Capítulo 8 1 Democracia directa en Uruguay y en Venezuela: nuevas voces, antiguos procesos



Descargar 243.92 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión17.12.2017
Tamaño243.92 Kb.
  1   2   3   4
Capítulo 8 1
Democracia directa en Uruguay y en Venezuela: nuevas voces, antiguos procesos2


Alicia Lissidini

La mayoría de los países latinoamericanos incorporó o amplió los mecanismos de democracia directa y democracia participativa en la década de los noventa, en el marco de reformas constitucionales profundas. Muchas de estas reformas fueron una respuesta institucional al proceso de democratización propio de los países que vivieron regímenes autoritarios (como fueron las Constituciones de Brasil de 1988 y de Paraguay de 1992); otras buscaron conformar pactos en torno a la sucesión presidencial (como la Constitución argentina de 1994) o aumentar el poder del Ejecutivo (Perú de 1993); otras promovieron la participación y la superación de los problemas de representación, como las cartas magnas de Colombia de 1991 y de Bolivia de 2004. En los últimos años, Hugo Chávez (2007) intentó sin éxito reformar nuevamente la Constitución venezolana con el objetivo de profundizar su proyecto de “socialismo del siglo XXI”, mientras que en Bolivia (2009) se aprobó mediante una consulta popular una reforma que introdujo importantes modificaciones en la representación indígena, las autonomías y la organización territorial, la administración de las tierras, la organización de los poderes del Estado e incorporó la “democracia comunitaria”, junto con la democracia representativa y directa.

En este artículo se analiza la democracia directa en dos países: Uruguay y Venezuela. La elección del caso uruguayo se debió a que es el país con más larga tradición en Latinoamérica de democracia directa (entre 1917 y 2009 los ciudadanos ejercieron su voto en 24 consultas populares). Sin embargo, la democracia directa en Uruguay varió a partir de la redemocratización, adquiriendo un carácter más reactivo, de “voz”, en el sentido hirschmaniano. Por esta razón, y por el auge que tiene la democracia directa en Latinoamérica a partir de la década de los noventa, Uruguay perdió en parte el carácter excepcional y entonces la comparación con otro caso resulta de interés para analizar las características que tienen las consultas populares y para responder a la pregunta por los efectos de la participación directa de la ciudadanía sobre la democracia. Tres países ostentan el mayor número de consultas nacionales en América Latina a partir de la década de los noventa: Bolivia (4), Ecuador (7) y Venezuela (6). La decisión de comparar a Uruguay con el caso venezolano obedece a que ambos cuentan con una legislación amplia en materia de democracia directa. En los dos, toda reforma constitucional debe ser sometida a consulta popular, los ciudadanos de ambos países tienen la potestad de proponer reformas constitucionales y leyes al Poder Legislativo y de derogar leyes vigentes mediante el referendo abrogatorio. Asimismo, ambos países tuvieron una larga estabilidad democrática, aunque en el caso uruguayo con un interregno, producto de un golpe de Estado, entre 1973 y 1984. Hay algunas diferencias entre los diseños legales: los venezolanos pueden promover un referendo revocatorio del mandato del presidente y de todos los cargos de elección popular, y el presidente tienen la potestad para convocar a una consulta popular en Venezuela. La Constitución uruguaya no contempla ninguno de los dos mecanismos (en el cuadro 1 se sintetizan los mecanismos previstos en cada Constitución).
Cuadro 1. Democracia directa en Venezuela y en Uruguay

Mecanismos de democracia directa

Constitución de Venezuela*

Constitución de Uruguay**



Consulta popular obligatoria

Artículos 16, 171 y 172: En caso de modificar los límites territoriales nacionales o municipales, o de afectar la soberanía nacional

Artículo 120:

A los pueblos indígenas sobre recursos naturales

Artículo 279: En caso de que un proyecto de ley propuesto por la ciudadanía al Congreso no sea sometido a votación en el tiempo estipulado, deberá someterse a referendo:

Artículo 205:

Si no hubiera acuerdo en la Asamblea Nacional para elegir al titular del Poder Ciudadano, deberá someterse a consulta popular:

Artículo 340-346: Para modificar o enmendar la Constitución

Artículo 331: Para reformar la Constitución





Referendo facultativo vinculante

Iniciativa del Poder Ejecutivo

Artículo 73


No está previsto este mecanismo


Iniciativa de la Asamblea Legislativa

Articulo 73


Iniciativa popular

Artículo 73



Referendo consultivo

no vinculante

Iniciativa del Poder Ejecutivo

Previsto en el artículo 71



No está previsto este mecanismo

Iniciativa de la Asamblea Legislativa

Artículo 71

Iniciativa popular

Artículo 71


Referendo abrogatorio

Iniciativa ciudadana

Artículo 74


Art. 79 y Ley Nº 17.244



Iniciativa del Presidente

Artículo 74

No está previsto

Revocatoria de mandato

Artículo 72 (Art. 233)

No está previsto

Iniciativa ciudadana

Legislativa

Artículos 204 y 205

Artículo 79

Reforma Constitución

Artículo 341 y 342

Artículo 331


Otros mecanismos de participación directa

Articulo 348 y 347

Asamblea Nacional Constituyente, Cabildo abierto y asamblea de ciudadanos


No están previstos



* Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999).

** Constitución de 1967 (con modificaciones plebiscitadas el 31 de octubre de 2004), Ley 16.017: Reforma de la Ley de elecciones (6 de abril de 1989), y Ley Nº 17.244 Recurso de referéndum contra las leyes (6 de julio de 2000).

Fuente: elaboración propia.
En definitiva, se trata de analizar comparativamente el ejercicio de la democracia directa en dos países. La hipótesis que se plantea en este capítulo es que las características que asumen los ejercicios de democracia directa en cada caso dependen del diseño legal de los mecanismos, las características de los actores que lo ejercen y fundamentalmente del contexto social y político, y de la dinámica política preexistente. Mientras que en el caso de Uruguay las consultas populares en general han tendido a reforzar la democracia,  dinamizando el sistema político, promoviendo el debate público y la participación ciudadana, en el caso de Venezuela la mayoría de las consultas incrementaron la delegación política y la polarización social. En los dos casos, la democracia directa reveló contrastes en el rol de los partidos políticos y la capacidad de representación: mientras que en Uruguay éstos fueron fundamentales, en el caso de Venezuela los ciudadanos, en su gran mayoría, no se sintieron representados por los partidos políticos.

Este artículo recoge las ideas presentadas por Maxwell A. Cameron, Eric Hershberg y Kenneth Sharpe en el capítulo 1 de este libro sobre la propuesta de Hirschman, desarrollada especialmente en Salida, voz y lealtad (1977).


  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal