pollitos aquí

Los pollitos dicen


pío, pío, pío,
cuando tienen hambre,
cuando tienen frío.

La gallina busca


el maíz y el trigo,
les da la comida
y les presta abrigo.

Bajo sus dos alas


se están quietecitos,
y hasta el otro día
duermen calentitos.

(Versión española)

Los pollitos dicen,


pío, pío, pío
cuando tienen hambre
cuando tienen frío

La gallina busca


el maíz y el trigo
les da la comida
y les presta abrigo

Bajo sus dos alas,


acurrucaditos
hasta el otro día
duermen los pollitos.

(se vuelven a repetir las primeras 3 estrofas)

Cuando se levantan


dicen mamacita,
tengo mucha hambre
dame lombricitas.

(Versión mexicana)

Procura cantar a tu bebé cuando le cambies el pañal, durante el baño y a la hora de comer. De esta manera, asociará estos momentos con la sensación placentera de escuchar tu voz. Cuando cantas a tu hijo, estás estrechando tu relación con él y además le animarás a que intente imitarte en cuanto tenga la capacidad de intentar expresarse, ya sea con balbuceos o mediante palabras y gestos.



Cucú cantaba la rana

Escucha Cucú cantaba la rana aquí

Cucú, cucú,


cantaba la rana,
Cucú, cucú,
debajo del agua.
Cucú, cucú,
pasó un marinero
Cucú, cucú,
llevando romero.
Cucú, cucú,
pasó una criada
Cucú, cucú,
llevando ensalada.
Cucú, cucú,
pasó un caballero,
Cucú, cucú,
con capa y sombrero,
Cucú, cucú,
pasó una señora,
Cucú, cucú,
llevando unas moras.
Cucú, cucú,
le pedí un poquito,
Cucú, cucú,
no me quiso dar,
Cucú, cucú,
me puse a llorar.

Tengo una muñeca

Tengo una muñeca


vestida de azul
con su camisita
y su canesú

la saqué a paseo


se me constipó
la tengo en la cama
con mucho dolor.

Esta mañanita


me dijo el doctor
que le de jarabe
con un tenedor.

Dos y dos son cuatro,


cuatro y dos son seis,
seis y dos son ocho
y ocho dieciséis.

Y ocho veinticuatro


y ocho treinta y dos,
éstas son las cuentas
que he sacado yo.

Como para casi todas las canciones infantiles, existen muchas variantes de la letra anterior. Esta canción es para niños de más edad que ya aprenden a contar, aunque naturalmente la puedes cantar desde que tu hijo es un bebé. A los niños les resulta más fácil aprender los números y el abecedario cuando lo hacen al son de una tonadilla.


Cuando cantes a tu niño, recuerda que no sólo es importante la voz, sino que tu mirada e incluso tus gestos te ayudarán a establecer un vínculo de comunicación con tu bebé. Las canciones resultan también muy útiles cuando viajas en coche, o cuando tu hijo está cansado o sobre-estimulado.




http://espanol.babycenter.com/a8200075/canciones-infantiles#ixzz2ccBPEHlF


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal