Cerrado por “deslocalización”



Descargar 112.32 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión29.01.2019
Tamaño112.32 Kb.
  1   2   3

Cerrado por “deslocalización”

Conservo en mi biblioteca varios libros sobre management escritos por mi amigo Rodolfo E. Biasca, “Productividad” – Ediciones Macchi – 1984; “Downsizing” – Ediciones Macchi – 1989; “Resizing” – Ediciones Macchi – 1991; …

Ya entonces, Rodolfo Biasca, decía: “Hace más de diez años, cuando trabajaba en una empresa en la función de ingenieria industrial se me encargó el diseño y la coordinación de un programa de reducción de costos. Ahí comenzó mi relación con el tema de productividad…

Este libro está dedicado a mis hijos, porque será mediante esfuerzos de aumento de la productividad, cualquiera sean sus nombres, que el hombre logrará un mejor nivel y calidad de vida. Quizás sea esta mi mejor contribución a que ellos tengan un futuro mejor”… (del Prólogo del libro “Productividad”).


Más adelante, escribió: “Para sobrevivir, para ser rentables, las empresas deben adaptarse a los cambios del entorno. En los países desarrollados, la mayor competencia mundial y los cambios tecnológicos han sido algunas de las razones por las cuales las empresas (grandes y chicas) se están reestructurando…

Reestructurar una empresa no es eliminar indiscriminadamente un porcentaje de personal. Es algo más: una revisión de la situación y la toma de medidas que van más allá de los despidos…

Este libro propone, entonces, el proceso de reestructurar y repensar la empresa como una primera fase, luego, para asegurar su éxito en el tiempo un esfuerzo por crear y modelar su futuro, con una permanente preocupación por el logro de la eficacia operativa”…(de la Introducción del libro “Downsizing”).
En la 4ª edición, ampliada y actualizada, agregó: “Es realmente un nuevo libro…He cambiado el título de Downsizing (literalmente reducción de tamaño) por el de Resizing (rediseño del tamaño) para que no se interpretara que el tema, o la recomendación de la obra, es la reducción de empresas. El uso de diferentes “etiquetas” (reconversión, transformación, reestructuración, ajuste, turnaround, retrechment, downsizing, rightsizing, etc.) ha generado una cierta confusión semántica”…(del Prólogo de la edición internacional del libro “Resizing”).
“Hay empresas que necesitan revertir su declinación y fracaso mediante un esfuerzo que las haga recuperar y volver a ser exitosas. Hay otras empresas que deben adaptarse a cambios del entorno de los años 80 que ahora se dan cuenta son permanentes. Hay otras que deben prepararse para un contexto diferente en los años 90 (mayor competencia, apertura de los mercados, desregulación de mercados, etc.)…(del apartado sobre Contenido de la última obra citada).
Robert R. Reich, en su libro, “El trabajo de las naciones” – Vergara – 1993, en el capítulo 16, La divergencia en los ingresos, decía: “En suma, mi argumento hasta aquí es que el bienestar económico de los norteamericanos (o, por caso el de cualquier otro grupo de personas que compartan una identidad política común) ya no depende de las compañías que posean o del empuje de sus industrias, sino del valor que puedan agregar a la economía mundial, a través de sus conocimientos y habilidades.

Cada vez es más el trabajo que realizan los ciudadanos, antes que el éxito de sus entidades abstractas, como las compañías, las industrias o las economías nacionales, lo que determina su estándar de vida.

Ya he mencionado que los trabajos de los norteamericanos se pueden agrupar en tres amplias categorías para determinar que es lo que agregan a la economía mundial. Estas son los servicios rutinarios de producción, los servicios en persona y los servicios simbólico-analíticos…

En el capítulo 17, Por qué los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres, sostenía: Más allá de la clasificación oficial de un puesto (de producción, servicio, gerencial, técnico, de secretaria, etc.), o de la industria en la cual trabaje (automotriz, siderúrgica, de la computación, publicidad, alimentación o finanzas), la verdadera posición competitiva en el mundo de la economía está llegando a depender de la función que cumple. En eso estriba la razón fundamental de la divergencia de ingresos. Los salarios de los empleados de la producción rutinaria están en disminución. Los servicios en persona también están menos remunerados, aún cuando su destino sea menos incierto. Pero los analistas simbólicos –que los intermedian, identifican y resuelven los nuevos problemas- son los que de una manera general tienen más éxito en la economía mundial.

Todos los norteamericanos solían compartir el mismo destino…Ahora estamos en diferentes naves, algunas se hunden, otras van al garete, y las terceras navegan airosas”…
Jeremy Rifkin, en su libro, “El fin del trabajo” – Paidos – 1996, en el capítulo 11, Ganadores y perdedores de la alta tecnología, señalaba: “Prácticamente la totalidad de los directivos de empresa y de los economistas de más prestigio continúan afirmando que los espectaculares avances tecnológicos de la tercera revolución industrial tendrán efectos de lenta gestación: reducción en los costos de los productos, incrementos en la demanda de consumo, creación de nuevos mercados y un creciente número de personas que trabajan en empleos e industrias de alta tecnología con mejores retribuciones…

En el mundo extremadamente automatizado y basado en la alta tecnología de la década de los 90, la nueva elite de los trabajadores de la información y el conocimiento es la que emerge con importantes cualidades que los llevan al centro del mundo económico. Se convierten en la nueva aristocracia”…


Un tiempo después, Hans-Peter Martin y Harald Schumann, autores de “La trampa de la globalización” – Taurus – 1998, en el apartado: Víctimas o verdugos? Los pobres global players y el bienvenido retorno del pragmatismo, decían: …”(citando a Butros-Ghali, Secretario General de la ONU): Como consecuencia de la globalización, “las posibilidades de influir de los distintos estados irán decreciendo cada vez más, mientras las competencias de los global players, por ejemplo en el ámbito financiero, crecen y crecen sin que nadie las controle”. Son conscientes de esto los más importantes jefes de estado, con los que Butros-Ghali está en permanente contacto? No, el Secretario General de la ONU mueve resignado la cabeza, “como líderes de sus países, siguen teniendo la impresión de que disponen de soberanía nacional y pueden arreglárselas a nivel nacional con la globalización”…

La globalización reúne a los jugadores de todas las empresas y naciones, como en un campeonato mundial de fútbol. Sin embargo, dicho gráficamente esto significa que en el mundo de las grandes decisiones económicas ni siquiera hay reglas de juego comunes, por no decir árbitros determinados…Porqué esas aspiraciones mundiales? “Tenemos que hacerlo”, responde (un) líder industrial. “Queremos participar en estos mercados y accedemos a ellos en las condiciones que nos ofrecen. Tenemos que entrar en los mercados. Porque naturalmente es mejor que esté yo que el competidor”…

En cualquier caso, el miedo, y eso lo saben los altos ejecutivos igual que el sentir popular, es un mal consejero. Se comporte uno como se comporte, parece inevitable cometer errores graves. Quien como directivo deja a un lado las preocupaciones, mas que comprensibles en vista de la actual evolución, y se lanza, corre rápidamente el riesgo de destruir mas de lo que salve con unos re-engeneering (reorganización), outsourcing (desplazamiento) y downsizing (reducción) exagerados. Pero quien huye de los nuevos tiempos y sólo intenta, a la defensiva, no hacer, en lo posible, nada mal, ya lo está haciendo casi todo mal.

Que son, pues los global players de la política, las finanzas, los medios y la economía: tan sólo forzados simpatizantes o premeditados autores?”…


Otra vez Jeremy Rifkin, ahora en su libro, “La era del acceso – Paidos – 2000, en el capítulo 3, La economía ingrávida, afirmaba: “Asistimos a una explosión del negocio de la externalización. Dun & Bradsteet estiman que actualmente en EEUU hay mas de 146.000 empresas dedicadas al negocio de la externalización o subcontrata. Se espera que para fines del año 2000 la externalización suponga un volumen de negocio cuyos beneficios se acerquen a los 300.000 millones de dólares. Del total de 1,6 millones de empresas que utilizan una manera u otra de externalización de servicios, el grupo más numeroso es el formado por empresas que tienen menos de diez empleados. Sin embargo, las grandes empresas también están inmersas en este proceso de externalizar sus actividades internas. Tres de cada diez empresas industriales ya externalizan más de la mitad de su actividad productiva.

La externalización no es un fenómeno exclusivamente norteamericano. Dos tercios del total mundial de empresas externalizan en la actividad uno o más de sus procesos internos. Por ejemplo, en el caso de Japón la externalización de sus actividades la realizan mas del 60% de las empresas”…


Un poco después, Naomi Klein, en su libro “No logo” – Paidos – 2001, denunciaba: “El interés que han despertado estas versiones eufóricas de la globalización no ha tardado en desvanecerse, y las grietas y las fisuras ocultas tras su brillante fachada han quedado al descubierto. Durante los últimos cuatro años, los occidentales hemos comenzado a ver otro tipo de aldea global, donde la desigualdad económica se ensancha y las oportunidades culturales se estrechan.

Es en la aldea donde algunas multinacionales, lejos de nivelar el juego global con empleos y tecnología para todo el mundo, están carcomiendo los países más pobres y atrasados del mundo para acumular beneficios inimaginables…(de la Introducción).


Las Zonas de Procesamiento de Exportaciones (ZPE) no son espacios por donde transitan los artículos sino donde se fabrican, y donde además no se pagan gravámenes de importación y exportación, y a menudo tampoco por los ingresos ni la propiedad…

La idea cobró fuerza a principios de la década de 1980, cuando India otorgó cinco años de exención fiscal a las empresas manufactureras que funcionaban en sus zonas de salarios bajos.

Desde entonces, la industria de las Zonas de Libre Comercio se ha multiplicado. Hay 52 zonas económicas sólo en Filipinas, que emplean a 459 mil personas en un lugar donde en 1986 sólo se contabilizaban 23 mil trabajadores, y hasta 1994, 229 mil. La zona económica mayor es China, donde los cálculos más conservadores estiman que hay 18 millones de personas que trabajan en 124 zonas de procesamiento de exportaciones. La Organización Internacional del Trabajo dice que hay al menos 850 ZPE en todo el mundo, pero que la cifra probable alcanza mas bien mil, que se extienden a 70 países y emplean alrededor de 27 millones de obreros. La Organización Mundial del Comercio calcula que el volumen de negocios de estas zonas oscila entre 200 y 250 mil millones de dólares…

Independientemente del país donde se hallen las ZPE, la condición de los trabajadores tiene una sorprendente similitud: La jornada laboral es larga; hasta catorce horas en Sri Lanka, doce en Indonesia, dieciseis en China del sur y doce en Filipinas. La gran mayoría del personal se compone de mujeres, siempre jóvenes y que siempre trabajan para subcontratistas de Corea, Taiwan o Hong Kong. Los contratistas reciben pedidos de empresas de EEUU, Gran Bretaña, Japón, Alemania o Canadá. La gestión de personal es de corte militar, los supervisores son a menudo arbitrarios, los sueldos están por debajo del nivel de supervivencia y el trabajo es poco cualificado y tedioso.

En tanto que modelo económico, las Zonas de Procesamiento de Exportaciones de la actualidad se parecen mas al de franquicias de hamburgueserías que al del desarrollo sostenible, tan diferentes de los países que las acogen. Estos reductos de industria pura se acultan tras un manto de transitoriedad: los contratos van y vienen sin aviso previo; los trabajadores son predominantemente inmigrantes, alejados de sus lugares natales y con pocas relaciones con las ciudades o las provincias donde se hallan las zonas; el trabajo mismo es a corto plazo y a menudo no se renueva…

En las Zonas reina el miedo; los gobiernos temen perder sus fábricas extranjeras, las fábricas temen perder sus marcas clientes, y los obreros sus inseguros trabajos. Estas fábricas no están construídas sobre la tierra, sino en el aire…

No importa que las fronteras de estos territorios temporales y ficticios se ensanchen y devoren sectores cada vez más amplios de los países reales. Ahora hay 27 millones de personas en todo el mundo que viven entre paréntesis, y éstos, en vez de estrecharse, se agrandan cada vez más”…(del capítulo 9, La fábrica abandonada).

Desearía comenzar a “aterrizar” la ilusión (o el espejismo) citando un artículo publicado por Foreign Policy, A. T. Kearney, de febrero 2004, sobre: “Measuring globalization: Economic Reversals, Forward Momentum”.

En el “Globalization Index” publicado, las economías BRIC tienen la siguiente performance:
Russian Federation está en el número 44 del ranking de los países más globalizados

Brasil está en el número 53 del ranking de los países más globalizados

China está en el número 57 del ranking de los países más globalizados

India está en el número 61 del ranking de los países más globalizados


Para elaborar el ranking los autores evalúan las siguientes variables:
Integración económica: comercio, inversiones extranjeras directas, flujo de cartera de capitales, ingresos por inversiones.
Tecnología de la conectividad: usuarios de Internet, servidores de Internet, seguridad en la red.
Contacto personal: viajes internacionales y turismo, tráfico telefónico internacional, giros y transferencias personales (incluídas las remesas de los trabajadores, persona a persona y otras transferencias no gubernamentales).
Compromisos políticos: miembros de organizaciones internacionales, contribución financiera y de personal a las misiones del Consejo de Seguridad de la ONU, ratificacion de tratados internacionales, y transmisiones de gobierno.
De la posición en el ranking que ocupan los BRIC, así como de los aspectos tenidos en cuenta a la hora de conformarlo, no podríamos decir que los países llamados a ser las “maravillas volantes” puedan resultar seleccionados por las empresas para instalar sus factorías en ellos o para subcontratar parte de su producción por su alto nivel de globalización.

Tal vez haya que buscar los “factores de decisión” en motivaciones menos “tecnológicas”, digamos…


Tal vez, tal vez…, haya que buscarlo en motivos más “prosaicos”, como ser:
- “La compañía Levi’s ha trasladado sus centros de fabricación a países donde la mano de obra es mucho más barata, como China, Corea del Sur, o Costa Rica. En este último país, donde la compañía ha instalado varias plantas en los últimos años, un trabajador cobra por un día de trabajo el equivalente a media hora de producción en EEUU o Canadá”…(EM – 12/1/04).
- “Los sueldos en la India siguen siendo los más bajos del mundo, lo que ha animado a grandes empresas a trasladar a Nueva Delhi o Bangalore sus centrales de llamadas internacionales, con lo que consiguen un ahorro medio de hasta el 40% en este capítulo”…(EM – 16/1/04).
- “La mayor operadora española, Telefónica, también se apuntó al carro de reducir costes mediante mano de obra más barata y las ventajas fiscales en 2001, cuando trasladó a Marruecos el 60% de su servicio de información.

En aquel año, la filial de Telefónica, Atento Maroc, invirtió 17.7 millones de euros en dos “call centers”, uno en Tánger y otro en Tetuán, en los que empleó a 2000 personas con unos salarios por debajo de la mitad de lo que cobrarían en España”…(EM – 19/1/04).


- “Nissan advierte que fabricar en China es mucho más rentable que en Europa. La compañía japonesa afirma que de no mejorar la competitividad sobrarán 900 empleos (en España) en el 2007 y reclama una reducción de costos del 31%”…(LV – 23/1/04).
- “Según un informe de PriceWaterhouse, a la pregunta sobre cómo los ejecutivos se enfrentan a las actuales condiciones económicas, el 52% contesta que con “ajustes laborales” y un 56% “con externalizaciones”. Así, despidos y traslados resultaron ser las opciones más “populares”.

Donde? El estudio dice que en el 2003 la mayoría de los ajustes se produjeron en Europa (casi el 60% del total) y un 42% en EEUU. Mismo discurso para las externalizaciones, que en el 59% de los casos fueron decididas por empresarios europeos y en un 34% por estadounidenses…La decisión de abandonar los países occidentales se debe, entre otras razones, al elevado coste del trabajo. Para Stephen Roach, economista global de Morgan Stanley, se trata de un proceso “inevitable si se piensa que el coste laboral representa ahora entre el 70% y el 80% en los países desarrollados”…

Jacob Frenkel, presidente de Merrill Lynch International, fue tajante: “Vamos hacia un nuevo paradigma, en el que la tasa de paro o el nivel de producción industrial pasarán a ser secundarios. La clave ahora es sólo el incremento de la productividad”…

Este fenómeno no sólo afecta a los países industrializados. México (que era una vez el país de mano de obra barata de EEUU) ha perdido 200.000 empleos en los últimos años. También la India tiene problemas para competir con un país como Tailandia. Guy Rider, secretario general de la Confederación Internacional de las Uniones Sindicales, dice que ahora “no hay sólo un movimiento de trabajos norte-sur, sino también sur-sur” y especialmente a Asia”…(LV – 25/1/04).


- “La fabricante de autopartes estadounidense Delphi Corp. recortará este año 1.450 empleos en México, y cerrará una planta en el norteño estado de Chihuahua, debido a sus altos costos laborales y “falta de competitividad”…

Delphi, que en el 2002 tuvo costos de operación de 1.600 millones de dólares en México, ha dicho que evalúa constantemente la viabilidad de trasladar contratos de producción a países con políticas más competitivas, como Brasil y China”…(CNN – 27/1/04).


- “Si la industria mira especialmente a China, Asia y Europa del Este, los servicios y algunas actividades menos adheridas al territorio, como las relacionadas con la atención al cliente, especialmente la banca empiezan, en el caso español, a pensar en Brasil y en el conjunto de Latinoamérica…

Como señalaba estos días en Madrid un destacado banquero, todas las empresas, y las bancarias también, deben gestionar el “arbitraje global de salarios”, entendiendo por arbitraje la búsqueda del más bajo coste y global por el conjunto del planeta”…(LV – 2/2/04).


- “Dinamizada por los bajos costos laborales e instalaciones nuevas, China está produciendo bienes de mayor calidad y más competitivos. Hasta 30 trabajadores chinos pueden ser contratados por el precio de un fabricante de muebles en Carolina del Norte”…(WSJ – 2/3/04).
- “El grupo Hyundai-Kia Motors ha elegido Eslovaquia como destino para su primera planta de ensamble en Europa…

Aunque la “posición geográfica es casi idéntica”, la Agencia Coreana de Comercio consideró que Eslovaquia era “mejor candidata porque ofrece costos de trabajo más bajos que Polonia y tiene, a diferencia de ésta, una menor incidencia de huelgas”…(EM – 2/3/04).


- “Hace cinco años, Wipro Ltd. era una firma de ingeniería y consultoría tecnológica, en Bangalore, India, con apenas 3.000 empleados. Hoy, tiene 27.000 trabajadores y sus ingresos anuales se han multiplicado por diez a medida que las empresas de EEUU aumentan su subcontratación.

Wipro paga a sus ingenieros una fracción de los que ganan sus colegas en EEUU”…(WSJ – 11/3/04).


- “IBM planea duplicar su fuerza de trabajo en Calcuta, India, a 4.000 trabajadores para finales de año, dijeron las autoridades de la ciudad”…(WSJ – 11/3/04).
- “Valeo deslocaliza de Marruecos a Túnez la actividad que hace un año abandonó en España. El grupo francés concentra buena parte de su producción cerca de Rabat. El grupo ha dejado a su suerte a tres subcontratas marroquíes a las que transfirió parte de la producción que abandonó en Cataluña hace menos de un año”…(LV – 11/3/04).
- “El grupo alemán Siemens anunció ayer el desplazamiento a Hungría de 2.000 puestos de trabajo para la fabricación de teléfonos móviles y fijos, una deslocalización que afecta a dos plantas en Alemania. “Dada la estructura de costes, 2.000 empleos deberán ser deslocalizados”, declaró un portavoz del grupo…

Siemens ya anunció a mediados de diciembre pasado que esperaba aprovechar la ampliación de la UE para rebajar sus costes salariales mediante la deslocalización de unos 10.000 empleos hacia Europa del Este. En particular, se propone trasladar una importante parte de sus empleos de desarrollo tecnológico. Según la compañía, Siemens va a seguir la tendencia de sus competidores y, en unos años prevé que un tercio de sus programadores de software estarán en la Europa del Este.

Asia figura también en sus planes de deslocalización: a principios de febrero Siemens anunció la supresión de 600 empleos en una planta de fabricación de modems DSL situada de Baden-Wúrtemberg para producirlos en China”…(LV – 12/3/04).
- “El presidente de Siemens en España afirma que deslocalizar es solidarizarse con otros países”…(LV – 12/3/04).
- “Exportar trabajo desde Occidente a India terminará creando más empleo en economías como la estadounidense, dijo el primer ministro indio Atal Bihari Vajpayee.

Tercerizar hace que los negocios se vuelvan más competitivos, aumentando sus exportaciones y sus beneficios, alegó Vajpayee.

India, con sus bajos costos laborales y el nivel de educación de gran parte de su población, se ha beneficiado de esta tendencia.

Las compañías occidentales han contratado hasta el momento unos 170.000 trabajadores indios para puestos de tele-marketing y servicios al consumidor, y para 2008 se cree que pueden ser 1.100.000”…(BBC – 12/3/04).


- “El Tigre del Danubio, como se denomina ya a Eslovaquia, ha conquistado las inversiones de grupos tan poderosos como el alemán Volkswagen, la francesa Peugeot-Citroen, o las surcoreanas Samsung e Hyundai-Kia. La clave no es sólo su formada, austera y diligente mano de obra, sino también su gobierno, nada reacio a dar alas a una política económica neoliberal y dispuesto a conceder todo tipo de prestaciones a las empresas para que se instalen en sus modestos 49.000 kilómetros cuadrados y den trabajo a sus cinco millones de habitantes…

Eso sí, nadie les ha confesado (o no han querido escuchar) que tienen un sueldo medio irrisorio (el más bajo de los nuevos países miembros de la UE) y que su nivel de renta no alcanza el 50% de la media europea. A finales de mes (si no se produce el tradicional retraso a la hora de pagar), la cuenta bancaria de un eslovaco aumenta en unos 360 euros”…(EM – 21/3/04).


- “Exportar empleos e importar incertidumbre. Cientos de miles de puestos de “cuello blanco” están siendo externalizados mas allá de las fronteras en EEUU desde los comienzos del siglo XXI. Se trata del business process outsourcing (BPO) o deslocalización. También las empresas europeas, sobre todo de Reino Unido, están siendo afectadas.

Los puestos que se están externalizando son diversos: planificación y análisis financiero, contabilidad, diseño de software y hardware, diseño arquitectonico y, sobre todo, la atención telefónica a clientes. La lista crece a diario. Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) permiten que trabajos externalizados que se realizan en países de bajo coste laboral como India o Filipinas, en Asia, o la República Checa y Rumania, en Europa, puedan ser coordinados con los de sus centrales en occidente.

Es paradójico que sean los ingenieros de software que ayudaron a crear la “galaxia Internet” uno de los colectivos más afectados. Al crear las infraestructuras pusieron las bases para el e-comercio que hoy les deja sin trabajo o hace que sus sueldos bajen entre un 20 y un 30 % respecto al año 2000…

Las cifras hablan por sí solas; en junio del 2001 treintamil puestos de trabajo fueron transferidos de EEUU a India. Forrester Research estima, para EEUU, que hacia finales de 2005 unos 588.000 puestos habrán sido transferidos y para 2015 podría llegarse a 3.300.000.

Los ahorros debidos a los BPO entre 2003 y 2004, según McKinsey, rondan los diez billones de dólares (10.000 millones en español), nada comparado con los ahorros que se habrán producido para 2010, cifrados en 390 mil millones de dólares. Esto supondría unos ingresos para India de unos 87 mil millones de dólares en 2008. La Universidad de California Berkeley prevé que hasta catorce millones de empleos podrían ser vulnerables”…(EM – 21/3/04).
- “Durante los próximos 12 meses un 86% de las compañías (estadounidenses) entrevistadas espera subcontratar más empleos de tecnología fuera de EEUU, en comparación con el 32% de hace dos años, según una encuesta efectuada entre más de 180 compañías”…(WSJ – 25/3/04).
- “El traslado de puestos de trabajo a países de Europa del Este y Asia, con costes laborales más bajos, es cada vez más frecuente en Alemania, donde la deslocalización amenaza con elevar el desempleo y frenar la recuperación económica…En la industria tecnológica desaparecieron el año pasado 70.000 empleos, afirmó recientemente el presidente de IBM en Alemania…El proceso de deslocalización afecta a casi todas las economías occidentales, pero Alemania lo está sufriendo más por la rigidez de su mercado laboral, los altos costes no salariales y su cercanía geográfica y cultural con los países del Este europeo, donde un trabajador puede llegar a ganar diez veces menos que un alemán”…(Deutsche Welle – 27/3/04).
- “Por qué, desgraciadamente, la actual recuperación estadounidense de la recesión de 2001 no ha creado empleos?

“Ningún comité de expertos selectos podría haber previsto correctamente a comienzos del milenio lo que ha venido sucediendo estos últimos tres años. Debe reconocerse dos razones diferentes pero relacionadas para dar cuenta de la pérdida de tantos buenos puestos de trabajo, en un momento en el que los recientes desempleados no pueden encontrar una cantidad equivalente de nuevos trabajos.

En primer lugar la productividad neta de los EEUU crece a un ritmo sorprendente. Eso significa que se despiden trabajadores prescindibles a un ritmo mayor que en anteriores recuperaciones.

En segundo lugar, tanto los puestos industriales como los servicios se tercerizan a regiones de salarios más bajos como China, India y también Europa”…(Clarín – 28/3/04 – de una entrevista realizada a Paul Samuelson, premio Nobel de Economía).


- “Las empresas europeas duplicarán sus compras en países de bajo coste en 2006. China, India y los países de Europa del Este se consolidan como grandes proveedores.

La globalización ha traido también la deslocalización de las compras…

De acuerdo con la encuesta de Mercer Management Consulting “Desafíos de compras Europa 2005”, realizada entre ejecutivos de grandes empresas europeas, el volumen comprado en países de bajo coste (en particular China, India, Bangladesh y Rumania) se duplicará en los próximos dos años. Casi el 20% de los ejecutivos interpelados (6% en 2001) tiene previsto acudir a esos nuevos proveedores (que venden a precios más baratos) para más del 20% de sus compras. Otro 23% concentrará entre el 10% y el 20% de sus pedidos en estos países”…(LV – 29/3/04).
- “Los salarios en India y China, incluso si suben están todavía lejos de los niveles estadounidenses. Por ejemplo, Intel Corp., la gigante de los semiconductores de Silicon Valley, estima que los sueldos en India son un tercio de los estadounidenses. Esta ventaja de costos durará décadas. La historia de la inmigración sugiere que si se expande la subcontratación, los salarios de los estadounidenses que compiten con Indios y Chinos se van a ver perjudicados”…(WSJ – 29/3/04).
- “El traslado de operaciones de sistemas informáticos al extranjero ha llevado a la pérdida de 104.000 empleos en EEUU desde principios del año pasado, pero el incremento de productividad resultante generó 90.000 nuevos empleos en 2003, según un estudio de la Information Technology Association of America (ITAA)”…(WSJ – 29/3/04).
- “El “outsourcing”, la contratación de trabajos en países con mano de obra barata, será positivo a la larga para la economía de EEUU a pesar de que ha supuesto la pérdida de centenares de miles de empleos cualificados, según un estudio…

El estudio de la ITAA predice que la demanda de ingenieros de software, los que salen peor parados a consecuencia del “outsourcing”, continuará reduciéndose hasta el 2008…

Los programadores indios, por ejemplo, ganan una sexta parte del sueldo medio de un programador estadounidense, que es de unos 60.000 dólares”…(La opinión digital – 31/3/04).
- “Brasil y Chile son los países latinoamericanos que según las empresas internacionales ofrecen mayores ventajas para abrir puestos de trabajo calificados, según un sondeo de la consultora A. T. Kearney.

En la lista de 25 naciones, Chile aparece en el séptimo lugar y Brasil en el noveno. En tanto, India, China y Malasia, se ubicaron en los tres primeros lugares…La República Checa, Singapur y Filipinas ocuparon los tres puestos siguientes…

Unos seis millones de empleos, principalmente en el sector de alta tecnología, serían trasladados desde EEUU y Europa en los próximos diez años”…(CNN – 31/3/04).
- Los estudiantes evitan las ciencias de la computación (traducción no literal). La deslocalización (offshoring) hace que las carreras tecnológicas parezcan riesgosas. Los no graduados universitarios en EEUU están comenzando a abandonar sus estudios en tecnología de computación e ingeniería y con una preocupación cada vez más grande por el acelerado proceso de deslocalización de los empleados de alta tecnología. Un nuevo estudio que va a ser publicado en mayo muestra que habría un dramático abandono en el campo de estos estudios del 19%, y que algunos educadores advierten sobre las potenciales consecuencias para la competitividad de América…De acuerdo a la Washington Computing Research Association el porcentaje de estudiantes que han abandonado la carrera es del orden del 23%.

La causa, sujeta a especulación, que varios educadores sostienen, es que muchos de sus estudiantes están preocupados por la creciente tendencia del envío de la industria de software al extranjero, y esto limita sus futuras oportunidades”…(Mercury News – 24/3/04).


- “Podrá el “outsourcing” dañar la supremacía de América en el software?”…(Business Week – marzo/04).
- “El “offshore outsourcing” provoca un debate nacional”…(Nspe.org – marzo/04).
- “2,3 millones de trabajos han desaparecido por pérdidas en el sector manufacturero, servicios de computación, y sector de la distribución. Aunque se han agregado trabajos en educación, salud, ocio, hostelería, y actividad financiera. Se proyecta que 3,3 millones de puestos de trabajo se perderán en 2015 y un 11% de un total de 14 millones de puestos de trabajo pueden correr el riesgo de ser enviados al exterior en áreas como: call centers, apoyos financieros y de negocios, operadores de computadoras, asistentes legales y paralegales, servicios de soporte diagnóstico, contablilidad, liquidación de salarios”…(Time.com – marzo/04).
- “El capital de Silicon Valley premia el envío de empleos a otros países. Los inversionistas de riesgo buscan crear y financiar “micromultinacionales”.

Los capitalistas de riesgo de Silicon Valley, famosos por financiar lo último en tendencias tecnológicas, están ahora presionando a las empresas para que estén a la vanguardia de una tendencia en el empleo: el traslado de trabajos calificados a paises fuera de EEUU, o outsourcing.

Una empresa ideal en Silicon Valley debe ser “micromultinacional”, una compañía que desde su concepción esté localizada en EEUU pero mantenga su fuerza laboral calificada pero menos costosa fuera del país. Los capitalistas de riesgo también están alentado a las empresas jóvenes en las que ya poseen participaciones a que se conviertan en micromultinacionales.

“La clave no sólo son los costos laborales, sino la productividad”. Cuando los ingenieros en California se van a dormir, los de la India se están despertando, dice Nick Sturiale, socio de Sevin Rosen Funds, de Palo Alto, quien inyectó US$ 5.5 millones en Solidcore…

Las empresas de tecnología “miran a la globalización como un fenómeno natural sin fronteras”, dice Ash Lilani, gerente regional para el Silicon Valley Bank, en Santa Clara, California…

Ray Lane, socio de Kleiner Perkins Caufield & Byers, pionera de las firmas de capital riesgo de Silicon Valley, regresó recientemente de su propio viaje a la India. El ex director ejecutivo de Oracle Corp. dice que entre un 30% y un 40% de las empresas nuevas que su firma ha ayudado a financiar han trasladado empleo fuera de EEUU. “Son básicamente cinco o diez personas, tal vez 20. Operaciones pequeñas”, asegura…

En Mayfield, otra firma de capital riesgo de Silicon Valley, Yogen Dalal dice: “Si habla con los principales capitalistas de riesgo acá, entre el 50% y el 60% de sus carteras empresariales tiene algún tipo de interacción con India. Pero lo que realmente va a pasar en un par de años es que el 90% de todas las empresas nuevas tendrán conexión con India o China. No hay forma de retroceder”…

La búsqueda de “estrategias de salida” exitosas (formas en que los capitalistas de riesgo venden sus participaciones en las empresas) también está impulsando la tendencia de subcontratación de empleos fuera de EEUU, a medida que los inversionistas se ven obligados a lidiar con las consecuencias de inversiones no muy exitosas durante el auge tecnológico.

Otro factor que contribuye a este fenómeno es la maduración de una generación de empresarios que han fundado, manejado, vendido (o han sido despedidos) de empresas tecnológicas exitosas.

“En la época de vacas flacas, las empresas buscaron formas inteligentes de ahorrar y sobrevivir. Los trabajadores estaban buscando empleo. Gran parte se fue fuera del país”, dice otro de los consultados.

El éxito de estos empresarios, muchos de ellos inmigrantes, ha hecho del modelo de negocios transnacional un concepto menos arriesgado, dicen muchos capitalistas de riesgo”…(WSJ – 4/4/04).

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal