Centro de informacióN



Descargar 224.95 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño224.95 Kb.
  1   2   3   4   5




CENTRO DE INFORMACIÓN

BANCARIA Y ECONÓMICA

La Habana. 18 de enero del 2012 Año XV No. 3671

SUMARIO


** BM: países prepararse para nueva crisis 1

** El dinero especulativo saldría de China 2

** FMI: elevar sus recursos hasta US$500 000 millones 3

** Desaceleración china: retos para economía mundial 4

** El hombre vs. la máquina, el dilema de EE.UU. 6

** Crisis euro y emergentes lastran economía global 8

** Breves 9

** Misceláneas 11

** Bolsas de Asia 12

** Bolsas de Europa y América 13





** BM: países prepararse para nueva crisis


El Banco Mundial advirtió a los países en desarrollo que deben estar preparados para golpes grandes a sus economías a medida que se desacelera el crecimiento económico global. La entidad multilateral redujo sus pronósticos de crecimiento y ahora espera una contracción del 0.3% en la Eurozona en el 2012.

Los países en desarrollo deben evaluar sus vulnerabilidades y prepararse para nuevos golpes, mientras todavía hay tiempo, señaló el economista jefe del Banco Mundial, Justin Yifu Lin. Un empeoramiento de la crisis no perdonaría a nadie.

El Banco Mundial tiene una advertencia para los países en desarrollo: prepararse para lo peor, señaló Andrew Walker, corresponsal de asuntos económicos de la BBC. En su informe de Perspectivas Económicas Globales el banco advierte que existe el riesgo de una crisis tan acentuada como la que desató la quiebra de Lehman Brothers en el 2008.

El Banco Mundial alerta, además, que los problemas del euro podrían generar una crisis tan fuerte como la del 2008. ¿Podrían las naciones en desarollo afrontar este nuevo escenario?, se pregunta Walker. Después de todo, soportaron la más reciente recesión global relativamente bien. La posición del Banco es que, en muchos casos, están en mejor estado que los países ricos. Walker apunta que algunas naciones en desarrollo tienen margen para aumentar el gasto gubernamental y deberían identificar ahora lo que más ayudaría al desarrollo y a los pobres, pero otros no tienen ese campo de maniobra y tendrán que hacer ajustes si hay una recaída prolongada.

El Banco Mundial predice que los países en desarollo crecerán un 5,4% en el 2012. En junio había dicho que este crecimiento llegaría al 6,2%. El Informe de Perspectiva Económica Global de la organización indica que ya es visible el menor crecimiento en el comercio global y el precio de los bienes básicos. Los precios de la comida han caído un 14% frente a su máximo en febrero del 2011.

Andrew Burns, director de macroeconomía global en el Banco Mundial expresó a la BBC que existe el peligro de que la nueva recaída sea más duradera que la que siguió al colapso de Lehman Brothers en el 2008. Esta vez, los países en desarrollo estarán en muchas mejores condiciones que los países de altos ingresos, pero seguimos preocupados. En esta oportunidad los países ricos no podrán ofrecer la misma clase de política fiscal anticíclica y apoyo al sistema financiero como lo hicieron en el 2008 y el 2009.

El Banco Mundial indica que la crisis de la deuda soberana en la Eurozona y el lento crecimiento en los países en desarollo podrían fortalecerse mutuamente y llevar a crecimiento aún menor que el pronosticado.(Inicio)

** El dinero especulativo saldría de China


Una salida precipitada de capital desde China está encendiendo las alarmas para los inversionistas en la segunda mayor economía del mundo. Por primera vez desde la crisis financiera asiática, las reservas internacionales de China disminuyeron en los últimos 3 meses del 2011. Una caída de US$20 600 millones aún deja a Beijing con US$3,18 billones en reservas, más que suficiente para tiempos difíciles.

Sin embargo, no se veía una caída trimestral desde que los inversionistas huyeron de Asia durante la crisis financiera de 1998. Ello refleja un marcado cambio en la percepción sobre la economía china. El descenso se explica, en parte, por un menor superávit comercial, combinado con ajustes en las valuaciones producto de una disminución en el valor en dólares de la porción en euros de las reservas, pero la causa más importante del descenso parece ser la salida de capitales desde China.

Explicar las reservas de China es complicado, pero las estimaciones sugieren que hasta US$100 000 millones de capital podría haber salido de China en noviembre y diciembre. La última vez que se registró una salida de dinero especulativo en cantidades tan grandes fue a finales del 2008.

La salida de capital especulativo desde la economía china en estos momentos tiene mucho sentido. El yuan se fortaleció un 5,1% frente al dólar en el 2011, pero se espera que en el 2012 se aprecie solo entre un 2 a un 3%. Los precios de las propiedades están cayendo y se espera que lo sigan haciendo. El índice Shanghai Composite Index declinó un 21% durante el 2011 y la percepción en los mercados bursátiles continúa frágil.

En resumen, todos los argumentos normales para que los inversionistas mantengan su dinero en China ya no se aplican. Cuando ese es el caso, es natural que el capital comenzará pronto a abandonar el país. (Inicio)

** FMI: elevar sus recursos hasta US$500 000 millones


El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha propuesto a los países miembros ampliar sus recursos en medio billón de dólares (€390 000 millones al cambio actual) - y no US$1 billón como se informó al principio - con vistas a mejorar su capacidad de préstamo, según fuentes oficiales del organismo presidido por Christine Lagarde citadas por Bloomberg. Con ello, el FMI reforzará su potencia de fuego para ayudar a los Estados con problemas ante un eventual recrudecimiento de la crisis del euro. La noticia, conocida a media mañana, ha cambiado el ánimo de los inversores y ha llevado a los mercados positivos a terreno positivo tras abrir la sesión en rojo, pero no ha sido suficiente para mantener las subidas durante toda la jornada.

La institución con sede en Washington está presionando a China, Brasil, Rusia, la India, Japón y a los países exportadores de petróleo a realizar las mayores contribuciones a este refuerzo. El objetivo es lograr un acuerdo para ello antes de la cumbre del G-20 de finales de febrero, los días 25 y 26, que se va a celebrar en México.

La directora gerente del Fondo afirmó que los miembros del órgano ejecutivo dieron la bienvenida al compromiso de Europa de contribuir a sus recursos, aunque remarcaron la importancia de que los cortafuegos y otras medidas europeas sean suficientemente fuertes para hacer frente a la crisis de la Zona euro. El equipo del Fondo explorará opciones para aumentar su capacidad de respuesta, sujetas a las adecuadas salvaguardas.

La propia Lagarde afirmó ayer (17/01/12) tras una reunión del directorio ejecutivo del organismo que están evaluando las opciones de aumentar sus recursos para cumplir con su mandato y desempeñar un papel completo y constructivo como garante de la estabilidad global. En un comunicado al término del encuentro, la exministra francesa añadió que el mayor desafío es dar una respuesta adecuada a la situación y añadió que muchos miembros del FMI realzaron la necesidad y urgencia de hacer esfuerzos colectivos para contener la crisis de deuda de la Zona euro y proteger a las economías mundial de posibles contagios.

Actualmente, los recursos del fondo se sitúan en torno a US$385 000 millones (€300 000 millones), pero Lagarde ya avanzó en septiembre la necesidad de ampliar este fondo de actuación. El objetivo de el refuerzo es poder hacer frente a las necesidades de países relativamente grandes como Italia, que, de hecho ya está bajo supervisión del FMI para garantizar que cumple las reformas comprometidas contra el déficit.

Hasta la fecha, los únicos que se han comprometido a poner su parte han sido los socios de la Eurozona con el anuncio de una aportación adicional de €150 000 millones. Reino Unido, pese al divorcio de la cumbre de diciembre, y el resto de los estados de la UE, pero que no comparten la divisa común pondrían otros €50 000 millones, tal y como se acordó en la cumbre de diciembre. Por tanto, si se suma este dinero con lo que ya está en las arcas del fondo, su capacidad ascendería hasta US$385 000 millones, con lo que faltarían otros US$300 000 millones de los emergentes y de Japón.

Con esta aportación, los países del Viejo Continente evitan posibles reproches del resto de países, que son reacios a rascarse los bolsillos para ayudar a Europa si la propia Europa no pone antes su dinero, tal y como defendieron en la cumbre de Cannes del G-20 de noviembre. También hay quien se muestra abiertamente contrario a dar más fondos al FMI, como Estados Unidos, que es precisamente el mayor financiador del organismo con una cuota del 40%. El motivo es que el Congreso, por el que necesariamente tiene que pasar esta decisión, no va a aprobar un desembolso para Europa en período preelectoral. (Inicio)

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal